Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 8

Capítulo 72: Secuestro y Encarcelamiento de las Chicas Ferales – 1era Parte

 

 

Rinia de Dordia, miembro de uno de los clanes principales que gobiernan y protegen el Gran Bosque. Es la nieta de Gustav de Dordia, el jefe del clan, e hija de Gyges de Dordia, líder de los guerreros y candidato a convertirse en el próximo jefe de la aldea.

Pursena a’Dordia, miembro del otro clan principal que gobierna y protege el Gran Bosque. Es la nieta de Buldgh a’Dordia e hija de Telteria, líder del grupo de guerreros de los a’Dordia y también futuro jefe de su clan.

Publicidad M-AR

Entre las razas ferales, los clanes descendientes de los Dordia son considerados de gran importancia en el Gran Bosque. Esto es debido a eventos ocurridos hace aproximadamente 5 500 años, relacionados con la 1ª Gran Guerra entre Humanos y Demonios, en la que la raza humana y las razas demoníacas se batieron en una lucha encarnizada y de la que los humanos salieron vencedores.

Tras el evento, la arrogancia humana creció, llegando a tratar a los vencidos demonios como esclavos; esta actitud llevó a que los humanos le fueran declarando la guerra al resto de razas una a una. Y considerando los recursos naturales que ofrecía el Gran Bosque en el que se encontraba la raza feral, no fueron una excepción.

La armada humana se dirigió al Gran Bosque, lo que llevó a que se alzara una figura de la raza feral contra este ejército. Se trataba del aquel entonces Giger, el Dios Feral.

El Dios Feral se alzó en la defensa del Gran Bosque reuniendo su propio ejército de razas ferales para enfrentar a los humanos opresores, y peleó él mismo en primera línea de batalla, donde mostró su poder, en ocasiones su ingenio y en otras cosas su bondad, a costa de rescatar a otros miembros capturados de la raza feral.

Y al final, consiguió proteger el Gran Bosque de la amenaza humana; lo que llevó a que el Dios Feral Giger reinara sobre todas las razas ferales del Gran Bosque, por sus heroicidades durante la guerra, y llevando más tarde esa posición a sus descendientes, al ser él un miembro del clan Dordia.

Publicidad Y-M1

Quizás no parezca algo especialmente importante liderar a los miembros de la raza feral de todo el mundo, pero esta raza se ha ido extendiendo, y pueden encontrarse tanto por todo el continente central como en Begarito, además de, claro está, en el Gran Bosque.

El mayor punto a su favor es que, aun siendo inferiores en número a los humanos, poseen suficiente habilidad combativa para resistir una ofensiva por parte del Sagrado Imperio Milis, debido a las dotes que posee esta raza para la batalla.

Rinia y Pursena, siendo descendientes del Dios Feral que protegió a las razas ferales, poseen una gran importancia dentro de su raza, llegando incluso a poder convertirse en jefes de su clan o en pareja de quien acabe sucediendo este puesto. Por esto, en el Gran Bosque las consideran algo así como princesas con derecho de sucesión; y por lo tanto, podría decirse que están al mismo nivel que la princesa del reino de Asura, aun siendo este el reino con mayor poder de la raza humana. Por este motivo, en la Universidad se les trata como V.I.P’s.

Pero… ¿por qué mandarían a unas chicas tan importantes a estudiar tan lejos de sus tierras? La respuesta a este pregunta es que, al igual que sus predecesores (Gyges y Ghyslaine) estas chicas eran unas estúpidas que habían cometido error tras otro y cuya posición en la aldea les había creado un exceso de orgullo.

Para solucionar esto, y aun lamentándose en su decisión, Gustav, el jefe de la aldea, las mandó estudiar al extranjero, suficientemente lejos de casa como para que adquirieran sabiduría en un lugar en el que no pudieran aprovecharse de su posición.

Su plan solo tuvo un error de cálculo, y es que cuando las mandó a la Universidad de Magia de Ranoa, se pensó que no las tratarían con excesivo respeto por ser descendientes de los Dordia; es más, hasta se pensó que serían marginadas o acosadas por ser miembros de la raza feral. No obstante, una vez llegaron aquí, las pequeñas vieron como los profesores las trataban con extrema delicadeza y varios estudiantes se aliaban con ellas.

Así que básicamente, aquí en Ranoa, las niñas problemáticas podían seguir utilizando su poder político al ser candidatas a reinar las razas ferales; por lo que ambas continuaron su día a día sin haber aprendido la lección.

En su primer año, estaban preocupadas por su posición, pero aprovechando la magia característica de los feral, el Aullido Mágico, su superior habilidad física, y los sentidos desarrollados propios de sus respectivas razas, para convertirse en estudiantes respetados a partir de la fuerza bruta.  (NT: AULLIDO MAGICO, Grito reforzado con magia que paraliza al oponente).

Pasado un tiempo, incluso sumaron la magia que fueron aprendiendo, con lo que fueron capaces de vencer a estudiantes en cursos superiores sin apenas esfuerzo.

Cuando comprendieron esto, su actitud chulesca fue de mal en peor, llegando a incordiar durante las clases, dejar de prestar atención en estas, molestar a sus compañeros, extorsionarlos… Convirtiéndose en la definición de estudiantes rebeldes, y convirtiéndose además en las banchous de la universidad.  (NT: BANCHOU, Palabra japonesa para referirse al líder de los estudiantes más problemáticos y que a menudo se meten en peleas).

Todo esto en su primer año.

Pero en su segundo año, su vida en la universidad cambió bruscamente, cuando Ariel Anemoi Asura, la princesa de Asura, vino a la universidad tras una batalla política en su país.

2 de sus guardias la acompañaban, y los nuevos estudiantes camparon a sus anchas en lo que se había convertido en el territorio de Rinia y Pursena. Al mismo tiempo, los estudiantes y los profesores que hasta ahora le reían las gracias a las princesas ferales, se desentendieron de estas y pasaron a prestarle su atención a la princesa Ariel y a su trupe.

Aun viendo este cambio, las chicas ferales soportaron estos cambios durante medio año, aunque incapaces de aceptarlo ni de perdonarlo, siguieron soportando los cambios estoicamente; pero no tardaron en no poder aguantarlo más.

El motivo de este cambio de actitud se debió a que el carisma de Ariel era tan elevado, que había conseguido convertirse en la presidenta del consejo de estudiantes en su primer año.

Este gesto sirvió para recordarles que para el resto de miembros de la Universidad, Ariel era alguien respetable, mientras que ellas eran consideradas estudiantes conflictivas. Aunque teniendo en cuenta que esto se debía a sus propias acciones, su resentimiento hacia la princesa de Asura era injustificado y más cercano a la envidia.

Esta envidia llevó a que Rinia y Pursena comenzaran a causarle problemas a la princesa y a su séquito; comenzando con acciones claramente ofensivas como escupir justo donde Ariel iba a pisar, chocarse con ella mientras pasaban por su lado, empujándola con el codo o el hombro, tirarle agua a alguno de sus acompañantes fingiendo que no les habían visto venir; hasta finalmente escalar suficiente como para que robaran la ropa interior de Ariel y la colocaran en el dormitorio masculino.

El último problema vino cuando reunieron a los delincuentes de la universidad y organizaron un ataque directo contra la princesa… un ataque que fue totalmente repelido por Fitts-senpai en solitario, derrotando a casi 20 agresores, además de la pareja de princesas.

Cuando se destapó el incidente, los profesores se vieron obligados a discutirlo con la administración de la universidad, llevando a que los 20 matones que se unieron a Rinia y Pursena fueran expulsados; aunque evitando un castigo para las niñas ferales para evitar posibles conflictos con el clan Dordia.

Debido a estos delincuentes que fueron echados, junto con a la derrota aplastante, la influencia de Rinia y Pursena en el centro se desplomó. Y al mismo tiempo, Ariel y a su grupo eran vistos como los héroes que libraron a la Universidad de los vándalos.

Por otro lado, la princesa Ariel, que iba a convertirse en Estudiante Privilegiada, decidió por voluntad propia seguir en el curso general como una estudiante más, posiblemente para evitarse conflictos directos con las chicas ferales, y aprovechar para ganarse una buena opinión entre el resto de estudiantes.

Claro está que estos hechos no gustaron a las chica gato y perro, pero por poco que les divirtiera la situación, habían comprendido la diferencia en habilidad, y tampoco tenían a nadie más con quien aliarse para atacarles de nuevo.

El lado positivo para ellas fue que los nuevos Estudiantes Privilegiados del año siguiente, Cliff y Zanoba, al haber estado causando alboroto, les permitió aprovecharse de esto y vencerles de forma honorable para hacerles comprender quién estaba al mando.

Usaron a Zanoba para reunir información sobre la princesa, pero no fueron más allá; no buscaron venganza, ni la planearon. Su comportamiento no era el ideal, pero al menos habían vuelto a asistir a clase y prestar atención, por lo que se podría decir que ahora eran estudiantes rehabilitadas.

Publicidad M-M5

Siendo nuevo y escuchando esto por primera vez, solo puedo verlo como una historia sobre la grandeza de Fitts-senpai. Caso Cerrado.

O al menos, así debía haber sido.

***

(POV – Zanoba)

Me presento, soy Zanoba Shirone y quería relataros un incidente que ocurrió una noche.

Shishou, como todas las noches, enseñaba a Julie magia de Tierra mientras yo tan solo les observaba intrigado sin comprender el idioma que alguien del talante de mi gran Shishou manejaba fluidamente.

Estaba enfrascado en esto hasta que se dirigió a mí para comentarme que iba a realizar un experimento con Julie, e hizo un extraño entrenamiento con ella. Me comentó que la iba a hacer lanzar un Cañón Pétreo a base de conjurarlo únicamente una vez, tras lo que debía ser capaz de lanzarlos únicamente conjurando en silencio.

Recuerdo que en aquel momento pensé que sería imposible que una niña recién acogida, sin entrenamiento previo ni ningún tipo de ascendencia noble pudiera usar una técnica tan avanzada como la conjuración en silencio.

Pero para mi sorpresa, en tan solo 1 mes consiguió realizar esta hazaña.

Tras este tiempo, Juliette fue capaz de lanzar el conjuro de Cañón Pétreo en silencio, aunque solo fuera una vez; hecho que me sorprendió increíblemente.

Todavía sin salir de mi asombro, Shishou comentó que a Julie todavía le faltaba bastante para alcanzar el nivel que tenía en mente; ya que solo lo consiguió en una ocasión y no tardó en agotar su capacidad mágica. Pasaron los días, y aunque practicara todo el día, había algunos en los que no era capaz de lanzar el conjuro ni una sola vez.

Aunque comparada con mi falta de talento, no puedo más que sentir envidia por sus hazañas… No me queda más remedio que cambiar mi enfoque en este arte tan inconmensurable como son las estatuas rebosantes de calidad, imaginación y detalle.

Motivo por el cual decidí investigar otras áreas que trataran esta cultura y artesanía para poder conseguir mi sueño de crear esa belleza con mis propias manos.

Pero dejando eso a un lado, una niña pequeña de este origen era capaz de conjurar en silencio; cuando le comuniqué mi sorpresa a Shishou tan solo dijo lo siguiente.

«Solo seguí el consejo de Fitts-senpai.»

Y aunque ese fuera el caso, la persona que estaba enseñando a Julie y dedicándole su tiempo todas las noches sigue siendo Shishou.

Como imaginaba, mi Shishou es increíble… me alegro de haberme convertido en su discípulo.

De forma paralela a estos hechos, Shishou le estaba enseñando a Julie el idioma humano; y para mi sorpresa, desde el principio fue capaz de comprenderme, siempre y cuando no usara un vocabulario demasiado complejo.

Teniendo en cuenta que llevaba varios años conviviendo con sus padres en el continente central… tiene sentido. Lo importante es que su educación en el idioma avanza muchísimo más rápido gracias a este hecho. Es posible que el comerciante nos engañara al decirnos que no era capaz de comprender ni lo más mínimo del idioma… Pero no lo creo, al menos no tenía motivos para engañarnos, así que es posible que Julie simplemente no hablara nunca delante de los comerciantes de esclavos.

Por todo esto, junto por otros aspectos, llegué a la conclusión de que Julie había sido una gran adquisición. Con un simple Tráeme esto era suficiente para que fuera a por lo que le estaba pidiendo aunque no hubiera sido capaz de entenderme a la perfección con ella.

Se le da bien comprender a lo que me refiero cuando hablo de algo… casi tan bien como se le daba a Ginger.

Por lo general, para evitar que los esclavos huyan de sus amos, se les inscribe un círculo mágico especial para localizarles e identificarles; y algunos permiten hasta quitarle la vida al esclavo en caso de rebeldía. Pero no es algo que hiciéramos con Julie, puesto que no es algo que creo que le agradara a Shishou. Creo que esa elección fue la más acertada, viendo como la trata más como una discípula que como a una esclava, lo que misteriosamente lo convertía en una estampa bastante adorable.

Pero bien, una vez os he contado esto, toca explicar el incidente sobre el que quería hablaros en un principio.

Ocurrió un día normal de clases, por la noche, una vez terminaron las clases que Shishou le estaba impartiendo a Julie, era mi obligación explicarle la importancia y magnificencia de las figuras para que fuera capaz de comprender la grandeza de a lo que se iba a dedicar.

Aunque puedo comprender que a los ojos de Shishou, estas charlas magistrales pueden no ser especialmente importantes; pero personalmente, creo que se equivoca, por mucho que me duela pensar así. Es una etapa importante para Julie, y debe descubrir las maravillas de algo tan apasionante como es la fabricación de obras de arte; y necesita aprender esto habiéndose convertido, por mucho que me moleste, en la base del gran plan de Shishou para la expansión por todo el mundo del disfrute de sus maravillosas creaciones.

Y en este día, usando la figura de Ruijerd a modo de ejemplo, le iba a explicar a Julie sobre la grandeza de la técnica de fabricación de Shishou. Por este motivo, saqué la estatua del arcón para piezas delicadas.

Publicidad Y-M2

Al verme sacar la figura, justo cuando se disponía a salir de la habitación, Shishou me hizo la siguiente pregunta…

«Vaya, viendo como has sacado la figura de Ruijerd, ¿tienes por aquí la de Roxy?»

Escuchándole hablar de un tema que hasta ahora había tratado de evitar como la plaga, no pude evitar notar como el sudor frío empapaba mi nuca y gran parte de mi frente.

Hasta ahora había pensado que no preguntaría por semejante obra… es más, mi intención era engañarle diciéndole que la había dejado atrás, en el reino de Shirone. Pero mis labios se resistieron a pronunciar esas palabras.

Pero soy incapaz de ocultárselo… eso implicaría guardarle secretos a una persona que admiro, respeto e idolatro… Jamás le engañaré. No a Shishou.

«Lo cierto es… que… que se encuentra en la universidad, pero…»

Mis palabras no salen seguras ni claras, mis manos tiemblan.

Cuando Shishou se entere de esto… es probable que me excomulgue de su adiestramiento.

Con esto en mente, mi cuerpo se siente pesado como el plomo y detengo mis palabras.

«¿Está aquí? En ese caso me gustaría verla, hace mucho que no la observo. ¿Podrías traerla?»

Oyéndole hablar animadamente de la figura, mi corazón se comprime.

Tras forzar a mi cuerpo a hacerme caso, consigo dirigirme a mi cama, bajo la que guardo un cofre cerrado con llave; y con manos temblorosas lo abrí para sacar su contenido y mostrárselo a Shishou.

En cuanto la vio, se quedó petrificado, con la mirada clavada en la figura.

«E-eh, ¿q-qué significa esto…?»

Ahora, la voz temblorosa era de Shishou, habiéndose tornado en un seco monótono que tembloroso sale de su boca. Las lágrimas escurrían por mis mejillas al sentirme aterrado por su actitud.

Era comprensible, puesto que la obra maestra de Shishou, la figura 1:10 de Roxy (como él mismo la menciona)… estaba destrozada dentro del cofre. En concreto, la cabeza había sido separada del cuerpo, su manto había sido destrozado completamente, sus brazos partidos a la altura del codo y las piernas forzadas hasta doblarlas en direcciones extrañas; salvo el báculo, que resistió el trato que sufrió el resto de la figura.

Se parece a un cadáver miserable.

«Explica ahora mismo lo que significa esto, Zanoba. Tú… para mí… Roxy… ¡¿Qué cojones le ha pasado a la figura de Roxy?!»

No me hizo falta analizarlo mucho para comprender el enfado con el que Shishou se dirigía a mí. Por lo general utiliza un tono calmado y siempre con un tono respetuoso; pero en esta ocasión, su voz se notaba agitada, y su forma respetuosa de hablar había desaparecido por completo.

«¿No te he dicho cientos de veces lo mucho que admiro y respeto a Roxy? ¡¿Acaso no comprendías el amor con el que fabriqué esta figura?!»

Publicidad Y-M2

El nivel de enfado de Shishou era algo nunca visto por mí, su ira iba en aumento y su mirada se clavaba en mi cuerpo rasgándome la mente.

El mismo Shishou que simplemente se degradó para hablar con Rinia y Pursena amistosamente, el mismo Shishou que tan solo se deprimió ligeramente cuando Cliff le lanzó improperios en clase; el mismo que antes las palabras cargadas de odio de Luke tan solo reaccionó viéndose algo intranquilo por la situación.

Publicidad M-M3

Ese mismo Shishou me está observando con una sed de sangre palpable; hasta Julie, a quien no debería ir dirigida ni la más mínima gota de ansia asesina se había arremolinado a mi espalda intentando cubrirse de la ira de Shishou.

Muy mal sitio para esconderte Julie… creo que detrás de Shishou estarías más segura. Aunque en verdad, el que quiere esconderse de su ira soy yo.

«Desgraciado… ¿Acaso es algún tipo de afrenta contra Roxy? ¿Intentas ridiculizar a mi Sensei? ¡RESPONDE! ¡¿ACASO TENGO QUE CONSIDERARTE UNA AMENAZA PARA ELLA?!«

«I-I-I-I-¡IMPOSIBLE!»

Temblando y presa del pánico, consigo que mi voz finalmente salga de mis labios.

Te he escuchado innumerables veces hablar de Roxy, y lo maravillosa persona que es, así como lo mucho que la respetas y como el mundo entero debería respetarla. Sé que no es simple admiración, es más, diría que es casi fanatismo; cuando hablas de ella siento algo similar a cuando escuchabas a la Orden del Templo hablar de la Diosa Milis.

Siendo sincero, para mí Roxy no es una existencia especialmente de interés; pero si se me ocurriera decir esto en alto, Shishou seguramente me atacaría con magia. Si Shishou me atacara con intención de matarme… no dejaría ni cenizas. Siendo un Miko, comprendo que mi cuerpo es especialmente resistente y fuerte; pero no ofrece tanta resistencia a la magia.

«¡Te equivocas, Shishou! ¡Esta es la consecuencia de apostar la figura en un duelo contra Rinia y Pursena! ¡Y puedo asegurarte de que para mí, esta figura es de tremenda importancia! ¡Mi corazón se contrajo y retorció conforme veía como esas desgraciadas pisoteaban la estatua y la destruían cruelmente! ¡Jamás de los jamases se me ocurriría ridiculizar a Roxy-dono!»

«¿Un duelo?»

Le expliqué sin demora y sin falta de detalle lo que ocurrió.

Sobre como en mi primer año aquí, Rinia y Pursena me retaron a un duelo apostando lo que más importante era para nosotros; y en mi caso, se trataba de la Figura 1:10 de Roxy. Sobre como, siendo un Miko que nunca había sido derrotado en Shirone, estaba seguro de mi victoria, por mucho que usaran magia de nivel avanzado contra mí. Sobre como, de improviso, me atacaron con una magia extraña que me dejó completamente paralizado e incapaz de moverme, a lo que aprovecharon para reírse de mí y denigrarme.

Habiendo perdido sin poder dar ni un solo golpe, tan solo pude dejar que me arrancaran de mis manos la figura llorando; ya que al haber perdido un duelo honorable, no me quedaba más remedio que aceptar el resultado. Aun así, pensaba que siendo una figura tan extraordinaria, comprendía que la quisieran, todos en el mundo deberían honrar la habilidad de Shishou y alabarle por su fantástica técnica.

Pero ese par de animales se pusieron a decir en tono burlesco cosas como ¿Qué mierda es esto? o Es horrible; tirando la muñeca al suelo, pisoteándola y pateándola hasta romperla en pedazos.

Publicidad Y-M2

Cuando terminé mi relato, aunque todavía sentía la sed de sangre de Shishou, el nivel había decrecido.

«Ahora lo comprendo, veo que has sufrido mucho, discípulo.»

Pone su mano en mi hombro amistosamente, permitiéndome por fin relajarme, echándome a llorar con lágrimas corriendo por mis mejillas.

Shishou me comprende…

«Uuuuhhh…. ¡¡Shishou!!»

«Deberías haberme contado desde un principio ese suceso. De haberlo sabido, jamás las habría tratado tan amistosa y falsamente.»

Su expresión era imposible de comprender, pero al menos, su tono y sus palabras eran cercanas.

Parece que le ha afectado mucho y que ha pasado su enfado a algo mucho mayor… De aquí a una parte comencé a pensar que lo mismo Shishou no amaba tanto las figuras como yo, ya que apenas hablaba de ellas. Pero me equivocaba… su pasión es un fuego que arde con mayor fuerza que en el resto de mortales.

Publicidad M-M5

«Vamos a darles una lección.»

…Esas féminas van a morir.

Estando seguro de este hecho, empecé a temblar; pero segundos más tarde, ese miedo cambió en alegría. Ya que había comprendido que había obtenido el mayor aliado que hubiera podido desear para conseguir la venganza por lo que le hicieron a la figura.

«¡Vamos, Shishou!»

***

(POV – Ludeus)

Han hecho algo imperdonable. No solo robaron algo que una persona creó con todo su cariño, sino que además lo pisotearon hasta romperlo… es un indignante acto vandálico que merece ser castigado. Vamos, es igual de imperdonable que que alguien te destroce tu ordenador con un bate… A esas personas capaces de destrozar los bienes preciados de los demás como si nada yo…. ¡Yooo! ¡Joder! ¡No pienso perdonarles lo que han hecho!

Pero lo que más me repudia por dentro es que se atrevieron a pisar a Roxy… por mucho que fuera una muñeca, seguía siendo una representación de la gran Diosa Roxy.

Recuerdo que en el periodo Edo el shogunato obligaba a los sospechosos de ser cristianos que ocultaban sus creencias a pisar imágenes de Jesús o la virgen María para probar que no seguían esa religión; y cuando lo leí, la verdad es que me lo tomé a risa pensando que cómo iban a identificarlos de esa forma tan estúpida. Pero ahora soy capaz de comprender como se sentiría uno de esos creyentes que observaban como les obligaban a pisar aquello en lo que creían.

Ahora soy capaz de entender el verdadero motivo por el que ocurrió la rebelión en Shimabara o los motivos que llevaron a Enrique IV a sufrir la Humillación en Canossa, o a los cruzados a recorrer miles de kilómetros para luchar por sus creencias y extender su religión aunque todo les indicara que era imposible.  (NT: REBELION SHIMABARA, Hecho ocurrido durante el periodo Edo en Japón en la que un territorio principalmente cristiano se sublevó contra su señor feudal).  (NT: HUMILLACION EN CANOSSA, Evento histórico en el que en 1077 el emperador romano Enrique IV tuvo que estar arrodillado en la puerta del castillo en el que se encontraba el Abad de Cluny durante 3 días y 3 noches vestido únicamente con una sotana de monje y descalzo para que cancelaran su excomulgación por parte de la iglesia).

Pienso enseñarles una lección, NECESITO enseñarles a esas estúpidas desgraciadas lo que han hecho … DEBO  hacerles comprender que hay consecuencias a nuestros actos.

«Escúchame bien, Zanoba-san.»

«S-¡Sí!»

«Las queremos vivas, no podemos dejarlas morir sin sufrir. Es nuestra obligación castigarlas por ofender a la diosa.»

«¿Castigarlas…? Ya veo.»

«Y creo que el mejor curso de acción es atraparlas por separado.»

«Pero Shishou, esas 2 siempre van juntas.»

Así que es una célula bipersonal… he de reconocer la inteligencia de todo los animales que actúa en manada.

«Tienes razón, que actuaran como estúpidas animales me hizo olvidar que poseen un mínimo de inteligencia. Además, no podemos olvidar que poseen suficiente habilidad como para derrotar a un Miko… Es posible que la batalla que se avecina sea dura.»

«Shishou, pienso que con su apoyo, el combate no será tan excesivo como lo plantea.»

«Discípulo, la prudencia es la madre de la victoria, puesto que la victoria es algo que se escapa de tus manos en cuanto dejas de considerarte un simple mortal.»

No pierdas la calma, envuélvete en ella, manten la cabeza fría…

En mi cabeza, repito este mantra que en tantas ocasiones me ha ayudado; ya que en mis días de aventurero, mantener la calma fue el factor decisivo que determinaba si moría o vivía en una situación tensa.

Mantendré la tranquilidad hasta que pueda disfrutar de mi venganza.

«Te voy a explicar mi plan, discípulo.»

«¡Sí, señor!»

«Aunque no conozcamos a la perfección sus habilidades, con tu experiencia, he comprendido su patrón de combate. Una de ellas se lanza a la carga atrayendo la atención del oponente con ataques y hechizos, mientras que la otra utiliza su Aullido Mágico para paralizar al enemigo. Es una táctica sencilla, pero suponiendo que ambas son igual de poderosas en solitario, es una estrategia efectiva, ya que ataquemos a la que ataquemos, no tendrán problema en intercambiar sus roles y contraatacar.»

Una de ellas ataca mientras que la otra defiende, si atacamos a una, simplemente alteraran cual de las 2 ataca… ¿cómo consiguió Fitts-senpai derrotar a estas 2 en solitario? Me hubiera ayudado mucho que me comentara cómo lo hizo, aunque bueno… ya no importa, y seguramente tampoco me haga falta.

«Pero en esta ocasión, el combate será un 2 contra 2, por lo que no podrán usar esta estrategia y si luchas en serio, Zanoba, es imposible que pierdas esta vez.»

«…Es usted demasiado amable, Shishou, sobre todo porque aunque tan solo usted peleara contra ellas, ganaría sin dificultad. Es usted invencible.»

«Zanoba, con tus palabras me honras enormemente, y aunque me alegre, he de confesarte una cosa. En cuerpo a cuerpo, una ojou-sama siempre me ha vencido sin problemas y aunque estuve entrenando para superarla, siendo sincero, no puedo afirmar que me crea capaz de superarla en un combate a esa distancia.»  (NT: OJOU-SAMA, Palabra japonesa para referirse a mujeres jóvenes de un alto estrato social, similar a princesa, pero sin indicar ninguna clase de título nobiliario).

«¡¿Cómo?! ¡¿Que existe alguien que pueda vencerle?!»

«Te puedo asegurar que sí, o al menos, conozco con seguridad a 3 personas capaces de ello.»

Me refiero a Eris, Ruijerd y a Orsted, y aunque diga que conozco a 3, seguramente si me dedicara a encontrar más seguro que aumentaría ese número. Aunque claro está, eso no implica que Rinia y Pursena estén o no en esa lista; porque recuerdo que fui capaz de vencer a Eris utilizando mi Ojo Místico, pero nunca he combatido contra ella en serio, así que no estoy seguro de ese resultado. Pero creo que, teniendo Eris, Rinia y Pursena la misma edad, lo mejor es que las trate como si fueran igual de fuertes.

«Shishou, creo que estás siendo demasiado humilde.»

«Zanoba-kun, la victoria es algo de lo que nunca puedes estar seguro; pero no debemos arriesgar que vuelvan a mancillar el nombre de Roxy-sensei. Si te soy sincero, me gustaría pedirle apoyo a Elinalise o a Fitts-senpai, pero por desgracia, ambas están indispuestas, por lo que tendremos que pelear nosotros solos.»

Además que Elinalise no suele involucrarse en discusiones personales, por mucho de que se trate de Roxy. Seguramente dijera algo así como Pero si tan solo es una muñeca, no es como si hubieran pisoteado a la verdadera Roxy y se desentendiera del asunto… no tiene alma.

«¡Shishou! ¡En ese caso les haré llegar de inmediato una carta retándoles. En mi país es tradición que se envíe una carta de duelo junto a una daga y una rosa; y por lo visto, los Dordia tienen una tradición para casos similares en los que les lanzan una fruta podrida a la cabeza de sus enemigos para retarles… aunque en realidad, no he vuelto a escuchar sobre esa tradición, por lo que seguramente me mintieran cuando me retaron a un duelo. ¿Qué recomienda hacer para retarlas, Shishou?»

«Pienso tenderles una emboscada.»

«¿Eh? N-¿No es eso… poco ético?»

Jum… como si me fuera a preocupar de esas tonterías en este caso. Cuanto más ventaja para nosotros, mejor. No vamos a batirnos en duelo con ellas, sino que vamos a hacer una cruzada contra ellas, en ese caso, que seamos injustos con nuestros enemigos no es un problema.

Mientras que nuestros fines sean justos, como en este caso que hayan ofendido nuestra religión, cualquier cosa está permitida. Lo importante es vencer a los infieles.

***

 

 

Aun tras ese discurso, tuve que desestimar la emboscada, debido a que no se me ocurrieron métodos para esquivar esas perceptivas narices ferales, como bien aprendí en la aldea Dordia. Así que, al final, tan solo las esperaremos en una calle que suelen atravesar para regresar al dormitorio femenino y las enfrentaremos cara a cara, justamente.

Hoy están en clase, en un edificio separado al aulario principal. Teniendo esto en cuenta, buscamos la ruta que suelen utilizar desde esa dirección y nos posicionamos heroicamente en un sitio algo apartado por el que tienen que pasar que está cercano al bosque y donde es poco probable que nadie más nos descubra.

Una vez allí, mantuvimos nuestra pose heroica de brazos cruzados y sacando pecho en medio del camino esperando a que pasaran, dejándonos ver por los pocos transeuntes que comparten el recorrido de vuelta de esas 2.

No soy de celebrar duelos tarde… si bien me han enseñado las películas del oeste, los duelos SIEMPRE son al mediodía, pero no nos queda más remedio ya que las niñas están en clase y hasta la tarde no vuelven. Aunque claro, de esa forma, su capacidad mágica no estará al 100%, así que lo comido por lo servido.

.

..

¡LLEGAN TARDE! ¡Son una desgracia para el resto de rebeldes estudiantiles si de verdad atienden todas las clases del día! ¡Solo les perdonaré si lo que hacen es irse a la azotea a perder el tiempo hasta que terminen las clases!

Tengo los brazos cruzados, y con las piernas algo adormecidas de esperar en pose imponente, ya casi es de noche y empezaba a oscurecer de verdad, cuando por fin aparecieron.

«¿Y esto-nya?»

«Pero… ¿qué les pasa-nano?»

Al vernos posando, tanto Rinia como Pursena nos miraron desconfiadas.

«Eh, chicos, estáis bloqueándonos el paso-nya. Apartaros-nya.»

Rinia nos dijo esto desde cierta distancia, pero no me moví lo más mínimo. Pursena por su parte olisqueó el ambiente y se relamió los labios mientras sonreía de oreja a oreja con una expresión bastante sádica para mi gusto.

«Rinia… me parece-nano que estos tipos lo que quieren es… que nos divirtamos-nano.»

Al oír a su amiga, la chica-gata le lanzó una mirada a Zanoba, que se encuentra ligeramente a mi espalda y suspiró antes de ponerse a hablar.

«Zanoba… ¿No te da vergüenza-nya? Entiendo que quieras vengarte por lo de la otra vez-nya, ¿pero traerte al novato contigo-nya…?»

«Jum.»

Zanoba resopla y no le da más importancia, ignorándola; a lo que una vena se remarca en la cabeza de Rinia mostrando su enfado.

«Me estás haciendo enfadar… soy incapaz de soportar esa actitud tuya-nya. Algo me dice que voy a tener que rompe~erte la otra de tus muñequitas-nya…»

«Grr… Shishou, yo-«

Dejando ver su enfado por la mofa de la gatita, Zanoba hizo por avanzar hacia ellas pero le detuve.

No te preocupes, no pienso dejarle pasar semejante insulto, y menos con lo que me ha enfadado a mí; pero hay que envolverse en la calma… Supongo que con lo de la Otra de sus muñequitas se estará refiriendo a la figura de Ruijerd… Se ha atrevido a insinuar que va a romper la figura de mi salvador y amigo Ruijerd.

«¿Qué problema hay con que me una a la fiesta? No veo nada avergonzante, y menos teniendo en cuenta que vosotras 2 siempre peleáis juntas, aunque vayáis contra 1; personalmente, eso sí que me daría vergüenza. Ya he oído a más de uno insinuar que no podéis hacer nada la una sin la otra.»

«¡! ¡¿Qué has dicho-nya…?»

Casi puedo ver como una exclamación aparece en las cabezas de ambas chicas al comprender que había captado su aggro, su odio, su rage o su atención (dependiendo del juego, pero seguro que se me comprende) con mi sutil insulto; y sentí cómo me dirigían su sed de sangre.

…. Bah, no es para tanto, conozco una chica con verdadero instinto asesino… y solo con lo que dije ya me estaría pegando, todo sea dicho. Bueno, pegando, tirándome en el suelo, montándome y bloqueando mis brazos con sus piernas para darme una lluvia de puñetazos al tiempo que me grita y me insulta. Comparadas con ella, sois bastante mediocres en ese campo.

«Tú, novato… no te emociones. Cómo eras amigo del abuelo, tenía intención de dejarte estar-nya, pero cómo no te guardes esa lengua tuya en la parte baja de la espalda, me voy a tener que poner seria contigo-nya.»

¿Y esto? ¿No da la impresión de que encima somos nosotros los malos por ir buscando pelea?

«Mirad, si habéis terminado, largaos de una vez-nya. Hemos dejado ya lo de ir buscando problemas-nya, ahora somos estudiantes modelos, así que si queréis discutir, hacedlo en otra parte-nya.»

Tras decir esto, Rinia hizo por irse despidiéndose con la mano mientras ni nos miraba, haciéndose la importante.

Empiezo a no soportar a esta chica… no puedo negar que me ponía mucho ese nya-nya suyo, pero con lo enfadado que estoy ahora mismo, me suena como si se estuviera riéndose de nosotros.

«Estás siendo estúpidamente pesada con ese nyaa por aquí, nyaa por allá. ¿Acaso los de la raza feral son incapaces de hablar mejor el idioma humano? Tengo una amiga que lo habla a la perfección sin esos tics tan extraños que os salen al resto. Ya no eres una niña, así que va siendo hora de que aprendas a hablar.»

«¡¿Nya?!»

¡¿?!

De improviso, Rinia mostró sus colmillos al mismo tiempo que sus pupilas se contrajeron quedándose en una amenazante línea casi vertical. Dejó escapar un bufido de enfado y su cola se tensó e infló.

«Desgraciado… ¡Te voy a encerrar desnudo para tirarte agua helada por encima!»

Que sepas que eso es algo que ya me ha pasado, así que como amenaza se queda un tanto corta, aunque decirle algo como eso en la cara no creo que sea ni bueno para mí, ni para ella.

«Dafaq-nano, Rinia, te enfadas como… en nada que te digan-nano.»

Pursena pronunció casi en monotono estas palabras al tiempo que también me mostraba sus colmillos y se llevaba sus manos a la boca.

Vaya, va a usar el Aullido Mágico… qué recuerdos, como cuando Gyges me dejó K.O. hace años.

«¡Gru!»

Mientras Pursena se preparaba para lanzar su ataque, Rinia salió disparada a tal velocidad, que solo pude oír un zumbido mientras de un paso lateral salía de mi campo de visión y la perdía de vista.

Rinia aparece a 3 pasos a mi derecha y me atacará inesperadamente.

No puedo negar que es rápida, pero con mi ojo místico activado, no tan rápida como para no preveer dónde aparecerá para atacarme.

«¡Zanoba! ¡Pursena!»

Me preparo para el ataque de Rinia y le indico su objetivo a Zanoba, y aprovecho mis palabras para ir preveniendo el ataque de Pursena.

Me cuesta saber cuándo lanzan el Aullido Mágico con mi ojo místico, así que lo mejor es evitar que lo lance. El problema es que no estoy seguro de si Ran Ma será suficiente para detener un hechizo que acumula maná en el interior del cuerpo… así que mejor…

En lugar de Ran Ma, conjuro alrededor de Pursena una nube de polvo.

«…¡! ¡Cof…CofCof!»

Daba la impresiónde que Pursena había tragado bastante polvo por la violencia con la que se puso a toser.

«¡Shaa!»

Aprovechando que mi atención estaba en su amiga, Rinia se lanzó a por mí.

El ataque es fácilmente observable, lento, casi cutre… está echándole todo el peso a su golpe y es fácilmente esquivable. Seguramente la habría podido evitarlo hasta sin usar mi ojo místico… Pero vaya, no le llega a Eris ni a la suela de los zapatos. Eris es más rápida, más agresiva, más atenta, más fuerte… y hasta más fiera que alguien de la raza feral… Por no hablar de sus movimientos decididos al entrenar y combatir.

Me sincronizo con sus movimientos para contraatacar, dándole con la palma de mi mano en su barbilla desestabilizándola, su cabeza da un ligero latigazo y su postura se vuelve inestable; tras lo que con las piernas le hago la zancadilla para que caiga al suelo de espaldas. Para rematar, apoyo mi pie en su esternón y le echo encima el peso de mi cuerpo, sin dejar que la sensación de sus pechos envolviendo mi pie me desconcentre y le lanzo una Bala Pétrea no excesiva contra su frente que deja oír un agradable choque que la deja K.O.

«¡¿GINYAN?!«

Rinia se queda completamente inconsciente en el suelo, y al verla bocarriba casi como una rana muerta, le quito el pie de encima y me doy cuenta de que los bruscos movimientos han hecho que su falda se suba más de la cuenta.

Vaya… así que hoy va de blanco…

Recupero mi atención en el combate entre Pursena y Zanoba.

Según el plan, Zanoba debía lanzarse al ataque de la chica que se quedara atrás de apoyo para evitar que usara el Aullido mágico, pero Zanoba es incapaz de pillar a Pursena, que corre a 4 patas a gran velocidad.

………. ¡¿Qué cojones?! No es que Pursena sea rápida, ¡es que Zanoba es LENTO! ¡¿Zanoba, acaso eres un luchador de llaves a lo Zangief?! ¿Este chico solo se sube fuerza y resistencia cuando sube de nivel? Acuérdate de entrenar tu agilidad corriendo un poco más.

Publicidad Y-M3

Creo un pequeño lodazal frente a Pursena, e incapaz de reaccionar al cambio tan brusco, cae de boca en el barro conjurado.

«¡¿Wahu?!»

Tras lo que endurezco la tierra del lodazal con magia.

«¡¿Cómo?! ¡¿Qué es este barro… es como raro-nano?!»

Pursena, presa del pánico, intentaba escapar del lodazal agitándose de un lado a otro, y para calmarla, le lancé otra Bala Rocosa, también controlándome, contra su frente.

«¡¿GYAN?!»

Nuevamente, el fantástico sonido de un impacto resonó en la zona, y Pursena acabó desmayándose al igual que Rinia, indicando el fin del combate.

Se acabó.

«Va… ¡Ya está listo, ven, Julie!»

A mi señal, Julie, que había estado escondida en un arbusto cercano, se acercó a donde nos encontrábamos corriendo con sus cortos pasitos. Zanoba cogió el saco, y metió dentro a Rinia, Pursena y todas sus pertenencias.

Pero vaya… eso terminó mucho más rápido de lo que esperaba. Siempre había escuchado que los duelos eran rápidos, ¿pero tanto? Eris jamás habría dado tanto rodeo para atacarme por un flanco; su puño hubiera recorrido el camino más corto hacia mi cara. Además que tampoco habría sido capaz de contratacarle con tanta facilidad, como mínimo hubiera evitado la mayor parte del impacto como para no acabar desorientada y por supuesto, tampoco le habría podido hacer algo tan simple como una zancadilla sin sufrir consecuencias.

Es más, aunque Eris hubiera acabado en el suelo, no se habría quedado quieta y habría forcejeado con mis piernas para hacerme caer o directamente atacarme. Vamos, si por Eris fuera, aunque hubiera estado en la misma situación que Rinia al final, como mínimo me habría roto el tobillo antes de que mi Bala Rocosa la hubiera dejado K.O.

Hasta en el caso de Pursena es extraño. Si hubiera sido Eris, jamás habría tropezado como para acabar embarrada entera, sino que habría mantenido el equilibrio y habría salido o de un salto o con pies seguros. Hasta Paul fue capaz de contraatacar de un ataque inesperado como fue el lodazal para atrapar su pie; así que mi lógica es que cualquier espadachín con cierta experiencia como para obtener el rango de Avanzado en alguno de los estilos debería haber sido capaz de esquivar algo tan sencillo como un terreno pantanoso.

Pero si hasta los monstruos esquivan algo así, recuerdo que el Dragón Rojo Errante….. ¿Hm? Al Dragón Rojo… lo atrapé con el lodazal, ¿no? …….¿? No será… ¿no será que tanto Eris como Paul son increíblemente buenos luchando? Sé que Ruijerd dijo que Eris tenía talento, pero… ¿tanto como para marcar esa diferencia con estas 2?

«Como imaginé, Shishou, mi ayuda no era necesaria.»

Zanoba se acercó a mí cargando con el saco, haciendo una fiel representación del sacamantecas o el hombre del saco, y me causó suficiente impresión como para sacarme de mis pensamientos.

«No me esperaba este resultado.»

«Eres demasiado humilde, Shishou. Pero mejor volvamos a la habitación antes de que nos vea alguien.»

Publicidad Y-AB

«Tienes razón.»

Volvemos de regreso al dormitorio masculino intentando no cruzarnos con nadie.

«Julie, ten cuidado de donde pisas, ¿de acuerdo?»

«Yo… estar… bien.»

No sé por qué… pero parece que le doy un poco de miedo a Julie…

4.8 24 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
8 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios