Date A Live (NL)

Volumen 11.5

Capítulo Único: Los Padres de Itsuka

Parte 7

 

 

— Bueno entonces…

Desde que Haruko había entrado al baño hace treinta minutos, Tatsuo había estado acostándose continuamente a través del tiempo y lentamente se sentó después de que su estómago se sintiera mejor que antes.

— Ah… ¿Todo está bien ahora?

— No te sobre esfuerces.

Yoshino y Yoshinon preguntaron de manera preocupada, habiendo estado cuidando a Tatsuo al lado de la cama desde que su estómago empezara a doler.

— Uh, es gracias a la medicina que Yoshino-chan me dio.

— A-Ah…

Escuchando la respuesta de Tatsuo, Yoshinon no pudo evitar sentirse extremadamente avergonzada y encoger sus hombros. Aunque Tatsuo no implicaba nada más, Yoshino estaba presumiblemente aun de mal humor por su anterior fracaso. Que chica tan amable.

—… ¿A dónde… vas?

La chica que había olvidado añadir un honorifico y estaba al lado de Yoshino era indudablemente Natsumi. Justo como Kotori había dicho que recordó que ella tenía un encargo por hacer y salió, Natsumi había entrado a la habitación como si hubiera substituido a Kotori.
— Aah. Haru-chan debería terminar pronto, y tengo que preparar un cambio de ropas.

— ¡Déjame hacerlo en ese caso!

Después de que Yoshino lo ofreciera, Tatsuo movió su mano en rechazo.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

— Agradezco eso, pero está bien, y a Haru-chan no le gusta cargar ningún equipaje durante los viajes. Hoy, solo trajimos las ropas necesarias, así que nuestros pijamas están en casa. Aunque aún es un poco temprano, estoy pensando si agarrar un cambio de ropa de Shidou o no.

— ¡Entonces, deja a Yoshinon dirigir el camino!

Yoshinon hizo señas y ansiosamente dijo eso.

— Ya veo, entonces te lo dejo a ti.

Estaban en la residencia Itsuka. Como el dueño de la casa, no había manera de que Tatsuo no conociera la ubicación de la habitación de Shidou. Pero el simplemente sonrió y siguió asintiendo su cabeza. Después de todo, era un amable gesto de parte de las dos chicas, y Tatsuo no tenía razón para negarse.

— P-por aquí…

—… Un.

Yoshinon y Natsumi le mostraron el camino y guiaron a Tatsuo fuera del cuarto escaleras arriba. Tatsuo siguió a las dos pequeñas figuras y ascendió al segundo piso.

— P-por favor, adelante.

—… Aquí estamos.

— Un, gracias.

Tatsuo entonces abrió la puerta de la habitación de Shidou.

A pesar del largo periodo de tiempo donde Tatsuo nunca había entrado en la habitación de su hijo, no había mucha diferencia entre su estado actual y como recordaba el cuarto. Era probablemente a causa de la naturaleza escrupulosamente meticulosa de Shidou que el lugar estaba ordenado y limpio en una base regular.

Para decir la verdad, la habitación de Shidou era incluso más impecable que la habitación de Haruko y Tatsuo en los Estados Unidos. Tatsuo hizo una sonrisa irónica y comenzó a buscar en el armario.

— ¿Hm? Esto es…

Inicialmente pretendiendo buscar una camisa, Tatsuo abruptamente detectó un cierto objeto y detuvo sus movimientos.

***

 

 

— Ahh… De verdad, ¿qué traman esas personas?

Después de laboriosamente liberarse del trío, Ai, Mai, y Mii, Shidou finalmente dio un suspiro de alivio y limpió el sudor de su frente con la manga de su camisa.

A pesar de que la temporada actual es invierno, la anterior persecución había rendido a Shidou privado de su sangre fría y causó que su transpiración se propagara a través de todo su cuerpo.

— Estoy tan muerto… Si esto sigue, las cosas solo empeorarán. Aunque, ¿en dónde me encuentro?

Mientras continuaba su desmoralizada charla, Shidou miró a sus alrededores. Parecía haberse perdido en un área desconocida durante su último intento de eludir al amenazador trío.

— De todas maneras, debería regresar al camino principal primero.

Aunque su sentido de dirección estaba en desorden, caminar por el camino equivocado era mucho mejor que quedarse parado. Shidou débilmente ajustó su respiración y comenzó a aumentar su velocidad.

Sin embargo, después de correr menos de cien metros, Shidou detuvo su carrera.

—…

Naturalmente, Shidou sabía que ahora no era el momento para eso. Pero en ese momento, un acto que llamaba la atención estaba siendo llevado a cabo en el callejón a su izquierda.

Shidou no podía saber más de la chica que actualmente estaba de pie allí. Ella tenía largo cabello negro como el carbón, piel de porcelana blanca, y extensos flecos que cubrían su ojo izquierdo. Usando una seductora sonrisa en su cara pálida, ella lánguidamente estaba posada ahí.

………Tokisaki Kurumi. El “Peor Espíritu” emergió en frente de Shidou.

Ella estaba manteniendo una postura inclinada hacia adelante mientras miraba cara a cara a un feroz felino que perfectamente imitaba a la femme fatale.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

— Al fin te encuentro. Así que eres el jefe de esta calle… ¿Toramaru-san, supongo?

Kurumi extendió su mano con una expresión intrépida, engendrando un disuadido gruñido del gato conocido como Toramaru.

— Hihi… Como esperaba, juegos normales no funcionan contra ti. Es por eso que es más entretenido, ¿no es así?

Mientras se burlaba, Kurumi desenvolvió el saco que tenía en la palma de su mano y vertió su contenido por todo el suelo. Parecía algún tipo de comida para gatos.

Toramaru gentilmente balanceó sus orejas, cautelosamente se acercó al cebo y comenzó a morder los pedazos crujientes.

Sin embargo, después de unos pocos segundos, el ahora rechoncho Toramaru empezó a hacerse para adelante y atrás como si estuviera borracho y finalmente colapsó al suelo con su indefenso estomago expuesto (NT: 5 NC. Kawai!!!  ) .

— ¡Hihihihihihihihihi! Has caído en mi trampa. ¡Esta comida especial para gatos fue imbuida con polvo de gato! (NT: También conocido como actinidia polígama, es una planta no toxica que provoca una respuesta efusiva en los gatos.)

Kurumi simultáneamente rio sonoramente y dobló su cintura para gentilmente acariciar el suave estomago de Toramaru. La criatura también emitió un confortable ronroneo que era completamente diferente de antes.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

— ¡Hihihihihi! Con esto he derrotado a todos y cada uno de los poderosos jefes de esta calle. Todos los gatos ahora son…

En ese momento, ella debió haber percibido una línea de visión desde su espalda. Kurumi de repente giró su cuerpo.

Sus ojos se encontraron con los de Shidou.

—…

—…

Ambas partes permanecieron cayados y en silencio por unos segundos.

—… Shidou-san. ¿Cuánto tiempo llevas ahí?

— ¡N-No es lo que crees! Solo estaba pasando por coincidencia, así que…

De alguna manera, un diabólico presentimiento le advirtió de no holgazanear más tiempo allí. Por eso, Shidou apresuradamente pretendió no haberse percatado de nada y decidió dejar la escena de una vez.

En una fracción de segundo, sus hombros fueron fuertemente agarrados por alguien y Shidou fue obligado a detenerse en sus pasos.

— ¡Tienes la idea equivocada!

Kurumi utilizó una voz calmada para decirlo. No, era calmada hasta un grado anormal.

— Si alguien malentiende, estaría muy insatisfecha. Las cosas no son como estás pensando, Shidou-san.

— ¿Eh? No, yo no dije, yo no sé nada…

— ¿Es posible que Shidou-san esté pensando que soy que confiaría en añadir polvo de gatos en la comida de mascotas para influenciar a todos los gatitos en esta calle y planear establecer el Santuario Gatuno –Reino Tokisaki– o algo como eso?

— No, eso, no he pensado hasta ese punto…

— Pero eso es incorrecto, es absolutamente falso. Te explicaré las razones detrás de mis acciones de principio a fin, así que debes escuchar apropiadamente, ¿okay?

— S-Sobre eso, ¿Kurumi?

Aunque Shidou había invariablemente elevado su voz, Kurumi ya estaba en un trance delirante donde nada podía ser audible para sus oídos.

***

 

 

Haruko ligeramente limpió su húmedo cabello con una toalla seca mientras salía del baño.

—…

Sin embargo, la actual Haruko tenía una intricadamente complicada expresión pintada en su cara. A pesar de las circunstancias del viaje ya habían sido aliviados al mojarse en el baño caliente, en su lugar, las dudas y sospechas corroían su corazón exponencialmente.

—… Por el amor de Dios, ¿en verdad que hizo Shii-kun cuando no estábamos en casa…?

Haruko no podía evitar susurrar sus pensamientos y ella estaba extraordinariamente preocupada por lo que las hermanas Yamai dijeron en el baño.

Ciertamente, no importa que tan impacientemente se preocupara, su preocupación significaba nada si no le preguntaba a Shidou, la persona en cuestión, directamente.

Con esa resolución en su mente, Haruko entro en la sala y notó a su esposo sentado en el sofá.

Sin embargo, Haruko percibió una suave indisposición emanando de él. Como ella, Tatsuo había adoptado una sofisticada expresión también.

— ¿Tatsu-kun?

— Ahh, Haru-chan… ¿Cómo estuvo tu baño?

— Un, bastante tranquilizador. De todas formas, gracias por la ropa, Tatsu-kun.

Haruko estiró la camisa de Shidou que había tomado prestada y estaba usando. En cuanto a su anterior ropa y ropa interior, Haruko ya las había arrojado a la sesta de lavandería.

— Aah… sí.

Sin embargo, por alguna razón, cuando Haruko mencionó la ropa de Shidou justo ahora, una dubitativa expresión había surgido en la cara de Tatsuo por un momento.

— ¿Sucede algo?

— Un, en realidad…

Tatsuo parecía tener algo que quería decirle.

Pero antes de eso.

— No esperaba que hubiera una segunda oportunidad para el “Salón de Miku”.

Una extremadamente vigorosa voz resonó en la sala, abruptamente interrumpiendo la conversación de Haruko y Tatsuo.

Confundidos hacia la dirección de la que había venido la voz, la pareja finalmente vio a la chica con una hermosa figura… Miku. No solo eso, sino que los dos sintieron que ellos la habían visto antes en algún sitio, aunque era la primera vez que la conocían.

— Ahora, Otou-sama y Okaa-sama de Darling. Deben estar súper cansados por el largo vuelo.

— ¿D-Darling?

Aunque la asombrada Haruko grito eso, Miku continuó como si no le hubiera puesto atención al repentino comentario.

— No tienen que preocuparse ahora que estoy aquí. Usaré el masaje perfecto para aliviar su fatiga.

Cuando terminó sus palabras de bienvenida, Miku aplaudió un par de veces. Después, la chica que hizo los onigiris –Tohka– sacó su cabeza de detrás de Miku. Ella realmente otorgaba la impresión de un perro mascota.

— Muy bien, déjame masajear a Okaa-sama mientras tú te encargas de Otou-sama, Tohka.

— Umu, entendido.

— Recuerda, solo necesitas golpear ligeramente la espalda. No uses toda tu fuerza. Si lo haces, los hombros de Otou-sama se romperán.

— Muu, okay.

— Creo que escuché algo realmente malo…

Viendo sudor frio sobre la frente de Haruko, Tatsuo sonrió gentilmente.

— Saa saa~, Otou-sama, por favor dirígete por aquí. En cuanto a Okaa-sama, solo acuéstate en el sofá y relájate.

— ¿Eh? A-Ah…

Aunque aún tenía unas palabras para Tatsuo, Haruko solo pudo reclinarse en el sofá ante la prisa de Miku.

Miku entonces inmediatamente empezó a flexionar sus dedos y masajear la espalda de Haruko.

— Ara, tu cuerpo está realmente tenso.

— Un…

Haruko no tenía alternativa más que relajar sus músculos. A pesar de que la persona se exageraba a sí misma un poco, el masaje de Miku era realmente de una profesional habilidosa.

— ¿Cómo está la presión?

— Un… esta… realmente… bien…

Gracias (๑˃̵ᴗ˂̵)و

No muy débil ni muy fuerte, un exquisito balance de fuerza estimulaba los puntos de acupuntura en los hombros y espalda. El laborioso esfuerzo del trabajo y viaje fue fácilmente aliviado y mitigado. Una somnolencia envolvente gradualmente asaltó a Haruko poco a poco.

Sin embargo.

— Hehe, hehehehehe… el cuerpo de una mujer madura no es tan malo… esta excelente suavidad…

— ¡¿…?!

Mientras Miku se excitaba más y más, Haruko cayó en una ligera siesta al final.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme