Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 2

Capítulo 5: La Mañana que Él Anhelaba

Parte 12

 

 

Ram, con el bosque a sus espaldas, miro a Subaru.

“Al fin te encuentro—no escaparas otra vez.”




Un dolor llega al corazón de Subaru al presenciar la mirada en la cara de Ram, espesa en odio.

Al pararse ahí, Ram no tenía su meticulosa mirada usual. Ramas habían perforados y rasgado su falda; no había señal de su tocado en su cabeza. Su cabello rosado,  restregado por el viento había perdido su belleza usual.

—Las hermanas se vestían una a la otra así como arreglaban su cabello.

Subaru sabía de esto. Él recordó que ellas se lo dijeron en algún punto. Él sabía varios otros secretos entre las dos hermanas.

“¿Te podrías retirar?, me pregunto. Mientras el pacto este activo, no me voy a contener contra nadie.

“Lady Beatrice, eres tú a quien debo apartar. No voy a poder contenerme contra ti, tampoco.”

“Una broma, supongo.¿ Acaso te escuche hablar de contenerse en lo que respecta a mí?”

“¿Quizás has olvidado que ya no estás en la mansión, Lady Beatrice? ¿En verdad crees que puedes proteger a ese hombre lejos de tu biblioteca, en el bosque?

Subaru mantenía su silencio mientras las dos chicas discutían frente a él.




Las palabras de remordimiento de Beatrice probaron que las palabras de Ram no eran declaraciones vacías. La fuerza de Beatrice venía con limitaciones, y esta situación estaba más allá de ellas.

Incluso así, Beatrice se rehusaba a moverse, manteniendo su pacto con Subaru.

Desde atrás, Subaru alcanzo a Beatrice. Y entonces…

Boing…

Tomo los rollos de cabello ornamentado de la chica y lo jalo, duro.

Y los dejo ir. La gran cantidad de cabello rebotando generosamente.

Rebota-rebota—

“Mm, ese se sintió bastante bien.”

“Q-q-q-q-qu…”

Los ojos de la chica se abrieron, su lengua temblaba, Beatrice se giró, completamente sonrojada. Subaru inclina su cabeza levemente para verla.

“¿Mm?”

“¡¿Qué estás haciendo?, me pregunto! ¡¿Tienes un deseo de muerte?, supongo!”

“No seas tonta. No quiero morir en lo más mínimo. Cuando mueras, tiene que ser en un momento, en el cual termines tu vida para bien. Yo realmente creo en eso.”

Al hablar, acaricia a Beatrice en el hombro y calmadamente camina pasando de ella.

Justo al frente, Ram miraba a la cara de Subaru con asombro. Mientras Subaru caminaba hacia ella, esta levanta su guardia, exhalando por sus labios.

“Vaya valor que tiene. ¿Finalmente has aceptado tu destino?”

“No exactamente. Más bien… he decidido hacer algo.”

Sin entender las intenciones de Subaru, Ram reprocha.




“—¿Qué?”

“Lo siento. Porque fui un flojo, les traje mucha tristeza a usted chicas.”

“¡—! ¡¿Así que  tuviste algo que ver con Rem…?!”

“No, lo siento, pero honestamente no lo sé. Hay mucho que no sé. Pero…”

Las palabras de Subaru se descarrilaron cuando el tomo un momento para respirar.

“Hay mucho más que no sé, pero creo que sé una cosa ahora.”

“—¿¡Cual es punto?!”

Ram grito, incapaz de aceptar la manera de Subaru de internar resolver las cosas de esa manera infantil.  Ram oscilo una pierna, golpeándolo contra la tierra como pateando algo con su pie.

“¡Rem ya está muerta! ¡No hay nada que se pueda hacer! ¡¿Qué bien es que sepas algo ahora?!”

“No voy a decir que puedo hacer algo. Porque no pude hacer nada incluso para evitar que las cosas terminaras así. Sé mejor que nadie que eso no convencerá a nadie.”

Él no estaba siendo desafiante. Incluso ahora, la culpa profundamente perforaba su corazón.

Se odiaba a sí mismo por su propia estupidez y debilidad. Si pudieras morir de pena, él quizás ya estaría muerto.

Aun así, su penoso comportamiento, su penosa vida, su penoso desamparo—Esas cosas lo había llevado a este lugar.

Y entonces su conclusión.

“¡¿Y qué es lo que sabes sobre Rem y yo?!”

“…Tienes un punto. No sé ni una sola cosa importante de ustedes. Pero…”

Subaru pasó casi veinte dias junto con ellas. Ellas no sabían eso, y él fue incapaz de decirles.

Pero Subaru recordó.

Incluso si ellas habían olvidado, el alma de Subaru lo recordó. Él las veía. Se reía con ellas. Paso tiempo con ellas.

Los mundos por los cuales Subaru caminó con Ram y Rem—Esos mundos en verdad existieron. Por lo que—

“No hay manera de que ustedes supieran esto, pero…”

“Que…”

“—¡Yo! ¡Las amo! ¡A ambas!”

La contundente hermana mayor.

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 2 Capítulo 5 Parte 12

 

La sarcástica, superficialmente educada hermana menor.

Subaru pensó afectuosamente en los dias que paso con ambas chicas.

Ellas eran preciosas memorias para él, incluso aunque ellas lo habían matado más de una vez.

Más aún, si él hubiera tenido la opción de pasar más tiempo con ellas, esa era la opción que él hubiera elegido.

El grito de Subaru hizo que los ojos de Ram se abrieran de par en par, congelada en shock. Por supuesto que lo hizo.

Desde el punto de vista de Ram, la declaración de Subaru no tenía significado, una tontería sin gracia. Además, él las abandonaría en un instante.

El proceso de pensamiento de Ram se congeló solo por un instante. En el siguiente momento, su cuerpo se descongelo y salto en la acción.

Pero una entrada momentánea había sido abierta de la nada.




“¡—!”

El sprint de Subaru fue un momento más rápido que el ataque lleno de ira de Ram.

Volteando su espalda hacia Ram, Subaru corrió pasando a Beatrice, su cuerpo moviéndose como el viendo—haciendo zigzag hacia el acantilado.

“¡Espera—!”

Detrás de él, el agudo lamento de una chica lo alcanzo. La mente de Subaru nunca supo de quien era la voz de esa chica.

Él solía estar determinado, pero ahora su proceso de pensamiento estaba hecho pedazos, como si alguien lo hubiera despedazado.




Su corazón latía con fuerza, pero su cuerpo crujía por todas partes, como si traicionara a su mente. Sus miembros se sentían como grandes pesas.




Él corría con todo su poder, pero el mundo parecía moverse en cámara lenta. Como si la mente de Subaru estuviera sacando los resultados de su cambio de mentalidad tan pronto como pudiera.

—Qué estúpido. Él estaba en conflicto incluso entonces.

Él sabía por qué. Él tenazmente se aferraría a la vida sin pena a ese punto.

Incluso cuando él quisiera morir, él podría acobardarse al final, capaz solo de caer de rodillas. Pero Subaru podía hacerlo ahora.

“Es rudo para Beatrice, eh…”

Con esas palabras, Subaru dijo su último remordimiento y lo dejo todo atrás.

El corrió hasta el acantilado. Unos pasos más. Estaba muy asustado para contarlos. Patético. Loco. Tenía la urgencia de reír. Pero no se rio. No podía reírse.

Todo lo que dejaba atrás era una vida de vida mortal. Para Subaru, rendirse ante un futuro en ese lugar significaría que él está muerto por dentro.

Si él pudiera vivir como un hombre muerto caminante, él podría hacer “algo” con esa vida.

Y esa decisión, de hacer algo en vez de nada, era una que solo Subaru podía hacer.

“—Yo soy el único que puede hacerlo.”

Su pie dejo el suelo. Trepo en el aire. No podía tocar nada. No podía alcanzar nada.

Muy rápido. El viento era fuerte. Sus ojos dolían. Su cabeza dolía. El pitido de sus oídos era distante. Sentía como dejaba de latir su corazón. No podía escuchar el pitido. El pitido dentro de su cabeza era como un disco rayado.

Si termina con su muerte, eso era.




Pero si, si solo él puede volver, entonces… Porque ella había gritado, “Te voy a matar.”

Si él pudiera volver atrás—

“—¡Voy a salvarte, lo juro!”

El momento después de que él dijo su determinación, su cabeza golpeo el duro suelo.  Escucho el eco de algo espectacularmente rompiéndose, y entonces nada.

La voz llena de odio no podría perseguirlo de nuevo. Nada podía, nada más—

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios