Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 11

Capítulo 3: El Rey Demonio Y La Héroe Cumplen La Última Promesa

Parte 4

 

 

—…muy bien, aunque la atmosfera es muy buena, es momento de dispersarnos. En ese momento, Rika anunció mientras miraba su reloj.

— Ya nos hemos excedido por cinco minutos, siento pena con la Gerente-san si seguimos tardándonos, por lo que, vamos a limpiar y elegir nuestras órdenes. Pondremos el pastel y las velas cuando volvamos. ¡Para la cena de todos hoy, es obligatorio elegirla en Mg’s! ¡Ah, Maou-san, por favor, trabaja duro hasta que termines por hoy!




Hataraku Maou-Sama Volumen 11 Capítulo 3 Parte 4 Novela Ligera

 

— Ustedes, no tienes que esperar especialmente a que yo regrese.

Justo en eso, Maou estuvo especialmente agradecido por el juicio directo de Rika.

Si él continuaba aceptando la gratitud honesta de Emi, su espíritu podría no ser capaz de aguantarlo.




El grupo frenéticamente colocó nuevamente el pastel en la caja, Emi y Chiho también se preocuparon en como guardar los regalos en sus bolsos, y cuando todos además de Maou, completaron sus órdenes y se iban, ya eran casi las 11pm.

Maou, el único que quedó atrás para continuar su trabajo, agradeció suavemente a la espalda de Kisaki mientras se preparaba para cerrar.

— Lamento causarle tantos problemas.

— Si.

Kisaki asintió sin siquiera volverse.

— Todos ustedes contribuyeron con un ingreso significativo durante esta vez que no hubo muchos clientes, por lo que estoy bastante agradecida. Incluso si trajeron comida de fuera, ninguno comió dentro de la tienda.

— Es cierto.

— Ah, es verdad, primero quiero darte algo.

— ¿Sí?

Por razones desconocidas, los ojos de Kisaki se entrecerraron como si observara a Maou.

— Pero es mejor que no hagas nada estúpido que pueda hacer que Chi-chan y Yusa-san te apuñalen por la espalda, ¿bien? Siempre eres un completo desorden en lo que a tratar mujeres se refiere, y siempre piensas ingenuamente que está bien hacerles algo…

— ¿Eh?

— En fin, eso es todo lo que quiero decir. Vuelve a trabajar.

— No, no, no, ¿Kisaki-san? ¡Parece que lo has malinterpretando muchísimo, las cosas no son así!

— Calla. Desde los ojos de un espectador, se siente que lo que Kawa-cchi dijo tiene sentido.

— ¿Qué dijo ese tipo?

— Anda y pregúntaselo. Desde hace poco, probablemente has tenido un mal momento entre los empleados masculinos.

— ¡Por favor, déjame!

— Tú te lo buscaste.




— ¡Yo no hice nada!

Bajo la hermosa luz lunar, el grito del Rey de los Demonios hizo eco desde la tienda en frente de la estación Hatagaya hasta las calles nocturnas.

Maou cansadamente empujó a Dullahan II y caminó hacia las calles nocturnas de Sasazuka.

— Probablemente… este ha sido el día más agotador de la historia…

Ya había drenado bastante espíritu para guiar a Emi durante el entrenamiento, e inesperadamente, hubo una fiesta de cumpleaños sorpresa.

No, la fiesta de cumpleaños compartida de Emi y Chiho era un plan que existía desde hace tiempo, y Maou en sí había planeado celebrar el cumpleaños de Chiho, y hacerle un favor a Emi, el cual la haría molestar2.

Sin embargo, la condición era que Maou necesitaba tomar la iniciativa, y no había nada que lo hiciera más problemático que seguir la corriente a la gente esta vez.

Además…

— Gracias. Lo atesoraré apropiadamente.

Emi realmente había dicho eso.

Si fuese la Emi de antes, no sería extraño que ella redujese el presente de Maou en pedacitos justo al recibirlo.

— ¿Qué le pasa a esa?

Emi dijo que ella era incapaz de perdonar a Maou mientras, al mismo tiempo, seguía abriéndole sus sentimientos a él, haciéndole no tener idea de cómo interactuar con ella.

Algún tiempo atrás, él pensó que estaría bien interactuar con Emi tal y como era antes.

Sin embargo, de repente él pensó en algo.

— ¿Qué significa tal y como era antes?

2 Nota de Mittens: En caso de que no se entienda, el plan original de Maou era celebrar el cumpleaños de Chiho cuando Emi estuviese presente, y quizá darle a esta última un presente bajo la excusa de que solo tenía uno adicional, lo que le hizo pensar que eso enojaría a Emi.

Pensándolo muy bien, Maou nunca le había hecho algo a Emi de forma tan activa.

Aunque Emi siempre estaba preocupada por Maou, con la excusa de que monitoreaba al enemigo, Maou nunca pensó deshacerse de Emi o investigar su situación.

De hecho, él ni siquiera sabía dónde vivía ella.

Aunque sabía que vivía en un condominio en Eifuku, Maou no sabía la dirección detallada, y nunca se le pasó por la mente descubrirlo.

Además, Maou solo le dijo «eres algo molesta» o «vete» a Emi, quien iba a su lugar de trabajo o apartamento, y además del hecho que Emi no era un oponente con quien podía igualarse, él se acostumbró a que Emi, de quien él pensaba que no heriría a los demás, permaneciera de forma muy rápida cerca de él.

Desde que Alas=Ramus apareció e hizo que Emi se integrara mucho más en las vidas normales de Maou y compañía, la situación donde ella estaba presente se volvió un estado natural.

Ante los otros, la «relación en el pasado» para Maou y Emi, sería que Maou aceptara completamente sea lo que sea que Emi hiciera.

— ¿Qué me pasa? ¿Por qué no puedo calmarme?

— Ya es muy tarde, ¿Qué hacer provocando ruido en las calles?

Una voz desde un lugar alto y bastante lejos se escuchó hablándole a Maou, quien se había sentado junto a la calle.

—…debería ser yo quien preguntara qué haces allí. Es peligroso. Maou frunció el ceño y se volvió hacia el dueño de la voz.

Durante el tiempo que estaba preocupado por varias cosas, ya él había llegado a un área cerca del apartamento, sin darse cuente.

— No es peligroso. ¿Quién te crees que soy? Incluso si caigo y golpeo mi cabeza primero contra el suelo, estaré bien.

En el tejado del Villa Rosa Sasazuka, Acies estaba saludando a Maou mientras miraba las estrellas en el cielo.

— En serio, ya sea un Demonio o un Héroe, ellos le dirían a la persona que esté haciendo esto que es peligroso y le dan una advertencia.

Maou se encogió de hombros y observó la situación en el apartamento.

— Oye, Emi y los demás…

— Ya han regresado a casa. Chiho tiene clases mañana, Rika tiene que trabajar.

Emi e incluso Onee-san se fueron.

— Y-ya veo…

Maou no pudo evitar suspirar de alivio y miró su reloj.

Ya era aproximadamente la 1 am, por lo que incluso si era Chiho, ella no podría quedarse en el lugar de Suzuno por dos días seguidos.

— ¿Qué estabas murmurando?

— Oye, tu voz es demasiado fuerte.

Acies, quien le habló a Maou desde el tejado del apartamento, no disminuyó su tono de voz. Considerando la hora actual, Suzuno y Nord probablemente estuviesen dormidos, por lo que Maou espero que ella pudiese hablar más bajo.

— Es porque estamos lejos, no puedo evitarlo.

Acies no se preocupó para nada sobre ello, y aplaudió como si recordara algo.

— ¡Tengo que hacer que vengas aquí! ¡Yosh!

— ¿Eh? Oh, ¿Ahh?

A continuación, Maou ni siquiera tuvo tiempo para aparcar a Dullahan II antes de comenzar a flotar en el aire.

— ¡Ven aquí, yosh!

Acies habilidosamente controló a Maou en el aire, y forzosamente lo llevó junto a ella, sentándose en las tejas duras del techo.

— E-eso dio miedo…

— Eres el Rey Demonio, no te asustes porque vueles un poco.

— Si fuese colgado de repente por alguien, ¡cualquiera tendría miedo!

Maou protestó un poco, pero Acies ni siquiera se preocupó por ese asuntillo.

— Entonces, ¿Qué problemas tienes? Puedes contármelo todo.

— No he llegado al punto de estar tan preocupado como para hablarte de ello.

— Ugh, se siente como si me menospreciaras, ¿no?

— Si lo sabes, entonces no pidas cosas innecesarias. Los hombres también tienen momento en lo que tienen que preocuparse de sus cosas.

— Eso parece que se le conoce como tonterías por no tener buenos planes.

— ¡Esto parece haberse convertido una declaración más negativa solo por cambiarle una palabra!

Maou no pudo evitar suspirar y tenderse a un lado, pero como el tejado era más empinados de lo que esperada y las tejas eran duras, él decidió levantarse de nuevo.

—…me siento preocupado por la relación de los humanos.

— ¿Eh? ¿Qué? ¿Finalmente decidiste casarte con Chiho? En ese momento, Maou casi se cae del techo.

— ¡¿Quién te dijo ese disparate?!

— Uh, porque cuando estábamos comiendo, Rika dijo que tú eras un hombre pecaminoso.

— ¡De las palabras de la dama que le gusta provocar las cosas, solo deberías escuchar la mitad!

— ¿La mitad? Entonces si no es matrimonio, es concubinato… ¡pwha!

— ¡Eso no es llamarse la mitad, y eso no tiene nada que ver con ninguna mitad, además, ¿de dónde aprendiste esas palabras?! ¡No es gracioso incluso si se supone ser una broma!

— Pero incluso así, ¡no tienes necesidad de golpearme!




Acies protestó con lágrimas en sus ojos mientras presionaba la parte posterior de su cabeza, regañando airadamente a Maou.

— Si te busco para una discusión, es definitivo que las cosas serán editadas a una forma desordenada y esparcidas, ¡por eso no te lo diré!

— En serio~ lo siento. Te escucharé con seriedad.

— ¡No voy a creerte más! ¡Por otro lado, ¿por qué estás aquí a estas horas?!

— ¿Eh? Ah, sí, como la luna está muy brillante hoy, estoy mirando el cielo.

— ¿El cielo?

— Si. Me gusta mirar el cielo de noche. Pero el tejado de la casa de Mi-chan no es como cuando me siento, después de un tiempo decidí mirarlo desde aquí.

— Oye, no vayas al tejado de la casera o de alguien más.

Maou frunció el ceño una vez que pensó que Acies holgazaneara por los tejados de los vecinos cercanos noche tras noche haría que la gente llamase a la policía a encargarse de ella.

— No haría eso. ¡No soy una idiota!

Esa fue la primera vez que él escuchó eso. Pero si él refutaba de esta manera, se sentía como si Acies realmente terminaría enojándose, por lo que Maou solo pudo pensar.

— ¿Estabas planeando decir algo cruel?

— Tus habilidades de observación salvaje realmente dan miedo. Por otro lado,¿Qué sucede contigo?

— ¿A qué te refieres?

— Como me trajiste especialmente hasta aquí, ¿no me estabas buscando para algo?

—…si~ en realidad necesito algo de ti, o para ser más exactos, reportar algo.

— ¿reportar?

— Si.

Acies frunció el ceño ligeramente y miró la luna en el cielo.

— Gabriel despertó. Parece que lo llevarán a la «discusión» mañana.

—…oh, aún vive, ¿eh? Maou asintió rudamente.

— ¿Eh? ¿Tu reacción a ello es sorprendentemente normal, eh?

— Más que normal, es como si realmente no hubiese pensado en ello.

Gabriel, el ángel guardián del origen de Alas=Ramus y Acies, el «Yesod», fue traído a Japón por órdenes de Shiba.

Pero por las diversas razones en Afsahan, él traído en estado de inconsciencia, y se había oído que duro más tiempo inconsciente que el mismísimo Nord.

En cuanto a la razón por la que fue diferente de Nord, él estuvo resguardado en la casa de Shiba, por lo que no apareció frente a Maou y los demás durante ese periodo de tiempo, Maou tampoco deseaba saber o preguntar acerca de su condición física.

Maou no creía que Shiba dejase solo a Gabriel para valerse por sí mismo, y en algún sentido, comparado a Maou o Emi, dejar a Chiho, quien poseía un poder abrumador, protegerlo, sería la mejor elección.

— Realmente quiero mandarlo de nuevo al Infierno.

— No, déjame aclararte esto por si acaso, él nunca ha estado en el Infierno antes.

A Acies aún le disgustaban mucho los ángeles. Era sorprendente que fuese capaz de vivir con Gabriel en la casa de Shiba en ese estado.

— Si, Mi-chan ya me ha detenido un par de veces.




— ¿Hiciste algo que la llevase a detenerte?

— Después de todo, ellos nos hicieron ese tipo de cosas…

Acies frunció el ceño de forma dolorosa, y se agachó, abrazando sus rodillas.

— Y no solo a mí y a Onee-san. Iron, «Malkuth», todos, todos fueron…

— ¿Acies…?

— Maou.

— ¿Sí?

— Aunque no conozco que sentimientos te preocupan, sería mejor aclarar las cosas con la otra parte mientras todavía tengas la oportunidad de hacerlo.

—…….

— Si no, quizá podría ser como Onee-san o yo, quienes fuimos separadas por mucho, mucho tiempo. Asi que tienes que aprovechar apropiadamente la oportunidad cuando aún seas capaz de decirlo.

— Si….

Mañana era el día que Shiba preparó para explicarle toda la verdad a Maou y los demás.

Aunque no se sabía por qué la ubicación que se tomó fue la habitación de hospital de Urushihara, la razón se sabría muy pronto.

Maou tuvo una sensación, en ese momento se vería forzado a revelar algunos secretos que había ocultado.

— ¿Le has hablado a Alas=Ramus?

—…si. En la habitación de padre, hablamos sobre muchas cosas.




— Ya veo.

Maou cariñosamente tocó el lugar donde él había golpeado a Acies.

— Ya que ambas fueron separadas por mucho tiempo, una simple semana no sería suficiente para decir todo lo que tienes acumulado en el corazón. Está bien mientras ambas hablen lentamente de ello desde ahora. La próxima vez, si ambas están en problemas, Emi y yo las protegeremos.

— …….

Acies dejó a Maou que tocara su cabeza y lo miró con tristeza.

— En el pasado…

— ¿Hm?

— En el pasado, parece que alguien dijo las mismas palabras que tú…

— ¿Las mismas palabras que yo?

— Si. Pero, fue algo que sucedió hace mucho tiempo, por lo que no lo recuerdo bien.

Acies gentilmente alejó la mano de Maou, se levantó y saltó del techo hacia el patio del apartamento.




— Es bueno haber hablado contigo un poco. Hasta mañana.

— O, oh… ah, oye, espera, ¿Acies?

Luego de saludar ligeramente, Acies caminó de nuevo hacia la casa de Shiba, Maou frenéticamente le gritó a su espalda, pero Acies no pareció haberlo oído y se fue directamente.

— ¿C-como se supone que baje de aquí?

Incluso si la magia demoniaca estaba debajo de él, usarla descuidadamente podría causar efectos negativos en Suzuno o Nord, e incluso si los molestaba, definitivamente recibiría regaños.

— ¿P-puedo bajar…?

Maou nerviosamente se inclinó sobre los aleros del tejado y luego de confirmar la posición de una plataforma plana en las escaleras comunes, él cuidadosamente estiró sus piernas hacia ese lugar.

— Maō-sama, ¿Qué está haciendo allá arriba?

— ¿Uowahh?

Maou, quien entró en pánico por la voz que vino junto a sus pies, se deslizó y quedó colgando del borde del tejado.

— ¡¿Q-qué?! ¡¿Aun estás despierto?! ¡No me asustes así, Ashiya!

Mirando cuidadosamente, Ashiya estaba inclinado en la ventana de la habitación 201 y miró en su dirección de forma desconcertada.

— ¡Soy el único que se asustó! Pensaba en la razón por la que había ruidos extraños en el techo… y nunca esperé que usted fuese del tipo que hace algo melancólico como escalar el tejado y mirar el cielo, Maō-sama.

— ¡Aunque parece que estas malinterpretando todo seriamente, primero dame una mano!

— Por favor, salte de una vez.

— ¿Oye?

Tocará el suelo en cinco centímetros. Sería bien incluso si va.

— ¿C-cinco centímetros? ¿E-en serio? Voy a intentarlo. Si termino herido, ¡todo será tu culpa, ¿bien?!

—…huh.

— ¡B…bien! Ohh, que miedo.

Maou exhaló de alivio cuando tocó el suelo, al ver a su maestro, el Rey Demonio, estar nervioso solo por unos cinco centímetros, Ashiya solo pudo suspirar.

— ¿Puedo saber que le sucede? ¿Le disgusta tanto trabajar con Emilia?

— ¡Siento melancolía! ¡Y es un nivel de melancolía que nunca antes había sentido!

Por otro lado, Maou confesó directamente las palabras de Ashiya.

— ¡Nunca me había encontrado en una situación en la que no se qué hacer!

— Huh…

— ¡Con cosas así, podrías también venir a MgRonald! ¡Y Suzuno y Nord también podrían ser solicitados para unirse, incluso pedirle a toda la gente de Ente Isla que trabaje allí! ¡Así, Kisaki-san seria la gobernadora de la próxima generación de Ente Isla!

— Por favor, no pierda la esperanza así. ¿Qué sucedió exactamente?

Justo cuando Maou mostró una actitud amenazante y se preparó para entrar a la habitación…

— Maō-sama, por favor estacione la bicicleta apropiadamente antes de entrar.

Ashiya apuntó hacia Dullahan II, la cual cayó en el suelo debido a Acies, al ver esto, Maou bajó las escaleras tristemente.

— Tomaré este tiempo para calentar las hamburguesas y las papas fritas, podemos hablar de esas cosas luego.

— ¡Incluso compraste mi parte! ¡La lechuga se ablandará, por lo que está bien si no la recalientas! ¡En serio, yo soy el Rey Demonio, ¿por qué yo, el Rey Demonio, tiene que estar preocupado por ese tipo de cosas extrañas?, maldición!




Maou dijo eso tristemente, pero aun obedientemente aparcó la bicicleta apropiadamente antes de regresar.

Aunque al día siguiente habría una «discusión» importante, como Ashiya esperaba que Maou se quejaría por un buen rato esa noche, el suspiró suavemente.

***

 

 

El color del sol y la temperatura hacían que la gente pensara que el otoño estaba llegando, dentro del área del hospital rodeada por muros color crema, Urushihara Hanzo estaba viendo la luz azul en la pantalla del ordenador, la cual no cambiaba ni siquiera con un ceño fruncido en su rostro.

La noche que Maou, Acies y Suzuno partieron hacia Ente Isla desde el Museo Nacional de Arte Occidental. Chiho planeó preguntarle a la gerente de la casa de playa «Ooguro-ya» – la sobrina de la casera Shiba Miki – Ooguro Amane, acerca del misterio de la tierra y Ente Isla, y Urushihara también descubrió eso.

Como él sintió que Chiho, por sus palabras, quería que él escuchara todo desde la habitación 201, él pensó que debería seguir el plan de alguien más, pero al final, él terminó de la siguiente forma.

Una segunda reacción que nunca experimentado antes pasó por todo su cuerpo y cuando estaba a punto de perder el conocimiento, de una forma instintivamente cerca, le pidió a la persona que entró a la habitación que llevara consigo el ordenador.

— Entonces, ¿Qué te molesta? Este lugar pareces ser un ambiente ideal para ti, Urushihara-kun, ¿no?

— ¡¿cómo que ideal?!

Urushihara le gritó a Ooguro Amane, quien estaba sentada en la silla junto a su cama y se volvió hacia el televisor por su cuenta para ver los programas de viaje.

— Esta es una habitación individual donde nadie podrá molestarte. No solo Maou- kun y Ashiya-kun, quienes estas constantemente presionándote para trabajar, los que no estarán cerca, hay alguien que te sirve las tres comidas. Para ti, como un NEET, esto debería ser un ambiente ideal, ¿no?

— ¡Todos los días me andas molestando, y la comida es tan sosa que no es buena, y la conexión a internet de aquí es realmente mala! Rayos, aunque también eres así, la sociedad ha malinterpretado todo sobre los NEET.

— Uh, ¿Eso tiene que ver algo con que sea de primer nivel?

Amane inclinó su silla hacia atrás como una niña y preguntó sin mirar a Urushihara.

— No. Los NEET y los Hikkikomori son personas que son capaces de salir libremente independientemente de lo que quieran, pero intencionalmente eligen quedarse en casa. La elección de salir en realidad existe en algún lugar de nuestros corazones.

— ¿H-hm? En otras palabras, ¿cuando ves programas de viaje como estos, ocasionalmente quieres salir, o viajar a un lugar muy lejano?

— No. Aunque normalmente no quiero salir, también odio ser encerrado por otros.

— Aunque eso suena realmente mal, también suena como si fueses realmente determinado hasta el punto de ser admirable.

— No se puede evitar, después de todo soy ese tipo de persona.

— Y expresas cosas así que suenan bastante mal, es como si yo estuviese encerrándote en esta área de hospital.

— Es casi como un hecho actual, ¿no? ¡Ya lo dije, quiero volver!

Urushihara apagó la laptop que no podía conectarse a internet, frustrado, y le gritó airadamente a la espalda de Amane.

— ¡Pero ignora el hecho de que puedo regresar libremente! ¡Ustedes, chicas, debieron castigarme por escuchar la conversación entre tú y Sasaki Chiho, por eso fue que convertiste mi cabello así! ¡Aunque lo he preguntado incontables veces,¿Qué tipo de persona eres?! ¡¿Escuché algo que no debí?!

— Hm~ ¿no lo dije antes? Soy la hija del «Entendimiento», Tia Mi-chan es una existencia parecida a Alas=Ramus-chan. Y esto no tiene nada que ver con la razón por la que te encuentras aquí.

— Sin considerarte, en cuanto a Alas=Ramus y esa casera, además del hecho que ambas son féminas y tienen apariencias humanas, ¡ellas son completamente diferentes de la cabeza a los pies!

— ¿Oh, cielos, en que somos diferentes?

— Parece, ¿ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh?

Cuando Urushihara y Amane discutían, la puerta del área de hospital se abrió de repente, haciendo que Urushihara saltara de su cama por el miedo.

— O-oye, Urushihara-kun, ¿estás bien?

Nerviosa, Amane tiró de Urushihara, quien había caído al suelo, pero este tenía espasmos que pasaban por todo su cuerpo y habló mientras se agarraba de Amane.

— ¿P-por qué no escuché que la Casera-san venia hoy?

— ¿Eh? ¿No te lo dije?

— ¡No escuché nada de eso!

— Amane…

— ¡No! ¿Yo lo mencioné antes? Tengo la impresión de haberlo hecho. ¡Hace tres días!

— Debiste haberlo mencionado momentáneamente cuando hacías otras cosas.

Urushihara-san, ¿te encuentras bien?

— A-antes que usted llegara, Casera-san… estaba bastante bien.

Urushihara respondió como si fuese a dejar de respirar en cualquier momento, su mirada era incierta y no podía mirar directamente a Shiba.

— A-aunque es realmente cruel decir eso… finalmente entiendo la razón por la que Maou y Ashiya son incapaces de mirar directamente a la Casera-san.

— Lo tomaré como si tengo mucho encanto.

— Uuuu…

Aunque Shiba no estaba sorprendida, para Urushihara, eso no fue una broma.

Cuando él vio una foto pasada, Urushihara solo sintió que Shiba era alguien que no conocía sus límites, actuaba sin escrúpulos, una mujer de mediana edad que era un poco irritante.

Pero luego de verla en persona, el problema no era el nivel de disgusto, cosas extrañas comenzaban a ocurrirle a él en su cuerpo.




Vértigo y palpitaciones ya eran consideradas bastante buenas, solo estar cara a cara con ella, Urushihara sentía como si alguna energía importante estaba goteando continuamente desde lo más profundo de su cuerpo.

— Los demás llegarán pronto, solo llegué antes para hacérselos saber.

— A todos, ¿se refiere a…?

— ¡Pues claro que a Maou-san y compañía!

— ¿Eh? ¿Maou y los demás regresaron?

Aunque Urushihara quedó en shock, inmediatamente miró a Amane junto a él.

— Bueno…

Amane se volvió a un lado como si escapara de la mirada de Urushihara, todo lo que tenía que hacer era silbar para completar la escena.

— Pienso explicarlo luego que se hayan reunido. Con respecto al Sefirá, el Árbol de la Vida y tu estado actual, Urushihara-san.




— Mi…

Urushihara dejó de mirar a Amane, y se levantó de la cama.

Había un lavabo puesto en la esquina de la habitación, luego de mirarse al espejo que estaba sobre el lavabo, él dijo con el ceño fruncido.

— Huh, tras ver eso, todos probablemente queden conmocionados… ugh.

Luego de repente sintiendo como si fuese a vomitar, un graznido se escuchó desde lo más profundo de su garganta.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios