Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 3

Interludio 2: El Maestro del Héroe

 

 

Es la hora de mi práctica diaria de control de poder mágico.

Desplazo la energía mágica a través de mi cuerpo. Refinándola, aumentando su densidad.

- Gracias ( ◠‿◠) -

Sin embargo, he sido incapaz de concentrarme bien últimamente, por lo que la circulación es imperfecta.

En estos últimos años, he sentido un impedimento no muy pequeño debido a mi edad, pero esta condición actual se debe a una causa diferente.

“Maestro. Todavía hay mucho trabajo de postguerra que hacer, ¡así que por favor no se escabulla de mí ahora! ¡Y por favor deshágase de toda esa locura de poder mágico! ¡¿Está tratando de borrar del mapa todo este lugar?!”

Uno de mis particularmente quisquillosos alumnos me descubrió.

“Soy un mago no una secretaria, lo sabes.”

“Mago o no, estás al servicio de la corte, así que escribe un documento o dos de vez en cuando, ¡por favor!”

“No digas tonterías. El trabajo de un maestro es el trabajo de sus discípulos. Usted también es un mago de la corte, ¿Así que seguro que usted puede ocuparse de esos asuntos por su cuenta?”

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

“Tú eres el que dice tonterías, viejo. Como principal mago de la corte del Imperio de Renxandt, no puedes relajarte.”

Mi estúpido discípulo eleva mi cuerpo, todavía en posición de meditación, me lleva lejos en contra de mi voluntad.

¿Dónde está tu respeto por tu maestro?

Realmente, a tal imbécil tengo como discípulo.

“Maestro. No estarías pensando algo grosero sobre mí en este momento, ¿verdad?”

“Si te das cuenta de eso, entonces seguramente debes darte cuenta de que tus acciones merecen pensamientos desagradables. Eso es bueno. Puedes ser un tonto, pero al menos eres un tonto observador.”

“Sólo querías llamarme tonto, ¿o no?”

Mi ridículo discípulo suspira dramáticamente.

“Todos mis discípulos son tontos. El tonto que viene llorándome por el papeleo. El tonto que se convierte en un oficial de mando a pesar de carecer de alguna motivación. El tonto que no entiende la magia y aun así finge ser un adulto. Me he dejado el corazón para enseñarles a todos, pero ninguno de ustedes tontos me ha superado todavía.”

“Bueno, claro. Eres el mago más fuerte del mundo, ¿verdad Maestro? Realmente no podemos superar eso muy fácilmente.”

“¡Ejem! ‘El mago más fuerte del mundo,’ desde luego. El mago humano más fuerte, tan vez. Pero hay quienes en este mundo me superan de lejos en poder. Ese maestro, por ejemplo…”

La imagen de aquel cuyo dominio de lo oculto estaba más allá de la comprensión todavía estaba claramente grabada en mi mente.

Nunca he olvidado la divina apariencia de la persona cuyo poder se acercaba a la de una deidad.

Hay algunas criaturas en este mundo, como ese maestro, que seguramente nunca serían superadas por simples humanos.

“¿Qué? De ninguna manera. ¡No puede haber ninguna criatura que le supere, Maestro! Ni siquiera empezaste a sudar al derrotar a ese general demonio, ¿recuerdas?”

Bastante cierto, en la guerra cuando todos esos demonios atacaron a la vez, fui capaz de derribar a su comandante.

Sin embargo, esto no me llena de mucho orgullo.

“Los demonios son solo humanos con un poco más de pelo. Patético. Humanos y demonios, se aplastan unos contra otros en un diminuto recipiente. No entendemos cuán pequeñas e insignificantes son nuestras vidas.”

Después de ver a ese maestro, encuentro poca distinción entre humanos y demonios.

Se puede decir que los demonios cuentan con estadísticas más fuertes que los humanos, pero desde mi punto de vista, la diferencia es prácticamente insignificante.

“Maestro. Sé que ya he dicho esto antes, pero no le diga cosas como esas a nadie más que a nosotros, ¿de acuerdo? Es libre de admirar a ese maestro y degradarse si realmente lo desea, pero sigue siendo el mago más fuerte.”

“Sí, de eso soy muy consciente.”

“Eso espero. Parece que hable de ese maestro con cualquiera que escuche. Hay algunas personas mayores que fueron directamente lastimadas por él, así que por favor trate de abstenerse de mencionarlo, ¿está bien?”

“Como ya he dicho, lo entiendo. No me molestes con preocupaciones tan mundanas.”

“De hecho, usted mismo estaba casi herido de muerte en ese entonces, ¿no? Me cuesta entender cómo puede admirarlo tanto a pesar de todo eso.”

“Era arrogante en aquel entonces. Pero ese maestro realmente me abrió los ojos al hecho de que siempre hay alguien más fuerte que uno mismo. Me di cuenta de la pequeñez de mi existencia. Estoy agradecido desde el fondo de mi corazón por mi encuentro con ese maestro.”

Fue hace dieciséis años cuando conocí a ese maestro, mientras estaba en la cima de mi confianza.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

Realmente creía que era el más fuerte en todo el mundo y que realmente había dominado la magia.

Pero ese encuentro destrozó hábilmente mi descuidado ego.

“Era un estúpido en ese entonces. Así que cualquiera que no pueda compartir mi iluminación ahora es un estúpido también.”

“Sí, sí.”

Mi tonto discípulo apenas escucha ahora.

“Especialmente tontos son los discípulos que no pueden entender esto y mueren antes que yo.”

Varios de mis discípulos fueron asesinados en esa batalla. Simplemente niños, mucho más jóvenes que yo.

Entre ellos estaba mi necio discípulo, quien fue manipulado para juzgar mal sus propias habilidades por el título de Héroe, y así aceleró su propia muerte.

El tonto discípulo que tenía el ingenuo deseo de salvar al mundo entero con sus escasas habilidades.

Guardar algo tan grande solo se puede lograr si uno está dispuesto a convertirse, tal vez, en un dios.

Un solo individuo puede salvar solo unos pocos, sin importar cuán fuertes puedan ser.

Debemos centrarnos en tratar de salvar lo que es visible para nosotros, y no más.

Eso es lo máximo que los simples humanos podemos esperar.

Pero ese tonto discípulo nunca entendió eso, incluso al final.

¿Por qué sigo tratando de enseñar a estos tontos discípulos?




Solo con la esperanza de darles el poder de protegerse, por lo menos.

Pero tan pronto como obtienen un poco de poder, también se vuelven arrogantes.

Creen que pueden salvar a otros y, al final, ni siquiera pueden protegerse.

“Perturbar mi concentración durante la práctica del poder mágico ya es lo suficientemente insolente. Los tontos discípulos nunca deberían morir antes que su maestro.

El tonto discípulo que me lleva no responde a mi triste murmullo.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme