Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 11

Capítulo 2: El Rey Demonio Y La Héroe Se Apegan Fuertemente A Sus Puntos De Vista

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 11 Capítulo 2 Parte 1 Novela Ligera

 




A la mañana siguiente, Ashiya, quien salió de la habitación al percatarse de los sonidos de un motor desde el exterior del apartamento, se quedó de pie en el pasillo común mientras observaba el camión de tamaño medio estacionado afuera.

El compartimiento de almacenamiento del camión con el logo de una compañía de mudanza, que comúnmente se veía en los anuncios televisivos, impreso en él, ya estaba abierto, y los encargados profesionales que condujeron el camión hasta allí, ya habían comenzado a sacar eficientemente el equipaje del vehículo.

Suzuno y Nord ahora se encontraban discutiendo algo con los agentes en el patio frente al apartamento, pero el propósito de Ashiya no eran esas dos personas.

Junto a esas dos personas, alguien que parecía un barril de vino platino-dorado con dos piernas que salían de él para caminar, se trataba de la propietaria del Villa Rosa Sasazuka, Shiba Miki.

— Bueno, Nord-san… esta es la nueva llave de la habitación 101. Si tiene algún inconveniente, puede buscar a Maou-san o a Ashiya-san en la parte superior, o al lado, donde vivo yo…




— ¡No recuerdo que hayamos aceptado el rol de un gerente!

Ashiya reunió su coraje, y desde el pasillo común, gritó a la casera, quien le había dado a Nord una sugerencia irresponsable.

Suzuno, Nord y Shiba, notando esta voz, miraron a Ashiya.

Tal como antes, mientras Ashiya hiciera contacto con Shiba, un frio recorría su espalda, y aunque él no podía mantenerse apropiadamente, hoy tuvo que dejar las cosas claras.

— Oh, cielos, Ashiya-san, buenos días. ¡A partir de hoy, Nord-san se mudará oficialmente a la habitación 101, por lo que le estaba explicando las cosas!

— ¡Me parece bien, pero no somos los gerentes de este apartamento, y mucho menos los representantes de los inquilinos! ¡Si somos visitados cada vez que hay un problema, estaremos muy incomodos!

Aunque carecía de fuerza, Ashiya dijo eso, determinado.

Básicamente, desde que Suzuno, la segunda persona en mudarse, Shiba había sido irresponsable al decir «si tienes algún problema, busca a Maou y Ashiya».

Cuando Maou y Ashiya llegaron por primera vez a Japón, ellos fueron ayudados bastante por Shiba, pero no existía razón alguna para que Shiba les encargara el rol de gerencia a ellos.

— Por favor, no digas eso. El agente me lo contó todo, hasta ahora, mientras ningún problema ocurra, Maou-san representará a los inquilinos para reunir todas las opiniones y completar diversos procesos de archivado…

— ¿Qué quiere decir con reunir todas las opiniones?, ¡en este lugar, solo vivimos Crestia Bell y nosotros!

Ashiya bajó las escaleras mientras seguía protestando.

— ¡Eso no está bien! No es como si ustedes no se conocieran el uno al otro, y además, ustedes son compañeros del hogar Ente Isla, ¿no?

— ¡¿Quién rayos es compañero de ellos?! ¡Somos demonios, y totalmente distintos a los humanos, ya sea en nacimiento u otras áreas!

— Aun así, todos ustedes son vecinos viviendo en el mismo apartamento. No debería necesitar decir tal cosa, ¿verdad?

Luego que Shiba dijera eso de una forma psicológica y evitara las protestas de Ashiya tan fácilmente como una hoja de sauce y le enviara una mirada como si le asestara un golpe final.

— ¡Ugh!

Con solo eso, el corazón de Ashiya comenzó a latir erráticamente, y casi pierde la consciencia.

Nord se alarmó cuando vio el comportamiento obviamente anormal de Ashiya, en cuanto a Suzuno, ella explicó la situación bastante norma de una manera calmada.

Incluso si su mano estuviese presionada contra su pecho, y estuviese sudando, Ashiya se las arregló para forzarse y ajustar su respiración, colocó su mano contra su frente y sacudió su cabeza.

— ¡Oh, cielos, ustedes son de voluntad fuerte!

— N-no se de lo que… están hablando, pero dejemos eso de lado por ahora. Por otra parte, Casera-san, ¿no es momento de que nos lo diga?

— ¿Decirles que?

Ashiya habló agitadamente al dirigirse a Shiba, quien había estado sonriendo desde el principio.

— ¿Del hospital en el que Urushihara se encuentra?

Aunque Ashiya grito eso con todas sus fuerzas, la expresión de Shiba no cambió en lo absoluto.

— Lo dije antes, es un hospital con el que estoy familiarizada. Si están preocupados por las cuotas del hospital, esas serán pagadas por Amane y por mi, no tienen de que preocuparse…

— ¡No me preocupa tal cosa!

Ashiya interrumpió las palabras de Shiba.

— ¡La laptop tampoco está en la habitación!

— ¿La laptop? No creo que ningún incidente de robo haya ocurrido…

— ¿?

— Ah, ya veo.

Shiba y Nord parecían confundidos, solo Suzuno asintió como si lo entendiera.

— ¡Si alguien entró en nuestro lugar, eso aun sería fácil de manejar!

— ¡¿Dejaste a Urushihara llevar su laptop al hospital?!

Frente al interrogatorio de Ashiya, quien parecía que estuviese a punto de llorar, con un movimiento elegante, Shiba tocó su mentón, el cual no podía llamarse elegante, y habló como si pensara en algo.

— Ah, ahora que lo mencionas, parece que dijo algo como «al menos déjenme llevarme la laptop», por lo que Amane lo ayudó a sacar el computador de la habitación.

— ¡¿Q-qué ha dicho?!

Ashiya mostró una expresión de desespero como si viese el mundo despedazarse, sus piernas temblaban, como si estuviese a punto de caer.

— Espera, Alsiel. Normalmente, los hospitales de Japón prohíben el uso de celulares o maquinas que emitan ondas eléctricas. Lucifer no debería ser capaz de comprar en línea mientras esté en el hospital.

Como Ashiya se veía demasiado deplorable, Suzuno le ofreció apoyo emocional.

— Y-ya veo… como era de esperar de Bell. Ciertamente es así. Casi pierdo la calma por un momento…

— Urushihara-san está alojado en una zona especial, por lo que los celulares o laptops pueden usarse, incluso se puede ver televisión luego que se apaguen las luces.

— ¡¿Qué has diiiiiichoooooooooo?!

— ¿Ooh?

Ashiya, quien temporalmente regresó al mundo gracias a Suzuno, inmediatamente gritó cuando Shiba dio esa declaración de muerte, haciendo que Nord se encogiera de miedo.

— ¡La tarjeta de crédito! ¡Tengo que cancelar la tarjeta de crédito de Maō-sama! ¡Bell! ¡Préstame tu teléfono celular! ¡Por favor! ¡Luego de superar esta crisis con mucha dificultad, si esto sigue así, el Ejército Demoniaco se desmoronará antes de que reviva!

— ¡Cálmate, Alsiel! ¡Incluso eres el compañero de cuarto, no serias capaz de cancelar la tarjeta aplicada bajo el nombre del Rey Demonio!

— ¡No puede ser! Ma-Maō-sama se acaba de ir al trabajo… e-espera, por otro lado, ¿Urushihara ya ha estado en ese hospital por un par de días….ohhhhhhh?

— Aunque hasta ahora parece que sí, ellos normalmente soy muy confiables, ¿bien?

— O-oh…

Viendo a Ashiya gritar de forma angustiada, y a Suzuno consolarlo, Nord, por supuesto, era incapaz de creer completamente en las palabras de Shiba.

— E-es cierto, mientras lleve los documentos necesarios a la tienda, no tengo que esperar que Maō-sama regrese… incluso un segundo antes estaría bien… tengo que recuperar la cuenta bancaria de Maō-sama de las demoniacas manos de Urushihara…

Luego de eso, Ashiya fue escaleras arriba temblorosamente, tal como un espirito, y regresó a la habitación 201.

Poco después, él salió corriendo inmediatamente con tanta fuerza como si fuese a romper la puerta al frente de las escaleras, y descendió las mismas como si se hubiese caído, luego salió corriendo hacia la calle.

— ¡Maō-samaaaaa!

Nord y los agentes profesionales solo pudieron observar a Ashiya gritar y correr, conmocionados.

— Ashiya-san está teniendo un momento fuerte también.

Shiba suspiró como si esto no tuviese nada que ver con ella, y dijo lo que pensaba, y ante los ojos de Suzuno, quien había visto las vidas de Maou y los demás desde una distancia cercana durante un largo periodo de tiempo, le parecía comprensible que Ashiya reaccionara de esa forma.

—…bueno, Casera-dono.

— ¿Qué sucede?

Suzuno espero que ella ya no pudiese escuchar los gritos de Ashiya, miró el gran cuerpo de Shiba y preguntó:

— Con respecto a la ubicación de la próxima «discusión».

— Si.

— Esto, elegir el hospital en el que se encuentra Lucifer, ¿tiene algún significado especial?

Frente al tono agudo de Suzuno, la expresión de Shiba no cambió en lo absoluto.

Luego que Maou y los demás regresaran de Ente Isla, siguiendo la sugerencia de Shiba, todos decidieron de inmediato organizar un encuentro donde pudiesen escuchar las explicaciones de Shiba y Amane.

Aunque la fecha y la ubicación ya habían sido habladas, con respecto a ese «encuentro», aun existían unos cuantos puntos sospechosos.

Primero, tal como lo dijo Suzuno, la ubicación era la habitación del hospital donde estaba Urushihara.

Básicamente, la ubicación de la discusión se decidió que fuese allí a pesar de desconocer el lugar donde estaba Urushihara, y eso era algo extraño.

Sin embargo, mientras ellos hablaban de ese «encuentro», Chiho mostraba una expresión deprimida sin razón alguna.

Al principio, Suzuno había pensado que era su imaginación, pero luego de observarlo con cuidado, ella comprendió que no era una malinterpretación de su parte, existía una incomodidad obvia mezclada en la mirada de Chiho.

Ya que Chiho en sí no decía nada, debía ser que ella ya había escuchado algo de boca de Amane y Shiba cuando Suzuno y los demás estaban en Ente Isla.

Por esa razón, Suzuno trató de obtener algo de información de Shiba.

— No hay razón especial. Solo que no deseo crear demasiada carga para Urushihara-san quien está en el hospital.

— Siento que sería mejor que ese ángel inútil tuviese algo que cargar…

Como era de esperar, Shiba no era tan ingenua para revelar cualquier información con ese tipo de búsqueda de información tan simple. Suzuno inmediatamente desistió con un encogimiento de hombros. Y en ese momento…

— ¡Oigan! ¡Padre, Suzuno! ¿Hm? ¿Y Ashiya? ¿A dónde se fue con tanto apuro? Una voz llamándolos a ambos se escuchó desde la calle.

— Oh….

— Oh, cielos, Acies.

Mirando en dirección a la voz, la «hermana menor» de Alas=Ramus podía verse, la otra personificación del fragmento «Yesod», y también el núcleo de la otra «Better Half», Acies=Ara, estaba caminando en esa dirección, saludando con su mano.

— Vine aquí cuando noté que el equipaje había sido movido.

— Si, lo siento. Shiba-san también, cuida de Acies.

Nord asintió ante las palabras de Acies, luego inclinó su cabeza y le agradeció a Shiba.

— No es ningún problema. Para empezar, mi casa tiene muchas habitaciones vacías, Acies habla con frecuencia conmigo.

Luego que Maou y los demás regresaran de Ente Isla, la posición de Acies se tornó incierta debido a la reunión de Nord y Emi.

Originalmente, Acies estaba viviendo en Japón con la identidad de la hija de Nord y el nombre «Tsubasa», pero desde que la actual hija de Nord apareció, ella tenía que considerar a Emi.

Incluso si el correr a Acies así como así era demasiado desconsiderado, con su personalidad extremadamente honesta, sería preocupante si ella viviese por cuenta propia.

Aunque para ella estaría bien vivir con Maou, con quien se fusionó, hacer eso definitivamente causaría problemas.

A diferencia de Alas=Ramus, la apariencia de Acies era la de una chica crecida, si ella se quedaba en la habitación de Maou y Ashiya, provocaría demasiados inconvenientes a los chicos.

Considerando que Urushihara volvería tarde o temprano, con solo observar el número, sería muy poco realista que Acies se quedara en la Fortaleza Demoniaca.

Incluso si Suzuno se convertía voluntariamente en la tutora de Acies, como ella aún tenía su trabajo como guardián de Nord, ellos no podían seguir incrementando la carga.

Como no se podía llegar a un consenso, hasta el punto que todos, olvidando momentáneamente el hecho que Acies no podía separarse de Maou más allá de cierta distancia, sugirieran que ella viviera en la casa de Emi ya que se trataba de la hermana menor de Alas=Ramus, la única que inesperadamente interrumpió en ese momento fue la casera Shiba.

Lo que sorprendió a todos fue…

— Al fin y al cabo es una medida temporal, y yo también deseo intentar vivir junto a ella.

Luego que Shiba dijese eso, ella llevó a su casa a Acies de una forma medio forzada.

Eso sucedió una semana antes.

Luego que Acies se quedara en el lugar por dos días, ella encerró su naturaleza intrépida, ignorando dirigirse a Shiba como Mi-chan, y vivió una vida cómoda.

— En cuanto a tu equipaje, ya le he pedido a Bell-san ayuda para empacarlos apropiadamente, también deberías poder verificarlo.

Nord dejó a Acies en la habitación 101.

Aunque nadie esperó que Nord se quedaría en Japón, ni que el antiguo hogar de él y Acies también estuviese ubicado en un lugar inesperado. Ellos vivieron en un plano no muy distinto del Villa Rosa Sasazuka, y además de las instalaciones, electrodomésticos y ropa, ellos no parecían tener nada más, por lo que no costó mucho trabajo empacar todo.

Acies no pudo ir a su antiguo hogar porque estaba fusionada con Maou, por lo que todas sus cosas personales fueron empacadas por Suzuno…

— ¿Hm? ¿Sucede algo?

Suzuno descubrió que Acies, saliendo con una caja de madera en sus brazos, estaba con el ceño fruncido y preguntó.

— Esto, ¿Maou, también está trabajando hoy?

Acies miró hacia el segundo piso de forma preocupada.

— Si, así debería ser. ¿Se perdió algo?,¿Podría ser que se haya quedado algo sin empacar cuando se mudaron?

Luego que Acies mirara la caja de cartón que no era considerada enorme, ella colocó sus palmas juntas, culpablemente, y le comentó a Suzuno.

— Si. Lo siento. Debí habértelo dicho antes. Suzuno, padre, lo siento, ¿puedo pedirles que me ayuden a recuperarlo?

El antiguo hogar de Nord y Acies estaba a tal distancia que Acies, fusionada con Maou, no sería capaz de llegar sola.

— Eh, soy yo quien debería disculparse. Parece que he perdido algo. ¿Qué tipo de objeto era? Mientras me lo digas directamente…

— Seria problemático si se comete de nuevo un error, ¿no sería mejor que Acies fuese por si misma?




— Ugh, Casera-dono. En realidad Acies y el Rey Demonio…

Justo cuando Suzuno planeaba decirle que ambos eran incapaces de separarse a cierta distancia, Shiba sacudió su cabeza ligeramente.

— Como Alas=Ramus aún es una niña, ella regresará al cuerpo de su compañera de fusión. Justo ahora, Acies no tiene ningún Yadorigi, por lo que no debería haber problema alguno.

— ¿Yadorigi? ¿Qué es eso?

Suzuno estaba confundida debido al término que escuchaba por primera vez.

— Conmigo, puede también puede ser… oh, cielos. Shiba levantó la vista como si notara algo.

Luego que Acies y Suzuno también levantaran la vista, notaron a Emi cargando a Alas=Ramus, y a una pequeña dama usando una boina observando en su dirección.

— ¿Emilia y… Emeralda-dono?

Luego que Suzuno quedara sorprendida ante la persona que estaba junto a Emi, ella corrió con una sonrisa.

— Hola a todos~~ ha pasado un buen tiempo~~ Emeralda se quitó la boina y saludó a los presentes.

— Que sorpresa. ¿Cuándo llegó a Japón?

— Fue ayer~~ yo también hice mis reservaciones y pasé la noche en la casa de Emi~~




— Ya veo. Pero para que ambas vengan tan temprano, debe suceder algo, ¿no?

— Tengo algo que hacer cerca de aquí en la noche. Pero es realmente una coincidencia, vinimos a ver a Shiba-san, por lo que vinimos temprano.

Luego que Emi saludara a Shiba, ella se puso de pie ante la última, junto con Emeralda.

— Hola, Shiba-san. Vine aquí para pedirle un favor.

— ¿Buscarme especialmente a mí, sucede algo? Esta dama, ¿también es una visitante de Ente Isla? Aunque parece que no es la primera vez que nos vemos.

Shiba hizo presión en su vestido para no reflejar la luz, y miró a Emeralda.

Emeralda, bajo la vista de Shiba, ubicó su boina sobre su pecho y se inclinó profundamente.

— Mi nombre es Emeralda Etuva. Como lo puede ver, he venido de Ente Isla. Durante la conmoción ocurrida en nuestro mundo, pude verla una vez desde la distancia.

Emeralda levantó su cabeza al decir eso, entrecerró un poco los ojos, y sin el aura normal de relajación, volvió a ver a Shiba con una mirada determinada.

— Parece que eres una persona con gran poder. Lo mismo que Kamazuki-san… no, sobre ella.

Shiba pareció haber sentido algo de la mirada de Emeralda, y redujo ligeramente su volumen.

— Bueno, dijiste que tienes algo que pedirme, ¿no?

— Con respecto al «encuentro» que se tendrá en tres días, espero que me permita asistir también.

— Eh…

Alas=Ramus se enrolló en los brazos de Emi, y Emeralda también miró a la pequeña debido a eso.

— Escuché esto de Emilia. Parece que usted hablará acerca de la «creación del mundo»… sobre los Sefirot y el Árbol de la Vida que solo se han visto como leyendas escritas en la biblia en Ente Isla. Por favor, permítame asistir a esa reunión.

— ¿Puedo confirmar algo primero? ¿Por qué deseas asistir? El tono de Shiba contenía algo de sospechas.

Sin embargo, Emeralda respondió la pregunta de Shiba sin dudarlo.

— Con el fin de compartir la carga.

Con la propuesta de Shiba, quien no entendía el significado detrás de la frase, Emeralda miró a Alas=Ramus, Emi y Suzuno una tras otra, luego nuevamente miró a Shiba.

— Solo por saber los mismos hechos de Emilia y Bell-san, junto con ellos, seré capaz de cargar el peso de la carga que nuestro mundo ha sido destinado a llevar desde el principio.

Emeralda miró a Alas=Ramus una vez más.

— En el pasado, Ente Isla, transmitió la carga que debería ser llevada por todo el mundo solo a Emi, y con ella en esta situación, ellos la abandonaron. Definitivamente no permitiré que esto vuelva a suceder. Hoy he venido, esperando que esta vez, yo pueda ser capaz de apoyarla a ella, quien ha dado el paso hacia la búsqueda de la verdad. Podré verme así, pero soy una oficial de alto rango en Ente Isla. Si la verdad que Emilia sabe tiene que ser llevada por todo el mundo, mi posición me permitirá publicar esto allá. La posición en la que estoy, permitirá a muchas personas pensar juntos en esta verdad. Por eso…
Emeralda habló con una voz apasionada de forma agitada, la cual sería normalmente inimaginable que proviniera de ella, Shiba asintió mientras cuidadosamente escuchaba a Emeralda hablar.

— Ahora entiendo tus pensamientos.

Sin percatarse de ello, Shiba ya había relajado su actitud cautelosa y asintió con satisfacción.

— Yusa-san y Kamazuki-san ya son personas de ese mundo (Ente Isla). No habrá ningún problema si se une una persona más. Ya tengo bastante claro que ustedes no son el tipo de persona que abusaría de la información que les proveeré. Si el tiempo lo permite, por favor ven junto a Yusa-san.

—….me siento muy agradecida.

Emeralda inclinó profundamente su cabeza ante Shiba una vez más.

— Aunque realmente no lo entiendo, ¿al final las cosas se han envuelto agradablemente?

Aunque ella sabía que la conversación entre ambas había terminado, Acies, que para nada pensaba en el contenido de la conversación, interrumpió en el momento justo de una manera estúpida, haciendo que todos los presentes rieran.

— Parece que hoy hay un montón de invitados.

— Ah, buenos días, papá.

— Buenos días, Emilia. ¿Ella es?

Nord miró a Emeralda y le preguntó a Emi.

— Ah, ¿aún no te la he presentado?

— Es porque tu papá aún no ha recuperado la conciencia~~




Una vez que la tensión fue relajada, Emeralda recuperó su tono usual de voz, y saludó a Nord una vez más.

Emi estudió el interior de la habitación 101 del Villa Rosa Sasazuka una vez más. Aunque la capa base del interior naturalmente era similar a la de la 201, una vez que la vista desde la ventana era diferente, la impresión del lugar le daba un cambio notable.

El equipaje que fue movido en realidad no era mucho, por lo que la mayoría de ellos ya habían sido desempacados, todos los objetos domésticos encajaban muy bien en la habitación, como si hubiesen estado en la misma por varios días.

— Bell, los asuntos de mi papá te causaron muchos problemas. Al fin y al cabo esas cosas debieron ser hechas por mí.

Emi se inclinó ante Suzuno una vez más, esta última sacudió su cabeza como si no fuera mucho.

— De igual forma, mis movimientos no son restringidos, por lo que no tienes que preocuparte mucho.

— ¿Esfera Celeste?

Emi y Suzuno levantaron la vista debido a la voz de Suzuno.

— Ah, ahora que lo pienso, yo compré ese tipo de cosa antes. ¿Dónde lo guardé?

— Si, lo he tratado como algo importante, por lo que lo escondí en un lugar difícil de encontrar dentro de la habitación. Probablemente debido a eso, tú y Suzuno no lo notaron.

Acies dijo con culpabilidad.

— Pero algo como un planetario, ¿se puede ocultar? Recuerdo que eso era bastante grande, ¿o no?

Emi dibujó una forma en el aire con sus manos, y Emeralda preguntó, confundida.

— ¿Qué es una esfera celeste~~?

— Una herramienta para ver las estrellas… no, parece ser un poco distinta. ¿Cómo debería decirlo?

— ¿Ver las estrellas~~? ¿Es algo así como un telescopio~~?

— No. No es para ver directamente las estrellas… esto… ¿Cómo lo podría explicar?

Justo cuando Emi estaba preocupada en cómo explicar que era una «Esfera Celeste», Suzuno le ofreció algo de ayuda.

— Podrá entenderse si se le llama planetario, ¿bien? Creo que ya lo ha usado antes, Emeralda-dono.

— Oh~~ ya veo~~ es esa herramienta para ver la trayectoria de los planetas, ¿cierto~~?

Las palabras de Suzuno hicieron que Emeralda fuese racional, pero fue Emi la que quedó confundida.

— Se siente como si esta frase fuera difícil de entender. Suzuno ignoró la refutación de Emi y continuó explicando.

— Aunque el uso y significado es el mismo de un planetario, en conversaciones japonesas normales, una «esfera celeste» se refiere a usar un dispositivo óptico para proyectar un modelo de espacio en el muro o tejado de una habitación, un equipo para apreciar tales observaciones.

— S-se siente cada vez más complicado…

— Es fácil de entender mientras logres imaginar un objeto negro con una fuente de luz fuerte dentro del centro de una habitación hemisférica. Siempre y cuando la cúpula sea totalmente oscura, y existan agujeros en el orbe negro para la luz brille hacia afuera, entonces los puntos luminosos como estrellas serán proyectados en el techo de esa habitación con techo abovedado.

— Ya veo~~ que interesante~~ pero~~ ¿esa cosa es tan pequeña como para que la gente la pase por alto~~? Por la descripción que acabo de oír~~ se siente como si fuese un objeto bastante grande~~

— ¡No es así! ¡Esa cosa es muy delgada!

— ¿Muy delgada?




— Ah, ya lo recuerdo, es de ese tipo donde varias partes están todas unidas. Nord, quien finalmente recordó, asintió y dijo eso:

— Esa esfera celeste es algo que viene del cartón plegado y se une de acuerdo a las instrucciones. Recuerdo que era llamado modelo… modelo de….

— ¿Modelo de papel?

— Si, ese mismo. Parece algo que viene incluido en un libro, ya que Acies lo quería a toda costa, unas cuantas cosas consecutivas se fueron comprando. La primera era un soporte con una dimensión así de grande.

Nord usó sus manos para mostrar un cuadrado de unos 10 cm.

— En cuanto a las cosas que llegaron después, vino con modelos de papel que mostraba las estrellas en estaciones distintas e instrucciones manuales.

— En ocasiones pude ver anuncios similares. Cada cosa venía con partes distintas, y un carro deportivo podía hacerse luego de reunir todo, algo así.

Acies asintió con vigor para concordar con las palabras de Emi.

— Pero como hay muchas partes, el polvo puede acumularse si está siempre armado. Por lo que lo desarmé y lo coloqué en una caja, y lo oculté bajó el panel del armario. Cuando abrí esta caja hace poco y descubrí que solo el soporte estaba dentro, recordé que había olvidado decirles esto de antemano.

— ¿Bajo el panel del armario, eh? Bueno, olvidé verificar cuidadosamente ese lugar. Pues en primer lugar el armario es parte de la habitación…

Nord colocó su mano contra su frente como si hubiese calculado mal.

— ¡Y yo seguí las reglas y lo oculté en la capa de papel periódico bajo el panel!

Sin considerar la práctica de seguimiento de reglas y el trato correcto de eso como un lugar para ocultar productos de papel, esa cosa era importante para Acies.

— Acies es incapaz de alejarse a cierta distancia de él, ¿cierto? Luego que Nord dijera eso, se levantó lentamente.

— No se puede evitar, iré a buscarlo. Bell-san, lo siento, ¿te molestaría?

***

 

 

— ¡El tren es realmente rápido~~! Uuu~~

— Oye, Em, no grites tan fuerte en el tren.

— No lo hago~~ uuu~~

Aunque ella se quejó debido al recordatorio de Emi, Emeralda, quien no podía calmarse, se arrodilló en el asiento y se presionó contra la ventana al igual que una niña, saboreando la escena pasar ante ella atravesó de la ventana.

— No se puede evitar. Cuando tomé el tren por primera vez, yo estaba sorprendida por la velocidad y por otras cosas.

Suzuno miró a Emeralda, quien estaba actuando de esa forma, de forma nostálgica.

— Lo siento, todos ustedes, esforzándose tanto por Acies.

Nord, sentado junto a Suzuno, le ofreció sus disculpas con voz suave.

Para ir al antiguo hogar de Nord y Acies, ellos necesitaban tomar el tren de Sasazuka durante veinte minutos hasta la estación Chofu, luego tomar un autobús para viajar otros veinte minutos para llegar a la parada de autobuses frente al Tenmodai-mae.

Dependiendo del tiempo de transferencia, un viaje de ida tomaría aproximadamente una hora, desde el regreso de Nord de Ente Isla a Japón, Suzuno se convertiría en su guardiana cuando el saliera.

Aunque de momento no había ningún peligro substancial, al final solo era una medida de seguridad.

Ya que era una extraña oportunidad que Emeralda fuese a Japón por trabajo, y Emi también quería examinar los sitios de su padre en Japón, el grupo de personas fue con vigor para recuperar el objeto que Acies había perdido.

— Pero~~ Nord-san~~ ¿por qué escogió quedarse en el lugar al que vamos ahora~~?




Emeralda le preguntó a Nord mientras veía el escenario pasar por la ventana.

— Escuché que usted~~ realmente llegó a Japón antes que Emilia~~

— Ahora que lo pienso, Emeralda-dono, nunca le conté esa parte.

Suzuno miró a Emeralda, en comprensión.

— Es cierto~~ tuve que decir que estaba bien si se lo preguntaba a Emilia~~ he estado buscando una oportunidad desde ayer… si es conveniente~~ ¿podrían decírmelo~~?

— En realidad está bien si me lo preguntas directamente. Pero, una vez que pienso que pude haberme topado con papá en las calles de Tokio… sin siquiera notarlo, se siente complicado.

Una vez que Emi miró a Nord, este último frunció el ceño como si alguien hubiese avivado una herida vieja.

— También siento curiosidad de por qué el Rey Demonio Satán y el General Demonio Alsiel, esos miembros de alto rango del Ejército Demoniaco, viven en Sasazuka. En fin, esto tiene una pequeña relación en por qué Emilia no me permitiría ayudarle a pagar los favores al Rey Demonio y compañía.

Emi se quejó debido a eso, Nord también se encogió ligeramente y comenzó a hablar:

En realidad, el tiempo que pasé en Japón no fue mucho.

Pienso que solo fueron unos meses de diferencia de cuando Emilia, el Rey Demonio y los demás llegar.

Tras confiarles a la pequeña Emilia a los sacerdotes de la Iglesia, yo junto al ejército real y los aldeanos, luchamos con el fin de proteger la aldea de las manos del Ejército de Lucifer.

En ese tiempo, mi esposa ya me había confiado el fragmento del «Yesod», e incluso si yo era rudimentario, tenía que aprender la habilidad de usar una espada.

Aunque yo, no un hechicero sino un simple granjero, no tenía mucho poder, en ese punto temporal, me hice una idea sería de dar un paso en la batalla para proteger la aldea y los campos.

Era porque le había hecho una promesa a Emilia y a mi esposa. Que definitivamente, en un futuro, viviríamos juntos en esa casa una vez más.

Sin embargo, el resultado fue el que todos conocen, la espada sagrada que fue afilada antes de ir a la batalla, no se igualaba a los demonios del Ejército Demoniaco, muchos aldeanos y yo fuimos expulsados de la aldea.

Fue lamentable, el número de demonios que fueron enviados por el ejército de Lucifer para atacar la aldea Sloan era menor a diez.

Después de eso, con una identidad de refugiado de guerra, anduve por diversas tierras durante dos años.

Emeralda-san  también  debería  saberlo,  la red  de  comunicación  en  todo  el continente había colapsado, incluso si escribía una carta al Saint Ignord o a la Iglesia, las oportunidades de que fuera entregada eran muy bajas.

Yo, que me convertí en un exiliado debido a que la aldea fue quemada y destruida, no disponía frecuentemente con el dinero para escribir cartas, y mucho menos los métodos para comunicarme con Emilia, quien debería estar en Saint Ignord, y así decirle que me encontraba a salvo.

Finalmente, luego de unos meses, fui capaz de enviar una carta, pero a lo mejor se perdió en su entrega, o deliberadamente la Iglesia la ocultó, estas nunca llegaron a las manos de Emilia. Eso era de esperar. Si ella recibía eso, entonces sabría que yo vivía.

Luego de un tiempo, el Saint Ignord también cayó en las manos del ejército de Lucifer, y pasé dos años bajo el gobierno de ese ejército. En otras palabras, durante el tiempo que el Saint Ignord fue ocupado, solo fui capaz de vivir una vida miserable en un rincón de la capital.

La situación comenzó a cambiar luego que el ejército de Lucifer fuese derrotado y el Saint Ignord liberado.

El nombre de Emilia comenzó conocerse ampliamente entre los ciudadanos y refugiados de guerra, esto sucedió poco después de eso.

Cuando la capital del Saint Ignord – Irihem – fue liberada, solo la información de que el arzobispo y los caballero de élite de la Iglesia derrotaron a Lucifer fue conocida, solo un mes después, durante la batalla por la liberación del Continente del Norte, la gente comenzó a saber que el Caballero de la Iglesia era una mujer con el nombre de Emilia.

Emilia había crecido espléndidamente, y obtenido el poder para acabar con la maldad tal como lo dijo mi esposa, logrando conmoverme notablemente.

Sin embargo, como un refugiado de guerra, yo era incapaz de llegar hasta Emilia, quien estaba derrotando al Ejército Demoniaco de una forma tan sencilla como romper bambú.

Aunque intenté entrar en contacto con la Iglesia varias veces, en ese periodo donde los humanos comenzaban a ver la esperanza, los ciudadanos vieron a la Héroe y compañía como expectación y admiración, usurpando una situación en Japón, su popularidad fue cientos de veces superior a los atletas deportivos o ídolos.

Después de todo, miles y millones de humanos en el mundo querían hablar u ofrecer oraciones a Emilia y a los demás. 




Entre ellos, también estaban personas que fingían ser familia o conocidos, y en realidad fui tratado como un mentiroso. Incluso si usaba el nombre del hogar natal de Emilia – Sloan – no había gran efecto.

Incluso si me reconocían como un actual miembro familia, viajando por el mundo, Emilia probablemente sería incapaz de recibir cartas.

Justo cuando me encontraba en el Saint Ignord y no sabía qué hacer, noticias de Malacoda en el Continente del Sur siendo derrotado, comenzó a esparcirse alrededor del mundo. Todos comenzaron a moverse al mismo tiempo en ese momento.

Los movimientos y comunicaciones de los humanos que estaban restringidas, instantáneamente se calmaron, la economía mundial también comenzó a revivir debido al contraataque contra el Ejército Demoniaco, por esa razón y simultáneamente, diversas naciones comenzaron a compensar activamente a los refugiados de guerra.

Pensé esto en ese momento.

Ya que soy incapaz de ir tras Emilia, tendré que esperar en un lugar donde ella definitivamente aparecerá.

Afortunadamente, recibir pagos de compensación en ese tiempo, y el permiso de regresar a la aldea Sloan.

Aunque la aldea quedó destartalada, la fundación de las casas pareció haber quedado atrás, además había unos cuantos campos y tierras que podían ser rehusados luego de algunas reparaciones.

Lamentablemente, yo era la única persona que regresó a la aldea en ese tiempo.

Los sobrevivientes de la aldea eran unos cuantos, y algunas personas, en sus largas vidas como refugiados, encontraron una nueva manera de vivir en nuevas tierras, otros se rehusaron a regresar a sus pueblos, y algunos murieron durante el gobierno del ejército de Lucifer, la situación de todos era distinta.

Pensándolo cuidadosamente, permitir que mucha gente entrara en la Ciudad Cassius debería tratarse también de una estrategia de la Iglesia, pero en fin, en ese tiempo, creí fuertemente que Emilia exorcizaría al Ejército Demoniaco.

Si era así, mientras me sentara a esperar en la aldea, era definitivo que Emilia regresaría.

Sin embargo, unos días más tarde, una persona inesperada llegó de visita a la aldea.

De cierta forma, la conmoción resultante de esto fue más grande que el regreso de Emilia. 

Confiando a la joven Emilia a mi cuidado, y desapareciendo repentinamente un día, mi esposa…. Lailah apareció.

Con la llegada del tren a la plataforma subterránea de la estación Chofu, las cuatro personas se bajaron del tren.

Mientras la escalera llegaba a la superficie, había una estación de transferencia en el lado derecho.

— Cuando llegué aquí por primera vez, el edificio de la estación de tren en Chofu aún estaba en la superficie. En tan corto tiempo este lugar cambió bastante.

Nord dijo mientras miraba la estación de transferencia.

— Necesitamos ir a esa señal de estación.

Luego, él tomó el liderazgo y caminó hacia la fila en la parada de autobuses Keio.

En el diagrama de ruta, marcado como «(Takeshi)91», había una parada de autobús llamada «Tenmondai-mae».

— Para ir al Tenmondai-mae desde la estación Chofu, podemos simplemente tomar el bus, pero si queremos ir a Chofu desde Tenmondai-mae, sería más rápido caminar a la parada anterior Chofu-Ginza. Pues los embotellamientos ocurren con frecuencia en la intersección.

Aunque se sentía extraño que el padre de la Héroe de otro mundo dirigiera el camino en Chofu, la gente que lo seguía siguiéndolo eran personas que no eran de este mundo, por lo que se hacía más irónico.

— Cuando vine a Japón, al principio me quedé en Shinjuku.

— Realmente estar viviendo tan cerca…

Incluso Suzuno, quien apenas había escuchado de la situación de Nord, no pudo evitar graznar ante ese hecho.

Durante este periodo de casi un año, Emi y Nord no sabían que estaban viviendo a 20 minutos en tren uno del otro, viviendo solos en Tokio.

— Tras vivir en Shinjuku por algún tiempo, Acies despertó de repente. Ella no tuvo un estado infantil como Alas=Ramus, siendo esa su apariencia desde su nacimiento. Como ella quería vivir en un lugar donde las estrellas pudiesen verse sin importar que, pedí ayuda a un hombre que cuidó de mí desde que llegué a Japón, y con su recomendación, nos mudamos a un área con un observatorio, que es hacia dónde vamos ahora.

Incluso el apellido «Satou» que Nord usaba en ocasiones para presentarse, fue prestado de ese hombre.

Pero con esto, el grupo naturalmente tuvo preguntas acerca de cómo Nord vivió en Japón.

Aunque Emi, Maou y Ashiya trabajaron duro en un mundo completamente desconocido, la razón por la que ellos pudieron superar la barrera del idioma, fue principalmente porque ellos dependieron de la magia demoniaca y la magia sagrada.

Nord, como un granjero, ¿Cómo superó este obstáculo, y cómo obtuvo la comida para alimentarse todo este tiempo?

— Es simple.

Nord tomó el autobús que llegó, aceptó el ticket con movimientos prácticos, y dijo mientras caminaba hacia los asientos traseros.

— Mi japonés fue enseñado por mi esposa.

Justo cuando yo estaba cortando la hierba de los campos destartalados, con el fin de restaurar esa destrozada aldea y sus campos, Lailah apareció frente a mí.

No tuve tiempo siquiera de dudar de mi visión, en eso ella habló.

— No creí que esas cosas terminaran así.

No sabía que significaba esa frase.

Sin embargo, antes de poder hacerle preguntas, Lailah continuó:

— Solo en ese caso, tenemos que hacer crecer tu espada sagrada. Tenemos que correr a la tierra de nuestros recuerdos tan pronto como sea posible.

Sin embargo, en ese momento, esta era solamente una espada que tenía simplemente un poder misterioso, bajo el sol del atardecer, seguí las instrucciones de Lailah y llamé a la espada sagrada, pensando en preguntarle qué era lo que sucedia.

Aunque esta vez, Emilia estaba luchando contra el Ejército Demoniaco. Mi poder podría haber sido capaz de ayudar a Emilia, y además, ya que Lailah era un ángel, ¿no podría ella haber sido capaz de ayudarla?

La respuesta que dio Lailah me hizo sentir que mi idea principal era errónea.

— No sé por qué las cosas llegaron hasta este punto. En el pasado, Satán era un chico amable que sabía lo que era la angustia.

Sentí que eso era extraño.

Satán era el nombre del Rey Demonio que invadió Ente Isla. Pero por el tono en la voz de Lailah, ella parecía haber conocido a Satán desde hacía mucho tiempo.

— Lo siento, siempre estoy haciéndote las cosas muy difíciles. Te diré todo lo que pueda decirte ahora, por eso, en este momento, apresúrate y ábrete paso hacia la tierra de nuestros recuerdos.

En esta situación tan confusa, tomé la mano de Lailah y con ella, volamos desde la aldea Sloan hasta la montaña que estaba en el este.

En un lugar a medio día de viaje desde la aldea Sloan, había una montaña que parecía haberse convertido en un área de casa, durante el tiempo que viví junto a Lailah, solo era una sierra montañosa normal que no había sido desarrollada.

En el lugar a medio camino de la montaña hacia el lado sur, hay un trozo de tierra que sobresalía como un escenario.

Tanto yo de joven, y Lailah, adorábamos muchísimo ese lugar, construimos una pequeña cabaña que servía de alojo, y frecuentemente festejábamos allí durante los periodos lentos de agricultura.

Poniéndolo simple, era una guarida secreta que nos pertenecía a ambos. Lailah me invitó a ese lugar llenó de recuerdos.

….Emilia, ¿por qué muestras una expresión tan infeliz desde el momento que mencioné la montaña?

Llamamos a ese lugar, Balcón Cielo Estrellado.

….Emeralda-san, ¿por qué emites tal sonido de emoción? ¿Dije algo extraño? Luego de llegar al Balcón Cielo Estrellado, Lailah dejó que el fragmento de «Yesod» se separara de mí.

Ella plantó el pequeño fragmento –el cual podía encajar completamente en la palma de su mano– en el suelo en la esquina del balcón, el cual recibía la mayor parte de la luz solar.

Hasta ahora, no sabía el significado de esa acción.

O incluso si ella me lo explicaba, tampoco lograría entenderlo. Luego de eso, Lailah me dijo muchas cosas.

El significado de confiarme el fragmento del «Yesod» y el nacimiento de Emilia.

La verdad detrás de los Sefirot, el Árbol de la Vida y los ángeles registrados en la biblia.

La verdadera identidad del líder del Ejército Demoniaco que amenazaba a toda Ente Isla.

El tabú del Cielo, la leyenda del «Desastre del Antiguo Rey Demonio Satán».

Todo eso fueron las cosas que no podían comprenderse luego de escucharlas solo una vez.

Pero lo más importante fue que, Lailah apareció muy ansiosa.

Aunque creía en Lailah, más que hacerme entender todas esas cosas que eran difíciles de digerir; Lailah parecía mucho más ansiosa en enseñarme un idioma en particular.

Exacto, era el japonés.

Emeralda-san, esto es lo que sucedió. En ese tiempo, Lailah ya sabía algunas cosas sobre este mundo.

Creo que en un escenario muy anticipado, Lailah lo había planeado para que Emilia y yo… ocultáramos el fragmento de «Yesod» en un lugar donde el Cielo no pudiese interferir.

Ella pareció haber pasado mucho tiempo preparando esto.

Para mí, comparado al conocimiento de los problemas que ocurrieron en un mundo que yo no conocía, me preocupaba más Emilia, quien estaba luchando en Ente Isla, pero mi esposa dijo que si algo iba mal, ella entraría y protegería a Emilia, por lo que confié en las palabras de mi esposa, y acepté sus preparativos.

¿Hm? ¿Me preguntas por qué confié tan fácilmente en Lailah?¿Por qué, eh?, es una larga historia… algunas cosas sucedieron cuando la conocí, por lo que desde un principio supe que era un ángel.

Desde el tiempo que conocí a Lailah, hasta el nacimiento de Emilia, hasta el momento que Lailah se fue de mi lado, sucedieron muchas cosas.

Por ejemplo, aunque Lailah era un ángel con gran poder, sin importar lo que fuese, ella no podía hacer uso de esa potencia.

Por ejemplo, la temperatura en verano de cierto año era más baja que los años anteriores, provocando inevitables cosechas pobres.

En ese tiempo, le pregunté a Lailah si ella podía usar sus poderes para salvar el trigo de la aldea.

Ella respondió:

— Incluso si giramos forzadamente el estado de la naturaleza, un día sucederá una reacción. ¿Quieres convertirme en un ángel real?

No solo esa vez, Lailah con frecuencia me hacía sentir que a ella le disgustaba el hecho de ella haberse convertido en ángel.




Después de eso, constantemente me recordaba seriamente no hacer contacto con el poder oculto de Lailah.

Una vez, Lailah usó las ropas antiguas que compré de un mercader viajero, llena de sonrisas. A ella realmente le gustaba el hecho de que lentamente se convertía como esas esposas de las familias de granjeros cercanas.

Ella dejó que sus hermosas manos se agrietaran debido a los inviernos gélidos, herirse de los trabajos de granja, e incluso meter sus manos en una pila de fertilizantes que emitían olores horribles, sin dudarlo.
Nuestras vidas no solo estaban llenas de cosas alegres. También entramos en varios conflictos más de una vez.

Sin embargo, nunca dudé de su corazón. Al fin y al cabo, no había necesidad de hacer eso.

Eso de creer en mi esposa, no hay razón para explicarlo… Hablemos del día del nacimiento de Emilia.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios