Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 7

Capítulo 1: El Rey Demonio Decide Ser Un Comerciante Honesto.

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 7 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

Hataraku Maou-Sama Volumen 7 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera




 

 

Para describirlo, para él, esta era una técnica que no tomaba en cuenta su propia seguridad, e ignoraba los peligros en frente de él.

Incluso si él fue derrotado en batalla y tuvo que escapar, no podía derrocar la situación de la batalla, incluso si pudiese luchar solo, él estaba rodeado de enemigos.

Sin ningún camarada en quien pudiese confiar, siendo estricto consigo mismo porque no conocía a sus traidores, la vida del maestro a quien servía se estaba acortando.




Con las cosas como estaban, él comprendió que era el momento en que tenía que estabilizar todo.

Con el fin de revertir este miserable destino, él necesitaría actuar personalmente.

—…Maō-sama.

Él se inclinó ante su maestro, quien incómodamente estaba comiendo la comida que el enemigo le envió.




— ¿Hm? ¿Qué sucede, Ashiya?

Debido a que se veía forzado a comer grandes cantidades de comida que obviamente no podía digerir, a la vez que carecía de energía por la tortura del enemigo y siendo deficiente en poder, y teniendo una expresión cercana a la muerte en su rostro, su maestro – Maou Sadao – levantó la mirada ligeramente.

— Deseo tomar un descanso temporal.

— ¿…ah?

— ¿Eh?

— ¡¿Qué?!

— ¿Ah?

— Eh…




En la Fortaleza Demoniaca, habitación 201 del apartamento de madera de 50 años de antigüedad «Villa Rosa Sasazuka», una habitación de seis tatamis, el vivido grupo de personas lo miró con reacciones distintas – el rostro de Ashiya Shiro.

— ¿Qué? ¿Puedo tomarlo como un indicio de la desintegración del Ejército Demoniaco?

La enemiga mayor del Ejército Demoníaco, la Héroe Emilia – Yusa Emi – miró conmocionada el rostro de Ashiya.

Ella estaba junto a la ventana, una mano hábilmente sostenía la parte frontal de la camiseta del ángel caído Lucifer – ahora más caído con su estatus de NEET – Urushihara Hanzo, intentando lanzarlo por la ventana.

Sin embargo, la atención de Emi fue dividida por Ashiya, y el agarre de Urushihara fue liberado, cayendo en la alfombra del tatami.

— Huh…

Urushihara, quien parecía a punto de sofocarse, enrolló sus ojos y se desmayó. El hecho de que él secretamente plantó un transmisor dentro de la bolsa de la Héroe fue descubierto, y lo que sucedía justo ahora era el castigo.

Ya era bastante afortunado de no haber sido asesinado.

— Oye, oye, ¿con un descanso te refieres…?

El único que cayó en pánico porque su súbdito más leal de repente se resignaba era, por supuesto, su maestro, el Rey Demonio – Maou Sadao.

Comparado a gobernar el Mundo Demoníaco y dominar el mundo extranjero Ente Isla, era cierto que Maou hizo algunas cosas que no eran propias de un Rey Demonio.

Pero incluso entonces, él no recordó hacer nada que pudiese hacer que su súbdito leal número uno, incluso entre los Cuatro Reyes, siendo Alsiel – Ashiya Shiro – lo abandonara.

Un par de días atrás, la magia demoniaca que él recuperó durante la batalla contra el arcángel Sariel fue gastada totalmente porque tuvo que usarla para reparar las instalaciones japonesas que fueron destruidas en el trayecto, por eso, como el único que estaba planeando regresar al mundo extranjero Ente Isla triunfalmente para tacarlo, Ashiya lo reprendió seriamente.

Sin embargo, con respecto a ese punto, ya que era algo que no se podía evitar, él debió haberlo olvidado.

— Eh, este… ¿es porque interferí demasiado?

La única que preguntó eso incómodamente era la única humana dentro de la Fortaleza Demoniaca, la estudiante de secundaria Sasaki Chiho.

Ella era una aprendiz en el lugar de trabajo de Maou – el restaurante de comida rápida, el MgRonald frente a la Estación Hatagaya – y la única persona que sabía sobre Ente Isla y las verdaderas identidades de los ocupantes de la Fortaleza Demoniaca. Ya que ella albergaba sentimientos de amor hacia Maou a pesar de saber que él es el Rey Demonio, ella ocasionalmente le llevaba comida hecha por ella misma.

— C-como Suzuno-san y yo trajimos comida y le robamos el trabajo a Ashiya- san, si ese es el caso, yo…

— Ah, no, no es por eso.

Ashiya frenéticamente le explicó a Chiho, quien estaba mostrando una expresión triste.

— Estoy en deuda con tu ayuda, eso, esto, ha sido una gran ayuda.

El trabajo de Ashiya en la Fortaleza Demoniaca era lavar la ropa, cocinar, limpiar, estar a cargo de las finanzas y todas las tareas domésticas.

Tras hacer todo eso por mucho tiempo, su maestro se enfermaría del sabor de su comida sin importar que.

Con esta nota, la comida que Chiho enviaba aligeraba mucho la carga de Ashiya.

— Entonces ¿Qué pasa contigo? Mis pensamientos son los mismos que Emilia, sin embargo, si esto es realmente una señal de la desintegración de la Fortaleza Demoniaca, está bien si te vas a cualquier lugar, pero si desapareces sin decirnos la razón, es algo realmente preocupante.

La ocupante de la habitación 202 del Villa Rosa Sasazuka, también vecina de la Fortaleza Demoniaca y la inquisidora del Continente Occidental de Ente Isla, donde la Iglesia tenia mayor influencia, Crestia Bell – Kamazuki Suzuno – preguntó eso mientras organizaba los contendores herméticos donde estaba la comida.

Aunque ella era alguien que también enviaba comida que hacía por su cuenta, Suzuno, al igual que Emi, era una enemiga de la Fortaleza Demoniaca, su comida estaba hecha de ingredientes que habían sido bendecidos, los cuales herían a los demonios hasta cierto límite. Por eso, aunque Ashiya admitió que ella ayudaba con las finanzas domésticas, él no lo agradecía mucho.

En el silencio sofocante, Ashiya de repente miró a Chiho y a Emi, y luego sacudió su cabeza con angustia.

—…se me hace difícil explicarlo…

— Espera, oye, ¿es en serio?, oye…

Maou lentamente comprendió que Ashiya parecía estar hablando en serio, y mientras fortalecía el dolor de su estómago inflamado debido a la comida de Chiho y Suzuno, se levantó.
Maou se arrodilló en el tatami cerca de Ashiya, sosteniendo sus hombros.

— ¡¿Con, con qué estás insatisfecho?! ¡¿Estás enojado conmigo porque recientemente compraba salsas Frankfurt en las tiendas de conveniencia de camino a casa?! ¡¿O, o estás enojado conmigo por perder los recibos de las cosas que compré?! ¡Además, no compré dos sets de papel de baño a propósito!

— Si hay un General que se sentiría insatisfecho y te dejara por cosas tan pequeñas, sería mejor que lo reemplazaras…

Como las cosas que Maou pensaba en su estado de pánico eran tan insignificantes, Emi, quien estaba detrás de él, le dio una mirada de lastima.

— No, definitivamente no es por eso que estoy en descontento con usted, Maō- sama, o el entorno en que trabajamos.

— Entonces ¿qué es?

El Rey Demonio estaba en pánico debido a que descubrió que trajo cosas para comer, como uno de los Cuatro Reyes del Ejercito Demoniaco, para él no sentir alguna infelicidad por hacer interminable trabajo de un amo de casa en una habitación de seis tatamis, parecía ser un problema también.

— Es solo que… si esto sigue así, el Ejercito Demoniaco podría encontrarse con su trágico final, si soy capaz de advertir esta tragedia aunque sea un poco al retroceder…

— ¡No entiendo para nada lo que estás diciendo! ¡Explícalo apropiadamente! Maou miró a Ashiya con una expresión seria en su rostro.

Luego que maestro y sirviente se miraran entre sí con expresiones explicables por un momento:

— Bueno, entonces… Maō-sama, por favor salga un momento… Ashiya inclinó su cabeza en derrota y dejó la casa junto a Maou.

Excluyendo al inconsciente Urushihara, las tres chicas se miraron entre sí, sin saber lo que estaba sucediendo, pero luego de un corto momento, Maou regresó con un aire extraño a su alrededor.

— Oigan, Emi, y Chi-chan.

— ¿…qué sucede?

— ¿S-sí…?

— Discúlpenme, pero ¿podrían irse por hoy? Lo explicaré luego. Por hoy… déjenme encargarme de esto.

De la expresión extremadamente seria de Maou, su serenidad ya no podía sentirse en lo absoluto.

Viendo tal rostro con un rastro de alguna tristeza, Emi tosió y dijo:

—…si, si, lo entiendo. Vamos, Chiho-chan.

— Eh, Yu-Yusa-san, pero…

— Chi-chan.

Maou con sinceridad dijo el nombre de Chiho mientras ella comenzaba a frustrarse al no comprender la situación.

No te preocupes. Chiho pareció escuchar esa voz.

—…l-lo entiendo… pero…

Incluso así, Chiho no pudo evitar preguntar.




— Ashiya-san… no te iras a ningún lado, ¿cierto?

—…todo estará bien.

Ashiya estaba en silencio, sin querer decir nada, y Maou respondió por él.

— Es cierto, ¿no? Incluso si te conviertes en un rebelde, te voy a cortar.

— ¡Apresúrense y váyanse!

Maou, recuperando algo de espíritu, asintió hacia Chiho con algo de fuerza, y luego echó a Emi con frialdad.

Luego que las dos dejaran el porche, ellas vieron a Ashiya silenciosamente estar de pie en el pasillo.

Emi ni siquiera se volvió a ver a Chiho hacer una pequeña reverencia y dejó el apartamento.

Los ojos de Ashiya siguieron las espaldas de las dos personas, y suspiró pesadamente.

—…huh, la situación se ha vuelto extraña.

Quizá como solamente los ocupantes del Villa Rosa Sasazuka, Suzuno no parecía estar de buen humor.

— Ahora bien, yo también…

Diciendo eso, ella pareció querer levantarse apresuradamente, pero fue detenida repentinamente por Ashiya quien volvía del exterior.

— Espera un momento, Crestia Bell, quédate allí.

— ¿…que has dicho?

Maou también pareció mirar con una expresión seria.

A diferencia de cuando Emi y Chiho volvieron antes, Suzuno inconscientemente asumió una postura de batalla debido al aura peligrosa que esos dos estaban emitiendo, tirando de su horquilla de cabello al instante.

Hubo un brillo instantáneo, y el pequeño broche que sujetaba su cabello se convirtió en un martillo, el cual era más grande comparado con la pequeña estatura de Suzuno.

La horquilla de Suzuno era un medio para que el arma en forma de cruz se convirtiera en un martillo. Era lo suficientemente poderoso para destruir una instalación transformadora en Shinjuku con un solo golpe, la parte importante es que podía derrotar al grupo de tres demonios que habían perdido su magia demoniaca sin esfuerzo alguno, sin embargo, si ella estaba rodeada así como así, era difícil organizar el nerviosismo que sentía.

— No hagas cosas estúpidas. ¿Creen que pueden igualarse conmigo si trabajan juntos?

Incluso si Suzuno decía eso para contener a los otros, Maou y Ashiya no escuchaban.

— Cállate, Bell. Tienes que ayudarnos, no tienes derecho a rehusarte.

— Que ridículo, ¿Qué quieren decir con «no tener derecho a rehusarme»? ¿Qué están planeando hacer con sus poderes actuales para hacer que me rinda?

— En este momento, solo tu puede ayudarnos.

Maou se cruzó de brazos, mirando de soslayo a Urushihara, quien se había desmayado en la ventana.

— Urushihara usó las finanzas de la casa de forma irresponsable, comprando transmisores y usando 40.000 yenes. ¡Tienes que ayudarnos a reponer esa cantidad!

En eso, un gran camión, anunciando su presencia como un punto reciclador de basura con el sonar de su trompeta, pasó por la carretera afuera del apartamento.

— ¿………………40.000 yenes?

Suzuno, aun asumiendo su postura de batalla, entrecerró sus ojos.

— Urushihara usó ese dispositivo con el fin de determinar la ubicación de Emi y Chi-chan, quienes habían sido secuestradas por Sariel y tú, ese es el precio de ese dispositivo.

— ¿Q-que es un dispositivo para determinar la ubicación? Suzuno miró con sorpresa a Urushihara.

Cuando siguió a Sariel hasta el edificio de gobierno, era cierto que ella sentía curiosidad por como Maou encontró su ubicación.

— ¿C-como ese tipo de cosa es posible…?

— De todas formas, lo sabes, ¿no, Bell? La razón por la que no puedes rechazarnos.

— Desde mañana, Ashiya saldrá a trabajar con el fin de reponer los 40.000 yenes, costo del dispositivo usado para salvar a Chi-chan. La razón por la que está tomando un descanso es para esto. No importa cuánto yo incremente mis turnos de trabajo a partir de ahora, 40.000 yenes es un numero enorme que no puede ser repuesto.

Debido al continuo dialogo de Ashiya y Maou, Suzuno se quejó con lamento.

—…ugh.

— Incluso si no es la mitad, tú al menos tienes que tomar un tercio de la responsabilidad. Especialmente la parte donde tú arrastraste a Chi-chan a esto.

— Eso, eso es… esto…

Suzuno quería refutarles, pero su espíritu comenzó a debilitarse poco después, y el martillo cayó en el tatami.

Un par de días antes, con la «Evolutiva Espada Sagrada, Better Half» que Emi tenía como su objetivo, el arcángel Sariel llegó desde el Cielo de Ente Isla, y Chiho, quien fue arrastrada a esta batalla casi fue llevada de vuelta al mundo extraño por él.

En ese momento, con la posición de Suzuno, ella era incapaz de desobedecer las órdenes de un arcángel y participó en el secuestro de Chiho.

Poco después, debido a la presentación activa de Maou, justo a tiempo, él se las arregló para salvar a Chiho y a Emi quienes estaban en peligro en la azotea del Edificio de Gobierno de Tokio, Suzuno también fue liberada de las formas corruptas de Ente Isla, lo que hizo que Maou fuera a la escena sin dudarlo aun sin saber su ubicación fue el trasmisor que Urushihara plantó en la bolsa, exhibiendo su uso.

— Dado el resultado, no podemos culpar completamente a Urushihara por abusar de las finanzas domésticas. En realidad, si no hubiésemos tenido el transmisor, no habría sabido donde ir y estuviese corriendo por todos lados, y Chiho y Emi podrían haber sido llevadas en ese tiempo.

— Incluso así, no había necesidad de gastar 40.000 yenes, este problema es algo extraño.

— Esto es consecuencialismo también. Claro que existe la necesidad de cambiar el hábito de gastos de Urushihara, pero, solo preocupándonos por este único incidente…

Frente a Maou, Suzuno estaba completamente deprimida.

— ¿Fue por esto que quisiste que Emilia y Chiho-dono se fueran primero?




— Exacto. Especialmente Sasaki-san, si ella escuchara esto, con su personalidad, podría decir algo como que es su culpa y que pagaría por su cuenta.

Ashiya asintió.

— Pero, definitivamente no podemos aceptar la caridad de Emilia. No importa que, ese dispositivo no fue usado para salvarla a ella, sino a Sasaki-san. Si dejamos que Sasaki-san cargue con la responsabilidad ella sola, sería algo realmente irrazonable. Somos los únicos que la arrastramos a estos asuntos de Ente Isla.

Justo ahora, Chiho vio a Ashiya escribir «deuda: 40.000 yenes; usuario: Urushihara» en el libro de cuentas de la casa, Ashiya solo acentuó especialmente el gasto de Urushihara, porque no quería que Chiho se preocupara innecesariamente.

Estaba bien para que Chiho y Emi pensara que Urushihara no tenía razón especial y solo gastara dinero para comprar algo que no era necesario con el fin de investigar los movimientos de Emi desde que ella era la enemiga, no había necesidad de preocuparlas innecesariamente.

Al final, solo la verdad de infringir la privacidad de una chica fue lo que quedó, por lo que Urushihara fue golpeado por Emi hasta que él quedó medio muerto…

—…aunque es el Ejército Demoniaco, ¿Qué sucede con este nivel de consideración?

Suzuno murmuró de rabia, pero no fue oído por Maou y los demás.

—…entonces, ¿Qué debo hacer? ¿Cuánto porcentaje de compensación debo pagar?

Lo primero que le llegó a la mente debió ser eso.

Sin embargo, sin importar que fuese Maou o Ashiya, ellos resoplaron como si menospreciaran a Suzuno.

— No nos menosprecies, somos el orgulloso Ejército Demoniaco, y definitivamente no haremos uso de dinero sucio de nuestros archienemigos de la Iglesia.

— No, Ashiya, eso suena bastante extraño.

— ¡Con respecto al punto del gasto exagerado de Urushihara, pudo reponerlo solo! ¡Pero, por ahora, necesito dejar la Fortaleza Demoniaca por un par de días! ¡Crestia Bell! ¡El dinero de la comida de la Fortaleza Demoniaca durante este tiempo será pagado con tu propio dinero!

— ¿Eh? ¡¿Usar qué?!

El único que protestó no fue Suzuno, sino Maou.

— ¿Qué sucede, Maō-sama?

— No… además de forzar a Suzuno a hacerlo, ¿no sería mejor si terminas con ventaja?

— ¿De qué está hablando? Excluir el hecho de que los ingredientes que Bell usa para cocinar están bendecidos, ya sea nutrición o sabor, es la primer clase para comida casera. Y además podemos ahorrar dinero de comida también.

— Hm, ma, ma, eso no está bien.

— ¡No la alabes! ¡Deja de sentir lástima! ¡No, error, esto es más humillante que tomar su dinero…!

— Además, si Bell sigue cocinando, podemos ocultar la verdad de Sasaki-san quien podría venir porque está preocupada. ¡Se trata de matar dos pájaros de un solo tiro!
Ashiya detuvo las refutaciones de Maou de forma estricta, sin embargo, yendo por la lógica, aun no había forma de asistir a los camaradas de la Fortaleza Demoniaca por hacer uso de los sentimientos de Chiho de sentir disgusto por Suzuno.

— ¿Así que es eso?

Aunque Maou no parecía entenderlo, Ashiya continuó su problemática.

— Además, si no hacemos esto, incluso usted, Maō-sama, será incapaz de resistir la tentación de comprar comida por la calle, empeorando nuestro dinero de la comida.

— Ugh.

Maou, quien confesó mientras estaba en pánico que descuidadamente compraba cosas para comer, de repente no tuvo nada que decir.

— Además, vi con mis propios ojos que Urushihara comía algunas entregas de comida rápida cuando yo no estaba cerca, el tipo de comida que ubica la nutrición y la salud como la prioridad más baja. Entregas de comida congelada llena con conservadores y químicos y comida sagrada fresca, ¡es obvio cual debemos elegir!

— No, e-en realidad, como es verano, no hay muchos ingredientes frescos…

Los murmullos de la Suzuno con expresión pétrea fueron ignorados.

— ¡En fin, no tomará mucho tiempo! ¡Mientras usted y Lucifer sean capaces de pasar los próximos día de una forma ahorrativa mientras no me encuentre cerca sin dejar que Sasaki-san o Emilia comprendan la situación, las finanzas domesticas de la Fortaleza Demoniaca no estarán al límite de nuevo, y podremos evitar la tragedia del colapso del Ejército Demoniaco! ¡Eso es todo!

— Todo estará realmente bien…

— Todo estará realmente bien…

Suzuno y Maou dijeron al mismo tiempo.

— ¡…ah, de todas formas, lo tengo! ¡Si esto funciona, los ayudaré a todos! ¡Realmente yo también lo lamento mucho con Chiho-dono!

— ¡¿Qué?, decir «los ayudaré a todos», es como si estuvieses menospreciándonos, Crestia Bell!

—….por favor permítanme ayudarlos.

Debido a la presencia abrumadora de Ashiya, Suzuno sacudió su cabeza con su rostro rojo, pero ella al final desistió.

—…hay demasiado ruido, ¿Qué pasa?

En ese momento, el piel gruesa de Urushihara, cuya inconsciencia cambió a estar despertándose, se sentó con enojo, frotándose los ojos para mirar a las tres personas.

— Ah, ese eso, Urushihara.




— ¿Eh?

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 7 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

Hataraku Maou-Sama Volumen 7 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

Hataraku Maou-Sama Volumen 7 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios