Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 8

Capítulo 2: Rey Demonio, Encuentro

Parte 4

 

 

Sin embargo, la jovencita, por razones desconocidas, en realidad miró fijamente las manos de Maou que él ya preparaba para aceptar el libro.

Incluso si la mano de Maou ya había tocado el libro, ella aun no lo soltaba, y parecía como si fuese a arrebatárselo a Maou.

— Etto…

—…Sniff, sniff.

¿Acaso no lo había escuchado?

No, a esa distancia era imposible que ella no lo escuchara.

Pero la jovencita, que se había inclinado hacia Maou, no solo no tenía la intención de dejarlo ir…




—….Sniff, sniff.

— ¡Es-espera un momento!

Ella incluso llevó la mano de Maou hacia su rostro junto con el libro.

Maou, que no pudo dejar ir el libro de su mano, al mismo tiempo, desconocía por qué ella lo estaba atrayendo…

— ¿O-oye?

Solo pudo usar su mano que no sostenía el libro para agarrar la otra mano.

Maou no tenía una personalidad donde se alegraría si una chica extraña sostenía su mano, y más aún, él aún estaba en un transporte público.

Como un hombre, aun Maou quería tener su mano devuelta para preservar su vida ante la sociedad…

— Solo un momento está bien.

— ¿Eh?

Pero la chica no estaba dispuesta a dejarla ir.

Y parecía que…

— Sniff, sniff…




¿Ella parecía estar olfateando el olor de la mano de Maou?

— ¡O-oye!

Esa vez, incluso Maou comenzó a sentirse incómodo y forzosamente alejó su mano.

Aunque él no tomó su libro de vuelta, Maou, con su brazo libre, miró a la joven chica con un shock en su rostro, y descubrió que ella estaba frunciendo el ceño insatisfecha.

— Aunque no sé qué estás haciendo, por favor devuélveme mi libro.

Honestamente, Maou no quería continuar hablando con esa chica que actuaba extraño, pero como el libro aún estaba en sus manos, no pudo evitarlo.

Aunque no era algo valioso, y Maou ya había memorizado todo el contenido, él no podía entregarle a otro, algo que había comprado con su propio dinero.

En ese momento.

—….Tsubasa.

Una nueva voz se escuchó a un lado de la chica.




— ¡Si! ¡Padre!

Era el hombre con traje occidental que había abordado el autobús con la chica. Era eso, este padre e hija habían tomado el bus juntos.

El hombre que parecía un padre y estaba de pie junto a la chica, aunque él tenía buenos rasgos, con una mirada, era obvio que él no era japonés. Nuevamente, debido a la corta conversación de hace un momento, Maou sintió que esa jovencita tenía un extraño acento al momento de hablar. Entonces ello deberían ser extranjeros.

Ese hombre, que parecía el padre, tomó el libro de las manos de la chica ‘Tsubasa’, y se lo devolvió a Maou.

— Realmente lo siento.

— Esta bien…

Aunque el padre parecía más normal, incluso así, Maou aún no quería involucrarse con esas dos personas.

Aunque hacerlo parecería bastante intencional, Maou aun así, abrió el libro y movió su línea de visión lejos del padre y su hija. Sin embargo…

— Tsubasa, discúlpate con el señor también.

El padre comenzó a ejercer conciencia muy excesiva.




— ¡Si, padre!

La chica llamada ‘Tsubasa’ enderezó su espalda, y con una corta distancia en la que sus mejillas casi se tocaban, inclinó su cabeza y se disculpó.

— ¡Lo siento!

Aunque las acciones de la chica fueron inapropiadas, al final, el problema aún estaba con Maou, quien dejó caer el libro en sus pies.

— Ah, sí, está bien.




Aun así, Maou solo pudo responder de esa forma.

Ese padre, viendo la situación, asintió y no miró de nuevo a Maou.

—…..

En cuanto a la jovencita, quien reajustó su postura, volvió su rostro hacia Maou como si lo estuviese observando.

…La atmosfera se volvió complicada.

Maou pensó dentro de sí, imaginaba cuanto lo tomaría llegar al centro de examinación.

Maou airadamente miró la señal fuera de la ventana que decía que el límite de velocidad era de 30 km…

— ¡Onii-san, Onii-san!

¡Sin embargo, olvidando el centro de examinación, incluso antes de llegar a la siguiente parada, esa chica llamada Tsubasa inició una conversación con él!

¿Por qué las cosas terminaron así?




Maou no pudo evitar mostrar una expresión incomoda.

— ¿Onii-san, también vas a realizar la prueba de licencia de conducir?

— S-si… e-es cierto.

Maou, que casi respondía de forma irregular, recordó que el padre de la chica estaba junto a ellos, y solo respondió con una forma normal de hablar. Deduciendo por la forma como usaba la palabra ‘también’, ¿significaba que el destino de padre e hija era el mismo?

Eso hizo que momentáneamente Maou casi desmayara.




— ¿Cuál es el intento?

— ¿Eh?

Maou, que no entendía el propósito de esa pregunta, respondió de forma confusa.

— ¡Esta vez sería el décimo intento de mi padre y mío! ¡Vale la pena conmemorarlo!

— Dec…

Maou momentáneamente quedó mudo.

Aunque la pregunta de hace un momento parecía referirse al número de intentos que había tomado para su prueba, la respuesta de la chica fue realmente perturbadora.

A parte de Kisaki y los demás empleados, quienes ya habían obtenido las licencias de conducir, la parte teórica parecía ser inesperadamente difícil, era posible cometer errores, pero realizar un décimo intento era demasiado exagerado.

Incluso si esto valía la pena conmemorarlo, no había valor alguno en grabarlo o recordarlo.

— Eh, etto, por favor disminuye el tono…

El padre, quien estaba tomando parte en un examen lleno con valor conmemorativo, estaba de pie junto a ellos.

Incluso si él era alguien que Maou conoció por casualidad, Maou no quería hablar de temas desagradables con ellos antes de llegar al centro de examinación.

— No se puede evitar, después de todo, Padre no puede leer kanji muy bien.

Aunque no se sabía si el padre quería tomar la licencia para motocicletas o carros, ¿por qué alguien quería obtener una licencia de conducir en tal situación? Y la frase ‘no se puede evitar’ no debería ser usada de esa forma, ¿cierto?

Maou nerviosamente miró al padre que estaba siendo ofendido por su hija en público…

—…

—…

Y el hombre con traje occidental incluso miró en su dirección con una mirada lateral, haciendo que ambos ojos se encontraran.

El instante en el que ambos ojos se encontraron, el hombre inmediatamente desvió su línea de visión hacia la ventana.

No, debía ser que estaba pretendiendo mirar el escenario exterior.

—…..

Ya que lo has oído, al menos di algo…

Maou pensó eso en su mente.

— Entonces, Onii-san, ¿para ti cuál es tu intento?

— S-segundo intento…

— ¡Whoa! Sorprendente. ¡Eso solo es el 20% de papa!

Aunque era correcto, solo basado en esa única frase, sonaba como si Maou no encajara con ese padre de alguna manera.

— ¿T-también vas a realizar la prueba hoy?

De alguna manera, él tuvo que detener a Tsubasa de continuar hablando mal de su padre.

Maou, quien se había rendido de hacer que la otra persona se quedara tranquila o ignorarla, intentó cambiar el tema.

— No, yo vine para esperar en Padre. ¿Hm? ¿O es cuidar? Vine para cuidar de Padre.

Esa explicación hizo las cosas más confusas. ¿Qué estaba pasando? ¿Podrían las hijas con normalidad seguir a sus padres hasta los centros de examinación para cuidar de ellos? ¿Normalmente no es al contrario? E incluso si es así, podría considerarse bastante extraño.

— E-entonces no planean realizar juntos el examen…

— Intenté realizarlo.

Entonces respondió tan directamente como al comienzo.

No había necesidad de hacer reservaciones antes de registrar los exámenes de conducir, mientras ellos puedan llegar y terminar el cuestionario en el tiempo indicado, ellos pueden formar parte del examen. En algún rincón del corazón de Maou, él oraba para que las dos personas no tomasen el mismo examen que él.

— Pero aún no he leído el libro, por lo que solo acompañaré a Padre esta vez. Maou comenzó a sentirse cansado.

Aunque parecía que la otra parte tenía cierto estándar en japonés, el fallar nueve veces seguidas en un examen de conducción, incluso si es capaz de conversar, él no debería ser tan habilidoso en lectura y escritura.

Los exámenes de conducción de Japón no son tan sencillos que personas muy tranquilas pudiesen aprobar.

— Huh, haz lo mejor entonces…

Maou solo pudo responder de esa forma.




— ¡Si, hagamos lo mejor!

Tsubasa levantó ambas manos con energía.

Sería bueno si la conversación terminara allí, sin embargo, luego de un corto silencio y un giro a la izquierda…

— ¡Oye, Onii-san!

— ¿…Que pasa?

La chica inició otra conversación con Maou.

Incluso si Maou ya se había dado por vencido en repasar dentro del bus, una vez que pensó que esta conversación inusual podría continuar por un periodo de tiempo indeterminado, él sintió una ola de desesperación.

— Onii-san, ¿Cuál es tu nombre?

—…..Uh….

Maou pausó intencionalmente.

Aunque era algo bueno entablar una amistad, Maou realmente no quería conocer a una persona tan problemática, y solo se incomodó mas en si debía decirle su nombre…

— Yo soy, A… no, Satoh Tsubasa.

¿Qué quería decir con ‘no’? incluso si decias tu nombre erradamente, no debias decir eso.

No esperaba que la otra persona pudiese equivocarse con su propio nombre, por lo que Maou sintió de nuevo un drenaje de energía.

— Ah, etto, me llamo Maou.

— ¿Maou?

La cabeza de la chica, que llevaba una gorra de vendedor de periódicos, se inclinó un poco.

Luego en ese instante…

— ¿Eso se refiere al Rey de los Demonios? Maou sintió escalofríos incluso en su estómago.

— ¿Q-qué…?

Maou momentáneamente quedó atónito.

Hasta ahora, nadie le había dicho eso en su primer encuentro.

Aunque había personas que bromeaban acerca de la lectura de su nombre, básicamente, la entonación de ‘Maou’ y ‘Rey Demonio’ en japonés era obviamente distinta.

Pero como si negara los pensamientos de Maou cuando no sabía que responder, Tsubasa dijo en sorpresa:

— Porque cuando alguien habla de Rey Demonio, ¿no se refieren al último jefe de un juego…?

— Eso no es lo que significa.

Maou exhaló el aliento que mantenía al instante.

De todas formas, Maou finalmente descubrió que la otra persona no había notado la diferencia de entonación entre las dos.

Aunque ‘Satoh Tsubasa’ era obviamente un nombre japonés, si ella había vivido fuera desde su nacimiento, era posible para ella no estar familiarizada con el idioma.

— Oh~ así que no eres el Rey Demonio.

Aunque no era sabido por qué estaba arrepentida, la chica dejó caer su cabeza de forma depresiva.

Sin embargo, ella inmediatamente levantó la cabeza como si hubiese descubierto algo.

Bajo la cubierta de la gorra de vendedor de periódicos, Maou era incapaz de ver el rostro de la chica, pero la última aun sonrió de forma satisfecha y dijo:

— ¡Pero! ¡Mi padre se llama Satoh Hiroshi!

— ¿Eh?

Maou, quien no sabía cómo eso valía la pena enfatizarlo, miró al padre, que estaba de pie a un lado, por reflejo.

Asi que el padre incluso levantó la mirada, desvió su vista del libro de Maou…

— Me llamo Satoh Hiroshi.

Y dio un saludo agradable.

— Eh…

Aunque él sabía que hacerlo así podría parecer un poco rudo, Maou aun así no pudo evitar sonreír secamente mientras mostraba una expresión de sospecha.

Aun así, este hombre no tenía características clásicas de extranjeros como cabello rubio y ojos azules, sino rasgos en su rostro y apariencia que daba a las personas la urgencia de negar con todas sus fuerzas ‘Cómo puede haber este tipo de Satoh Hiroshi’.

Incluso así, no era algo bueno presumir cosas. Aunque la apariencia de ese hombre parecía como si viniese de sangre pura de europeos, él aún podría tener ancestros que eran japoneses o que tuviesen descendencia japonesa, o parientes que amaran la cultura de Japón, y así sería posible que este Satoh Hiroshi obtuviese su nombre mediante la inmigración.

—…..

Luego que Maou y Satoh Hiroshi se miraran el uno al otro por un momento, este último, al igual que antes, rompió contacto visual.

Aunque él era incapaz de preguntar qué problema había con ellos directamente, esto fue lo que definitivamente Maou pensaba dentro de su corazón.

En ese momento…

— La próxima parada, es frente a la entrada principal del centro de examinación, frente a la entrada principal del centro de examinación. Los pasajeros que se dirijan a la Sede del Departamento de Licencias de la Policía Metropolitana, o al Centro de Examinación de Licencias de Conducir Fuchu, por favor bajen aquí…

Una voz electrónica dentro del vehículo, hizo que Maou finalmente liberara su tensión.

Finalmente él podría ser capaz de alejarse de esa pareja de extraños padre e hija.

Justo cuando Maou planeaba presionar el timbre instalado en los pasamanos del bus…

— ¡Uwah!

Como él de repente fue empujado por alguien, fue incapaz de presionar con éxito el timbre.

Era que Tsubasa había agarrado la mano de Maou. Mirando cuidadosamente…

—…Sniff, sniff.

— ¡¿Qué estás haciendo?!

La chica, en una distancia tal que ella casi lo besaba, estaba olfateando las uñas de los dedos de Maou.

— ¡Tsubasa!

El padre, que no pudo soportarlo más, reprendió a su hija con una expresión pétrea, pero Tsubasa miró la mano de Maou con una expresión seria y dijo:

—…No lo entiendo.




— ¡Esa es mi línea!

Esa vez, Maou sacudió su mano sin duda alguna.

— ¡¿Qué pasa con ustedes dos?!

Si ellos intercambiaban géneros, podría obviamente alcanzar el nivel de ofensa criminal.

Aunque Maou no quería decir tales palabras ofensivas, las acciones de Tsubasa ya habían roto el código de conducta dentro del autobús.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios