Assassins Pride (NL)

Volumen 1

Lección 03: Lo que Significa Vigilar

Parte 2

 

 

Dicho eso, incluso mientras intentaba alentar a Melida, la verdad era que Kufa parecía a punto de ser aplastado por la ansiedad.

Saliendo desde la sala de espera, tomó posición en una esquina de los asientos para el público. Ya que el torneo de las estudiantes de primer año estaba por comenzar, las expectativas de los alrededores estaban aumentando.

- Gracias ( ◠‿◠) -

En el asiendo de al lado, estaba Emy quien había venido a dar ánimos junto con una canasta con almuerzo.

–Kufa-san, estas tenso como si fueses tu quien va a participar.

–S-Si. Siento como si fuese a morir…

¡¡No estoy bromeando!!

Porque, si miraba hacia la parte alta y posterior de los asientos para espectadores—allí estaban instalados los asientos para Nobles que poseen una gigantesca influencia en la academia para chicas Saint Frideswide.




Por supuesto, la figura de las dos personas que significaban la línea de vida de Kufa y Melida también estaban allí.

Uno, era un hombre de unos cincuenta años con su cabello color plata peinado hacia atrás. El actual jefe de la Casa Angel, Felgus Angel. Por las arrugas talladas en su rostro, parecía más viejo de lo que realmente era.

Entonces el otro, vistiendo una capa tradicional y un sombrero de tela, el anciano de figura magra como una rama seca, era el cliente de Kufa. El jefe de la compañía mercantil de armas Modrew, Sir. Modrew. Como Padre de Melnoa Angel quien estaba bajo sospecha de adulterio, también era abuelo de Melida.

Inquieto por que Melida cometiera algún error frente a todo este público, Sir. Modrew miraba los alrededores nerviosamente y tensaba sus mejillas. Dentro de eso, la persona a la que más miraba era Felgus. Negar resueltamente la infidelidad de Melnoa y que se confiara a él la conexión con la Casa Angel, eran las súplicas de Sir. Modrew después de todo.

Y ese Felgus, solo estaba mirando hacia la arena con un rostro duro. Repentinamente, sintiendo como si su mirada se dirigiera en su dirección, Kufa retiró su rostro suavemente.

¡¡Aquí viene, aquí viene, aquí viene~~~~~~~!!

Su corazón era un caos.

Si Melida solo mostraba malos resultados en este torneo, Felgus profundizaría aún más sus sospechas hacia su esposa. La posición de Modrew se volvería más peligrosa, lo que daría por resultado las dudas de “¿Que demonios estaba haciendo el Agente/Asesino que envié?”. Llevando esa lógica al extremo, cualquiera que fuera el resultado de este torneo, era probable que comenzaran a sospechar que Melida y Kufa estaban trabajando juntos.

¡Por el bien de que ambos permanecieran vivos durante los siguientes tres años, su primera prueba, era hoy!

¡¡Confió en ti, Ojou-sama!!

Cuando estaba juntando sus manos y rezando, escuchó una voz que parecía arrojarle agua fría.

–¿Aree~? Te ves un poco presionado, ¿No es así, Falso y malvado caballero-san~?

Quien se acercaba caminado con gestos y un tono de desagrado, era una hermosa chica de cabello rojo. Sus ropas como las de una encantadora hada, destacaban incluso dentro de este gran público.

–Me pregunto por qué, a pesar de que hasta ahora quería golpear esa gran boca tuya. Me pregunto si es por eso. Me pregunto si es por eso que dicen que los que son solo boca no los acompaña la fuerza. ¡Hohohohoho!

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

–Asi que eras tú, Prikesu-san ¿Cierto?

–¡¡Es Pricket!! ¡No es Prikesu, es Pricket! ¡¡No que te equivoques de esa manera tan desvergonzada!!

Indignada hasta el punto en que su cabeza parecía hervir, Prikesu—Rosetti Pricket bajó sus caderas violentamente en el asiento contiguo al de Kufa.

Desde el lado opuesto a Kufa, Emy inclino su cuello.

–Kufa-san, ¿Quien es esa persona?

–La tutora privada de Elise Angel.

–Vaya. Yo, soy la jefa de sirvientas de Melida-sama, me llamo Emy. Sería feliz si pudiésemos llevarnos bien.

Cuando extendió su mano más allá de Kufa, Rosetti quien estaba malhumorada, cambio inmediatamente su expresión. Con su rostro brillante como un niño recibiendo un dulce, sujeto su mano extendida.

Assassins Pride Volumen 1 Capítulo 3 Parte 2 Novela Ligera

NOVA: Muchas gracias a Zeth Ito por ayudarnos a saber donde iban estas ilustraciones, ya que como los textos están en chino no sabíamos donde colocarlos xD.

 

–¿¡Esta bien si hablo contigo!? ¡Yo, soy Rose! ¡Encantada!

No se sabía muy bien el significado, pero de alguna manera parecía muy feliz.

–¿¡Que es esto!? ¡Pensé que todos los de la casa principal tenían algo negro dentro de sus estómagos, pero no es así! Estoy muy, muy aliviada de que este falso caballero que parece burlarse del corazón de una doncella sea el único.

–Eso es bueno, ¿No?

Luego de dar esa respuesta superficial, Kufa regresó su mirada hacia la arena.

–… ¿Qué ocurre? Estas haciendo una cara muy seria. ¿Tanto te preocupa, Melida-sama?

–Obviamente.

¡Porque mi vida está en juego!

Mientras agarraba su falda, Rosetti amontono aún más preguntas.

–Bueno, um… ¡Honestamente hablando! ¿Cómo son las probabilidades de Melida-sama!

–No son malas.

Kufa respondió instantáneamente y sin despegar su mirada de la arena, continuó.

–No es que sobresalga en algún talento en especial, pero Ojou-sama de cualquier modo es rápida para aprender. Sus raíces son serias y obedientes, y absorbe inmediatamente lo que le enseño.

Comprobando sus verdaderos sentimientos, Kufa asintió para sí mismo.

–Es un placer enseñarle. Y aun puede crecer mucho más

–Fufu. Ojou-sama es así de honesta y obediente gracias a ti, Kufa-san.

Ya que Emy los interrumpió con una sonrisa, Kufa miro en su dirección.

–¿A mí?

–Si. Ojou-sama, te reverencia mucho después de todo.

El que se le dijera eso no era un mal sentimiento y por alguna razón lo hacía sentir cosquillas alrededor de la espalda.

–Fu~n…

Kufa se giró hacia Rosetti quien estaba murmurando sin nada de burla.

–Entonces, ¿A que se debe este interrogatorio?

Rosetti respondió con renuencia.

–… Mi Ojou-sama parece estar preocupada después de todo.

Justo después, un trompeta resonó, y los asientos de espectadores hirvieron enormemente.

–¡Vaya! ¡Finalmente va a comenzar!

Junto con la voz de Emy, llego el tiempo estipulado para la apertura del torneo público de final de semestre.

En las cinco arenas que estaban dentro del coliseo, las participantes de la primera ronda ingresaron una detrás de otra. El lugar donde las unidades de Melida y Nerva se enfrentarían, era la arena boscosa en la que espesos árboles estaban alineados.

–¡Por favor mira allí, Kufa-san! ¡Es Ojou-sama!

–¡…!

Una sensación como si su estómago se estuviese apretando que no saboreaba ya hace mucho tiempo se apoderó de él.

La sensación de tensión que no había experimentado cuando el mismo se paraba en un campo de batalla, estaba haciendo sonar fuertemente el corazón de Kufa. Sin poder encontrar la figura de Elise Angel quien era la estudiante de Rosetti, naturalmente la mirada de los tres se concentró en la arena boscosa.

Las reglas del torneo se explicaron a continuación.

El límite de miembros de una Unidad era de cinco. A cada Unidad, se les otorgo una base llamada “Gran candelabro” en la cual una llama de <Néctar> ardía en un pedestal y el proteger este gran candelabro se volvería una condición de victoria.

En el campo, “candelabros” a pequeña escala estaban ubicados en diferentes lugares y al hacer fluir <Mana> en estos, era posible encenderlos o apagarlos.

Después del tiempo límite de 15 minutos, si los grandes candelabros de ambas unidades aún estaban en pie, el lado que tuviese el mayor número de candelabros encendidos seria el ganador. Si pensaban solo en atacar sería prácticamente un suicidio y por el contrario si solo se defendían no podrían ganar. Eso significaba que el balance era la regla fundamental.

Los guerreros del Gremio continuaron puliendo estas medidas a lo largo de los años durante sus expediciones hacia el mundo de la noche y estaban basadas en la Estrategia de Liberacion que suponía maniobras militares por medio de un número reducido de personas. Si deseaban arrebatarles su base sin importar nada, necesariamente debian tener la resolución de tener un enfrentamiento directo con la Unidad enemiga.

Kufa, confirmó la estructura de la Unidad de Nerva.

La Unidad enemiga tenia un total de cuatro miembros. La Clase de la líder Nerva, era <Gladiador> que sobresalia en poder de ataque y resistencia. Entre las otras había una <Gladiador> más, tres <Espadachín> y por ultimo alguien que poseía la Clase <Bufón>. Era una suerte que no tuvieran Clases de retaguardia como <Artillero>, <Clerigo> y <Mago>. Todo era justo como especulaban.

Y entonces, la Unidad del lado de Melida se componía de cinco miembros. A primera vista esto era ventajoso, pero ambas Unidades seguramente no contaban a Melida como fuerza de combate después de todo, así que sería un cuatro contra cuatro.

Todo ese menosprecio será solo por ahora, ¡Solo miren!

Mientras estaba enviándoles una mirada seria, Rosetti quien miraba en la misma dirección acercó su rostro.

–Hey, ¿Lo sabes? La líder de la otra unidad, Nerva-sama, a pesar de que acaba de ingresar a la academia, ya aprendió una Habilidad de Asalto y su rango es <D>

–Lo sé.

–¿Qué hay de Melida-sama?

–… Es una lástima, pero en esta semana lo máximo que pude hacer fue solo entrenarla en las habilidades de ataque normales.

Delante de su mirada, los miembros de ambas Unidades caminaban hacia el centro de la arena con el fin de intercambiar un apretón de manos antes del torneo. La apertura del torneo se acercaba segundo a segundo y la emoción subia sin límite.

A ambos lados de Kufa, las chicas sacudían sus cuerpos.

–¡Ah, mou~ con solo estar viendo me pongo nerviosaa~!

–¡Yo también! ¡Casi parece que puedo escuchar hasta los latidos de Ojou-sama!

–¿Y ustedes por qué están tan nerviosas…?

Incluso mientras decía eso de manera sorprendida entre ambas, Kufa tampoco despego su mirada de Melida en ningún momento.

En cada una de las arenas los apretones de manos entre los participantes comenzaron. Incluso en el espacio que se abrió en el centro de la arena boscosa, los miembros de ambas Unidades avanzaban en direcciones opuestas. Finalmente, el turno de las ultimas en la fila llegó y Nerva, golpeó fuertemente la mano de Melida.

–… ¡¡…!!

Incluso a la distancia era claro que entre ambas las chispas volaban.

Cada Unidad arrastrando a su propio equipo tomó sus posiciones y finalmente—el torneo comenzó.

Un gigantesco reloj de arena estaba puesto en el centro del Coliseo. Tenia grabado 15 minutos como tiempo límite. Dos profesores estaban de pie a su lado. Uno sujetaba una palanca y el otro sostenía una trompeta.

Recibiendo la orden desde la administración, ambos se movieron. Cuando uno jaló la palanca el reloj de arena, dio media vuelta y al mismo tiempo que el primero de los granos cayo al fondo, el otro profesor—sopló la trompeta con fuerza.

En los grandes candelabros, que sumaban diez entre todas las arenas, ardíeron en llamas con gran ímpetu.

–¡Comenzó!

Desde los asientos de invitados, una gran ovación resonó.

Ignorando las otras cuatro arenas, la atención de Kufa y los otros se concentraba naturalmente en la arena boscosa. La líder de la Unidad de Melida, la chica llamada Yuffie quien parecía ser la representante de la clase, rápidamente bajó su espada y dió la orden.

–¡¡Ataquen a toda velocidad!!

Yuffie protegería el gran candelabro y los otros tres miembros, excluyendo a Melida, tomaron una formación triangular y atacaron. La forma “Gambito de Reyes” que priorizaba el ataque. Rápidamente tomaron el centro del campo e intentaron avanzar beneficiándose del estado de la batalla.

En el lado contrario la Unidad de Nerva, salió al frente con todos sus miembros. Descartando la defensa de su gran candelabro, pensaron en aplastar el poder de combate del enemigo por medio de la superioridad numérica.

Ambos grupos se acercaban más y más a cada momento y en el espacio central donde antes se habían estrechado la mano, allí donde uno de los pequeños candelabros estaba de pie, comenzó una caótica batalla.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

Con el resultado de esta confrontación, se decidiría el ganador y perdedor. Al contrario de las otras arenas donde las batallas avanzaban lentamente, todas las miradas del público se reunieron en la arena boscosa donde repentinamente se desarrollaba un despliegue magnifico.

–Hey, ¿Porque el equipo de cinco de aquel lado está dejando fuera a una de sus miembros?

La voz de un espectador cercano era audible incluso para Kufa. Otro que parecía acompañarlo, levantó su dedo y, “¡Shiii!”, lo silenció.

–¡Idiota, cuida tus palabras! ¡Esa es Melida Angel-sama!

–¿Eh? ¡Ah! ¿Esa del rumor que dice que, a pesar de ser de la casa del Duque no tiene ningún talento…?

–Al parecer es verdad que no puede usar <Mana>, ¿No? Mira, la están ignorando completamente.

Justo como decían, no solo el enemigo incluso sus aliados parecían no tener en cuenta la existencia de Melida.

Por eso—una apertura se creó.

Entonces, con esto el tablero está en orden. Ahora es momento de darle la vuelta a tú mundo.

¡Ve! ¡Melida Angel!

Como si hubiese escuchado el grito mental de Kufa, Melida comenzó a correr. La líder de la Unidad, Yuffie, quien había estado vigilando la situación de la batalla, levantó su voz nerviosamente hacia ella quien se distanciaba de la formación.

–¡Es peligroso, Melida-san! ¡Regresa!

Melida no se detuvo. Rodeando el espacio central donde enemigos y aliados se enfrentaban, apuntó hacia la base enemiga. Si destruía el gran candelabro que no tenía a nadie protegiéndolo, sería la victoria de Melida y las demás.

–Que improvisado, Melida Angel…

Nerva les hizo un gesto a sus tres aliadas y se distanció sola desde el lugar, corriendo hacia dentro del bosque. Sirviéndose de los beneficios del <Mana> cortó por el bosque a una terrible velocidad y después de unos escasos segundos apareció frente a Melida.

–Realmente saliste a un lugar en el que no deberías estar, ¿sabes? ¡¡Melida!!

–Nerva…

Melida se detuvo y tomo posición con su Katana de uso especial para el torneo. Burlándose de eso, Nerva también levantó el mazo que era su propia arma.

Incluso cuando se les aplicaron medidas de segurirad a las armas para el torneo, como quitarles el filo y restringir el peso y la dureza, no era como si no terminarían cuadrando daños dependiendo del lugar en donde golpearan. En el punto del tiempo en que el arma de su oponente rozara sus cuerpos unas cuatro, cinco veces, las estudiantes que reconocian su derrota no eran pocas.

Además, la fuerza destructiva del arma era multiplicada por el <Mana>. Incluso si el lado receptor también se protegía con <Mana>, el miedo no podía evitarse. Nerva, incluso contra Melida quien era objeto de burla como “chica sin talento” o “Retrasada”, no tuvo ni una pisca de piedad.

–¡Dañare tus brazos y piernas! ¡¡Y hare que te arrastres indignamente!!

Una ominosa llama que parecía la materialización de su corazón sádico, brotó desde todo el cuerpo de Nerva. Las llamas, como una serpiente, se enredaron en su mazo y lo cubrieron por completo. En el instante en que fué balanceado hacia abajo con gran ímpetu, se elevaron gratis lastimoso desde los asientos de invitados.

Sin embargo, cuando pensaron que los ojos de Melida, quien sin esquivar eso tomaba una posición de espera, se abrieron ampliamente—

Una mística llama dorada fue liberada desde todo su cuerpo.

Balanceando hacia arriba su Katana a máxima velocidad, golpeó el costado del mazo.

El impacto tras alejar el mazo fluidamente resonó con fuerza.

*¡¡Giiiiii————!!*

–¿¡Que…!?

Atacada por el rebote y la sorpresa, Nerva abrió hasta el límite sus ojos.

En ese instante en que aun resonaban los ecos del sonido metálico—con los estudiantes y maestros quienes conocían las verdaderas calificaciones de Melida a la cabeza, su familia, los ciudadanos del distrito educacional, los espectadores, e incluso llegando hasta los otros participantes que estaban en medio de sus enfrentamientos en las otras arenas, los corazones de todas las personas que llenaban este coliseo, Kufa sintió que todos concordaban en una cosa.

 

–“ “ “ “ “ “¿¡MELIDA ANGEL… USÓ <MANA>!?” ” ” ” ” ”

 

Considerando que incluso las participantes de las otras arenas, abrieron sus bocas e interrumpieron sus propios duelos sin pensar, ¿Cuán grande fue el shock de Nerva quien frente a sus ojos había perdido un instante decisivo?

Y entonces, Kufa no la había entrenado tan blandamente como para que Melida ignorara una oportunidad como esa.

— —¡Yaaaa!

Junto con un grito, la Katana de Melida golpeó directamente la clavícula de Nerva. El sonido del choque de
<Mana> resonó y Nerva salió volando hacia atrás.

–Kuh… ¿¡Uah!?

Fue solo un retroceso de un solo metro, pero los pies de Nerva se enredaron y cayó al suelo. Cuando finalmente volvió en sí, nerviosamente se arrastró en cuatro patas hasta que se puso de pie.

Con su orgulloso vestido de combate manchado de tierra y mirando a Melida quien la veía desde arriba, Nerva apretó sus dientes con odio.

Esta seguramente era la primera vez que era golpeada por Melida quien en los entrenamientos solo había sido golpeada unilateralmente. Si adicionalmente se agregaba esa humillada expresión de Nerva—Kufa apretó su puño y elevo una ovación.

–¡¡Bien hecho!!

¿¡Vieron!? ¿¡Vieron!? ¿¡Vieron!? Lo vieron, ¿¡¡No es así!!?

Era un sentimiento que, si se lo permitían justo ahora se pondría de pie y les gritaría a todos en los alrededores, “¿¡Qué piensan de eso!?”.

Porque—Kufa lo comprendió claramente. En el instante en que Melida liberó su <Mana>, Felgus quien estaba en los asientos para Nobles en la parte de atrás había quedado un poco atónito. En el instante en que realizó ese magnífico ataque, Modrew abrió sus ojos al máximo.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

¡Vean bien! ¡Esa es! ¡¡Es la figura de la guerrera que ustedes llamaron sin valor!!

–¡Aah! ¡Eso fue magnifico, Melida-sama! Ya no puedo ver por las lágrimas…

–¡Aun hay más! ¡Mucho más después de esto, Emy-san…!

Junto con Emy quien saco un pañuelo y estaba llorando, Kufa nuevamente vertió su mirada en la arena.

En un intervalo de solo tres metros ambas estaban enfrentándose. Finalmente recomponiéndose del impacto, Nerva, mientras sudaba frio, puso un frente valiente.

–… ¿De que estoy tan ansiosa? ¿No es solo un bebe que acaba de aprender a cómo usar herramientas?

–…

No hacía falta decirlo, pero dejando de lado los asientos de invitados, incluso los ojos de las otras participantes estaban clavados en ambas. Una sensación de tensión llenaba todo el coliseo. En contraste con Nerva quien parecía estar ansiosa por los alrededores, Melida estaba vigilando a su oponente con una mirada fría como el hielo.

“Sin duda es más débil que Sensei”. No había duda de que estaba pensando eso.

–Hey, ¿No vas a venir?

–¿Huh?

Justo después de que Nerva abriera su boca, Melida dió un paso. A modo de interponerse en la trayectoria de su Katana, Nerva levantó apresuradamente su mazo. Impacto y sonido metálico. Melida inmediatamente regresó el corte, dos, tres veces. Si se hablaba de poder de salida instantáneo, la Clase <Samurai> era la mejor. Nerva por su parte solo sacudía su arma alrededor torpemente.

Mélida levantó su espada hacia arriba en lo que parecía un golpe pesado y Nerva por reflejo levantó su mazo. Justo después, una patada hacia su pantorrilla la hizo caer antiestéticamente.

–¡Due… le!

Gracias a que cayó con fuerza la distancia se amplió, viéndose afortunada de que no viniera otro ataque. Hacia Nerva, quien se había ensuciado hasta la punta de su nariz, Melida se acercaba con soltura.

–Si el oponente levanta su arma, no significa que te vaya a atacar con ella.

–¡¡…!! ¡¡T-Tuuuuuuuu!!

Midiendo el momento en que Nerva saltó, Melida barrió su pie por el piso. Mientras dibujaba una trayectoria de media luna, la tierra que se levantó al rozar el piso se estrelló con fuerza en el rostro de Nerva.

–¡Uah, puh! ¿¡Que…!?

Al frotarse los ojos con ambas manos, el torso de Nerva quedó completamente indefenso y Melida, apuntando a este, le dio un golpe con fuerza. Un fuerte sonido de impacto sonó y nuevamente Nerva salió volando hacia atrás.

–E-Esa chica, es increíble… pero—

Algunas personas dentro de la audiencia tenían espasmos en sus mejillas. Kufa sintió que otra vez las voces en sus corazones armonizaron.

–“ “ “ “ “ “¡¡Juega muy sucio…!!” ” ” ” ” ”

Y entonces quien estaba sorprendida por una razón diferente, era Rosetti quien estaba sentada a su lado.

–E-Esa manera de pelear de Melida-sama… ¡Es como una batalla a muerte real…!

Assassins Pride Volumen 1 Capítulo 3 Parte 2 Novela Ligera

NOVA: Muchas gracias a Zeth Ito por ayudarnos a saber donde iban estas ilustraciones, ya que como los textos están en chino no sabíamos donde colocarlos xD.

 

Girándose, miró el rostro de Kufa como si fuese a comérselo.

–¿Tú, quien demonios eres?

–Solo un humilde tutor privado.

Kufa respondió con un rostro fresco.

En los asientos para invitados chispas invisibles estaban volando y por otro lado la situación de la batalla en la arena boscosa estaba calentándose aún más. Nerva quien se arrastraba por el suelo, mientras temblaba gritó.

–Yo… estando así… ¡¡Por culpa de Melida Angeeeeeeellll!!

Desde su espalda, brotó un remolino de llamas.

Cuando Nerva se paró de un salto como una bestia, levantó ambas manos con fuerza. El remolino de llamas dentro de su cuerpo zigzagueó y reuniéndose en la punta del mazo que sostenía sobre su cabeza, liberó una luz terriblemente violenta.

–¡¡Recibe mi <Galick Hammer>!!

Melida abrió sus ojos e inmediatamente salto hacia atrás.

Sin importarle que la distancia había aumentado, Nerva golpeó su mazo hacia abajo. Con una fluidez que hacia parecer que su inmadurez hasta ahora era una mentira, el <Mana> fluyo hacia el suelo.

El <Mana> estalló y ese poder destructivo atravesó el suelo. Grietas corrieron de forma radial haciendo explotar su punto de apoyo, la tierra y arena danzaron por el aire en grandes cantidades. Las ondas de impacto residuales se expandieron por el área circular, sacudiendo incluso a la multitud en los asientos de invitados.

Las olas restantes alcanzaron hasta el asiento de Kufa y el fuerte viento sacudió ligeramente su flequillo.

La primera de las Habilidades de Asalto de armas pesadas <Galick Hammer> poseía un poder enorme. Si era golpeada directamente por eso, Melida no podría protegerse con su poder defensivo actual. Incluso para los guerreros experimentados, las Habilidades de Asalto del enemigo eran objeto de miedo y alerta. Más aún, si era un primerizo no sería extraño que comenzara a temblar y no pudiera moverse.

Sin embargo, Melida—incluso cuando era golpeada día tras día por ataques aún más terroríficos, cada vez se pondría de pie y otra vez lo enfrentaría.

–Haa… haa…

Sacando su mazo desde el piso, Nerva levantó su cuerpo. Un radio de tres metros a su alrededor había sido destruido y la gran cantidad de arena bloqueaba su campo visual. Asustada por la presencia del enemigo, dio un paso adelante. Justo después—

Atravesando la nube de polvo, Melida apareció. El destellante ataque que desató sin ninguna duda, se estrelló violentamente contra el mazo, dispersando chispas. Debido al terreno irregular dar un paso era difícil y ambas entraron a una batalla a corta distancia.

En ese instante, como si dijera, “¡Es mi victoria!”, los labios de Nerva se curvaron hacia arriba.

Incluso si ambas habían recibido entrenamiento de batalla durante las clases, como combatientes aún les faltaba mucho por recorrer. Sin ejecutar acciones evasivas o defensivas, era muy diferente a una verdadera danza de espadas. En este estado de extrema cercanía, si balanceaban sus armas, golpearían sin falta el cuerpo de la otra.

Su mazo, usando la fuerza centrífuga conectó un golpe en el costado de Melida. Un sonido sordo resonó y los labios de Nerva se torcieron sádicamente.

El cuerpo de Melida se sacudió, sin embargo—inmediatamente plantó sus pies y se mantuvo firme.

— —¡Yaaa!

Su Katana que contraatacó como represalia, golpeó el hombro de Nerva. Un doloroso sonido de impacto sonó y el cuerpo de Nerva se curvo enormemente hacia atrás.

–¿¡Que…!?

La sorpresa de Nerva se repitió otra vez. Ella, pisando el fuelle desmañadamente logró mantenerse en pie, pero terminó retrocediendo cerca de un metro.

Por el contrario, Melida quien la estaba mirando agudamente no había cambiado su posición ni 20 cm.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

–… ¡¡Kuh!!

Desnudando sus colmillos, Nerva la enfrentó resueltamente. La Katana y el mazo chocaron muchas veces y cada vez los impactos resonaban claramente.

Nuevamente, el mazo golpeó el cuerpo de su oponente primero. Melida torció sus cejas por el dolor, pero aun así se mantuvo firme. Entonces, con un contraataque, arrojó lejos a Nerva.

Llegados a este punto, los espectadores también notaron la anormalidad.

–H-Hey, ¿Que está ocurriendo? ¿No se supone que el <Estado> de su oponente debería ser superior…?

–¡No es solo eso! ¿Por qué un <Gladiador> está siendo empujado en un enfrentamiento frontal? ¿¡Acaso no son considerados profesionales del combate cercano!?

–¡Aunque me lo preguntes no lo sé! ¿¡No será acaso una técnica secreta de la Casa del Duque!?

Al ver la figura de Nerva siendo empujada unilateralmente, los espectadores acabaron confundidos. En el coliseo había miles de personas, pero entre estas, los que notaron el truco fueron solo un puñado que tenía a los relacionados al Gremio como su núcleo.

La señorita elite sentada al lado de Kufa también parecía ser una de ellos. Los ojos como joyas de Rosetti, reflejando sus sentimientos, se abrieron ampliamente.

–No me digas, esa chica… ¿¡Está usando <Cadena de Caos>!?

Escuchando esa voz de sorpresa, los labios de Kufa se curvaron concienzudamente.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme