Backstabbed in a Backwater Dungeon (NL)

Volumen 1

Capítulo 0: El Gacha Ilimitado

Parte 3

 

 

Garou el hombre bestia lucía una figura gallarda mientras se pavoneaba por el bulevar principal de la ciudad, y todas las personas con las que se cruzaba se apartaban a su paso. Todos miraban a Garou y se apresuraban a ser los primeros en presentarle sus respetos a su paso.

“¡Garou! ¿Cómo estás hoy, jefe? ¿Puedo preguntarte adónde te diriges? Si no te importa, ¡me gustaría acompañarte!”, gritó uno.


“Señor Garou, ¿hay alguna posibilidad de que conozca a mi hermana pequeña más tarde? Es una gran admiradora suya”, gritó otro.

“No hagas caso a estos extraños. Debería conocer a mi hija”.

“Señor Garou, venga a visitar nuestro salón y cuéntenos sus legendarias hazañas”, gritó una joven mujer bestia. “¡Le esperaremos!”

“Olvídese de esas jóvenes”, dijo una voz femenina que parecía mayor. “Venga a nuestro salón y deje que unas mujeres de verdad le traten bien. Prometemos cuidarlo muy bien”.

Hombres bestia jóvenes y viejos, así como mujeres bestia tanto núbiles como maduras, colmaron a Garou con un torrente de ofertas. Aunque su cola se agitó alegremente ante tanta atención, Garou levantó las manos impasible para poner fin a todo aquel alboroto.


“Lo siento, amigos. Primero tengo que ocuparme de unos asuntos. Un hombre como yo tiene una agenda apretada, ya saben. Pero los atenderé a todos cuando esté libre. ¡Sólo esperen, amigos!”

Los hombres bestia reunidos no dijeron nada más después de eso, sólo miraron colectivamente a Garou con una mezcla de reverencia, respeto, adoración y algunos incluso con envidia. Esas miradas de envidia, sin embargo, sólo sirvieron para alimentar el sentimiento de superioridad de Garou.

Ahora soy el favorito para convertirme en el próximo jefe de los hombres lobo. Y todo lo que tuve que hacer fue cargarme a un engreído humano, pensó Garou. No se puede pedir más.


Hace unos tres años, la Concordia de las Tribus había reclutado a un chico que creían que podía ser un amo. Pasaron los tres meses siguientes observando al chico, pero al final decidieron que no tenía madera de amo. Decidieron matarlo como medida de precaución, y el grupo quiso hacerlo en una mazmorra donde no hubiera testigos y fuera fácil deshacerse del cadáver. Sin embargo, los miembros del grupo se dejaron llevar un poco y permitieron que el chico escapara. Más concretamente, consiguieron dejarlo prácticamente inmóvil disparándole una flecha en una de las piernas, pero justo cuando Garou estaba a punto de acabar con él acuchillándolo hasta la muerte, el chico había alargado la mano y activado accidentalmente una trampa mágica de teletransporte. Un instante después, el chico había desaparecido sin dejar rastro.

Después, el grupo lo había buscado por todas partes, pero no habían podido localizarlo. En cualquier caso, tenían claro que el chico había sido transportado a otro lugar dentro del Abismo, la mazmorra más famosa del reino, y lo que es más, estaba gravemente herido en ese momento, por lo que no tenían ninguna duda de que el hedor de la sangre del chico habría atraído al tipo de monstruo que probablemente se lo comería vivo.

Al final, todos los miembros de la Concordia de las Tribus estuvieron de acuerdo en que Light había muerto y se lo comunicaron a sus superiores. Tras escuchar el relato de los miembros del grupo, los superiores también llegaron a la conclusión de que había muy pocas posibilidades de que Light hubiera sobrevivido, y lo declararon muerto.

Como recompensa por matar a un humano que se creía que era un amo, Garou alcanzó un estatus entre sus compañeros que le convirtió en el favorito para ser el próximo jefe de los hombres lobo, y todos los demás hombres lobo y hombres bestia le mostraban el debido respeto cada vez que paseaba por las calles de la ciudad. Las autoridades de la nación también recompensaron a Garou con dinero suficiente para que viviera una vida de lujo el resto de sus días.

He oído que los tipos que nos contrataron también formaron otros grupos aparte de nosotros para buscar amos. Incluso están formando sociedades clandestinas a través de gremios profesionales con ese fin, reflexionó Garou. Aunque sigo sin entender qué es un amo. Me pregunto por qué las naciones se toman tantas molestias para encontrar un amo.

La recompensa de Garou había sido generosa. Pocos años antes, su estatus social no era nada especial y no estaba en posición de ser el líder de los hombres lobo. En pocas palabras, era como si el tercer hijo de un granjero se hubiera convertido de repente en el heredero del jefe de la aldea. Si no había sorpresas, Garou tenía todas las papeletas para ser elegido. Y Garou no era el único que había salido airoso. Por lo que había oído, todos los demás miembros de la Concordia de las Tribus habían ascendido en la escala social de forma similar en sus propias tierras.

Esa elfa Sasha era una hija bastarda, y sus hermanastras y la actual esposa de su padre la trataban como a la oveja negra de la familia, pensó Garou. Ahora oigo hablar de su matrimonio con la familia real. Sionne, la elfa oscura, es una investigadora de alto nivel, y Naano, el enano, trabaja ahora en la mejor herrería de su reino. El oni Oboro y el centauro musculoso Santor regresaron a sus naciones. El demonio Diablo ya no es repudiado, y no sólo se le permitió volver a la nobleza, sino que incluso consiguió un rango más alto en la corte.

Sin embargo, el miembro del grupo que más había avanzado era Drago el dragonute.

“No sabía que Drago era miembro de la familia imperial”, Drago musito. No me extraña que actuara siempre con tanta altanería. Empezó más o menos al final de la línea de posibles ocupantes al trono, pero gracias a la eliminación de un mocoso humano, he oído que ha ascendido mucho en la línea de sucesión. Ahora tiene muchas posibilidades de ser el jefe de los dragonutes, la más poderosa de las nueve razas. Hablando de triunfar en el mundo.

Light ni siquiera había sido un Amo, y sin embargo los antiguos miembros del grupo estaban recibiendo el tratamiento de la realeza, tanto en sentido figurado como literal.

Si Light hubiera sido realmente un Amo, ¿nos habrían tratado aún mejor? se preguntó Garou. Si lo hubiéramos sido, ¿qué demonios es un amo?

Garou consideró brevemente la posibilidad de ‘invstigar’ por su cuenta qué era un amo para satisfacer su curiosidad y su deseo de obtener una recompensa aún mayor que la que había recibido, pero desechó la idea en cuanto se le cruzó por la cabeza. La sola idea de indagar más en ella hizo que el olor a muerte llenara las fosas nasales de Garou. Una oleada de escalofríos le recorrió la piel bajo el pelaje.

Mi instinto me dice que no me meta con esto del ‘amo’, sea lo que sea. Y más me vale hacerle caso a mi Instinto, ya que no puedo ni contar las veces que me ha salvado el pellejo.

Cuando formaba parte de la Concordia de las Tribus, Garou había luchado varias veces contra monstruos en mazmorras, y en cada ocasión, su Instinto animal le había protegido del peligro. La percepción instintiva de Garou era una de las cosas de él que había impresionado a los demás miembros del grupo.

Publicidad G-M1



No tiene sentido desperdiciar mi vida inútilmente, pensó Garou. Perdería demasiado si me juego lo que tengo ahora sólo para conseguir más. Antes era un huérfano que sólo servía para pelear. Ahora soy el principal candidato para convertirme en el próximo jefe de los hombres lobo. Y si las cosas van como yo quiero… ¡Je, je, je! ¡Seré el mejor hombre lobo! Para mantener mi estatus, ¡necesito olvidarme de esos ‘amos’ de una vez por todas!

El tratamiento real que se había concedido a los responsables de la muerte de Light a pesar de no ser un amo llevaba implícito un mensaje: se les ha dado lo que querían, así que no se involucren más en el asunto. Visto así, no había razón alguna para que Garou echara por la borda su elevada posición social sólo para satisfacer su curiosidad. Olvidarse de esos supuestos ‘amos’ era lo correcto.

“Hola. ¿Puedo tener unas palabras contigo?”

“¿Eh?” Garou soltó un gruñido desagradable porque quien se lo había dicho había interrumpido sus pensamientos justo cuando había tomado la decisión de olvidarse por completo de los amos, pero cuando vio a la mujer humana que tenía delante, su irritación desapareció al instante. Llevaba el pelo negro azabache recogido en una coleta y vestía una elegante capa sobre ropas de viaje finamente entalladas. Era alta para ser humana y tenía ojos grandes, labios rosados y nariz recta, todo ello bien proporcionado en su rostro pálido de piel límpida. En resumen, parecía una muñeca meticulosamente elaborada por un dios.

Su rostro por sí solo era más que suficiente para atraer las miradas, pero además estaba tan bien dotada que su pecho sobresalía prominentemente bajo la ropa, una visión que habría hecho que cualquier hombre se quedara mirándola asombrado. Al mismo tiempo, sus caderas eran tan estrechas que parecía estar a punto de partirse en dos. Sus brazos y piernas delgadas hacían juego con su estatura, dándole la figura perfecta. Y esta hermosa humana estaba llamando a Garou. De hecho, era tan hermosa que resultaba dudoso que fuera realmente humana.

“Perdóneme por interrumpirle en su día. Si no me equivoco, usted es el Señor, antiguo miembro de la Concordia de las Tribus, ¿verdad?”

“Eh, sí. Um…”

Aunque la Concordia de las Tribus se había disuelto, Garou no se había cambiado el nombre, así que había sido pan comido encontrarle. La razón oficial por la que el grupo se había disuelto era que era la forma que tenían los miembros de asumir su responsabilidad por permitir que un humano bajo su protección pereciera en la mazmorra.

“Busco el paradero de Light, el joven amo al que he jurado servir”, dijo la mujer con cara de desamparo. “Oh, perdóneme, aún no me he presentado formalmente. Soy Mei, una sirvienta que ha jurado lealtad absoluta a Light”.

“Eh… Ah… ¿Oh?” Garou sólo pudo farfullar incomprensiblemente ante las repentinas preguntas y presentación de la mujer.

***

 

 

Mei le contó a Garou que Light no era en realidad el segundo hijo de un pobre granjero. De hecho, era hijo de aristócratas de sangre azul, aunque no se atrevía a nombrarlos. Por circunstancias ajenas a su voluntad, Light se vio obligado a vivir con una familia de granjeros, según Mei, y tras años de separación, por fin era libre de reunirse con Light. El problema era que no sabía si estaba vivo o muerto.

Mei había oído que la última vez que se había visto a Light, había sido miembro de la Concordia de las Tribus, pero le había llevado mucho tiempo localizar a este grupo que ya se había disuelto. Mei le dijo al hombre lobo que había perdido toda esperanza de volver a ver a Light, pero que aún quería saber sobre sus últimos momentos con la Concordia de las Tribus. Entonces le hizo una petición. Quería saber si era posible que él la llevara al lugar donde el grupo había visto a Light con vida por última vez. Sólo por guiarla hasta allí, Mei estaba dispuesta a pagarle al hombre bestia una suma suficiente para construir una casa de tamaño modesto. La propuesta hizo que Garou bailara una alegre canción en su cabeza.

Publicidad G-M3



Estos inferiores son más tontos que una piedra, pensó Garou. ¿Quién paga tanto dinero para ver dónde un mocoso estiró la pata? Pero qué demonios. Puedo atrapar a esta chica Mei, divertirme un poco con ella y luego venderla a un traficante de esclavos para ganar aún más dinero.

La mente de Garou se enganchó en algo. Pero espera un segundo. Creía que el grupo y las autoridades habían investigado a fondo los antecedentes de Light cuando intentaban averiguar si el chico era realmente un amo. Investigamos absolutamente todo, como dónde nació y toda esa basura, así que ¿cómo es que no encontramos a esta nena con clase entonces? Esto apesta, de verdad. Peeeeero aún hay una posibilidad no nula de que esta chica esté en lo cierto. O tal vez está buscando a un chico completamente diferente. Sea como sea, no puedo dejar pasar esta oportunidad.

Garou tenía sus dudas al respecto, pero al pasar la mano por el bolsillo de la camisa, donde guardaba su arma secreta, se tranquilizó un poco. Había tenido esta carta de triunfo en su poder desde antes de unirse a la Concordia de las Tribus, y Garou sabía que podía escapar de la mayoría de las situaciones siempre que la tuviera a la mano.

A pesar de sus dudas, Garou estaba dispuesto a ayudar a Mei por el precio que ella había sugerido. Pero la verdad era que a Garou le costaría demasiado escoltar solo a aquella mujer hasta la capa intermedia del Abismo. Después de todo, los humanos eran inútiles pesos muertos de bajo nivel que sólo retrasarían a un aventurero. Y tampoco era que Garou estuviera desesperado por conseguir dinero. Al final, Garou decidió que algunos jóvenes y leales hombres lobo le acompañarían en el viaje para mejorar su reputación. No le importaba demasiado compartir el botín de la aventura porque su verdadero objetivo no era el dinero de Mei, sino tener placer carnal con ella. Para que Garou se saliera con la suya con Mei, necesitaba un lugar donde pasaran desapercibidos a los ojos de los demás, y una mazmorra encajaba a la perfección.

Los inferiores son demasiado estúpidos para saber cómo funcionan estas cosas, pensó Garou. Este país debería haber acabado con todos estos debiluchos hace mucho tiempo. Bueno, al menos me lo pasaré bien en todo esto.

Garou accedió a la petición de Mei y ambos acordaron la hora de partida, el itinerario y otros detalles de la misión. La petición de ayuda de Garou recibió una respuesta prácticamente inmediata y, dado que Garou era el favorito para convertirse en el próximo jefe, no sólo los hombres lobo respondieron a la llamada, sino también muchos otros hombres bestia. Se reunieron como hormigas a la miel, atraídos por la perspectiva de ser reconocidos y recompensados por este futuro pez gordo. Como resultado, se tardó más en elegir a los miembros del grupo que en discutir los detalles con Mei. Al final, Garou seleccionó a diez jóvenes hombres lobo, todos ellos con un nivel de poder en torno a los 150 puntos.

Publicidad G-M1



Al final del proceso, el grupo de viaje -cuando Garou y Mei fueron contados- ascendía a doce. En comparación con las otras razas que habían estado en la Concordia de las Tribus, los niveles de poder de los hombres bestia no eran especialmente altos, por lo que necesitaban compensarlo con un mayor número. Además, a los hombres bestia se les daba mejor luchar en grupo que en solitario, aunque habia que reconocer que eso dependía en gran medida de la tribu de bestias a la que pertenecieran. Gracias a su olfato superior, el grupo consiguió llegar a la capa intermedia del Abismo sin tener que luchar contra ningún monstruo.

“Así que aquí es donde estaba mi Light…” Dijo Mei cuando entraron en la caverna.

“Sí. Algún monstruo le hizo un ataque furtivo a Light y lo hirió gravemente. Luego, el desafortunado chico activó una trampa de teletransporte y desapareció ante nuestros ojos”, le dijo Garou.

Mei se tapó la boca con la mano y, para cualquiera que la mirara, parecía insoportablemente cabizbaja. Su coleta azabache se balanceaba como un perro triste que sabe que no volverá a ver a su amo. Mientras Garou le contaba a Mei esta historia inventada, echó un vistazo a los jóvenes hombres lobo, que estaban al tanto de su pequeño plan. Sin hacer ruido, se colocaron entre Mei y la entrada de la caverna para impedir que escapara.

El lugar que conducía a la capa intermedia del Abismo se asemejaba a una espaciosa sala de recepción llena de rocas, y los aventureros la utilizaban con frecuencia como zona de descanso. Había una sola entrada a la caverna, lo que significaba que había un único punto de acceso que había que vigilar por si se acercaban monstruos enemigos. El alto techo y el amplio espacio cavernoso hacían del lugar el sitio ideal para descansar. Estar entre Mei y la salida significaba que no tenía a dónde huir. Aunque tampoco los hombres lobo.

Mei estaba sumida en el luto, aparentemente ajena a lo que hacía el resto del grupo. Caray, estos inferiores son demasiado fáciles de engañar, pensó Garou sin dejar de mostrar su simpatía.

“Todo sucedió muy rápido, ¿sabes? No pudimos llegar a él a tiempo, y no creo que hubiera sobrevivido mucho con esas heridas. Lamento no haber podido hacer nada para protegerlo”.

“Realmente se me parte el corazón cuando pienso en cómo lo trajeron a este lugar oscuro y asqueroso simplemente para ser ridiculizado y traicionado por gente tan odiosa”, dijo Mei. “Si hubiera tenido el poder de servirle antes, nunca habría tenido un destino tan deplorable. No hay palabras para expresar mi vergüenza”.

“¿Eh?”

Mei no había prestado absolutamente ninguna atención a los intentos de consuelo de Garou, y las lágrimas que había derramado hasta ese momento habían sido únicamente por el acto de traición de la Concordia de las Tribus tres años antes. Garou tardó unos segundos en asimilar lo que acababa de oír, pero cuando lo hizo, empezó a alejarse lentamente de Mei. Los otros hombres lobo se dieron cuenta de que algo iba mal cuando vieron el cambio en el comportamiento de Garou.

Publicidad M-M5

Cuando estuvo a una buena distancia, Garou ladró: “¿Quién eres? ¿Quién te ha enviado?”

Sólo un puñado de personas conocía el plan para matar a Light tras la debacle del ‘amo en potencia’, aunque, por supuesto, no había salido según lo planeado, ya que Light había logrado escapar del destino que le aguardaba al tropezar con aquella trampa de teletransporte. Mei parecía humana, claro, pero los humanos eran conocidos por trabajar como espías para otras razas. Como dice el viejo refrán, las naciones no tienen amigos, sólo intereses. Garou supuso que Mei debía de haber sido enviada por una de las otras razas para atraparlo a él y a los demás hombres lobo aquí.

Mei, que no había escuchado ni una sola de las insinceras condolencias de Garou, reaccionó a las preguntas que éste le había hecho. Bajó la mano que tenía delante de la boca y se volvió lentamente hacia Garou y su banda. Sus ojos brillaban con una ira que podía ser vista claramente por los reunidos en la caverna a pesar de que estaba oscuro.

“He dejado muy claro que sólo sirvo al Amo Light. Si consideras oportuno despreciar mi honor de sirvienta, te destriparé y te presentaré tus entrañas”.

Publicidad G-M2



Garou soltó un gruñido de sorpresa mientras su pelaje -y el de sus compañeros- se erizaba. Los hombres bestia, cuyos sentidos y capacidades de lucha superaban con creces a los de los humanos, estaban completamente abrumados por la intimidante energía que desprendía Mei. Parecía como si todos hubiesen estado chapoteando en el océano y, de repente, un enorme monstruo marino hubiese aparecido justo debajo de sus pies.

¡E-Esta zorra humana estaba destinada a ser una presa fácil! pensó Garou. Se suponía que me abalanzaría sobre esta inferior en esta mazmorra, me divertiría con ella y luego la vendería a un traficante de esclavos para sacarle aún más dinero. Entonces, ¿por qué estoy encogido de miedo, como si estuviera delante de una bestia infernal cubierta en llamas?

El grupo de hombres bestia de Garou, que se encontraba en una situación que parecía muy grave, empezó a gritar y a lanzar improperios.

“Señor Garou, ¿qué está pasando aquí?”, gritó uno.

“¡Eh, jefe, creía que habías dicho que este iba a ser un buen trabajo! ¿Nos ha engañado o qué?”, gritó otro.

“¿Vas a matarnos a todos aquí, borrar tu identidad y cambiar tu lealtad a otra raza?”.

“¡¿Es esto algún tipo de broma?! ¡¿Nos vas a traicionar?!”

Los jóvenes hombres bestia estaban tan conmocionados por la intensidad consumada de Mei que incluso empezaban a dudar de Garou, el que los había reclutado para esta aventura. Y era una acusación grave la que le lanzaban. Apreciar a los camaradas se consideraba un valor fundamental para los hombres bestia, porque sin ellos no podrían cazar ni matar monstruos para aumentar su poder. Por eso, cualquiera que traicionara a sus camaradas era castigado con severidad como ejemplo para los demás. Los castigos eran a menudo tan espantosos que la muerte era la opción más preferible.

“¡Imbéciles!” gritó Garou, volviéndose para reprender a sus lacayos. “¡Saben que me postulo para ser el próximo jefe de los hombres lobo! ¿Por qué demonios iba a renunciar a ese título y largarme a otra nación? ¡Usen el poco cerebro que tienen, estúpidos cabeza de alfiler! Si me traicionan, este dulce trato se convertirá en uno muy doloroso cuando volvamos…”

El aluvión de amenazas e insultos que Garou profería contra sus escépticos compañeros se detuvo de repente cuando una visión inesperada le arrebató la palabra. Saliendo de la oscuridad desde detrás del grupo, el chico que se suponía que estaba muerto se paseó despreocupadamente por la escena.

“Mei, no les hagas nada todavía. Especialmente a Garou. Él es mío”.

Con un sobresalto, los otros hombres bestia se dieron la vuelta para mirar al dueño de la voz. Llevaba una capucha negra y sostenía en la mano lo que parecía un bastón de hechicero. Debido a su baja estatura, y a juzgar por su voz, supusieron que el desconocido debía de tener unos doce o trece años. Los agudos olfatos de los hombres bestia les indicaron al instante que se trataba de un humano, pero esta revelación sólo suscitó más preguntas, la principal de ellas: Incluso teniendo en cuenta la abrumadora energía de Mei, ¿por qué no fuimos capaces de olfatear a este chico humano en la capa media del Abismo?

La llegada del chico a la escena había hecho que la energía que emanaba de Mei se desvaneciera como si nunca hubiera estado allí. En cuanto Mei oyó la voz del chico, su expresión cambió a la de una doncella enamorada. El chico se bajó la capucha y levantó las manos en dirección a Mei. Debajo de la capucha apareció el rostro de un chico humano, lo que confirmó que el desconocido era realmente humano. Llevaba el pelo brillante y bien recortado y unos ojos grandes enmarcados por pestañas lo bastante largas como para proyectar una sombra. Su piel juvenil era de un saludable color lechoso y sus labios rosados. De hecho, todo en su aspecto hacía muy probable que lo confundieran con una chica guapa. En pocas palabras, era el tipo de chico que atraería fácilmente a una multitud de mujeres.

Garou se había quedado clavado en el sitio, congelado por la sorpresa, mucho antes de que el chico se bajara la capucha.

“N-No puede ser… Tiene que ser una broma. ¿Me estás diciendo que sigues vivo, Light?”.

Backstabbed in a Backwater Volumen 1 Capitulo 0 Parte 3 Novela Ligera

 

“Garou, han pasado tres años, pero estoy aquí para vengarme”, dijo Light con una sonrisa, como si se encontrara con un viejo amigo al que hacía tiempo que no veía.

Garou se quedó atónito mientras Light -el chico que creía muerto y la última persona a la que Garou hubiera imaginado encontrar en esta mazmorra- se dirigía a él, pero Garou no tardó en recobrar el sentido y la voz.

“Nunca pensé que sobrevivirías a tu pequeña prueba. Je, je, je. ¿Y estás aquí por venganza, dices? ¡¿Crees que un enano inferior de nivel 15 va a vengarse de mí?! ¡Ajá, ja, ja! ¡Vaya, qué estúpidos son ustedes, asquerosos humanos!”

Sólo unos minutos antes, Garou había estado temblando de miedo delante de Mei, pero tras este nuevo acontecimiento, se estaba riendo como si hubiera sido recompensado con una olla de oro, una lujosa cena y su elección de bellas damas, todo a la vez. Una vez recuperado de su ataque de risa, apareció en su rostro una expresión maligna similar a la que tenía cuando traicionó a Light por primera vez.

“¡No sé cómo te las arreglaste para salir de todo ese drama antes, pero aquí estás, apareciendo en bandeja de plata! Ahora puedo matarte de verdad y llevarme tu cadáver como prueba de que has muerto de verdad. ¡Los dragonutes tendrán que debernos un favor a los hombres bestia después de esto! ¡Esto es enorme! ¡Incluso histórico! Olvídate de ser el mejor candidato para el puesto: después de esto, no perderán el tiempo y me nombrarán jefe de los hombres lobo”.

Mientras Garou se deleitaba con sus elevadas ambiciones, Light suspiró decepcionado. “Como de costumbre, no piensas bien las cosas. Lo primero que pensaría cualquier persona normal sería cómo he conseguido sobrevivir aquí abajo, lo que llevaría a otras preguntas más relevantes, como cuál es la conexión entre Mei y yo”.

“¡Ja! Sí, tienes razón sobre la chica espeluznante. No sé sus verdaderos poderes, ¡pero tengo los números de mi lado, chico! ¡Los chicos y yo los dominaremos a los dos! ¿De verdad crees que los hombres bestia vamos a perder contra un par de apestosos inferiores?”

Garou respondió con un bufido, dejando claro que menospreciaba a los humanos, como siempre había hecho.

“Y además, te hemos investigado, así que sé todo lo que hay que saber sobre ti, ¡hasta el número de pecas que tienes en el culo! Sabemos que no eres más que un don nadie con un Don un poco raro. Apuesto a que sigues vivo porque la Chica Escalofriante apareció en el momento justo para salvarte el culo pecoso”.

“Supongo que tienes razón”. Light no se sentía obligado a contarle a Garou toda la verdad sobre su Gacha Ilimitado, aunque su comentario superficial sólo consiguió que Garou confiara aún más en sí mismo.

“Los chicos y yo no tendremos problemas para encargarnos de la chica que te salvó. ¿Aún crees que puedes llevar a cabo tu pequeño acto de venganza? ¡Ja! Piénsalo otra vez. Eres demasiado tonto para saber lo superado que estás”.

Al terminar su desdeñoso monólogo, Garou chasqueó los dientes impaciente ante su inmóvil grupo, que en realidad no había sido capaz de mantenerse al tanto de la evolución de la situación.

“Tch, ¡¿Por qué se quedan todos parados como imbéciles?! ¿No ven lo que tenemos aquí? Podemos matar a este chico y llevar su cadáver a los dragonutes. ¡Si lo hacemos, nos deberán una! ¡Sólo eso me garantizará convertirme en el próximo Jefe! Si quieren participar en el mejor negocio de sus vidas, ¡más vale que bloqueen la maldita salida, estúpidos perros callejeros!”

El grupo saltó ante las palabras de Garou. Por supuesto, esto se debía en parte a que su líder acababa de darles una orden y estaban intentando cumplirla frenéticamente, pero era algo más que eso. La idea de que los dragonutes les debieran un favor a los hombres bestia les daba una motivación extra para hacerlo rápido. Los dragonutes eran los más poderosos de las nueve razas, y tenerlos en deuda contigo era algo monumentalmente importante.

“¡Entendido, jefe! ¡Mantendremos a estos dos enjaulados! ¡Eh, chicos! ¡Pónganse detrás de ellos!” gritó uno.

“¡En marcha! ¡Vamos!”

“¡Entendido! ¡Siempre contigo, jefe! ¡Por fin la suerte está de nuestro lado!”

Dos hombres lobo usaron sus poderosas piernas para saltar más allá de Light y poder bloquear la salida, pero antes de llegar allí, sus cabezas salieron volando y rodaron por el suelo como si hubieran sido arrancadas de maniquíes. Como pollos sin cabeza, los dos cuerpos decapitados siguieron corriendo hasta que ambos chocaron contra la pared y se desplomaron en el suelo, con fuentes de sangre brotando de sus cuellos mientras sus extremidades se retorcían. Un fuerte hedor a sangre llenó la caverna.

“Nadie podrá maniobrar detrás de nosotros”, dijo Mei con firmeza.

Los otros hombres lobo miraron horrorizados lo que acababan de ver. De algún modo, Mei se había desplazado desde detrás de ellos hasta el lado de Light sin que nadie se diera cuenta y, a juzgar por sus palabras, parecía que había sido ella quien había decapitado a los dos hombres lobo, aunque la banda de Garou no tenía ni idea de cómo lo había hecho. Lo único que vieron fue cómo dos cabezas se separaban de repente de sus dueños. Además, Mei ya se había quitado la capa, lo que revelaba que en algún momento se había puesto un elegante uniforme de sirvienta que no tenía ni una sola arruga.

Mientras el grupo de Garou la miraba atónita, Light elogió a Mei con frialdad, como si no esperara menos de ella.

Publicidad M-M1

“Gracias, Mei. Sigue cubriendo la salida para que ninguno escape”.

“Entendido, Amo Light. Por mi honor de sirvienta, cumpliré su orden sin falta”.

Mei hizo una profunda reverencia y volvió a cubrir la salida mientras Light se volvía de nuevo hacia Garou y su banda. Light y Mei se interpusieron entre los hombres lobo y la salida. Normalmente miraban con desprecio a los ‘inferiores’ que se cruzaban en su camino, pero todos los hombres bestia de la caverna estaban perturbados por el poder que Mei había desatado, y aún más por el abrumador aire de confianza que desprendía Light. Es decir, todos menos Garou, que bramaba a su grupo con el rostro carmesí de ira.

“¡Cálmense, idiotas! No tengo ni idea de cómo mataron a nuestros hermanos, ¡pero fue un ataque por sorpresa! Si nos mantenemos alerta, no perderemos contra estos malditos inferiores”.

“Increíble”, dijo Light. “No puedo entender cómo puedes seguir mirándome así después de tres largos años. ¿No se te ha ocurrido ni una sola vez que ustedes podrían ser los más débiles aquí?”.

“¡Vete al infierno! No hay forma de que perdamos contra un asqueroso humano de bajo nivel”. ladró Garou, y los otros hombres bestia coincidieron con su declaración de desafío.

Por supuesto, había una razón por la que las otras razas despreciaban a los humanos. Los enanos, por ejemplo, podían alcanzar niveles de poder mucho más altos porque no sólo eran resistentes, sino que también tenían la destreza necesaria para forjar armas y armaduras poderosas. Los oni tenían un físico fuerte, mientras que los elfos y los elfos oscuros destacaban en magia, lo que significaba que esas tres razas también podían subir de nivel con facilidad. Los dragonutes y los demonios poseían una fuerza física, unas habilidades mágicas y una resistencia superiores, y ambas razas disfrutaban de una larga esperanza de vida. Los hombres bestia y los centauros no poseían demasiadas habilidades mágicas y su esperanza de vida era similar a la de los humanos, pero en comparación con la raza que consideraban inferior, ambos eran mucho más fuertes, rápidos y resistentes. Ambas razas también eran fuertes en las batallas en grupo, y tenían sentidos lo bastante agudos como para olfatear presas, lo que significaba que no tenían muchos problemas para alcanzar niveles razonablemente altos.

Los humanos, por el contrario, luchaban por elevar sus niveles de poder. Eran muy débiles en comparación con las demás razas, y sólo unos pocos mostraban alguna habilidad mágica. Además, sus cuerpos eran frágiles y débiles, y su esperanza de vida, corta. Todos estos factores contribuyeron a que los humanos tuvieran niveles de poder significativamente inferiores a los de las otras ocho razas, que trataban a los humanos con desprecio porque era evidente que eran más débiles. Esto explicaba en parte por qué Garou y su equipo estaban tan seguros de que podrían derrotar a Light y Mei. Pensaban que era imposible que dos humanos fueran más fuertes que una manada de hombres lobo.

“¡Estás fuera de tu alcance, humano! ¡Les mostraremos a ustedes, inferiores, quiénes son los débiles aquí! Síganme, chicos”.

Garou extendió las mismas garras de acero de sus guanteletes que casi habían cortado a Light tres años antes y empezó a correr hacia él. Los demás se unieron a la carga unos pasos por detrás de Garou. Cuando se trataba de coordinarse en equipo en un combate, no había raza que lo hiciera mejor que los hombres bestia, aparte quizá de los centauros. A pesar de la naturaleza improvisada del ataque, el improvisado equipo de Garou trabajaba de una forma que superaba incluso a un grupo de luchadores humanos bien entrenados y experimentados.

“¡Muéranse, inferiores engreídos!”

Garras, patadas, espadas, lanzas cortas y cuchillos volaron hacia Light desde todas las direcciones, pero él no se movió ni un centímetro de donde estaba y se limitó a desviar todo con su bastón antes de asestar un golpe propio a todos y cada uno de los hombres bestia, haciéndolos volar hacia atrás por el aire en un coro de gritos de dolor.

Los diversos aullidos que escaparon de los labios de la banda de Garou, ahora completamente derrotada, sonaron muy parecidos a los ruidos que hacen los cerdos cuando les dan una patada en el vientre. Con cara de aburrimiento, Light observó a la manada. Todos se arrastraban doloridos por el suelo, se retorcían de dolor en el suelo o luchaban por evitar las arcadas.

Publicidad M-AB

“¿Qué pasa? ¿Eso es todo lo que tienen?”

Aquellas dos breves preguntas cortaron en seco a Garou. Estaba tumbado boca arriba, con las manos apretadas contra el vientre, que se había llevado la peor parte del golpe del bastón de Light. Los capilares de los ojos de Garou estaban llenos de sangre.

“¡Piojoso inferior! ¡Asqueroso, apestoso inferior! ¡No eres mejor que yo! ¡Me postulo para ser el próximo jefe de los hombres lobo! ¡Bichos inferiores como tú nunca serán mejores que yo, maldición! ¡Deberías haberme matado cuando tuviste la oportunidad, humano! Ese pequeño desliz te va a costar la vida”.

Garou se quitó la mano de la barriga, se metió la mano en el bolsillo de la camisa y sacó su arma secreta: una esfera en forma de huevo.

“No sé qué truco has hecho, pero no te creas sólo porque eres un poco más fuerte”. Gritó Garou. “¡Pronto borraré esa mirada esperanzada de tu cara! ¡Adelante, Fenrir!”

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios