Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 2

Capítulo 3: El Sonido de la Cadena

Parte 7

 

 

Por segunda vez, Subaru Natsuki se estaba acercando a su más grande crisis durante la primera semana en la mansión Roswaal.

Con las cosas yendo tan diferentes en comparación a sus experiencias en el primer ciclo, no podría decir que fue suave y lindo, pero el momento más peligroso es sin duda ese momento.




Y así, con un leve rubor, Emilia le dijo…

“Así que, Ram y Rem dijeron que ninguna iba a mostrar su cara por aquí esta noche, yo he venido a supervisar tu estudio en su lugar. No es que pueda hacer mucho para ayudar…”

…y lindamente sacó su lengua.

Con Subaru sentado mirando al escritorio, teniendo a Emilia sentada en la cama, mirándolo como un halcón, estaba ferozmente destrozando su resistencia.

–Aquí había una linda chica en la habitación de un chico en su adolescencia, solo ellos dos, tarde en la noche…Seguramente nadie podría culpar a Subaru por perder su concentración mientras luchaba contra sus instintos básicos.




“Humm. Te estas tomando tus estudios más seriamente de lo que esperaba, Subaru.”

Subaru estaba desesperadamente cantando inocente en su cabeza, incapaz de sentirse inocente, Emilia se levantó y dejo salir su admiración. Aparentemente ella tomo un baño hace poco; esa pequeña sensación de calidez alrededor de Emilia, mezclado con su propio aroma, eran otros dos duros golpes que recibía el estado mental de Subaru.




Subaru dejó caer su libreta mientras la abría para enseñarle a Emilia hasta donde estaba estudiando.

“E-en este momento estoy aprendiendo lo básico de la caligrafía I al escribirla. Mi meta actual es ser capaz de leer este libro para niños, ya que en su mayor parte está escrito en caligrafía I.”




“Hmm, la meta es un libro de dibujos… ¡Ah!”

“Qué, ¿tiene alguna historia interesante?”

Emilia movió ligeramente su cabeza a Subaru cuando su mano se detuvo a mitad de ojear el libro de dibujos que él estaba usando como referencia.

“Bueno, nada grande, pero sí, un poco. Cuando tú puedas leer esto también…Sí.”

Rápidamente cerrando el libro, Emilia se sentó en la cama otra vez y se puso cómoda. Subaru era incapaz de comprender como la naturaleza refinada pero inocente de Emilia dejó su mente toda revoloteada.

“Normalmente no haría algo así por alguien a quien conocí hace unos días, pero te estoy dando un trato especial…para agradecerte por tu duro trabajo.”

“Sheesh, no hay tanto que agradecer, Emilia. Si quieres mostrarme tu gratitud, ¿qué tal un masaje? Algo para derretir y curar los dolores de un día de trabajo, geh-heh-heh.”

Emilia aplaudió con sus manos mientras lo regañaba.

“Eso suena pervertido de alguna manera, así que no. Y no cambie el tema, Continua, ¿sí?”

Subaru se volteó al escritorio mientras combatía contra sus deseos.

Subaru cantaba inocente, inocente en su cabeza mientras escribía los caracteres en la libreta, dejando de lados pensamientos inútiles mientras se enfocaba en una sola cosa.

“Diosa, lo puedes hacer bien sino te permites distraerte.”

“Eso es porque pierdo la noción de todo lo que tengo alrededor cuando estoy metido en algo. ¡Es por eso que soy el como una flecha apuntada a la persona que me gusta!”

“Humm, ¿es eso así? Sería lindo si esa persona se diera cuenta de ti pronto.”

Francamente, lo dicho por Subaru era muy frívolo, pero Emilia lo dijo como si no tuviera nada que ver con ella. El hecho de que ella no se veía como un objetivo del amor de Subaru lo dejaba sin ninguna ruta que seguir.




“Hey, Subaru… ¿Por qué no te tomas el trabajo tan enserio como el estudio?”
“Mi lema es ser diligente, no ser diligente…es lo que diría, pero esté no es el mejor ambiente para eso. ¿Uh?”

“Es un tema serio—Ram se estaba quejando un poco también. De vez en cuando se siente como si no te estuvieras esforzando totalmente.”

Naturalmente, las palabras y expresión de Emilia no se sentían a gusto por tener que dar ese mensaje. Al escuchar esto, Subaru solo podía hacer una expresión dolida, ya que ella había dado en el blanco.

Ram estaba en lo correcto al decir que Subaru no daba todo en el trabajo, la razón detrás de esto es que Subaru no se estaba tomando el trabajo enserio.

Más exactamente, él estaba tratando de tener el mismo resultado que la vez anterior. Comparado a la vez anterior, cuando todavía no sabía nada sobre lo que era ser un sirviente, Subaru era al menos un poco mejor. Sus pequeños ajusten no se escaparon de la atención de una sirvienta veterana.

“…Así que te sientes culpable por ello. Se siente como si fueras honesto en tus fallas en lugares extraños, Subaru, Después de todo no estás dejando de lado tus estudios.”

“Bueno, hay algunas circun… Supongo que eso no es excusa. Daré todo lo que tenga a partir de mañana, así que por favor perdóneme, ¡Su Alteza!”

“Mnn, no tengo objeción…Ah, ¿eso no estuvo un poco fuera de lugar?”

Emilia de manera linda inclinó su cabeza, pensando si ella había sido un poco demasiado arrogante.

Subaru, al darse cuenta que la postura de Emilia se relajaba, decidió honrar la plegaria que le acababa de hacer a Emilia.

Al menos, no había necesidad de copiar lo de la vez anterior una vez que está noche acabe.

Él trabajaría duro para pagar su deuda a Ram y Rem por estos cuatro días.

…No es que pensará que cambiar así causaría un cambio de un día para otro…

“Los sentimientos son verdaderamente importantes aquí. ¡Quiero que mi renovado trabajo duro provoque a ese par de hermanas!”

“Y ahí está, otro esplendido momento completamente perdido… ¿Ya terminaste de estudiar?”

“¡Ya logré terminar la parte de hoy! Oye, Emilia, ¿escucharías una pequeña petición mía? Me gustaría una pequeña recompensa por empezar a trabajar duro a partir de mañana, ¿así que…?”

“¿Una recompensa? Solo para que lo sepas, no tengo tanto dinero que pueda gastar.”

“Wow, sí que eres estricta. Vamos, vamos solo escúchame. Trabajare duro a partir de mañana así que… ¡tengamos una cita!”




Subaru posó con una gran sonrisa y con el pecho hacia afuera mientras hacia su propuesta a Emilia.

Enfrentando la sonrisa más grande de Subaru, los grandes ojos de Emilia parpadearon lentamente.

“Um, ¿qué es una cita?”

“Heh. Una cita es cuando un chico y una chica salen juntos solos. Lo que pasa entre ellos, ¡solo la diosa del amor lo sabe!”

“Entonces hoy fuiste en una cita con Rem, ¿Subaru?”

“Noo, ¡¿Un contrataque inesperado?! Por favor, ¡Eso no contó, eso no contó!”

Definitivamente eso contó cómo salir con una chica linda, pero Subaru tenía la esperanza de hacer algo más íntimo que solo hacer el mandado para la mansión.

“Entiendo que quieres salir conmigo, ¿pero a dónde?”

“De hecho, hay un pueblo cercano a la mansión con un aura amorosa. Tiene flores de jardín también. Quiero usar mi memoria para recordarte toda la eternidad mientras estas parada junto a las flores floreciendo.”

Subaru fue a una esquina de su cuarto, donde su mochila con sus preciosas posesiones de su mundo original se encontraba. El celular y su vaso de ramen todavía estaban allí, habiendo sobrevivido al combate anterior en la tienda.

“Si mi batería lo permite, me gustaría llenar su memoria por completo con fotos de Emilia…”

“Ah… el pueblo, ¿huh?”

En frente de la persona que la quería sacar de su rutina diaria, Emilia pone su mano en su mejilla, pensando profundamente. Subaru recuerda que la última vez también tenía muchas dudas sobre la última invitación a una cita.

De alguna forma logró hacer que le dijera que sí la última vez. Subaru hizo sus dientes brillar para recrear esa memoria.

“El perro es súper lindo. ¡Vamos!”

“Pero puede que te cause algunos problemas, Subaru. Los habitantes…”

“Los niños son completamente inocentes, totalmente un grupo de ángeles. ¡Vamos!”

“…Está bien. No se puede evitar. Simplemente tendré que ir contigo.”

“Las flores del jardín son mágicas y maravillosas y…espera, ¿en serio?”




Él se quedó sin saber que hacer al darse cuenta que Emilia mostró menos resistencia que la última vez.

Subaru seguía exaltado mientras Emilia afiló sus dientes y bajo sus delicados hombros.

“Si eso hará que trabajes duro a partir de mañana, iré contigo. Así que no te vayas por donde sea, ¿okey…?”

“No, ¡no haré tal cosa! ¡Mi alma ya está quemando con determinación por terminar todo mi trabajo perfectamente!”

“¡¿Tú alma arde por algo así?!”

La cara aturdida de Emilia a lo que acababa de decir Subaru hizo que ambos ser rieran.

Después de reír de esa forma por un rato, Emilia asintió un poco y se levantó de la cama. Ella pasó por un lado de Subaru y miró por fuera de la ventana, haciendo una débil, hermosa sonrisa al cielo.

“Mm, las estrellas son muy hermosas esta noche. Probablemente mañana también este despejado.”
“—Sí, será un día que nunca olvidaré.”

“Hay vas otra vez, Subaru…”

Emilia se volteó y se recargo en la ventana mientras le decía a Subaru sobre su frivolidad. Pero su lengua se detuvo cuando vio la expresión en el rostro de Subaru.

—No había duda de que era porque, cuando ella no estaba viendo, la expresión de Subaru se volvió bastante seria.

“Si te quedas aquí demasiado tiempo, me voy a terminar quedando dormido y te confunda con una almohada para dormir hasta la mañana…”

“Justo ahora…Ahh, no es nada.”

“Sabes, si de repente dejas de hablar así, ¿eso hará que los chicos se pongan nerviosos…?”

Emilia tal vez se fue debido a sus acciones, remarcando, “¡no es nada!” mientras se alejaba de la ventana y pasaba a Subaru. Ella fue directamente a la puerta antes de mirar atrás.

“Entonces, mayordomo Subaru. El trabajo duro empieza mañana. Las recompensas son solo para aquellos que trabajan duro.”
Ella hizo una seña con su mano para decirle buenas noches, seguido de una sonrisa y de un movimiento de su cabello. Sin esperar a la respuesta de Subaru, la silueta de la chica de pelo plateado se perdió en el pasillo.

Él podría extender su mano, pero no llegaría. Todo lo que quedaba de la hermosa chica era el dulce aroma de su perfume en el aire.




Pero—

“Espera, espera, ¿en serio? Geez, creo que me estoy volviendo popular aquí. Seriamente.”

La promesa se ha hecho una vez más. Ahora, Subaru podría retar a la noche una vez más.

Eran seis horas para poder pasar la cuarta noche. Seis horas antes de la prometida mañana del día cinco.

“Ahora, Señor Destino, hagamos esto…”

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios