Date A Live (NL)

Volumen 14

Capítulo 3: Nuevas Alas

Parte 4

 

 

—… ¿Es así…? Pero Woodman ya tiene… al primer Espíritu…

— Yo no me voy a rendir solo porque le gusta otra persona. Si cambia de opinión y no hay nadie más, ¿No habría otra opción?

- Gracias ( ◠‿◠) -

— Eso no está mal…

— Hablando de deseos codiciosos, me gustaría mucho realizar actividades reproductivas con Elliot y concebir un hijo suyo. Aunque yo respeto mucho los deseos de Elliot, sería una gran pérdida para el mundo si su línea de sangre se terminara…

— ¿¡…!? Ha…

Shidou estaba teniendo dificultades para aceptar una declaración tan descarada y se sintió incómodo al escuchar sus palabras. Woodman forzó una sonrisa.

— Haha… esto es bastante molesto.

— Elliot, no hay necesidad de que te molestes, voy a esperar el momento adecuado.

— Estoy de acuerdo. Admiro y aclamo su sublime determinación…

— Debería ser yo la que te de las gracias. Usted es la tercera persona en aprobarlo.

Entonces Karen estrechó las manos de Origami.

—…

Parece que han entrado en aguas desconocidas, Shidou no podía ir al paso con sus ideales. Aunque vagamente insinuaban una crisis moral, Shidou decidió ignorarlas después todo habían hecho amistad con mucha dificultad. Woodman acomodó sus gafas y enderezó su cuerpo.

— Discúlpame, Itsuka Shidou. ¿Puedes acercarte más, para que pueda verte? Recientemente mi vista ha disminuido mucho.

— ¿Eh?… Está bien.

Shidou avanzó hacia Woodman, quien examinó atentamente su rostro, murmurando algo inaudible.

— Ya veo… me pareces familiar… Con el chico de entonces…

Cuando Woodman habló con sí mismo. Shidou no pudo evitar fruncir el ceño.

— ¿El chico de entonces? ¿Quién…?

En ese momento, una intensa vibración asaltó la habitación.

— ¿¡Uwaaah…!?

— ¿¡Ooohh!?

— ¡Hyaaa!

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

Como si un explosivo hubiera detonado cerca, las paredes, el piso y los techos se sacudieron violentamente, los libros en los estantes cayeron al suelo.

— ¿Están todos bien? —preguntó Shidou.

— Umuu… ¿¡Qué sucedió!? —respondió Tohka

— ¿Podría ser… Mukuro-san?

Yoshino habló con una voz tímida.

— ¿Otro meteorito?

Yoshinon, uso sus manos para cubrir su cabeza con desaliento. Kotori sacudió la cabeza en estado de alerta.

— No… Esto es…

Una transmisión de radio se escuchó dentro de la habitación, en respuesta a Kotori.

— ¡Woodman-sama! ¡Emergencia!

— Cálmate, ¿cuál es el problema?

— ¡Un ataque sorpresa! ¡Se confirmó la presencia de un buque de guerra encima de la base! ¡Es… DEM!

— ¿Qué?

Shidou se estremeció al escuchar la advertencia.

— DEM… incluso descubrieron este lugar…

Kotori dijo eso antes de recordar algo importante. Los secretos no significaban nada ahora.

— ¡Beelzebub…! Por supuesto, el omnisciente Rey Demonio “Beelzebub”.

Nia sonrió con sarcasmo.

— Probablemente. Aunque su función de búsqueda fue obstruida, no puedo hacer nada si fue utilizado antes de eso.

— Kuh… así que finalmente llegaron. Están buscando en este lugar en particular, creo que el enemigo está apuntando a Fraxinus ahora…

Kotori miró a Woodman.

— Sus órdenes, Woodman-Sama.

—… Hm.

Woodman comenzó a pensar en una contramedida para la situación actual y levantó su cabeza.

— Vamos a movernos primero. Somos blancos fáciles porque este lugar ya fue descubierto.

Woodman continuó hablando.

— Comandante Itsuka, lleva a los Espíritus a Fraxinus y encuentra a “Zodiac”. Ella sin duda debe ser salvada

— Entendido, me aseguraré de que lleguen allí. Pero… ¿Y usted? —Kotori estaba preocupada. Woodman alivio su expresión.

— Karen y yo utilizaremos una ruta alternativa. No puedo dejar que Westcott destruya esta instalación, después de todo. Tengo algo que ocuparme más tarde. Mis dos piernas serian una carga para ti de todos modos.

Woodman golpeó ligeramente las piernas.

— ¡Pero…!

Kotori refutó gravemente mientras firmemente apretaba su puño.

— Está bien, mi vía de escape ya ha sido establecida así que no se preocupen. No voy a morir tan fácilmente. Ya he decidido a morir a manos de mi niña querida.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

Woodman guiñó un ojo.

— ¡Sr. Woodman!

Shidou susurró en voz baja. Karen acomodó sus gafas.

— Mi mano está vacía, ya sabes.

— No puedo permitir que alguien tan espléndida y talentosa como tú, muera aquí conmigo.

Woodman se encogió de hombros cuando Karen mostró una expresión solitaria, pero feliz de ser alabada.

— Vete ahora, comandante Itsuka. Les deseo la mejor de las suertes.

Cuando Woodman dio esa orden, Kotori dudó unos segundos antes de finalmente ceder a su superior.

—… Entendido. Por favor, tenga cuidado.

Woodman asintió y Kotori comenzó a dar instrucciones a Shidou y a las demás.

— ¡Vamos todos, no dejen que Fraxinus caiga en manos del enemigo otra vez!

Cada movimiento de Kotori estaba lleno de un sentido de obligación. Pero detrás de su firme resolución, ella temblaba ligeramente. Eso era natural, con la llegada del peligro también vino la incertidumbre. Sin embargo, Kotori, como comandante de Ratatoskr, no podía mostrar abiertamente tales temores. Shidou se preparó para lo peor y asintió con la cabeza.

— Ahh, tenemos que ser rápidos.

— Umu, ¡rápidos!

— Sí…

Todos los Espíritus estuvieron de acuerdo. Shidou y Kotori se miraron por un momento. Sin ninguna consulta previa, se despidieron de Woodman con respeto y llevaron a todos fuera de la habitación. Mientras corrían por el pasillo con toda la agilidad que pudieron reunir. Los sonidos de detonaciones y Territorios siendo destruidos se escuchaban sin cesar.

— Kuh … ¿¡Qué está atacando este lugar!?

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

— No estoy segura, pero podemos afirmar que es gracias a la aeronave…
Sin darse cuenta de cuánto tiempo había estado corriendo por el pasillo, la voz de Kotori fue interrumpida cuando la pared frente a ellos fue abierta.

— ¿¡Uaahh!?

— ¿Qué…?

Escombros de concreto volaron por el aire y esparcieron humo blanco. Entonces apareció una figura humanoide distorsionada. Sus extremidades tenían una textura metálica, tenía un sencillo ojo incrustado en el centro de su cabeza y garras afiladas en sus brazos rígidos. Como si estuviera buscando a su presa, la figura robótica lentamente entró al pasillo.

—… ¡Bandersnatch!

Shidou gritó mientras rechinaban los dientes. Esa monstruosidad era el nombre de arma no tripulada de DEM, Bandersnatch. La cámara en su cabeza miró en dirección a Shidou.

— ¡…!

— ¡Apártate, Shidou…!

Cuando escucho la voz de Origami, ella lanzó un rayo de luz por encima del cabello de Shidou.

— ¿¡Uoohh!?

Al ser impactado por el intenso rayo de luz, el Bandersnatch instantáneamente dejó de funcionar. Shidou miró hacia atrás y un ángel en forma de plumas estaba flotando allí, era el ángel de Origami “Metatron”.

— Gracias, Origami.

Al escuchar eso, Origami asintió con autosatisfacción.

Pero ahora no era el momento para distraerse. El combate a su alrededor todavía no había terminado. Si su ubicación ya fue descubierta, entonces no había ninguna garantía de que el almacén de Fraxinus sea seguro.

— De todos modos, démonos prisa, no hay mucho tiempo. Shidou dejó de hablar, de mala gana.

Repentinamente.

Una inesperada voz se escuchó delante de ellos.

—… Oya ~, No esperaba verlos aquí.

— ¿¡Qué!?

Shidou frunció el ceño al escuchar esa voz tan fría como el hielo.

Flotando en medio del humo estaba un hombre vestido de negro y un mago equipado con una unidad-CR. Los dos caminaron tranquilamente hacia afuera de la niebla.

— ¿¡Westcott!?

No había duda de que era el jefe de industrias DEM y el archienemigo de Shidou, Isaac Westcott.

—…

— ¿¡Qué!?

Al presenciar su repentina aparición desde el interior de la cortina de humo, las expresiones de rabia, ira y furia aparecieron en los rostros de los espíritus. Al comprobar el avance de los enemigos. Uno no podía permitir que el líder se involucre en una pelea. Por eso, Westcott dejó que Ellen se hiciera cargo de todo el trabajo.

Sin embargo, Westcott era un fuerte adversario y no podía permitirse una pizca de vacilación. El hombre que estaba delante de ellos era completamente diferente en comparación al de hace un mes. ¿Qué se supone que iban a hacer?…..

— Metatron.

Densos rayos de luz fueron lanzados hacia Westcott, interrumpiendo los pensamientos de Shidou. Pero justo antes de que los rayos llegaran a Westcott, la página de un libro sin adornos se manifestó frente a él, disipando la energía en el aire.

— Westcott-Sama.

— ¿Está herido…?

La maga junto a él soltó una voz angustiada. Pero Westcott asintió con elocuencia.

— Tal ataque fue disipado ¡Excelente!

— Maldición —Origami maldijo con remordimiento. Westcott se limitó a sonreír burlonamente y levantó la mano.

— Qué pena. Un Vestido Astral limitado no puede hacer daño en mi estado actual.

Después de sus movimientos, un libro que emitía un aura siniestra se materializó en su mano.

— Beelzebub.

— ¡…!

Shidou jadeó con miedo y ansiedad. “Beelzebub”, el omnisciente Rey Demonio, que Westcott le había robado a Nia. Al sentir el inminente peligro, los espíritus llamaron sucesivamente a sus Vestidos Astrales limitados.

— ¡Ha!

Acompañando el ligero brillo de los vestidos Astrales, apareció un ángel en forma de una gigantesca espada en el puño de Tohka, “Sandalfon”. La chica avanzó hacia adelante en un intento por matar a Westcott. La maga defendió a Westcott usando su sable, saltando al frente para bloquear el ataque.

— ¡Gu!

— ¡No estorbes!

Los filos de las espadas chocaron. La maga amplió la fuerza de su territorio en respuesta, pero salió volando y chocó contra la pared.

— Hu.

— ¡…!

La maga gritó en agonía mientras que Tohka cambió su objetivo a Westcott. A pesar de que el hombre estaba en medio de una batalla, él simplemente se burló despectivamente.

— Que fuerza, “Princess”.Qué desperdicio, aunque aprecio su cálida bienvenida, no tengo tiempo para ti…

— ¿De qué estás hablando? ¿Tú crees que puedes escapar?

— Haha…. ¿Quién dijo algo acerca de escapar? Aunque dejarlo así sería fastidioso…

Cuando Westcott sonrió de una manera aterradora, su mano comenzó a vagar por encima del libro.

— Sólo un poco debería estar bien. Muéstrame lo que eres capaz de hacer.

Westcott le habló al libro.

— “Beelzebub”, “Ashufiriya – Phantom Library”…

— ¡Tohka!

Shidou gritó en pánico. A pesar de que no sabía lo que había pasado, Shidou tenía una sensación como si decenas de espinas de hielo pincharan su espalda. Al siguiente instante, el espacio bajo los pies de Tohka apareció un libro desde las sombras.

— ¿¡Qué!?

Tohka inhaló una bocanada de aire frío y se retiró hacia atrás a toda velocidad. Pero fue demasiado tarde. El libro enorme dispersó sus páginas, atrapando a Tohka en el interior como un marcador.

Shidou gritó mientras saltaba a su rescate. Antes de que su mano pudiera alcanzar incluso el libro, Tohka ya había desaparecido en el vacío. Pero no había terminado todavía.

— ¡Kya…!

— ¿¡Qué es esto!?

Los otros espíritus gritaron lamentablemente, cuando Shidou miró hacia ellas, libros similares habían aparecido detrás y debajo de ellas y comenzaron a absorberlas.

— ¡Kuh…!

— ¡Maldita sea, “Rasiel”…!

— ¡Todo el mundo, corran!

Gritó Shidou, aunque fue inútil. Los libros que habían aparecido en el corredor habían atrapado a los Espíritus uno por uno.

— ¡Kya, Ayúdenme!

— ¡Shidou!

Los gritos de los espíritus resonaron por todo el lugar cuando los libros se las tragaron y desaparecieron. Ser testigo de todo sin poder hacer nada, Shidou estaba petrificado y miró a Wescott.

— ¡Maldito bastardo! ¡A donde las has llevado!

— Jajaja, no te pongas tan nervioso. Vas a reunirte con ellas muy pronto.

Westcott sonrió maliciosamente.

En ese momento, Westcott dio el implacable golpe de gracia.

— ¡Uahhhhh!

— Te dejaré para más tarde, lidiaré con Elliot. Durante ese tiempo, siéntase libre de preocuparse por el contenido de su corazón… en ese mundo de ilusiones…

Westcott dijo esas extrañas palabras y sin prisa encerró a Shidou.

─— Hm… No me siento muy cansado a pesar de que es la primera vez que uso este poder…

Dijo Westcott mientras jugaba con una página de Beelzebub, se dio cuenta de por qué pudo descifrar los registros no escritos.

— Westcott-Sama.

La maga que previamente fue derribada por Tohka volvió a su lado y se disculpó.

— Perdóneme, fui descuidada…

— No importa. Tuve la oportunidad de experimentar con el poder de Beelzebub de todos modos.

Westcott sonrió, asombrando al mago.

— Entonces, ¿A dónde fueron los espíritus?

— Aah…

Los ojos de Westcott cayeron sobre una página de Beelzebub, levantando las comisuras de su boca.

— Ahora, dentro de un cuento de hadas… luchando en la fantasía.

— ¿Cuento de hadas…?

La maga inclinó la cabeza. Bueno, ella no pudo entenderlo directamente. Los seres humanos distintos a Westcott no tenían necesidad de comprender a un Rey Demonio. Cerró Beelzebub y desvió el tema de conversación.

— En lugar de eso, por ahora tenemos otra prioridad. Estoy deseando encontrarme con mi viejo amigo en persona.

Cuando Westcott dio esa orden, la maga saludó rápidamente en respuesta.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme