Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 1

Capítulo 2: Una Prueba Demasiado Tarde

Parte 5

 

 

Después de haber pasado la primera ronda de negociaciones, Subaru pasó la siguiente hora conversando con el anciano Rom. Teniendo en cuenta que Rom parecía estar interesado en el Mitia, Subaru pensó que los dispositivos eran algo que a los hombres les gustaba, no importa en qué mundo se encontraba.

— Ya sea que se trate de tu ropa o esto, realmente tienes un montón de cosas extrañas sobre ti, ¿verdad? ¡Quiero decir, estas cosas son deliciosas!




— Lo sé, ¿verdad? ¡Oye, espera! ¡Pensé que habías dicho un bocado! ¡Esas son mis frituras de maíz! ¡Esa es la última comida que tengo!

— Oh, no seas tan tacaño. Si guardas algo tan sabroso como esto para ti solo, vas a irte directamente al infierno, te lo digo.

— ¡¿Ah, y tu no lo harás, por comerte tu solo todos esos?! ¡Culpar a otros mientras haces lo mismo es una muy mala costumbre de ustedes los veteranos… te dije, que dejes de comerlos!

Subaru pensó que sólo estaba siendo amable al compartir algunos de sus aperitivos, pero después de ver que estaban siendo comidos, seguro que lo lamentaba. Mientras puso las bolsas vacías de sus aperitivos de nuevo en la bolsa de la tienda, estaba a punto de llorar.

En el momento en que ambos escucharon un golpe en la puerta, ya era bastante tarde y se aproximaba el ocaso.

Era justo cuando Subaru estaba empezando a quedarse dormido y cuando levantó la vista, vio a Rom mover ligeramente su cuerpo gigante hacia la puerta.

Después de poner silenciosamente un oído contra ella, susurró Rom.

— ¿A las ratas gigantes…?

— Damos veneno.

— ¿Para la gran ballena blanca…?

— Prestamos un anzuelo de pesca.

— ¿Para nuestro gran dragón más honorable…?

— Decimos, ‘¡Quémate en el infierno!’

Para cada una de las preguntas cortas que hizo Rom, llegó una respuesta cortante. Junto con el golpe especial, los que tuvieron que ser contraseñas. Satisfecho con las respuestas, Rom abrió la puerta.

— Discúlpame por haberme demorado, anciano Rom. Tenía a alguien realmente persistente detrás de mí y me tomó mucho tiempo perderlos.

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 1 Capítulo 2 Parte 5

 

Con un tono amistoso en su voz, una joven pasó junto a Rom, presumiendo de sus hazañas.

El cabello rubio de la chica era semi-largo, y tenía los ojos enrojecidos como un conejo. Desde un lado de su boca se asomó un diente canino travieso. La ropa que llevaba puesta parecía fácil para moverse, pero estaba desgastada.

Subaru se puso de pie sin pensar, provocando un ruido. La chica de inmediato miró en su dirección y borró la sonrisa de su rostro.

— ¿Quién es éste? Oye, Rom. Te dije que iba a traer algo grande, así que no quiero que nadie esté aquí, ¿verdad?

— Entiendo cómo te sientes, pero ese uh… chiquillo tiene algunos negocios que tratar contigo, Felt, y tiene que ver con esa “gran cosa” que dijiste que traerías.

La respuesta de Rom solo hizo que Felt se sintiera más desconfiada. Por la forma en que estaba inconsciente poniendo su mano cerca de su pecho, parecía que ahí es donde ella sostenía la insignia. Felt seguía en guardia mientras miraba a Subaru.

— ¿Qué pasa con ese tipo? No me vendiste, ¿verdad, Rom?

— ¿Por cuánto tiempo crees que hemos trabajado juntos? Nunca haría algo así. La única razón por la que está aquí es porque creo que tiene una oferta para ti la cual no es nada mala.

Rom le hizo guiñó a Subaru.

— ¿Verdad?

Mientras se sentía disgustado porque un anciano le había hecho guiño, Subaru aclaró su garganta para ayudar a disipar su nerviosismo e ignorando la mirada constante de Rom, volteó su rostro hacia Felt.

— No tienes por que estar tan nerviosa. ¿Por qué no simplemente te sientas y tomas un vaso de leche en primer lugar?

— Deja de poner esa cara de estúpido. No puedo decir que estás haciendo… Mira, no sé lo que tramas, pero no estoy interesada en nada de lo que tengas que decir, a menos que esté segura de que significa más dinero para mí. Así que adelante y ve directamente al punto.

La reacción de Felt era fría. Los hombros de Subaru cayeron ante su primera mala impresión, pero…

— Le rogué a este anciano que me diera un poco de tiempo para hablar contigo, pero… mi asunto es en realidad con esa insignia de joyas que tienes escondido en tu bolsillo.

La niña levantó sus cejas junto con su nivel de precaución. Subaru no sólo sabía de qué robó, sino que robó exactamente. Pero Subaru levantó ambas manos delante de ella, tratando de calmarla.

— No estoy pensando en hacer nada. Sólo he venido aquí a hablar. Es decir, para negociar.

Subaru entonces, con sus dos manos todavía en el aire, apuntando hacia abajo en una pequeña mesa cerca del mostrador.

— Busquemos un resultado donde los dos estemos a la cabeza. En otras palabras, una situación de doble ganancia.

Después de una breve pausa, Felt asintió, y ambos se sentaron a ambos lados de la mesa pequeña.

Rom luego sirvió dos vasos de leche y los puso en frente de ellos.

— Te daré este asiento y esta leche, pero estás por tu cuenta cuando se trata de negociaciones.

— No te preocupes, he venido preparado para perder todo lo que tengo. Solo mírame mientras lo pierdo todo —Subaru dijo eso, golpeando el puño sobre su otra mano como si estuviera presumiendo, a punto de entrar en una pelea, aunque sin decir nada para estar orgulloso.

Rom resopló, pero Felt, que ya había comenzado a beber su leche, torció la cara.

— Oye, Rom. No le pusiste agua a esta leche, ¿verdad? ¡Su sabor es terrible!

— ¡¿Por qué todo el mundo tiene que insultar a las bebidas?! ¡Te estoy mostrando algo de amabilidad…! —Rom dijo eso antes de tomar su mano gigante y acariciar el cabello de Felt.

Subaru pensó que parecía como si Rom iba a romper la cabeza de Felt, pero era claro que Rom no pretendía hacerle ningún daño y estaba dándole golpecitos en la cabeza como un hombre de edad a su nieto. Además, parecía que Felt estaba acostumbrada a eso.

— Se ve que ustedes dos son muy cercanos más de lo que pensé. Me siento solo.

— No digas algo así de cursi cuando pones una cara que se ve tan pésima como la de este anciano.

— He sido insultado por mi rostro anteriormente, ¿pero en serio? ¿¡Tan mala como la de este hombre!? ¡Vamos! —gritó Subaru sorprendido mientras miraba de nuevo a la cabeza calva de Rom y estaba afectado por el horror.

Mientras Subaru no tenía los rasgos más atractivos y a menudo lo confundían por algún tipo de delincuente, no pensó que eran tan malos para ser comparado con las de este anciano gigante de seis pies de altura.

—… Es verdad. Discúlpame por eso, fui demasiado lejos.

Contestó Felt.

— Aquí es donde quisiera decir esto; para hacer las paces conmigo, me gustaría que me digas ‘onii-chan’ con una voz linda por el resto de la conversación, pero continuaré y te perdonaré por ahora. Tienes que ser cuidadosa para que no digas algo demasiado doloroso, o… Rom ¿Qué te pasa?

— En serio comienzo a pensar que ustedes dos se han unido para venir aquí y hacerme enojar… —Rom estaba sonriendo con una vena saliendo de su frente. Subaru y Felt se miraron entre si y se encogieron de hombros.

Rom dejó salir un profundo suspiro.

— Justo cuando pensé que Felt conoció a alguien de su edad, acabas siendo tan torcido como los demás.

—… Rom, por favor, sé qué crees que estas ayudando pero te pediré que dejes de decir cosas tan embarazosas —dijo Felt.

— Además, ¿‘de su edad’…? Aunque supongo que desde tu punto de vista todos parecen que tienen la misma edad.

Subaru miró nuevamente a Felt, pero incluso tomando en cuenta el hecho de que probablemente era más delgada de lo que debería ser, se veía como de 12 o 13 años de edad. Si quisieras darle el beneficio de la duda e impulsar tu imaginación, sería capaz de pasar los 14 años de edad.

Era una diferencia de edad lo suficiente para que Subaru se sintiera avergonzado si Felt era referida como su conocida o amiga.

Pero dejando de lado el análisis de Subaru, la discusión de Felt y Rom continuaba sin él.

— ¿Qué crees que va a pasar si sigues con esta actitud tuya de ‘lobo solitario’? Tarde o temprano, estaré demasiado viejo para ser capaz de cuidar de ti. ¿En serio crees que puedes lograrlo por tu cuenta?

— ¿Ya cuantas veces me has dicho eso? ¿No es una señal de vejez decir la misma cosa una y otra vez? Pero además, pasará un largo tiempo antes que seas demasiado viejo para algo y antes que eso suceda voy a…

— ¿… Qué vas a hacer? —dijo Subaru, exaltándose, mientras que la frase de Felt se disipaba. Felt repentinamente miró hacia arriba irritada.

Teniendo en cuenta que parecía haber hecho una pregunta que no debería y estaba en peligro de destruir el estado de ánimo, Subaru aclaró su garganta. Se habían desviado demasiado, y era el momento de volver al punto principal.

— De todos modos, continuemos y comencemos con las negociaciones. Así que, eh… Felt. Tienes esa insignia, ¿verdad?

—… Sí, la tengo.

Subaru fue directamente al grano, y en respuesta, Felt respondió con honestidad.

Metiendo la mano en el bolsillo de su pecho, Felt sacó algo y lo puso en silencio sobre la mesa.

Era la insignia que Subaru había estado buscando. Lo que primero llamó la atención de Subaru era un diseño en la forma de un dragón. El emblema en sí era aproximadamente del tamaño que podría caber fácilmente en la palma de su mano. Mientras que Subaru no podía decir exactamente de qué material estaba hecho, el diseño del dragón alado era complejo, y en la boca abierta del dragón estaba una joya roja que lo hacía parecer muy única.

Subconscientemente, Subaru se sintió atraído por el brillo de la joya en el centro de la insignia.

— Así que…

La voz de Felt llamó la atención de Subaru y lo trajo de vuelta a donde estaba. A continuación, deslizó la insignia hacia el borde de la mesa, como para recordarle que todavía no era suya.

— Ahora es tu turno para mostrarme lo que tienes. Como puedes ver, esto no es una insignia ordinaria y pasé por un montón de problemas para conseguirla. Si puedes mostrarme algo que valga tanto como el emblema y mis esfuerzos, ambos podemos ser felices, ¿verdad?

— Mientras veo que estas tratando de ponerme a prueba con esa sonrisa tuya de aspecto maligno, lo siento. Sólo tengo una tarjeta para jugar. ¡Después de todo, tienes que mirar muy lejos para encontrar a alguien tan pobre como yo!

Subaru con orgullo sacó pecho, pero Felt no parecía tan feliz.

«En el momento en que digo “pobre”, todos ponen ese rostro, ¿no?»

Subaru pensó eso.

Pero dejando de lado los sentimientos de Subaru, él siguió adelante y jugó su única carta.

Subaru golpeó su teléfono celular sobre la mesa, y justo como lo pensó, Felt parecía confundida. Sin embargo, esa la reacción era justo lo que estaba buscando. Subaru se puso en marcha la cámara del teléfono celular y…

— ¡Toma esto! ¡Nueve cuadros por segundo de disparo continuo!

— ¡Wah! ¡¿Qué?! ¡¿Qué estás…?! Oye, ¡¿qué es ese ruido, y por qué es tan brillante?!

Una luz blanca brilló y un sonido de un obturador mecánico similar fue disparado varias veces a un ritmo rápido.

Felt parecía que tenía algo que decirle a Subaru por sus terribles modales, pero antes de que pudiera abrir su boca, Subaru puso la pantalla del teléfono celular en frente de su cara.

Al ver su propio yo en la pantalla, ella abrió los ojos y dijo:

— Eso es…

— ¡Está bien! ¡Hice una copia de ti! Este Mitia corta un pedazo de tiempo de una persona y lo almacena. Quiero cambiar esta Mitia por esa insignia que tienes.

Después de haber jugado su mejor carta, Subaru fue capaz de poner las negociaciones a su favor.

Fue una táctica de negociación establecida, y dependiendo de la situación, podría ser utilizado para forzar que se haga una conclusión de forma inmediata.

Por supuesto, esto también significa decirle a la persona con la que estás negociando que no cuentas con cartas fuertes para jugar, y Subaru ya había dicho eso en primer lugar, pero parecía funcionar.

— Ya veo. Eso es bastante sorprendente. Rom, ¿cuánto crees que valga esta Mitia?

Felt miró la pantalla y asintió con la cabeza un par de veces, pero Subaru pensó que su reacción era increíblemente indiferente.

Sus ojos no se iluminaban y ni siquiera tomó el teléfono celular en sus manos para mirarlo de más cerca.

Ella no estaba interesada en los usos del teléfono celular o su rareza, pero sólo la cantidad de dinero que podía convertirlo.

— Así que esta fascinación por las cosas de alta tecnología también, ¡¿se limita únicamente a los hombres en este mundo?! ¡De alguna manera, me hace sentir muy triste y solitario!

— Oh, cállate. ¿Cuál es la razón para hacer un gran lío de esto? Si esta cosa llamada Mitia se puede vender por mucho más que esta insignia, entonces no podría estar más feliz. Por eso, confío en que Rom me dé una valoración adecuada.

— Bueno, no puedo decir exactamente la cantidad que creo que valdría. Para ser honesto, no creo que los dos objetos puedan ser comparados. Creo que esa insignia podría valer mucho dinero… pero no tanto como esta Mitia. En otras palabras, creo que tienes mucho que ganar al hacer este intercambio, Felt. Eso es lo que pienso.

— Ya veo ya veo. Si ese es el caso, entonces ¿por qué no?

Felt parecía estar contenta cuando el intercambio tiene la aprobación de Rom.

Si bien la reacción de Felt era un poco diferente de lo que había esperado Subaru, parecía que el intercambio iba a suceder como estaba previsto, y Subaru no podría estar más feliz por eso.

Sin embargo, tan pronto como extendió su mano sobre la mesa hacia el emblema, Felt lo interrumpió.

— Espera. Nuestras cartas han sido jugadas, pero eso no quiere decir que no voy a tratar de endulzar el trato.




—… No estoy seguro de lo que pienso de ti al decir eso tan sencillo y claro, pero no importa lo que digas o hagas. No tengo nada más. Como he dicho antes, estoy en la quiebra para siempre y eternamente.

— No soy tan cruel, y después de todo, el mismo Rom lo dijo. Tu Mitia vale más que esta placa. Sin embargo, dudo que no tengas más cartas para jugar.

Felt se levantó y miró a Subaru. Sus ojos rojos se encendieron, y pudo ver que estaba evaluándolo. Un sudor frío corrió por la espalda de Subaru.

Hasta ahora Subaru ya había jugado la carta más fuerte que tenía en sus negociaciones. Sin embargo, Subaru todavía tenía algunas otras cosas en él que pensó que podría ser valiosas en este mundo. Por lo menos, pensó que podría ser capaz de jugar un poco más cartas, pero…

— Te dije que no te preocupes, ¿verdad? No planeo en tratar de quitarte algo más. Seré feliz si sé que puedo convertir esta cosa de aquí en dinero.

Felt juntó sus manos y sonrió, sintiéndose complacida al ver la expresión de ansiedad en la cara de Subaru.

Subaru tragó saliva al ver la reacción de Felt y respirando profundamente, apartó la mirada con la esperanza que podía ocultar que tan tembloroso se sentía.

— Entonces, si ese es el caso, ¿qué quieres decir cuando dijiste que todavía quieres ‘endulzar el trato’?

— Mmm? ¿Oh eso? Es sencillo. Sólo significa que no eres la única persona con la que estoy negociando.

Subaru parecía confundido, pero me Felt sacó el dedo índice y explicó.

— En primer lugar, la razón por la que robe la insignia fue porque alguien me pidió que lo hiciera a cambio de… diez monedas de oro bendecido.

— ¡¿Así que ya llegaste a un precio con la persona por la que lo robaste?! Por diez monedas de oro, huh… realmente no entiendo lo mucho que vale, pero…

Subaru echó un vistazo a Rom, que captó la indirecta y asintió.

— Si se tratara de mí, yo podría ser capaz de vender esta insignia por cuatro monedas, a lo mejor en cinco monedas de oro. También existe la posibilidad de que terminaría dejándolo en tres.

— ¿Entonces eso significa que ya están pagando el doble de su valor?

— ¿No has oído de ella? Dijo que son monedas de oro bendecidas. Están hechas de oro bendito, que es mucho más raro, por lo que diez monedas de oro bendito equivalen a veinte monedas de oro.

— ¡¿Así que están pagando cuatro veces más?!

— ¿Por qué te sorprendes tanto? Con tu Mitia, incluso en el peor de los casos se puede conseguir fácilmente veinte monedas de oro benditos por ella. Además, es probable que los coleccionistas por ahí pagaran aún más. Ni siquiera se puede comparar a los dos objetos.

Subaru realmente no entendía el costo general de los bienes de este mundo, pero había pensado que las monedas de oro eran la moneda más valiosa. Pensar que el valor de su teléfono celular se midió en una moneda aún más mayor que esa, y no sólo una o dos, sino veinte monedas, que eran lo suficiente para tomarlo por sorpresa.

— Si esta Mitia realmente alcanza un precio más alto, entonces no tengo ninguna intención de cumplir un acuerdo con otra persona y no tengo ningún problema en decirles eso.




— ¿¡Entonces por qué estás diciendo que vas a ‘endulzar el trato’!?

La sonrisa traviesa de Felt se transformó en una sonrisa aún más malvada.

— Si les digo que has hecho una oferta mucho más buena, si es que todavía quieren la insignia, ¿no te parece que van a tratar de ofrecerme algo más?

— En otras palabras… ¿Es eso lo que estás diciendo? Si el otro lado ofrece más de veinte monedas de oro bendecidas… entonces, si no me muestras todo el resto de tus cartas, no tendrás ninguna oportunidad.

La sonrisa malvada de Felt se había vuelto tan malvada que había llegado a un punto de ruptura y se había convertido en algo triunfante y sorprendente al decir estas últimas palabras.




Por el otro lado, con este ominoso giro de eventos, la expresión de Subaru comenzó a nublarse.

— ¿Así cuando planeas reunirte con esta persona que te encargó robar la insignia? Asumo que me dejarás sentarme para negociar, ¿verdad?

— Por supuesto, si te pongo en demasiada desventaja, podría terminar perdiendo algo del dinero que ya hice. Pero no te preocupes por la ubicación, nos reuniremos aquí —dijo Felt, tocando el borde de la mesa con su dedo, antes de inclinarse contra el respaldo de la silla y mirar a Rom.

— Siempre y cuando este el anciano Rom por aquí, la mayoría de la gente se olvidará del uso de la violencia como opción. Sólo la idea de tener que luchar contra este anciano hace que por tu espalda pasen escalofríos, ¿no te parece?

Felt miró Subaru buscando su aprobación, y después de un rápido vistazo a Rom, Subaru asintió varias veces.

Por otro lado, Rom no parecía demasiado preocupado por ese tipo de opinión acerca de él.

— Realmente no puedes hacer nada sin mí, ¿verdad, Felt? Me preocupo por ti. ¿Te gustaría otro vaso de leche? También tengo algunas otras cosas que son un poco más dulces.

Rom había empezado a parecerse a un abuelo, que consiente a su nieta como si fuera una linda gatita. Rom parecía encantado mientras le servía otro vaso de leche a Felt. Subaru los miró y dejó escapar un suspiro de exasperación.

— En serio, si ya habías llamado a esa persona aquí, ¿estabas planeando en negociar el precio con ellos, incluso si no aparecía?

— ¡Claro que sí! ¿Por cuánto crees que pasé para robar esta cosa? ¿Y si mi yo indefenso tenía que encontrarse con todos ellos por mi propia cuenta y hablar del precio? ¿Eso no sería algo triste?

— ‘Pobre de mí’, eh…

Felt era pequeña y delgada y, aunque a partir de ese aspecto exterior se podría estar tentado a describirla así, tomando en cuenta la personalidad fuerte y obstinada que tenía, Subaru tenía un problema en verla como una inútil. Pensando cuando Felt se había escapado después de haber robado la insignia, había dejado a Subaru muerto mientras estaba siendo atacado por los delincuentes.

Al recordar esa escena, Subaru se enojó un poco, por lo que no pudo evitar tocar el tema.

— ¿Hablando de eso, no te acuerdas de mí en lo absoluto?

— ¿Eh? ¿Nos encontramos en alguna parte? Quiero decir, a menos que se tratara de algún tipo de encuentro muy impactante, no creo que lo recordaría. Estoy muy ocupada, y para ser sincera, te ves muy simple. Solamente tu cabello y tu ropa destacan —Felt rio a carcajadas.

Lo que podía decir por la forma en que lo dijo, Subaru no pensó que Felt estaba mintiendo. También estaba el hecho de que había sido insultado por la sencillez de su aspecto general, por lo que fue suficiente para ponerlo en un estado de sorpresa menor.

Estaba empezando a parecer que en realidad no había tal cosa como la decencia humana común en este mundo. No si alguien podía olvidar fácilmente la escena de un intento de asesinato y robo.

Pero, de nuevo, había gente como Satella, quien había salvado a Subaru, aunque no había ningún beneficio para ella, y este anciano que, a pesar de ser un poco villano, no podías odiarlo. Incluso si en este mundo diferente no era como si todos fueran iguales.

No sería correcto juzgar a todos en base a las acciones de unas ovejas negras.

— De todos modos, eso es suficiente con tu terrible mala memoria, Felt. ¿A qué hora vendrá la otra persona?

— No estoy segura de que me gusta su actitud… Pero dije que iba a terminar el trabajo al atardecer, por lo que nos pusimos de acuerdo en encontrarnos aquí después de la puesta del sol… Ya que el sol ya está oculto, debería llegar en cualquier momento, ¿creo?

Esa conversación podría haber desencadenado un evento, ya que en ese momento se produjo un golpe seco en la puerta. Las tres personas en la mesa se miraron entre sí.

— ¿Les dijiste a ellos sobre el golpe especial?

— Ah… No, no lo hice. Es probable que sea para mí, así que voy a ir a ver —Felt le sacó la lengua a Rom y saltó de la silla y se acercó a la puerta. La forma en que actuó, se podría pensar que era dueña del lugar.

— ¿Realmente estás bien con dejarla que haga eso? —dijo Subaru cuando volteó a mirar a Rom.

— Bueno, no es como si acabara de conocerla. Nos conocemos desde hace mucho tiempo… supongo que puedo dejarla que dependa de mí de vez en cuando.

Subaru pensó que Rom, en verdad se veía muy feliz al ser indispensable para alguien, mientras que el anciano fue hacia la parte posterior de la bodega y volvió con un gran garrote.

El garrote era de la longitud de una espada de kendo de bambú, y parecía estar hecha de madera. En la punta y sobresaliendo en varios lugares habían puntas afiladas y se veía que con solo un golpe limpio dejaría fácilmente una herida fatal.

Lo más parecido con lo que se le podía comparar sería con un bate con clavos, pero incluso en este mundo parece que los garrotes son herramientas bastante estándares…

Empuñando un garrote que parecía adaptarse al anciano musculoso de seis pies de altura. Subaru pensó que si su ropa era un poco más rasgada y llevaba un taparrabos, sería más perfecto.

— Al ver tu figura no civilizada en todo su esplendor, incluso yo no puedo evitar hacer una mueca de dolor y una sonrisa al mismo tiempo.

— Hablas mucho, ¿verdad? ¿A quién crees que tienes que dar las gracias por llegar tan lejos? ¡Pobre de mí!

Rom añadió, moviendo la cabeza.

Subaru miró nuevamente a Rom por unos momentos.

— Bueno, para ser honesto, estoy muy agradecido por tu ayuda. No es como si todo se hubiera terminado, pero ya casi lo consigo y la única razón por la cual las cosas hayan salido tan bien para mí es gracias a tu ayuda, así que… Gracias.

—… Si de repente empiezas a ser honesto conmigo de esa manera, no sé qué hacer —dijo Rom en respuesta a la gratitud de Subaru, rascándose la cabeza calva antes de dejar escapar un profundo suspiro.

— Tienes que agradecerte más a ti por encontrar este lugar y hacer uso de lo que tienes. No he hecho nada digno para merecer tu agradecimiento.

— Sabes que no es verdad. Después de todo, Rom, sabías que Felt pensaba en discutir el precio de lo que robó con alguien más, ¿verdad? Entonces, tan pronto como escuchaste lo que tenía que decir, tenías toda la razón para alentarme.

—…

— Eres el que me dio la oportunidad de hablar de hablar con Felt. ¡Por supuesto, era mi esfuerzo, mi esfuerzo…! Que tomé de allí.

Era importante para Subaru decirlo dos veces.

Mientras Subaru señaló con orgullo su pulgar a sí mismo, la expresión de Rom se complicó y se quedó en silencio.

Pensando que Rom finalmente se había cansado de sus travesuras, Subaru comenzó a lamentar su afán de alabarse a sí mismo.

— No diría que la forma en que me siento acerca de esto es ‘gracias’, pero… si cualquiera de nosotros tiene que dar las gracias al otro, entonces debería ser yo, en lugar de ti.

Murmuró Rom, en voz baja, justo mientras el sentimiento de pesar de Subaru estaba comenzando a mostrarse en su cara.

Las arrugas del anciano se profundizaron mientras hacia una sonrisa.

— Está el hecho de que tienes un Mitia. Y luego está tu ropa y tu aspecto… vienes de una familia bastante adinerada, ¿verdad?

— Bueno, no diría exactamente eso…

— No tienes que ocultarlo. Apuesto que no puedes hacer público el hecho de que Felt robó esa insignia. Si por algo debo estar muy agradecido es por el hecho de que estás tratando de resolver esto de una manera pacífica.

Parecía que Rom había formado sus propias conclusiones acerca del misterioso pasado de Subaru, y que dentro de su cabeza, Subaru era algo así como un caballero muy amable.

— Felt y yo… hemos estado juntos por mucho tiempo, desde que ella era una pequeña niña —dijo Rom.

— Recuerdo que dijiste algo así hace un momento… ¿Han estado juntos todo ese tiempo? —Subaru movió la cabeza en dirección a la zona de los barrios pobres de los alrededores.

Rom asintió.

— En un lugar como este, todo el mundo acaba luchando por sobrevivir. En ese tipo de ambiente, los jóvenes tienden a formar pandillas con otros al igual que ellos, pero… Felt no es adecuada para eso.

— Si la forma en que ha estado actuando es la forma en que actúa con todo el mundo, no estoy tan sorprendido.

La actitud de Felt hasta ahora parecía decidida y audaz, pero al mismo tiempo que sonaba bien, no era cuestión de preguntarse, que toda esa resolución se orientaba hacia sus propios fines.

«Si actúas de esa forma, Subaru pensó, cualquier persona que quiera una relación mutuamente beneficiosa contigo no va a estar muy emocionado.»

— Pero también no es un problema en la forma en que se acerca a ti, Rom? No quiero ser grosero o algo, pero creo que la razón por la cual su egoísmo ha empeorado es porque siempre estás ahí para ella.

—… No tengo nada que decir contra eso. Después de todo, es cierto que tiendo a consentirla —dijo Rom suavemente mientras se pasaba la mano por su cabeza calva.

La forma en cómo se veía el anciano hizo que Subaru entendiera que Rom sentía como si Felt fuera su familia. Es probable que no sean parientes, pero al menos por el lado de Rom, había un claro vínculo entre ellos.

— Bueno, espero que no sea solo por tu parte —murmuró Subaru, sin tener en claro de quién se trataba.

Pero Rom debe haber oído, porque él susurró:

— No me importa, incluso si esa es la manera que es… En realidad, sería mejor si se tratara de esa manera.

Pero justo en ese momento, parecía que su tiempo había terminado.

— ¿Qué hacen ustedes dos, murmurando entre ustedes? Es raro, así que dejen de hacer eso —dijo Felt, molesta, mientras regresaba. Detrás de Felt, quien estaba haciendo un trabajo terrible en hacer una sonrisa falsa, había otra persona.

— Tenía razón, era para mí. Estamos por aquí, ¿te importaría tomar asiento? —Felt se negó totalmente, empujando hacia un lado a Subaru y volteó a mirar a la persona detrás de ella mientras intentaba ser cortés.

Cuando Subaru alzó la vista, preparándose para hacer frente a la persona con la que iba a tener que negociar, estaba un poco sorprendido.




Felt había invitado a una mujer increíblemente hermosa.

Era muy alta para una mujer, teniendo la misma altura de Subaru y parecía como si estuviera en sus veintitantos. La bella mujer tenía sus ojos mirando hacia un ángulo hacia abajo, hacia los bordes y tenía una cierta atmosfera de tranquilidad a su alrededor. Una cosa que sobresalía de ella en la oscuridad de la bodega era la blancura casi enfermiza de su piel. Llevaba un abrigo negro, pero el frente estaba descubierto y se podía ver que su ropa debajo también era negra y estaba fuertemente apretada a su piel. Aunque era bastante delgada, definitivamente tenía las curvas en donde debían estar, y un cuerpo muy bonito en general.

Al igual que Subaru, la mujer también tenía el pelo negro, que parecía ser muy raro en este mundo. Su pelo estaba atado con una trenza que le llegaba hasta el final a sus caderas, la punta de lo que hacía girar con sus dedos.

En resumen, era una hermosa mujer cautivadora. Para Subaru, que no tenía experiencia real con las mujeres, incluso en su propio mundo, ver a una mujer así era tan nuevo para él que no pudo evitar sentirse muy nervioso.

Al haber perdido la calma, Subaru siguió las instrucciones de Felt y se levantó de su silla sin ninguna queja. Felt tomó asiento, y Rom se sentó a la izquierda de ella. Subaru se quedó a la derecha de Felt, incapaz de ocultar su nerviosismo.

Con tantas personas en espera de su llegada, la mujer no parecía molesta, pero se veía confundida.

— Me da la sensación de que hay una gran cantidad de personas no relacionadas con nada de esto.

— No puedo ponerme en la posición para reducir el precio, ¿sabes? Es la sabiduría del débil. De cualquier forma, Subaru, ve a traernos algunas bebidas.

Felt le hizo un gesto a Subaru con la mano, como si estuviera ordenándole a un criado, pero Subaru no pudo responder, y así que fue detrás del mostrador y tomó algunos vasos limpios, los llenó de leche y volvió a la mesa para servirlos.




La mujer le dio las, “Gracias” a Subaru delante de él mirándolo de arriba hacia abajo.

— Entiendo que el anciano este aquí, pero ¿quién es este?

La mujer debe haber sido capaz de decir por la actitud de Subaru que no estaba muy acostumbrado al lugar. En lugar de ser cauteloso con él, había hecho una pregunta simple.

En respuesta, Felt sonrió con su sonrisa malévola.

— Este tipo es tu rival. También ha venido a negociar —declaró ella y su proceso de “endulzar el trato” empezó.

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios