Senka Maihime (NL)

Volumen 3

Capítulo 2: Caos e Indemnización

Parte 5

 

 

¡La he fastidiado! ¡De verdad la he vuelto a cagar! Al se maldijo a sí mismo mientras cabalgaba.

“Eso no importa. No la persigo para pelear, sólo quiero hablar con ella. ¡Además, tengo un par de cosas que decirle a ese bastardo por dejar a Althos sin una palabra de despedida!” Intentaba inventar excusas sobre la marcha, pero ya oía a Jamka regañándole con: “¡Un rey no debe correr ciegamente tras sus invitados!” o algo así.


“Pero ¿qué más puedo hacer?”

Al final, decidió no preocuparse por ello y afrontar las consecuencias más tarde. La pregunta más apremiante era si Sharon y Ranbolg ya habían cruzado la frontera. Quería atraparlos antes de que llegaran al ejército de freiya.

Al llegó a la frontera sin suerte. Cambió de caballo y continuó galopando con todas sus fuerzas. Después de unos minutos, vio varios caballos en los campos de delante, liderados por un hombre de pelo dorado.

“¡Sharon!” Al gritó, pero ella ni siquiera se inmutó. “¡Tienes valor para ignorarme!”

Pateó a su caballo e intentó alcanzarlos. Pensó que también aumentarían su velocidad, pero un par de soldados se detuvieron en los bosques cercanos, se bajaron de sus caballos y esperaron la llegada de Al. Los guardias personales de Ranbolg sonreían un poco más adelante.





“Haah, haah… Príncipe Ranbolg, ¿no crees que es un poco grosero irse sin decir adiós?” Al tampoco lo saludó exactamente, pero fue una venganza por su repentina partida.

“Haha. Estamos en una zona neutral ──una tierra de nadie, por así decirlo. Ninguna jurisdicción puede contactarnos aquí. ¿Está claro, Su Majestad?” Ranbolg dijo con una sonrisa, sin siquiera reconocer su rudeza. Independientemente, al menos podrían ir al grano. Al se bajó del caballo y caminó hacia ellos dos con los brazos abiertos de par en par, lo que indica que no mostraba hostilidad.

“En ese caso, empezaré. Te perdonaré por faltarme al respeto y por dejar el país sin decir una palabra, ¡pero quiero que Sharon vuelva! ¡Es una preciosa invitada de mi país, y una candidata a ser mi novia!” Al pronuncio la razón por la que los seguia. El cuerpo de Sharon se estremeció al oír esas palabras, pero no levantó la cabeza ni se dio la vuelta. Ranbolg dio un paso adelante para cubrir a Sharon.

Es casi como si fuera una especie de demonio que vino a secuestrarla. Bueno, supongo que técnicamente soy un demonio, pero ese no es el punto.

“Hmm, ¿llamarías a esto tu candidata a novia cuando ya estás rodeado de un harén de mujeres hermosas?”

Ugh. No se equivoca, pero oír cómo se refiere a Sharon como si fuera un objeto me pone enfermo.

“¿Qué tiene eso que ver con esto? Además, ¡Sharon ama a Althos! ¿Verdad, Sharon?

No dijo una palabra. En cambio…

“Tengo que admitir que Althos es un lugar muy tranquilo y reconfortante para vivir, pero eso es todo. Es un gran lugar para jugar a las casitas, ¡pero debes recordar que las Divas son mucho más que simples juguetes! ”

“¡No estoy jugando con ellas! Todas son preciosas────” Al se detuvo.

En realidad, ¿qué son para mí? Claramente, no son mis juguetes, incluso si Ranbolg está tratando de hacerlo girar de esa manera, pero eso es lo más lejos que puedo pensar. Me encanta pasar tiempo con ellas, tonteamos e incluso peleamos de vez en cuando, pero siempre nos ayudamos mutuamente. El tiempo que hemos pasado juntos y las experiencias que hemos compartido son definitivamente reales.

“¡Haha! ¡Parece que está en todo esto, Su Majestad! ¿¡Pero me pregunto,

¿serían sus sentimientos inalterados si supiera su verdadera identidad!?” Ranbolg lo explicó con una amplia y engreída sonrisa en su cara. Al lo miró confundido, curioso por saber cuál podría ser la verdadera identidad de Sharon. Esa mirada solo alimentó la confianza de Ranbolg.

“¡Era una esclava!” gritó victorioso, su voz alcanzando los confines de las llanuras.

Publicidad M-M4

“¿Hmm? Sí, ¿y?”

“Debes ser completamente sor──¿Huh?”

Al estaba casi impresionado por su propia expresión tonta mientras casualmente se encogía de hombros ante la revelación de Ranbolg.

“¿¡Qué es esto!? ¿¡Por qué no te sorprendes!?” Como si hubiera sido golpeado por su propio hechizo, Ranbolg estaba total y completamente aturdido.

“Bueno, me lo contó hace un tiempo, pero incluso si no lo hubiera hecho, no importaría mucho.” Al le dijo la verdad.

“¡Jajaja, ya veo! ¡Así que te has enamorado de ella!”

“¿¡Eh!? ¿De dónde sacaste──?” El rostro de Al se sonrojó ante la repentina afirmación.

“Es una diva sólo de nombre; ¡no es más que una sucia esclava!”. Esas palabras le ayudaron rápidamente a recuperar la compostura.

“Oye, sé que ella es la Diva de Freiya, pero ¿no es eso ir demasiado lejos?” Hizo todo lo posible para mantener sus emociones bajo control, pero…

“¡No, es menos que un esclavo! ¡Sólo con su presencia, la moral del ejército se dispara! ¡Es sólo una herramienta para llevar la gloria a nuestro país! ¡Un simple muñeco al que llamamos Diva!” Las divagaciones de Ranbolg se volvieron cada vez más terribles.

¿¡De verdad!? Quiero decir, tienes que saber que Sharon podría destruirte solo con su meñique, pensó y miró a Sharon, que seguía allí inmóvil, con la mirada fija en el suelo. Mientras Al pensaba en lo extraño que era el espectáculo, Ranbolg se acercó a ella.

Publicidad M-M1

“¿Lo sabías? ¡Las herramientas de baja calidad no sienten vergüenza!”

Ranbolg le arrancó el hombro a Sharon, y comenzó a tocarle violentamente los pechos.

“Gh…”

Escuchando a Sharon ahogar un grito y viendo sus mejillas sonrojadas, Al estaba listo para entrar en acción. Sin embargo, no importaba lo doloroso que fuera, tenía que contenerse.

Será una guerra total si empiezo algo con él. Si tan solo pudiera arreglármelas para evitarlo. Sharon podría hacer algo al respecto, así que, ¿¡por qué está aceptando su abuso!?

Enfurecido por la rabia, Al miró fijamente a Sharon en busca de una respuesta, pero la obtuvo de Ranbolg.

“Haha. Esta herramienta ha sido programada a través del dolor y el terror. ¡Una y otra vez desde una edad temprana, se le enseñó a nunca desobedecer a la realeza!”

Al sabía que había sido una esclava, pero no tenía ni idea de la tortura que había sufrido. Todo el tiempo, Ranbolg parecía estar disfrutando.

“Como tal, ¡puedo hacer lo que quiera con ella!” Diciendo eso, deslizó una mano por el estómago de Sharon.

Al no pudo soportarlo más. No era la elección correcta para el rey de un país, pero no podía ver a la chica que siempre seguía adelante mientras cargaba con la carga de su pasado estar atada por el miedo por más tiempo.

“¡Déjala ir, escoria!” gritó mientras se lanzaba hacia Ranbolg.

“Realmente no deberías. ¡Cualquiera que se atreva a interferir en el gentil acto amoroso de una pareja se enfrentará a la ira de ocho mil soldados de Freiyan! ” Antes de que Al pudiera señalar su descarada mentira, Ranbolg continuó, “Oh, ¿no lo mencioné? Nos vamos a casa para casarnos “.

Senka no Maihime Volumen 3 Capitulo 2 Parte 1 Novela Ligera

 

Al se preguntaba si eso era sólo un farol, pero al ver la derrota en los ojos de Sharon, decidió que era la verdad. De cualquier manera, tenía que seguir adelante; dejar de hacerlo significaría aceptar lo que Ranbolg decía. Con movimientos claros y fluidos, desenvainó su espada y apuntó entre los dos.

¡Clang!

Una figura acorazada apareció repentinamente frente a Al y hábilmente bloqueó su golpe. Ranbolg debió saber que sus guardias lo protegerían, ya que ni siquiera se inmutó ante el ataque de Al. Simplemente se quedó allí, con su sonrisa engreída y acariciando a Sharon, mientras los soldados escondidos en los matorrales cercanos se mostraban, como si todo esto hubiera sido planeado.

Al había dejado que su rabia tomara el control, lo que le llevó a caer en una trampa mortal. Los engranajes de su cabeza comenzaron a girar.

Uno contra ocho mil. Puede que fuera poco probable que hubiera ocho mil soldados escondidos en los matorrales, pero eso no cambió el hecho de que estaba siendo superado por mucho en números, lo que le dejó una sola opción.

“Haha. Estás bastante lleno de ti mismo por ser el mayor llorón de Freiya. Ni siquiera te enfrentarás al rey de un pequeño país como el nuestro uno a uno “.

Su plan era atraer a Ranbolg a un duelo y usar esa oportunidad para huir con Sharon. Era su única esperanza.

“Hehe. Esperaba algo así del hombre con suficiente ingenio para soportar el poderoso Imperio usando sólo un puñado de soldados. Bien, me apunto.

¿Tenemos un duelo, Su Majestad?” Inmediatamente mordió el anzuelo.

“Interesante. Pareces bien educado e inteligente, pero…”

El soldado que mantuvo la espada de Al a raya se retiró después de recibir una sola mirada de Ranbolg.

“Naturalmente. Sólo los más inteligentes pueden sobrevivir en Freiya”, dijo mientras desenvainaba su espada.

“¡Ahora, déjame mostrarte la fuerza de una nación rural!” Al inmediatamente balanceo su espada después de señalar el comienzo del duelo.

“Haha, ¿dónde están tus modales? ¡No me extraña que seas el rey de los límites del mundo!” Ranbolg evitó su golpe con un simple paso atrás. “¡Toma esto!”

Ranbolg apuntó directo a la cabeza de Al. Al se las arregló para evitar el golpe mortal por un pelo de ancho, y luego saltó hacia atrás para poner algo de distancia entre ellos.

Maldición, es mucho mejor de lo que se esperaba. Al se dio cuenta de que esta sería una batalla difícil en más de un sentido.

“¿Es una espada mejorada?”


Mirándola más de cerca, Al notó que la espada de Ranbolg brillaba con un azul oscuro.

“En efecto, lo es. La hoja está imbuida con un hechizo para aumentar su filo, y mi armadura también está mejorada para mejorar su defensa. Esta es la menor cantidad de preparación que puedo hacer antes de una pelea contra el Rey Demonio.”

Al ni siquiera pudo criticarlo, ya que él fue quien propuso la pelea sin verificar primero su equipo.

Publicidad G-M1



Nuestra esgrima es casi igual. Puede que tenga una pequeña ventaja sobre él, pero su equipo es muy superior. Empezó a arrepentirse de no haber traído su confiable guadaña con él. Pero eso no importa. ¡Tengo que llevar a cabo mi plan!

Tomó su posición y temerariamente balanceo su espada a Ranbolg.

“¡Arghhhh!”

“¡Inútil! ¡No puedes ──! Espera, ¿¡qué!?” Al soltó su espada y desapareció de la vista de Ranbolg. “¿¡Qué estás tratando de hacer aquí!?”

Ranbolg bloqueó la espada volando hacia él y miró alrededor en busca de Al. No tuvo que buscar muy lejos, ya que Al había montado un caballo cercano y se dirigía hacia Sharon.

“¡Sharon! ¡Vamos a salir de aquí!” gritó mientras se apoyaba en el caballo, tratando desesperadamente de alcanzarla.

“No. No puedo irme.” Sharon le quitó la mano con sus palabras.

Al la miró con total incredulidad.

“¿Sharon…?”

“Tengo un sueño que cumplir, ¡y esta es la forma más rápida de alcanzarlo! Además…”

“¿Qué? ¡Entonces ──Gbhhh!” En lugar de palabras que cuestionan la decisión de Sharon, un río de sangre brotó de su boca.

“¡A-Al!” Sharon corrió hacia él. Se había deslizado del caballo y estaba vomitando sangre violentamente, con incontables flechas saliendo de su espalda.

“Sharon… Vete….de aquí…”

“¡No, no hables ahora!”

Esto es malo; las flechas perforaron sus pulmones. Necesita curarse. No, tal vez

el Aumento Celestial es lo único que puede salvarlo ahora.

“Al, quédate quieto un rato”, dijo ella y se inclinó hacia él.

“¡Hahaha! ¿¡Cómo te atreves a llamarte a ti mismo rey, cobarde!?”

Al escuchar la risa siniestra de Ranbolg, los arqueros que se escondían en los matorrales se mostraron.

“¡Ranbolllg!” Sharon miró a Ranbolg como si fuera una cucaracha asquerosa.

“Cuida tu boca. Casarse no significa que puedas levantarme la voz. Además, el Rey Alnoa ha profanado nuestro sagrado duelo. Someterlo a un castigo es algo natural”.

A pesar de lo sospechosas que fueron sus acciones, Ranbolg simplemente se encogió de hombros. A juzgar por la velocidad de reacción de los arqueros, no sería exagerado asumir que estaban preparados para atacar en cualquier momento si el duelo no hubiera ido a favor de Ranbolg.

“Ya es hora de que aceptes la derrota. Te convertirás en mi esposa, y eso es el final de todo.”

De repente, el cuerpo de Sharon se endureció como si estuviera atada por incontables cadenas invisibles. Ranbolg sonrió ante eso y se acercó a Al con un par de soldados armados.

“Sharon, siéntate y observa. ¡Estos serán los últimos momentos de Su Majestad!” Los soldados desenvainaron sus espadas y apuntaron al derrumbado Al. “¡Ahora, acaben con él!”

La hoja de la espada apuntada al cuello de Al centelleó bajo el sol brillante mientras cortaba implacablemente el aire.

Al va a… ¿morir? Algo se despertó en Sharon cuando ese siniestro pensamiento cruzó su mente.

“¡Wraaaaaaaaagh!” Soltó un gruñido salvaje, sacó su espada de su vaina, y la balanceo a los soldados que rodeaban a Al.

“¡Agh! ¿¡Cómo te atreves a ir en contra de mi voluntad!? ¿¡Has olvidado tu pasado!?” Atónito después de presenciar el ataque relámpago de Sharon, Ranbolg aún se las arregló para exprimir una amenaza.

“¡No lo dejaré morir! ¡No dejaré que lo mates!”

Ella era como una bestia que había roto sus cadenas. Se paró frente a Al, protegiéndolo de cualquier peligro.

“¡Sh-Sharon! ¿Tienes alguna idea de las consecuencias de tus acciones? Si sigues así, los Niños Perdidos…”


“¡Ah!” Sharon se congeló por un momento, lo que le dio a Ranbolg tiempo suficiente para dar sus órdenes.

“¡Nuestra Diva se ha vuelto loca por la magia del Rey Demonio! Segundo y tercer batallón, ¡captúrenla!” Sharon finalmente había recuperado sus sentidos, pero Ranbolg no le dio tiempo para evaluar sus opciones. “Infantería, ¡adelante! Hechiceros, ¡atrápenla!”

De repente, incontables cuerdas como telarañas se ataron al cuerpo de Sharon.

“¿¡Qué!? ¿¡Qué es esto!?”

“¡Rahhh!” Mientras Sharon intentaba liberarse cortando las delgadas cuerdas con su espada, la infantería pesada saltó sobre ella por todos lados.

“¡Dejenme en paz!” Ella los eliminó con un solo golpe, pero un grupo de soldados vestidos de cuero que se escondieron detrás de ellos, todos saltaron sobre ella.

Tch, puedo lidiar fácilmente con estos tipos, pero podrían morir si utilizo incluso una onza más de mi fuerza.

Ese ligero momento de vacilación significó su derrota.

“¿¡Qué están haciendo!? ¡Déjenme en paz! ¡Soy su Diva! ¡Déjame ir!”

Los soldados le restringieron los miembros, y las cuerdas de sujeción descendieron sobre su cuerpo desde arriba.

“Veo que te has dado cuenta. Si intentas cortar las cuerdas, acabarás hiriendo a los soldados. ¡Este es el plan perfecto contra ti, la herramienta que sabe que no debe matar a los soldados de Freiyan!”

Sharon lo miró en silencio.

“¡Ahaha! ¡Te llaman diva, pero en realidad eres sólo una marioneta!” Ranbolg no perdió la oportunidad de insultarla.

“Tch”.

Ignoró la mirada salvaje de Sharon y se acercó lentamente a ella.

“Sharon, oh, Sharon. Pobre y pequeña Sharon. Lo siento mucho, pero su caballero perecerá a sus pies. ¿No crees que sería misericordioso acabar con su sufrimiento y dar el golpe final?” dijo mientras se encogía de hombros y sacudía sarcásticamente la cabeza.

No. No está muerto. Sharon no se había rendido todavía. Si de alguna manera se las arreglara para realizar el Aumento Celestial, Al todavía podría salvarse.

No, esto no puede estar pasando… tengo que hacer algo, o… ¡morirá! Cuando ese pensamiento cruzó su mente, perdió toda precaución hacia los soldados de Freiyan.

“¡Al!” Justo cuando concentró toda su fuerza en sus extremidades …

“¡Bola de fuego! ¡Bola de escarcha! ¡Bola de Rayo!”

…una voz familiar entró en sus oídos, junto con un rugido atronador.

“¡Aaaargh!”

Entonces, el sonido del suelo mismo se desgarró.

“¡Lord Ranbolg! ¡Estamos bajo ataque!” Los soldados escondidos en los matorrales salieron corriendo, corriendo por sus vidas en un desesperado intento de escapar de las llamas y el hielo que arrasaban el área.

“¡Manténganse firmes! ¡Nos preparamos para una emboscada de Divas! ¡Utilicen su entrenamiento!” Incluso con la falta de liderazgo de su comandante e innumerables hechizos lloviendo sobre ellos, escuchar el comando hizo que las tropas de Freiyan actuaran, no desperdiciando un solo movimiento. Ranbolg dejó la dirección de sus tropas al hombre que gritó la orden, el soldado que había detenido el ataque de Al en su primer arrebato, y se volvió hacia Sharon con una cínica sonrisa.

“¿Realmente pensaste que no estaba preparado para esto, a pesar de saber muy bien que Althos alberga múltiples Divas?”

“¡Bola de hielo!” Feena dirigió su hechizo directamente a Ranbolg, pero no le llegó.

“Bloqueo Mágico”.

Por cada barrera mágica destruida por uno de los hechizos de Feena, otra ocupaba inmediatamente su lugar.

“¡Arqueros! ¡A las dos en punto!”

Con el bloqueo mágico aún en su lugar, los arqueros lanzaron cientos de flechas. Feena fue enraizada como resultado de su hechizo.

“¡Muro de fuego!”

La lluvia de flechas se convirtió en cenizas al tratar de atravesar el muro de fuego que apareció en el aire, pero…

“¡Caballería, infantería, a la carga! ¡Arqueros, mantengan la presión!”

…una orden de seguimiento movilizó inmediatamente al resto del ejército. El plan era abrumar a Feena con varios ataques sincronizados y usar su atención dividida para ganar ventaja.

“¡Tch, esto no es nada!”

Después de quemar el siguiente juego de flechas, comenzó a prepararse para la caballería que venía. Notó el tenue brillo púrpura no sólo de la armadura de los soldados, sino también de los caballos, lo que indicaba que las defensas mágicas estaban reforzadas.

“No me dejas otra opción”. Feena siguió acumulando tanta energía mágica como pudo.

“¡Arqueros, fuego!”

Otra cortina de flechas fue enviada hacia ella. Los soldados, cuyos cuerpos fueron protegidos, mantuvieron su curso, dejando a Feena con la simple elección de morir por flechas o espadas. El hecho de que llevara la pesada guadaña de Al en su espalda no la ayudó a escapar. Se quedó sin opciones.

O al menos, eso es lo que el enemigo esperaba.

“¡Feena! ¡Lamento llegar tarde!”

“No hay excusas. ¡Toma a la caballería!” Feena finalmente vio a alguien, era Kanon, corriendo en su ayuda.

Publicidad M-M3

“¿Me perdonarás si los derroto?”

“¡No puedo oírte!”

Cronometrando su hechizo perfectamente para sofocar la voz de Kanon, Feena desplegó otro muro de fuego, destruyendo las flechas entrantes con un estruendoso rugido.

“¡Vamos! ¿¡Por qué siempre eres tan mala conmigo!?” Kanon se quejó, pero sonrió mientras se abría paso entre los soldados enemigos. Su armadura puede haber mitigado la magia, pero proporcionó la protección de un trozo de papel cuando fue cortada por la katana de Kanon. “La parte trasera de mi espada es suficiente para deshacerse de estas pequeñas patatas fritas”.

“¿Haces todo esto con la parte trasera de tu espada?” preguntó Feena mientras lanzaba hechizos hacia los arqueros y magos enemigos.

“Es simple. Sólo corto a través de su armadura y rápidamente doy la vuelta a la hoja”.

“No creo que sea tan simple como crees. Puede que estés podrida hasta la médula, pero sigues siendo una Diva. Por muy estúpida que seas, tu esgrima no tiene límites.”

“Feena, creo que estás compartiendo demasiado tus pensamientos. No sé si me estás alabando o maldiciendo.”

“Ambas cosas, pero eso no importa ahora mismo.”

“Lo sé. Haré un camino, ¡tú cuida de Al!”

Publicidad M-M5

Sin embargo…

“¡Es la Diva de Eshantel! ¡Caballería, retrocedan! Infantería, ¡ataquen!” La caballería comenzó inmediatamente su retirada, cubierta por una cortina de flechas.

“Tengo que reconocerlo, son impresionantes. ¡Pero eso no es suficiente para detenerme!” Kanon cortó las incontables flechas con facilidad, y luego preparó su propio ataque.

“¡Hyahhh!” Cortó en diagonal por el aire a la velocidad de luz. La ola de presión que creó derribó a la caballería en retirada de sus caballos.

“Gracias. Perdonaré algunos de tus pecados. Ahora, veamos…” Feena dijo eso mientras se subía a uno de los caballos libres. De alguna manera se las arregló para subir al caballo sin caerse y le dio una patada en los costados. Su objetivo era Al.

“¡Al!” Al ver a Sharon retenida al lado de Al la llenó de alivio y de rabia. “¡Sharon, cabeza hueca!”

Todo lo que quería era que Sharon se acercara a Al y realizara el Aumento Celestial, pero al acercarse, vio que los miembros de Sharon estaban siendo retenidos por cuatro soldados. Pateó el costado de su caballo una vez más para llegar a Al lo más rápido posible.

“¡Una Diva ha roto nuestras defensas! ¡Protejan a Lord Ranbolg!” La infantería pesada lo rodeó inmediatamente, junto con Sharon y Al.

“¡No me importa ese tonto príncipe!”

Feena comenzó a acumular energía mágica. Podía lanzar fácilmente a los enemigos, pero al hacerlo se arriesgaba a empeorar las ya graves heridas de Al. Podría terminar enterrado bajo los soldados, o si su hechizo se bloqueaba, la onda expansiva resultante podría derribarlo. Francamente, ella no sabía cuánto poder podía desatar.

“Sólo hay una manera”. Ella aceleró aún más, planeando montar el caballo directamente hacia los soldados enemigos y usar esa oportunidad para llegar a Al. Sin embargo, el combate cuerpo a cuerpo no era su especialidad. “¡Haré cualquier cosa para salvar a Al!”

“¡Feena! ¡Prepárate!” Sharon, sosteniendo a Al en sus brazos a pesar de los hilos como telarañas que aún están adheridos a sus miembros, la llamó justo cuando terminaba sus preparativos mentales.

“¡Aaaaaaargh!” Con un grito feroz, saltó por encima de los guardias y se dirigió hacia Feena.

“Lady Sharon, ¿¡qué ──!?” Miró amenazadoramente al anillo de soldados del que acababa de escapar.

“Cuídalo”, dijo Sharon mientras le entregaba a Al.

“Sharon, ven.” Feena puso a Al inconsciente frente a ella y extendió una mano hacia Sharon.

“………”

Viendo a Sharon sacudir dolorosamente su cabeza, Feena no siguió presionando.

“No mostraré gratitud. Voy a hacer todo lo posible la próxima vez que nos veamos.”

“¡Espero que así sea!”

Con eso, Feena se dio la vuelta y se fue.

“Sálvalo también por mí…”, susurró Sharon mientras los veía irse.

“¿¡Qué demonios estás haciendo!?” Ranbolg gritó desde el centro de la infantería. “¡Esta es nuestra oportunidad de capturar al rey de Althos! ¡No dejaré que se me escape de las manos!”

Levantó su puño en el aire.

“¡Arqueros, magos, monten nuestros caballos más rápidos y persíganlos!” El soldado que estaba al lado de Ranbolg, un hombre llamado Gatou, dio sus órdenes, y todos se apresuraron a sus caballos.

Publicidad M-AB

Originalmente, los Caballeros de la Primera Orden no eran más que una banda de rufianes que no podían ser controlados. Sin embargo, cuando a Ranbolg se le encomendó la tarea de guiarlos para sofocar una rebelión, descubrió a Gatou entre la sublevación.

El grupo de mercenarios de Gatou había sido destruido por los Caballeros de la Primera Orden, así que decidió unirse a ellos, e inmediatamente mostró una gran destreza. Gracias a su liderazgo, la desobediente banda de sinvergüenzas comenzó a seguir órdenes. También fue Gatou quien le dio a Ranbolg el cristal, el último empujón que necesitaba para intentar usurpar el trono.

“Espero que estés preparada, Sharon.”

Sharon era consciente de que su líder narcisista no ignoraría el hecho de que había dejado en ridículo a las tropas de las que se enorgullecía.

“¡Me ocuparé personalmente de Sharon! ¡Sujétala!” Gritó Ranbolg, mirándola con una mirada más agria que un limón.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios