Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 3

Capítulo 3: El Rey Demonio y El Héroe Escuchan Un Consejo y Van a Un Parque De Diversiones.

Parte 4

 

 

Cuatro días pacíficos habían pasado desde entonces. Todos en el grupo se prepararon para que pasará algo relacionado con Alas Ramus, pero, sorprendentemente, no había pasado nada.

Emi, a la única persona que había filtrado conocimiento sobre Alas Ramus a un «foráneo», no fue contactada con cualquier nueva información tampoco.

Los únicos cambios posiblemente dignos de ser menciónados fueron que, finalmente, tal vez, respondiendo por ser comparado con Alas Ramus, Urushihara había comenzado a poner sus platos en el fregadero y salpicarles un poco de agua, y que cada residente del castillo del Rey Demonio se convirtió en experto para cambiar el pañal de Alas Ramus.

Tal vez la mentalidad de que si nada pasó hoy, no pasaría nada mañana tampoco, era prueba de que este momento se volvía relajado y de paz, pero los días de cuidado de la niña y el trabajo no esperaban a nadie.

Sin embargo, si se utiliza para la paz o no, conocer los trucos para hacer que tanto el cuidado de Alas y el trabajo al mismo tiempo, es esencial para prevenir la eventual muerte por agotamiento. Suzuno era la única que no tenía que preocuparse por este problema, pero incluso ella tenía sus límites.

Al final, cuatro días sin «nada» habían pasado, y el domingo por la mañana había llegado. Maou y Ashiya fueron obligados a despertarse a las siete de la mañana gracias a Alas

Ramus. Ella se había acordado que el domingo era «un día con mamá.»




Ellos se reunían con Emi, que había aceptado a regañadientes, a la 1 pm de la tarde, en la estación del metro de Tokio “Kourakuen”.

Emi no podía salir de su turno matutino sin importar lo mucho que lo intentara.

La carga de trabajo Maou desde el día en que había decidido ir a “Tokyo Big Egg Town” hasta el día del viaje lo había empujado a sus límites.

Según Chiho y los otros que trabajaron los mismos turnos que él, al trabajar furiosamente parecía al demonio de seis armado y ocho caras, Asura22.

Incluso los jefes de turno temporales tenían una escala salarial, y Maou trabajó tan duro como pudo para aumentar su salario al menos un yen.

La desventaja era que no podía pasar tanto tiempo con Alas Ramus, pero Suzuno y Ashiya se turnaron para tomar paseos con ella y llevarla al MgRonald, por lo que su estado de ánimo estaba en su punto más alto.

Sin embargo, Emi no había aparecido por un tiempo y su único contacto con Alas Ramus fue a través del teléfono de Suzuno.

Alas Ramus estaba satisfecha con sólo hablar con Emi, ya que ella sabía que era ella por su voz. Tal vez ella no era cínica con Emi por teléfono porque ella era todavía una niña.

Ahora eran las nueve de la mañana después del desayuno.

“Papiii, ¿poemos irnos? ¿Poemos irnos ya?”

Alas Ramus no podía esperar más, y tiraba de las mangas de Maou una y otra vez. Después de decirle que esperara cada vez que lo hacía, Maou recordó algo y puso las manos en sus rodillas.




«Oh, es cierto. He estado trabajando tanto que me olvidé de todo. Ashiya, voy a salir por un segundo.»

“¿A dónde va a ir, mi señor?”

«Con Hirose-san. Tengo que hablar con él sobre mi bicicleta.”

Dullahan II, la bicicleta que Suzuno le había comprado, era nueva y ni siquiera la había una semana. Porque él tenía que ir hablar sobre eso no estaba claro aún.

“Por esta pequeña niña.”

“¿Ou?”

Alas Ramus inclinó la cabeza mientras sintió una palmadita en la cabeza de repente.

Con el beneficio adicional de hacer Alas Ramus feliz, mientras seguía con ganas de salir, Maou le tomó la mano y se dirigió hacia Sasazuka por la mañana.




La tienda de bicicletas del distrito comercial Bosatsu-Dori, Hirose Cycle Shop, estaba a punto de subir sus persianas.

“¡Hirose-san!”

«¿Hm…? Oh, Maou-chan, Buenas. ¿Qué ne…?»

Abriendo sus ojos soñolientos de Hirose como si le hubieran lanzado un cubo de agua a la cara al ver a Maou jalando algo a su lado.

«Hirose-san, cuando compré mi bicicleta dijo que se podía ponerle un portaequipaje y cosas en ella, ¿verdad?»

“S-si… ¿pero tú, tú…?”

“¡Genial!”




Maou recogió Alas Ramus, como si disfrutara de la reacción pasmada de Hirose.

«¿Tiene un asiento para niños donde ella sea capaz de sentarse?»

Maou se lo pidió seriamente al atónito Hirose. A continuación, procedió a tomar casi una hora para mirar diferentes tipos de asientos antes de volver a casa.

“Bueno, me imaginé que iba a reaccionar de esa manera, así que estaba preparado para ello.»

En el patio de los apartamentos donde el sol aún no había salido, Maou puso el asiento para niños que le había costado ¥ 5000 al frente de Dullahan II.

«No debió haber hecho eso, mi señor. ¿Y si por esto comienza algún rumor?»

No te preocupes, le dije que estoy cuidando a la hija de un pariente.»  Ashiya frunció el ceño, pero Maou no le prestó atención.

«… Mi señor, ¿puedo hacerte una pregunta?»

“¿Qué?”

«Debería haber preguntado antes, pero ¿Por qué decidió cuidar a Alas Ramus, mi señor?»

«¿No te agrada?»

«No, eso no fue por eso le pregunté, pero me pareció que no habría sido un problema si Crestia la cuidara en su lugar…»

«Bueno, creo que al final, eres tú, Suzuno y Chii-chan los que cuidan de ella. Lo siento.»

“Po-Por favor, eso no es…”

«Sólo pensé que si algún problema ocurriera, debería asumir la responsabilidad por ello. Eso es todo. Sin embargo, no tengo ninguna prueba de que nada va a pasar o cualquier pista de que podría pasar.»

Maou empezó a recoger las sobras de envoltura de vinilo y la llave hexagonal que venía con el asiento.

«Hay algo por lo que tengo curiosidad de saber», dijo Maou mientras golpeaba su frente y volvió a entrar en el apartamento, dejando a un Ashiya insatisfecho afuera.

«Mi señor… por favor, por favor, ¡tenga cuidado! ¡Ella es el héroe! ¡No sabemos lo que pueda hacer!»

Mientras Maou salía, Ashiya le rogaba desesperadamente. Uno podría pensar que debería ser al revés.

«Bueno, si pasa algo, voy a correr llorando con los oficiales de seguridad, así que no te preocupes. No importa lo que pase, por lo menos, yo te protegeré Alas Ramus.»

Maou dejó el castillo del Rey Demonio, sin hacer que Ashiya se sintiera mejor en lo más mínimo.

Si hubiera sido por Maou, como lo había sido siempre, sin duda habría preferido que caminar hasta la estación de Shinjuku, que era una estación más lejos que Sasazuka, luego, bajar en la estación de JR de Suidoubashi, que es la estación del tren junto al “Tokyo Big egg Town”, y ahorrar ¥120 en la tarifa del tren. Sin embargo, Maou tenía una pequeña con él esta vez. Era más seguro llegar por el tren de la Línea Keioushin en la estación Sasazuka, luego trasbordar de la línea operada por el gobierno metropolitano de Shinjuku a la línea de Nanboku en la estación de Ichigaya, y finalmente bajar en otra estación cerca del parque, la estación de metro de Tokio Kourakuen.

Salieron temprano para que no se les regañara por llegar tarde, pero el sol ya estaba alto en el cielo y que no mostraba misericordia iluminando toda la ciudad.

Dentro de la bolsa de asas que Maou generalmente lleva al trabajo había una taza, toallitas húmedas, pañales extra, e incluso un suero para rehidratación oral. Toda esta preparación habría sido en vano si él hubiera hecho la tonta elección de ahorrar dinero de no tomar el tren hasta el final y hubiera causado que ella se insole.

Alas Ramus estaba feliz y emocionada desde el momento en que saltó en su primer viaje en tren, pero por otro lado mostró un poco de miedo cuando el tren pasó bajo tierra a través de un túnel.

Después de que una pareja de ancianos que subió al tren  en la línea Keioushin en estación de Shinjuku mencionara  cuan adorable era Alas Ramus, trasbordaron a la Línea Nanboku en la estación de Ichigaya, que a su vez estaba directamente conectada con la línea de Shinjuku administrada por el gobierno metropolitano, lo que Maou nunca había hecho antes. Luego llegaron a la estación de Kourakuen, y uso la larga escalera mecánica que estaba al nivel del suelo.

Cuando Maou estaba a mitad de camino por la escalera mecánica, una figura oscura los miró con preocupación.

«… Nadie sospechoso… Yo, Ashiya, ¡protegeré su espalda como su sombra, mi señor!»

Era Ashiya. Nadie más que Ashiya podría ser tan inepto siguiendo a alguien. Llevaba un par de gafas de sol baratas, como si fueran un disfraz, y se asomaba desde las sombras con la espalda apoyada en una columna, llamando la atención de todos a su alrededor. Además, él ya estaba fallando en su misión, centrándose únicamente en Maou y no su entorno.

«Tú eres el que está actuando más sospechoso, Ashiya-san.» Ashiya congeló en el lugar cuando escuchó una voz detrás de él.

«Por favor, quítate los lentes de sol de las tiendas de cien yenes… Ellos no te van en absoluto, y sobresalen como un pulgar adolorido.»

“¡Wa-wa-wa-wa-wah! ¡Sa-Sasaki-san!”

¿Es realmente aceptable para un archidemonio a ser emboscado por una chica de secundaria con tanta facilidad?

«Yo estaba en el mismo tren. Me enteré de esto por un e-mail de Suzuno-san… pero de todos modos, ¿No quieres ser el que está en problemas en lugar de Maou-san, si algo llegara a suceder?»

“¿A qué te refieres?”

«Ashiya-san, tú no tienes un teléfono celular, ¿verdad? ¿Cómo vas a contactar a alguien si pasa algo?»

«Uh, i-iba a buscar un teléfono público…»

«… Eso es lo que yo pensaba… Puesto que no tienes una manera rápida de ponerte en contacto con él, Maou-san no debería saber que lo estás siguiendo.»

«Um, bueno, sí, porque si Emilia me encuentra, causaría más que problemas…»

Mientras que su predicción siguiera sin fundamentos, ella no podía entender por qué estaba tan poco preparado para seguirlos.

«Si surge algo, puedes utilizar mi teléfono. ¡Vamos! ¡Estamos perdiéndolos!»

Alentados por palabras firmes de Chiho, Ashiya la siguió rápidamente, pero no pudo dejar de preguntarle algo.

«Pero um… Sasaki-san, ¿por qué estás…?»

Al ver la expresión desagradable de Chiho mientras ella se daba la vuelta, Ashiya lamentó su irreflexión inmediatamente.

«Entiendo por qué esto se tenía que hacer, ¡pero aun así estoy preocupada por eso!»

«… Mis disculpas.»

Chiho y Ashiya subían las escaleras mecánicas con el fin de no perder de vista Maou.

Habían quedado con Emi en la puerta de entrada cerca de la Línea Marunouchi de la estación Kourakuen.

Maou miró el mapa la estación por un breve instante, y luego empezó a dirigirse hacia las escaleras con Alas Ramus en sus brazos. La puerta de entrada de la plataforma de la Línea de Nanboku Kourakuen estaba dentro de la estación muy adentrada, y si bien uno podría haber pensado Alas Ramus se cansaría de caminar, ella estaba en realidad por delante de Maou, moviendo sus piernas cortas y brazos sin perder la respiración en absoluto.

Chiho no pudo evitar sonreír ante un espectáculo tan adorable, pero luego.

“¡…!”

«¿Q-qué pasa, Sasaki-san?»

Cuando llegaron al nivel del suelo, Chiho tragó saliva con fuerza.

Ella había visto a una mujer joven de pie en frente de la puerta de entrada, con impaciencia mirándola fina, reloj apretado.

La mujer que llevaba un sombrero con una amplia y suave visera y unos gruesos tacones diseñador, y tenía el pelo recogido, cuando por lo general sólo suele dejarlo suelto, no era otra más que Emi.

Maou y Ashiya aún no habían reconocido Emi, muy probablemente porque se veía tan diferente a la misma de siempre.

«Yusa-san… se ve sorprendente.»

Incluso había puesto un collar grande como para adornar su cuello, que fue completamente expuesto, ahora que su cabello estaba atado. Su traje era tan perfecto  y parecía una dama madura, incluso el aliento de Chiho fue robado.

«¿Hm…? ¿Ella es realmente Emilia? Humph. Ese traje no podía ser más inadecuado para una batalla. ¿Ha olvidado su identidad como un héroe?»

Ashiya hizo el comentario que se perdió por completo el punto, después empezó a seguir la línea de visión de Chiho y finalmente reconociendo Emi.




«Ashiya-san, ¿Qué es lo que Maou-san llevaba hoy…?»

«Lo habitual. No hay absolutamente ninguna razón para vestirse bien para Emilia, y no tenemos el dinero para comprar ropa de verano de todos modos, ya que nuestro presupuesto se ha encendido desde que se nos unió Urushihara.»




Dentro de Chiho, sus celosos de no querer ver Maou bien vestido con Emi de la forma en que estaba vestida ahora, chocó con sus simples preocupaciones de lo terrible que es el conocimiento de la moda de Maou, yendo vestido de pies a cabeza en desgastado Unishiro, mientras Emi fue tan bien vestida.

Alas Ramus parecía haber encontrado Emi antes que Maou y comenzar a tirar de él hacia ella. Mirando la espalda de Maou no le dijo a los demás nada sobre cómo reaccionó.

Como era de esperar, Emi sonrió cuando encontró Alas Ramus, pero después de ver lo que llevaba Maou, su rostro se volvió serio de nuevo.

Chiho y Ashiya observaban toda la escena se despliega desde detrás de las sombras de un pilar, pero luego.

“Fu-fu-fu-fu, ¿qué es lo que ustedes dos piensan? La Coordinación del traje de Emi hoy es realmente lindo, ¿no creen?.»

De repente alguien agarro sus hombros. Ellos se congelaron en su lugar y se dieron la vuelta lentamente.

«Ah… eres amiga de Yusa-san.»

«¿¡Su-Suzuki-san!?»

Rika Suzuki estaba detrás de Chiho y Ashiya con un firme agarre sobre sus hombros. Las mujeres de este mundo eran de alguna manera muy hábiles para acercarse sigilosamente a los demonios.

“¿Qué haces aquí?”

Chiho miró a Rika, luego hacia abajo del camino hacia Emi.

«No, no, eso es mi línea. Me preguntaba lo que ustedes dos hacían hasta aquí así de juntos, y de seguro, Emi y Maou-san están de pie en la dirección que ustedes están mirando.”

Ashiya de repente se dio cuenta de algo.

Ellos se reunían hasta en esta hora porque Emi tenía el turno matutino. No debería haber tenido tiempo suficiente después del trabajo para que ella vuelva a la ciudad de Eifuku, por lo que debe haber ido a trabajar a su empresa en ese traje.

«Sii, ¡estaba tan sorprendida! Nunca he visto a Emi vestida así antes. Es probable que no puedan opinar, pero definitivamente ha pasado por el salón de belleza ayer.» Dijo Rika mientras ponía la mano en la barbilla  con un tono que sonaba  como si estuviera intencionadamente buscando una reacción de Chiho.




“¿¡En serio!?”

«¿Hmm? ¿Te molesta?»

«L-lo estoy, eh, no, no puedo decir que no me molesta, pero…»

El rostro de Chiho puso color de remolacha roja, que se hizo aún peor por el calor. Al ver que su reacción era mucho más fácil de leer de lo que había esperado, la primera en notarlo en realidad fue Rika.

«Jeje, lo siento, lo siento. Tal vez me burlé demasiado. Chiho-chan, no tienes nada de qué preocuparse. Esa es Emi siendo terca.»

“¿…Huh?”

«Emi y Maou-san no se llevan nada bien, ¿verdad? Ella está haciendo eso porque ella no quiere ser tomada a la ligera. Pero…»

Moviendo la cara ligeramente para mirar Maou.

«Si te esfuerzas de más, sólo se pondrá contra ti. Por eso Esta ronda va a Maou-san, porque él está completamente a gusto.»

En ese momento, Emi, Maou y Alas Ramus comenzaron a caminar hacia el “Tokyo Big Egg”.

Cuando Chiho volvió a mirar, Alas Ramus estaba caminando de la mano con su «mamá» y «papá», y no pudo detener a su corazón que palpitaba muy fuerte.

“Bueno entonces.”

Rika sonrió.

“Ustedes dos, ¿Qué es lo que deberíamos hacer?”

“Tokyo Big Egg Town” está rodeando el “Tokyo Big Egg”, que era el estadio del equipo de béisbol profesional de la SE-League, los Titanes.

Era el único parque de diversiones a gran escala en la ciudad, y tenía atracciones por todo el camino desde el centro comercial junto a la estación Kourakuen, a la Laguna, en la zona que rodea el Big Egg Hotel.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios