Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 3

Capítulo 3: El Rey Demonio y El Héroe Escuchan Un Consejo y Van a Un Parque De Diversiones.

Parte 9

 

 

Maou  había  levantado  de  repente  su  voz,  luego  levanto  su  cabeza,  mientras  estaba encorvado.

«Yesod… ¿¡Yesod27!? ¡Así que era eso! ¡Maldita sea! ¿Qué diablos fue en lo que ese ángel estaba pensando?, ¡dándome algo así a mí! ¡Así que lo que pasó hace un momento era…!»




«¿Q-qué? ¿Qué te pasa?»

“Cuando volvamos, Suzuno va a reírse de lo irremediablemente estúpida que eres.»

«¿¡Qué!?».

«Mira, Yesod es-»

«¿Queeee, papá?»

Alas Ramus centró repentinamente su atención hacia Maou en respuesta por decir la palabra «Yesod»




«¿Huh?»

Emi inclinó la cabeza, ya que no tenía idea de por qué Alas Ramus había respondido de la manera en que lo había hecho, pero Maou la cuestiono con una expresión que parecía ser una combinación de convicción y la desesperación.

«Hey, Alas Ramus.»

«¿Qué, papá?»

«¿Qué es esto?»

Maou señaló el globo rojo. Alas Ramus respondió sin dudarlo.

«Ge’ura.»

«¿Y esto?»

Luego señaló el que tiena un color amarillo intenso que parecía una flor kerria 28japonés.

«Tiferez.»

«¿Qué pasa con este amarillo brillante?»

«Malkoo. fwend mah.»

«Y éste blanco.»

«¡Keteeh!»

«¿Q-qué está diciendo…?»

Los ojos de Emi se posaron en la avalancha interminable de palabras que nunca había oído hablar de antes.

«¿Y qué tal esto?»

Preguntaba Maou, mientras tomaba otro globo de color violeta.

«Yesod. esha soy yo.»

«… Veo. Eres tan inteligente, ¡puedes pronunciarlo totalmente bien!»

“Inteigente, ehehee.”

La  góndola  finalmente  termino  su  recorrido.  Emi  miró  instintivamente  hacia  el  sol brillando sobre Tokyo Big Egg Town desde el oeste.

«No sé cómo puede pasar esto, pero… Alas Ramus podría ser una existencia aún más sorprendente que los demonios o ángeles.»

«¿Huh?»

«Gevurah, Tiferet29, Malchut, Keter y Yesod. Son todos nombres de Sefirot, las joyas del Árbol de la Vida que componen el mundo. Alas Ramus podría ser… la encarnación de Yesod.»

Mientras Maou, Ashiya y los otros estaban en las góndolas, Chiho estaba sentada en un banco, silenciosamente ocupando su tiempo con auto-odio.

Ahora que estaba sola y fue capaz de analizar la situación objetivamente, se dio cuenta de que ella no estaba en posición de criticar a Rika por ser entrometida.

Chiho puede haber tenido una buena razón al prestarle a Ashiya su teléfono celular en caso de que algo le pasara a Maou, pero al final, se dio cuenta de que sólo tenía celos de Emi por pretender estar casada con Maou.

«Maou-san dijo que confiaba en mí, pero yo…»

Chiho sentía que había defraudado tanto a Maou como Emi por traicionar su confianza. Mientras lo pensaba más y más, se sentia más avergonzada.

«Maou-san… lo siento mucho…»

Preocupaciones superficiales y los celos habían impulsado Chiho a hacer algo que no debería haber hecho. Se levantó y bajo las escaleras sin esperar a Ashiya o Rika.

No mucho después de que Chiho se fue, Maou, Emi y Alas Ramus salieron de su góndola.

«Uf, seguro que hace calor aquí afuera.»

«Mufuu.»

Maou y Alas Ramus fruncieron el ceño mientras salian una vez más al calor después de ser refrescados en la góndola.

Emi en silencio salió de la góndola después de ellos.

“¡Gracias por suuuuuuubir! ¡Aquiiiiiiiiiiii esta su fotoooooooooooo!”

Se voltearon hacia la fuente de la voz que los llama cuando bajaron, La foto que se había tomado antes de que llegaran a la góndola había sido impresa y puesta en un marco plegable personalizado.

«¡¡Oooh!!»

«… Que cara tan terrible.»

Alas Ramus fue movida al centro por la foto que tenía una foto de ella en él, y sus ojos brillaban como estrellas, mientras Emi frunció el ceño cuando se vio en la imagen con una expresión que parecía que acababa de morder un amargo insecto.

“Viene en conjunto con este marco plegable personalidad, ¡y puedes escribir tu propio mensaje! Son mil yenes. ¡Podemos imprimir más si quieren!»

«¿Huh? ¿No es gratis?»

Maou lo dijo involuntariamente, por lo que le valió un zape dado por Emi.

«Ugggh… mil yenes…»

«Papi, papi, ¡eta! ¡eta!»

Alas Ramus, obviamente, quería una copia de la fotografía. Sin embargo, teniendo en cuenta el precio del papel de la foto, marco, y la tinta, ¿hasta qué punto marcado hace que esto valga mil yenes?

«… Una copia, por favor.»

Sorprendentemente, Emi no tardó en tomar una decisión, pagó los mil yenes, y tomó la foto. Entonces se lo entregó a Alas Ramus.

«¡Waah!»

Alas Ramus abrió el marco plegable, vio la foto con Maou sonriendo extrañamente, Emi mirando con amargura, y ella misma, y dio un grito de alegría.

«H-Hey, ¿estás segura de esto?»

«No seas tan tacaño con mil yenes. Tú realmente no tienes tus prioridades en orden,

¿verdad? ¿No es esto nuestra primera foto?»

“S-si, pero…”

«¡Y déjame ser clara! ¡Cuando Emmy y Al vengan, no te atrevas a mostrarles esto!”

“¡Tengo una reputación que mantener!»

«¿Así que está bien mostrárselas a Ashiya y Suzuno o Chii-chan?»




«¿Cuál es el punto de ocultárselos a ellos ahora? Pero mantéenlo en secreto de Lucifer.»

«¿Cómo se supone que voy a hacer eso…?»

Maou sonrió forzosamente a las demandas absurdas de Emi, luego se inclinó a Alas Ramus y dijo:

«Vamos, Alas Ramus. Di gracias a mamá.”

«¡¡Mami Gasias!!»

Emi se puso de color rojo brillante por lo que Alas Ramus acaba de decir en voz alta y que se podría escuchar por todos los que estaban cerca de la entrada a las góndolas.

«So-soy tu madre, ¡así que por supuesto lo hago por ti! ¡Tuve que hacerlo porque tu padre no sabe hacer nada mejor!»

Ella soltó excusas que no tenían sentido, pero era obvio que Emi simplemente queria hacer algo por Alas Ramus, y no tenía nada que ver con Maou.

«¡Va-vamos!»

Emi escondió su rostro y rápidamente bajó las escaleras. Maou y Alas Ramus la siguieron.

En ese preciso momento.

“Espera un segundo, Emi tengo una llamada.»

«¿Huh? … Oh, yo también. Alas Ramus, espera aquí.»

A Maou y a Emi le llamaron al mismo tiempo eran Urushihara y Suzuno,respectivamente.

«¿¡Los perdimos!?»

Ashiya entro en pánico mientras miraba alrededor de la entrada a las góndolas y vio que no había nadie alrededor. Dado que sólo habían subido dos góndolas atrás, los demás no deberían haber estado más de unos pocos minutos por delante de ellos.

Corrieron escaleras abajo al piso comercial y miraron hacia abajo desde allí, pero no pudieron encontrar a Maou o a Emi.

«Yo-yo me pregunto dónde fue Chiho-chan, también…»

Ella acababa de salir de la góndola con aire acondicionado, pero la cara de Rika estaba caliente.

«Tal vez Chiho-chan los está siguiendo… ¿Qu-que debemos hacer, Ashiya-san?»

Esto  no  era  nada  bueno  en  absoluto.  Si  ellos  no  encontraban  a  Chiho  o  a  Emi  de inmediato, ella se vería obligada a estar a solas con Ashiya.

«… aunque quería hacer algo… no tengo ninguna manera de contactarlos…»

«¿Huh?»

«Yo no tengo un teléfono celular.»

«¿Qué? ¿¡En serio!?»

Después  de  haber  sido  finalmente  liberados  de  la  góndola,  Rika  fue  finalmente regresando a la misma de siempre.

«Yo estaba pensando en pedírselo prestado a Sasaki-san si fuera necesario… pero si este es el caso…»

Era  casi  de  noche,  pero  aún  había  una  gran  multitud  de  gente  alrededor  de  ellos.

Encontrar Maou y Emi sería como encontrar una aguja en un pajar.

«…Bueno, esto podría causar problemas, pero…»

Rika sacó su propio teléfono, y llamó al número de Emi.

«Oh, ¿hola? ¿Hey Emiii?»




Ashiya casi gritó por la acción imprudente de Rika al llamar Emi tan de repente, pero esta se llevó un dedo a la boca para decirle a Ashiya que estubiera tranquilo. Él obedeció, ya que no tenía otra opción.

«¿Hm? Oh, no muuucho, pero me preguntaba si tu cita con Maou-san va biiiien… hahaha, lo siento, lo siento. Es por la niña, Bieen. ¿Llamo en un mal momento? ¿Están comiendo en este mo… eh?»

Rika pretendia burlarse de Emi con el fin de averiguar dónde estaba, pero ella recibió una respuesta inesperada.

“¿Están camino a casa?”

“¿Qué?”

Ashiya también se sorprendió. Rika hizo todo lo posible para no dejar que se mostrara su sorpresa en su voz.

«Oooh, lo entiendo, la niña se canso, eh. Sí, sí. Bueno. Bueno, si se había  divertido, entonces eso es genial. Oh, te diriges a la estación de tren. Está bien, lo entiendo. Lo siento, te llamé, de repente, llegar a casa con cuidado, ¿okay? seee, está bien… así que eso es lo que paso.»

Rika colgó y dijo a Ashiya.

«Así que se fueron a casa… (Suspiro)… Ya veo.»

«Entonces no hay razón para estar aquí, ¿verdad? Quizás Sasaki-san se fue a casa también.»




«No sé si lo hizo, pero realmente me siento mal por eso… La próxima vez que la veas, ¿te puedes disculpar con de mí parte?»

«Claro. Yo debería irme también. Gracias por todo el día de hoy.»

«Oh, eh, ¡espera!»

Ashiya estaba a punto de empezar a correr para alcanzar a Maou y los demás, pero Rika lo detuvo sin pensar.

«¿Sí?»

A pesar de que lo había detenido, Rika no había pensado en lo que en realidad la iba a decir, y no podía formar ninguna palabra durante un tiempo.

«Um, uh, ¡Esta bien! Um, ¡toma!»

Rika tomó un bloc de notas de su bolso. Arrancó una página, rápidamente escribió algo en él, y se lo entregó a Ashiya.

«¿Esto es… un número?»

«E… es mi…»

«¿Tu número?»

Preguntó Ashiya, examinando con cuidado el papel que se le había entregado.

«Es para um, si pasa algo, puedas llamarme tal vez, y yo podría ayudarte.»




Incluso Rika no sabía a qué se refería cuando dijo que «si pasa algo», pero tenía que romper el silencio de alguna manera por que atmósfera incómoda era insoportable.

«Ya veo… por supuesto. Tal vez yo pueda pedirte ayuda alguna vez más.»

«… ¿Huh?»

Ashiya estuvo de acuerdo con algo que ella había dicho entrando en pánico.

«Como he dicho antes, yo no tengo un celular, por lo que si algo llegara a surgir, yo te llamado del teléfono de…”

Ashiya se detuvo a media frase, y parecía como si hubiera recordado algo, luego sacudió la cabeza. Normalmente, todo contacto con el exterior del castillo del Rey Demonio se hizo a través del teléfono de Maou, pero Ashiya no pensó que sería una buena idea para compartir el número de su amo con otra persona.

«No… Yo aprendí lo valioso que es en actualidad. Incluso si esto reduce nuestro presupuesto un poco, voy a obtener un teléfono celular también. ¿Me podrías prestar tu ayuda en la compra de uno?»

El rostro de Rika al instante se puso rojo brillante.

«Suzuki-san,  tu  eres  empleada  de  una  empresa  que  fabrica  los  teléfonos  móviles, ¿correcto? No sé si en este momento voy a terminar comprando un dispositivo de la compañía para la que trabaja, pero si no te incomoda, su asistencia para ayudarme a hacer mi elección sería muy apreciada.»

Cuando Rika volvió en sí de nuevo, ella hizo un gesto exagerado, como si fuera a caerse.

«Gracias. Luego me pondré en contacto contigo en un futuro próximo. Es muy probable que sea desde un teléfono público.»

«Claro…»

«Bueno, entonces, si me disculpa.»




Ashiya dio gracias, y, finalmente, comenzó a correr hacia la estación Kourakuen.

«No puede ser… ¿qué… qué acabo de hacer?»

Mientras tanto, Rika no podía moverse de donde estaba, incluso después de  que Ashiya había desaparecido.

«¿Qué hago… qué hago… qué debo hacer?»

Con el tiempo, ella comenzó a caminar temblorosamente hacia la estación de Suidoubashi en la dirección opuesta a Ashiya.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios