Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 11

Capítulo 3: El Rey Demonio Y La Héroe Cumplen La Última Promesa

Parte 5

 

 

Maou, Chiho, Emi, Alas=Ramus, Ashiya, Suzuno, Emeralda, Acies, y Nord se bajaron de tres taxis que estaban alineados.

— Esto es…




— Si…

Chiho y Maou, mirando la ubicación tras llegar al lugar en los taxis solicitados por Shiba, se miraron entre sí.

— ¿Acaso es una coincidencia?

— No debería serlo.

— Pero, además de ser una coincidencia…




Emi, Ashiya y Suzuno también levantaron la vista y estudiaron el edificio, sorprendidos.

— ¿Sucede algo malo~~?

— ¿Qué les pasa a todos?

— ¿Sucede algo malo con este hospital?

Emeralda, Acies y Nord estaban confundidos ente las extrañas reacciones de las cinco personas, y solo Alas=Ramus en los brazos de Emi respondió con simpleza.

— ¡He estado antes aquí!

Alas=Ramus tenía una idea de ese edificio.

El hospital que Shiba y Amane ubicaron para Urushihara era al mismo al que fue Chiho cuando tuvo el envenenamiento por magia demoniaca, la Universidad Medica Saikai, Extensión Adscrita al Hospital de Tokio.

Incluso si estaban confundidos, el grupo siguió a Chiho, quien tomó el liderazgo porque estaba familiarizada con el espacio de cierto hospital, luego se detuvieron y miraron el número del área.

— Aquí es.

— Yo, se trata de un área individual del hospital de este tipo, ¿qué pasa si ellos nos piden luego cuotas médicas…?




La puerta de la sala indicada por Chiho estaba a cierta distancia de la siguiente, por lo que podía verse que sería muy espaciosa, e incluso si la casera lo había dicho antes, que no había necesidad de preocuparse por el dinero, el rostro de Ashiya inmediatamente se tornó bastante amargo.

— Escuché que no solo está permitido usar celulares y computadores aquí, incluso tiene un baño incluido.

— Parece que el ambiente es mejor que el de la Fortaleza Demoniaca.

Maou y Ashiya se miraron entre sí con expresiones complejas en sus rostros, luego se hicieron la idea y tocaron la puerta de la sala.

— Entren, por favor.

— Ugh.

Con solo escuchar la voz de Shiba desde el interior, las expresiones de Ashiya y Maou se volvieron peor que antes.

— Abran la puerta de una vez.

Con Emi proponiéndoles desde atrás, ambos quedaron sin elección, tomaron un gran aliento y lentamente abrieron la puerta de la sala.

La habitación con buena iluminación era muy brillante. Dentro habia una cama que era de un tamaño superior a la que Chiho usó cuando estuvo en el hospital, y luego de ver a cierta persona sentada en la cama tristemente, todos además de Nord se congelaron al instante.

— ¿…que tipo de reacción es esa?

Incluso si las reacciones de Maou y los demás eran de esperarse, Urushihara, en la cama, murmuró con tristeza.

— Eh, ah, uh…

Maou miró a Ashiya detrás de él, avergonzado, pero Ashiya también…

— ¿Q-qué es…?

Solo pudo mirar a Urushihara estupefacto.

— ¿E-esto es algún tipo de broma? ¿Lucifer está tratando de jugarnos una broma pesada de nuevo?

Suzuno se volvió hacia Emi, que estaba a su lado, preocupada, buscando apoyo.

— No, pero, decir que es una broma, es demasiado…

Emi, a quien se le preguntó, sacudió su cabeza en respuesta.

— Se siente~~ diferente del Lucifer que conozco~~

Emeralda puso su mano bajo su mentón y dijo con preocupación.

— ¿Qué sucede con Lushifer?

Alas=Ramus también frunció el ceño, sorprendida.

— ¿Esta broma no es demasiado?
Acies miró a Urushihara de una forma extremadamente incomoda.

Sin embargo, el mismo Urushihara miró a Acies como si no estaba contento con las reacciones de todos.

— ¿Ustedes creen que yo voy a hacer esto de forma tan activa solo por el bien de una broma?

— Entonces, ¿por qué está así? Este tipo de interés es demasiado cruel.

— Pregúntenle a la casera junto a mí. ¡Yo no terminé así porque quise!

Urushihara movió su mentó, apuntó a Shiba, quien estaba de pie de una forma compuesta junto a la cama.

— Eh, pero, ¿Qué te sucedió realmente, Urushihara-san? Chiho levantó su dedo con nerviosismo y apuntó:

— ¿El color de tu cabello…?

El color del cabello de Urushihara se había vuelto distinto de lo que todos recordaban.

No, para ser más exactos, todos los presentes tenían una impresión de ese color de cabello.

¿Acaso ese era que el color del cabello de Urushihara no era originalmente ese color?

— Siento que tampoco puedo calmarme. ¡Aunque no se nada, al final terminó de este color!

Plateado mezclado con un poco de azul entre el color claro.

Ese era el mismo color de cabello que el de la Héroe Emilia cuando estaba sujetando la «Better Half» con todo su poder, y el color de cabello de los arcángeles Sariel y Gabriel.

— ¿Él es… el General Demonio Lucifer?

Solo Nord, quien no conocía a Urushihara, aceptó honestamente el estado actual de este, pero Ashiya le negó desde un lado.

— No, ese era alguien más.

— ¡Oye, Ashiya! ¡No escapes de la realidad! ¡Por otro lado, ¿quién es ese tío?! ¿Por qué Emeralda Etuva está aquí, que pasa?

Hataraku Maou-Sama Volumen 11 Capítulo 3 Parte 5 Novela Ligera

 

Urushihara también protestó contra Nord, a quien no conocía, y Emeralda, quien apareció allí como si fuese lo más natural en el mundo, pero la atmosfera actual no estaba apta para presentaciones.

— Con respecto al cambio del color de cabello de Urushihara-san, me temo que es por mi influencia. Pues parte de sus características humanas reaccionaron muy fuerte ante mi presencia. Mientras él se aleje de mi rango de influencia, él recuperará su estado original después de un tiempo.

— Aunque sé que decir esto es muy cruel, realmente odio este tipo de manifestación.

Aunque solo era un ejemplo, Urushihara no quería admitir que él había reaccionado ante Shiba Miki porque, de alguna forma, ellos eran similares, y por sus rostros, Maou y Ashiya parecían estar pensando en algo parecido.

— En fin, ya que todos están aquí, comencemos a hablar sinceramente de todo. Entre todo esto, la razón por la que el cabello de Urushihara-san terminó así, debe estar incluido en esto.

Shiba dijo eso como si quisiera calmar la situación actual, en ese momento, la expresión de Chiho se tornó instantáneamente firme.

— ¿Chiho-chan?

Emi, quien notó que había algo raro con Chiho, la llamó, pero esta última sacudió ligeramente su cabeza:

— E-estoy bien.

— ¿Ah, sí? Pareces bastante incomoda…

— No, no lo digo de esa forma.

Luego que Chiho lo pensara por un momento, ella volvió a ver a Emi a los ojos.

— Pero, yo… creo en ti, y en Maou-san.

— ¿Eh? Eh…

Emi parecía sorprendida por que no sabía lo que Chiho quería expresar, pero como esta última no siguió hablando, Emi solo pudo ver nuevamente a Shiba.

— Bueno, aquí, permítanme darle la bienvenida a los visitantes del «mundo foráneo».

Shiba salió de detrás de la cama y lentamente caminó hacia Maou y los demás.

Maou y Ashiya retrocedieron y aclararon un camino por simple reflejo, pero Shiba los ignoró y caminó hacia Acies y Emi.

— ¿…que pasa?

No, ella estaba caminando hacia Alas=Ramus en los brazos de Emi.

Alas=Ramus parecía sentirse delicada por ser acariciada en el cabello por la mano carnosa de Shiba, pero por razones desconocidas, Emi sintió inseguridad de la expresión de Shiba.

Luego de encontrarse con la expresión que Chiho acababa de mostrar, Emi miró hacia ella por reflejo.

Chiho estaba conteniendo el aliente como si supiese de antemano lo que Shiba iba a decir a continuación.

— Mirando hacia el pasado, la interacción de gente de mundos diferentes no era lo más raro de una ocurrencia. Cuando la gente de naciones distintas cruzaba las tierras, o la gente de diferentes continentes cruzaba los océanos, podía considerarse como gente de otros mundos que interactuaban. La situación de todos aquí es simplemente una ligeramente a larga escala. Déjenme decir esto, incluso si Maou-san y el resto de ustedes quiere quedarse en Japón, es decir, en la tierra, o Sasaki Chiho-san va hacia el hogar natal de Maou-san y compañía, Ente Isla, no tendría problema alguno.

Sin embargo, todos los presentes tenían algo de confianza en el lo que Shiba iba a decir ahora, sus auras y miradas lo mostraban claramente.

— Pero… solo estas dos tienen que regresar a sus mundos originales tan pronto como sea posible.




— Dos…

En comparación a Maou, quien solo pudo forzar su voz debido al mal presentimiento que tuvo, Shiba dijo directamente:

— Alas=Ramus-san y Acies=Ara-san. Como personificaciones del Sefirá

«Yesod» de Ente Isla, si ambas siguen viviendo aquí, esto se convertirá en algo muy peligroso para los humanos de Ente Isla.

— ¿Por qué? Incluso si el «Yesod» es conocido como la joya que creó el mundo, ¿no han permanecido en forma de fragmentos durante mucho tiempo? Sin embargo, nada extraño le ha pasado a Ente Isla.

Suzuno gritó con nervios.

Cuando discutía con Maou y los demás lo referente a entregar a Alas=Ramus a Gabriel, el guardián del «Yesod», fue Suzuno la primera en negar la leyenda que los «Sefirot» eran joyas que crearon el mundo.

¿Cómo podría ser posible que eso afectara la estructura de todo el mundo solo por la situación de una sola joya?

¿Podría ser que la luna desaparecería una vez que el «Yesod» que controlaba la luna fuese destruido? ¿O que las joyas que ella poseía, la plata, seria destruida también? Ese tipo de cosas no sucederían.

Suzuno expresó su opinión, y negó el propósito de enviar a Alas=Ramus de vuelta a su lugar de origen.

— Kamazuki-san, hace un momento dijiste que nada extraño ha pasado, ¿no?

— Si…




Suzuno planeó continuar hablando de forma agitada, pero la mirada de Shiba contenía una presión que no le permitía refutar.

— Si es así, ¿entonces que hay con tu poder?

— ¿M-mi poder?

Suzuno no pudo evitar mirarse el cuerpo.

— Lo escuché de Amane-san y Sasaki Chiho-san. Las heridas que recibiste de la batalla contra los demonios del mundo foráneo sanaron completamente en tan solo tres días.

— E-eso es porque usé hechizos de sanación…

— Entonces déjame preguntarte. Kamazuki-san, ¿has tenido poderes similares en Japón o en la tierra? Ese tipo de poder que puede hacer que una herida de espada que casi corta todo el cuerpo se cure completamente en tan solo tres días. Si Sasaki Chiho-san recibiera una herida similar, incluso si fuese capaz de sobrevivir, necesitaría recibir cuidado completo durante un mes.

— Ya dije antes la razón…

— ¿Aún no lo entiendes?

Shiba se volvió hacia Suzuno y dijo:

— El «hechizo de sanación» que mencionaste es el problema.

— ¿…Eh?

— No entiendo la historia del mundo de ustedes – Ente Isla. Pero de la información que escuché de Sasaki Chiho-san y Nord-san, ese lugar parece tener una civilización más desarrollada, y es un mundo donde viven muchos humanos. Incluso así, ese tipo de poder fue preservado como si fuese algo natural. Si esos niños – los Sefirot de Ente Isla estuviesen trabajando normalmente, sería imposible que este tipo de cosas sucediera.




— ¿Eso que significa~~? De lo que escuchó, Shiba-san, parece que piensa que los «hechizos» no son un poder que deberían existir~~.

Shiba confirmó directamente la pregunta de Emeralda, la cual estaba llena de agitación, y luego…

— Mas allá de ello…

— El mundo en estos momentos se encuentra lleno de «Magia Sagrada» y «Magia Demoniaca», este no es un buen estado para la gente de Ente Isla.

— ¿Qué está pasando? ¿Nos está diciendo que las joyas que hicieron el mundo en realidad mantienen el balance del mismo, y mientras no estén allá, el mundo será destruido…?

— Kamazuki-san, por favor escuche cuidadosamente lo que las demás personas dicen. Desde el principio, nunca dije que este mundo «Ente Isla» estaría en peligro.

— ¿…huh?




Shiba calmadamente colocó su mano en el hombro de Suzuno.

— Los únicos que enfrentarán el peligro por la pérdida de los Sefirot y la existencia continua de «Magia Sagrada» y «Magia Demoniaca» son ustedes los «humanos».

— ¿Los…humanos?

Suzuno aún era incapaz de comprender el verdadero significado de las palabras de Shiba.

Por lo que ella mostró una mirada de súplica a Emi, Emeralda, Nord, así como también a Ashiya, Urushihara y Maou.




Pero todos solo pudieron sacudir sus cabezas, preocupados.

— Sin importar en que estado estén los Sefirot, los océanos, cielos o tierras de Ente Isla y toda su flora y fauna que vive en ellos no será afectado, en lo absoluto. Los únicos que están relacionados a los Sefirot y al Árbol de la Vida son simplemente los humanos. Si Alas=Ramus-san y Acies=Ara-san continúan de esta forma y no regresan al lugar que deben, los humanos de Ente Isla podrían morir en un futuro cercano.

Quizá debido al contraste con el contenido pesado, el tono de Shiba parecía extremadamente plano, los humanos de Ente Isla a los que se les dijo que iban a extinguirse, aun eran incapaces de reaccionar.

— Claro, esto es algo que no sucederá de un día para otro. Creo que incluso después que la vida de todos haya terminado, aun podría verse como si los humanos de Ente Isla no han sido afectados en lo absoluto. Pero… no puedo garantizar que 100 o 200 años después, las cosas cambiaran.

— ¿100 a-años después?

Para la vida de los humanos, y los ciclos del mundo, cien años era un tiempo bastante largo.

Pero considerando la historia de los humanos, esa cantidad de tiempo era realmente corta.

Además, había demonios con tiempos de vida que no solo estaban en los cientos sino que incluso llegaban a miles.

— C-Casera-san, realmente no pienso que los humanos de Ente Isla morirán en cien años.

Ashiya nerviosamente expresó su opinión, Shiba asintió ligeramente con la cabeza.

— Es cierto. Pero creo que si esto sigue así, olvidándose de los 500 años… incluso decir 300 sería un problema. No tengo nada que decir si un meteorito enorme cae, pero incluso si un desastre destructivo como ese no sucede, si ellos continúan usando la magia sagrada o demoniaca así como así, los humanos de Ente Isla no tendrán futuro. El número de humanos disminuirá lentamente, y eventualmente se enfrentarán a la extinción, y no tendrán salvación alguna.

— ¿Qué es esto? SI no sabemos la relación de causa y efecto de los Sefirot y los humanos, soy totalmente incapaz de creer sus palabras y devolver obedientemente a Alas=Ramus.

Incluso si todos los presentes fueron consumidos por el aura de Shiba, solo Emi le preguntó a esta con determinación.

— Esta niña y Acies son mis… son las existencias preciadas de todos. Hablar sobre el lugar donde se encuentran originalmente, es realmente el Cielo de Ente Isla. Si ese es el lugar donde los ángeles viven, la gente que no se preocupa de los humanos de Ente Isla y esos niños. Definitivamente no permitiré que esas niñas regresen a ese tipo de lugar.

— Con respecto al Cielo que mencionas… ese joven llamado Gabriel despertó hace unos días.

— ¿Dijo Gabriel?

— Él dijo muchas cosas preocupantes. Shiba suspiró ligeramente y cambió de tema.




— Él, una vez que Gabriel despertó, inmediatamente intentó escapar de vuelta al Cielo. Como lo decidió muy rápido, casi lo dejamos escapar, pero como sucedió algo desafortunado para él, su escapatoria fue un fracaso.

— ¿Algo desafortunado?¿Había algo más desafortunado que ser cuidado por Shiba? La conversación de Maou y Ashiya mediante sus miradas, obviamente no fue dicha en voz alta.

— El «Cielo» de Ente Isla, en otras palabras, el lugar donde Alas=Ramus-san y Acies=Ara-san deben regresar, ha sido sellado. Actualmente, se había convertido en un lugar donde no se acepta ningún tipo de interferencia externa, y no hay forma alguna de volver mediante un «portal». Quizá «ellos» han decidido abandonar a esas niñas.

— El Cielo estaba sellado… hablando de eso, aunque nunca me había preocupado antes…

Emi pareció recordar algo de repente y se volvió para ver a Maou.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios