Kage no Jitsuryokusha

Volumen 2

Capítulo 2: ¡Exploremos el Santuario!

Parte 3

 

 

La potencia de eso, era mucho más fuerte que aquel objeto en el atentado terrorista de la academia. Había varias cosas que podía intentar, pero tomaría algo de tiempo.

“No hay problema, se me da bien romper cosas”.

Publicidad G-AR



“Oh, qué hombre tan confiable. Por cierto, como no puedo usar mi poder mágico, ahora no soy más que una frágil señorita. Siempre quise ser protegida por un príncipe al menos una vez”. Dijo ella nuevamente con esa sonrisa pícara.

Tenía tanta tranquilidad, que no parecía ser una frágil señorita.

Ella dio un paso adelante antes que yo, y abrió la puerta sin dudarlo.

“Por cierto, ¿qué pasará cuando seas liberada?”

Le pregunté desde su espalda.

Publicidad M-M1

“Solo desapareceré. Después de todo, solo soy un recuerdo”. Respondió, sin mirar atrás.

Al abrir la puerta, entramos en un bosque, temprano por la mañana. El sol caía sobre nuestras cabezas a través de los espacios entre los árboles, y la vegetación brillaba por el rocío de la mañana.

Miré a mi alrededor, no era un lugar que yo conociera.

“Son recuerdos”. Dijo Violeta-san.

“¿Tus recuerdos?”

“No estoy segura, pero eso creo”.

Respondió, y siguió adelante. La seguí para no quedarme atrás.

Luego de avanzar un rato por el tranquilo bosque, algo entró en nuestras vistas. Una pequeña niña sentada abrazando sus rodillas en un lugar donde la luz de la mañana caía a cántaros.

Era una niña de cabello negro.

“Parece que está llorando”.

“Así parece”.

Nos acercamos a la niña.

Lágrimas caían sin parar de sus pequeños ojos violetas.

“Se parece bastante a ti”.

“Es mera coincidencia”. “¿Por qué estará llorando?”

“No sé, de seguro solo se hizo en los pantalones”. Dijo Violeta-san, haciéndose la tonta. La niña seguía llorando, había moretones azules en su cuerpo.

“Y bien, ¿qué hacemos ahora?”

“Si queremos avanzar, tenemos que terminar con este recuerdo”.

“¿En pocas palabras?”

Violeta-san levantó el rostro de la chica llorando.

“No cambiarás nada con llorar”.

Y ¡Pam! le dio una bofetada.

“Qué cruel”.

“No le des importancia, de cualquier forma, soy yo misma”.

Publicidad G-M3



“Y al final lo aceptaste”.

Luego, el mundo se rompió. Los árboles y todo el bosque comenzaron a hacerse añicos al igual que un espejo, hasta que fueron absorbidos en lo profundo de la oscuridad.

Al final no quedó nada, solo sombras.

En medio de eso, estaba la figura de Violeta-san. “Avancemos”.

“Está bien”.

Publicidad G-M2



Seguimos avanzando en medio de un espacio oscuro hacia el lugar a donde iba toda la magia absorbida.

No pude sentir nada más.

Mis pisadas apenas se sentían, así que no sabía sobre qué estaba caminando. Intenté caminar boca abajo, como si estuviera caminando con las manos.

Con mis piernas hacia arriba y mi cabeza hacia abajo. Caminé. Violeta-san me miró de reojo desde arriba.

“No mires debajo de mi falda”.

“Tranquila, no se ve nada”.

Luego de avanzar por un rato, fuimos absorbidos por una luz escarlata.

“Auch”.

Estuve a punto de caerme, así que me puse boca abajo para amortiguar la caída. “Eso te pasa por estar jugando”.

Violeta-san me vio caído en el suelo, y extendió su mano hacia mí. “Gracias”.

Tomé su fría mano y me levanté.

El lugar en el que estábamos ahora, era un campo de batalla al atardecer. El sol, tan rojo como la sangre, brillaba en el horizonte.

“Todos están muertos”.

Todos  los  guerreros  estaban  tirados  en  el  suelo,  cubriéndolo  de  sangre  seca.  Los cadáveres continuaban sin fin hasta el horizonte.

“Sigamos”.

Violeta-san siguió caminando como si ya supiera el lugar al que teníamos que ir. Era una montaña de cadáveres.

Publicidad M-M2

Caminamos por el campo de batalla escarlata pisando los cadáveres en el suelo. En serio, quisiera participar algún día en una batalla como ésta.

Luego de caminar por un rato, llegamos al centro del campo de batalla, donde estaba una chica bañada en sangre y llorando. Nos acercamos a ella.

La chica bañada en sangre estaba llorando, sentada y abrazando sus piernas encima de los cadáveres.

No tenía que ver su rostro, estaba seguro que esta también era Violeta-san.

“Otra vez llorando”.

“Era toda una llorona. Préstame esa espada”.

“Aquí tienes”.

Le di a Violeta-san mi espada.

Violeta-san tomó la espada y se paró frente a la chica. Su expresión no tenía nada, era como si sus sentimientos hubieran volado hacia otro lugar, muy lejos de ella.

Violeta-san bajó la espada con fuerza. En ese instante, me moví.

La tomé por su cintura y salté hacia atrás.

“¡¿Un cadáver?!”

Publicidad G-M3



Ella por fin se dio cuenta.

Uno de los cadáveres comenzó a moverse y la atacó. Si no hubiera actuado pronto, la hubiera cortado en dos.

“El santuario comienza a resistirse… qué molesto”.

“¿Como si fuera un sistema antivirus, pero contra ti?” Dije mientras mandaba a volar al zombie.

“No entendí para nada esa referencia”.

“Lo siento, yo tampoco sé mucho sobre estas cosas. Por cierto, ¿qué pasa si mueres aquí?”

“Regresaré a mi encierro en la primera sala, supongo”.

“Eso sería bastante molesto. ¿Puedes usar la espada?”

“Solo un poco”.

“Entonces mejor la uso yo”.

Tomé la espada de las manos de Violeta-san, y luego corté al soldado muerto.

El zombie cayó al suelo con el primer ataque, pero se levantó y luego se levantaron otros, rodeándonos. Me di por vencido a la idea de aniquilarlos, así que me abrí paso hacia adelante.

Violeta-san pisó a uno de los zombis con sus tacones.

“Se ve que no puedes hacer mucho sin poder mágico”.

“Ya te lo dije, ahora mismo soy una frágil señorita. Pero tú puedes moverte bien aun sin poder mágico”.

“Sí, también te lo dije, no hay problema”.

Volví a alzar mi espada y corté a los zombis que nos atacaban.

“Puedo controlar bien la magia desde que era niño, así que modifiqué mi cuerpo a medida que iba creciendo. Para poder pelear adecuadamente, modifiqué mis músculos, mis nervios, esqueleto e incluso mi poder mágico”.

Corté a tres zombis con un solo ataque y los rematé con una patada lateral.

Los zombis eran lentos, pero eran muchos. Estaban utilizando un estilo de pelea bastante descuidado.

Publicidad G-M1



“Qué fuerza tan abrumadora. Es como si fueras un adulto pateando niños”. “¿No tenías otra comparación más halagadora?”

“Si participaras en un torneo para personas sin poder mágico de seguro ganarías”. “Eso está mejor”.

Aunque, a decir verdad, si seguía peleando así, iba a agotar mi resistencia. Ni siquiera yo podría luchar contra una horda de zombis tan grande sin usar mi poder mágico.

Hubiera preferido lucirme aquí utilizando mi poder mágico.

Me abrí paso hacia adelante y pateé a la chica que estaba llorando en el suelo. “Lo siento”.

La chica escupió sangre de su boca, y cuando estábamos por ser tragados por el remolino de zombis, el mundo volvió a romperse.

El mundo volvió a hacerse añicos, y nosotros quedamos en otro espacio oscuro.

“¿Estás bien?”

“Gracias a ti”. Respondió Violeta-san mientras yo guardaba mi espada. Volvimos a caminar por la oscuridad hasta encontrar una nueva luz.

Finalmente, habíamos llegado al centro del santuario.

***

 

 

Antes de notarlo, Alexia estaba parada en un pasillo blanco. El pasillo era largo, no se veía el final y a los lados había habitaciones separadas por barrotes de hierro, como si fuera una prisión.

Aunque no había una fuente de luz visible, todo era claro aquí. El espacio era denso, como si estuvieran en medio de la realidad y la fantasía.

Olivier caminó primero, seguida por Alfa y luego por Alexia y los demás para no quedarse atrás.

Publicidad M-M3

Olivier que tenía la hermosa figura de una elfa adulta, comenzó a hacerse pequeña con cada paso que daba, hasta que regresó a la forma de una niña pequeña.

La pequeña Olivier atravesó una de las barras de hierro, y se sentó en una de las celdas.

“Aquí es donde antiguamente se recluían a los niños que no tenían hogar”.

La voz de Alfa resonó a través del pasillo interminable. Luego, ella caminó.

De un momento a otro, todas las celdas en los laterales comenzaron a llenarse de niños. Niños, niñas, elfos, humanos y semihumanos. Todo en ellos eran diferentes, con la excepción de que todos eran niños.

“Los niños aquí se volvían sujetos para cierto experimento”. Alfa se detuvo frente a una celda.

Adentro, había una niña. La niña dentro de la celda era violenta, sus ojos no tenían ni un solo rastro de cordura. Ella golpeaba su cabeza contra la pared hasta que esta se agrietaba, rodaba por el piso, como si tratara de escapar de un gran dolor.

Alfa caminó nuevamente.

En la próxima celda, había otra chica, esta vez llena de sangre. Sin embargo, la sangre no salía de una herida natural, sino que goteaba desde su piel, rasgada por una extraña mutación en su cuerpo.

Aquella mutación, que hacía que la piel se oscureciera y se pudriera, Alexia ya la conocía.

“Posesión…” Murmuró.

“La mayoría de niños no podían soportar eso y morían al poco tiempo”. Alfa siguió caminando.

En la siguiente celda, no había nada. Solo había sangre en las paredes y el suelo, y huellas de manos, como si fueran de alguien tratando de pedir ayuda hasta el final.


Alfa no se detuvo y siguió caminando.

En casi todas las escenas pasaba lo mismo. Niños encerrados, sufriendo y muriendo.

“Qué cruel…” Dijo Alexia poniendo su mano en su boca con pena, Alexia también se compadeció en silencio.

Las muertes de los niños eran similares en algo. Todas las niñas morían de “posesión”, mientras que los niños no pasaban por eso.

“Solo unas pocas chicas pudieron adaptarse a la enfermedad”. Finalmente, Alfa se detuvo.

Dentro de la celda, estaba Olivier, ya un poco más crecida. Ella no tenía heridas, tampoco estaba sufriendo. Solo estaba viendo hacia la celda de adelante, sentada abrazando sus rodillas.

En esa otra celda, no había nadie, solo sangre por todos lados. Al siguiente instante, la misma celda se limpió automáticamente y comenzó a recrear una escena. Una niña apareció en la celda, comenzó a sufrir y luego murió. Otra niña más apareció en la celda, repitiendo el mismo proceso.

Publicidad G-AB



La pequeña Olivier simplemente se quedó viendo todas aquellas escenas frente a ella.

“¿Por qué harían una crueldad como esta…?” Dijo Rose con su voz temblando.

“Buena pregunta, ¿por qué cree que pasó esto, arzobispo?” Le preguntó Alfa a Nelson. Nelson desvió la mirada, y con la mirada desviada murmuró en silencio. “Necesitábamos más poder para ir en contra del demonio Diabolos…”

“Eso es lo que dice el culto. Aunque dejando de lado la veracidad de eso, es cierto que Olivier terminó cortándole un brazo a Diabolos. Olivier fue uno de los pocos niños que pudo adaptarse a ‘eso’”. Dijo Alfa, y luego comenzó a caminar otra vez.

Kage no Jitsuryokusha Vol 2 Capítulo 2 Parte 3 Novela Ligera

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

7 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios