Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 6

Capítulo 1: El Rey Demonio, Regresa A Su Lugar De Trabajo

Parte 5

 

 

— Eh, etto…. ¡Suzuno-san, Yusa-san, hoy estaré en sus manos! Chiho inexplicablemente se inclinó con nerviosismo.

Aunque ellas habían llegado a los baños para deshacerse del cansancio del trabajo, ¿Por qué estaba tan nerviosa?




Luego que Chiho mirara a las dos personas con una expresión extremadamente seria, se situó junto a Suzuno y se comenzó a cambiar.

En la posición de Emi, como la otra parte ya había mostrado tal actitud de respecto, no era bueno para ella continuar con posiciones defensivas.

—….ellos serían capaces de comprenderlo, después de una buena conversación, ¿eh?…

Emi de repente miró su mano derecha, la cual estuvo cargando a Alas=Ramus hasta hace un momento.

— Se siente como, si estuviese siendo una idiota…




—….Etto, ¿Yusa-san?

Chiho detuvo sus acciones de quitarse su traje deportivos, y miró a Emi con preocupación.

— ¿E-esto no está bien…después de todo? En eso ella hizo ese tipo de pregunta.

Emi inmediatamente sacudió sus manos y dijo:

— Lo siento, no es eso, es un problema personal. Si no estoy bien con ello, no hubiese sido capaz de venir aquí en primer lugar, y no hubiese traído esas cosas tampoco.
Emi rápidamente escondió su expresión de preocupación, respondió con optimismo y tomo cierto objeto del interior de su cartera.

Solo con la apariencia, esa cosa parecía una pequeña botella usada para contener bebidas energéticas que podía verse en cualquier lugar.

Pero el producto condensado dentro era algo que lógicamente no existía en la tierra.

— Chiho, esta es la fuente de nuestro poder en Japón, Sagrada Vitamina β. Chiho tomó la pequeña botella que Emi le pasó y asintió de forma seria.

— Como quieres aprender, Bell y yo trataremos de hacerlo con gran seriedad, ¿está bien si continuamos con esto?

— ¡Si!

Chiho respondió enérgicamente.

— Aunque no sabemos lo que Bell planea hacer en el baño, comenzaremos el hechizo de entrenamiento de Chiho.

La causa de esto, puede remontarse al día después que Gabriel y Raguel fueron enviados de vuelta, incluso el día antes que Chiho fuera dada de alta del hospital.
En ese día, Emi visitó a Chiho luego del trabajo.

Aunque las diferentes pruebas mostraban que el cuerpo estaba saludable, desde el sentido común de Japón, Chiho había caído inconsciente por razones desconocidas.

— Siento que realmente es un poco exagerado.

— Cada paciente recluido en un hospital dice eso. No importa que, tú te esforzaste hasta el final, así que es mejor que obedientemente descanses.

Emi con severidad le advirtió a Chiho quien se sentía insatisfecha por no poder ser dada de alta inmediatamente.

El poder que Chiho mostró en la Torre Docodemo, y los otros lugares – la Skytree y la Tokyo Tower –, no fue algo que pudo haber llegado de un día para otro sin importar como se viese.

Aunque Emi tenía una montaña de preguntas que hacerle a Chiho sobre eso, Chiho solo podía dar la misma explicación que le había dado a Maou como respuesta.

En otras palabras, eran cosas sobre como recibió ese poder anormal, que ella habló con esa persona en ese momento y lo que hizo antes de encontrarse con Emi.

En cuanto a la persona que le prestó el poder a Chiho…

— Asi que al final, aun no sé nada…

Aunque Chiho inclinó su cabeza para mirar a Emi desde su cama con una mirada de culpa en su rostro, Emi solo sacudió su cabeza y dijo:

— No, gracias. Esta información es una buena referencia.

— ¿….En serio? Ah, incluso, esa persona me dejó un mensaje para ti, Yusa-san… o más bien, es algo que debía decirte.




— ¿Por qué es tan impreciso, y que quieres decir con que debe decírmelo?

— Esto es… porque hay otras cosas que tienen que ver con Maou-san…

Chiho comenzó a hablar de lo que había en su cerebro, además de memorias que definitivamente no pertenecían a ella, y esas eran cosas sobre Maou cuando era joven…

— Etto, parece que tengo que decírtelo Yusa-san… Aún quedaban restos de otros recuerdos.

— Vi a un hombre de gran contextura. A esa persona le había crecido una barba, y su cabello no tan largo estaba ligeramente atado hacia atrás, vestía como un granjero de la Europa Medieval, además de eso, sus ojos eran muy delgados y parecía una persona amable. Aunque no se la ubicación, desde aquí, parece como si un arroz que brilla dorado bajo la luz del sol puede verse…

— ¡!

El corazón de Emi latió con fuerza.

— E-etto… no debería ser arroz, sino trigo, ¿no? El arroz cambia a forma curva durante la época de cosecha, pero el trigo normalmente se mantiene en su posición recta.

— Entonces, quizá es algo así. Pero el fondo es un poco borroso… ese tipo estaba sosteniendo una espada, y me enfrentaba… o estaba mirando en mi dirección y hablaba.

— ¿Eh? ¿Una espada?

Los latidos de Emi comenzaron a aumentar por la preocupación.

— ¿Una espada? ¿Es eso cierto?

— Sí, es cierto.

Aunque Chiho estaba conocida, no sabía lo que le preocupaba a Emi, pero aun así continuó…




— Pero… en realidad eso es todo. Solo hay imágenes en mi memoria, después de todo hay…

Chiho le dijo a Emi, quien encontraba difícil ocultar su decepción por la falta de información.

— Aegis=Ala.

— ¿….Qué?

— Aegis=Ala. Ese hombre solo dijo eso.

— ¿Aegis=Ala? Aegis… ¿es el idioma de comercio central? Le preguntaré a Bell más tarde.

Emi comprometió una pronunciación desconocida a su memoria.

— Siento que solo debía decirte eso, Yusa-san… aunque fui la que lo dijo, de hecho, no sé lo que significa…

Emi miró a Chiho inquieta y pensó por un momento.

Aunque era difícil de confirma porque Chiho no vió a la dama de vestido blando en el Tokyo Doom City, habían 8 de 10 oportunidades de que fuese esa persona.

Aunque no era conocido lo que esa persona estaba planeando al ocultar su identidad, pero el entregar el fragmento de ‘Yesod’ a Chiho con una razón, y controlar una gran cantidad de magia sagrada; y sin considerar a Urushihara, oponerse Gabriel y Raguel; incluso confiarle el recuerdo del hombre que estaba en el campo de trigo, solo existía una persona para hacer eso.

— Gracias por decirme estas cosas, son una referencia valiosa. Emi intentó mostrar una sonrisa… ‘intentó’ mostrar una sonrisa.

— ¿….E-eso es, Yusa-san?

— ¿Hm? ¿Qué sucede?

Enfrentando la llamada de Chiho, Emi originalmente quiso mostrar una sonrisa más alegre, pero Chiho saltó asustada por razones desconocidas.

— ¿E-estás muy enojada?

— ¿Eh?

— Uh, etto, lo siento. Aunque ya me disculpe con Maou-san por eso, en realidad correr al campo de batalla sin ningún entrenamiento, etto, debió haberles causado una enorme cantidad de problemas, pero, ¿Cómo lo debo decir?, lamento haber hecho que se preocuparan, etto…

Aunque ella estaba desgarrada, Chiho francamente seguía disculpándose. Emi llevó por reflejo sus manos a su frente.

— ¿….lo he mostrado todo?




— ¡Después de todo si estas enojada!

Una vez que Emi dijo esto, Chiho comenzó a temer más.

— Lo siento, pero no estoy enojada contigo, Chiho.

— ¿….Eh?

Emi, quien finalmente pudo recuperar su expresión normal, luego de hacer que Chiho se calmara, suspiró profundamente.




— Aunque esto debería considerarse una desgastada manera de pensar en Japón, pero a diferencia de lo que me parece ser, en realidad pienso que los niños deberían mostrar más respeto a sus padres. O de alguna forma, ellos deberían hacerlo sin condiciones.

— Uh, si, siento que eso es en parte razonable…

— No es porque los padres ayuden a los hijos a preparar comida, darles un hogar seguro o darle a los hijos pequeños una educación. Siento que a medida que envejece, aprecian que tan preciosos son los padres o sus corazones.

— S-si…

Como ella no sabía lo que Emi de repente quería expresar, Chiho solo podía asentir continuamente.

—….Pero…después de todo, ¿no crees que todo debería tener un límite?

— ¿Qué se supone que eso significa…?

Emi mostró una sonrisa sombría. Aunque era una sonrisa hermosa, hizo que Chiho se sintiese más terrible.

— No sé dónde está vagando ella, esparciendo las cenizas de los problemas en algún lugar, y al final, no solo dejo la limpieza de los problemas a otras personas, incluso asustó al amigo de su propia hija, dejando atrás rumores sin sentido, no dijo nada acerca de lo más importante, y al final, provocó continuamente problemas a las personas de mundos diferentes… ¡Tuve realmente suficiente!

— Yu-Yusa-san, por favor, baja un poco el volumen de tu voz.

No se sabía lo que sucedia con la Héroe del mundo exterior, ahora agarraba su cabeza con ambas manos y la sacudía con fuerza, y Chiho, quien intentó calmar a Emi, habló recordándole que prestara atención con mucho cuidados a sus alrededores.

— ¿…Por qué…aunque ella está observando todo desde fuera, no ha venido para encontrarme aun…?

Pero luego de escuchar las palabras de Emi, quien de repente se agachó con la cabeza entre sus manos, Chiho se congeló.

Era porque esa frase contenía una soledad difícil de ocultar.

—….Lo siento, me emocioné demasiado.

—….No…Etto.

Chiho, quien no sabía cómo responder, avergonzada inclinó su cabeza.

— Lo siento, lógicamente, no debería estar quejándome frente a ti por estas cosas. Emi exhaló profundamente para calmarse, y tomó una bolsa de papel junto a sus pies.

— Esto es un regalo de visitante. Pero como Alas=Ramus fue la única que lo recomendó, en realidad no encaja.

De la bolsa de papel, Emi sacó una ensalada Senbei de una tienda de postres de gama alta. Al ver esto, la expresión de Chiho se relajó.

Por cierto, aunque Alas=Ramus desafortunadamente estuvo despierta dentro de la mente de Emi mientras trabajaba, ella estaba tomando una siesta justo ahora, por lo que como resultado, ella estaba en un estado de fusión con Emi como ahora.

— Pero gracias, gracias a ti, finalmente entendí muchas cosas, Chiho. Además, parece como si estuvieses con buen ánimo, por lo que debería ser capaz de descansar por ahora.

Emi cambió el tema, y Chiho incluso abrazó la bolsa que contenía la ensalada Senbei, asintiendo ligeramente en respuesta.

— ¡Etto, Yusa-san!

— ¿Eh?

— Esta vez, realmente lo siento. En realidad hacer ese tipo de cosas tan a la ligera…

— Está bien. Después de todo, no solo estás sana y salva, no es como si no hubieses sido de ayuda…

Como Emi vió que Chiho, de forma extraña, estaba constantemente disculpándose por algo que ya había sido resuelto, y planeaba decir que no importaba…

— ¡Eso es!

Ella inmediatamente se sorprendió con miedo ya que el tono de Chiho se hacía fuerte.

— Aunque estoy sana y salva esta vez, si algo pasa la próxima vez, sería difícil garantizar que no habrán víctimas.

— ¿Q-que estas tratando de decir?

Emi tuvo un mal presentimiento de esta aura peligrosa, y Chiho habló mientras miraba hacia el anillo en su mano izquierda.

— Ahora, ese poder ha desaparecido por completo. Si saltas fuera de la ventana del hospital ahora, probablemente morirás. Después de todo, este es el tercer piso.
Incluso si el problema no terminaba allí, Emi decidió continuar escuchando tranquilamente.

— ¿Esto…es llamado magia sagrada? Maou-san me dijo antes que tuve una reacción de envenenamiento de magia porque no tengo la capacidad suficiente para eso, por lo que ese poder definitivamente no se volverá mío, es realmente de alguien que temporalmente me lo prestó.

El mal presentimiento de Emi se tornó aun peor.

— Sin embargo, como Gabriel-san y Raguel-san ya había tomado esos patrones de acción, bajo esas circunstancias, si algo sucede de nuevo, me temo que no será un problema que pueda resolverse diciéndome que esté o no cerca del apartamento de Maou-san…




— ¡Para! ¡Para! ¡Espera un momento, espera un momento! ¡Sabía que dirías algo como esto!

Emi presionó su mano contra su sien y exclamó.

— ¡Déjame adivinar lo que viene después! ¿Acaso, ‘por favor enséñame hechizos que pueda usar para defenderme’?

— ¿Eh? ¿P-por qué?

Los ojos de Chiho se abrieron en sorpresa como si alguien diera en el punto exacto pero Emi, no tuvo dificultad de adivinar los pensamientos de Chiho.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios