Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 1

Capítulo 2: Una Prueba Demasiado Tarde

Parte 4

 

 

Mientras que su primer encuentro violento en ese lugar le había dejado una terrible primera impresión, al final, Subaru se le permitió entrar al sótano.

Subaru había descrito al hombre de quien en un principio, había conseguido información sobre el sótano y le dijo al anciano gigante que él fue quien le indicó el lugar.




Delante del cajero que estaba al frente de la puerta principal, Subaru se sentó en una silla fija hecha para los visitantes y se movió de manera incomoda. Había astillas que sobresalían del asiento y lo seguían picando en la parte trasera. Si hubiera tenido que ir al baño, esas astillas podrían haber sido el detonante para que lo haga explotar.

— ¿Por qué sigues moviéndote de esa manera? ¿Estás preocupado por saber en dónde están tus bolas?

— Por supuesto que no. Mis chicos están bien. ¿Pero en serio? ¿Eso es lo primero que sale de tu boca en esta situación?

“Gigante” era la mejor manera de describir al anciano, ya que no era sólo alto y se veía ocupado cuando se inclinaba detrás del mostrador. Cuando regresó, tenía una botella de licor en su mano y después de ponerlo en un vaso, lo llevó a sus labios.

— Bueno, interrumpiste mi tiempo para beber. Espero que tengas una buena razón para venir aquí. Si no, eso es simplemente terrible.




— ¿El sol acaba de empezar a ocultarse y ya estás bebiendo? Vas a tener una muerte temprana si sigues así.

Con esa contestación, Subaru, sosteniendo su barbilla con su mano y el codo en el mostrador, tomó un vistazo rápido al interior de la bodega.

No había ni un solo rastro de la tragedia que Subaru había sido testigo la noche anterior que había estado aquí. Mientras miraba a todos los objetos robados esparcidos por la habitación, no podía decir si estaban organizados de alguna manera o no.

El anciano se dio cuenta de que Subaru estaba mirando a su alrededor y entrecerró sus ojos en forma de complicidad.

— Entonces, muchacho, ¿estás interesado en algunos de estos objetos?

Dijo eso yendo directamente al punto. El anciano gigante, que le había dicho su nombre; “Rom“, sonrió mientras se servía otro trago de licor en su vaso sucio.

— En realidad, sólo hay dos razones por la que la gente viene a este lugar: Primero, ya sea que traen algo que robaron, o tienen algún asunto con los objetos robados en sí.

—… Bueno, una de ellos es la razón por la que estoy aquí.

— Una de las razones… eh. ¿Así que tienes algún otro asunto que tratar aquí?

Rom levantó una de sus cejas mientras Subaru asentía, estando de acuerdo.

Subaru asintió y entonces, de forma dudosa, sabiendo muy bien que probablemente no iba a ser tomado en serio, dijo:

— Esto puede sonar un poco extraño, pero… ¿Anciano, te has… muerto recientemente?

Subaru decidió no entrar en detalles sobre el brazo cortado o la garganta atravesada.

El anciano Rom abrió muy bien sus ojos grises por unos momentos antes; como si indicara la hora de empezar otra vez, él se echó a reír.

— ¡Ga-ja-ja-ja! ¡Me preguntaba qué es lo que ibas a decir! ¡En este momento puedo ser un anciano al que no le queda mucho tiempo de vida, pero es una lástima, no he muerto todavía! Aunque supongo que cuando se llega a esta edad, no creo que eso esté muy lejos.

Al parecer, Rom tomó la pregunta de Subaru como una especie de broma nerviosa y sacó otro vaso para Subaru.

— ¿Quieres un trago?

Subaru rechazó el alcohol con una señal con la mano, seguido por un:

— Lo siento, no en este momento.

Subaru había conseguido hacer su primera pregunta, pero las demás preguntas dentro de él fueron multiplicándose.

El cadáver que Subaru había visto en el sótano… no había ninguna duda al respecto. Definitivamente era el cadáver del anciano que estaba sentado frente a él en este momento.

Claro, era oscuro y fue la primera vez que Subaru había visto un cadáver, por lo que no era como si habría estado en un perfecto estado mental. Sin embargo, este anciano tenía muchos rasgos característicos acerca de él, Subaru no podía imaginar que lo confundiría con otra persona.

Pero Subaru podría cambiar la pregunta que acaba de preguntar sobre sí mismo. Él también había recibido heridas mortales.

Subaru comenzó a pensar que de alguna manera había sido un sueño. No estaba seguro si podía confiar en lo que había dentro de su propia cabeza.

¿Todo lo que sucedió en serio fue un sueño? Si lo era, entonces, ¿Que parte de ella era un sueño? Y ¿Por qué estoy aquí en primer lugar?

El dolor ardiente que Subaru había sentido, la calidez que sentía por el tacto de esa chica, las abrumadoras punzadas de culpabilidad… si todo fuera tan sólo algunos restos de un sueño, entonces ¿por qué estaba aquí en este momento?

Tendría más sentido decir que todo, desde que había sido convocado a este mundo era un sueño.

— Rom, ¿has visto a una chica de cabello plateado por aquí últimamente?

— ¿Cabello plateado…? No, no puedo decir que la he visto. El cabello plateado es una de esas cosas que se destaca en un mal aspecto, así que incluso si mi memoria me falla, no creo que olvidaría a alguien así —dijo Rom, seguido de una risa.

Pero eso no hizo que Subaru se sintiera mejor.

Rom debe haberse dado cuenta de la gravedad de la expresión de Subaru, porque se deshizo de su propia sonrisa y dijo: “Toma”, nuevamente poniendo un vaso delante de Subaru.

Viendo que Subaru no hizo nada más que mirar en silencio el vaso, una vez más dijo: “Toma.”

— Lo siento, pero no me siento de humor en este momento. Además, no soy demasiado niño para tomar y actuar como si fuera genial.




— ¿De qué estás hablando? ¡Tomar y actuar es exactamente lo que los niños como tu deben hacer! Así que adelante y toma gran trago y calienta tu interior. Cuando hagas eso, serás capaz de decir un montón de cosas que tienes atoradas en el interior ya que no serán capaces de soportar el calor. ¡Así que bebe!

Rom dijo eso por tercera vez, empujando el vaso hacia Subaru.

Abrumado por su actitud, Subaru tomó el vaso en su mano y trajo el líquido color ámbar hacia su nariz. Un fuerte olor de alcohol golpeo el interior de su nariz y el rostro de Subaru se frunció mientras que casi empezaba a toser.

Sin embargo, a pesar de toda la resistencia de Subaru, había una parte de él que quería hacer como lo dijo Rom. Subaru pensaba que ahogar los problemas de uno mismo en el alcohol era típico de un adulto débil, pero…

— ¡Está bien… aquí vamos!

Subaru inclinó el vaso y bebió todo de un solo trago. Inmediatamente, su esófago comenzó a gritar como si se quemara. Subaru golpeó el vaso sobre el mostrador.

— ¡Argh! ¡Gah! ¡Eso es terrible! ¡Es caliente! ¡Es muy malo! Uf! ¡Asqueroso!

— ¡No tienes que decir eso muchas veces! ¡Vamos! ¡Vas a perder la mitad de la diversión en la vida si no puedes entender que tan bien sabe el licor!

Mientras Subaru decía esos comentarios, junto con el calor del licor, Rom le gritó y bebió de nuevo. Esta vez se llevó toda la botella y bebió de ella.




Después de beber aproximadamente tres veces más que Subaru, Rom hizo un poderoso eructo y sonrió.

— ¡Pero aun así, debes estar orgulloso de ti mismo! ¡Esa fue una buena actitud! Entonces ¿qué te parece? ¿Te sientes como si pudieras dejar salir todas esas cosas que tienes acumuladas dentro?

—… ¡Sí! ¡Solo un poco, anciano, es hora que me encargue de la otra razón por la que estoy aquí!

Respondiendo la sonrisa del anciano con una sonrisa traviesa, Subaru se limpió la boca con su manga y señaló hacia la parte posterior de la bodega, donde parecía que la mayor parte de los artículos robados de valor estaban ahí.

La cara de Rom emitía un aire de seriedad y Subaru le dijo directamente.

— Estoy buscando una insignia que tiene una joya incrustada en ella y quiero que me la des.

Este era el objetivo principal de Subaru. Aparte de confirmar la seguridad de Satella, esa era la razón principal por la que estaba aquí: para recuperar la cosa más importante para Satella, por la cual correría cualquier peligro sólo para recuperarla.




Incluso mientras Subaru todavía se sentía inseguro por el bienestar de Satella, pensó que si al menos podría saber el estado de la insignia, tendría una pista para encontrarla.

Después de que Subaru había declarado su objetivo con todas sus emociones detrás de sus palabras, Rom hizo una difícil expresión en su cara antes de responder.




— Una insignia con una joya… lo siento, pero nadie ha traído algo así.

—… ¿De Verdad? Piénsalo muy bien… ¿estás seguro que no te estás volviendo viejo?

— Si no puedo recordar cuando estoy en mi mejor forma con el licor corriendo a través de mí, entonces en verdad tengo que decir; No lo sé. Sin embargo…

Justo cuando el último hilo de esperanza de Subaru estaba a punto de ser cortado, Rom hizo una sonrisa maliciosa.

— Alguien hizo planes conmigo para entregarme algo el día de hoy. También me dijeron que es algo valioso, así que podría tratarse de la cosa que estás buscando.

— La persona que lo trae, por casualidad… ¿no es una chica llamada Felt?

— Es exactamente lo que dices, pero… ¿qué? ¿En realidad sabes el nombre del ladrón que lo robó?

Subaru no pudo evitar hacer una pose de victoria.

Justo cuando había pensado que había perdido todas sus pistas, las cosas se habían conectado una vez más. El nombre de Felt había surgido. Felt, el nombre de la chica que supuestamente había robado la insignia de Satella. Si ese fuera el caso, la existencia de Felt podría probar la existencia de Satella. Por lo menos, Subaru sería capaz de asegurarse que Satella no era un producto de su imaginación.

— Estaba a punto de pensar que mi amor por las heroínas de cabello plateado me había hecho delirar…

— Disculpa por interrumpir tu extraña sensación de alivio, pero no tienes ninguna garantía de que podrás volver a comprar el artículo, incluso si ella lo trae aquí. Si tiene una joya incrustada en ella, va a tener un alto precio.

— ¡Ah! Puedes mirarme todo lo que quieras, pero lo siento. ¡No tengo nada! ¡Estoy en la quiebra para siempre y eternamente!

— ¡Entonces tienes mala suerte! —Gritó Rom, tomado por sorpresa.

Pero mientras hizo eso, Subaru levantó un dedo en frente de su rostro y la agitó de izquierda a derecha.

— Tsk-Tsk-Tsk. Es cierto, puede que no tenga nada de dinero. ¡Sin embargo! En este mundo, no necesariamente necesitas dinero para obtener cosas. Hay este maravilloso sistema llamado ‘intercambio’; ¿no has oído de él?

Rom no contestó, él se limitó a asentir en silencio, incitando a Subaru a continuar. Subaru buscó en el bolsillo de su pantalón, y lo que saco con su mano fue…

—… ¿Qué es eso? Es la primera vez que veo algo así.

— Este objeto que ahora tengo es un fantástico objeto mágico que puede ser utilizado para congelar cualquier objeto a tiempo, ¡esto es un “teléfono celular”!

Era de un tamaño compacto, un teléfono celular delgado y de color blanco. Mientras Rom miraba sorprendido a este misterioso elemento que nunca había visto antes, Subaru movió rápidamente sus dedos y después de un momento, una luz blanca brilló en la oscuridad en el interior del edificio.

Mientras el sonido del obturador sonó junto con el flash, Rom cayó detrás del mostrador. Era una reacción muy exagerada que Subaru no podía dejar de reírse, pero Rom obviamente estaba enojado.

— ¡¿Qué estás haciendo?! ¡¿Estás tratando de matarme?! ¡No creas que puedes engañarme con tus movimientos divertidos!

— Espera, espera, cálmate. Respira profundamente, tranquilízate, ven aquí y echa un vistazo.

Rom seguía con su rostro rojo y no era porque había estado bebiendo, pero sin embargo, Subaru extendió el teléfono celular delante de él. Después de una mirada dudosa ante Subaru, sus ojos se abrieron mientras miraba a lo que estaba frente a él.

— Esto es… esto es mi cara. ¿Cómo hiciste eso?

— Te lo dije, ¿no? Este es un equipo fantástico que corta un pedazo de tiempo y lo congela. Usando este equipo, corté un poco de tu tiempo, justo antes de esto y lo sellé dentro de este dispositivo.

Entonces, Subaru cambió la dirección de la cámara y apuntó a sí mismo, y tomó otra imagen. Cuando nuevamente mostró la pantalla a Rom, esta mostró a Subaru haciendo un signo de paz.

— Corta pequeños pedazos de tiempo, de esta forma. Entonces ¿qué te parece? Bastante raro, ¿eh?

— No puedo emocionarme demasiado por esa pose tuya, pero esto realmente es… mmmm…

Después de insultar a la pose de Subaru, Rom miraba muy intensamente el teléfono celular. Subaru hizo un puño y apretó, animado por el hecho de que Rom parecía más interesado de lo que esperaba.

— Esta es mi primera vez viendo uno de estos, pero… básicamente, este es un Mitia, ¿verdad?

— ¿Un Mitia?

Subaru estaba a punto de decir: “Es sólo un teléfono de tapa”, pero se contuvo. Rom asintió de nuevo.

— Son las cosas que puedes utilizar para hacer magia sin necesidad de abrir una puerta, al igual que los usuarios de magia. Con eso dicho, se usan principalmente como regalos en lugar de herramientas…

Así que los objetos mágicos eran llamados “Mitia.” Subaru asintió, pensando que la palabra lo describía muy bien. Rom, que había dejado de mirar de cerca al teléfono celular, finalmente, lo puso de nuevo en el mostrador.

— No estoy seguro de que pueda darle un precio definido a esto. He trabajado aquí en la bodega durante mucho tiempo, pero esta es la primera vez que uso un Mitia… Aunque puedo decir que sin duda sería vendido a un precio alto.

Parecía que los artículos raros llamaban la atención en cualquier negocio, incluso para aquellos que trabajan en el mercado negro. La voz de Rom se había acelerado por la emoción y se frotó la punta de la barbilla mientras miraba a Subaru.

— Para ser honesto, incluso si tiene una joya incrustada, el intercambio de algo como esto por un simple artículo decorativo realmente te pone en una situación de pérdida. Sería mejor cambiarlo por algo más caro… Bueno, en realidad, no se puede comparar con nada de esta chatarra robada que tengo aquí.

Para alguien involucrado en actividades ilegales, era extraño que Rom diera una especie de advertencia y Subaru respondió con una leve sonrisa. Para cualquier otra persona, lo que Subaru estaba tratando de hacer debe parecer estúpido.

— No, todo está bien. Voy a intercambiar esta Mitia por la insignia que trae Felt.

— ¿Por qué irías tan lejos para hacer eso? En serio esa insignia vale más que esta Mitia? o ¿Estás diciendo que vale más lo que puedes comprar con el dinero? —preguntó Rom, incapaz de llegar a un acuerdo ante la decisión de Subaru.

Honestamente, si Subaru estaba en la misma posición que Rom, pensó que podría haber dicho lo mismo.




— Bueno… En realidad, aún no he visto aun la insignia por mí mismo, pero no creo que podría valer más que este teléfono celular y estoy seguro de que perderé.

— Si entiendes todo eso, ¿por qué quieres seguir con esto?

— ¿No es obvio? Quiero perder dinero.

Rom parpadeó un par de veces ante Subaru, pero al mismo tiempo, Subaru sintió una sensación de euforia, ya que esta… esta fue su respuesta.

— Quiero devolver el favor a alguien. Soy de esas personas que siempre sienten que necesitan devolver un favor. Soy uno de esos niños modernos que no pueden soportar la sensación de estar en deuda con alguien. No sería capaz de dormir por la noche. Así que, incluso si tengo que perder dinero, voy a recuperar esa insignia.

— Hmm… Entonces, parece que esta insignia no es tuya realmente… ¿verdad?

— Pertenece a una hermosa chica de cabello plateado que me salvó la vida. No entiendo por qué, pero es muy preciado para ella.

— Pero, ¿qué pasó con esa persona que te salvo? ¿Por qué no está aquí?

— En realidad, estoy buscándola. En este momento, ¡ni siquiera estoy seguro de que no es un producto de mi imaginación que creé porque me sentía deprimido!

Subaru apretó el puño y se rio de su antigua ansiedad al ponerlo en palabras.

Subaru iba a recuperar esa insignia y luego, una vez se haya encontrado de nuevo con esa chica. Quería verla sonreír.

— Eres bastante idiota, ¿verdad? —Rom se rio mientras miraba a Subaru y a su gran determinación.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios