Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 3

Capítulo 1: El Rey Demonio Y El Héroe Sin Quererlo Se Convierten En Padres

Parte 2

 

 

«El rey demonio dijo que encontró una bicicleta que le gustaba, así que se lo compre para devolvérsela.»

Suzuno añadió con un tono molesto, mientras trataba de recuperar la compostura después de estar completamente sorprendida.

«Por cierto, ¿por qué estás aquí, Chiho-dono?»

«Vine a comprar algo de lo que tú y Maou-san estaban hablando.»

Chiho señaló entre ellos, a la tienda de flores que habían estado discutiendo antes.

«¿Ogara san?»

«Sí, estoy haciendo recados para mi mamá. E iba a pasar por tu casa más tarde también, Maou-»

Chiho movió su cuerpo, revelando la hielera que colgaba de su hombro.

«Tenemos un poco de helado de los familiares de mi padre, pero a mi mamá y a mi papá no les gusta comer cosas dulces. Tengo un montón, así que pensé que tal vez te gustaría.»

«¿¡Helado!? ¿¡En serio!? ¿¡Eso realmente está bien!?»

Los ojos de Maou brillaban en la comida fría que descendió sobre él.

«¿¡Queee!? ¡Eso es impresionante! ¡Sí, sí, me lo llevo! ¡Muchas gracias!»

«Estupendo. Está bien, por favor, espera en un segundo, voy a conseguir un poco de Ogara.» Chiho se dirigió a la tienda de flores después de ver a Maou saltar de alegría.

Suzuno observó la interacción entre el rey demonio y la chica de la escuela secundaria.

Hataraku Maou-Sama Volumen 3 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

 

«¿… A lo mejor está bien simplemente dejarlo en paz?»

Ella murmuró la pregunta que ella había comenzado a reflexionar recientemente

Un grito de alegría repercutió en todo el castillo del rey demonio, donde el calor de pleno verano era insoportable y el ventilador eléctrico hizo todo lo posible para hacer circular el aire caliente y húmedo.

«¿¡Helado!?»

«¡¡Helado!!»

Una nueva señal de vida fue inculcado a los ojos de Alciel y Lucifer, residentes del castillo del rey demonio y archidemonios que servían al rey demonio Satan, al oír las palabras de Maou, que regresó a casa con Chiho junto a él.

«Pe-pero, ¿¡no es esto una caja de regalo Premium de Haagen Dezse!? ¿¡Es-estás segura de que podemos tener esto!?»

«Por favor, no te preocupes por eso, Ashiya-san. Todavía tenemos mucho más en casa.»

Chiho contestó, entregándole la caja a Ashiya.

Shiro Ashiya, que estaba a cargo de las tareas del hogar y las finanzas, vio lo que él creía que era una luz angelical radiante detrás de Chiho y cayó postrado ante ella.

«Cómo… cómo podemos siquiera empezar a agradecerte a ti y a tus padres, Sasaki-san…»

«Por favor, estás haciendo un escándalo más grande de lo que realmente es.»




Incluso Chiho fue sorprendida por el alto Ashiya cayendo al suelo a una velocidad increíble.

«¡Whoa! ¡Hay tantos sabores! ¡Vamos de prisa y comamos algunos, Ashiya! ¡Trae las cucharas de afuera! ¡Las cucharas!»

«Urushihara… ¿No tienes algo que decirle a Chii-chan antes de eso?»

Maou dijo con un tono de disgusto a Urushihara, que no podía ver otra cosa que no sea el helado.

Lucifer, que se hacía llamar Hanzo Urushihara y pasaba todo el tiempo holgazaneando en el castillo del rey demonio, no prestó atención a su regaño.

«Está bien, Maou-san. Ya sabía que era ese tipo de persona.» Incluso Chiho escupió un insulto mientras sonreía.

En el incidente en el que había descubierto la verdadera identidad de Maou y los otros, Chiho fue puesta a través de una gran prueba por Urushihara, que había sido su enemigo en el momento.

Después de que fue derrotado y se rindió ante Maou, pasó la mayor parte de su tiempo frente a su ordenador portátil, ni siquiera ayudaba con las tareas de la casa. Debido a estas razones, Chiho siempre había sido fría con él.




Maou se rio un poco, y le dio unas palmaditas a Chiho suavemente en el hombro con la esperanza de que se sintiera mejor.

«Bueno, de todos modos, te lo agradezco mucho.»

«… Uh… eh, no, no hay problema.»

calor.

En un instante, su rostro se puso rojo como una remolacha por alguna razón la cual no era el

Chiho ya le había dicho a Maou sus sentimientos por él directamente, pero como ella lo hizo, no requería una respuesta de Maou, y la respuesta a su confesión aún quedaba en el aire.

Sin embargo, también comprendió porque Maou no podía responder fácilmente, por lo que estaba en paz a pesar de que su confesión se quedó sin respuesta.

Pero aun así, su corazón saltaba como resultado de algunas de las acciones intencionales de Maou de vez en cuando.

«Uh, oh, bien, Suzuno-san. También tenemos que darle un poco a Suzuno-san… ¿eh?»

Chiho trató de ocultar su rostro sonrojado trayendo a Suzuno, que había vuelto con ellos, pero ella no estaba en ninguna parte cuando Chiho asomó la cabeza por la puerta y miró a su alrededor.

«Ella volvió a salir tan pronto como regresó.»

«¿Re-realmente?»

«Fresa, té verde, menta… ¿qué es esto? ¿Calabaza? ¡Increíble!»

«¡Hey! ¡Urushihara-san! ¡También tienes que guardar algo para Suzuno-san!» Al oír la voz emocionada de Urushihara, Chiho volvió a entrar rápidamente.

«¿Queee? ¿También tenemos que guardar algo para Bell?»

Urushihara parecía absolutamente abatido. Chiho infló sus mejillas y le arrebató varias de las copas de helado que Urushihara sostuvo en sus brazos.

«¡No  puedes  tener  ninguna  a  menos  que  me  escuches!  ¿¡Cuántas  pensabas  comer  por  ti mismo!? ¡Tendrás un dolor de estómago!»

«¡No me trates como un niño! ¡Soy cientos de veces mayor que tú!»

«¡No me importa cuánto tiempo hayas vivido, todavía eres un niño, Urushihara-san! ¡Incluso un estudiante de primer grado sabe eso mejor que tú! »

«Heey, ¿pueden calmar la pelea? Ya está lo suficientemente caliente aquí.»

Maou entró en la pelea lentamente para terminarla, tomó la hielera, y se la entregó a Ashiya.

«De todos modos, toma una copa y pon el resto en el congelador. Sólo tienes que guardar una taza de vainilla o algo para Suzuno»

«Como usted quiera, señor.»

Ashiya tomó la hielera con respeto, y se inclinó ante Chiho una vez más. Luego procedió a poner el resto del helado en el congelador cuidadosamente, una por una.

«¿Queee? ¿Sólo uno?»

Sin soltar el helado con sabor a fresa de su mano, Urushihara miró con nostalgia las copas que se están poniendo a distancia.

«¿Por qué tenemos que guardar uno para Bell? Ella es nuestra enemiga, ¿verdad?»

«¿¡U-ru-shi-ha-ra-san!?»

«¿Qu-qué, Chiho Sasaki!? Ella también es tu enemiga, ¿no? ¡En más de un sentido!»

El rubor de Chiho, que casi había desaparecido, volvió con toda su fuerza después de escuchar las palabras de Urushihara.

«¡¡Ella-ella es mi enemiga!! ¡Pero también es mi amiga!» Ella respondió con firmeza.

«¿Eh? ¿Qué significa eso?»

«¡Eso es eso, y esto es esto! Ni siquiera puedes entender eso. Es por eso que sigues siendo sólo un niño, Urushihara-san.»

«¡Hum. Por supuesto. Sólo soy un niño, así que no lo entiendo en absoluto. No entiendo cómo una niña puede estar celosa de su enem-igh!»




Cuando Urushihara trató a discutir de nuevo con Chiho, dejó escapar un gemido cuando fue golpeado en la cabeza de repente.

«¡Eso  es  suficiente,  Urushihara.  Si  insistes  en  tu  insolencia  contra  Sasaki-san,  a  quien  le debemos una gran deuda, voy a confiscar tu helado de fresa y cancelar el servicio de Internet!»

El Urushihara con los ojos llorosos miró a Ashiya, que tenía una expresión como la de un demonio maligno.

«¡Comes y duermes todo el día, te comes hasta nuestro presupuesto, y no levantas un dedo para ayudar con las tareas de la casa! ¡Eres peor que Crestia, que nos trae comida santa! ¡Incluso si el cielo lo permite, no voy a permitir tu insolencia contra Sasaki-san, quien mostró gran bondad, independientemente de lo que es y lo que somos, a nuestro Rey Demonio y en su ayuda al castillo del rey demonio!»

El marido que se queda en casa del castillo del rey demonio derribó un gran rayo mientras se paraba delante de Chiho para protegerla.

Ashiya no se había sentido cómodo con que Chiho se volviera cercana a Maou al principio, pero había sido completamente conquistado por Chiho y la cocina de su madre y ahora ocupa una creencia firme de que la familia Sasaki era su salvadora.

Al ver la cara de Ashiya, Urushihara hizo una expresión de miedo y dio un paso atrás.

«Bi-bien… Hmph, no puedo creer que tú y Maou hayan sido completamente domados por una chica de la escuela secundaria.»

Murmuró y se sobó la cabeza donde había sido golpeado, pero aun así se aferró a su helado de fresa y se sentó abatido en su lugar de siempre frente al escritorio del ordenador portátil.

«Por aquí, por favor, Sasaki-san. Vas a tener una mejor circulación de aquí. Por favor, un poco de té de cebada.»

Ashiya sentó a Chiho en la cabeza del casual kotatsu, poniendo tazas de helado y té de cebada delante de ella, y trasladó el ventilador para que soplara suavemente sobre ella.

El nuevo Castillo del Rey Demonio, también conocido como la Villa Rosa Sasazuka, no tenía aire acondicionado instalado.

En este tipo de situaciones, un inquilino como Maou podría hacer arreglos para que una unidad de aire acondicionado fuera instalada con el permiso de la dueña, Miki Shiba. Sin embargo, ella estaba actualmente viajando en el extranjero y no había regresado en mucho tiempo.

Ya que Maou ahora podía contar con una fuente regular de ingresos, a diferencia del año anterior, trató de contactar directamente con la compañía de bienes raíces que también manejaba la propiedad. Sin embargo, él se había enterado de que la empresa no tenía un contrato para llevar a cabo modificaciones directas a la propiedad.




Por lo tanto, mientras que la compañía de bienes raíces podía cambiar una bombilla en los espacios públicos, no podía desempeñar servicios para las unidades individuales, en lugar de eso sólo actúa como un agente para la casera.

El caso en cuestión, la casera Miki tenía que hacerles saber en persona que hubo una construcción sismo-resistente hace dos meses.

Con el fin de instalar aire acondicionado, tenían que hacer un agujero en la pared con el fin de conectar las unidades exterior e interior, por lo tanto estaba clasificado como «modificación de la propiedad.»

Sin embargo, la propietaria no estaba tratando de ocultar su paradero al viajar al extranjero.

Ella enviaba periódicamente cartas que les decían dónde estaba y lo que estaba haciendo.

Sin embargo, sus cartas generalmente llegaban varias semanas después de que ella las enviara, para ese momento ella ya se había ido a otro sitio. Por lo tanto, el uso de sus cartas para seguir su rastro para que pudieran ponerse en contacto con ella era un esfuerzo inútil.

En cualquier caso, Maou, Ashiya, y Urushihara encerraron sus cartas en una caja sin necesidad de abrirlas. El incidente de «La casera en traje de baño» que se produjo poco después de que Urushihara llegara aún dejó una cicatriz en cada uno de los corazones de los tres grandes demonios. Desde  entonces,  habían  ignorado  cada  una  de  las  cartas  hasta  que  Suzuno  se  mudó  al vecindario. Suzuno, que no sabía quién era su casera, les preguntó:

«¿qué pasaría si las cartas contenían algún mensaje importante?»

Debido a eso, abrieron la carta más reciente de hace apenas unos días.

Su estacionaria era elegante al tacto y bordado con hilo  de oro, como de costumbre. Su caligrafía era tan elegante como siempre; es de suponer que fue escrito con un lapicero estilográfico o una pluma.

La casera aparentemente estaba en Indonesia. Dado que en el incidente del traje de baño había participado una imagen de Hawai, temían que algo similar fuera enviado desde Bali. Sin embargo, la carta decía que ella estaba participando en una ceremonia que celebra el espíritu de los aborígenes de la isla de Borneo, por razones y motivos desconocidos para ellos.

La foto incluida en la carta mostraba a un grupo de lo que creían que eran los aborígenes que usan sus prendas tradicionales de colores, y la casera en medio de ellos. Llevaba un vestido tejido con lentejuelas de oro y plata, así como un amplio sombrero con más de una docena de plumas de punta como un pavo real con sus plumas coloridas extenderse. En su rostro había una increíble cantidad de maquillaje y una sonrisa.

En ese momento, Maou dejó de intentar de ponerse en contacto con la casera y decidió dejar que la naturaleza siga su curso.

Habían logrado sobrevivir el verano del año anterior, sin aire acondicionado, y este año, ahora tenían a Urushihara paralizando su presupuesto.

Maou se convenció de que esto era una señal de Dios para que no se pierda dinero sólo porque él tenía un sueldo mayor. No le importaba si no tenía sentido para el rey demonio tomar sus decisiones en base de las revelaciones divinas.

«Pensé que haría mucho calor aquí, pero este apartamento tiene sorprendentemente una buena circulación», observó Chiho.

«Sí, esa es una de las pocas cualidades redentoras sobre este lugar. Es una unidad de la esquina, así que también tenemos un montón de ventanas.»

Para evitar la luz directa del sol, la ventana estaba cubierta con una pantalla de bambú del centro de Dokki Li Quijote, el lugar de nacimiento del Dullahan original. Todas las ventanas se abrieron, y el ventilador fue capaz de hacer circular el aire caliente. Esto sólo fue posible porque Villa Rosa Sasazuka tenía un pequeño jardín, y no estaba directamente rodeada de otros edificios.

«Heeey, Maooou, ¿en realidad no vamos a conseguir un aire acondicionado?»

Urushihara preguntó perezosa y miserablemente, en contra de Chiho, que estaba disfrutando de la brisa del verano.

«Ya te lo dije. No podemos obtener un consentimiento de la casera, y no tenemos dinero para pagar la construcción. No quiero morir a causa de la factura de electricidad debido a alguna unidad de aire acondicionado barata, de todos modos.»

«Uuuugh.»

«Tampoco soy un fan del aire acondicionado.»

Chiho también respondió, mientras lamía su helado de ron con pasas.




«Mi aula tiene aire acondicionado, pero siempre hay alguien que lo pone a la temperatura más baja después de educación física o algo así. Es siempre tan frío.»

«Incluso las comodidades de la civilización pueden traer ruina dependiendo de su uso. Me dan escalofríos sólo de pensar en el recibo de luz que la escuela debe tener», Ashiya comentó mientras se comía un helado de té verde y simpatizaba con algo completamente irrelevante.

«Para empezar, las personas que hacen cosas como esas son ruidosas y molestas. Si tratas de elevar el termostato aunque sea un poco, dirán, «Hace calor, hace calor», y lo regresan abajo, ¿no? »

Maou respondió con el ceño fruncido en su rostro, moviendo su cuchara arriba y abajo en su boca mientras hablaba. Estaba comiendo una galleta crujiente de helado.

«¡Eso es exactamente correcto!» Chiho asintió y aceptó enfáticamente.

«No piensan en el futuro. ¿O es más bien, tienen que tener la gratificación instantánea y no se preocupan por lo que va a suceder en el largo plazo. Y son siempre los más estridentes.»

«¡Exactamente!… Espera, ¿qué?»

«¿Hm?»

«Maou-san, ¿cómo sabes esto?»

Chiho, que había estado de acuerdo con una sonrisa forzada antes, le preguntó a Maou con curiosidad.

«Maou-san, nunca has asistido a una escuela secundaria japonesa, ¿verdad?»

«Es correcto.»

«Cuando estoy escuchándote, estoy de acuerdo con todo lo que dices como si todos hubiéramos estado ahí. Pero me di cuenta de que eso es un poco extraño.»

«Ah, sí, supongo que sí.»

Maou comió el último bocado de su galleta crujiente, saboreando el sabor. Se levantó, arrojó la envoltura en el cubo de basura de plástico inflamable y el vaso de papel en la bandeja de papel y luego dejó escapar un suspiro mientras se apoyaba en el fregadero.

«Los demonios son un poco más extremos cuando se trata de conseguir lo que quieren, pero los seres humanos y los demonios no son tan diferentes cuando se trata de cosas como esta.»

«…»

«… Rayooos… uno no es suficiente…»

Ashiya permaneció en silencio mientras escuchaba a Maou, pero si Urushihara escuchaba o no, no era claro. Urushihara puso la taza vacía de helado de fresa al lado de su escritorio del ordenador portátil y miró con nostalgia en el congelador.

Y en ese preciso momento…

«¿Ah, sí? Suzuno, ¿dónde estabas? Chii-chan te trajo un helado.»

Maou miró hacia el exterior a través de la ventana abierta para ver a Suzuno junto a él, llevando algo grande.

«Ya veo. Tienes mi gratitud. Una vez que haya terminado con lo que tengo que hacer, con mucho gusto voy a aceptar tu regalo.»

Hablaron por las rejas de la ventana. Suzuno parecía estar llevando un pequeño manojo de madera.

«… Oye, ¿qué es eso?»

«¿Hm? Se trata simplemente de madera.»

«No, puedo ver eso. Estoy preguntado para que la vas a usar.»

La razón por la que Maou fue tan insistente en preguntar fue por la absurdamente enorme cantidad de Ogara que ella llevaba en su otro brazo.

«Como miembro de la división de las misiones religiosas, estoy interesada en este evento ‘Obon’. Por lo tanto, pensé experimentar por mí misma.»

«… ¿Y?»

«Se trata de hacer esto… fuego de bienvenida, ¿no es así? He oído que los espíritus ancestrales vuelven con el humo de este fuego de bienvenida.»

Al ver que su corazonada era correcta, Maou bajó la cabeza ligeramente y le indicó a través de la reja para Suzuno entrara.

Suzuno frunció el ceño,  pero abrió la puerta del castillo  del rey demonio y entró independientemente.

«¿Qué deseas? ¡Me dijeron que es preferible hacerlo antes de la puesta de sol, así que tengo que ir a buscar-ow!»




Maou golpeo a Suzuno en la cabeza para evitar que terminara.

«¿¡Qu-qué fue eso!?»

«¿¡Estás tratando de incendiar el apartamento!? ¡No importa cómo lo mires, tienes demasiado combustible!»

«¡Por qué tú! Piensas que soy una tonta sólo porque soy de la Isla Ente, ¿¡no!?»

Suzuno, ligeramente lagrimeando por el golpe, espetó con rabia mientras  inventaba  una nueva categoría de insulto.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios