Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 5

Capítulo 3: El Rey Demonio Y La Héroe, Se Concentran Primero En Manejar Lo Que Está Delante De Ellos

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 5 Capítulo 3 Parte 1 Novela Ligera

 




 

Aunque Maou y Ashiya ya se habían montado en una ambulancia antes, desde que ellos vinieron a Japón, existía un medio de transporte que nunca habían usado.

Era un taxi.

A pesar que se trataba de un medio de transporte muy conveniente, que podía alcanzar cualquier dirección precisa, esa utilidad lo convertía en un método de movilización con altos costos de traslado.

Si las tarifas de taxi dentro de la ciudad eran convertidas en tickets en la Línea Keio, solo el precio básico sería suficiente para que una persona fuera desde Shinjuku hasta la estación Takaosanguchi, y si se convertía a la de Kami-Kitazawa, seria incluso suficiente para hacer un viaje.




Básicamente, los habitantes de la Fortaleza de los Demonios nunca se habían encontrado alguna situación en la que tendrían que depender de un taxi para movilizarse, si la distancia era solo de tres estaciones dentro de la ciudad, Maou y Ashiya eran capaces de cubrirla caminando.

Y por el tipo de personas que eran Maou y los demás, sin dudarlo, habían solicitado dos taxis para el apartamento, una vez que Ashiya llegó, se dividieron en dos grupos; el de la Fortaleza de los Demonios y la Héroe, y se dirigieron a Yoyogi.

El ambiente dentro del carro era pesado y nadie decía una palabra.

Maou, en el asiento del acompañante, miraba frente a él con una mirada pesada, y en el taxi donde Emi y los demás estaban, la mano que sostenía el mango de la puerta se tensó inconscientemente.

De igual forma, Ashiya tenía una expresión de pánico en su rostro, e incluso Urushihara, quien normalmente ignoraba la atmosfera y todo lo absurdo, miraba por la ventana en silencio.

Además de las cuotas básicas, el medidor no aumentaba mucho, los dos taxis llegaron a Yoyogi ubicado en Shibuya, y entraron en el carril que conectaba con la Universidad Medica Saikai.

Una vez que los taxis se detuvieron, Maou, quien le pidió a Ashiya que pagase, se apresuró en salir sin siquiera mirar al conductor.

Del mismo modo, en el taxi que estaba en frente, Emi salió primero, y pareció haberle dejado el pago a Suzuno.

— Es por aquí.

Emi usó su mentón para señalar a Maou, y caminó primero en dirección a la recepción del hospital.

— Estamos aquí para visitar a Sasaki-san en la habitación 305…

— Está bien, por favor, primero regístrese aquí en la tarjeta de visitantes, luego llévela a la recepción del tercer piso.




El tiempo que tomaba llenar el formulario que la señorita de la recepción le había dado se sentía como una pérdida de tiempo.

— Sé que estás apresurada, pero no pueden andar al azar por el hospital. Su vida no está en peligro, debería calmarse primero.

—…..Si.




Después de confirmar que Maou, con una expresión pesada en su rostro, acababa de tomar un respiro profundo para poder calmarse, Emi pasó la tarjeta de visitante prestada del mostrador hacia Maou.

— Si no se muestra esta carta, no podrás visitarla, no la pierdas, ¿bueno?

— Ya no soy un niño, solo apúrate y dirige el camino de una vez.

— Ya lo sé. Por aquí.

Solo esta vez, Emi no inquirió por el tono grave de Maou, y se volvió, para firmemente guiar el camino.

Las dos personas tomaron un gran ascensor hasta el tercer piso, y mostraron la tarjeta de visitantes en el puesto de enfermeras.

— Está bien que visiten ahora. Pero como es una habitación compartida, por favor manténganse callados.

Luego de decir eso, la amable trabajadora vestida de blanco apuntó a una habitación en particular.

Luego que Emi y Maou expresaran su agradecimiento con sus miradas, caminaron en dirección a la habitación 305, la cual tenía su puerta abierta.

Dentro de la sala, había cuatro camillas separadas por cortinas, y al ver una de ellas con varias máquinas alrededor, Maou comenzó a sudar de miedo.

— No es allí, es este lado.

Emi, quien era lo suficientemente sensible como notar el cambio de expresión de Maou, tiró de la manga de éste y caminó en dirección a la cama que no tenía nada cercano a ella. Mirando cuidadosamente, había una placa que colgaba junto a la cortina con el nombre de ‘Sasaki-san’ en ella.




—….. Me disculpo por las molestias continuas, soy Yusa.

Emi bajó el tono de su voz y le habló a una persona dentro de las cortinas, y luego de eso, una voz que era familiar fue escuchada.

— Está bien, por favor entra.

— Con su permiso.

La persona que había respondido era la madre de Chiho, Riho

Al principio, Maou intentó saludar a Riho quien estaba sentada junto a la cama, pero una vez que vio la escena frente a él, en ese momento fue incapaz de decir nada.

— ……..

Chiho ahora se encontraba durmiendo en la cama de un hospital.

A juzgar por su apariencia, su complexión no estaba mal, y su respiración era normal.

Aun asi, Maou estaba atónito por el hecho de que Chiho se encontrara durmiendo ahora en la cama del hospital.

— ¡Oh, cielos! Maou-san, realmente lo siento por hacerte venir especialmente a ti. Después de descubrir a Maou, Riho se puso de pie y se inclinó ligeramente.

Aunque su sonrisa mostraba una bienvenida pura, ella no era capaz de ocultar su cansancio interior.

— Exactamente… ¿Qué es lo que le sucede a Chi-chan?

En respuesta a Maou, quien hablaba con algo de dificultad, Riho respondió de una forma problemática.

— Sería bueno si supiéramos la razón…

La sonrisa irónica de Riho se distorsionó debido a sus sentimientos de preocupación…

— Cuando regrese a casa durante la hora de cenar, descubrí que ella estaba durmiendo en el sofá de la sala de estar. Incluso me pregunté, que aunque le había dicho que lavara el arroz, por qué ella había tomado una siesta vespertina…

Aun así, mantenía su sonrisa.

— Pero… por razones desconocidas, sin importar como la llamase, como la sacudiera… ella no despertaba… incluso si sentía que la situación era extraña, tomé una determinación y le di una bofetada a Chiho aunque sabía que eso la haría enojar, pero ella no reaccionó en lo absoluto…




Riho, quien juzgaba que no estaba durmiendo, sino inconsciente, llamó una ambulancia sin dudarlo.

Entonces Chiho fue enviada a la Universidad Medica Saikai.




Ya sea que se tratase de los paramédicos, o del doctor que había aceptado la ambulancia y el ingreso de pacientes, todos eran incapaces de encontrar una razón para el sueño prolongado de Chiho.

Como no había anomalías en la respiración y ondas cerebrales, y no parecía tener ninguna herida externa, el doctor que había dado un veredicto inicial de que no existía un peligro amenazante en la vida de Chiho, organizó todo para que ella se quedara en el hospital y asi investigar la razón de su inconsciencia.

— Y entonces, no parece que haya sido una fuga de gas, y ella no se golpeó la cabeza tampoco, asi que realmente no sé cuál sea la razón…

Riho miró en dirección al rostro durmiente de Chiho, vestida con un pijama de flores estampadas, mientras que Emi y Maou inconscientemente fueron atraídos por su mirada y nuevamente observaron el rostro de Chiho.

Hataraku Maou-Sama Volumen 5 Capítulo 3 Parte 1 Novela Ligera

 

La expresión de Chiho era muy estable y no parecía estar adolorida.

Pero como Emi había concluido que era ‘intoxicación por magia’, quería decir que había una razón y una causa correspondiente.

— ¡Chiho-dono!

— ¡Sasaki-san!

— Ashiya, tu voz es demasiado fuerte.

En ese momento, Ashiya y Urushihara entraron a la habitación justo detrás de Suzuno.

— ¡Oh, cielos! ¡Todos están aquí! Lo siento muchísimo, actualmente estoy causándoles muchos problemas a la gente… Etto… esos dos son Kamazuki Suzuno- san y Urushihara Hanzo-san, ¿Cierto?

Después de confirmar los nombres de Suzuno y Urushihara, a quienes conocía por primera vez, Riho se inclinó profundamente.

— Aunque es un poco extraño de decirles gracias esta vez, pues Chiho estuvo bajo el cuidado de todos cuando estuvo en Choshi. ¿No dijo nada terco o les causó problemas a ninguno?

— No, nada de eso.

Al final, Maou fue el único que respondió a la pregunta de Riho.

—… nosotros… siempre hemos recibido ayuda de Chi-chan. Si no fuese por la ayuda de ella… y de usted, nosotros no estuviésemos viviendo como lo hacemos ahora.
Cuando ella despierte, por favor dígale esto directamente a ella de nuevo. No habría nada más que la pudiese hacer feliz que la admiración tuya, Maou-san.

—….Etto.

La travesura en las palabras de Riho hizo que Maou quedara sin habla una vez más.

— Bueno, como esto no es considerado una enfermedad o una herida, soy incapaz de contactar con sus amigos o la escuela… ¿Qué debería hacer? Esto es preocupante.
Maou tuvo una ligera impresión sobre el objeto que Riho sostenía en sus manos, era el móvil de Chiho.

Riho era una dama con una personalidad muy alegre. Incluso si intentara cubrirlo, era incapaz de ocultar por completo el miedo y la preocupación por la situación desconocida en la que se encontraba su hija.

Pero incluso Maou, Ashiya, Emi, Suzuno y Urushihara, eran capaces de encontrar alguna palabra que pudiese levantar el ánimo de Riho.

— Chiho-dono.

Suzuno, con la voz entrecortada, dio un paso al frente y sostuvo la mano derecha de Chiho que estaba fuera la manta.
— ……
Emi miró la escena con el ceño fruncido.

— Está bien, ahora, Maou-san.

— ¿Si?

Incluso si su voz temblaba un poco, Riho tocó el brazo de Maou, usando su alegre voz intencionalmente.

— Eso, ¿podría ser que le dieras eso a ella, Maou-san?

— ¿Qué significa?

— En realidad, no hay necesidad de actuar como si no sabes nada. No estoy enojada, ¿está bien? ¡Oh cielos, desde el punto de vista de una chica, antes creía que era probable que Chiho no cumpliría tanto!

Riho señaló a Maou que aún no entendía lo que quería decir, y luego apuntó al otro lado que Suzuno no estaba sosteniendo; la mano derecha de Chiho.
Incluso si ella explicase las cosas, Maou seguía mirando a Riho, un poco confuso.

— ¿Realmente no eres tú? Yo pensaba que si no se lo había entregado por Maou- san, Chiho no lo usaría en su mano tan abiertamente…

Riho se dirigió al otro lado de la cama y levantó la mano de Chiho.

Además de Emi, todos los presentes tomaron una bocanada de aire al ver lo que ella tenía en su mano.

Chiho llevaba un anillo en el dedo índice de su mano derecha. Si fuese solo un anillo, podría entenderse que una chica de secundaria lo había convertido en un accesorio que demostraba amor.




Sin embargo, la joya incrustada en el anillo, y el brillo que emanaba cuando entraba en contacto con la luz del sol a través de la ventana, capturó la atención de todos.

En ese momento, Maou finalmente supo cómo Emi había encontrado el lugar donde Chiho fue ingresada.

Incluso si ellos lo habían encontrado antes debido a los sucesos relacionados con Choshi, era difícil de creer que Riho, como una madre, pudiese contactar a Emi antes de contactar al instituto.

Emi había llegado al hospital por casualidad mientras perseguía esa cosa.

La cosa que había guiado a Emi hasta la Universidad Medica Saikai, la cual estaba al sur de Yoyogi’s Umami Burger, permitiéndole saber que Chiho había sido ingresada en dicho hospital, era la cosa que estaba en la mano de la chica, un fragmento pulido de ‘Yesod’

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios