Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 2

Capítulo 3: El Sonido de la Cadena

Parte 8

 

 

Subaru estaba sentado en el piso con su cabeza recargado contra la pared, pasando cada momento nervioso hasta que esperaba por el amanecer.

La frialdad del piso no se ha sentido como tal en las dos horas que lleva sentado ahí. Pero el cuerpo de Subaru estaba extremadamente, casi increíblemente poniendo atención en el frío. La razón era simple.




“¡¿Quién podría dormir con su corazón latiendo de esta forma?!”

Sus latidos eran rápidos y fuertes, haciendo latidos que él podría jurar que se escuchaba en sus oídos. Sus sentidos estaban tan afilados que podía sentir como la sangre pasaba a través de su cuerpo entero; sus dedos no dejaban de temblar como si estuvieran entumecidos.

“Esto es lo que ganó por estar esperando por la promesa con Emilia. Geez, no he tenido tantos problemas para dormir desde ese picnic en primer grado…y terminé quedándome dormido para el viaje escolar. En verdad me trae recuerdos…”

De alguna forma se pudo distraer, Subaru miró al cielo mientras esperaba que las horas se terminaran.

–Todavía falta un largo tiempo, él pensó para sí mismo.




Faltaban alrededor de cuatro horas para que amanezca. No se sentía con sueño, pero se mantenía en guardia por cualquier cosa que pudiera ocurrir. Pensar en la posibilidad de un ataque le hizo imposible enfocarse en algo más que en matar el tiempo.

Además, continuar pensando era la única cosa que Subaru puede hacer.

Él ha rehecho los cuatro días, cuatro días por segunda vez.

Había varias diferencias en relación a la prioridad de eventos. Ellos han influenciado en gran parte el camino que ha tomado para llegar a esta noche. Pero Subaru ha hecho la mayoría de los eventos que recordaba.




Sin embargo, lo que lo preocupaba es que todavía no tenía idea de cómo evitar que otro ciclo ocurra.




Su relación con Emilia era buena. Sentía que su relación con Ram y Rem estaban mejorando, pero…

Él no ha encontrado a Beatrice desde esa noche.

La última vez, no era por mucho tiempo, pero había estado en contacto con Beatrice. Esta vez él apenas ha visto a Beatrice. Un manejo estricto del tiempo ha evitado que el intercambie más que unas simples palabras con ella.

“Justo como antes, ella me enseño la lengua con solo verme, sheesh.”

Él no recordaba tener muchas discusiones con ella, pero era en gran parte a que Beatrice estaba allí que Subaru la mente de Subaru se salvó de romperse cuando enfrentó su “segundo” primer día.

Era la tranquilidad con la que ella lo mandaba lejos que le permitía calmar su mente.

“Debería agradecerle eso de alguna manera.”

No es como si Beatrice fuera apreciar lo que él hiciera por ella, y no hay duda de que le haría una mala cara si lo hiciera, pero aun así Subaru quería compartir lo que pensaba con ella.

Con una sonrisa, él recordó sobre la conversación que tuvieron los dos.

Si él llegaba a la mañana siguiente, habría muchas cosas más que podría llegar a cumplir.

Él tenía cosas que quería decir, no solo a Beatrice, pero a Ram, Rem, e incluso a Roswaal. Claro, él quería hacer eso después de intercambiar al menos diez mil palabras con Emilia.

Recordando eso, él tenía que sonreír. Poniendo la última vez y esta junta, eran ya ocho días.

Tal vez era el sentimiento dentro de él lo que lo hacía que sus ojos se sintieran pesados, a pesar de que todavía faltaban tres horas para el amanecer.

“Esto no es un MMO. No es una broma si me quedó dormido…”




Él se talló sus ojos mientras la sensación de sueño se alejó de él. Pero el sueño llegó junto con un escalofrío; él hizo una sonrisa amarga mientras su cuerpo empezaba a temblar. Él movió ambos hombros, tratando de levantar la temperatura de su cuerpo. Pero el escalofrío no lo dejaba sin importar nada. Además, el sueño seguía creciendo.

–Subaru, tan lleno de optimismo, se dio cuenta que la situación había cambiado.

Viendo de cerca, él vio como la piel debajo de su ropa estaba como la de una gallina. Enfriada hasta el hueso, no podía dejar de temblar, no era normal. La estación de este mundo era como finales de primera de su mundo. Estos días eran casi tan calurosos como para usar ropa de manga larga. ¿Entonces por qué sus dientes estaban rechinando así?

“Esto es mal, ¡¿No me digas que esto es?!”

Sintiendo un escalofrío que no vino de frío sino de miedo, Subaru nerviosamente puso sus manos en el piso.




Pero con el temblor ya extendido por todo su cuerpo, sus brazos no podían soportarlo. Cuando se levantó, sus rodillas se sentían como si se fueran a romper, Subaru estaba aterrado por lo que estaba sintiendo.

“A-alguien…”

El ritmo cardiaco de Subaru, tan fuerte hace un rato, se ha debilitado, y su respiración era tan difícil en el momento en que dejó la habitación. Él quería pedir ayuda, pero su voz no salía de su garganta. Sus piernas estaban como si sus extremidades no estuvieran aceptando el oxígeno del corredor.

Esto es malo, es el pensamiento que estaba dominando la mente de Subaru. Él no tenía ningún entendimiento de lo que estaba pasando a su cuerpo. Lo único que sabía es que su vida estaba en peligro.

Subaru caminó hacia delante, él avanzaba un paso a la vez sobre sus manos y pies. Se preguntaba que tanto le tomaría llegar a la cima. Solo pensar en eso deprimía a Subaru mientras gateaba más en el pasillo.

Los interiores de su cuerpo parecían como si se estuvieran derritiendo; él sentía como si todo se estuviera convirtiendo en alguna especie de sopa. Él vomito que salió de la boca de Subaru en el pasillo; su cara estaba llena de lágrimas.

Subaru, gateando tan patéticamente, tenía una sola cosa, una persona, en el fondo de su mente.

–Emilia. Emilia. Emilia. Tengo que llegar con Emilia.

Responsabilidad, o tal vez deber—Subaru estaba siendo movido por una emoción que no podía nombrar.

En ese momento, Subaru ya no tenía ninguno de los instintos comunes de supervivencia de cualquier especie.

Subaru, gateando su camino a la habitación de Emilia, ya estaba respirando con dificultad. Sus brazos tan débiles como para soportar el peso de su cuerpo, se recargó contra una pared y continuo su camino. Cualquiera que lo viera sentiría vergüenza en vez de disgusto al verlo caminar de forma que perdía su dignidad como hombre.

Todo su cuerpo era lento. Su respiración era dura y sus oídos no dejaban de escuchar ruidos de alta frecuencia.

Fue pura casualidad, o podría decirse como maldita suerte, que Subaru se dio cuenta de un sonido extraño.

–El sonido era como el de cuando arrastran una cadena.

Teniendo un mal sentimiento, él dejo de moverse. Sus hombros se cayeron de la pared; él presionó su cabeza contra el piso.

“–¿Uh?”

En el siguiente instante, un golpe voló la parte trasera de Subaru.

El cuerpo de Subaru, volando por el piso. Él rebotó varias veces, su cara literalmente iba limpiando el piso, al momento en que Subaru se dio cuenta de que algo increíblemente duro lo había golpeado.

No había dolor.

Sin embargo, sentía un malestar de como si desde las uñas de sus pies hasta su pecho hubieran pasado por una licuadora.




“Que pas…”

Qué paso, él empezó a decir mientras ponía una mano en el piso para intentar levantarse.

Pero su temblorosa mano no tenía fuerza para ello. Eso era extraño.  Él no tenía ningún balance. Su brazo derecho estaba trabajando tan duro; ¿qué estaba haciendo el brazo izquierdo? ¿A dónde se fue?

Molesto por no saber la razón, Subaru miró a su inútil brazo izquierdo.

–Fue en ese momento en que se dio cuenta que todo lo que estaba debajo de su hombro izquierdo ha sido destruido.

“–¿Ah?”

Cayendo a su lado, Subaru miró lleno de dudas a su brazo amputado.

Una larga cantidad de sangre salió de la herida en su brazo izquierdo, llenando el pasillo de un color rojo.

Un momento después de que se dio cuenta de la existencia de la herida, Subaru se llenó de dolor como si un rayo lo atravesará.

Subaru, quien ya no podía procesas el dolor y el calor, se miraba como un pez muerto que se golpeaba solo contra el suelo, sin ser capaz de siquiera gritar.




Su visión se desvaneció, con luz roja y amarilla juntándose mientras la consciencia de Subaru se alejaba de la mansión.

Quiero morir. Quiero morir. Quiero morir. Quiero morir. Quiero morir. Quiero morir. No quiero vivir. Solo quiero morir. Moriré pronto. Ya estoy muerto. No sé nada. Todo está tan lejos. No puedo recordad nada. No me importa nada. Solo déjenme morir ya.

Como si respondiera a la plegaria de Subaru—

“El sonido de una cadena…”

Ese débil sonido fue lo último que escuchó antes de que su cráneo fuera aplastado, otorgándole su deseo.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios