Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 5

Capítulo 1: El Rey Demonio, Se Esfuerza Y Decide Comprar Un Televisor Polo

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 5 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

 




 

Ese edificio era conocido como ‘Villa Rosa’.

Desde tiempos antiguos, la rosa era vista como un símbolo de la belleza, siendo amada fuertemente por la gente, tanto asi, que el florecer de una hermosa flor podía ser visto en la historia de la humanidad.

Esa ‘villa’, la poseía el nombre de esta reina de las flores, que naturalmente tenia magnificencia, belleza y una larga historia acumulada; era un lugar donde un cliente importante conocido como ‘rey’ podía descansar y recuperar la calma.

Asi pues, para un ángel amado por muchos, visitar este apartamento que tiene una historia equivalente a la rosa – la reina de todas las flores – regido por un maestro solemne y capaz de proporcionar un lugar para que un rey se detenga y descanse, era algo que quizá era de esperar.




Sin embargo, la ‘Villa Rosa’ era aún un objeto físico de la tierra, y su capacidad no era suficiente para recibir la presencia de alguien que pertenece a los Cielos.

Brillando por la luz del ángel, un agujero enorme apareció en Villa Rosa, el cual trajo consigo la destrucción del Edén, y anunciando el fin de esa vida tranquila del rey.

— El periodo de nuestro recorrido no fue tan largo, pero tampoco podemos decir que haya sido corto.

El rey observó la pared de Villa Rosa, el cual debía tener el enorme agujero causado por el ángel.

— De hecho, debería considerarse corto, ya que incluso ni trabajamos la mitad del tiempo que originalmente estaba programado.

El súbdito al lado del rey levantó su cabeza y miró la villa.

— Me siento aliviado. Con esto, podré seguir quedándome en casa. La frase dicha por el rey, no expresaba ninguna motivación.

— Incluso existe el dicho: ‘una vez que te quedas en un lugar mucho tiempo, lo veras como capital2’, pero viendo bien, realmente se siente como: ‘he vuelto’.

La Inquisidora que vivía en la habitación ubicada al lado del rey, dijo con algo de sentimiento.

— Pero, yo no esperaba que en cuatro días fuese devuelta a su forma original. La joven del lugar de trabajo del rey, miró la villa con admiración.

— Esto realmente desafía el sentido común, es increíble como un agujero pudo desaparecer en cuatro días y sin dejar rastro.

El enemigo del rey, replicó calmadamente.

— ¿El hogar, se ha vuelto hermoso?

La niña que trataba al rey y a su enemigo como padres, preguntó:

— Huh, ¡incluso todos deberían tener algo que decir, pero quiero pedirle a la casera una cosa!

‘Villa Rosa’, era incluso conocida como ‘Villa Rosa Sasazuka’.

Aquel que planeaba conquistar Ente Isla, el Rey de los Demonios, Satan – Maou Sadao miró la vieja construcción de madera con más de sesenta años, que constaba de dos pisos y estaba situada en Tokio, distrito Shibuya: Sasazuka, y dijo fuertemente:

— ¿Por qué tenemos que mover todo? Este lugar no ha cambiado del todo, ¿no?

La Fortaleza del Demonio la cual había tenido un gran agujero, producto de los ataques del Arcángel Gabriel, era la habitación 201 de Villa Rosa Sasazuka.

El aspecto exterior del apartamento que incluía la fortaleza del Demonio, había sido restaurado a lo que parecía ser un par de días, y al mantenerse ubicado tranquilamente en una esquina de la zona residencial de Tokio, en el Distrito de Shibuya – Sasazuka, simplemente describía el paso del tiempo.




El ‘Yesod’, uno de los ‘Sephira’ que conforman el mundo, había nacido del Árbol de la Vida.

En una batalla que giraba alrededor de las partes del ‘Yesod’; el fragmento que se había materializado en una joven llamada Alas=Ramus, se fusionó con la ‘Envolvente Espada Sagrada – Better Half’ propiedad de la héroe Emilia, y terminó luchando ferozmente contra el Arcángel Gabriel. La Fortaleza del Demonio situada en la habitación 201 de Villa Rosa Sasazuka, en Tokio, Distrito Shibuya – Sasazuka, no solo terminó con un gran agujero que volvió inestable la vivienda, sino que también los habitantes de dicho apartamento tuvieron que abandonar el lugar debido a los trabajos de remodelación.

Incluso La Inquisidora que vivía al lado de la Fortaleza del Demonio, Crestia Bell– Kamazuki Suzuno, decidió quedarse en el apartamento que pertenecía a la Héroe Emilia, mejor conocida como Emi Yusa, pero para Maou quien se había enterado de que su trabajo cerraría temporalmente por motivos de rehabilitación del local y otras obras de remodelación, eso significaba la pérdida de su hogar y trabajo al mismo tiempo.

Bajo las recomendaciones de la dueña del apartamento, Shiba Miki; Maou decidió ir a una casa playera en una de las playas de Chiba – la cual estaba a cargo de la sobrina de la casera – para trabajar y hospedarse allí por un periodo de tiempo. Por ese motivo, el General Demonio Alsiel, conocido como Ashiya Shiro, y Lucifer quien ahora era Urushihara Hanzo, siguieron a Maou hasta Chiba.

Emi, Suzuno y Chiho Sasaki, una estudiante de secundaria que conocía la verdadera identidad de Maou y Emi, además de ese mundo alterno a pesar de ser japonesa, también los siguieron hasta Chiba.

En ese lugar, se encontraron al Ministro Demoniaco Kameo, que originalmente era el encargado de velar por el mundo de los demonios, y de él, ellos escucharon acerca del gran cambio en la situación de Ente Isla y el Mundo de los Demonios, además de conocer la verdad de que la tierra estaba llena de misterios y muchas cosas más.

Sin embargo Maou, Ashiya y Urushihara al final obtuvieron un salario mucho más alto que el correspondiente a medio mes de alquiler, pero aun asi el trabajo terminó mucho antes de lo esperado y para Maou era difícil ocultar la decepción que este hecho había provocado.

El mensaje que Kameo pasó sobre la situación de la división del Mundo de los Demonios, y que los humanos de Ente Isla estaban iniciando guerras con el fin de obtener la ‘Envolvente Espada Sagrada – Better Half’ de Emi, hizo que Maou y Emi se sintieran fuertemente heridos.

Al mismo tiempo, durante ese incidente, el grupo descubrió la evidencia de que la persona que había provocado daños en Japón, el anterior compañero de la Héroe asi como también el superior de Suzuno – el sacerdote de mayor rango de la Iglesia del Continente Occidental de Ente Isla – Olba Meyers, controlaba cosas desde las sombras.

Si más problemas ocurrieron alrededor de Maou y el resto cuando estuvieron en Japón, era enfrentar el peligro con respecto al dinero y la comida del mes siguiente.
Eso fue lo que sucedió en la primera semana de agosto, cuando el grupo debería haber estado trabajando en la casa de playa, Ooguro-ya.

— Okay, está bien, vamos allá, Ashiya.

— Entendido. Urushihara, debes dirigirme correctamente.

— Esta bien, debes tener cuidado de no dar un paso en falso.

Un par de cajas y utensilios fueron colocados en el patio delantero de Villa Rosa Sasazuka.

Ellos mismos tuvieron que mover todas esas cosas y llevarlas a la habitación, pues una vez que Ashiya supo los cargos extras que debían pagar por trasladarlas a la segunda planta, rechazó por completo dicho gasto.

Por lo tanto, Maou se había convertido en el receptor en la parte superior, Ashiya el que trasladaba desde la parte inferior y Urushihara estaba de pie en el patio delantero mirando las escaleras, para proporcionar las direcciones; una situación en la que los tres trabajaban juntos para mover los grandes aparatos eléctricos hasta la segunda planta.




Para dos hombres no tan familiarizados con el traslado de mobiliaria pesada; el desafiar las escaleras que provocaban que la Héroe de la espada sagrada diera un paso en falso y cayese, significaba un valor que excedía incluso la cantidad que la Héroe poseía.

Pero si el Rey de los Demonios y sus generales no podían mover siquiera el refrigerador al segundo piso del apartamento, ellos ya podían olvidarse de conquistar el mundo.

— He limpiado un poco la habitación, de todos modos… por favor tenga cuidado. Chiho asomó su cabeza desde el piso de arriba de la Fortaleza de los Demonios.

Incluso si Chiho voluntariamente se ofrecía para acomodar el lugar y mover los objetos más ligeros, tales como la ropa y sus cajones, la vajilla y cosas asi hasta la planta superior, ella pensaba que quizá Maou y el resto no le permitirían ayudar a moer los aparatos eléctricos, por lo que se limitaba a verlos preocupadamente.

— ¡Apresúrense! ¡Hay alguien detrás que aún está esperando!

En el otro lado, Suzuno quien estaba de pie en el patio delantero del apartamento, volvió su mirada hacia las escaleras con una expresión no muy grata, es regañó a las tres personas sin piedad.

En comparación con Maou y los demás, Suzuno era dueña de más muebles y electrodomésticos, un guardarropa de madera de Paulonia que contenía Kimonos; también un refrigerador de tamaño familiar que parecía demasiado grande para alguien que viviese solo, y además una pesada caja de vanidades hecha con madera de cerezo en la que había todo tipo de cosas por lo que la gente se preocuparía si llegara a resbalarse de las manos. Todo esto representaba una pesada carga al ser comparado con lo que pertenecía al Rey Demonio.

Sin embargo, Suzuno también había rechazado la sugerencia de solicitar la ayuda de otros para mover los objetos a la segunda planta.

A pesar de que ella había utilizado la frase: ‘hay otros aquí que pueden ayudar’, con el fin de eliminar a los ayudantes, pero por eso, los dos chicos ya se habían preparado mentalmente para mover escaleras arriba, los objetos y aparatos eléctricos, incluyendo el refrigerador de Maou.

— ¡Hazlo lo mejor que puedas, papá!

Emi, que estaba de pie a una corta distancia, observaba con indiferencia mientras sostenía a Alas=Ramus.

Incluso si ellos pedían la fuerza de Emi, trasladar todas esas cosas aún seguía siendo un trabajo difícil.

Por otra parte, desde cualquier punto de vista lógico, sería totalmente imposible para dos mujeres, llevar todos los muebles arriba hasta la habitación de Suzuno.

¿Quién habría imaginado, que la deuda contraída en la casa de playa Ooguro-ya, seria pagada a tiempo?

Cuando Maou pensaba que un movimiento descuidado podría dañar todos esos valiosos muebles, aun cuando no eran de él, su sangre comenzaba a correr en frio.

— ¡Maou-sama! ¡¿Con que está soñando?!

Ashiya, notando que Maou estaba distraído, gritó frenéticamente.

— Eh, ¡L-lo siento! ¡Bueno, voy a levantarla! ¡Sostenla correctamente!… Ooff Maou, de pie en las escaleras, empujó el refrigerador y lo levantó un poco.

— ¡Está bien, voy a aplicar un poco de fuerza!

Ashiya tomó las asas que estaban a los laterales, y utilizó toda su fuerza para empujar el refrigerador y retirarlo del suelo.

— Ashiya, muévete un poco hacia la derecha, si no, quedaras atrapado en la esquina. Hmmm, vas bien hasta los momentos.

Urushihara desesperadamente se movió alrededor de la estrecha escalera, luego de confirmar los alrededores dijo sus indicaciones, en eso, Maou y Ashiya ajustaron su postura y con mucha dificultad movieron el refrigerador un paso más.

En ese punto, los tres estaban sudando.

— B-bien. ¡Ahora, sigamos subiendo!

— ¡E-entendido! ¡Continuando a este ritmo, ya solo nos restarían dos pasos más!

— ¡Bien! ¡Subiremos otro paso, prepárate! ¡Arriba!

— ¡Whaaaaah!

— ¡Maou-san, acaba de rozar la pared!

Después de una serie de ‘Cricks’, ‘Cracks’, ‘Bams’ y ‘Bangs’, el Rey Demonio y su general trabajaron juntos, avanzando paso a paso por las escaleras, trataban de llevar el refrigerador a la Fortaleza de los Demonios.

— ¡Maou-san, da lo mejor de ti!

Chiho gritó desde lo alto de las escaleras, animando a Maou.

— ¡¿En serio?!… Si solo hubiésemos pagado los 3000 Yenes, estoy no hubiese sido tan…

Urushihara dijo de mala manera desde la planta baja.

— Solo por esta vez, estoy de acuerdo con Lucifer.

Emi, que veía de lejos a sus dos enemigos mover el refrigerador vigorosamente, dio un profundo suspiro.

— Entonces, Bell, realmente no intentas pedirles ayuda, ¿cierto? Emi preguntó mientras observaba los muebles de Suzuno.
En respuesta, Suzuno asintió.

— Por supuesto. No tengo intención de hacer tal cosa. En lugar de eso, le preguntaré a Chiho-dono que me ayude vigilando los alrededores, pues éste pequeño equipaje lo puedo llevar yo sola.

Si el trasladar un refrigerador normal llevaba a dos hombres hasta el límite, ¿qué podría hacer la pequeña y delgada Suzuno con ese de tamaño familiar?
Sin embargo, Emi respondió de la siguiente manera…

— Es cierto.

Ella no dudaba en lo absoluto.

Mientras esas dos hablaban, Maou y Ashiya finalmente trasladaron el refrigerador con éxito por el pasillo común de la segunda planta, sin que se cayese.

Debido al calor de verano del mes de agosto, las dos personas ya estaban cubiertas de sudor.

— ¡Hey, no es momento de descansar aun! ¡La lavadora aún no ha sido movida! El reclamo que dio Urushihara desde abajo, fue realmente irritante.

— Maou-san, Ashiya-san, solo es un poco más… ¡Hagan lo mejor que puedan! Como era usual, Chiho solo se dirigía a esos dos chicos.

— Chii-chan, ¿habría algún problema si me trajeses algunas cajas vacías?

Cuando empacaron rápidamente, Ashiya había usado un par de cajas de cartón del supermercado, por tal motivo, Chiho respondió a la solicitud de Maou y le paso dos cajas vacías que en su momento sirvieron para guardar ropa.

— Ashiya, muévelo un poco hacia adelante… bien, esto servirá como soporte. Maou colocó la caja de cartón debajo del refrigerador que estaba en el pasillo.

— Ahora bien, vamos a comenzar a empujar, listos…

Luego, ellos comenzaron a empujar el refrigerador lentamente por el porche delantero.




Maou había colocado las cajas con el fin de evitar que la parte inferior del refrigerador entrara en contacto con el suelo.

Finalmente, los dos chicos alcanzaron la entrada de la Fortaleza de los Demonios que habían extrañado, luego, estando frente a la puerta principal de la habitación 201, levantaron al mismo tiempo el refrigerador para pasar el umbral, y después lo regresaron a su posición original.

Tras conectarlo, en el interior del refrigerador comenzó a producirse un aire frio el cual no perdía contra el calor del verano.

— Bien, bien, parece que no se ha roto…

Maou tocó la puerta del refrigerador, y le dijo a Ashiya que estaba cubierto de sudor y se notaba muy cansado.

— ¡Oye, tenemos que mover la lavadora ahora, si nos sentamos a descansar, seremos regañados por Emi y los demás!

— E-está bien, mis, mis brazos están temblando.

Ashiya secó el sudor de su frente, y mientras Maou lo reprendía levantó su cabeza y se preparó para dejar la habitación, pero justo antes de que pudiesen salir…

— ¡Whaaa! ¿Su-Suzuno-san?

Al mismo tiempo, escucharon los gritos de Chiho asi como también el sonido de algo pesado siendo colocado en el suelo.

— ¿Qué sucede, Chi-chan…? ¿Ehhh?

El objeto delante de sus ojos, le produjo una sensación de incredulidad.

La lavadora de la Fortaleza de los Demonios que había estado en el patio hasta hace unos minutos, ahora se encontraba colocada correctamente junto a la tubería de desagüe en el pasillo.

Al otro lado, Chiho estaba con los ojos totalmente abiertos y con su lengua enredada sin poder decir nada, mientras que Suzuno calmadamente agitaba sus manos.

— Si seguimos su ritmo, la noche nos alcanzará sin haber terminado de mover todo.

Suzuno hablando despreocupadamente, arrugó su frente cubierta de sudor debido al sol.




Maou y Ashiya, quienes habían asomado la cabeza desde la habitación, observaron la lavadora y luego a Suzuno.

— ¿L-lo hiciste, t-tu misma?

— Si, ¿Y qué?

— Eh… ¿Cómo… Huh?

Maou que estaba en estado de shock, tenía la lengua completamente enredada; por su parte, Ashiya escondía inconscientemente sus manos que temblaban por el trabajo pesado.

— Eh, Etto, Su-Suzuno-san, fa-fácilmente…

Chiho, que rara vez se alteraba, comenzó a tartamudear.

— Chiho-dono, no hay necesidad de sorprenderse. Para Emilia y para mí, cosas como estas no son nada.

Luego de lanzar una larga mirada en dirección a Maou, Ashiya y Chiho que aún estaban en shock y no podían hablar, Suzuno comenzó a descender de las escaleras mientras sus sandalias de paja emitían un ‘thump, thump, thump’.

Suzuno caminó en dirección del también atónito y sin habla de Urushihara, y luego se dirigió al refrigerador que pertenecía a su propia habitación.

— ¡Oof!

Solo podían verla agarrar el refrigerador como si se tratase de una caja vacía de espuma de polietileno.

— ¡Oigan, Maou, Alsiel! ¡Si se quedan ahí, solo serán un estorbo y Suzuno no podrá entrar al pasillo! ¡Rápido, quítense del camino!

Emi habló, reclamándoles de nuevo a Ashiya y a Maou que estaban en las escaleras, y las dos personas que aún estaban conmocionadas y sin palabras obedientemente regresaron a la habitación.

Chiho lentamente retrocedió mientras observaba el refrigerador acercarse a ella.

— Disculpe Chiho-dono, ¿sería tan amable de abrir la puerta de mi habitación?

— Oh, E-está bien.

Debido al acercamiento de la nevera, Chiho abrió la puerta de la habitación 202 sin objeción alguna.

— Muchísimas gracias.

El refrigerador se inclinó levemente y entró en la habitación 202, junto a la chica que usaba un kimono.

— …Ahora que lo pienso, esa Suzuno…

Maou observando la escena se dijo asi mismo un poco confuso.

— Cuando ella llego aquí, no parecía poder una caja llena de Udones….

— P-puede que no lo aparente, pero es realmente fuerte…

— ¡Oigan, demonios, puedo escuchar todas las cosas aburridas que están diciendo!

Después de escuchar a Maou y a Ashiya susurrando entre sí, Suzuno salió de la habitación 202 un poco molesta y señaló a las dos personas.

— Esto solo es fortalecimiento de los músculos a través de un simple conjuro sagrado. Es algo que ustedes no deberían saber.

— Ahhhh, con que se trata de eso.

En otras palabras, su capacidad física era fortalecida mediante magia sagrada; en sus niveles más altos sería algo similar a las ‘botas celestiales’ que le permitirían a Emi estar suspendida en el aire.

Originalmente se trataba de un hechizo usado por los doctores de la Iglesia para aumentar la fuerza física del paciente cuando van a recibir tratamientos y se necesita que la operación proceda de manera segura.

Además, este hechizo, no solo consiste en introducirle al cuerpo magia sagrada; si este excede la capacidad original del paciente, no solo se gastaría la magia sagrada del lanzador, incluso provocaría un efecto secundario: disminución de fuerza de la otra persona debido a la rotura de los hechizo. Por eso, comúnmente no se utiliza para aumentar la fuerza en los brazos de los soldados.

Por tal razón, esta técnica solo podía ser usada por combatientes cuyo rango esté a la altura de inquisidores los cuales pueden usar hechizos sagrados… asi como el enorme martillo ‘Heavenly Iron’ que Suzuno posee.

Parte de la magia sagrada la cual era vista como un milagro dentro de la Iglesia del Continente Occidental, fue usada recientemente para mover un refrigerador y una lavadora hacia el segundo piso. Maou no pudo ayudar, pero aun asi pensaba que había algún problema con ese tipo de inquisidor.

— Ahh, asi que también Maou-san y el resto pueden usar magia demoniaca…

— Créeme que si pudiesen hacer eso, no se habrían ahogado en la playa de Choshi… eso para empezar.

Emi subió las escaleras con una expresión de burla dirigida hacia Maou y los demás. En su mano derecha cargaba a Alas=Ramus y con la izquierda fácilmente el microondas de Suzuno.

Incluso si Maou intentase responderle de inmediato…

— Papá estuvo soplando burbujas todo el tiempo.

Una vez más la inocente Alas=Ramus habló, y el reproche que estuvo a punto de ser dicho no tuvo lugar a donde ir y simplemente fue disipado con un suspiro.

— Alas=Ramus… no va a ser como su mamá cuando crezca…

— ¿Qué insinúas al decir eso? ¿Se trata de algo malo?

Emi no dejó escapar los murmullos que Maou dijo sin emoción.

— Se trata de un significado muy literal. Es decir, Alas=Ramus todavía es joven, por lo que creo que es mejor si se minimiza el tenerla expuesta a palabras dañinas o difamatorias, ¿no crees?

Urushihara, que inmediatamente había entrado en la Fortaleza de los Demonios luego de subir las escaleras, respondió mientras pasaba entre los presentes. Incluso si Emi intentara regañarlo, no lo hizo, pues consideraba razonable todo lo que él decía. En lugar de eso, Emi simplemente lo miró sin expresión alegre.

Por razones desconocidas, Urushihara se había limitado a decir solo cosas serias cuando se tratase de Alas=Ramus, todo esto a Emi le parecía difícil de entender, y no solo a ella sino también al resto.

— P-pero, eso significa que Maou-san usó todo ese poder para proteger Japón,¿cierto?

— Como era de esperarse de Sasaki-san. Realmente lo comprendes. Chiho declaró ansiosamente, y Ashiya asintió mostrando su aprobación.

— Además, con respecto al incidente de Maracoda, ¿no dijiste que querías compartir las responsabilidades?

— ¿Eh?

Mientras Maou hablaba sobre eso, Emi estuvo momentáneamente sin habla.

— ¡Mientras nosotros debemos esforzarnos para mover todo este equipaje, tú debes cumplir con algunas de tus responsabilidades!

— ¡¿Qué demonios estás diciendo?! ¡Esas cosas no tienen nada que ver una con la otra!

— ¿No tienen nada que ver? Básicamente, ¿Qué sucede si solo dos personas son capaces de usar magia sagrada a voluntad? Si nosotros decidimos usar nuestro poder, rápidamente llegaríamos a nuestro fin, ¡ustedes deben considerar eso también!

Hasta hoy, los habitantes de la Fortaleza de los Demonios no sabían que Emi y Suzuno, a través de su amiga de Ente Isla – Emeralda Etuva – habían recibido una bebida concentrada de magia sagrada: ‘Holy Vitamin ß’.

— Pero, para ustedes chicos, el poder usar su poder demoniaco en lugares como este, ¿no les hace sentir tristes?

— No hay ninguna razón para que Suzuno se permita usarlo, no podemos, básicamente…

— ¡De ninguna manera!

Como de costumbre, Maou y Emi entraron en una discusión sin fin, y como siempre la persona que se interponía entre ellos, era la chica que usaba ropas que eran guardadas en el guardarropa de madera Paulownia.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios