Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 12

Capítulo 3: El Rey Demonio Explica El Concepto De Mantenimiento

Parte 5

 

 

Esta vez, Maou se sintió bastante cansado, y se sentó en el lugar.

— ¿Qué? ¿Estás cansado porque saliste de trabajar?




— ¿No fuiste tú quien me dio el golpe final? Oye… ¿en realidad Emi está esperándome en el apartamento?

— ¿Eh? Ahora que lo mencionas, sí, si está. Aunque Sasaki Chiho se fue a las 10, ella seguía allá a esa hora. No estoy seguro de lo que haya pasado después.

— Me pregunto si ella podrá apresurarse y largarse de una vez… y que no me arrastre a esta discusión de madre e hija…

— ¡Oh, cielos, incluso tú dices eso, solo tienes un hogar al que volver! ¡Vamos, de pie, Rey de los Demonio! ¡Alégrate y sigue avanzando! ¡Anímate y ve a casa, la comida de Alsiel te espera!

— Ahhhhhh, cielos, aunque me estoy esforzando en el trabajo, ¿no puedes darme solo una vida en la que pueda concentrarme en mi trabajo de forma estable?¡Maldición!

Las frívolas palabras de Gabriel, que solo se podían describir como irritantes, derribaron completamente a Maou, hasta el punto de que sintiese como si se encogiera en el lugar.

Sin embargo, él no sentía que nada bueno resultaría incluso si se encogía allí, sin otra elección, Maou solo siguió empujando su bicicleta hacia adelante, y Gabriel lo seguía a su lado.

— ¿Oye, puedo preguntarte algo?

— ¿Qué?

Maou respondió sin levantar la mirada.

— ¿Por qué te rehúsas a escuchar a Lailah?

— Porque no tengo razones para oírla.

— ¿Por qué?

— No es gran cosa, si quieres escuchar una razón complicada, entonces te decepcionarás, realmente no tengo razones para escucharla.

Maou dijo con un tono inexpresivo.

— Estoy agradecido de que, en el pasado, me salvara la vida. Aunque se lo agradezco, he sido manipulado por ella desde hace tiempo. E incluso salvé su vida hoy. Incluso con el interés, dejé de deberle favores hace tiempo.

— Hm, si, ya veo. Aunque dije ‘ya veo’, en realidad, no lo entiendo bien. Aunque muchas cosas sucedieron antes en Japón, siempre las has manejado de forma flexible, por lo que esta reacción no va contigo. No perderás nada incluso si hablas con ella, ¿cierto?

— ¿A qué perdida te refieres?

— Tu también sabes que las niñas del ‘Yesod’ están estrechamente relacionadas con Lailah, ¿no? No perderás nada por escuchar un poco de lo que sucederá a partir de ahora, ¿cierto?

— Gabriel, ¿has criado a un niño antes?

— ¿Huh?

Maou de repente devolvió una pregunta, haciendo que Gabriel parpadeara, sorprendido.

— Cuando comencé a vivir con Alas=Ramus, inmediatamente comencé a considerar la posibilidad de comprar un seguro.

— ¿Un seguro? No uno para ir a ver al medio, sino seguro de vida o contra incendios, ¿ah? ¿Tú, el Rey Demonio, estás preocupado por manejar los riesgos a largo plazo?

Gabriel comenzó a pensar qué tipo de seguro compraría el Rey Demonio, pero si él escuchaba cuidadosamente, habría sabido que Maou no compró ningún seguro.

— Las cuotas de seguro no son sumas pequeñas, y aun tengo que organizar cosas diversas como chequeo de salud, por lo que al final no compré ninguno. En cuanto a la razón por la que consideré algo así, fue porque comprendí que, aunque las probabilidades no eran altas, yo podría morir por tu culpa.

— Ah, ¿ahora yo soy el culpable? Gabriel aplaudió de repente.

Él recordó que en ese tiempo, él consideró matar al Rey Demonio y liberar el poder.

— Sin embargo, la razón por la que la gente compra seguros de inmediato es porque ellos no saben lo que les sucederá en el futuro, con el fin de protegerse contra cosas malas que sucedan más adelante, ellos se aseguran de antemano.

— Hm, eso es correcto.

Los dos ya habían caminado hasta un sitio donde ya podían ver las luces del Villa Rosa Sasazuka en la distancia.

— Visto de otro modo, como no sabemos lo que sucederá a futuro, es que tenemos este negocio de aseguradora.

— Sí, es cierto.

— No quiero sabe lo que le sucederá a Alas=Ramus en el futuro.

— Como tutor, ¿eso es lo correcto? Ya que puedes predecir que las cosas malas pasaran a futuro, ¿no sería mejor saberlo antes?

— ¿Qué pasa si las cosas malas que pueden predecirse son algo que no pueden evitarse?

Maou apuntó directamente.

— Aunque no estuviste presente en ese momento, la Casera dijo que Alas=Ramus y Acies tendrían que regresar al Cielo donde todos ustedes están, es la Casera, ya sabes. Esa Casera ha estado en contacto con Lailah desde hace mucho. Por lo que siempre y cuando escuche a Lailah, Alas=Ramus y Acies tendrían que regresar al Cielo. Pero Emi y yo no planeamos hacer eso. No queremos que Alas=Ramus regrese a un lugar lejano. Alas=Ramus no quiere separarte de nosotros tampoco. Por eso, sería mejor dejar las cosas como están ahora.

—…aunque no tengo el derecho de decir esto, muchas cosas no se pueden evitar incluso si no saben de ellas, ¿cierto?

— Es cierto que no quiero escucharte decir eso. Deberías tener cuidado, aunque ella está dormida ahora, cada vez que Acies te ve, ella dice querer matarte. A mí me va a importar un comino si ella aprovecha la oportunidad de actuar cuando estés durmiendo y la Casera no preste atención.

— Ah~ en realidad he sido atacado por las noches un par de veces.

— Entonces ¿por qué no te mueres de una vez?

— Que cruel~ decir esas cosas es muy cruel~~

Mientras hablaban, ambos seguían caminando, y cuando volvieron al Villa Rosa Sasazuka, ya eran casi la 1 de la mañana.

— Gracias por la escolta, ya te puede ir.




— Al menos escúchame al final. Me molestaría mucho, lo sabes.

— Escuchar hasta el final, ¿qué parte es considerada el final…? Maou se quejó como si pensara que era problemático.

—…esto es de lo que me siento bastante insatisfecho.

— ¿Eh?

— Muchas cosas no se pueden evitar incluso si no las sabes. Si ese es realmente el caso, entonces deberíamos tratar de comprender lo que tú y Lailah hicieron en el pasado, sin embargo –Maou apuntó a su propio pecho y dijo suavemente–. ¿Por qué tenemos que saber esas cosas y trabajar por ellas? No tenemos la responsabilidad de llevar esa carga.

— ¿Incluso si el mundo termina siendo destruido?

— No me interesa.

— El futuro de tus descendientes podría terminar siendo cortado, ¿sabes?

— Si los descendientes de los humanos se extinguen, entonces sería algo bueno para los demonios, en cuanto a los descendientes de los demonios, y para ellos estoy muerto, por lo que los tipos en el futuro pueden esforzarse y resolverlo por ellos mismos.

— Tienes poder, y es un poder que otras personas no tienen, aunque ese poder puede resolver problemas, ¿no piensas actuar?

Luego de eso, el Rey de los Demonio sonrió y dijo:

— ¿…así que realmente dices lo que sientes en realidad?

— ¿Eh?

— Bien, déjame preguntártelo: ‘¿Por qué tenemos que ser cuestionados unilateralmente para tomar una extraña responsabilidad solo por el hecho de tener poder?’.

— ¿Oh… ohhh?

Momentáneamente incapaz de mantenerse ante la lógica de Maou, Gabriel quedó atónito.

— En fin, todos ustedes solo quieren crear otro drama de ‘Héroe Emilia, solo tú tienes el poder de derrotar al Rey Demonio Satán, ve y derrótalo de forma espectacular’, ¿no?

En ese momento, Maou quedó repentinamente inexpresivo.

— ¿Cómo beneficiaria esto a Emi?

— Eh…

— Emi tiene muchas razones para matarme. Le hice muchas cosas crueles, esa persona quiere vengarse de mí basándose en su voluntad. Sin embargo, los humanos de Ente Isla usaron sus emociones, y colocaron en ella la responsabilidad que ellos también debían cargar, ¿no? Solo ‘porque ella tenía poder’.

Ese fue el pecado de todos los humanos que vivían en Ente Isla, el cual hizo que Emeralda se sintiera completamente arrepentida.

Ese pecado incluso hizo que Emi fuese encerrada en Afsahan, encadenando su corazón.

— Ella me forzó a entrar a un escenario donde estuvo a punto de derrotarme, y como yo escapé, ella me persiguió, y cuando ella realmente tuvo la oportunidad de ganarme, ella fue traicionada por su camarada. Antes de que Emeralda, Alberto, Suzuno y yo tratásemos de encontrar formas de interferir, esos humanos fueron manipulados por el Cielo, ¿por qué Emi tiene que salvar el futuro de esa gente? En cuanto a mí, es obvio. No tengo razones para salvarlo.

— ¿…es porque te disgustan los humanos de Ente Isla, los cuales han pecado fuertemente?

— Aun no lo entiendes, ¿eh?

Las comisuras de la boca de Maou se levantaron con desprecio hacia Gabriel.

— ¿Por qué Emi y yo tenemos que abandonar nuestras vidas estables y calmadas para ayudar en su plan obsoleto? Déjate de bromas.

— ¿Ehhh? ¿C-como puedes hacer decisiones así, por tu propia cuenta…?

— ¿Qué lado está tomando decisiones por cuenta propia? Maou murmuró para sí.

— Déjame preguntarte, ¿significa que la gente rica está obligada a dar su dinero a los pobres del mundo, y quedar en la pobreza por eso?

— Eh…

— ¿Significa que los pobres solo tienen que abrir sus bocas como aves recién salidas del cascaron y esperar por la caridad de los demás?

Gabriel, incapaz de refutar, quedó en silencio.




— Solo porque Emi y yo tenemos un poder más fuerte que los demás, ¿tenemos la obligación de abandonar nuestras vidas y ayudar a los humanos del mundo? Oh, ¿quién fue el que quiso ponernos esa responsabilidad?

La voz de Maou contenía una mezcla de ira y frustración.

— Esa actitud que todos tienen es lo que me molesta. Tienes poder, entonces tú estás dispuesto a ayudar, ¿cierto? Llegar con esa actitud significa que todos piensan que incluso si usan esa actitud, diremos que está bien, que como tenemos la responsabilidad, nos esforzaremos.

— N-no es tan exagerado… bueno, es bastante tarde, por favor, cálmate…

— ¿Estoy equivocado? ¿Entonces dime que es lo que intentan?

— S-sin considerar lo que siento, al menos Lailah no es así, ella arriesgó su vida y se esforzó para evitar que se produjese la destrucción, y ella trató lo mejor para recupera Ente Isla a su estado correcto mientras protegía a Nord y Emilia…

— Oh, ya veo, por eso es que ella estaba mostrando esa actitud, lo comprendo todo ahora.

En un raro momento, Gabriel habló por alguien, pero Maou lo ignoró por completo.

— Entonces es así después de todo, ustedes son de los que creen que el metal, por ser metal, no se romperá sin importar lo dañado que esté.




— ¿Eh? ¿M-metal?

Maou cambió repentinamente el tema, dejando a Gabriel en shock.

— El metal es fuerte, ¿no? No se romperá incluso si soporta un gran impacto, y sería capaz de mantener fuertes características sin importar cuan dañado esté.

— S-sí, es cierto…

— ¿Entonces puede ser golpeado?

— ¿Eh?

— ¡Te pregunto si puede ser golpeado solo por el hecho de que no saldrá herido! El tono de Maou cambió completamente hasta ser ira.

Como si respondiera a la voz de Maou, el ladrido de un perro se pudo escuchar en algún lugar del pueblo.

— Siempre y cuando resista, entonces podemos lanzarlo, patearlo y golpearlo, ¿no? Siempre y cuando sea un material que no se pueda dañar fácilmente, ¿el usarlo bruscamente es el método correcto? Siempre y cuando una persona tenga poder, ¿está bien sin importar que tipo de trato reciba? Emi, Ashiya, Suzuno, Urushihara y yo, siempre y cuando sigamos sus métodos, ¿serán capaces de garantizar nuestro estilo de vida en el futuro? ¿O me estás diciendo que nuestras vidas, comparadas a los asuntos mayores como el mundo o el futuro de los humanos, solo son consideradas una pequeñez?

—…ah~ si, ya veo, entonces así es todo.

Gabriel finalmente comprendió el argumento acalorado de Maou y asintió ligeramente.

— El ‘ya veo’ de esta vez significa que SI entiendo.




— ¿…lo entendiste, en serio?

— Si. Lo entiendo. Es como cuando, después de ir a la casa de alguien que comienza a hablar sobre el ambiente hasta que te canses, y comprendes que las luces de su habitación y su aire acondicionado están encendidos a toda potencia. Con esto, definitivamente sentirás que el tipo es realmente extraño.

—…por el ejemplo que das, tu también estás acostumbrado a este mundo. Esta era la primera vez que Maou relajaba su expresión en toda la noche.

— En fin, así es como es. Aunque Lailah parece esperar que podamos ayudarla a hacer algo, no tenemos razonen, responsabilidades u obligaciones para escucharla, hacer eso no tiene beneficios. Actualmente, la situación política en Ente Isla es estable, la paz ha regresado al Mundo Demoniaco, e incluso el Cielo ha cortado todo contacto con la Tierra. El único problema que queda es expulsar a la persona que asustó a Emi y a Chi-chan… además, pensar en cómo establecer la relación entre Emi y yo. Cuando todo esté solucionado, continuaremos viviendo nuestras vidas basándonos en nuestra voluntad. No permitiremos que ninguno de ustedes interfiera de ninguna forma.

— Aunque hay muchas cosas para refutar. Gabriel sonrió irónicamente.

— Pero la vida que quieres vivir, puesto de forma simple, seria esperar conquistar nuevamente Ente Isla, ¿no? Podríamos actuar para detenerte, ¿sabes?

— Eso no importa, mi ambición se encontrará con obstáculos en primer lugar, y deshacerse de esas personas que me obstruyen también se origina de mi voluntad. Sin embargo, ser lanzado a un escenario preparado por otros, ser controlado por la cadena formada por la amabilidad de alguien, esa no es mi voluntad. Aunque lo acabas de decir, que resolví un montón de problemas, la razón por la que lo hice fue porque si no me deshacía de esas cosas problemáticas, eso me traería peligros a mi o a la gente que me rodeaba, nunca he pensado en hacer algo por el mundo.

— Si, si, lo entiendo, parece que Lailah te malentendió completamente, ella malinterpretó tu fuerte voluntad por unir el Mundo Demoniaco a una edad tan joven, y tu comprensión hacia tus camaradas. Si esto sigue, sin importar cuantos cientos de años pases, ustedes no la escucharan nunca, ¿cierto?

— Siempre y cuando lo entiendas. Bueno, es hora de irme. Deberías apresurarte e irte también.

— Si, a eso voy.

Maou le propuso una despedida a Gabriel desde la base de las escaleras comunes, pero luego que Maou caminara por las escaleras, Gabriel le gritó:

— Pero decirme esas cosas, pueden ser un mal movimiento para ti.

— ¿Qué dijiste?

Ante el sorprendió Maou, Gabriel sonrió complacidamente.

— Oye, porque, comparado contigo, soy mejor en formas del mundo.

— Ay si, lo que digas. No me interesa cómo tú y Lailah trabajan a mis espaldas.




De cualquier forma, comparado a Lailah, siento más renuencia a escucharte.

— Bien, bien. Dejémoslo por hoy. Bueno, feliz noche.

— Oh.

— Además.

— ¿Hm?

— Cuídate de regreso.

— ¿Huh?

— Aunque no sé si estés al tanto de ello, tienes que ser responsable de lo que dices.

Tras decir esa frase sin sentido, usando zapatillas en este clima frio, Gabriel caminó hacia la casa de Shiba con pasos ligeros.

Habiendo caminado a un lugar donde ya sería capaz de ver la puerta de la habitación 201 tras abrir la puerta del pasillo común, Maou realmente no podía comprender de qué otra cosa tenía que preocuparse…




— Huh~ 1 de la mañana, ¿eh? Maldita sea. Ashiya y Urushihara ya deberían estar dormidos, ¿no?

Maou, quien perdió tiempo por estar hablando con Gabriel, abrió la puerta del pasillo común con el ceño fruncido…

— ¡Ugoh!

Luego, el no pudo evitar gritar fuerte y retroceder.

— ¡¿Q-qu-qué estás haciendo?! ¡¿No te habías ido ya?! Emi estaba de pie allí.

Como la luz fluorescente del pasillo público estaba detrás de ella, la expresión de Emi no se podía ver con claridad, pero al ver que la ropa que cargaba era la misma que tenía en la estación Shinjuku-sanchome, parecía que Emi no había ido a su casa.

Tal como Maou lo predijo, las luces de la habitación 201 y 202 estaban apagadas, por lo que Ashiya, Suzuno y Urushihara debían estar dormidos.

Por esta situación, Maou dedujo que Emi debería estar quedándose en la habitación de Suzuno por esa noche, entonces, cuando todos estaban dormidos ya,¿por qué Emi era la única que estaba despierta como si fuese un fantasma errante?

— Ah… puede ser, ¿te desperté? L-lo siento.

Con la situación actual, Maou calmadamente se disculpó.

Él casi discutía con Gabriel allá afuera, por lo que Maou habló muy fuerte.

Emi pudo haber sido despertada cuando estaba a punto de dormirse, por lo que ella salió a esperar a Maou para quejarse.

— E-ehhh, ¿no encontraste problemas junto a Chi-chan hoy? Por eso la Casera se preocupó mucho y envió a Gabriel como mi guarda espaldas. Como él dijo muchas cosas innecesarias, no pude evitar gritarle fuerte… en realidad, enviar un arcángel para que sea el guardaespaldas del Rey Demonio es demasiado divertido. Jaja, Jajajaja… ¿Emi?

Cuando Maou habló hasta ese punto, él comprendió que la otra parte no reaccionaba en lo absoluto. Esto hizo que Maou se sintiera un poco extraño.

— ¿Emi? ¿Qu-qué sucede? Oye…

Maou trató de mover su mano en frente de sus ojos, pero no hubo reacción.




—…llegas tarde, Alas=Ramus estuvo esperándote hasta que se quedó dormida…

— ¿O-oh? P-pero debiste saberlo, ¿no? Mi turno hoy era hasta la hora de… Al final, Maou fue incapaz de decir las palabras ‘cierre’.

Él sintió una ráfaga de viento.

Cuando recuperó el sentido, Emi ya lo estaba abrazando12.

— ¿Ughh?

¡Listo, me mató!

Maou seriamente pensó eso. Aunque no sabía que tenía a Emi por feliz, probablemente ser despertada cuando estaba a punto de dormirse lo hizo enojarse mucho.

Él sintió el toque del brazo de Emi alrededor de su cuello, Maou se congeló mientras predecía que sería decapitado.

Incluso si esperaba controlar la magia demoniaca dentro del armario de la habitación 201, ya era demasiado tarde.

Luego de llegar a Japón tras la batalla final de Ente Isla, Emi había atacado despiadadamente a Maou muchas veces con anterioridad, pero esta era la primera vez que ella usaba un método tan forzoso de forma tan directa.

¿Es el final?

Sin embargo, incluso si el cuerpo de Maou se congeló en la preparación mental, ese instante no ocurrió.

— ¿Oh?

Maou, quien descubrió que estaba vivo cinco segundos después, abrió sus ojos, los cuales había cerrado por reflejo.

—……

— ¿E-ehhh…?

La cabeza de Emi parecía estar bajo su campo visual.

Sus hombros y cuello sintieron ligeramente el peso de Emi. Emi presionó su cara contra el pecho de Maou.

¿Qué situación era esta? Parecía que él no iba a recibir el Movimiento Final de Bloqueo de Garganta una vez se vieran, pero ¿cómo terminaría esta situación? Eso era algo que Maou no sabía.

— Está bien.

— ¿Huh?

Una voz más clara de lo imaginado fue oída desde el área alrededor de su pecho.

— Está bien.

Emi lo dijo una vez más, confundiendo más a Maou. Él ni siquiera sabía lo que estaba siendo considerado ‘bien’, y no podía escuchar alguna sensación anormal de ira desde la voz de Emi, pero aun así, él había comprendido que, en ese momento, Emi no estaba enojada.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios