Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 8

Capítulo 71: Las Desventajas de la Fuerza – 2da Parte

 

 

«Encantado de conocerle… Soy… Fitts.»

Llegado el día señalado, cuando Fitts y Zanoba se encontraron cara a cara, pude notar el nerviosismo de Fitts por sus palabras.

Publicidad M-AR

Un senpai siempre debería actuar como tal, con más auto-estima y dignidad… Aunque claro, teniendo en cuenta que me dijo que era tímido, es posible que sea imposible para él.

Zanoba por su parte responde dando un decidido paso al frente, de forma increíblemente altanera sacando pecho y mirándole por encima del hombro.

«Soy el tercer príncipe del reino de Shirone, Zanoba Shiro-¡OOOooo!«

Me molestó tanto su actitud pomposa que le di una patada por detrás de la rodilla para desquitarme, lo que llevó a Zanoba a tambalearse un poco.

No soy de los que respetan en exceso la jerarquía, pero no sé, debería ser un poco más humilde cuando le presentan a una persona, y más si esa persona lleva más años que tú en un sitio como puede ser la universidad.

Publicidad Y-M3

«Zanoba, la persona que hizo la sugerencia de adquirir un esclavo fue Fitts-senpai, así que deberías agradecérselo como se merece.»

Al decirle esto, su postura cambió y Zanoba se inclinó para saludarle, mostrándose mucho más respetuoso que antes.

«Tiene razón, Shishou… Creo que todavía no nos han presentado, me llamo Zanoba Shirone y soy el tercer príncipe del reino de Shirone, encantado de conocerle.»

«N-No import-… Por favor, no agache la cabeza, y menos siendo de la realeza, no era necesario…»

Viéndose ante esa situación, Fitts-senpai agitó los brazos presa del nerviosismo y se escondió a mi espalda. Zanoba al verle, se quedó muy extrañado, seguramente por la enorme diferencia entre los rumores que corren sobre el guardaespaldas silencioso y mortífero de la princesa Ariel y verlo en persona, nervioso y sin saber cómo actuar.

¿Ves? Por mucho que sea un mago que conjura en silencio, lo llamen Fitts el Silencioso, vaya siempre con esas gafas y la misma ropa con cara de pocos amigos; cuando le conoces actúa como un niño normal y se avergüenza y ruboriza en situaciones como esta. Además de ser un buen senpai que cuida de sus kohais.

«…. Bueno, ahora que ya os conocéis, pongámonos en marcha.»

Y con mis palabras, mis 2 acompañantes y yo nos dirigimos al mercado.

***

 

 

El mercado de esclavos se encuentra en el Distrito Comercial.

Aunque en Milis y Shirone solían estar situado en zonas apartadas de la ciudad, en el norte del continente central el trato que se le da a estos comercios es muy distinto, ya que aquí, el comercio de esclavos está legalizado y permitido.

El motivo de esta permisividad es que en los países nórdicos, el negocio de los esclavos es de los más importantes y necesarios para la zona hasta el punto de que varios de estos países no podrían subsistir sin esta trata de humanos que permita a nobles y comerciantes mano de obra para trabajos que sin esa obligación, nadie haría.

Hay varios motivos para que una persona acabe convirtiéndose en esclavo. Por ejemplo, los que acaban huérfanos debido a las guerra, la venta de hijos debido a malas cosechas o enormes deudas, los que se ofrecen a unos mismos con tal de ayudar a sus familias… Y hasta me han llegado rumores de que en el gremio de ladrones tienen algo similar a una Granja de Esclavos, aunque no sé nada a parte del nombre.

El reino de Ranoa, siendo parte del Triunvirato Mágico, es capaz de sobrevivir sin esta venta de esclavos; pero en zonas algo más al este, donde el número de aldeas más pobres aumenta, se ven en la necesidad de vender niños cada cierto tiempo para poder subsistir.

Muchos de los esclavos son comprados por guerreros y mercenarios, o hasta por gobiernos de un país como soldados desechables. Aunque gracias a la conexión que poseen estos mercados de esclavos con el reino de Asura, aquellos esclavos que destaquen por su belleza o alguna habilidad concreta son vendidos a nobles de ese reino.

Muchos son los que piensan que ser vendido en Asura es el equivalente a que te toque la lotería, puesto que en ese reino no hay pobreza ni escasez de comida, por lo que siempre tendrán un techo, una cama y con qué alimentarse.

Personalmente siento que en el momento que te conviertes/convierten en esclavo, por mucho que sea en Asura, tu estatus como persona ha caído tanto que jamás podría verlo como algo positivo…

Otro aspecto importante sobre los mercados de esclavos del norte, es que muchos de los esclavos que se ofertan aquí poseen físicos excelentes, además de ser resistentes, por lo que varias personas se desplazan hasta estas tierras solo para conseguir alguno.

«Así que es aquí…»

Antes de que viniéramos aquí, aproveché para reunir información en el gremio de aventureros. Por lo que me comentaron, en Distritos Comerciales como el de Ranoa, que es bastante grande, hay gran cantidad de mercados de esclavos.

En concreto, en Ranoa hay 5 de ellos, pero entre ellos varían en cuanto a calidad. Por ejemplo, mientras reunía información me avisaron de que no comprara nunca esclavos de este o ese sitio, ya que algunos mercados tienen poca credibilidad y varios de los esclavos que venden tienen enfermedades o están moribundos.

Bueno, también me avisaron de que de vez en cuando puedes encontrar gangas en ellos… pero somos novatos, así que mejor evitamos arriesgarnos innecesariamente.

Por todo esto, decidimos ir al mercado con mejor reputación de los 5 que hay en la ciudad.

«Umu… es bastante distinto a los de mi reino.»

A Zanoba se le veía interesado por el edificio y el ambiente.

El edificio en cuestión me pareció uno normal, como otro cualquiera, hecho de piedra y mortero bastante común por toda esta región.

A juzgar por los estándares de este mundo, este edificio es de los más grandes.

El mercado estaba compuesto por 3 edificios conexos y sobre la puerta principal había un cartel que decía Compañía RIUM – Compra-Venta de Esclavos. Rodeando a esta puerta había varias hogueras y hombres equipados con armaduras de cuero bajo prendas de abrigo, aunque no me causaron mala impresión.

Quizás no me llaman la atención por los 2 años que llevo de aventurero, porque ya me he acostumbrado a que los guerreros vayan vestidos así. Si los hubiera visto antes seguramente habría pensado peor de ellos.

«Veo que el mercado de esclavos no se realiza a la intemperie…»

Se notaba la sorpresa en la voz de Fitts-senpai. Pero en el norte, casi todos los mercados de esclavos están en interior de edificios, la razón es bastante obvia.

«¿Entramos?»

Al entrar, una ola de aire caliente nos golpea, quitándonos el frío de nuestros cuerpos. Observo la cantidad de hogueras que también tienen en el interior del edificio. Al mismo tiempo, puedo observar gran cantidad de podios y tarimas sobre las que tienen colocados a los distintos esclavos para exponerlos totalmente desnudos.

No hacen la venta a la intemperie porque los esclavos se acabarían resfriando y hasta muriendo por el frío. Aunque claro, los mercados en interiores suelen perder clientes potenciales que simplemente pasean por la ciudad y ven algo que les guste a la oferta, por lo que varios vendedores siguen exponiéndolos en el exterior.

«Umu… Veo que hay varios vendedores independientes aquí, Shishou, ¿a cuál cree que deberíamos ir?»

«Como es la primera vez que vengo, lo mejor es que echemos un vistazo primero.»

Nos ponemos en marcha sin nada parecido a un plan, con el único fin de observar el mercado por dentro. Comprobamos que el interior del edificio tiene 8 podios donde exhibir sus esclavos y las personas a su alrededor seguramente sean los posibles compradores.

A parte, hay grupos con otros esclavos que no están en los podios que seguramente esperen su turno entre ronda y ronda de exposiciones.

No sé bien si las rondas duran hasta que vendas todos los esclavos o si cada cierto tiempo se intercambia… pero he de decir que es un negocio bastante exitoso, viendo la gente que se amontona rodeando los podios.

La ropa de aquellos que vienen en busca de mano de obra es bastante variada, desde los atuendos propios de aventureros, hasta atuendos más pomposos propios de nobles, similares a los de Zanoba y Fitts, y luego están los comerciantes, estudiantes y aldeanos comunes.

Por como se mueven algunos comerciantes, diría que su intención es comprar los esclavos en esta ciudad e ir a revenderlos a otros lugares…

Algunas personas con esclavos recién comprados se reúnen en corrillos alejados de los podios para conversar entre ellos.

Vaya… los que van peor vestidos… ¿serán ladrones? … No creo, y menos con los guardias que hay por todo el recinto. Así que lo único que se me ocurre es que sean esclavos que han venido a comprar otros esclavos para sus amos.

Publicidad M-M1

No del todo contento con mi deducción, agarro con fuerza la bolsa de monedas que llevo debajo del manto, vaya a ser que de verdad haya ladrones en este sitio.

Teniendo en cuenta que hoy me ha tocado a mí cargar con los fondos… no sería nada divertido que me los robaran.

«U-uhh…. uhh… Están completamente desnudos…»

Fitts-senpai observa con atención los podios donde exhiben a los esclavos y puedo notar como sus mejillas están increíblemente encendidas. Con la ropa que lleva me cuesta asegurarlo, pero algo me dice que está de puntillas intentando observar al tiempo que algo más está erguido debido al espectáculo.

«S-Son enormes… ¿Cómo pueden tenerlas tan grandes…?»

Sigo su mirada y me encuentro que está observando a unos supuestos guerreros que están exhibiendo como la mercancía especial.

Había varios hombres y mujeres, pero todos y cada uno de ellos poseían cuerpos bien entrenados. En concreto, la mujer que ocupaba la plaza central era especialmente llamativa, por, como diría Fitts, tenerlas Enormes… Y no me refiero solo a su altura, que también, pero tenía un increíblemente grande par de tetas que captaban toda tu atención.

Siempre pensé que un par de tetas de ese tamaño molestan a la hora de luchar, pero por lo que pude ver en Eris, en este mundo, por mucho que sean grandes, por la forma en la que se combate, no afectan demasiado.

«Senpai, ¿acaso es la primera vez que vas a un mercado de esclavos?»

«¿Eh? Ahh, sí…»

Se llevó la mano nuevamente detrás de la oreja, pero en esta ocasión, una de sus manos se estaba agarrando a su manto con fuerza a la altura de una zona masculina un tanto delicada y con las mejillas enrojecidas, seguramente al sentir tanta vergüenza.

Seguramente le preocupe que su mini-él llame demasiado la atención ahora que se ha despertado. Pero vaya, es un ejemplo perfecto de DT con esos gestos… recuerdo que en su día, hasta yo era así. Ahora… Ahora digamos que tengo motivaciones importantes que me tienen la cabeza bloqueada.

«T-Tú pareces acostumbrado a ver cosas así, Ludeus-kun…»

Tiene sentido que por mucho que Fitts-senpai sea mi superior en la universidad, haya campos como este en el que le lleve la delantera. Por esto me gustaría hablar orgulloso de mis avances, pero como solo lo he hecho una vez y encima mi compañera me abandonó justo después… no puedo contarlo exactamente con orgullo.

Pero eso, gracias a esa experiencia estoy menos avergonzado en un lugar como este, donde la carne se expone al natural… ¡¡¡El problema es que estoy demasiado tranquilo aun viendo mercancías como esas!!!

«Seguramente senpai, cuando ganes un poco más de experiencia, te acabarás acostumbrado más a ver ese tipo de espectáculo.»

«E-¿Eso crees?… Un segundo… entonces tienes experiencia en eso, ¿Ludeus-kun…?»

Fitts-senpai pareció deprimirse por mi adelantamiento en ese campo.

Todavía le falta mucho que aprender… No puedes deprimirte por alguien que te supere en algo como eso.

«Shishou, no buscamos guerreros, sino una raza que sea buena con la magia y además sea buena con las manos.»

Dejando claro que nuestra conversación no le interesaba en absoluto, ni tampoco el material a la venta, Zanoba se giró en otra dirección haciéndonos un gesto para que lo siguiéramos.

Es probable que no esté interesado en las mujeres… aunque bueno, ha estado casado y ahora es viudo por motu propio, así que seguramente algo de interés tenga en el sexo opuesto.

«Una raza que sea hábil con las manos… solo se me ocurre que sea minero del carbón (Enanos), ¿o no?»

«A mí tampoco se me ocurre otra, pero un minero del carbón que pueda usar magia de Tierra sería perfecto. Aunque personalmente opino que no es necesario darle demasiada importancia a la raza.»

Diciendo esto, echo una ojeada por los distintos puestos de venta, pero aun siendo un mercado tan amplio como este, apenas veo enanos a la venta.

Casi todos los esclavos que ofrecen son guerreros de algún tipo, y apenas veo esclavos que sean habilidosos o viables para la artesanía.

«Hmmm… Ludeus-kun, creo que un niño pequeño sería lo mejor, aunque no pudiera usar magia actualmente.»

Fitts-senpai soltó este consejo.

«¿Y eso?»

«Porque la conjuración en silencio es algo que se aprende con facilidad siendo un niño.»

«Ah… Te referías a eso…»

«Al menos por experiencia propia, creo que una vez cumples 10 años, ya es imposible para una persona aprender a conjurar en silencio.»

¿En serio? … Aunque ahora que lo menciona, a Sylphy pude enseñarle a conjurar de esa forma, pero con Eris me fue imposible. ¿Será que de verdad la edad influye en tu aprendizaje en la magia?

«¿De verdad la edad influye en ese aspecto?»

Publicidad M-M5

«Eso creo, o al menos, por mi experiencia personal, las palabras de mi maestro, y las palabras de los profesores de la universidad pienso de esa forma; aunque podría estar equivocado. Ah, y otra cosa, si empiezas a usar magia desde los 5 años, tu capacidad mágica aumenta increíblemente, por lo que si quieres que creen figuras con tu técnica, sería mejor conseguir un esclavo joven que vaya aumentando el maná de sus cuerpo de esa forma, ¿no te parece?»

Esa hipótesis la tuve hace varios años, pero es la primera vez que la escucho en boca de otro.

«Este servidor había escuchado que la cantidad de maná de cada individuo es determinada al nacer…»

«Hay un error en esa regla… Los libros de magia así lo dicen, pero si la limitación fuera que tu maná no aumenta una vez cumples los 10 años, es posible que se confundieran al ver que su maná nunca variaba.»

Tiene sentido… Pero entonces, la regla implicaría que si entrenas magia desde los 5 años, tu capacidad mágica se incrementa muchísimo… Puedo dar fe de que tiene sentido, ya que como yo la he entrenado desde los 2-3 años, el maná que hay en mi cuerpo es bastante superior al del resto. Además, hasta Fitts-senpai dice que es su experiencia personal, así que seguramente su capacidad mágica también sea muy alta.

«Así que Fitts-senpai lleva entrenando la magia desde joven…»

«Sí, aunque… bueno, hace años, mi maestro me salvó y le supliqué que me enseñara magia hasta que lo hizo.»

«¿De veras?»

Supongo que le salvaría de algún ataque de monstruos en el bosque… aunque claro, siendo tan joven, es muy probable que lo salvara de un secuestro, sobre todo teniendo en cuenta la moda que hay de secuestrar niños en este mundo. Además, siendo senpai seguramente un bishounen si se quitara las gafas de sol, puedo comprender por qué unos secuestradores decidieran raptarlo.

«¿Entonces tu maestro también conjura en silencio?»

«Vaya, además que es una persona sorprendente… Aun al día de hoy le guardo un enorme respeto.»

«¿De verdad? En ese caso me encantaría poder saludarle.»

Siendo un mago que conjura en silencio, es probable que me pueda ayudar a mejorar mi forma de usar la magia. Y aunque no fuera así, seguro que sacaría algún provecho de verle en persona.

O eso pensaba, hasta que Fitts-senpai me respondió forzando una sonrisilla.

«Hmmm… creo que eso va a ser imposible…»

«Entiendo… supongo que siendo alguien tan importante le será imposible recibir a un desconocido…»

Teniendo en cuenta que Fitts es un escolta de la princesa, su maestro como mínimo será un mago de la corte del reino de Asura o algo similar. Así que lo más seguro es que de casualidad esa persona tan importante le salvara de pequeño y se acabó convirtiendo en su discípulo, llegando a convertirse en el guardaespaldas de la princesa gracias a ese contacto con el palacio; y más teniendo en cuenta que Fitts me dijo que no tenía ninguna ascendencia noble.

Pero vaya, era de esperar que un mago de la corte del reino de Asura fuera capaz de conjurar en silencio. O peor, que todos los magos que sirvan al rey lo usen.

«¿Alguien tan importante…? Mi maestro no es exactamente así, pero como… vivía en la provincia de Fedora.»

«Ahhh…»

Así que se vio envuelto en la teletransportación… Si eso fuera verdad, es probable que no se sepa donde se encuentra.

«Esto… Espero que se encuentre con vida.»

«Lo está, me han llegado rumores fiables de ello.»

Ahora que me acuerdo, es cierto que mencionó que estuvo estudiando el incidente porque buscaba a una persona que había desaparecido y que había encontrado recientemente…

«¿Eh? Si no es importante, ni ha muerto… Entonces… ¿por qué no puedo conocerle?»

«Juju… Es un secreto.»

Fitts-senpai sonrió de una forma preciosa.

DokiDoki.  (NT: DOKIDOKI, onomatopeya japonesa para los latidos del corazón. Usada principalmente para representar que un gesto nos ha parecido tan encantador que nos ha dado un vuelco el corazón).

… ¿Por qué cada vez que le veo sonreír de esa forma mi corazón se agita de esta forma? No puedo negar que me he enamorado de algún que otro Trap en novelas visuales, pero estaba seguro de que mis gustos no iban por mi mismo sexo… aunque… a grandes males… grandes remedios…

***

 

 

Siguiendo el consejo de Fitts-senpai, nos ponemos a buscar un esclavo de unos 5 años, evitando los más jóvenes para asegurarnos de que cómo mínimo saben hablar; que además sea minero del carbón, para que si no pudieran usar el método mágico, al menos sea habilidoso para poder tallar la arcilla con herramientas; y de ser posible, una niña pequeña, because of reasons…

«¿Una niña? … El sexo me da igual en realidad, aunque Shishou, parece que te estás alejando del motivo por el que vinimos a este mercado.»

«Ludeus-kun…»

¿Por qué os habéis puesto así? Pero si estábamos diciendo uno por uno los criterios a seguir para seleccionar un esclavo, ¿por qué me miran tan inquisitoriales?

«Como veáis…»

Viendo como éramos solo tíos en esta quedada, pensé que se apuntarían a mi sugerencia… Bah, no me entienden… estoy seguro de que si Elinalise estuviera aquí, me habría comprendido. O quizás hubiera dicho que buscáramos niños monos… Tanto tiempo en la Universidad y parece que está despertando su lado shotacon.  (NT: SHOTACON / pederasta: Es el equivalente a lolicon pero refiriéndose a niños pequeños varones; por lo general referido a mujeres mayores que se sienten atraídas por niños pequeños).

«Pero no podemos esperar demasiado en cuanto a educación y estudios en un niño de 5 años, es posible que ni comprendan nuestro idioma. Si resultara que tan solo entienden el idioma del Dios Feral, no podríamos ni enseñarles magia.»

«Si ese fuera el caso, yo puedo enseñarle, sé hablar en ese idioma.»

«¡¿Cómo?! ¡¿Qué puedes hablar el idioma del Dios Feral, Shishou?! Es usted superior incluso a cómo le imaginaba…»

«Jum… Así son las cosas…»

El halago de Zanoba me hizo sentirme orgulloso conmigo mismo.

Aunque no lo parezca, sé varios idiomas, soy todo un cosmopolita de este mundo… por si fuera poco, tengo experiencia en enseñar a niños de 5 años, y hablando de eso… ¿cómo le irá a Sylphy?

Si no me equivoco, tenía más o menos mi edad… así que ya debe tener 15 años, y no me cabe duda de que debe estar hecha toda una mujer. Además, por lo que me comentó Paul, era capaz de conjurar magia curativa en silencio y además sabía un poco de todas las escuelas; sumado a su pelo verde, me extraña no haber escuchado de ella de inmediato o al menos que me hubiera llegado algún rumor, pero nada…

Y es que se podría decir que teniendo a Elinalise y a Fitts-senpai, he descubierto que los elfos en general me dan muchísimo morbo; imagino que por ser parte de la generación de la fantasía.

«Bueno, ahora que nos hemos puesto de acuerdo, busquemos a algún esclavo que se ajuste a nuestro criterio.»

Nos acercamos a una zona del mercado donde se podía leer un cartel que decía Oficina de Ayuda, y nos encontramos a un hombre en una barra improvisada que nos echó un vistazo de arriba a abajo. El hombre en cuestión tenía la cabeza completamente rapada acompañada de una densa barba y una corpulencia propia de un Macho.

A Fitts-senpai y a mí nos miró extrañado, pero al vernos ir acompañados de Zanoba asintió.

«Eh… Disculpe, estábamos preguntándonos si…»

El macho-man me ignoró por completo y se dirigió directamente a Zanoba, que se encontraba a mi espalda.

«Buenas, señor. ¿Qué es lo que venía buscando? ¿Un guerrero como guardaespaldas? En este momento tenemos varios individuos que podrían incluso darle clases de espada, ¿sabe? Si lo que quiere son magos, también tenemos, aunque creo que sería mejor acercarse a la Universidad de Magia si lo que quiere es aprender. Aunque… ¿Quizás lo que venga buscando sea algo más… Interesante? No se preocupe, no juzgamos a nadie, ni a los menos populares como quizás sea usted. Pues que sepa que tenemos un par de chicas bastante voluptuosas que apenas cumplieron los 20; una de ellas además lleva algún tiempo trabajando como prostituta así que seguro que también podrá enseñarle, si eso es lo que desea. ¡Aunque tenga claro que están completamente limpi-¡¡AAAARRGHHHH!!«

El hombre musculoso y con bigote recibió de lleno el Iron Claw de Zanoba, tras lo que fue levantado del suelo.

«NO. IGNORES. ¡A SHISHOU! Y encima no parar de hablar de tonterías sin importancia después de menospreciar a un ser superior, ¡me dan ganas de arrancarte tu irrespetuosa lengua, aunque tenga que llevarme la mandíbula! ¡¿Me has entendido?!»

«¡E-EH! ¡¿Qué crees que estás haciendo?!»

Varios guardias rodearon inmediatamente a Zanoba para detenerle, pero este no les dio importancia y con un sencillo gesto estaba agitando a macho-man por los aires.

Uh… ya he vivido una posición similar a esa y no me gustaría estar en su lugar… aun así, ver en persona como este otaku enclenque lanza a un tío musculoso impresiona muchísimo, hasta el punto de ser surrealista.

Veo que los Mikos son algo increíble… ¡Ah, mierda! ¡No es momento de quedarme observando la escena!

«¡STOP! ¡Zanoba, para! ¡Tiempo muerto!»

«¡Claro, Shishou!»

Al escucharme, Zanoba no tardó en relajarse cuando se disponía a lanzarse contra los guardias. Estos últimos también se detuvieron incapaces de comprender lo que estaba pasando, por lo que me dirigí a ellos y me incliné a modo de disculpa.

«Siento muchísimo el altercado, el chico se animó más de la cuenta.»

«N-No…. no pasa nada… E-Espero que n-no vuelva a ocurrir, ¿d-de acuerdo? L-La próxima vez no quedará en solo un aviso.»

Los guardias, seguramente por la impresión y el miedo que pudieran sentir por este delgaducho Hulk, decidieron dejarlo pasar como si no hubieran visto nada.

La verdad, mejor así, no sé cómo acabaría el día si decidieran que no lo iban a dejar pasar.

Pero lo que más me sorprendió de los hechos, fue la rapidez con la que Fitts-senpai reaccionó a los guardias que se acercaban a Zanoba; antes de que me diera cuenta, ya tenía la varita en su mano y estaba listo para defenderse.

Imagino que por eso es el guardaespaldas de la princesa… mientras que yo me quedé inmóvil durante unos segundos como un cobarde.

Pero vaya, no me esperaba que los guardas nos dejaran estar como si nada… ¿No vais a hacer nada ante un chico que ha lanzado a un comerciante de esclavos por los aires?

Echando un ojo, compruebo que los aventureros que custodian el recinto son principalmente de rango C y algunos diría que son de rango B.

Publicidad Y-M1

Supongo que no les pagarán tanto… bueno, tampoco es mi problema.

Me acerco al hombre que tan amablemente me ignoró al principio y que le costó un paseo en aerolíneas Zanoba, y vuelvo a hablar con él.

«Buscamos un minero del carbón de unos 5 años.»

El hombre se había incorporado, pero se le notaba incómodo y asustado, mientras me observaba y de reojo no bajaba la guardia ante Zanoba. No tardó en reaccionar y echarle un vistazo a la lista que llevaba en sus manos; pero siempre asegurándose que me encontraba entre él y Zanoba.

«¿…De unos 5 años? …. N-No tenemos demasiados m-mineros del carbón, así que encontrar uno de 5 a-años….»

No sé si asustado por las posibles represalias, pero se le notaba nervioso en su respuesta.

¿Entonces los criterios fueron demasiado exigentes…? Es cierto que estamos muy lejos de Milis, que es donde viven principalmente los Enanos en este mundo, y aun con tantos secuestros, apenas llegarán hasta aquí esclavos de esas zonas.

«Nos da igual la raza siempre que sea hábil con las manos, así que no importa si es o no minero del carbón. Pero el detalle de la edad es importante…»

«…Oh, encontré a una.»

El hombre, ahora más calmado, le dio un golpecito a su lista donde seguramente haya encontrado el esclavo que se ajuste a nuestras exigencias, y hasta es una niña por sus palabras.

«Es una minera del carbón joven, de unos 6 años, que fue entregada a los comerciantes por las deudas de su familia junto con el resto de su familia. Aunque no está en perfecto estado de salud, pero podría ser simple desnutrición, así que probablemente mejore si la alimentáis correctamente. La chica no entiende el idioma humano, y tampoco lee, pero esto es normal por su edad.»

«Ya veo…. ¿y sus padres?»

«Ambos fueron vendidos.»

Un detalle que escuché en mi época de aventurero es que varios de los mineros del carbón disfrutan viajando y visitando otras montañas en las que asentarse. Los que llegan al continente central a menudo se asientan en la cordillera del Rey Dragón, cerca de Shirone, pero otros van más allá y continúan en dirección norte en este continente.

Al verse incapaces de asentarse en la cordillera infestada de Dragones Rojos que divide el continente central acaban trabajando en lugares alejados de la montaña, donde se ven envueltos en problemas económicos y sociales que acaba involucrando a sus familias.

Menudos padres tan irresponsables…

«Veámosla.»

***

 

 

El macho volador hizo llamar a alguien, tras lo que se acercó un comerciante. Era un hombre de piel morena, y no solo por efecto del sol.

Seguramente sea del continente Begarito, o al menos uno de sus padres lo sea.

Publicidad M-M1

Su físico no está mal, aunque tiene unos kilitos de más y está empapado por el sudor, para el que lleva un trapo en su hombro que también está empapado.

Ahora que lo dice, hay un fuerte olor a humanidad en el mercado, aunque con las hogueras que hay por todas partes no hay más remedio.

Hace rato que me quité mi manto, y Zanoba se ha abierto su abrigo; mientras que Fitts-senpai se mantiene estoico sin alterar su vestimenta en absoluto, aunque tiene las mejillas encendidas, seguramente por motivos ajenos al calor.

«Buenas, me llamo Febrito y soy el supervisor de esta sucursal de la compañía RIUM, además de miembro de la compañía Domehni.»

El comerciante se presentó ante nosotros, poco antes de ponerse frente a Zanoba y extenderle la mano para saludarle formalmente. Viendo como la mano de Zanoba iba más en dirección a su cara, me adelanté y le di la mano a nuestro nuevo amigo.

«Buenos días, soy Ludeus el Quagmire.»

Como diga algo similar a ¡Toma, toma, toma! dejaré que mi esbirro se cebe con él.

Me mira extrañado durante unos instante ante el mote que tantos años me ha acompañado, y da la impresión de que no ha servido de mucho, pero pasados un par de segundos me mira sonriente.

«¡Ohhh, así que tú eres Quagmire! He oído hablar de ti. Antes del invierno me llegaron rumores de que acabaste con un Dragón Errante.»

«Tuve suerte, el dragón estaba algo confundido.»

Así que mi fama ha llegado hasta estas zonas… Parece que el esfuerzo que puse en extender mi nombre está dando sus frutos.

«Aunque hoy vengo buscando a un minero del carbón…»

Febrito me hace un gesto con la mirada señalando a Zanoba y a Fitts-senpai.

«Lo cierto es que mis compañeros y yo buscamos a un niño al que enseñarle artesanía desde pequeño.»

Sin comprender bien el gesto, y para evitar posibles represalias por parte del hombre-bala, decidí decir algo apropiado para recuperar la atención del comerciante.

«Comprendo, así que se era por eso… Es una lástima, pero esta noche no es uno de los esclavos que recomendaría… pero si quieren verla, acompañenme.»

Nos despedimos de macho-man y vamos junto a Febrito a un edificio colindante donde seguramente custodien a los esclavos.

Al principio me lo imaginaba como una prisión, pero casi me recuerda más a una perrera, hay varias cajas con barrotes en una de sus caras alineadas junto a la pared de más o menos 1 o 2 metros cuadrados donde encierran a los esclavos solos o en parejas. Puedo ver a varios niños llorando y algunos no tan niños mirándonos enfadados.

Veo como a uno de los esclavos que están escoltando hacia el mercado lo sacan de la jaula, lo limpian y le dan un baño de aceite, pero los que no han salido están asquerosos y apestan. También vemos a varios compradores que están negociando en este lugar en lugar del mercado.

Febrito nos va guiando entre las hileras de jaulas, hasta llegar a algún punto concreto donde se dirige a un hombre que custodiaba la zona. Seguramente uno de sus subordinados.

Tras eso, continuamos adentrándonos más y más en el edificio hasta que por fin nos situamos frente a una jaula, donde se encuentra una pequeña de mirada perdida sentada en una esquina de la jaula con los brazos rodeando sus rodillas.

«Esta es la pequeña… ¡Eh, tú, sácala para que puedan verla bien!»

«Voy.»

El hombre que estaba custodiando la zona se acerca y abre la jaula, tras lo que saca a la pequeña para ponerla frente a nosotros.

La niña tenía un collar de hierro amarrado en su cuello, e iba vestida con unos harapos que apenas cubrían moratones y un cuerpo en los huesos. El color de su pelo se encontraba entre anaranjado y rojo y pueden verse canas aquí y allá.

La pequeña rodeaba su cuerpo con sus brazos mientras tiritaba, quizás por el frío ambiental de este almacen, que a diferencia del mercado no tiene tantas hogueras.

Es probable que esté enferma, además de estar claramente desnutrida…

Aunque nos miraba, sus ojos no parecían estar enfocados. Mi corazón se me revuelve en el pecho solo con verla.

El guardia, sin importarle el estado de la niña y de manera entrenada, le quita los harapos a la pequeña dejándola completamente desnuda frente a nosotros, permitiéndonos ver el estado de su cuerpo. Su cuerpo está totalmente definido por sus huesos, como un niño que apenas tiene una comida al día o ni eso, alguna marca de violencia en su cuerpo es aparente, aunque nada que no se pueda explicar con agarrones para moverla de aquí para allá.

Viéndola en este estado, Fitts-senpai pareció molestarse.

«Ludeus-kun…»

No te preocupes, no soy de los que van por ahí ganando premios Pulitzer a base de hacer fotos de niños para luego dejarlo morir. Quiero comprarla rápidamente, alimentarla y darle un baño caliente… pero me preocupa su mirada… he visto antes ojos así.

«Como puedes comprobar, es una niña minera del carbón como pediste, aunque de 6 años; es lo más joven que se ajuste a los requisitos. Sus 2 padres son mineros del carbón también, siendo su padre un herrero y la madre forjadora de decoraciones. Por lo que aunque de momento no sea ella misma una artesana, siempre que sea hereditario, su habilidad manual debería ser alta. Por otro lado, tan solo habla el idioma del Dios Feral; y como no creíamos que pudiéramos venderla, no está en su mejor estado de salud. Por este motivo, le aplicaremos un descuento si todavía queréis llevárosla.»

Con una expresión difícil de explicar, Fitts-senpai se acercó a la niña y le puso la mano en su mejilla, tras lo que el color de piel de la niña mejoró ligeramente.

Seguramente la haya curado con magia…

«Como era de esperar sigue siendo virgen; además de no haber contraído ninguna enfermedad infecciosa, aunque su estado físico es un tanto débil. No obstante, la trataremos con magia tras su venta; por mucho que no sea un bien que recomendaría comprar.»

Fitts-senpai no despega la mirada de la niña, como si estuviera viendo a un cachorro abandonado bajo la lluvia.

Cumple los criterios que pusimos, así que tenía intención de llevármela, pero…

«Hola, Pequeña.»

Me siento a horcajadas y me pongo a hablar con ella en idioma del Dios Feral, para hacerle unas preguntas.

«Me llamo Ludeus, ¿y tú?»

«…..»

«Hay una cosa con la que nos gustaría que nos ayudaras.»

«…..»

«Hmm…»

Publicidad Y-M3

Aunque me estuviera mirando, sus ojos no han cambiado de los que vi cuando llegué, completamente vacíos y distantes. Al ver que no responde a mis preguntas, el carcelero se lleva la mano a un látigo que llevaba en su cintura, pero le hago un gesto para que se detenga.

«Shishou, ¿ocurre algo?»

Publicidad Y-M3

«La pequeña ha perdido toda esperanza, y tiene la mirada de alguien que no quiere seguir viviendo.»

«…… ¿Has visto antes ese tipo de expresión, Shishou?»

«Hace años, pero sí, es algo que he visto en varias ocasiones.»

Ante mi comentario, tanto Zanoba como Fitts-senpai se quedaron observándome de forma extraña, como si hubiera algo que quisieran decir pero no se atrevieran.

Bueno, imagino que mejor no comentar mucho de mi anterior vida… y solo tengo malos recuerdos, así que mejor dejar la negatividad para otro momento.

Me volví a fijar en la pequeña.

Ver esos ojos me trae recuerdos… Creo que fue cuando cumplí los 20… sin los estudios básicos siquiera, no tenía esperanza en el futuro, ni expectativas de encontrar trabajo. Cada vez que me miraba en un espejo, lo que encontraba era ese par de ojos perdidos en el infinito, al pensar que lo único que haría en la vida sería comer y cagar.

Viéndome en esa situación recuerdo que me deprimí enormemente y me di por vencido… pasaron los años y lo único que cambió fue mi actitud chulesca y hasta orgullosa de ser un Hikikomori que ni estudiaba ni trabajaba. Pero al principio… al principio no tenía esperanza alguna y no me hubiera importado morir.

«…. ¿Quieres morir?»

«…..»

«En tu situación es probable que ni eso puedas hacerlo sola.»

«…..»

Pude notar como los ojos de la pequeña por fin me observaron tras toda nuestra conversación, notando como volvía algo de vida a ellos.

«Si lo quisieras, podría librarte de tu sufrimiento.»

Lo dije con un tono suave, pero no había duda en mis palabras.

En su día yo mismo me quise quitar la vida, pero no lo hice y lo único que pude hacer fue continuar mi vida durante años… Fue un periodo largo y del que solo recuerdo remordimientos. Pero eso es algo que no puedo curar; puedo darle comida, ropa y trabajo, y hasta puedo tratarla con cariño. Pero lo que necesita en este momento no es eso, ya que estaría obligándola a hacer algo que no quiere, y por lo tanto no estaría salvándola.

En ese caso, lo mejor sería terminar todo en este preciso momento… No sé si le ocurrirá como a mí, pero no tengo nada más con que compararlo que con mi experiencia personal; así que si pudiera reencarnarse en otra vida nueva, desde 0, para que pueda recuperarse…

Estoy seguro de que muchos pensarán que estoy cometiendo un error, pero opino que decir algo tan irresponsable como Esfuérzate y serás recompensado sin pruebas ni seguridades es tan solo una forma de masturbación mental para sentirse mejor consigo mismo.

Pero no hay pruebas de que su caso sea igual al mío, y a mis ojos siento que ella todavía puede superarlo. Es joven, increíblemente joven, y si se esfuerza, seguro que conseguirá salir de este pozo de mierda al que ha acabado por culpa de sus estúpidos padres.

Pero no soy quién para decidir algo así, sobre todo siendo un estúpido sin remedio que no aprendió hasta su último aliento. Esto es algo que ella tiene que decidir por su cuenta, tan solo aplicaré su decisión.

«…..»

«Responde.»

La chica dejó de temblar y no se acobardó ante mi tono; pero su respuesta fue separar los labios lentamente.

«…..No quiero morir.»

Esas fueron sus palabras en un tono casi inaudible.

Ha sido una respuesta sin ánimo alguno, pero no importa, simplemente así son las cosas; hasta yo estuve así durante un tiempo. No importa que todavía no tenga motivos para vivir, pero lo importante es que no quiera morir.

«Nos la llevamos.»

La tapé con el manto que me quité antes y creé aire caliente a su alrededor para que entrara en calor, tras lo que conjuré un hechizo de magia Restituyente para curarle el posible resfriado que sufría. Y como la magia curativa no llena el estómago, la llevaremos a comer algo en cuanto salgamos de aquí.

«Febrito-san, ¿cuánto por la pequeña?»

Un gran Asura de Cobre. Eso fue lo que nos costó comprar una niña.  (NT: UN GRAN ASURA DE COBRE, es equivalente a 10 USD / 150 MXN / 8 € ).

***

 

 

Tras hacernos con ella, la ayudamos a lavarla en una zona donde limpian a los esclavos antes de mostrarlos en el mercado. Tras eso, fuimos a comprarle ropa en algunas tiendas del Distrito Comercial y aprovechamos para comprarle otros objetos necesarios para su día a día.

Finalmente, entramos en un café bastante ameno; ya que queríamos que no solo comiera, sino que además el ambiente fuera agradable.

Lo cierto es que es una tienda que por lo general evitaría si fuera en solitario, no encaja para nada conmigo… Pero Fitts-senpai encaja a la perfección en este sitio, se nota que lo eligió él. Bueno, no me queda más remedio que relajarme en este lugar y no quejarme por tonterías como que este sitio no me convence.

Zanoba por su parte, mantiene su porte señorial, supongo que debido a su adiestramiento en la corte; mientras que por su lado, la pequeña se está llevando la comida a la boca con sus manos llenándose la cara de restos de comida. Por su parte, Fitts-senpai parece bastante contento mientras acaricia la cabeza de la pequeña dejando escapar un suave Me alegro por ti, pequeña.

Veo que en efecto, yo era el único que no se sentía a gusto en este sitio.

«Por cierto, Ludeus-kun, ¿cómo se llama?»

Ahora que lo dice… no tengo ni idea de cómo se llama, y Febrito tampoco me dio su nombre.

«¿Cuál es tu nombre?»

La chica al oírme, me miró extrañada como si no me hubiera comprendido.

«…¿Nombre?»

..¿Eh? ¿Me habré confundido en alguna palabra del idioma del Dios Feral? Es cierto que hace 3 años que no lo practico, pero no tuve problemas en el Gran Bosque… Espero que en la aldea Dordia no me vieran como un Gaijin que se piensa que es capaz de hablar el idioma pero en verdad es penoso… No creo, ¿no? Pero si más o menos lo hablaba igual que Ruijerd…

«Esto… ¿Cómo te llama la gente cuando habla de ti?»

«… Hija de Bazelle, del Puro Hierro, y de Lilitella, de la Preciosa Cresta Nevada.»

Siendo una respuesta extraña y totalmente diferente a la esperada, le comenté este detalle a Fitts-senpai, que al oírme asintió como comprendiendo el motivo.

«Ahh… ya me acuerdo. Los mineros del carbón no reciben un nombre personal hasta que no cumplen los 7 años.»

«¿A qué te refieres con nombre personal?»

«Creo recordar que hasta los 7 años no tienen un nombre con el que referirse a ellos, sino que utilizan los nombres de sus padres. Y cuando cumplen 7 años, les dan un nombre y un sobrenombre basándose en sus gustos, lo que admiran o algo que se les dé bien.»

Vaya, Fitts-senpai siempre sabe la respuesta a todas mis preguntas…

«Lo entiendo, aunque es un tanto molesto que no tenga un nombre con el que dirigirnos a ella.»

«Como sus padres no podrán dárselo, no queda más remedio que darle nosotros mismos un nombre.»

Tiene sentido…

«Estamos pensando en un nombre para ti, ¿tienes alguna idea en mente o alguno que te guste?»

Por si acaso, decidí preguntarle a la pequeña, pero su respuesta fue mirarme confundida.

Con lo que nos está costando comunicarnos con algo tan simple como un nombre, empiezo a dudar de si será capaz de crear figuras por su cuenta…

«Como es una niña, tenemos que darle un nombre adorable.»

Fitts-senpai pronunció unas palabras increíblemente femeninas; y en respuesta, no pude evitar querer darle el nombre más varonil que se me pasara por la cabeza.

Mejor no, mejor no…

«Zanoba, ¿tienes algún nombre en mente?»

Zanoba, que hasta ahora no había participado en la conversación giró hacia nosotros.

«¿Hm? ¿Estáis seguros de que yo debería elegir uno?»

«Claro, después de todo, la pequeña será tu compañera.»

«En ese caso… Julius

No me cabe duda de que lo ha dicho en serio, o al menos no parece que lo haya dicho de broma.

«¿Ese no es un nombre de hombre?»

«Sí, es el nombre de mi pobre hermano pequeño al que maté accidentalmente.»

No sé qué cara puse ante esta respuesta, pero seguro que es difícil de descifrar. Fitts-senpai nos mira sin comprender la conversación.

«Esta pequeña convivirá conmigo, ¿no es cierto? En ese caso, preferiría que tuviera un nombre con el que me sintiera cómodo.»

Es cierto que la chica tendrá que vivir con Zanoba, su cuarto es para la realeza y es el más grande… podría pedir permiso para que residiera conmigo, pero acordamos que sería mejor que conviviera con Zanoba. Aunque claro, ahora que sabemos que no comprenderá lo que le diga, es posible que sea mejor que viva conmigo. En el peor de los casos, hasta me podría ir al cuarto de Zanoba.

«Bueno, como tú elegiste el nombre, no puedo decir nada, pero creo que como mínimo deberíamos darle un nombre más femenino, como Juliette, por ejemplo.»

«No tengo problemas con ese nombre. De acuerdo, que se llame Juliette.»

«Así que Juli… ette… juju, suena bien, sí…»

Publicidad M-M1

Algo en el nombre le pareció gracioso a Fitts-senpai, y estaba sonriendo alegremente.

Vaya, estará en esa edad en la que se ríe por cualquier cosa…

Ahora que nos pusimos de acuerdo, le digo a la niña como se llamará a partir de ahora.

«De ahora en adelante te llamarás Juliette.»

«Julie…¿?»

«Juliette.»

«Julie.»

La niña pareció no comprender su nombre completo, quizás por detalles del idioma, pero lo repitió una vez más sonrientemente.

Mushoku Tensei Volumen 8 Capítulo 71 Novela Web

 

Bueno, tampoco pasa nada porque no sepa decir más que Julie, y menos si le gusta.

Publicidad M-AB

Tras el evento, llevamos a Juliette (Julie de momento) al cuarto de Zanoba. Y le fui enseñando algunas palabras básicas y nociones básicas para que pudiera convivir con el desordenado Zanoba y ayudarle con el trabajo.

Acordamos que por la noche yo le enseñaría el idioma humano y a conjurar en silencio; y antes de acostarse, Zanoba le lavaría el cer-… Adoctrinaría en el arte de las muñecas.

Por su parte, Zanoba continuó practicando a manipular objetos delicados con sus dedos, para intentar crear algo con sus propias manos algún día.

Así fue como conseguimos que mi plan para crear la industria de los muñecos siguiera avanzando.

Aunque he de añadir que todavía no he visto signos de recuperación en mi verdadero propósito para venir a esta universidad.

4.9 33 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
9 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios