Backstabbed in a Backwater Dungeon (NL)

Volumen 1

Capítulo 12: La Cacería De Los Asesinos De Aventureros, 2ª Parte

 

 

“¡Maldita sea! ¡Maldita sea! ¡Maldita sea! ¿A dónde se ha ido esa perra?”

El elfo Kyto estaba desesperado. Había estado secuestrando y matando a aventureros, en su mayoría humanos, con la esperanza -por remota que fuera- de que la investigación de Yanaaq encontrara una solución al enigma de cómo superar el límite de crecimiento propio, y había sido este motivo el que había impulsado a Kyto a atacar al grupo de Elio aquella noche. Sin embargo, dejó escapar a un miembro del grupo.

Publicidad M-AR-2

Kyto, un elfo de nivel 1500, había dejado escapar a una chica humana cuyo nivel de poder probablemente no superaba los veinte. Por supuesto, había factores atenuantes a tener en cuenta, como el hecho de que la chica le había tocado un punto muy delicado, lo que le había enfurecido hasta tal punto que había intentado masacrarla con la Grandius, pero nada de eso cambiaba el hecho de que, justo cuando el arma de clase Fantasma parecía dispuesta a partir en dos el cráneo de Miya, ella había desaparecido de repente en un destello de Luz y la poderosa espada había acabado golpeando el suelo donde ella había estado. Este fenómeno fue tan inesperado e inexplicable que Kyto, aturdido, sólo pudo quedarse clavado en el sitio durante un buen minuto o más.

Kyto tardó un rato en darse cuenta de que no se trataba de un caso en el que una enclenque lo había avergonzado al escapar de sus garras. No, esta chica en particular tenía una descripción completa de ellos -los asesinos en serie a los que todos pronto darían caza-, incluyendo de qué raza eran, sus características y qué armas utilizaban. Kyto se apresuró a crear un clon de Grandius y se subió a él para obtener una vista aérea de las inmediaciones, pero no encontró ni rastro de la chica ni de ningún otro aventurero. Mientras volaba, Kyto se mordía la uña del pulgar.

“No hay rastro de nadie en la zona”, se dijo Kyto. “Un objeto mágico no podría estar escondiéndola cerca, porque mis agudos sentidos ya la habrían localizado. Entonces, ¿quizás fue algún tipo de objeto teletransportador que la llevó a algún lugar lejano? ¡¿Quizás incluso fuera de esta mazmorra?! ¡No, eso no puede ser! No es posible. ¡Esa mocosa sarnosa e inferior nunca llevaría encima un objeto mágico tan valioso! Si lo tuviera, ¡¿por qué esperaría hasta el último minuto para usarlo?!”

La chica humana había estado corriendo por su vida. Si Kyto hubiera estado en su lugar, habría usado un objeto como ese inmediatamente, sin importar lo valioso que fuera.

“Esa Luz brillante puede haber sido una distracción para que ella pudiera escapar, igual que el truco de la bomba de humo que hizo el inferior la otra noche. Pero no puedo sentirla por aquí…” murmuró Kyto, aparentemente perdido. “¡Oh, espera! ¡Quizá volvió con sus amigos!”

Publicidad G-M2



Kyto había estado centrando su búsqueda de Miya en dirección a la salida de la mazmorra, creyendo inconscientemente que ella se dirigiría hacia allí porque eso era lo que él haría en su lugar.

“¡Quería hacerme creer que se dirigía a la salida de la mazmorra, pero en realidad volvió con su grupo! Obviamente planeaba coger a su hermano delante de las narices de Yanaaq y utilizar otro pequeño objeto para escapar de nosotros una vez más. ¡Maldita sea! Estos insectos inferiores son más débiles que el pecado, ¡pero pueden ser pequeñas plagas astutas!”

Publicidad M-M2

Debería haber sido evidente que no tenía sentido que Miya arriesgara su vida para intentar este tipo de misión de rescate, pero Kyto sintió que este escenario extremadamente improbable era lo suficientemente plausible como para ayudarle a racionalizar el hecho de que había dejado escapar a una indefensa chica humana. Kyto cambió frenéticamente de dirección y se lanzó hacia Yanaaq, que estaba ocupado curando las heridas de Elio.

Cualquiera podría haberte dicho que sería prácticamente imposible que lo que claramente era un joven grupo de aventureros novatos estuviera en posesión de un raro objeto de teletransporte. Por lo general, este tipo de objetos sólo se encontraban en manos de un miembro de la realeza o, como mínimo, de una familia aristocrática, de un aventurero de alto nivel o incluso de un rico mercader. Además, un objeto tan poderoso como ése se mantendría siempre a mano, por si su propietario se encontrara en una situación que requiriera una huida muy rápida. Los objetos de teletransporte eran tan raros que nunca aparecían en las subastas y, si saliera uno a la venta, el dinero que se necesitaría para comprarlo bastaría para que un plebeyo viviera durante décadas. Dado que los objetos de teletransporte eran bienes tan raros y valiosos, normalmente sería impensable que un grupo de aventureros novatos poseyera uno. Habría tenido mucho más sentido creer que Kyto simplemente había tenido mala suerte y había perdido de vista a Miya, dándole el tiempo que necesitaba para huir.

Publicidad G-M1



Kyto sólo tardó unos minutos en planear sobre su clon Grandius para volver a donde estaba Yanaaq.

“Oh, señor Kyto. Eso fue más rápido de lo esperado”, dijo Yanaaq al ver regresar al elfo. “¿Trajiste a esa maga inferior contigo? Espero que no perdieras la calma y acabaras matándola”.

“Tch, ella no está aquí”. Kyto ni siquiera se molestó en responder a la pregunta de Yanaaq, el agitado elfo volvió a ganar altura y rodeó la zona en busca de Miya, pero no había nadie más en las inmediaciones. El elfo espadachín buscó a la chica por todas partes, incluso bajó al nivel del suelo por si había encontrado un buen escondite entre la maleza, pero no fue capaz de percibir a nadie cerca, ni siquiera a un monstruo. El comportamiento más bien errático de Kyto hizo pensar a Yanaaq que algo iba mal, lo que llevó al elfo oscuro a acercarse a su compañero.

“Señor Kyto, ¿qué le ha pasado a la maga inferior que se ha escapado? Ciertamente me decepcionaría que la mataras en un arrebato de pasión, pero nunca me enfadaría contigo. Es cierto que habría sido un excelente sujeto de pruebas -posiblemente uno de los mejores que podía esperar-, pero no era absolutamente necesario que yo la…”. El elfo oscuro se interrumpió. La única respuesta de Kyto fue el silencio, con el ceño fruncido por la frustración, incluso cuando Yanaaq le tendió la rama de olivo. Esta reacción hizo temer a Yanaaq que se cumpliera la peor de las hipótesis.

Publicidad G-M2



“Señor Kyto, por favor, no me diga que la ha dejado escapar”, dijo el elfo oscuro con cautela. Kyto respondió poniéndose rígido como una tabla y palideciendo. Yanaaq estaba horrorizado. “Aun sabiendo que era una maga, ¿me estás diciendo que tú -un miembro de la élite de los Caballeros Blancos- dejaste escapar a esa niña?”.

“¡Cierra el pico!” Kyto gritó. “¡No es culpa mía! ¡No sabía que esa mocosa llevaba un objeto de teletransporte! ¡Era imprevisible! ¡Esa asquerosa mocosa tenía un objeto que ninguno de los Caballeros Blancos posee!”

“No puedo creer que haya logrado evadirte…” Yanaaq pronunció. “¿Y dices que tenía un objeto mágico de teletransporte?”

Publicidad M-M3

“¡Lo activó justo cuando le estaba lanzando la Grandius! ¡Apareció una Luz brillante y desapareció!. ¡Se fue, te digo!” Kyto balbuceó. “No pude encontrarla en los alrededores, así que volví aquí para buscarla, ¡pero nada! ¡No está por ninguna parte! ¡La única explicación racional es que se haya teletransportado!”.

“Señor Kyto…”, dijo el elfo oscuro lenta y deliberadamente. “Esto no presagia nada bueno para nosotros”.

Al oír a Yanaaq decir esto, Kyto se mordió el labio porque estaba de acuerdo con esta apreciación. La huida de Miya significaba que sólo era cuestión de tiempo que las autoridades de la tierra natal de Kyto -el Reino de los Elfos- se enteraran de que estaba masacrando aventureros en esta mazmorra. Kyto estaba ayudando a Yanaaq en su investigación para descubrir el secreto para anular el límite de crecimiento de una persona y, con ese fin, Kyto había llegado a robar la Grandius del reino para liberar al elfo oscuro de su encarcelamiento y de la sentencia de muerte que pesaba sobre él. La Realeza de los Elfos no escatimaba esfuerzos en su caza de Kyto mientras intentaban recuperar la legendaria espada. Para protegerse de sus perseguidores, Kyto y Yanaaq habían optado por esconderse en la mazmorra del Reino Enano, creyendo que era un buen escondite ya que esta nación estaba en malos términos con el reino por esta disputa fronteriza.

Pero con Miya suelta, el gremio pronto sabría quién estaba matando a todos sus aventureros, y este informe seguramente llegaría a oídos del reino. Los soldados de élite del reino, los Caballeros Blancos, serían entonces asignados para recuperar silenciosamente la Grandius de una manera que significaría que la monarquía no sufriría ninguna desgracia por esto, ni se vería obligada a ofrecer concesiones políticas.

“¡Maldición! ¡Esos malditos Caballeros Blancos!” Kyto escupió. “¿Significa eso que ese comandante hijo de puta va a venir aquí ?”. El elfo chasqueó la lengua mientras el rostro sereno de su imperturbable antiguo jefe flotaba ante los ojos de su mente. Un escalofrío recorrió su espina dorsal.

Se rumoreaba que el líder de los Caballeros Blancos tenía un nivel de poder de más de 3.000, mientras que los demás Caballeros Blancos tenían niveles de poder que superaban con creces el nivel de 1.500 de Kyto, algunos de los cuales estaban incluso por encima de la marca de 2.000. Además, todos ellos eran muy poderosos. Es más, todos ellos irían armados con armas y equipos de protección tan poderosos como el Grandius, lo que significaba que este escuadrón no perdería el tiempo en aniquilar a Kyto -dándole al elfo ninguna oportunidad de resistirse- y enterrar todas las pruebas. Naturalmente, Yanaaq correría la misma suerte.

“¡Maldita sea! ¡Maldita sea! ¡Maldito sea todo!” Kyto gritó. “¡¿Por qué un futuro héroe legendario como yo debe sufrir ese destino?! ¡Así no es como debe ser!”

“Sí, en eso tienes mucha razón”, dijo Yanaaq. “Si mi investigación hubiera dado sus frutos a estas alturas, no tendríamos por qué temer a los Caballeros Blancos ni a ninguno de los asesinos enviados por las Islas de los Elfos Oscuros, pero me temo que mi investigación aún está incompleta. Sin embargo, podemos utilizar esta experiencia como una lección para informar a nuestros futuros esfuerzos. Ahora sugiero que abandonemos esta mazmorra antes de que ese mago inferior le hable a alguien de nosotros y los guardias decidan bloquear la salida. Usemos la Grandius para reubicarnos y que yo pueda reanudar mi investigación”.

Kyto se animó ante esta sugerencia. “¡Eso es! Con el poder de vuelo del Grandius, ¡no estamos limitados por fronteras! Quizá la próxima vez deberíamos ir a la nación humana y elegir a nuestros inferiores. No, mejor aún, un dominio feudal demoníaco, para alejarnos lo más posible del reino”.

“Me temo que ustedes no irán a ninguna parte”.

Publicidad G-M2



Kyto y Yanaaq dieron un respingo al oír esa voz que era a la vez clara y juvenil, pero más oscura que un pozo de alquitrán y más ominosa. El dúo se apresuró a dar unos pasos hacia atrás, pero antes de que se dieran cuenta, un grupo de humanos estaba frente a ellos. Este grupo estaba formado por un caballero con armadura dorada, que era una cabeza más alto que Kyto; una hermosa muchacha con un pañuelo cubriéndole la boca, cuyo pelo era tan blanco como la plata que brillaba en la negrura de la noche; y un muchacho humano con una máscara de tonto, que llevaba una capa negra que parecía fundirse con la oscuridad.

¿Cómo ha aparecido esta gente por aquí? pensó Kyto. Estamos en medio de un prado sin nada que nos obstruya la vista. Como mínimo, deberíamos haber sido capaces de ver esa llamativa armadura dorada desde la distancia. ¿Son capaces de caer del cielo, como yo? Pero un elfo de nivel 1500 como yo debería haberlos visto venir, ¿cómo lo hicieron?.


Kyto tenía la habilidad de acercarse sigilosamente a los aventureros y atacarlos sin hacer ruido, pero las tornas habían cambiado. El elfo no tenía ni idea de cómo los humanos habían conseguido hacer esa jugarreta, y seguiría ignorando para siempre el hecho de que el chico había usado las cartas gacha Vuelo SR y Ocultar SSR, dos objetos capaces de magia de mayor nivel que cualquier artificio que usara el elfo.

Publicidad M-M5

El chico enmascarado continuó dirigiéndose a Kyto. “Ahora que los he visto más de cerca, veo que son los mismos que intentaron colarse en la fila el primer día que vinimos a esta mazmorra. Nunca imaginé que también serían capaces de asesinar aventureros”.

“Oh, ahora que lo dices, empiezo a recordar sus voces y gestos, ¿qué?”, dijo el caballero dorado. “Impresionante, milord, recordar a esos canallas a pesar de que nos topamos con ellos por última vez hace casi un mes”.

“¡Así es Lord Dark! ¡Tiene una memoria excelente!”, dijo la chica, que parecía una princesa de cuento de hadas. Esta última afirmación del chico -que al parecer se llamaba “Dark”- también refrescó la memoria de Kyto.

¡Oh! ¡Estos son los maleducados inferiores que se atrevieron a reprenderme cuando llegué por primera vez a este calabozo! El recuerdo de la humillación que había sentido aquel día dio paso rápidamente a los pensamientos lascivos que había tenido sobre la belleza bronceada y de cabellos plateados, y cómo había deseado seducirla y convertirla en su “asistente especial”. Estas intenciones impulsadas por la lujuria encendieron momentáneamente un fuego en Kyto, pero sabía que no tenía tiempo para lidiar con estos humanos en este momento, no con la chica maga todavía vagando sin control. Salir inmediatamente de esta mazmorra era su máxima prioridad.

Mientras Kyto estaba ocupado tratando de controlar su libido, Yanaaq soltó una excusa de mal gusto sobre por qué estaban allí, en un intento de refutar la acusación de asesinato que este grupo de humanos había hecho contra ellos. “Parece que hay un malentendido. No somos responsables de los cuerpos que ven ante ustedes. Simplemente vinimos a este lugar porque notamos que algo andaba mal. Les hago saber que estos pobres individuos estaban así cuando llegamos. El chico que llevaba en brazos uno de mis socios estaba malherido, así que le administré los primeros auxilios y nos dirigíamos a llevarle a algún lugar donde pudiera recibir más atención médica. Le agradeceríamos que no nos tratara como a criminales empedernidos”.

“Esa actuación inocente tuya no engaña a nadie, y menos a nosotros”, replicó Dark. “Miya está a nuestro cuidado ahora, y nos contó todo sobre ustedes dos. Estamos aquí porque hemos venido a capturarlos”.

“¡¿M-Miya?!” Tanto Kyto como Yanaaq se vieron sorprendidos por la mención de la chica a la que habían dejado escapar. Pero la expresión de sorpresa de Kyto se transformó casi al instante en una sonrisa de satisfacción personal.

“Esto…” Kyto comenzó. “¡Esto es absolutamente perfecto!” Empezó a carcajearse, lo que rápidamente se convirtió en una sonora carcajada. “¡Las mismas personas que saben exactamente adónde se ha escapado esa zorrita inferior han venido a pasearse por aquí como idiotas! ¡Debo de ser el hombre más afortunado del mundo! Realmente soy el futuro héroe legendario, ¡amado por la Diosa!”.

“¿Legendario? ¿Héroe? No lo creo”, comentó Dark, haciendo que Kyto volviera su atención a ese chico que acababa de arrojar agua helada sobre sus celebraciones.

” Ustedes son simplemente tontos útiles que nos van a ayudar a elevar nuestro rango de aventureros”, continuó el chico conocido como Dark. ” Los haré soltar las pruebas que necesitaré para que el gremio esté satisfecho de que ustedes dos son realmente los asesinos en serie que han estado buscando, y luego los mataré con mis propias manos. Han asesinado a seres humanos y han atacado fatalmente al grupo de Elio. No hay forma de que salgan vivos de este lugar”.

Publicidad M-AB

En ese momento, el chico se giró ligeramente para dirigirse a sus dos socios que estaban detrás de él. “Por supuesto, Gold y Nemumu no van a involucrarse en esto. ¿Está claro? Ah, aunque si alguno de estos asesinos intenta huir, pueden impedir que escapen”.

“¡Correcto, milord!” respondió el caballero dorado.

“Como ordene, Lord Dark”, dijo Nemumu.

“Tú…” Kyto gruñó mientras cuidaba su orgullo herido. “¡Insecto inferior! ¡¿Te atreves a sugerir que yo, un orgulloso elfo y futuro héroe legendario, no saldré de aquí con vida?! ¡Eso es! Eres el siguiente en morir. ¡Te desollaré vivo, te meteré la piel en la boca y luego te cortaré en pedacitos, empezando por los dedos de los pies!”.

Mientras a Kyto le hervía la sangre, empuñó con ambas manos la espada de clase Fantasma, Grandius, y la mantuvo en alto, enfrentándose al chico encapuchado que tenía delante, que no iba armado más que con un bastón y una sonrisa tranquila.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios