Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 2

Capítulo 13.5: Solicitud Estilo Boreas

 

 

Más tarde se descubrió que quien organizó el secuestro fue el mayordomo, Thomas; parece ser que conocía al noble lujurioso que nuestros asaltantes mencionaron. Ese noble parecía tener un especial interés por nuestra Ojou-sama desde hacía algún tiempo, y deseaba darle su propia medicina a nuestra arrogante y agresiva jovencita.

A Thomas pareció cegarle el dinero que le ofreció, y junto con los otros 2 hombres que el noble lujurioso le proporcionó aprovecharon el plan que ideé.

¿En serio teníais semejante traidor viviendo con ustedes? La próxima vez me avisáis de esa posibilidad, ¿de acuerdo?

Aunque por suerte, no tuvo en cuenta mi habilidad para escapar de ellos, por no decir que no eran tan leales como pensaba; porque no solo estuvieron a punto de cambiar el plan in situ, sino que además el noble lujurioso negó todos los cargos y no hubo forma de castigarle.

Sus argumentos fueron que el testimonio de Thomas no es suficiente evidencia, y que con los otros 2 hombres muertos no había forma de contrastar la historia. o algo por el estilo, realmente me da igual; solo con sospechas no puedes enjuiciar a nadie, supongo que esto es a lo que llaman politiqueo.

De puertas para afuera, el incidente se trató como si Ghyslaine por su cuenta hubiera solucionado todo el problema, consiguiendo así informar al mundo entero que la familia Boreas Greyrat tiene contratada a Ghyslaine, la Reina del Filo Celestial, como su guardaespaldas, usándola como elemento disuasorio ante futuros ataques, y resaltando el poder político y monetario de la familia.

Después de preguntarme por todo lo que sé, me ordenaron no ser participe de este tema, dejándole toda la responsabilidad a Ghyslaine, principalmente porque si mi existencia se hiciera conocida ante otros miembros de la familia Greyrat, el asunto se complicaría. Imagino que también por temas políticos.

Publicidad M-M5

Pero quién iba a pensar que habría más Greyrat.

«Y así es como vamos a llevar el asunto, ¿te parece bien?»

«Por supuesto, seguiré minuciosamente vuestra sugerencia.»

Philip acaba de terminar de explicarme lo anterior en la sala de visitas; tengo entendido que tan solo es el hijo del Lord, pero por lo que he visto, él es quien se encarga del trabajo de dirigente en Roa; o al menos se ha encargado de todo lo acontecido.

«Me extraña que esté tan sereno, teniendo en cuenta que hace nada vuestra hija estuvo secuestrada.»

«Si todavía no la hubieran encontrado, estaría muy intranquilo.»

«Ah, comprendo.»

«Bueno, sobre tu contrato como tutor personal de Eris…»

Justo cuando Philip se prepara para hablar del asunto de mi contrato, la puerta es, una vez más, abierta violentamente de una patada, y el vigoroso Jii-san hace su aparición.  (NT: JII-SAN, Termino japonés cordial o afectivo usado para referirse a personas mayores o directamente a abuelos).

«¡Ahí estás!»

La persona que entró de improviso es Sauros; irrumpe en la habitación saltándose cualquier etiqueta posible y me coge de la cabeza, y de forma un tanto burda empieza a acariciármela.

Publicidad M-M1

«¡Me han dicho que fuiste tú quien rescató a Eris, ¿es eso cierto?!»

«¿M-m-m-mi Lord, pero qué está diciendo? ¡Fue la guardaespaldas (Ghyslaine) la que solucionó el problema por su cuenta! Yo no pude hacer nada!»

Publicidad M-M3

Los ojos de Sauros brillaron por un instante, mirándome como a su presa.

D-da miedo.

Publicidad M-M1

«¡Maldito bastardo, ¿te atreves a mentirme?!»

«N-No es eso, es lo que Philip me ha pedido que diga a todo el mundo…»

«¡PHILIP!»

Y girando desde su posición como si fuera un trompo, aprovechando el movimiento, le propina un puñetazo a Philip. Un estrepitoso sonido resuena en la habitación.

BOUNMM.

«¡Guuh!»

Tras recibir semejante puñetazo en la cara, Philip acaba detrás del sofá habiendo salido disparado.

¡¡Menuda rápidez!! La velocidad de ese puñetazo es algo que ni Eris puede igualar.

«¡Bastardo, ¿así se lo agradeces a quien ha salvado a tu hija?! ¡¿Esto es lo que has aprendido de los nobles y su estúpido politiqueo?!»

Philip, tirado por el suelo, responde sin agitarse.

«Padre, Aunque Paul haya renegado de su nombre, sigue siendo sangre de la familia Greyrat, por lo que su hijo, Ludeus, ha herededado su misma sangre y es parte de nuestra familia. Podría darle una recompensa monetaria, pero creo que sería mayor recompensa tratarlo como miembro de nuestra familia a partir de ahora.»

Aun tirado por los suelos por semejante puñetazo, Philip muestra un tono excesivamente tranquilo, imagino que ya se habrá acostumbrado… Me refiero a que Sauros le pegue puñetazos.

«¡Si ese es tu plan, entonces estoy conforme! ¡Ni se te ocurra hacer la misma mierda que el resto de nobles!»

Y tras responder a su hijo, Sauros se deja caer sobre el sofá. No parece que tenga intención de disculparse por tal puñetazo, y parece que es lo que suele hacer; en general, da la impresión de que en este mundo lo normal son los castigos físicos.

¡¡Aunque ahora que lo pienso, Eris nunca se disculpó por las palizas que me dio, y tampoco me agradeció que la rescatara…… Mejor no le doy demasiadas vueltas.

«¡LUDEUS!»

Sauros se cruza de brazos y levanta su barbilla, me está mirando por encima del hombro.

Creo que he visto esa mirada en alguna parte.

Publicidad M-M2

«¡Tengo que hacerte una solicitud!»

¿Es esa la actitud apropiada para pedirle algo a alguien? Se parece mucho a Eris en ese aspecto………. No, claro, este es el original, la pequeña simplemente lo imita.

Publicidad Y-M3

«Me gustaría que le enseñaras magia a Eris.»

«Sobre eso-»

«Eris acaba de pedírmelo, diciendo que al verla, se le había quedado grabada a fuego en la memoria. Y también me ha pedido que te contratemos.»

Ya veo, seguramente quiere extender el efecto casi literalmente, quemándole los ojos a otros.

«Por supu-…..»

Mi idea inicial era aceptar sin más dilación, pero decido callarme de improviso; porque por lo que estoy viendo, es posible que Eris haya acabado tan violenta y brusca por la forma en que Sauros la mima. Y aunque no sea exactamente mimar, tan solo viendo como le imita queda claro que la ha influenciado enormemente.

Para que Eris madure, es necesario dejar de consentirle hacer lo que le plazca, y es que aunque no tenga la obligación de educarla moral o éticamente, si sigue como hasta ahora no podré enseñarle nada en absoluto. Así que lo mejor será ir corrigiéndola poco a poco, comenzando por los problemas más claros.

«Esa solicitud no debería de realizarla Sauros-sama, sino que la propia Eris, por sí misma, debería venir a pedírmelo personalmente.»

«¡¿Qué has dicho?!»

Sauros de improviso levanta su puño como un volcán entrando en erupción, a lo que me cubro la cara presa del pánico.

Este Jii-san es una verdadera bomba nuclear andante.

«E-Está claro que esta petición es suya, pero se niega a tragarse su ego para hacerla, ¿acaso quieres que Eris se convierta en ese tipo de adulto?»

«…………..¡Oh, buenas palabras! ¡Tienes toda la razón!»

Sauros vuelve a colocar su puño sobre su rodilla golpeándola sonoramente y afirma con la cabeza repetidas veces, tras lo que con un volumen espectacular…

«¡¡¡ERIIIIIIIIIIIISSSSS! ¡VEN AHORA MISMO A LA SALA DE INVITADOS!!!»

Siento como mis tímpanos se quedan al borde del colpaso y un pitido permanece cuando se calma.

¿Pero cuánta potencia deben de tener tus pulmones para dejar resonar un sonido tan increible? Aunque Eris es igual, ¿no han pensado que es mejor y más civilizado dejar que los criados lleven el mensaje? Menuda muestra de educación me están dando….

Philip vuelve al sofá a sentarse, y el nuevo mayordomo (creo que se llama Alphonse) que se encuentra sustituyendo al anterior cierra la puerta que Sauros dejó abierta cuando entró.

Tengo entendido que como Sauros va y viene como le da viene en gana, no cierran las puertas en cuanto entra por si fuera a salir de nuevo. Principalmente porque le encanta abrir las puertas con todas sus fuerzas, pero no le atrae tanto cerrarlas…

Este Jii-san es tremendamente egoista.

«¡VOY!»

La respuesta llega de algún lugar del palacete, tras lo que se escuchan pisadas de alguien corriendo.

«¡Ya estoy aquí!»

Publicidad Y-M3

Aunque no posea la fuerza de su abuelo, Eris también abre las puertas con fuerza y entra en la habitación.

Da la impresión que todo cuanto hace es imitando a su abuelo, mira que le gusta a los niños imitar… Hmm.

Si no fuera por la paliza que me dio el primer día, lo mismo hasta me hubiera encandilado esa actitud, pero hoy es importante dejar las cosas claras, para conseguir cambiar sus malos hábitos.

«Ah…..»

Eris me ve sentado en la habitación, y levanta su barbilla para observarme.

¿Acaso es la pose intimidante de la familia Boreas?

«Ojii-sama, ¿has hecho llegar la solicitud por el asunto que hablamos?»

Sauros se pone en pie de forma ostentosa, y se cruza de brazos mirando a Eris, pose que he visto en varias ocasiones de la propia Eris.

«¡ERIS! ¡Cuando quieras pedirle un favor a otra persona, es necesario que seas tú misma quien se trague su ego y haga la petición!»

«Pero Ojii-sama, si antes me prometiste que lo harías tú…»

«¡Deja de farfullar! ¡Si no se lo pides tú misma, Ludeus, no será contratado!»

¿Eh? ¿C-Cómo? B-bueno, tiene sentido, ¿no?, pero… Mierda, acabo de cavar mi propia tumba.

«Urgh, urgh……»

Eris me queda mirando con la cara enrojecida, pero no es porque le de vergüenza, sino llena de rabia por la humillación; su cara parece decir Si Ojii-sama no estuviera aquí, te seguiría hasta el mismísimo infierno si hiciera falta para convertirte en carne picada.

Yo por mi parte estoy desconsoladamente aterrorizado…

«P, por favor…»

«¡Crees que esa es la actitud apropiada para pedir un favor!»

Sauros le grita.

¿Acaso tú tienes derecho a decirle nada?

«Guh……»

Y tras escuchar esto y sin avisar, Eris se agarra del pelo en 2 coletitas. Repito, ¡HA IMPROVISADO COLETITAS Y ENCIMA ME GUIÑA UN OJO!

«P-Por favor, ensenyale a Eris magia, nyaa~☆.»  (NT:  NYAA, Sonido japonés para los gatos, las chicas gato, los chicos gatos, los gatos perros, los gatos gatos.. ).

***

 

 

¡¿Huh?! ¿Estoy soñando? Por un segundo mi consciencia se estuvo desvaneciendo, como si me elevara hasta las nubes como en una pesadilla.

«No necesitas ensenyarme a leer y escribir, nyan~☆

Guuuaaaa~~ ¿sigo soñando? Porque no entiendo lo que pasa, ¿alguien me lo explica?

¡¿Acaso alguien activó el Kaleidostick?! En ese caso, ¡no lo pares y llévame al universo 2D del manga!

«Tampoco necesitas ensenyarme cálculo, nyan~☆.»  (NT:  KALEIDOSTICK, Objeto del Nasuverso creado por Zelretch, que le permite al portador sincronizarse con su persona en mundos paralelos para sacar su mayor potencial, y dejarlo en ridículo por lo general haciéndote actuar como una chica mágica, un power ranger, un nudista todopoderoso, o fusionando los distintos mundos paralelos ocasionando el caos en la zona).

Pero me fijo más, y aun con las muecas tan monas que está haciendo, mi corazón está bañado en miedo por esta situación, en el que la veo como aunque sus labios dibujan una sonrisa, sus ojos no, sino que muestran la mirada de un depredador hambriento y enfadado.

En resumen, estoy muy acojonado, y con la sangre helada.

¡¿Acaso piensas que esa es la actitud adecuada para pedirme un favor?! Ver para creer…

«Ensenyame tan solo magia, nyan~☆»

¿Qué dices? Bromeas, ¿no? ¿Acaso tu actitud no ha acabado aun peor que antes?

Vuelvo a observar la expresión de Eris en este momento, veo como la rabia innunda su rostro, que si no fuera por la situación ya se habría lanzado sobre mí diciendo quiero darte tal puñetazo, que te llevaría del infierno al cielo en línea recta. Diría que su cara muestra Rabia al 80%, humillación al 20%…. ¿En serio la vergüenza la tienes al 0%?

S-Sauros-Jii-san, por favor, dile que se calme y recuérdale que tiene que mejorar su actitud en esta circunstancia.

«Así, así… qué mona es mi Eris, y mira que bien te sale, ¿qué te parece, Ludeus?»

Al mirarle, lo único que veo es a un abuelo consintiendo a su nieta.

¡¿Quién eres y qué has hecho con el imponente tío abuelo que conocía?!

«El gran maestro siente una enorme debilidad por las razas ferales, cuando se contrató a Ghyslaine, fue principalmente por este motivo.»

El mayordomo me hace esa mención con total seriedad, y pensándolo, de verdad la mayoría de sirvientas son de las distintas razas ferales… Ah, ya veo, ahora lo entiendo, no se está poniendo coletitas, sino intentando emular orejas de animal. Ahora que lo pienso, de verdad parecen orejas caídas de conejo.

Eh…, así que se trata de eso… Ahhh….

«Eris.»

¡Parece que el padre de Eris quiere arreglar la situación! Ah, ¡se me olvidaba que aún estabas aquí! ¡Rápido, Philip-san, dile algo a tu hija para que deje de hacer eso!

Publicidad M-M2

«¡No lo estás haciendo del todo bien, tienes que levantar y girar las caderas!»

Puff, este frente también está perdido. Vale, ahora lo entiendo todo. Toda la familia Greyrat, empezando por Paul, son gente de este estilo. Es más, creo que Paul es el más normalito, ¿no crees?

«Disculpe, Sauros……..sama, ¿puedo hacerle una pregunta…?»

«¿Qué quieres saber?»

«¿L-los hombres de la familia también tienen que hacer algo como eso?»

«¡¿Pero serás tonto?!¡Los hombres tienen que actuar como hombres!»

Aunque no responde a mi pregunta y me confunde aun más, mejor no voy a pensar demasiado en ello.

Paul es, por mucho que me duela admitirlo, el más normal en cuanto a fetiches sexuales. Su gusto es principalmente por tetas grandes. A-aunque si me paro a pensarlo racionalmente, que sea lo más normal para mí, también podría implicar un problema en sí mismo.

«….(Mirándola fijamente~)»

Vuelvo una vez más a observar a Eris, y soy incapaz de ver nada a parte de su rabia y humillación, casi como un león mordiendo la vaya metálica del zoo…

Publicidad M-AB

Podría no ser necesario cambiar esto, sobretodo si pienso en el futuro… Aunque, espera un segundo, si lo pienso desde otro punto de vista, también con visión de futuro… ¡¿Acaso Eris no odia tener que hacerlo?! ¡Y encima odia los formalismos que representa! Si tuviera que pedir algo en un futuro siguiendo este patrón, lo más seguro es que un minuto más tarde, un enclenque (como yo), lo más seguro es que acabara hecho pedazos. ¡En ese caso, lo mejor es ir en contra de mis gustos personales y eliminar esta costumbre!

«¡Acaso crees que esta es la actitud propia para una solicitud!»

Intento que mi voz resuene por todo el palacete.

Después de ese grito, tuve que tirarme un buen rato dando un enorme discurso explicándoles el problema, hasta que por fin consigo convencerles para que, de ahora en adelante, el estilo Boreas para las Peticiones quede formalmente abolido.

Tras este evento, Ghyslaine me elogia por mi dedicación y victoria, mientras que Eris me mira fríamente.

4.9 23 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
6 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios