Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 3

Capítulo 33: El Punto de Partida

 

 

Makai, el continente mágico… por lo que recordaba de mi anterior mundo, pensé que sería algo así como el infierno.

Un lugar gobernado por Lucifer, dividido en pequeños pueblos habitados por los distintos tipos de demonios y diablos, con un pequeño templo en honor a una tribu olvidada; un continente en el que los demonios más poderosos deambulan por doquier orgullosos de su fuerza.

Al menos ese es el Makai que conocía

Aunque he comprendido que es algo distinto en este mundo.

Para empezar, no hay ningún Lucifer ni Rey de todos los Demonios que gobierne en todo el continente, que no quiere decir que no haya Reyes Demonio…

Por lo que tengo entendido, hay unos 30, y cada uno de ellos posee su propio territorio.

Aunque en realidad, son Reyes Demonio solo porque se llaman así, y lo único que hacen es dar órdenes y poco más; alguno de ellos tiene hasta una unidad de asalto especial a su cargo, pero por lo general, simplemente son guerreros muy poderosos con alguna habilidad especial y nombre llamativo.

Rikaris tenía un grupo de guardias de élite que eran parte de la unidad de uno de los Reyes Demonio, pero básicamente son gente bastante similar a aventureros.

Exterminan monstruos, cazan criminales y protegen la ciudad en la que viven; personalmente, más que considerarlos guardias o soldados, creo más que son vigilantes a lo batman.

Aunque no estoy muy seguro de cómo llegan estos vigilantes a convertirse en Reyes Demonio de todo el continente. Es posible que el Rey de todos los Demonios, o Dios Demonio como llamaban a Laplace, los hubiera nombrado así, o que simplemente llegado a un punto se llamaron así por su cuenta sin preocuparse de mucho más.

Aunque claro, si el Dios Demonio comienza una guerra, estarían obligados a formar parte del ejército del Dios Demonios; así que no sé si tendrán algún tipo de acuerdo o norma.

Aunque como ahora mismo, no hay ni Reyes Demonio ni Dios Demonio que quiera empezar ninguna guerra, es un continente bastante tranquilo.

Aunque esto solo se aplica a las áreas gobernadas por los distintos Reyes Demonio, porque la mayoría de Makai es una zona sin ley.

En otras palabras, las zonas que rodean la ciudad Cruz del Sur y el Mausoleo de la Cruz Sagrada son pacíficas, pero por las carreteras que los rodean, campan a sus anchas maleantes peinados a lo mohicano

Y por cierto, el Rey Demonio que gobierna Rikaris se llama Badigadi; tiene 6 brazos, una piel oscura en un cuerpo cubierto de músculos… Básicamente, un Rey Demonio a lo Kinnikuman, macho macho.

Aunque por lo visto no saben donde se encuentra ahora mismo, porque se fue a vagar por el mundo.

Es la libertad hecha hombre.

***

 

 

Todo el continente demoníaco está infestado de monstruos poderosos.

En el gremio de aventureros, toda misión que sea para eliminar a cualquier tipo de monstruo es de rango C o superior, básicamente no hay monstruo en el continente por debajo de ese rango.

Aunque los Treant Petreos son de rango D, pero bueno.

Pero bueno, este ejemplo nos vale para decir que por lo general, cualquier raza demoníaca es más fuerte que la raza humana. Aunque debido a la cantidad de razas que existen, hay mucha variedad para esta norma.

Por ejemplo, hay una pared que separa a los aventureros de rango C de los de rango B, y aquellos aventureros que han alcanzado el rango B en el continente demoníaco suelen ser de mayor calidad comparados con aventureros de ese rango de otros continentes.

Esto es fácil de explicar si tenemos en cuenta que Nokopara o Jaril preferían no subir a ese rango, y siguiendo este ejemplo, Ruijerd es la anomalía.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Ha llegado a decir que puede acabar con un monstruo de rango A por su cuenta y sin ayuda, por lo que su habilidad podría ser igual o superior a la de 6 o 7 aventureros de rango B, haciéndose merecedor de un mote como el de Dead End, la muerte segura.

Ahora que he conseguido de verdad obtener su confianza, me siento enormemente feliz.

***

 

 

Han pasado ya 3 días desde que abandonamos la ciudad de Rikaris.

Quizás debido a que por fin me gané la confianza de Ruijerd, pero mi apetito ha crecido estos días.

Pero está claro que no es porque la comida esté buena, porque tan solo nos alimentamos de carne de Gran Tortuga. Ni la textura, ni el sabor, ni nada la salva; está mala y punto.

Para intentar solucionar esto, decidí cocinarla yo mismo.

Como ya descubrí que ni a la parrilla ni asada me gusta el resutlado, decidí probar a cambiar la receta a ver qué tal.

Creé con magia de Tierra, ollas y otras herramientas de cocina; con magia de Agua, riquísima agua; y con magia de Fuego, la puse a hervir.

Básicamente, decidí cocinarla aprovechándome de todo lo que pueda crear con magia; porque aunque el agua es un bien preciado, puedo crearla hasta el infinito con magia para poner a hervir la carne.

Aunque en realidad, mi idea era cocerla en una olla a presión, pero decidí no volver a intentarlo después de ver explotar el primer intento.

En este caso, lo único que consume este método es tiempo, ya que el agua y el fuego salen gratis cuando aprendes suficiente magia; así que pienso hacer esta comida con todo mi afecto y cuidado para que salga tan rica como sea posible.

Y he de añadir, que el hecho de que los platos y ollas sean reemplazables, es bastante cómodo a la hora de limpiarlos y transportarlos.

Mi próximo intento será ahumar la carne, porque el otro monstruo que solemos a mano es un Treant Petreo, y no parece nada sabroso.

En cualquier caso, la carne de Gran Tortuga cocinada por mí supo mejor que hasta ahora; porque la carne dura que comíamos antes sabía bastante mal.

Aunque la carne más blanda que cociné sabe igual de mal; así que en definitiva, salió mal el experimento.

Porque si te paras a pensarlo, hervir la carne no le cambia el sabor, y no es que vaya a cambiar porque lo haga con magia tampoco.

Pero me hace gracia, porque cuando la probé en el asentamiento Migurd, recuerdo que la hicieron de la misma forma y les salió más rica.

¿Por qué será…?

Y entonces lo recordé… recordé las plantas y hortalizas que cultivaban los Migurd; esas cosas que cuando las vi por primera vez pensé que eran cultivos echados a perder.

Pues seguramente no fuera así, sino que eran algún tipo de hierba o condimento, y que lo usaran para alterar el mal sabor de esta carne y hacerla más jugosa.

Me creí completamente las palabras que Roxy puso en su enclicopedia en las que decía de esas plantas que eran vegetales amargos que sabían mal. Porque aunque fueran vegetales, no eran para comer de esa forma.

En serio, mi Shishou es un poco atolondrada a veces, hasta el punto que me preocupa.

Cuando lleguemos a la siguiente ciudad, compraré algunas hierbas para el viaje, estoy seguro de que si consigo suficientes especias podré hacer experimentos y conseguir que sepa bien.

“Aunque claro….¿merecerá la pena?”

Lo digo, porque básicamente, en el continente demoníaco, todo lo que sean especias y condimentos son por lo general carísimos.

Esto se deba seguramente a que el suelo no es nada fértil, porque si los condimentos son caros, las plantas y verduras de mayor tamaño que no son de la zona todavía lo son más.

A modo de referencia, diré que una raiz de ginseng tendría el valor de 5 kg de carne de Gran Tortuga; entre otras, porque la carne de este monstruo es bastante barata y casi podría considerarse como la comida más extendida del continente, algo así como el arroz en Japón.

Solo con una de esas enormes tortugas, puedes alimentar a una familia entera durante varios días, puede que semanas. Aunque no hay una población suficientes de tortugas para alimentar a toda una ciudad, pero por eso también comen Coyotes Jauría o insectos que habitan dentro de los Treants Petreos.

Aunque Eris se niega en rotundo a probar esos insectos, la verdad es que yo preferiría no comerlos tampoco.

En definitiva, la comida de este continente en general no se adapta a mis gustos, lo único que soy capaz de comer es la carne de la Gran Tortuga, pero solo si la cocinan antes, porque Ruijerd se la come hasta cruda.

Si me paro a pensarlo, es cierto que para lo mala que está la comida en este continente, es fácil clasificar la carne de tortuga como una delicia.

Todavía recuerdo cuando Ruijerd me dijo que estaba riquísima con solo cocinarla un poco, tras probarla soy incapaz de responder a Ruijerd cuando dice algo similar, como mucho asiento.

Pero por mucho que lo piense y lo vea como un poco excesivo, necesito especias para la cocina, estos 2 opinan lo contrario, pero para mí es una necesidad.

En otras palabras, las compraré por mi cuenta y sin consultárselo. Aunque ser egoista no es una buena idea, porque somos un equipo.

Por eso mismo, y aunque sea simplemente por unas especias, mejor acostumbrarme a consultarlo con mis compañeros.

***

 

 

“¡Venid los 2 un momento!”

Llamé para que se acercaran mis 2 compañeros. Tanto Eris, que estaba intentando preparar un montón de tela para usarlo como almohada, como Ruijerd, que estaba con los ojos cerrados, seguramente comprobando si había enemigos cerca.

“Me gustaría que de ahora en adelante hiciéramos reuniones periódicas.”

“…¿Reuniones?”

Eris parecía confundida.

“Sí, porque si seguimos viajando como hasta ahora, es seguro que ocurrirán problemas que tendremos que solucionar. Para cuando eso ocurra, creo que lo mejor que podemos hacer es discutir entre todos lo que hacer, de esta forma evitaremos posibles peleas por diferencias de opinión llegado el momento.”

“Entonces…”

Eris parecía estar sonriendo extrañamente con una mueca confusa.

Como era de esperar, seguramente no le atraiga la idea de participar en algo así; o quizás piensa que podría consultarlo únicamente con Ruijerd.

Pero no pienso dejar a nadie fuera de nuestras elecciones, y menos a Eris, que no es ningún bulto de viaje sin opinión. Por eso mismo quiero hacer que participe en esas reuniones, para que pueda dar también su opinión.

“Quieres hacer eso de la otra vez, ¿no? Lo que hacías en el palacete 1 vez al mes, ¿me equivoco?”

¿Hmm? ¿1 vez al mes?… Ahh, se refiere a la reunión de personal.

Ya no me acordaba, pero es cierto que hice así cuando trabajaba como su tutor personal.

“Sí, pero sería la versión para aventureros.”

De improviso, Eris cerró la boca y se puso delante mía para sentarse y quedarse quieta como una piedra.

Justo cuando pensé que lo estaba poniéndose seria, me fijo en que está sonriendo de oreja a oreja.

No entiendo bien por qué, porque esto no debería ser para nada divertido…. aunque bueno, mejor eso que tenerla molesta y quejándose.

“¿Yo también participaría en eso que dices?”

Ruijerd me hace una pregunta.

A la que respondo en mi cabeza con una contestación propia de un tsukkomi ¿Qué haríamos si no participaras?.

“Por supuesto, ¿o es que no teníais reuniones cuando formabas parte del grupo de Guerreros?”

“No las tuvimos, yo dabas las órdenes y poco más.”

Así que eres más de el líder es la ley… pues lo siento, pero yo soy más de democracia.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

“Pues a partir de hoy, para decidir algo, lo discutimos entre los 3 hasta alcanzar una decisión.”

“De acuerdo.”

Ruijerd asintió obedientemente y se sentó con nosotros, estábamos los 3 rodeando el fuego haciendo un círculo.

Vale, de acuerdo.

“Y ahora vamos a comenzar la primera reunión estratégida de Dead End. Aplausos.”

Clap,clap,clap,clap. Los 3 nos pusimos a aplaudir.

“Ludeus, ¿por qué tenemos que aplaudir?”

“Es lo que se hace en estas situaciones.”

“¿Seguro? Pues no lo hiciste cuando participaba Ghyslaine, aunque tampoco es que me importe.”

“Los aplausos son para celebrar nuestra importantísima primera reunión.”

Aunque es cierto que no lo hice en la primera reunión de personal… pero bueno, como somos aventureros, imagino que lo correcto es hacerlo algo más excitante con cosas así.

“Ejem. Bueno, lo ocurrido en Rikaris se resume en que fracasé enormemente.”

“No, no fue tu culpa que-”

“¡Silencio! Ruijerd-san, cuando quieras responder o comentar algo, debes esperar a que la persona termine de hablar, cuando lo haga, levanta la mano para recibir el turno de palabra.”

Me hubiera gustado tener gafas triangulares y corregirle de una forma histérica.

“Comprendo.”

“Bien.”

Diría que Ruijerd no comprendía realmente lo que le había dicho, sino que simplemente prefirió hacer lo que le dije, no importa, yo solo le he callado porque me apetecía actuar como un personaje así.

“Pensemos los motivos por los que fallamos en la anterior ciudad.”

Hablamos un poco y llegamos a la conclusión de que nos faltó reunir más información, que llegó un momento en que solo nos importaba conseguir dinero, y no fuimos capaz de realizar las 2 cosas que necesitábamos hacer al mismo tiempo, junto algunas más.

Pues entonces, lo que tenemos que hacer es preocuparnos en que no vuelva a ocurrir centrándonos en todos esos aspectos.

“En ese caso, y como precaución para que no vuelva a ocurrir, me gustaría que los 3 sigamos los siguientes pasos siempre que podamos: reuniones periódicasinformar de eventos y consultar con compañeros; con ello, tendríamos la mayoría de nuestros problemas cubiertos.”

“¿Consultar con compañeros…?”

Ese sería de gran importancia, de esa forma, siempre que tengas un problema en tu día a día, tu onii-chan podría echarte una mano para saber qué hacer.

“¡Sí, consultar, sobretodo antes de hacer algo mínimamente importante, es necesario consultar con los demás!”

“Hmmm, ¿hacer algo como qué exactamente?”

“Por ejemplo, siempre que haya algo que te moleste o que no sepas bien cómo hacer o solucionar, díselo a otro de nosotros para que te ayude.”

En realidad, yo tampoco tengo muy claro todavía como funciona eso de las consultas en sociedad, porque no he tenido exactamente experiencia con ello…

Pero por el momento, dejemos los ejemplos más complicados de lado y centrémonos simplemente en empezar a hacerlo y ver como organizarnos.

“Yo también os pediré consejo a vosotros utilizando estas consultas. En definitiva, el que pide consejo, debe como mínimo pensar en las opciones que se le han dado si decide no aceptar el consejo y hacer lo que le recomiendan los demás; de esa forma, es posible que se te ocurra algo que no habías pensado hasta ese momento.”

Pensándolo, decidí varias cosas sin pedirle su opinión a Ruijerd primero, y eso que le dije que confiaba en él.

Parece que en lo más profundo de mi corazón, realmente no lo hacía.

“Y sobre el informe de eventos, siempre que notéis que ocurre algo extraño o si ha pasado algo fuera de lugar, os pido que lo informéis de inmediato a los otros.”

Eris lo único que hace es asentir con fervor a cada frase que suelto aunque su cara está algo forzada.

Me pregunto si está entendiendo lo que estoy diciendo.

“Y por último, las reuniones periódicas. Es importante dejar claro como avanza la situación, por esto, siempre que algún plan o evento salga bien o mal, debéis informarme en cuanto podáis el resultado del mismo.”

Supongo que sigo siendo el líder… pero mejor dejarlo claro.

“¿Alguna pregunta?”

“No por el momento, continúa.”

“¡Yo sí!”

Ruijerd niega con la cabeza, mientras que Eris levanta su mano.

“Dime, Eris.”

“Los 3 realizaremos esas consultas, pero al fin y al cabo, tú serás quien decida, ¿no, Ludeus?”

“Es posible que acabe siendo así, sí.”

“En ese caso, ¿no es mejor si Ludeus decide todo desde el principio?”

“No, porque hay un límite a lo que se me puede ocurrir.”

“¡Cómo si fuera a pensar algo que a ti no te vaya a ocurrir!”

Agradezco que digas eso, pero necesito dejarte claro una cosa, hasta yo quiero poder relajarme de vez en cuando. Por eso, quiero que me digas o bien cosas que puedas hacer tú, o que quieres que te deje a ti.

“Aunque no se te ocurra nada concreto, es posible que algo que me digas me sirva de ayuda para pensar en algo distinto.”

“Lo dudo…”

Por su cara, Eris no parecía comprender o creer mis palabras.

Bueno es probable que al principio no se te ocurra nada, pero lo importante es que uses la cabeza de vez en cuando.

“En este momento, hay algo que me gustaría que decidiéramos para el futuro.”

En este momento… porque aunque no tuviéramos tiempo suficiente para prepararnos, nuestro viaje ha comenzado ya.

Será un viaje en el que iremos de un lugar a otro, pero que ya no podemos hacer nada más que aceptarlo y esforzarnos en hacerlo.

“Lo primero que quiero que decidamos, es nuestro destino. Aunque por supuesto, nuestro destino final será el reino de Asura, al oeste del continente central, ¿hasta aquí bien?”

Ambos asienten con la cabeza.

He dicho esto, pero hay que tener en cuenta, que no se puede ir del continente demoníaco al continente central, porque no hay ninguna ruta marítima.

En este mundo, la raza acuática controla los océanos, por lo que a parte de las rutas marítimas ya establecidas no se puede viajar de otra forma.

“Ruijerd-san, ¿de qué forma podríamos llegar al continente Milis?”

“A través de una ciudad llamada Puerto Brisa en la parte más al sur del continente demoníaco, podemos tomar un barco desde ahí.”

Por este motivo, para ir al continente central, deberíamos de seguir el siguiente trayecto:

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

  • cabo sur del continente demoníaco.
  • barco hasta el continente Milis.
  • atravesar el continente Milis hasta el borde sureste de ese continente.
  • coger un barco hasta la zona oriental del continente central.

Esta es una ruta posible, aunque existiría otra en la dirección opuesta en la que vamos hacia la parte noroeste del continente demoníaco en dirección al continente celestial.

De esta forma, evitamos tener que atravesar el continente Milis para llegar al central, además que sería la forma más rápida de llegar, viendo que ahorraríamos varios meses de camino.

Pero no es una ruta fácil de realizar.

Para empezar, el continente celestial, es un cordillera montañosa muy elevada en el que las ciudades están en las cimas de las montañas escarpadas, el acceso se dificulta enormemente si no posees alas que te permitan ascender, además que es posible que directamente no se pueda llegar escalando.

Por lo que sé, no hay muchos sitios en los que apoyarte, y las montañas están infestadas de monstruos, por lo que indicaban los libros al respecto, es una ruta dura con una posibilidad de morir allí de un 95%.

Y por si fuera poco, una vez lleguemos al continente central, entraríamos por la zona norte, que es de los lugares más peligrosos de ese continente, debido a la cantidad de criminales que campan por el lugar y el número de cazarrecompensas.

El único aspecto positivo de ese recorrido, sería el tiempo, pero sería más rápido únicamente en la teoría, porque seguramente sería la ruta que más tiempo nos tomase.

Si consideramos que ambos van a consumir aproximadamente el mismo tiempo, y que no tenemos necesidad alguna de ponernos en peligro a propósito, la rta a tomar es claramente la ruta sur.

“¿Sabes cuánto puede costar coger el barco hacia Milis?”

“No lo sé.”

“¿Y cuánto tardaremos en llegar a esa ciudad?”

“Es un viaje largo… si camináramos sin descanso, podríamos llegar en más o menos medio año, creo.”

¿Aún caminando sin descanso nos tomará 6 meses llegar… está lejísimos.

“¿No hay formas de moverse de forma instantánea por el continente, como circulos de teleportación o algo similar?”

“Después de la 2ª Gran Guerra se prohibieron los círculos mágicos de teletransporte. Aunque seguramente, si buscáramos detenidamente acabáramos encontrando alguno; aunque claro, usarlos es complicado.”

Solo pregunté por preguntar, pero resulta que existen de verdad las puertas mágicas de Doraemon…

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

“Así que al final, nuestra única opción es caminar, ¿no es así?”

“En efecto.”

Parece que no hay forma de acelerar el camino.

Ugh….. tener que andar durante medio año…

Pero no, sería un error pensar que vamos a estar 6 meses moviéndonos sin parar.

Lo que haremos será viajar poco a poco, de ciudad en ciudad; o al menos debería verlo de esa forma, como yendo de viaje a tu ritmo.

“En ese caso y hasta un cambio de planes, nuestro destino es la ciudad más al sur del continente Puerto Brisa. ¿Cuánto nos tomará llegar a la siguiente ciudad?”

“En unos 15 días deberíamos haber llegado.”

2 semanas…

Me pregunto si esa será la distancia media entre ciudades.

“Me pregunto si tendrán en esa ciudad un gremio de aventureros.”

“Imagino que sí.”

Ruijerd me explica, que antiguamente, las diferentes tribus utilizaban los distintos caminos para intercambiar bienes e información, o al menos así lo hacían años atrás.

Por esto, aunque en aquel entonces no existieran las ciudades en esos puntos, con el tiempo, los distintos guerreros y cazadores de todas las tribus acabaron reuniéndose en lugares concretos de esos caminos casi a diario.

Parece ser que por aquel entonces, esos lugares todavía no eran considerados como gremios de aventureros; los que defendían este punto de encuentro que se acabó convirtiendo en una pequeña ciudad, eran los guerreros de las distintas razas que eran elegidos como los representantes de las mismas.

Por otra parte, las tribus que no se dedicaban a combatir y luchar demasiado recibían la ayuda de estos luchadores que se reunían en ese núcleo comercial.

Me comenta que la relación entre los Supard y los Migurd comenzó de esa forma.

Además, para estrachar lazos entre estas tribus, había casos en los que personas de distinta raza se casaban entre ellos para formar uniones y asegurar relaciones futuras.

Ya decía yo que el continente demoníaco tiene tantas razas distintas, es porque se mezclaban entre las razas creando nuevas.

Llegado a este punto, nos hemos alejado del tema principal.

“En ese caso, creo que deberíamos ir de ciudad en ciudad que tenga gremio de aventureros.”

Nos alojamos en cada ciudad 1 o 2 semanas, y siempre que no nos hayan quitado nuestras licencias de aventureros podremos hacer tareas y misiones para conseguir dinero y extender los rumores positivos sobre Dead End.

En definitiva, nada negativo, porque cuando consigamos suficiente dinero para ponernos en marcha nuevamente, nos iremos de la ciudad.

“Considero que ese es el ritmo que deberíamos de tomar a partir de ahora, ¿alguna pregunta u opinión al respecto?”

Ruijerd levanta la mano.

“No tienes que preocuparte por mejorar mi reputación. Me corté el pelo para evitar problemas, pero ya no deberían verme como un Supard.”

“Entiendo, pero mejorar tu reputación es tan solo un aditivo a la hora de hacer misiones, nada importante.”

Me di cuenta por lo que vi de los trabajos que realizaron Veskel y Jaril, y es que realmente no es necesario hacer nada especial.

Lo único importa es esforzarnos en cumplir la misión, y si todo sale bien, decimos que lo hizo Ruijerd del grupo Dead End. Si sale mal tan solo diré mi nombre y punto, porque me da miedo que entren en pánico al escuchar Dead End.

Aunque bueno, esto lo mantendré en secreto de Ruijerd…. ¿Huh? ¿Ya estoy decidiendo cosas por mi cuenta minutos después de que aceptáramos que nos pidiéramos consejo los unos a los otros?

Bueno, no creo que importe, ¿no~~?

“Ahora que decidimos esto, ¿alguna otra pregunta?”

“¡Sí, yo!”

“Dime, Eris.”

Ese intercambio me recuerda al tiempo en el que le estuve dando clase, qué recuerdos.

Mushoku Tensei Volumen 3 Capítulo 33 Novela Web

 

“¿No vamos a hacer lo que hiciste en Roa? ¿Lo de comprobar el precio de las cosas?”

“¿Te refieres a un estudio de mercado?”

Hmm… Ahora que caigo, no me dio por hacerlo en la ciudad de Rikaris.

Me molesta, sobretodo recordando que me timaron un poco en alguna ocasión, hasta el lagarto que compramos antes de partir me lo podría haber ahorrado si me da por cazar a uno salvaje.

“Sí, hagámoslo, porque si sabemos el precio de las cosas en general, nos ayudará a manejarnos mejor con el dinero. ¿A alguno se le ocurre algún modo especial de hacerlo?”

“…………”

No parece que tengan mucha idea al respecto… pero supongo que por el momento es suficiente.

Seguramente en un futuro nos surgirán más problemas a lo largo de nuestro viaje, y para ese punto, será suficiente y de mucha ayuda si somos capaces de discutir las cosas con tranquilidad sin llegar a pelear entre nosotros.

“Pues en ese caso, cerramos la sesión de hoy, y me encantará trabajar con ustedes 2 de ahora en adelante.”

Diciendo esas palabras, agacho la cabeza como buen japonés ante mis 2 compañeros.

¡Y así fue como comenzó de verdad nuestro viaje!

***

 

 

Por fin llegamos a la siguiente ciudad.

Nadie parece darse cuenta de que Ruijerd es un Supard, me pregunto si será porque se afeitó hasta las cejas.

Aunque parece que en todo el continente haya ningún tipo de cultura ni normas estrictas sobre los peinados; pensé que tendrían algo así para reconocer a las distintas razas, pero veo que no.

El guardia de la puerta nos saluda amablemente y nos deja pasar.

A mis ojos, ruijerd se parece bastante a un monje… o mejor dicho, y no importa como lo pongas, se parece exactamente a un Yakuza o mafioso.

Aunque bueno, no habrá habido problemas porque hay muchas personas con mala pinta por la ciudad.

“¡Welcome, my town!”

Como imaginaba, se siente completamente distinto cuando llegas a una ciudad nueva vestido de aventurero; me alegro muchísimo de que vengamos vestidos así, sobretodo, porque la vez anterior iba vestido como un noble, y quedaba muy sospechoso.

Hasta Ruijerd se ha sorprendido porque le han saludado amablemente por primera vez al llegar a una ciudad.

Cuando fuimos al gremio, le dijimos a la recepcionista que el nombre de nuestro grupo era Dead End y lo único que hicieron fue preguntarnos:

“¿Estáis seguros?”

Y cuando les dije que íbamos con el de verdad, todos se echaron a reír. Parece que este método sigue siendo tan efectivo como siempre y hace que nos acepten con facilidad hasta en lugares desconocidos.

Hasta el punto de que sería capaz de alabar el valor que tiene ese nombre.

Una vez llegamos a la posada, reabrimos una nueva reunión estratégica, la primera orden del día la introdujo Eris.

“Ludeus, me gustaría que dejaras de oler mi ropa interior cada vez que haces la colada.”

Me dijo eso con una cara totalmente seria, y por su solicitud, se me prohibió tocar las bragas de Eris desde ese día.

Aunque, si eso ocurría, el único que haría la colada de esas prendas sería Ruijerd.

¡¿Cómo voy a permitir que semejante pederasta bastardo que está siempre intentando sobarle la cabeza a los niños lave las bragas de la preciosa Eris?!

Y por esta razón, le enseñé a Eris a hacer la colada, para que ella se encargara de lavar su propia ropa interior y en ocasiones lavar la ropa en general.

Aunque de casualidad, la vi olisqueando mi ropa interior en secreto… y bajo ninguna circunstancia tenía intención de hacerla parar.

¿Acaso ese no es el sueño de todo hombre?

Por otro lado, no nos costó demasiado reunir información, porque haciéndolo a través del gremio, conseguimos recolectar la información que necesitábamos.

En serio, fue facilísimo, solo tuve que hacerme pasar por un crío y escuchar hablar a otros aventureros. Como se pensaban que era un simple pequeño sentado con ellos, conseguí que me contaran todo cuanto quería saber.

Me dejé llevar un poco e intenté pedirle a una aventurera sexy que me dijera sus medidas, lo que llevó a que Eris me montara, pero para darme una paliza.

Acabo de descubrir que en este mundo no existe el concepto de rendirse dando golpes con el brazo cuando no puedes hablar, y por ese motivo, pensé que moriría ahí mismo.

Nuestro viaje continúo de esta forma sin problema alguno mientras nos dirigíamos hacia el sur.

***

 

 

A partir de un día cualquiera, Eris comenzó a aprender el idioma del Dios Demonio.

Aunque no tengo suficiente material para enseñarle bien, al no tener aquí la enciclopedia de Roxy, no creo que tarde en aprender lo más sencillo porque tiene a 2 profesores que puedan enseñarle directamente, en este caso Ruijerd y yo podemos explicarle cuando no entienda algo.

Todavía recuerdo cuando no sabía ni leer ni escribir bien cuando llegué a Roa; pero nuevamente, el ambiente que te rodea te permite cambiar.

No me extrañaría que hubiera aprendido cosas de oírnos hablar tanto, aunque no quiero forzarla.

“Yo, yo… me llamo Eris Boreas Greyrat …”

“Sí, fantástico, Ojou-sama.”

“¡¿De verdad?!”

Todavía falta mucho para que pueda entablar una conversación, pero…

Como Yamamoto dijo en su día, para conseguir que alguien haga algo, en lugar de corregirles, elógiales. Explicar, escuchar y aceptar dejando de lado la discusión y la corrección o la gente no crecerá. En su lugar, muestrate amable y confía en su voluntad, si quieres ver el fruto.

Básicamente, elogia.

“¡Es usted fantástica, Ojou-sama! ¡Una verdadero genio!”

“Acaso te estás…. ¿quedando conmigo?”

“No, no, no, no, de ninguna manera.”

Es posible que me haya excedido un poco….. Mejor me lo tomo con calma.

“Dime, ¿lo aprenderé para antes de que salgamos del continente endemoniado?”

“Es la idea, aunque pronto llegamos al continente Millis.”

Digo que llegaremos pronto, pero en realidad todavía nos queda un largo camino por delante.

“Entonces, me estás diciendo… ¿que no tiene sentido aprender el idioma del Dios Demonio?”

“Para nada, seguro que te será de ayuda.”

Todo sea dicho, esta motivación era necesaria para que quisiera aprender, pero sigue siendo una persona que no le guste estudiar.

Y mientras le enseñaba a Eris el idioma del Dios Demonio, aprendíamos de Ruijerd como combatir.

En la primera ocasión, como con Ghyslaine, también tuve que pelear contra ella; pero si soy sincero, no puedo seguirle el ritmo.

Las clases de Ruijerd se centran en prestar atención, hace gestos sin dar mucha explicación pero para que comprendamos una situación de combate. Y antes de terminar, demuestra lo que ha explicado, haciendo movimientos ofensivos, que nos obliga a esquivar de alguna forma, y casi siempre acaba con la lanza de Ruijerd apuntando a nuestra garganta, por mucho que esquivemos.

Cada vez que esto ocurre, Ruijerd termina diciendo un ¿Lo viste?

Personalmente no sé a qué se refiere, por mucho que lo repita. Pero parece que Eris sí que puede entenderlo o verlo, lo veo en su cara, como queriendo decir sin palabras lo vi.

Aunque no me extraña que se entiendan, es más, tiene sentido. Creo que el problema es que Ruijerd y yo no tenemos buena compatibilidad, él es más de moverse y actuar y yo de pensar y recapacitar.

Por eso, y debido a toda su experiencia, en lugar de explicárnoslo con palabras, nos hace vivir la situación directamente. Es posible que me haya hecho más fuerte haciendo esto, pero no tengo forma de comprobarlo.

En su lugar, comprendo que es posible que Eris tenga un talento especial para esto, sobretodo viéndola combatir y aprender de Ruijerd. Está claro que no estoy a su altura, aunque es posible que ni ella misma entienda lo fuerte que se ha vuelto.

Estoy casi seguro de que con un poco más de experiencia, superará en breve a Paul, aunque todavía le falta para llegar al nivel de Ghyslaine. Porque a mis ojos, los movimientos de Ruijerd son incomprensibles, pero ella es capaz de seguirlo hasta cierto punto.

Y es que si me paro a pensarlo, ¿no es mi fuerte usar la magia? no estoy del todo seguro, pero creo que también he mejorado en ese campo, quizás no hasta el punto de Eris, pero siento esa mejoría.

Por ejemplo, si peleo en mi cabeza contra ella usando magia, soy capaz de vencerla a menudo, contra Paul, me costaba pero lo conseguía en algunas ocasiones. Pero contra Ruijerd, imposible, no me veo capaz de vencerle.

En una ocasión, me dijo que intentara pelear contra él usando magia, y al terminar, me venció de una forma descomunal. Pude mantener el combate siempre que tuviéramos distancia entre nosotros, pero no duró demasiado, y cuando entramos en cuerpo a cuerpo, perdí definitivamente.

“No está mal, eres perfecto como mago de un grupo de combate.”

Y es que recuerdo las palabras que me dijo Ghyslaine, Nunca intentes combatir en cuerpo a cuerpo contra un guerrero o espadachín, esa no es la mejor opción, lo que tienes que hacer es luchar con cuanta distancia seas capaz.

Pero no me parece suficiente, por lo que pregunté a Ruijerd.

“Bueno, ¿y qué hago si no puedo mantener la distancia?”

“Pues no sé, personalmente… contra la magia, lo único que podrías hacer en cuerpo a cuerpo es rociarme con magia para dificultarme el movimiento y tratar de distanciarte de mí. Era la táctica general que usaba Pelagius dependiendo del enemigo, aunque solo le vi en una ocasión.”

“¿Pelagius? ¿Te refieres a que viste combatir al dueño de esa ciudadela flotante?”

“Sí, aunque antes de convocar la fortaleza flotante y después de obtener a sus familiares; yo tuve que pelear contra sus familiares.”

Magia de Invocación…. no pude aprender.

“Son la puerta frontal del dragón y la puerta posterior del dragón qué magia del Invocación?”

“Detalla la visión intelectual, la puerta delantera del dragón absorben el hechizo del socio siempre, Era la sensación que la puerta posterior del dragón señala el hechizo que fue absorbido como sus el propio unos,”

Si en razón, en el socio del Pelagius se convierte en guerra larga, el grado que se convierte en él llega a ser desventajoso. Laplace era orgulloso del hechizo preponderante grueso, pero en razón, excesivamente no había efecto, parece, pero ……. Si se desmaya el soldado común, mientras que cualquier cinco minutos no pasan, siendo absorbido el hechizo en el cuerpo, usted parece.

“Con la caña mala de la lucha”

“………… Tan?”

Si el Ruijerd, de que usted pensó si es que es malo, pero así que no es, parece. ¿Es probablemente la conciencia del compañero que con todo una flecha recompensa al enemigo Laplace del mesón?

“Usted es tan precipitado. Si de su edad es el pensamiento, el hecho de que está acostumbrado en serio es fuertemente todavía venir”

Finalmente, Ruijerd así que el decir, frotado ligeramente dirigimos. Usted ha dado mientras que el soldado que ve manera, pero, Ruijerd nos frota ligeramente dirige. Simplemente, tenemos gusto, de frotar ligeramente la cabeza del niño, en cuanto a este hombre. ¿Pero, si con, cómo lo hace, él estará acostumbrado probablemente fuertemente? ……..

***

 

 

En mitad de nuestro viaje, nos encontramos con varias personas que vinieron a retar a Ruijerd a un duelo.

“Mi nombre es Rodríguez, tercer discípulo de Auber, Hoja Pavorosa sucesor principal del estilo Nórdico Celestial”

Por un segundo pensé que era algún tipo de cazarrecompensas, me creía que algún desgraciado había puesto precio a la cabeza de Ruijerd.

“Tu postura y manera de desenvolverte… ¡No me cabe la menor duda de que eres un espadachín famoso! ¡Por este motivo, desearía que probáramos nuestro acero el uno con el otro en un duelo! ¡Te desafío!”

Pero parece que me equivocara.

Por lo que dice, y por como actúa, da la impresión de que ha venido al continente demoniaco para continuar su entrenamiento como espadachín.

“¿Qué harás, Ruijerd-san? ¿Aceptarás?”

“Hace tiempo que no me cruzaba con alguien así.”

Ruijerd me explica que varias personas que tienen como tarea principal ser combatientes en el continente demoníaco, debido a que los monstruos en este continente son poderosos.

Y parece que en varias partes del mundo, gente como este tipo piensan que este continente es el mejor lugar para seguir entrenando, supongo que buscando formas de hacerse más fuertes.

“Podría aceptarlo, pero dime, ¿qué opinas?”

“Podría decirte lo que quiero que hagas, pero ¿qué quieres hacer tú?”

“Soy un Guerrero, si alguien me desafía, acepto el reto.”

Si ibas a aceptar de todas maneras, dilo desde un principio.

Pero bueno, acabó convirtiéndose en un duelo, por lo que acordamos algunas reglas:

  • No matar al adversario ni herirlo de gravedad.
  • Ruijerd dará su nombre, una vez acabe el duelo.
  • Quien gane o pierda no guardara ningún tipo de rencor.

Y finalmente, Ruijerd venció.

A mis ojos, sus movimientos se adaptaron a los de su oponente, que pareció ir con todo; no es que pareciera que se estuviera conteniendo contra él, pero sí que dio la impresión de que sus movimientos eran poco arriesgados a la hora de atacar mientras que era capaz de bloquear todos los ataques de su oponente.

“He perdido, y pensar que todavía existía alguien tan poderoso en el mundo… ¡El mundo es enorme! ¿Puedo conocer ahora vuestro nombre?”

“Soy Ruijerd Supardia, también conocido como Dead End.”

“¿Qué dices? ¡¿El mismísimo Dead End?! ¡He oído los rumores que circulan por este continente que dicen que un temible hombre de la raza Supard circula por los caminos y ciudades!”

Tras terminar el combate y descubrir el nombre de Ruijerd, acabó totalmente sorprendido.

Lo que me sorprendió, fue que los de la raza humana no conocen demasiado sobre la raza Supard, salvo el color de su pelo. Ni saben que combaten con lanzas, ni que tienen una gema roja en su frente.

O al menos, parece que la mayoría no lo sabe, y que lo único de lo que tienes que preocuparte, es de su pelo color esmeralda.

Y pensar que tras 400 años, el único origen de su persecución en casi todos los continentes fue tan solo el color del pelo… Es como si le hicieran bullying a todo aquel cuyo color de pelo fuera verde, no soy capaz de comprenderlo.

“Pero qué extraño, los rumores no decían nada sobre que no tendría pelo.”

“Decidí cortar todo mi pelo.”

“Da la impresión de que es mejor no preguntar los motivos…”

Frente al símbolo del miedo como puede ser un Supard, que es conocido mundialmente por sus actos maliciosos… un ser que nada más con verle es suficiente para hacer que una ciudad entera entre presa del pánico….. y aun así, está charlando tranquilamente con él.

Estoy seguro de que ese tal Rodríguez no es exactamente débil, pero da la impresión, de que el lazo que los une es ser los 2 guerreros. Porque para aquellos que la fuerza sea un requisito para sobrevivir y mejorar, alguien como Ruijerd debe ser un símbolo de respeto y admiración.

“¡No me lo puedo creer! ¡He combatido contra toda una leyenda! ¡Pienso contárselo a todos en mi ciudad natal!”

Por lo general, todos los que se atrevieron a retar a Ruijerd, acabaron bastante contentos al enterarse de quién se trataba cuando perdían contra él.

Es algo así como cuando conoces a alguien en la calle por primera vez y parece ser mala gente y resulta que es un buen tipo con el que disfrutas charlando.

Pues esa es más o menos la impresión que les veo a estas personas por lo general.

“Pero si solo soy un—”

La conversación suele prolongarse hasta que se despiden finalmente.

Este hombre llamado Rodríguez fue el primero de los varios retos que hubo durante nuestro viaje, y es que cuanto más al sur nos encontrábamos, mayor fue el número de retos a los que nos vimos expuestos.

Uno de los guerreros que retó a un duelo a Ruijerd se trató de alguien que conocía su historia. Al escuchar el nombre de Ruijerd, una vez terminó el combate, nos dijo que hace 400 años hubo un Ruijerd dentro del grupo de guerreros Supard.

Cuando le informamos de que se trataba de la misma persona, se sorprendió enormemente, y Ruijerd charló con esa persona durante toda la noche contándole sus historias pasadas.

Las historias del abuelito Ruijerd eran bastante largas, pero siendo cuentos sin ningún tipo de exageración resultaban excitantes e interesantes, sobretodo para el guerrero que nos acompañaba.

En especial, la historia que más me conmovió, fue el asedio contra el millar de hombres; nos la describió como una batalla intensa y prolongada que permitió asestarle un duro golpe al ejército de Laplace, me da vergüenza reconocerlo, pero durante la historia del guerrero Supard llegué a derramar hasta lágrimas de la emoción.

Si contara esa historia en un libro sería posible cambiar la opinión de este mundo sobre la raza Supard.

Algo así como ¡Historia de este Mundo! ¡La desconocida batalla por la justicia en el continente demoniaco! o quizás ¡La incontada verdad sobre la raza Supard!.

Me pregunto si podría usar magia de Tierra para imprimir los libros de forma rápida…

Es una interesante idea, sobretodo debido a que conozco el idioma de 4 continentes distintos; aunque podría ser ilegal de alguna forma en alguno de ellos…

Mejor guardo la idea en el tintero por el momento.

“Hasta la vista, y gracias, nuestro encuentro ha sido muy provechoso.”

Y cada uno de los guerreros se acababan marchando felizmente, ni uno solo de ellos huyó pavorosamente pidiendo por su vida.

Posiblemente se deba principalmente a que Ruijerd se rapó la cabeza, el cambio ha tenido un efecto inmediato y palpable.

Ahora que lo pienso, ¿no sería mejor si todos los Supard se afeitaran la cabeza como él?

***

 

 

Y así fue como continuamos nuestro viaje en dirección sur, sin descanso ni cambio en nuestro destino.

Fue la forma en la que nuestro viaje continuó principalmente, aunque por supuesto, no fue un viaje tranquilo y sereno.

En varias ocasiones surgieron problemas con los que tuvimos que mediar; incluso Eris, cuando consiguió aprender más y más del idioma, comenzó a enfadarse en varias ocasiones por lo que nos decían, hasta el punto de que se metía en peleas.

En otras ocasiones, alguien descubría que Ruijerd era un Supard.

También recuerdo esa vez en la que intenté espiar a Eris mientras se bañaba, aunque Ruijerd me cogió de la camisa y no me permitió acercarme.

En general, problemas de este tipo acontecieron un gran número de veces, y siempre, la primera vez que ocurría algún problema me preocupaba enormemente intentando que no volviera a suceder.

Pero si lo piensas detenidamente, en ninguna de las peleas en las que se metió Eris acabó sacando su espada, ni las veces en las que Ruijerd era descubierto se tornó en el caos y alborota de esa vez en Rikaris.

En los sucesivos casos, nos disculpábamos amablemente con los guardias sobre haber ocultado su identidad diciendo cosas como Sentimos haberoslo ocultado, pero como algunos de los Supard tienen muy mala fama, preferíamos ir con cautela.

Y cosas por el estilo, pero he de reconocer…. que nunca llegué a espiar a Eris bañándose ni una sola vez…

Pero en general, todo lo que pasamos una vez salimos de Rikaris, fueron principalmente problemas menores que nunca escalaron hasta convertirse en enormes dificultades.

Por lo que llegó un momento en el que dejé de preocuparme.

Básicamente, Eris es agresiva, Ruijerd es un Supard, y yo soy un pervertido. Nacimos así, no es algo que vayamos a cambiar.

Esta conclusión se quedó grabada en mi cabeza.

Así que simplemente, actuaremos como somos, y cuando tengamos un problema lo solucionaremos como seamos capaces.

Sigamos el camino a nuestro ritmo, sin contratiempos.

Gracias (๑˃̵ᴗ˂̵)و

A mitad de camino este se convirtió en mi lema.

Pero he de dejar claro que no le quitaba valor a los fracasos, sino que simplemente no debemos de cargar nuestros hombros con más peso del que seamos capaces de cargar.

Esto que de siempre había sabido, fue únicamente lo que llevé a la práctica durante el viaje.

Esto lo cuento 1 año después de que comenzáramos nuestro viaje, en el que antes de que nos diéramos cuenta, ya habíamos alcanzado el rango A de aventureros.

Y así, finalmente alcanzamos el extremo sur del continente demoníaco, la ciudad portuaria Puerto Brisa.

1
Deja un Comentario

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilos
1 Seguidores
 
Comentario más comentado
Hilo de Comentario más popular
1 Autores de Comentarios
Mortrexo Autores de Comentarios Recientes
  Suscribirse  
más reciente más antiguo más votado
Notificarme
Mortrexo
Miembro
Mortrexo

Después de la frase “Con la caña mala de la lucha” los siguientes parrafos no se entienden, supongo que es algo sobre Ruijerd frotandoles la cabeza como hace siempre, pero bueno os lo digo de todas formas jejeje

Esta avanzando muy bien la historia, esta interesante, supongo que si van a encontrarse con alguien será con Roxy, veamos que pasa cuando eso ocurra, me gustaría saber sobre los padres de Ludeus también espero que en el siguiente volumen se vean este tipo de cosas!