Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 12

Capítulo 1: El Rey Demonio Se Queda Estancado En Una Vida Normal

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 12 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

Hataraku Maou-Sama Volumen 12 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

 

El hogar en el que uno está acostumbrado a vivir, provee un sentido de seguridad irremplazable.

Por ejemplo, cuando se viaja, no importa cuán grande haya sido el hotel utilizado como hospedaje durante el viaje, una vez que la persona regresa a su desordenado hogar, una sensación de soledad y un extraño sentido de seguridad surgirán misteriosamente al mismo tiempo.

Sin embargo…

— ¡¿Esto qué es?! Su situación era…

— Esos son los bloques de magia demoniaca de Maō-sama y mío. Es que no pueden ser guardados en otro lugar.

Aunque él creía que solo había dejado su casa temporalmente…

— ¿Eh? ¿Bloques de magia demoniaca? ¿Acaso eso no es una estupidez?¿Acaso ambos son idiotas?

— Acabas de regresar después de tanto tiempo, ¿por qué estás usando ese tono de voz?

— ¡Es obvio! No puedo ser el único que quiere refutar fuertemente esto, ¿o sí? Inesperadamente, el ‘territorio’ que él solía usar para alojarse estaba ocupado.

Urushihara Hanzo, quien fue dado de alta tras una extensa reclusión en el hospital, se las arregló para regresar a la Habitación 201 del Villa Rosa Sasazuka, y tras mucha dificultad, descubrió que ‘su propio cuarto’ –el nivel superior del armario–, estaba cubierto por periódicos e hilos de rafia, y ocupado por un objeto misterioso que parecía un enorme Yokan1 aunque extrañamente suave, dejándolo  momentáneamente sin habla.

Desde el punto de vista de Urushihara, al ser recluido en el hospital a la fuerza, no solo lo incapacitó de dejar la sala de hospital donde estaba siendo vigilado, sino que, cuando finalmente logra irse a casa, descubre que su propio cuarto ha sido sellado.
Y lo que ocupaba esa habitación era magia demoniaca conocida como la fuente de su energía vital.
Antes de eso, no solo Urushihara, incluso Ashiya Shiro, quien ignoró completamente las quejas de Urushihara y replicaba de nuevo, y su maestro, también conocido como el propietario de este apartamento –Maou Sadao–, fueron

1 Yōkan es un postre de mermelada hecho de pasta de judías rojas, agar y azúcar.

forzados a vivir vidas restringidas en Japón, lo cual no los hacia parecerse a los demonios pues estos carecían de magia demoniaca.

Sin embargo, la cantidad de magia demoniaca que ahora se encontraba en el armario, incluso si era un estimado aproximado, podría ser suficiente para igualar al del Rey Demonio Satán cuando se encontraba en su máximo poder.

Con las cosas como estaban ahora, Urushihara también sabía que Maou y Ashiya no planeaban usar la magia demoniaca y la violencia para conquistar Japón.

Incluso así, él no comprendía por qué ambos dejaron una cantidad tan enorme de energía ‘sin tocar’, y tenían la actitud de seguir viviendo de la misma forma que lo habían hecho hasta ahora.

— Ashiya, ¿no has pensado en usar esas cosas de forma eficiente? Incluso si son una línea de recursos, no tiene valor alguno el dejarlas allí, ¿sabes?

— No tienes derecho a darme clases de dinero. Solo trata esto como ahorros para el futuro.

— ¿Planeas retirar tus ahorros poco a poco para pasar tus días luego que te hayas hecho viejo? Ashiya, ¿no tienes ambición alguna? ¿Has considerado usarlo para mejorar, al menos, tus condiciones de vida?

Urushihara seguía abogando por eso con todas sus fuerzas, pero Ashiya le hizo una pregunta como si estuviese realmente sorprendido.

— ¿Mejorar las condiciones de vida? ¿A qué te refieres con eso?

— Lo que quiero decir…

Como no esperaba que le preguntasen eso, quedó sorprendido, por lo que Urushihara fue, momentáneamente, incapaz de decir nada.

— Eh, bueno, lo que quiero decir es…

Urushihara abrió el armario y miró alrededor de la habitación.

— E-es cierto, ¡gastos alimenticios! ¡La magia demoniaca es nuestra fuente de energía, ¿no?! Ya que tenemos mucha magia demoniaca ahora, ya no tendríamos que comer más, ¿cierto?

Urushihara, quien corrió al refrigerador y lo abrió al decir eso, descubrió carnes, vegetales, pescado, leche, tofú, natto, y varios condimentos ubicados dentro, como siempre, él tenía muy claro que esa era la distribución establecida de Ashiya.

— Comer es lo básico de vivir. Gracias a que Maō-sama sale a trabajar, tenemos la libertad de ser capaces de tener una vida en la que podemos comer tres veces al día. No hay necesidad de desperdiciar la magia demoniaca de esa forma.

— ¡Ser incapaz de señalar con una frase lo que es extraño en lo que has dicho es frustrante, Ashiya!

Urushihara cerró la puerta del refrigerador violentamente.

— E-entonces cosas como la electricidad, agua y gas – ya no tenemos que usar esas cosas, ¿cierto?

— Hay alguna forma de poner a funcionar un microondas con magia demoniaca, ¿ah?

— ¿Cómo no va a ser posible? Tú eres un General Demonio, ¿no?

— Los electrodomésticos japoneses usan recursos AC, por lo que funcionaria siempre y cuando usáramos magia demoniaca para producir ese tipo de ataque luminoso. Pero comparado a dichos ataques, el poder eléctrico consumido es muy débil. Para nosotros, eso requeriría unos ajustes razonables bastante difíciles, ¿no?




— Ugh… e-entonces…

Urushihara, quien quedó nuevamente sin palabras, extendió sus brazos como si de repente pensara en algo.

— ¡En el primer lugar, está esta habitación! Ya que pudimos recuperar nuestra magia demoniaca, no hay necesidad que nosotros sigamos las leyes humanas, ¿no? No diré nada sobre usar métodos violentos, pero, al menos podríamos controlar a los humanos y dejar este trasto de apartamento y mudarnos a uno donde una persona pueda tener su propia habitación, tenga una cocina más grande y un cuarto de baño separado, ¿no creen?

— Si hubiese sido el yo de hace un año, podría haber pensado lo mismo.

—…no, ehh, incluso si tuvieses las mismas ideas, yo habría suspirado con la sensación de que tus ambiciones eran demasiado pequeñas para un General Demonio como tú.

Hablando de un año atrás, sería el periodo en el que Ashiya no tenía interacciones con la gente que lo rodeaba.

Una vez que él pensaba que Ashiya Shiro – el General Demonio Alsiel pensara en mudarse a un apartamento con una gran cocina y un cuarto de baño separado antes de desarrollar un acercamiento a Japón y a los humanos, Urushihara comenzaba a sentirse melancólico…

— Para nuestros yo actuales, no tenemos razones especiales para mudarnos de este apartamento.

— ¿Por qué? ¡Si frecuentemente te andas quejando sobre las instalaciones de aquí!

Urushihara quiso sugerir el uso de la magia demoniaca para hacer las cosas un poco más… bueno, demoniacas, pero el tema había tomado un curso hacia donde la magia demoniaca se usase para crear un ambiente vital un poco más cómodo.

— Claro, deseo que el área de cocina sea más amplio, esta cocina es demasiado baja para mi altura. Si hubiese un balcón, sería más conveniente al momento de secar la ropa. Cuando Sasaki-san viene de visita, no es bueno colgar la ropa interior masculina en un lugar muy visible. Sin embargo, la altura de la cocina no es un obstáculo fatal, los asuntos de lavandería también pueden resolverse con algo de ingenuidad.

— Rayos…

— E incluso si necesitamos mudarnos, ¿hacia dónde piensas hacerlo? piénsalo, ya hemos construido una gran cantidad de relaciones geográficas con este terreno en Sasazuka, este lugar tiene todos los factores necesarios para nuestro día a día. Además, con respecto a los ‘vecinos’ del apartamento, Bell vive a un lado, Nord Justina vive en la habitación de abajo. Hacer que todos los residentes en un conjunto residencial comprendan la situación de cada uno es algo muy difícil de conseguir. Además, básicamente tenemos relaciones hostiles con los otros, por lo que no nos preocupa mucho la interacción entre vecinos.




El solo hecho de pensar la forma de ocultar tu existencia a los vecinos cuando nos mudemos hace que me sienta melancólico.

— ¡Pídele disculpa a todos los NEET de Japón!

— No siento que sea necesario disculparme, en lo absoluto –Ashiya respondió con desprecio–. Y una vez nos mudemos, necesitaremos tramitar el papeleo de los servicios de agua, luz, televisión y gas; y tendríamos que contratar un camión de mudanzas. El registro de la Carta de Residente necesitaría ser cambiada también, entonces vendrían los procedimientos bancarios y de la tarjeta de crédito…

— ¡Suficienteeeeeee! ¡Cómo te dije, podemos resolverlo todo con magia demoniaca!

Ashiya enlistó las razones por la que no mejoraban sus condiciones de vida, lo hacía sin parar, y Urushihara comenzó a protestar como si ya no pudiese soportarlo, pero Ashiya respondió sin dejarse intimidar.
— Incluso si no usamos la magia demoniaca, esta no nos será un obstáculo en nuestra vida diaria, ¿por qué no lo comprendes?




— ¡En primer lugar, deberías estar dudando por la pre-condición ‘necesaria para mantener nuestro estilo de vida actual’!

— ¿De qué estás hablando?

Ashiya, como si se sintiese completamente sorprendido, señaló al armario, no, a la habitación contigua.

— Si comenzamos por ir contra las reglas de Japón, incluso de este mundo,¿crees que esa persona nos lo permitirá?

En eso…

— Como era de esperar de Ashiya-san, eres muy sensible.

Ignorando el hecho de que estaba cerrada, la puerta del porche de la habitación 201 se abrió automáticamente.

— ¿Ella apareciooooooooooooooó?




La tenue luz solar que brillaba desde el pasillo público rápidamente se tornó tan sagrada como la luz de Buda, la visitante que estaba allí usaba un sombrero de ala ancha rojo oscuro con la pluma de un Ave del Paraíso pegada en él, unos tacones altos de esmalte rojo oscuro que encajaban con su falda rojo oscuro que resoplaba. Esa persona que usaba un suéter tejido que parecía holgado pero terminaba siendo bastante flexible, era la casera del Villa Rosa Sasazuka –Shiba Miki–, quien estaba vestida de una forma más casual de lo usual.

— No estoy quejándome de la lógica de los humanos, sino que espero mantener mi racionalidad.

— Una preparación mental bastante admirable. Urushihara-san, deberías tratar de no ser tan descuidado en esos asuntos.

— M-mudarse de casa no debería ser considerada una acción tan descuidada,¿o sí?

Urushihara se movió hacia la ventana con el fin de mantenerse alejado de Shiba Miki tanto como fuese posible, pero parecía que él era incapaz de escapar de la influencia de Shiba.

El cabello purpura de Urushihara lentamente atenuó, y segundos después, se tornó plateado con un mecho azul.

— ¡Waaah, el color volvió a cambiar! ¡Solo déjeme en paz!

— Huh, no seas así, ¿acaso no te queda bonito? Tiene la sensación de cambiar notablemente tu imagen.

— ¡Cállate! ¡¿Por qué estás cerca de la casera con demasiada tranquilidad?!

La persona que habló sobre el cambio del color de cabello de Urushihara a forma de broma, obviamente no fue Ashiya o la casera.

Era un hombre que estaba junto a la casera, y cuya altura era igual a la de Ashiya.

El color de su cabello era plateado y con un mechón azul, tal como estaba Urushihara.

Aunque ya había pasado el otoño, el joven, quien seguía usando su típica camiseta de mangas cortas de ‘I LOVE L.A’ bajo su atuendo, se encogió de hombros y respondió.

— Ya que Mi-chan va a salir, es natural que yo tenga que ayudarle con su equipaje ya que he permanecido bajo su cuidado.

— ¿No estás demasiado cómodo con tu yo actual?

Parecía que el título de Ángel Guardián del Árbol de la Vida había quedado en el pasado.

El Arcángel Gabriel no parecía resistirse a la idea de haber sido degradado a botones de Shiba.

— Ah, Crestia Bell dijo que ahora que ustedes guardaron los bloques de magia demoniaca en el armario, el efecto insonorizado había mejorado, por lo que espero que puedan continuar haciendo eso.

— ¿Por qué todos son así? ¡Ya me canseeeé!

Esta vez, Urushihara finalmente se agarró la cabeza, y gritó con fuerza de una forma descontrolada.

Ashiya ignoró los problemas de Urushihara y le preguntó a Gabriel.

— Escuché que la Casera quería ver a Bell, pero no escuché que vinieses también. ¿Qué asuntos tienes con Bell?

— Hm~ es como lo acabo de decir, realmente estoy ayudando a Mi-chan a cargar su equipaje.

Tal como lo había dicho Gabriel, su rígido brazo estaba sujetando una cartera piel de cocodrilo de color rojo oscuro.

— Pero aquí, hay alguien que desea que alguien la escuche. Siempre y cuando Mi-chan esté presente, todos ustedes podrían estar más dispuestos a cooperar, por eso es que le pedí a ella un favor.

Gabriel se rascó la cabeza, y dio un paso atrás de la entrada de la habitación 201, la cual estaba completamente bloqueada por su gran contextura y el equipaje de Shiba.

Luego que Gabriel retrocediera, se pudo ver entre el espacio en el cuerpo de la casera que una dama estaba de pie al otro lado.

— Huh, desafortunadamente, no hubo respuesta positiva.




Incluso el simple hecho de escuchar su voz, hacía que uno dedujese que Gabriel sonreía irónicamente.

— Esto era de esperarse.

Ashiya también habló a la dama que estaba de pie allí.

— Después de todo, Crestia Bell no está en la obligación de escucharte.

— Como es una inquisidora, ella no lo dijo directamente, pero si lo hizo con un significado parecido.

— Se muy bien que mis métodos no valen la pena reconocerlos, pero yo realmente he llegado al límite de mi ingenio…

La dama que la casera y Gabriel trajeron le rogó a Ashiya de forma apenada.

— Por favor, dejarme reunirme con Satán. Quiero pedirle que escuche nuevamente mi explicación.

— Me rehúso. Maō-sama ha dado órdenes, las cuales son echarte de la casa si osabas venir.

Ashiya rechazo fríamente la súplica de la Arcángel Lailah.

— Maō-sama está muy ocupado. Especialmente estos días, él ha acumulado mucha fatiga laboral debido a Emilia, e incluso experimentó ese tipo de infortunio hace tiempo atrás. Maō-sama aún necesita trabajar en un nuevo modelo de negocio después de esto, por lo que no puede tener una carga más.

Aunque hasta ahora, Ashiya había tratado a las damas con una actitud caballerosa, era obvio que no mostraría ninguna abertura en frente de esta dama.

— Creo no haber enfatizado esto, pero dirígete al lugar de trabajo de Maō-sama, si te atreves. En ese momento, perderás completamente la oportunidad de reunirte con él. Si lo entiendes, entonces vete. No importa lo que digas ahora, el deseo de mi maestro no cambiará.

— ¿Cómo puede ser…?

La expresión y voz de la dama estaban llenas de dolor.

— Parece que será mejor que vengas otro día. Si les exiges mucho, entonces no tendrás ninguna respuesta positiva. Aunque puedo mediar el proceso, aun no podría forzarlos a cambiar de idea.

Con el consejo de Shiba, Lailah asintió ligeramente con la cabeza, y luego hizo una reverencia ante Ashiya.

— Huh~ no se puede evitar. Lo siento, Mi-chan, por hacer que desperdicies tu viaje.

— Después de todo, visitar a los inquilinos es una de las responsabilidades de una casera.

— Me alegra que sea capaz de decir eso. Oh, sí, aún tengo algo que decirles a ellos dos. ¿Podría quedarme un momento?

— Claro, no hay problema. Pero por favor, vuelve antes de la cena.

— Entiendo.

Desde el punto de vista de Ashiya, Gabriel usó una actitud increíblemente honesta cuando interactuaba con Shiba, y luego de entregarle su cartera, Gabriel ligeramente sacudió su mano hacia las dos personas que se iban.




— Que actitud tan fría.

Luego, él se volvió para ver a Ashiya con una sonrisa burlona en su rostro.

— Somos demonios enfrentando a ángeles, esto debería considerarse una reacción normal.

— Si, quizá sea así –dijo Ashiya con seriedad, y Gabriel no siguió debatiendo eso.

— Ya que ella ya había tomado acciones con una temible cantidad de paciencia, Lailah también debería saber que sería inútil incluso si se tornase ansiosa ahora, pero con esta situación, no podría permitirle actuar de esa forma.

***

 

 

Luego que Maou y los demás rescataran a salvo a Emi, quien estaba aprisionada en Ente Isla, lo que les esperaba era el hecho de que Urushihara fuese recluido en un hospital, y ‘la verdad del mundo’, la cual les seria revelada por la casera del Villa Rosa Sasazuka, Shiba Miki.

Basándose en la explicación hecha en la habitación del hospital de Urushihara: Los dos mundos, Ente Isla y la Tierra, aunque eran diferentes en un sentido literal, estaban ubicados en el mismo universo. Aunque este hecho no tenía efecto inmediato en la situación, seguía siendo una pieza de información suficiente para hacer que la gente viese a esas cosas y personas de esos mundos con una nueva perspectiva.

Los dos mundo no estaban interactuando en una forma de cruce dimensional que superaba la inteligencia humana, sino que existía en el mismo universo y usaba las mismas leyes de la física, incluso si no hubiese forma de hacerlo, teóricamente en un futuro, la posibilidad de interactuar con métodos más allá de los portales no era de cero.

Incluso el Mundo Demoniaco donde vivían los demonios no era una excepción a esto.

El mundo en el que los demonios vivían no estaba bajo tierra y tampoco era parte de una leyenda antigua, sino que era cierto planeta que flotaba en el universo.

¿Qué había del ‘Cielo’?

Las existencias vivas que habían obstruido a Maou, Emi y a los demás muchas veces –los ángeles–, ¿en qué parte del mundo se ubicaban?

El instante en el que los ciudadanos de Ente Isla, encerrado entre el ‘Cielo’ y el ‘Mundo Demoniaco’, se enteraron de este hecho, un ángel apareció en la habitación del hospital donde el Rey Demonio, ángel, y humanos estaban reunidos.

La Arcángel Laila.

Una residente del Cielo, la existencia que salvó al joven Satán, y ‘madre’ de las chicas nacidas del Árbol de la Vida.

Pero más importante aún, ella también era la madre biológica de Emilia Justina.

Ese ángel que, hasta ahora, había dejado ligeros rastros cerca de Maou y los demás, finalmente aparecía, sin embargo, lo que fue revelado al mismo tiempo no fueron verdades del mundo, ni una herramienta sagrada legendaria que pudiese resolverlo todo, y definitivamente no era la senda que llevaba a una aldea ideal, sino una brecha entre madre e hija que, debido a su dificultad de ser llenado hacia que uno se desesperara.

Emi supo que de todas las tragedias y problemas que sucedieron a su alrededor desde que comenzó a vivir a Japón, luego de rastrear la fuente, la mayoría de ellas fueron causadas por su madre.

Pero cuando Lailah, su madre, apareció frente a Emi, las emociones que surgieron en su mente no fueron negativas como la ira o la tristeza hacia esas experiencias irrazonables.

Lo que su mente, la cual quedó en blanco, le ordenó a su cuerpo, fue rechazar esta existencia.

Aunque Emi estuvo abofeteando constantemente a Lailah sin albergar ningún tipo de expresión facial, ante los ojos de los espectadores, Emi no estaba liberando su odio e insatisfacción en su madre.

Ella no quería admitir que toda la parte de su apariencia fue heredada de la existencia que estaba ante ella.

Durante el proceso de abofeteado continuo a las mejillas de Lailah, superficialmente, parecía como si Emi estuviese mirando el rostro de Lailah, pero en realidad, no era así.

Hasta ser detenida por Maou, probablemente su visión estaba completamente en blanco.

Cuando recuperó sus sentidos, Emi solo vio a su padre de pie junto a una ‘persona desconocida’ con las mejillas rojas e hinchadas, y Maou estaba en frente de ella como si estuviese usando su cuerpo para bloquear al padre y a la ‘persona desconocida’.

Mirando la tela de la camiseta manga larga UNIxLO, Emi notó que Emeralda estaba sujetándole la mano.

Ella sabía que ambos trataban de detenerla, pero ella no sabía porque la habían detenido.

Incluso así, Emi comprendió algo. Que esa persona presente no le permitiría a ella seguir rechazando a la ‘persona desconocida’.

Por eso, Emi no escuchó nada más, tomó a Alas=Ramus de los brazos de Acies y dejó la habitación de Urushihara sin siquiera ver a Lailah.

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 12 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

Hataraku Maou-Sama Volumen 12 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios