Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 3

Capítulo 1: El Rey Demonio Y El Héroe Sin Quererlo Se Convierten En Padres

Parte 4

 

 

«Vi el humo de camino aquí, y pensé que algo estaba ardiendo.»

«Uuuh…»




«Um…»

«Emilia, ¿realmente no tienes conocimiento de lo que es esto?» Esta vez, Maou, Chiho y Suzuno se miraron sin querer.

«Vamos… no puede ser así. Es por eso que la gente dice cosas como ‘los jóvenes en estos días’,

¿sabes?»

«… Lo siento, Yusa-san… no hay nada que pueda decirle a él.»




«Muy bien. Te voy a dar instrucciones sobre esto después.»

«¿Qué?… ¿Quééé?»

Emi fue tomada completamente por sorpresa por el repentino cambio de posición y no podía entender que minas terrestres que podría haber pisado, ya que no sólo Maou, sino que incluso Chiho y Suzuno reaccionaron de una manera impredecible.

«Independientemente, Emilia, recibiré esto con gratitud. Si eres tan amable de esperar por mí, voy a estar lista en un momento.»

Suzuno tomó la bolsa de papel, agradeciendo a Emi, y comenzó a subir las escaleras.




Emi miró a Suzuno y al Ogara casi quemado, aún sin entender lo que había hecho mal… Chiho hizo una sonrisa ambigua para romper la atmósfera incómoda, y la última astilla del Ogara finalmente fue quemada, causando la estela de humo que tenía aumentando desapareciera.

Fue en ese preciso momento. «¿Qué?»

«¿Eh?»

«¿¡Qué!?»

«¡Kyah!»

«¡Wh-wh-Whoa!»

Maou, Chiho, Suzuno, Emi, e incluso Urushihara, quien estaba sacando la cabeza por la puerta, dejaron escapar gritos de sorpresa ante la luz.

La luz no era como el sol de justicia que caía del cielo como una espada aguda, sino una explosión de luz con masa real que apareció de la nada en la parte superior del Ogara quemado.




«¡Mierda!»

El que se movió rápidamente fue Maou.

«¡Hyah!»

Maou gritó cuando él firmemente se aferró a Chiho, que era la que estaba más cerca al horoku, y huyó de la fuente de luz mientras la llevaba al árbol en el patio trasero.

Maou gimió ante el torrente de luz cegadora, y luego gritó:

«¡Agárrense de algo! ¡Es un portal!»

«!!!»

«¿¡Qué dijiste!?»

Emi y Suzuno reaccionaron rápidamente, dejando caer todo lo que tenían, y se aferraron a la barandilla de la escalera con las dos manos.




La bolsa de papel pesada cayó de las escaleras cuando Suzuno la dejó caer de sus manos, y se estrelló e hizo un sonido pesado.

Como  un  portal  a  un  mundo  alternativo,  los  portales  y sus propiedades  dependen  de  la naturaleza del poder del usuario y su propósito para crearlo.

Sin embargo, un rasgo que todos los portales compartían era que si la capacidad del portal lo permitía, cualquiera que sea tocado sería aspirado por este.

Y en esta situación inesperada, la persona que estaba en el mayor peligro era Chiho, que no tenía poderes demoníacos o sagrados sobrenaturales.

«Hey, ¿cuál es, de entrada o de salida?»

Maou gritó, con sus manos llenas tratando de cubrir Chiho. «¡Algo está entrando a través de ella!»

Suzuno gritó, pero no podía ver exactamente lo que venía.

Un portal hacia el exterior. En otras palabras, alguien venía a Japón desde algún lugar a través del portal.

Al darse cuenta de que el portal no iba a succionar lo que estaba a su alrededor, Maou soltó a Chiho y se paró frente a ella, entrecerrando los ojos por la luz cegadora.

«… ¿Qué es eso?»

Vio una sombra grande y redonda en el centro de la luz. «¡No-no se ve como si fuera un ser humano o un demonio!» Emi también fue capaz de ver la sombra redonda.

Tan pronto como la sombra apareció, la luz de repente empezó a desvanecerse rápidamente.

Para ser más precisos, todavía era extremadamente brillante por el sol del verano. El torrente de luz de la puerta cesó, y los detalles de la sombra redonda ahora se podían ver.

«Es una fruta… pero lo más importante…»

«Es enorme…»

Suzuno  y  Emi,  que  estaban  más  cerca  de  la  puerta  que  Maou,  avanzaron  hasta  la  luz lentamente.

Y como si un grifo de agua se cerrara, el resto de la luz de la puerta desapareció en un instante.

En ese momento, su entorno volvió a sus colores normales, y el sol del verano volvió al patio trasero de Villa Rosa Sasazuka.

Maou  y  los  demás  observaban  como  el  objeto  que  había  aparecido  por  ninguna  razón aparente cayó con un ruido sordo en las cenizas del Ogara.

«¡Hey, hey, hey, hey!»

«¡Oh no, oh no, oh no, oh no!»

«¡Nooo!… »

Más que el misterio del objeto, era el hecho de que había caído sobre las cenizas lo que estimuló a los tres ciudadanos de clase media baja.

Maou las recogió, Emi la apartó con sus pies, y Suzuno rápidamente sacó su pañuelo y se limpió la parte que se había ensuciado por las cenizas…

Por suerte, el Ogara había sido completamente quemado, y no había rastro de que la fruta fuera dañada por las altas temperaturas.

Y cuando los tres dejaron escapar un suspiro,

«¡Mis ojos! ¡Mis ojooos!»

Urushihara parecía haber recibido una gran cantidad de la luz en sus ojos. Maou, Emi y Suzuno regresaron a la realidad cuando el sonido del llanto de Urushihara entrando en sus oídos.

Los tres se miraron instintivamente, y luego miraron al objeto que Maou sostenía y Suzuno estaba secando.

«¿¡Qué estás balbuceando, Urushihara!?»

«¡Mis ojooos! ¡Gah! »

«Hey, deja de holgazanear por allí. Alguien va a patearte y tropezar contigo.»

«¡N-no digas eso después de patearme!»

«¡Es tu culpa por asomarte por la puerta!… Mi señor, ¿qué está pasando? ¿Qué es esa fruta grande?»

Sin embargo, los tres que estaban en el patio trasero no podían analizar la situación con calma hasta que Ashiya les pidió despistadamente desde arriba.

La fruta era tan gigantesca que Maou, un hombre de tamaño promedio, tuvo que utilizar sus dos brazos para sostenerla, como si estuviera abrazándola.

Era una fruta con forma de manzana dorada y pesada.

Si ellos declararan en una aplicación para el Libro de los Récords Guinness, probablemente habrían destrozado todos los registros anteriores de inmediato, pero ni siquiera pensarían en comerla.

«¿Es… es… en realidad una manzana?»

«Sin embargo, también podría ser una pera…»

«… Tampoco hay manzana así de enorme en el mundo de los demonios. No me digas que este es un demonio en forma de manzana.»

Hay demonios que se camuflan como plantas en el mundo de los demonios. Sin embargo, eran por lo general en forma humana y cambiaban su apariencia a algo en la línea de los árboles, y los demonios que cambian de forma a manzanas redondas y gigantescas eran desconocidos.

«Si sólo tuviera una dirección de retorno como Sasuke Express7…» Maou se quejó, sin tener idea de qué hacer con la fruta.

Una puerta no se podría abrir por su propia cuenta, por lo que tenía que haber un usuario que la abrió.

No había manera de saber quién estaba detrás de esto ahora, pero la situación podría cambiar drásticamente dependiendo de si fue enviado aquí específicamente o por accidente.

«Dame un respiro».

La primera en cambiar su pensamiento fue Emi.

«¿Cuántas veces se estos ‘incidentes’ van a ocurrir en el área general del héroe y del rey demonio? ¡¡Toda esa cosa con Sariel fue sólo hace poco más de una semana!! ¡En serio, nada bueno viene de estar cerca de ti! »

«¡Podría decir exactamente lo mismo para ti!»

Maou no podía permanecer en silencio mientras era convertido en algún tipo de elemento perturbador.

«¡Habla por ti misma! ¡La fuente de todo nuestro reciente caos son ustedes los humanos!»

«Ugh…»

«Bueno, eh, lamentamos profundamente eso.»

Emi no podía encontrar palabras para formar un argumento en contra, y Suzuno murmuró disculpas, evitando el contacto visual.

«¡Y no importa cómo lo mire, no hay forma de que un demonio pueda abrir una puerta que desprenda esa cantidad de luz! ¡Estoy seguro de que era alguien del cielo! ¡Aquí, toma! ¡Enfríala en la nevera y cómetela o algo! »

Maou añadió y empujó la manzana a Emi, que dio un paso hacia atrás, sorprendida.

«¡De ninguna manera! ¡Estamos a punto de ir a la ciudad para ir de compras! ¿¡Cómo se supone que vamos a llevar a algo tan grande con nosotras!?»

«¡Al igual que me importa un bledo tu conveniencia! ¡Tú eres la que siempre nos acecha cuando quieres! ¡Héroe acosadora!»

«¿¡A quién-quién llamas una acosadora!? ¿¡Quién iba a pasar tanto tiempo en ti si no fueras el rey demonio!? ¡Rey demonio mendigo!»

«¡Ca-callate! ¡Vestir todo agradable con este calor sofocante! ¡Héroe señora de oficina!»

«¡Humph! Por lo menos no estoy usando la misma y desgastada camiseta blanca barata todos los días, ¡Rey demonio de la camiseta!»

Los intercambios verbales estaban en subida, y en algún lugar en la misma, se hizo claro que si trataban de insultar al otro o simplemente decían tonterías sobre el estilo de vida de cada uno. En el medio de todo esto, Maou finalmente pronunció las palabras irrevocables;




«¡Pobre, los brazieres deportivo baratos son lo suficientemente buenos para ti, héroe tabla de planchar!»

De pronto, los ojos de Emi, que se habían cansado de las disputas y del calor del verano, se iluminaron y mostraron una recién descubierta, voluntad maliciosa de luchar.

«¡Eso es todo! ¡Te voy a cortar aquí, ahora mismo!»

«¡Eh es-es-espera, Emi! ¡Alguien va a vernos! ¡Hey, no la espada sagrada! ¡Podemos hablar de esto!»

«¡¡No voy a escuchar ninguna de tus excusas!! ¡¡Mi poder existe para vencer al mal!! »

El poder sagrado se manifestó como un aura dorada saliendo de su mano derecha, y su espada sagrada, más bien la mitad, se materializó.

También conocida como la evolución de plata celestial y salvaguardada por la Iglesia del Divino Credo desde la antigüedad, la espada santa asesina demonios que descansaba dentro del cuerpo del héroe, y sólo ella podía servirse de ella.

«¡Wh-wh-wh-whoa! ¿¡Vas en serio, Emi!?»

«¡Señor!»

Desde que Emi sacó su espada sagrada, Ashiya ya no podía sólo sentarse y ver sus peleas como de costumbre y trató de correr por las escaleras, y-

«¿¡Zwhaaaaaa!?»

Ya que había salido afuera con pantuflas, perdió completamente el equilibrio y cayó todo el camino por las escaleras, dejando escapar un grito increíble.

«Wow, eres tan torpe, Ashiya.»

Mientras tanto, los ojos de Urushihara se habían recuperado de ser cegados por la luz, y él estaba tumbado en la puerta, observando todo. Y luego,

«¿Eh? ¿Dónde está Chiho Sasaki?»

Se dio cuenta de que Chiho no estaba participando en el alboroto y comenzó a mirar a su alrededor.

Muy pronto, encontró a Chiho aturdida debajo del árbol lleno de cigarras, e inclinó la cabeza en confusión.

«Muy bien. Tienes mi permiso. Córtalo.»

Por razones desconocidas, Suzuno también miró a Maou con un rostro lleno de furia.

«¡Hey, no digas algo inquietante con tanta indiferencia! ¡Ayúdame aquí! ¡Espera, estas del lado de Emi! ¡Maldita sea!»

«¡Rey Demonio! ¡Prepárate!»

No  podía  creer  que  su  ambición  de  conquistar  el  mundo  terminaría  debido  a  un  sostén deportivo barato.

Lo que corrió a través de la mente de Maou no era una repetición de toda su elevación, sino más bien un lamento ridículo, casi cómico.

Sin la posibilidad de esquivar el ataque veloz de Emi y sin tener otra opción, Maou se protegió de la espada sagrada que llegaba a él desde arriba con la manzana, aunque sabía que era inútil.

«¿Qué?»

Sin embargo, la hoja de la espada sagrada que dividió a los cielos y arrasó la tierra nunca dividió el cuerpo de Maou por la mitad, no importa cuánto tiempo esperó.

Con miedo, Maou levantó lentamente la cabeza, y…




«…»

Vio a Emi, mirando con los ojos muy abiertos entre la manzana, la espada sagrada y Maou.

Maou no tenía idea de lo que estaba pasando, y no podía moverse independientemente. En lugar de eso.

«Mi… Mi Señor… ugh…»

Después de finalmente se recuperara de su caída libre, Ashiya vio lo que había sucedido.

Su señor, utilizando la manzana para protegerse a sí mismo. Crestia Bell, con las manos en la cara, sorprendida por algo. Emilia, que había golpeado con su espada sagrada. Y…

«… ¿Una mano?»

Lo que Ashiya vio fue una mano que salía de la manzana.

Pies de un bebé humano y una mano habían brotado de la gran manzana ronda.

«Que-»

«Que-»




«¿¡Qué diablos es eso!?»

Ashiya y Suzuno espetaron, y Emi gritó.

Si hubiera sido sólo un brazo lo que había surgido de la manzana, entonces podría haber sido una sorpresa, pero sólo habría significado que era un demonio con forma de planta.

Sin embargo, el problema era que este bebé había detenido la espada sagrada asesina de Emi. No había manera de que Emi se contuviera o que vacilara al momento de atacar.

Ella había tenido toda la intención de dividir a Maou de pies a cabeza junto con la manzana como escudo. Ya que había actuado por pura rabia, no podía estar segura de que si eso hubiera sucedido en realidad, pero la fuerza de la espada debió por lo menos ser capaz de cortar a la manzana en dos.




Emi se apartó rápidamente de la sorpresa, y Suzuno tomó su horquilla del pelo al mismo tiempo.

«¡Materialización de Arte Guerra: Hierro de Luz!»

A  la  orden  de  Suzuno,  la  horquilla  de  cristal  tomó  forma  de  cruz  y  se  convirtió  en  un gigantesco martillo sagrado.

Tanto Suzuno y Emi se prepararon contra el enemigo desconocido.

Ashiya también, finalmente, se puso de pie y comenzó a pensar en posibles cursos de acción. Sin embargo, aun cuando el ex-comandante del Ejército de Invasión del Este de la Isla Ente, considerado el general más astuto del Ejército del rey demonio, no tenía la experiencia necesaria para prepararse para una  situación  en la  que un héroe  espadachín santo y una  manzana con extremidades estuvieran en cima del rey demonio.

Suzuno sacó su arma, pero también estaba pérdida en cuanto a qué hacer. Contuvo el martillo y no movió ni un músculo.

«… ¿Qu-qué? ¿Qué pasó?»

Maou no podía ver la parte superior de la manzana, pero miró alrededor con miedo y confusión con la manzana todavía en sus brazos.

«¿Ma-Maou?»

El que rompió el silencio fue Urushihara, que observaba todo desde el pasillo común de arriba.

«Po-por ahora, ¿por qué no pones abajo la manzana?»

«¿Bajar la manzana…? ¿¡Qué!? ¿¡Qué demonios es esto!?»

Maou estaba a punto de bajar la manzana como Urushihara sugirió, pero al ver las manos del bebé que estaban creciendo fuera de esta, que se movían como si estuviera pidiendo algo, lo tiró al suelo en estado de shock.

«¡Whoa!»

Cambiando su postura de su reacción instintiva para atacar al objeto desconocido, el grupo lanzó un grito de advertencia y se quedó mirando la manzana rodando.

«¿Q-qué?»

Emi, que se encontraba en la dirección de donde Maou había tirado la manzana, saltó fuera del camino con un movimiento exagerado.

Sin embargo, la manzana comenzó a rodar hacia Emi furiosamente a una velocidad que era mucho más allá de lo que la inercia de un tiro de Maou debería haber dado.

«¿¡Quéééééé!? ¿¡Qué diablos es esto!? »

Rodando usando sus diminutas manos dando vueltas y vueltas como hélices, la manzana persiguió a Emi por el patio.

Ni Maou o Suzuno tenían ni idea de qué hacer, por lo que sólo se levantaron y miraron a la situación peculiar.

Posiblemente debido a la pérdida de su impulso, la manzana llegó a un descanso en el medio del patio. Como si fuera un ratón acorralado por un gato, Emi se apoyó en la pared de bloques de cemento que rodeaba el patio, completamente sin aliento.

Sin embargo, la manzana todavía no se daba por vencida. Extendió sus dos manos en línea recta hacia Emi como si la quisiera, y comenzó a agitarlas luego hacia arriba y hacia abajo.

«Bu-bueno, no importa cómo lo mires, te quiere, Emi.»

«*Jadear*… *Jadear*… ¿Qu-qué? Ew, yo no quiero eso.»




Aunque su intención de matar a Maou había desaparecido, Emi sólo podía mirar con desconcierto por la situación absolutamente ridícula. Ella repetidamente miró hacia atrás y hacia adelante entre la espada sagrada en su mano derecha y las manos que se extendían hacia ella.

Las manos de la manzana que habían detenido la hoja de la espada sagrada que había oscilado con todo su poder.

O más bien, para ser más precisos, se la había detenido por una especie de fuerza de amortiguación, al igual que cuando el agua era golpeada por una palma abierta.

Emi comenzó a pensar que el número de personas o cosas en las que la espada sagrada no funcionaba en contra había estado aumentando últimamente. Si la manzana también se vio afectada por la espada sagrada, entonces era muy posible que haya estado de alguna manera relacionada con el Cielo, al igual que Sariel, que vino a robar la espada sagrada.

Una vez Emi llegó ese pensamiento al final, regreso la espada sagrada a su cuerpo como medida de precaución.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios