Date A Live (NL)

Volumen 14

Capítulo 3: Nuevas Alas

Parte 1

 

 

— ¿Qué está pasando con la imagen?

El grito de Kotori se escuchó en la sala de mando, pero fue en vano, ya que la imagen de Mukuro desapareció en las diversas ondas electromagnéticas.

- Gracias ( ◠‿◠) -

— ¡Error! ¡La videocámara no está respondiendo!

— Kuh… ¿Michael lo selló?

Kotori recordó los momentos antes de que las imágenes y el sonido se cortaran. En ese momento, Mukuro había sacado la lengua hacia Kotori y Shidou se quitó el auricular al escuchar sus palabras.

— Yo… yo quiero…

Shidou habló a pesar de tener la garganta reseca, mientras apretaba su puño. Pero fue demasiado tarde, Mukuro ya se había ido.

La misión de salvar a los espíritus se había iniciado por solicitud de Ratatoskr, sin embargo, había la esperanza de que los espíritus pudieran vivir una vida normal. Pero, ¿Habían perdido su futuro debido a la intervención de Shidou? Su corazón se sentía incómodo. Su arsenal descendió con un sonido metálico.

— Duele… —dijo Shidou con una expresión de dolor. Miró hacia su hermana, mientras mostraba una mirada de resignación.

— ¿Ahora que… Kotori…?

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

— ¿Por qué te estás rindiendo? ¿Es porque no pudiste convencerla?

Kotori se burló de él con condescendencia. Ella se echó hacia atrás en su silla y vio el gesto de Shidou venir.

— Por supuesto, sus palabras no tienen sentido. Pero debido a su significado, ignorarlas no hará ningún bien.

Es cierto, los espíritus son existencias que necesitan ser salvadas. Ellas representan los desastres naturales, no había ninguna razón para que estuvieran en la Tierra. Pero Shidou se negó a aceptar ese hecho tan injusto.

— Pero si me siento aquí y no hago nada, ¿Eso no sería peor que tratar de hablar con ella?

Kotori jugueteó con el placer de la culpa en su boca y respondió.

— Sí, al menos eso era cierto. ¿Mukuro no mencionó también a DEM? Para ella todos los seres humanos son prácticamente lo mismo. Incluso si no nos ocupamos de ella, DEM lo hará.

— Guuu…

Shidou murmuró en angustia. Si él y los demás dejaran de entrar en contacto con los espíritus debido a su peligro, eso sería más que una broma cruel. No habría ninguna diferencia entre eso y que Ratatoskr comenzara un ataque físico. Al darse cuenta de las intenciones de Shidou, Kotori lo señaló con su chupete.

— Ahora que saben de la presencia de Mukuro, sin duda intentaran asesinarla. Si tienen éxito, su cristal Sephira caerá en manos de Westcott. Si fallan, ella detendrá el movimiento de la Tierra. Aunque no sabemos lo que puede pasar, cualquiera de los resultados significaría el fin de la humanidad.

— Cuando lo pones de esa manera…

— La única manera que nos queda es interactuar con Mukuro antes de que sufra otro ataque, eso es todo.

Las palabras de Kotori fueron como una bofetada para la mente de su hermano.

— Ahhh, así es como debe ser… Lo siento, no estaba pensando con claridad.

— Bueno. Puedo entender cómo te sientes.

Shidou podía sentir eso también. Debido a las circunstancias actuales, DEM simplemente no podía ignorar Mukuro. Pero solo eso no contradice lo que ella dijo.

«Si solamente DEM no existiera.»

«Si tan sólo pudiéramos aliviar las cargas de Mukuro.»

Kotori llegó a una conclusión. Como si percibiera la opinión de Shidou, Kotori continuó mientras miraba a la distancia.

—… Tenlo en cuenta. Los espíritus que has salvado por lo menos pueden quedarse aquí y tener una vida feliz.

— Ah, gracias Kotori.

Shidou suprimió sus impulsos por abrazar a su hermana. Ahora no era el momento para distraerse. Cada uno de los movimientos que haga a partir de ahora bien podría provocar daños graves en el mundo.

— Sí, podemos hacer esto.

— Tienes razón.

En ese momento, Reine emitió una abatida voz.

—… Esta determinación no durara mucho tiempo.

— Reine, ¿Qué sucede? —preguntó Kotori.

— Mira esto.

Reine señaló hacia las estadísticas en el monitor. Al parecer, mostraba los niveles de felicidad y el estado mental de Mukuro. Shidou se dio cuenta en un instante. La razón era simple.

Los valores numéricos mostrados no indican alguna desviación. Había solamente líneas rectas paralelas a la abscisa y perpendiculares a la ordenada.

— Durante la conversación de Shin con Mukuro, el monitor estuvo conectado de forma continua. Sin embargo, los niveles de afecto, las mediciones de felicidad y los demás parámetros se mantuvieron constantes. Parece que ella no estaba bromeando cuando dijo que había sellado su corazón.

— ¿Qué…? Kotori abrió mucho los ojos debido al shock.

Eso era de esperarse. Para sellar el poder de un Espíritu, era necesario que Shidou besara a ese Espíritu. Sin embargo, si el Espíritu no abría su corazón, era imposible que Shidou pudiera sellar sus poderes.

Aunque Mukuro había hablado con él, su impresión de Shidou permaneció igual. Hasta este momento, él había sido aborrecido y detestado por los espíritus antes, era la primera vez que era tratado así por un Espíritu. Si esto continua así, sería una molestia sellar sus poderes.

— Mukuro uso al ángel Michael, en forma de llave. Fuiste testigo de una de sus habilidades justo ahora cuando bloqueo la voluntad de un objetivo. Si lo utilizó en su propio corazón, cualquier influencia externa se vuelve incapaz de afectarla.

— Con un resultado así… ¿Qué debemos…?

Cuando Shidou comenzó a pronunciar algo deprimente, se escucharon murmullos desde fuera de la puerta de la sala de control.

— ¿…? ¿Qué fue ese sonido?

Preguntó Kotori mientras se acercaba a la puerta.

Kotori abrió la puerta. Con un ruido sordo, los espíritus que se suponía que debían esperar en otra habitación se precipitaron hacia el interior.

— ¡Ugaaah!

— ¡Kyaaa!

— Constricción. Muy pesado. Kaguya necesita perder algo de peso.

— ¿Por qué debería? ¡No se trata sólo de mí!

Todas cayeron una encima de las otras. Shidou, mirando esta situación, no podía dejar de hablar.

— ¡Todo el mundo…! ¿Qué están haciendo aquí?

— Muuu… lo siento. No queríamos escuchar a escondidas… — Tohka se disculpó.

— ¡No es culpa de Tohka-San! ¡Darling hizo que nos preocupáramos! —dijo Miku mientras se apoyaba en los hombros de Tohka. Los otros espíritus asintieron con la cabeza.

— Ustedes…

Kotori dio un suspiró e hizo un facepalm. Origami, quien miraba sin rodeos, movió sus labios.

— Aunque llegamos algo tarde, escuchamos parte de la conversación. Tiene que haber algo que podamos hacer…

Kotori se cubrió la boca en un “Oh”. A ella le gustaría que los espíritus estuvieran tan lejos de cualquier peligro como fuera posible. Como si hubieran adivinado los pensamientos de Kotori, los espíritus expresaron sus opiniones rápidamente.

— La Tierra será destruida a este ritmo ¿No es así? ¡Todavía quiero leer mi manga favorito!

— Si Mukuro-san descubre la belleza de este mundo, ¡No querrá destruirlo! ¡Por favor, déjenos ayudar!

— Todo el mundo… —Kotori se sintió abrumada en ese momento y miró hacia Reine por un consejo.

—…

Reine hizo una expresión de “sígueles la corriente”. Kotori cedió y habló.

— Haahh, Ya veo. Muy bien, ustedes pueden ayudar…

Después de haber recibido el permiso de Kotori, las caras de los espíritus se iluminaron con determinación.

— Pero esta vez, no se puede ganar solo con el poder de los Espíritus. Si no podemos aumentar sus niveles de afecto, no vamos a ser capaces de sellarla. Además su corazón está firmemente bloqueado.

Kotori señaló ese hecho con un tono sincero.

— Pregunta. ¿Hay alguna manera de desbloquear el corazón de Mukuro?

Cuando Yuzuru cuestionó a Reine, todos centraron su atención a ella.

—… Aunque no sé si vaya a funcionar, hay un método…

— ¡¿Hay un método?!

Tohka no podía creer lo que escuchaba, las demás también hicieron lo mismo. Reine emana un aura desapasionada.

— Si su ángel puede bloquear su corazón, entonces también puede desbloquearlo. Mukuro tiene que usar a Michael una vez más.

— Eso…

Shidou se lamentó al escuchar eso. Lo que dijo Reine era verdad.

Los ángeles poseen formas y apariencias milagrosas. Para deshacer un efecto causado por un ángel, su poder debe ser utilizado de nuevo. El problema era que, la “Extracción del sello del Señor” pertenecía a Mukuro. Debido a que había sellado su corazón, los sentimientos e intenciones de Shidou no fueron capaces de tocarla. Era como si estuviera tratando de abrir un cofre con la llave en su interior.

Kaguya infló su pecho con determinación.




— Huhu, con los ángeles que tenemos. Voy a obligarla a abrir su corazón.

— Duda. Mukuro está en el espacio. ¿Cómo vas a ir allí?

Yuzuru, dio una observación obvia.

— Uhhh… Bueno…

— Cierto.

Cuando Kaguya trató de pensar en una respuesta, Shidou también habló. Cómo Yuzuru dijo, la ubicación planteaba un grave problema.

Shidou había empleado una proyección tridimensional para conversar con Mukuro, pensando alegremente que iba a funcionar. Ni siquiera tenía los medios para el paso uno.

Sin embargo…

— El espacio… espacio… huh…

Kotori tenía una lluvia de ideas, mientras jugaba con su paleta hasta que algo apareció en su mente.

— Es el momento adecuado. Tal vez hay una manera…

— ¿¡Ehh!?

Al escuchar sus palabras llenas de confianza, la mente de Shidou explotó.

***

 

 

— ¿¡Aniquilación total!?

La sala de comunicaciones de la rama japonesa de Industrias DEM recibió un informe sobre el seguimiento por satélite de las aeronaves, Ellen soltó una voz sorprendida, estaba aterrada. Dentro del espacio oscuro y sombrío, los diodos emisores de luz (Leds) de los monitores iluminaban tenuemente la habitación. Ellen se dirigió hacia una esquina de tono negro, mirando fijamente el monitor, que resonaba débilmente de vez en cuando.

—… Una flota de tres buques de guerra y noventa Bandersnatches y no pudieron hacerle un solo rasguño a ese Espíritu… además de las frenéticas represalias por la superficie del terreno…

Se escuchó la temblorosa voz de uno de sus subordinados a través del dispositivo de comunicación.

— Maravilloso.

La voz de Westcott resonó desde el fondo de la sala.

— Nunca pensé que las tropas de vanguardia pudieran derrotarla, pero este poder… tan magnífico poder… ¡Excelente!

Mientras continuaba su rumiación, Ellen lanzó una mirada de reojo, inmersa en una profunda reflexión.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

A pesar de que el satélite rastreador Dectas • NUMBER, no había participado en la batalla, su misión no era captar al Espíritu, pero debía investigar claramente a la figura dormida en medio del cosmos. De esta manera, ellos podrían obligarla a bajar a la Tierra.

Sin embargo, esta operación terminó en un fracaso, un fracaso épico. No sólo eso, sino que los restos del avión derribado cayeron en forma de meteoritos por todo el mundo. Ellen respiró con desagrado. Si esto iba a terminar así, ellos deberían haber dejado que Ellen fuera en primer lugar.

— ¿El Espíritu todavía se encuentra en las coordenadas anteriores?

— Afirmativo. El Espíritu sigue estando bajo vigilancia, pero… me temo que se está preparando para lanzar otro contraataque.

— Hmm…

Ellen se quejó en voz baja. Ella levantó la cabeza y miró hacia Westcott.

—… Ellen.

Al darse cuenta de su intención, Westcott asintió gravemente con la cabeza.

— Ah, va a ser problemático si los agujeros siguen siendo creados en las instalaciones de DEM. Te lo encargo a ti y a Artemisa. Esperare por los resultados.

— Sí, definitivamente —contestó Ellen. Ella saludó y se dirigió a la puerta de la sala.

Después Ellen salió.

—… Sobre eso, Director Westcott…

Uno de los magos allí habló con él con la máxima cautela.

— ¿Hm? ¿Qué sucede?

— ¿Realmente está bien dejar que la directora ejecutiva Mathers vaya al espacio…?

— Sí. ¿Estás diciendo que mi decisión está equivocada?

Westcott contempló fijamente al lamentable mago, como un depredador cazando a su presa. La expresión facial de la desafortunada niña palideció al instante y ella a toda prisa sacudió la cabeza en subordinación.

— ¡N-N-No! ¡Eso no es lo que quise decir! ¡La directora ejecutiva Mathers luchara cuando se encuentre con esa cosa!…

El asistente murmuró con voz débil cuando Westcott se encogió de hombros.

— Ah ~, eso es correcto. Así es como debe ser. —Westcott mostró su mano derecha y un libro negro se materializó, “Beelzebub”. Cuando miró al manuscrito, nuevas líneas comenzaron a formarse sobre el nuevo Espíritu y sobre cómo capturarla.

— Espero mucho de ti, Ellen. Después de tanto tiempo, no te gustaría evitar bañarte en sangre de pies a cabeza.

Westcott terminó mientras dejó escapar una risa con indiferencia.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme