Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 1

Capítulo 3: El Final y el Comienzo

Parte 4

 

 

Cuando la conciencia de Subaru despertó, estaba en completa oscuridad. Pero al darse cuenta de que era una oscuridad de su propia creación abrió sus parpados. La luz del sol le quemó los ojos. Subaru se quejó una poco y puso una mano sobre ellos.

— Entonces, niño, ¿Qué dices de la abble?

Era una pregunta a la que Subaru ya se había acostumbrado, con una voz a la que se había familiarizado.

Sus oídos estaban en perfecto estado de funcionamiento.

El ajetreo de la calle principal era ruidoso y completamente diferente del silencio rodeándolo en sus últimos momentos.

Así era como estaban las cosas, a pesar del hecho de que, en términos de distancia, el silencio se encontraba en un callejón a una vuelta de esquina.

«El que no haya avanzado más de una calle es bastante patético.»

El dueño de la tienda frunció el ceño al no recibir respuesta. Al ver la cicatriz en su rostro, pensó que le daba un toque aún más malévolo.

Sin embargo Subaru sabía que era un hombre muy amable y atento, obsesionado con su hija.

Por supuesto, probablemente no recordaba lo que Subaru había hecho.

Pensando en eso, se volvió una vez más a ver al dueño de la tienda.




— ¿Cuántas veces has visto mi cara hasta este momento?

— ¿Qué quieres decir con “cuantas veces”? No te he visto en mi vida. Con la forma en la que sobresales de entre la multitud, no creo que sea capaz de olvidarte a ti y esa horrible expresión con la que cargas.

— No necesitaba oír esa última parte sobre mi expresión ¿sabes? Como sea, ¿Qué día es hoy?

— Es el catorce de Tammuz. De acuerdo con el calendario, estamos en la mitad del año.

— Uhh, ya veo, Tammuz eh… —Subaru no tenía idea de que significado tenía esa fecha. Para empezar, no tenía idea de cómo estaba arreglado el calendario en este mundo. Muy probablemente era mucho pedir que estuvieran con un calendario solar, pero no podía estar seguro.

— De cualquier forma chico, ¿Qué dices de la abble?

El dueño de la tienda fue paciente con el silencio de Subaru, pero tener que tratar con alguien tanto tiempo solo por una simple abble… Parecía estar llegando a su límite.

Su cara estaba empezando a arrugarse.

Ahora bien, este era un tipo que no se veía nada bien con una sonrisa en el rostro. Cuando estaba dando todo de sí mismo, para sonreír, probablemente asustaba a sus clientes y Subaru no pudo evitar pensar que quien sea el dios que puso a esta pobre hombre en este tipo de negocio era uno muy cruel.




En cuanto a la respuesta a la pregunta del dueño, puso una mano en su cadera y con orgullo sacó el pecho.

— ¡Lo siento, pero estoy tan pobre como el cielo azul!

— ¡Entonces lárgate de aquí! —El grito del señor fue suficiente para hacer que Subaru se hiciera para atrás, y salir corriendo de ahí a toda prisa.

«No podré regresar a esa tienda por un tiempo.»

Pensó Subaru, con ambos significados en mente

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios