Backstabbed in a Backwater Dungeon (NL)

Volumen 1

Capítulo 0: El Gacha Ilimitado

Parte 1

 

Backstabbed in a Backwater Volumen 1 Capitulo 0 Parte 1 Novela Ligera

 

“Light, te estamos echando del grupo.”

Publicidad M-AR-2

“¿Eh?”

Estaba tan estupefacto por lo que acababa de oír, que lo mejor que pude hacer fue dar una respuesta a media voz. El grupo en cuestión, la Concordia de las Tribus, se estaba abriendo camino a través del Abismo, la mazmorra más grande y dura descubierta hasta el momento en el reino, además de la más famosa. Me había unido a la misión como cargador de equipaje y recadero del grupo, y estábamos a punto de tomarnos un descanso en una caverna abierta para prepararnos para abordar la capa intermedia de las peligrosas profundidades del Abismo cuando Drago me soltó la bomba de que me echaban del grupo. Dejé caer al suelo la mochila que llevaba mientras me secaba el sudor frío de la frente.

Drago, el líder del grupo, era un dragonute: mitad dragón, mitad humano que caminaba erguido sobre dos piernas. Aunque tenía el aspecto externo de un dragón muy temible, en realidad era un líder amable, inteligente y fiable. Pero parecía que yo le había causado problemas a Drago -y al resto del grupo, por cierto- y no me había dado cuenta que había hecho que todos se enfadaran conmigo, hasta que fue demasiado tarde.

Me apresuré a agachar la cabeza avergonzado y solté una disculpa.

“Lo siento mucho, señor Drago. Si tiene algún problema conmigo, ¡me aseguraré de arreglarlo enseguida! Pero, por favor, ¡no me expulse del grupo!”.

Publicidad G-M2



“¡Pfft! ¡Je je je! No tenemos ningún problema contigo, chico. Simplemente ya no te necesitamos. ¿De verdad tenemos que explicártelo?” dijo Garou, el hombre lobo.

“Sinceramente, sé que eres de una raza inferior, pero no soporto lo estúpidos que son los humanos”, añadió Sasha, la elfa.

“Hm, ¿es esta falta de comprensión el resultado de tu propia ignorancia personal, o es característica de toda la raza humana? Como investigadora, me pica la curiosidad”, reflexionó Sionne, la elfa oscura.

Los tres me miraron con desprecio mientras me disculpaba profusamente, sus palabras me devastaron aún más que la declaración de Drago de que me echaban del grupo.

Backstabbed in a Backwater Volumen 1 Capitulo 0 Parte 1 Novela Ligera

 

Este reino está formado por nueve razas: humanos, hombres bestia, dragonutes, elfos, elfos oscuros, enanos, demonios, Onis y centauros. Sin embargo, no todas las razas son iguales. Los humanos, por ejemplo, no somos tan fuertes como los hombres bestia o los oni, ni tan rápidos como los centauros. No estamos tan dotados para la magia como los dragonutes, los elfos o los elfos oscuros, ni vivimos tanto como esas razas. Los humanos no somos tan ingeniosos como los enanos, ni tan listos como los demonios.

Por eso, en este reino, los humanos somos menospreciados, discriminados y considerados la más inferior de las razas. De hecho, las otras ocho razas a menudo se refieren a nosotros como “inferiores”. Sin embargo, la Concordia de las Tribus era diferente. El grupo era famoso por rechazar el fanatismo y reclutar a miembros de todas las razas en un intento por abrazar la noble aspiración de crear un mundo en el que todos fueran iguales.

Publicidad G-M2



Garou, que parecía un lobo parado sobre dos patas, gritaba a cualquier hombre bestia que se burlara de mí cuando paseábamos por la ciudad. Sasha, una hermosa elfa de orejas puntiagudas y pelo rubio que le caía en cascada por la espalda, me consolaba cada vez que esta discriminación me hacía llorar. Sionne, que tenía el pelo plateado y la piel morena, me ayudaba a estudiar, enseñándome todo lo que sabía sobre la fabricación de fármacos.

Publicidad M-M3

Pero en aquel momento, todos me parecían unos completos desconocidos, menospreciándome y mirándome con desprecio como si fuera una especie de insecto repugnante o un animal lamentable al que iban a empezar a cazar. Toda esta situación me resultó chocante, y me sentí como si me hubieran golpeado en la cabeza con un objeto contundente de la nada.

“¿P-Por qué ustedes tres…?” Pero antes de que pudiera terminar mi pregunta, me interrumpieron los cuatro miembros del grupo que aún no habían hablado.

Publicidad M-M1

“Vamos, ¿realmente necesitamos pasarnos todo el día hablando de esto? No necesitamos al chico, así que matémoslo de una vez. No podemos permitir que venga otro grupo y nos vea así”.

Era Naano, un enano con una barba desgreñada y atada a una punta. Instaba a todos a matarme, actuando como si se deshiciera de una herramienta que ya no necesitaba. Naano había sido quien pacientemente me había enseñado a afilar espadas y a mantener en buen estado las armaduras en la mansión del grupo.


“Naano tiene razón. Apenas soporto respirar el mismo aire que este inferior, así que preferiría que acabáramos con esto pronto”.

Era Diablo, un demonio alto, larguirucho y joven, de piel pálida y cuernos de diablo que le salían de la cabeza. Él había sido quien me enseñó modales y etiqueta en la mesa. Claro que tenía la costumbre de murmurar algún que otro comentario sarcástico dirigido a mí, pero nunca le había oído hablar de mí con tanta indignación e intención asesina.

Publicidad M-M4

“Estoy de acuerdo. Esto es una completa pérdida de tiempo”.

El siguiente en dar su opinión sobre el asunto fue Oboro, un oni que me había enseñado a luchar con las manos desnudas y con armas cuerpo a cuerpo en su tiempo libre. Para mí no era sólo un compañero de grupo, era mi mentor, un instructor experto en técnicas de combate. Sin embargo, con unas breves palabras, me había descartado por considerarme una peste.

“Quietos. Este inferior nos ha robado demasiado tiempo como para deshacernos de él rápidamente. Me sentiría mucho mejor si le hiciéramos sentir hasta el último gramo de nuestro dolor antes de liquidarlo”.

El último en hablar fue Santor, un centauro de dos patas que era el más grande de todos los miembros del grupo y que parecía querer que yo tuviera una muerte lenta y espantosa. Había sido él quien me había enseñado a usar el arco y las flechas y a acertar a un blanco en movimiento.


Volví a mirar al líder del grupo, Drago, y, consciente de que me temblaban los dientes, balbuceé otra pregunta.

“E-Esto es una broma, ¿verdad, Sr. Drago? Es todo una actuación, ¿no? ¿Una broma en mi contra? Después de todo, no hay razón para que me mate, ¿verdad?”.

“Claro que sí”, dijo Drago sin perder el ritmo. “Resulta que nos dijeron que te matáramos. Sólo para asegurarnos”.

“¿Me van a matar s-sólo para asegurarse?”. dije, temblando. ” ¿Asegurarse de qué? No sé de qué están hablando”.

“Light, sabes que, a diferencia de la mayoría de los otros inferiores, tienes un Don”.

“Sí. El Gacha Ilimitado. Pero todos saben que es un Don inútil que sólo produce basura”.

De vez en cuando, en este reino, un humano obtiene lo que se conoce como un ‘Don’ cuando cumple diez años, y yo tuve la suerte de ser uno de esos humanos. Pero el Don que obtuve resultó ser una extraña habilidad llamada Gacha Ilimitado. Todo lo que tenía que hacer para usar este don era invocarlo, pulsar un botón de gacha y salía una carta. Lo que aparezca en la tarjeta se convierte en un objeto en el mundo real, lo que puede parecer muy bonito por la forma en que lo estoy describiendo, pero créeme, no lo es. Llevaba dos años con este Don y todo lo que había conseguido era basura, como pan mohoso, un calcetín con un agujero y una cuchara rota. Hablando de un Don completamente inútil.

“Nuestros superiores sospecharon inicialmente que eras un Amo, ya que poseías este curioso Don llamado Gacha Ilimitado”, explicó Drago. “Así que te trajimos al grupo para observar tu don, tu temperamento y tus acciones de cerca. Desgraciadamente, tu Don sólo produjo basura, y tus estadísticas se mantienen al mismo nivel que las de tus otros inferiores. Por tanto, se ha determinado que no eres un Amo, y desde arriba nos han dado órdenes de deshacernos de ti. Querían eliminar cualquier posibilidad de calamidad que pudiera resultar de dejarte vagar libremente”.

No entendí ni la mitad de lo que dijo. Lo único que había conseguido deducir de su explicación era que yo no era un Amo y que iban a deshacerse de mí, por precaución. Además, ¿qué era un ‘Amo’?

“Mi nación estaba decepcionada porque no era un Amo, pero yo me quité un gran peso de encima”, dijo Sasha. “Si Light hubiera sido un Amo, me habrían ordenado casarme con un inferior para que la línea de sangre fuera suya. Uf, sólo de pensarlo se me pone la piel de gallina”.

“¡Je, je, je! La nación de los elfos estaría decepcionada, ¿verdad?”. dijo Garou. “Los elfos y los elfos oscuros sí que adoran a sus amos, ¿verdad?”.

¿”N-Nación”? tartamudeé. ¿Esos ‘superiores’ que mencionaba Drago eran las autoridades de una nación? ¿Eran los Amos muy buscados por una nación? ¿Qué hacían los Amos?

Drago fulminó con la mirada a Sasha y Garou, cuyos rostros se tornaron inmediatamente sombríos mientras ambos temblaban de miedo bajo su mirada. Sabían que no debían meterse con el miembro de más alto nivel del grupo. Naano, Diablo y Oboro miraron incrédulos a la pareja de bocones, mientras Santor soltaba un bufido burlón. Las relaciones entre los hombres bestia y los centauros eran tan malas como entre los elfos y los elfos oscuros, lo que probablemente explicaba por qué la primera reacción de Santor ante la situación de Garou fue reírse.

“Lo juro, los elfos y los hombres bestia siempre abren la boca antes de poner en marcha el cerebro, ¿verdad?”, dijo Naano.

“Comparados con los inferiores, tienen lenguas de plata. Aunque creo que la forma en que estos dos hablan de más es más encantadora que ofensiva”, dijo Diablo alegremente.

“No es tan encantador si causa problemas”, replicó Oboro.

Publicidad M-M2

“¡Jo-jo! Así son los hombres bestia”. se burló Santor.

Drago hizo caso omiso de las intervenciones de los otros cuatro y continuó sermoneando a los dos alborotadores. ” Tienen que ser más discretos. ¿Qué pasa si se descubre nuestro secreto?”

“P-Perdóneme, mi líder”, dijo Sasha. “Ha sido un lapsus”.

“S-Sí, lo siento. Me dejé llevar un poco”, admitió Garou. “Te diré algo: ¿qué tal si nosotros dos nos encargamos del pequeño vómito por ti? Así, nuestro secreto estará a salvo, ¿no? Quedara en nuestras manos”.

“¡Sí! ¡Qué gran idea, Garou!” Sasha estuvo de acuerdo. “¡Su sangre estará en nuestras manos!”

“¡Eek!” Chillé cuando Garou extendió los brazos y sacó las cuchillas de acero que llevaba en los guanteletes. Sasha descolgó su arco y me apuntó. ¡Realmente iban a matarme!

Empecé a retroceder lentamente, luego me di la vuelta y eché a correr.

“¡Ajá, ja, ja!” Garou rugió. “¡Esto es el Abismo, humano! Aunque consigas escapar de nosotros, los monstruos acabarán contigo”.

“¡Sí, pero no tendrán oportunidad si te matamos primero!” Sasha gritó mientras soltaba una flecha.

“¡Gaaah!” Grité de dolor cuando la flecha atravesó mi pierna izquierda y caí al suelo, incapaz de seguir corriendo. Fue un aterrizaje muy duro, y el impacto con el suelo rocoso de la mazmorra me hizo sangrar y enrojecer el suelo a mi alrededor. Pero lo que más me dolió fue la flecha clavada en la pierna.

“¡Ah, nada supera esa mirada en sus caras y todos esos gritos! Me encanta cazar humanos por deporte. Los monstruos y los animales no son ni la mitad de divertidos porque no pueden hablar”.

“Ya lo creo, Garou”, asintió Sionne a los sádicos comentarios del hombre lobo. “Disfruto tanto oyendo los gritos de los inferiores con los que hago mis experimentos, que no puedo evitar aplicarles aún más presión como respuesta. Los gritos y expresiones de dolor de Light son especialmente deliciosos”.

Sasha parecía repelida por las palabras del elfo oscuro. “Sinceramente, los elfos oscuros están demasiado obsesionados con la experimentación. Este no es el momento ni el lugar. Se supone que nuestra coartada es que un monstruo asestó un golpe mortal a uno de los miembros de nuestro grupo mientras estábamos en una misión en el Abismo, la mazmorra más peligrosa del mundo. Pero eso no convencerá a nadie si nos tomamos nuestro tiempo y aparece otro grupo antes de que terminemos el trabajo”.

“Está bien, está bien, te entiendo. Relájate”, respondió Garou antes de volverse hacia mí. “La verdad es que quería jugar un poco más contigo antes de destrozarte. Por otro lado, nos has hecho reír a todos al seguirnos como un idiota sin tener ni idea de lo que estábamos haciendo. Así que te sacaré de tu miseria rápidamente. Llámalo regalo de agradecimiento, si gustas”.

Tan despreocupadamente como si nada, Garou se acercó para matarme mientras yo yacía en el suelo con una flecha clavada en la pierna, retorciéndome, sangrando y llorando de dolor. Estaba en completa negación de la escena que se desarrollaba ante mis ojos.

“¡No, no! ¡Esto no puede estar pasando! ¡Se supone que la Concordia de las Tribus es buena! ¡Son todos unos impostores! ¡Tienen que ser impostores!”

El falso Drago respondió con sus propios improperios. “¡Tonterías! Los dragonutes simplemente tenemos demasiado orgullo para conspirar con ustedes, los inferiores, en igualdad de condiciones. Sólo accedí a esta farsa porque tenía órdenes de arriba”.

“¡Ajá, ja, ja!”, aulló de risa el falso Garou. “¡Oh, caramba! ¡Esto es lo más divertido que he visto en mi vida! ¡Me estás matando!”

La cara de la falsa Sasha se arrugó de disgusto. “¿Por qué te maravillas con esta exhibición? Lo juro, ¡los humanos son criaturas viles y repugnantes! ¿Por qué las autoridades no erradican a estos inferiores de una vez por todas?”.

La falsa Sionne miraba impasible, como si observara a una rata de laboratorio dando su último suspiro. “Light podría haber sido muy útil como sujeto de experimentación, pero por desgracia, no está en mis manos. Supongo que puedo compensarlo comprando unas cuantas jóvenes inferiores y utilizándolas en su lugar”.

El falso Naano -que parecía haberse quedado completamente sin paciencia- incitaba a mis asesinos a que se dieran prisa en terminar el trabajo. “¡Vamos, mátenlo ya! Este chico no es un Amo. No es nada para nosotros. Estamos desperdiciando la luz del día mientras hablamos”.

El falso Diablo se encogió de hombros. “Naano tiene razón. Estamos perdiendo un tiempo precioso. En cualquier caso, estos inferiores tienen un aspecto espantoso cuando han perdido toda esperanza. Nuestra mejor opción es matarlo de una vez y abandonar esta mazmorra de inmediato”.

El falso Oboro también intervino, prácticamente susurrando mientras hablaba. “Si ninguno de ustedes quiere matarlo, yo tendré el honor”.

El falso Santor bramó furioso. “¡Maldita sea! ¡Quiero matarlo! Aunque en realidad quiero pagarle por haberme hecho la vida imposible primero, ¡torturándole una y otra vez! ¡Esto es exasperante!”

Todos los falsos asesinos que tenían las mismas caras, voces y gestos que los verdaderos miembros del grupo se burlaban de mí y se reían de mí, pero yo no quería morir, así que intenté escapar lo mejor que pude. Sin embargo, con la pierna herida, no podía correr, así que me arrastré por el suelo irregular e iluminado por las rocas de la caverna, lo que me desgarró la piel y me hizo sangrar aún más. Ignoré estas nuevas heridas y seguí avanzando.

No quería morir, pero en el fondo de mi mente sabía que estaba perdido. Tenía un nivel de poder de 15, que era alto para un niño de doce años y se debía sobre todo a que el grupo me había ayudado a subir de nivel, pero si me preguntaras cuáles eran los niveles de poder de los otros miembros del grupo, bueno…

Garou y Santor rondaban los 150, mientras que Sasha, Sionne y Naano rondaban los 300. Diablo y Oboro estaban cerca de los 400, mientras que el nivel de Drago rondaba los 500. Los humanos estaban muy por detrás de las demás razas en cuanto a fuerza física, magia y esperanza de vida, por nombrar sólo algunos de los rasgos de los que carecíamos. Por todo ello, los humanos tenían los niveles más bajos de todas las razas, mientras que las demás podían alcanzar niveles mucho más altos gracias a su fuerza, su magia y su mayor longevidad. Esta gran diferencia de niveles era la principal causa de la discriminación que sufrían los humanos en este reino, y fue esta marcada diferencia en nuestros respectivos niveles de poder lo que me dijo que no tenía ni la más mínima esperanza de escapar de los miembros del grupo, que tenían un nivel mucho más alto.

Aun así, seguí arrastrándome por mi vida. Aunque mientras luchaba desesperadamente por escapar, más mala suerte se apoderó de mí. Cuando mi mano derecha tocó el suelo, una enorme cortina de luz explotó debajo de ella.

“¿Eh? ¡¿Acaba de activar una trampa de teletransporte?!”

Publicidad G-AB



“¡No le dejen escapar! Tenemos que matarlo…”

En ese instante, el sonido de las voces de todos se cortó abruptamente, y por un momento, todo lo que vi fue una cegadora luz blanca.

 

 

Backstabbed in a Backwater Volumen 1 Capitulo 0 Parte 1 Novela Ligera

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios