Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 1

S1: El Fin de una Vida Normal

 

 

Pasó en un día completamente ordinario. Del tipo donde vas a la escuela, hablas con tus amigos, vas a clases, vuelves a casa y juegas videojuegos, cenas, tomas un baño y vas a la cama. Al menos, se supone que así debía pasar.

Ese día, froté mis ojos profundamente mientras caminaba hacia la escuela.

- Gracias ( ◠‿◠) -

La noche anterior me mantuve despierto hasta muy tarde jugando videojuegos en línea, y ahora estaba pagando por eso.

Una vez llegué a la escuela, contuve un bostezo mientras entraba a clase.

“Días”

“Buenos días”

“Día-… ¿qué pasa? Te ves endemoniadamente cansado, amigo”

Saludé a mis amigos en clase, Kyouya Sasajima y Kanata Ooshima.

Esos dos juegan los mismos juegos que yo, así que básicamente son mis amigos de juego.

“Sí, no lo van a creer. Formé una party con el Calvo yo mismo ayer”

“¡¿En serio?!”

“Sí, en serio. Así que me la pasé jugando hasta tarde”

“De ninguna manera, amigo ¿hablas en serio? ¿Cuándo fue esto? ¿Después de que me fui?”

Kanata jugó conmigo durante una parte de la noche. Él se desconectó antes que yo, dijo que iría a dormir.

“Maldición. Si hubiera sabido que eso iba a pasar, ¡me habría quedado un poco más!”

Parece genuinamente decepcionado. Pero solo fui buscado para una party rápida en primer lugar, porque él se desconectó. Si se hubiera quedado, probablemente no habría acabado con Calvo en absoluto.

“¿Es así? ¿Cómo es, ver a Calvo de cerca?” La pregunta de Kyouya me trajo los recuerdos de las heroicas acciones de Calvo.

“Ese chico no puede ser humano” Dije. “¿Creerías que esquivó una magia de la Bruja Besbel y solo cargó directo?”

“Maldición, déjenselo al Calvo. No lo llaman Skanda por nada” (NOVA: Skanda en sánscrito significa algo así como “disparar a chorro”, y en la mitología hindú es el dios de la guerra.)

“Nah, no importa cuán buen velocista seas, necesitas un buen brazo para lograr un truco como ese. Siempre se reduce a esto al final” Kanata golpeó su propio brazo mientras hablaba.

“Suficiente. Incluso si tuviera las mismas estadísticas y equipo que Calvo, dudo que pudiera seguirle el ritmo”

“Ahh… ¡quiero renacer en un mundo de juego!”

“Tú lo has dicho, amigo. ¿Quieres levelear después de la escuela?”

“Sí, seguro”

“Estoy dentro también. ¡Vamos a entrenar a un lugar realmente duro!”

Justo cuando nuestra conversación estaba terminando, la campana de la escuela sonó, y nos separamos a nuestros escritorios.

No teníamos idea de que nunca cumpliríamos esa promesa.

“¿Huh?”

Cuando me senté en mi lugar y me preparaba para la clase, me di cuenta de que mi cartuchera no estaba en mi mochila.

Después de un momento, recordé que lo saqué para garabatear mi información de juego en mi libreta. Probablemente olvidé meterla de nuevo.

“Ah, mierda”

“¿Qué pasa?” Yuika Hasebe, la chica en el escritorio a mi lado, respondió a mis murmullos.

“Olvidé mi cartuchera”

“Oh ¿sí? Bueno, supongo que puedes tomarlos prestados” Hasebe me entregó un lápiz y un borrador.

“Gracias”

“Mm-hmm. Me debes una golosina”

“Vamos ¿me estás chantajeando?” Gemí, pero sonreí irónicamente y agité una mano en reconocimiento. Por supuesto, ahora sé que esta era solo otra promesa que no podría mantener.

Entonces, durante nuestra clase de Japonés Clásico, pasó.

Tan cansado… estaba peleando una batalla perdida contra mi abrumadora somnolencia.

“Todo bien, entonces. ¡Atención, por favor! La siguiente página es la treinta y siete del libro de texto, empezando en la línea uno. Vamos a ver… Ms. Shinohara, traduzca, vamos, ya que está hablando con su teléfono celular en medio de la clase”

“¡¿Huh?!”

Oyendo su nombre, Mirei Shinohara chilló y tropezó frenéticamente para ocultar su Smartphone.

A su lado, Kengo Natsume fue sorprendido sonriendo burlonamente, pero era claro que él también estaba usando su teléfono.

“Yo no me reiria si fuera usted, Mr. Natsume. Si Shinohara no puede responder, entonces usted será el siguiente ¿okaaaay?”

Nuestra profesora -Ms. Kanami Okazaki, aunque todos la llamamos Ms. Oka- notó las manos de Natsume, también, desencadenó risas en la clase.

El rostro de Natsume se volvió rojo, y frunció el ceño mientras se reían de él.

La persona que se reía más fuerte era el amigo cercano de Natsume, Issei Sakurazaki, quien se había girado completamente en su silla al frente de la fila y se reía.

“Ahora, ahoraaaa. Silencio por favor, claaaase. ¿Su respuesta, Ms. Shinohara?”

Al final, ni Shinohara o Natsume fueron capaces de responder, y otra ola de risas estalló entre nosotros.

El ánimo de la clase se mantuvo relajado mientras Ms. Oka empezó a leer en voz alta.

Para mí, su voz bien podría haber sido una canción de cuna.

Sabía que si no hacía algo, caería dormido en cualquier momento, así que miré arriba de mi libro de texto.

Casi todos los otros estudiantes tenían sus ojos en sus libros.

Lo más probable es que se dieran cuenta de que si aflojaban, terminarían como Shinohara y Natsume.

Ms. Oka era en realidad muy amable y amistosa, pero si te atrapaba saltando clases o perdiendo el tiempo, ella no tendría misericordia.

Mientras tanto, mis ojos se detuvieron en una estudiante en particular. Lo que llamó mi atención era que la chica sentada en el asiento diagonal al mío. Era llamada Rihoko, pero ese no era su nombre real.

Era una abreviatura para “Real Horror” con “Ko” al final para convertirlo en un nombre de chica.

Era súper rara, todo piel y huesos, siempre con una pálida y arisca cara.

No me gusta hablar mal de la gente, pero incluso así, algo sobre ella no me sienta bien.

Como si escupiera a mi valiente batalla con la somnolencia, ella estaba ostentosamente durmiendo en su escritorio.

Incómodamente, saqué mi mirada de Rihoko.

Y entonces lo vi. La fisura.

No creo que nadie más lo notara.




En medio de la clase, sobre nuestras cabezas en lo que normalmente sería un espacio vacío, había una brecha en el aire. No conozco otra forma de llamarlo. No solo eso, pero estaba expandiéndose a cada segundo. La fisura se veía como si se fuera a abrir en cualquier momento.

Aunque estaba mirándolo directamente, estaba tan anonadado que no había nada que pudiera hacer.

Incluso si hubiera sido capaz de hacer algo, probablemente no hubiera cambiado lo que pasó…

La fisura se abrió ampliamente. Al mismo tiempo, sentí un intenso y terrible dolor.

Y entonces yo- no, nosotros morimos.

1
Deja un Comentario

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilos
1 Seguidores
 
Comentario más comentado
Hilo de Comentario más popular
1 Autores de Comentarios
Sans El Esqueleto Autores de Comentarios Recientes
  Suscribirse  
más reciente más antiguo más votado
Notificarme
Sans El Esqueleto
Miembro
Sans El Esqueleto

Genial, me encantan las historias con múltiples puntos de vista.