Praise the Orc!

You’re an Orc, Yet You’re Still Praiseworthy!

Capítulo 104: Spinoa (Parte 2)

 

 

Los ojos de Crockta se agrandaron cuando encontró el patrón blanco en forma de rama en la frente. Pero desapareció lentamente. Crockta examinó la cara de nuevo, pero el patrón blanco ya no apareció.

Tiyo y Anor no mostraron ningún signo de agitación. No parecían haber visto el patrón. ¿Qué era?




«Por favor sígame.»

El grupo de Crockta siguió al mensajero. El guardia que guiaba al grupo habló desde atrás. «Déjanos tus caruks a nosotros.»

«Gracias.»

Cuando el grupo de Crockta salió de la oficina de los guardias, se pudo ver un carruaje. Sin embargo, era conducido por caruks en lugar de caballos. El mensajero los condujo hacia él. Crockta y sus compañeros subieron.

Los caruks se movieron. El mensajero guardó silencio.




Crockta habló primero, «¿Para qué nos llamó?»




El mensajero sentado frente a Crockta lo miró con una mirada indiferente y respondió: «Zelkian lo explicará directamente.»

Crockta miró su frente pero la rama blanca que vio anteriormente no estaba allí. La conversación no continuó, por lo que Crockta observó el paisaje de Spinoa.

Las calles de Spinoa eran similares a las de Arnin y no mostraban ningún signo de guerra inminente. Los comerciantes compraban y vendían productos mientras los amantes caminaban tiernamente por el camino. A veces veía niños corriendo en grupos.

Pero ese pensamiento cambió a medida que avanzaban hacia el interior.

Los elfos oscuros ligeramente armados estaban experimentando entrenamiento táctico.

En los campos de entrenamiento, las flechas volaban constantemente hacia los objetivos, mientras que en otros lugares, los elfos oscuros con escudos y espadas estaban practicando. Al igual que los gladiadores en un área, se podía ver a los que competían en un combate uno a uno.

Era un ejercito.

«Son mejores que cualquier elfo oscuro que haya visto dot», Tiyo admiraba.

Como dijo, sus habilidades estaban por encima de cualquier otra guarnición que hubieran visto. Todos ellos estaban entrenando seriamente con rostros decididos. Eran los rostros de quienes sabían que podrían morir pronto y estaban comprometidos a matar.

El mensajero siguió sin decir nada. Crockta lo miró a la cara y sus ojos se encontraron de repente. Miró en silencio a Crockta, quien no evitó su mirada.

El mensajero finalmente abrió la boca para preguntar: «¿Quién es el enemigo más fuerte con el que has luchado?»

Crockta pensó cuidadosamente en la respuesta. Había sufrido en muchas batallas, pero elegir a un enemigo de todos ellos como el más fuerte no era fácil. Gushantimur apareció pero no era un enemigo. Si era un enemigo con el que luchó en el umbral de la vida y la muerte…

«Behemoth.»

La pelea en ese momento había sido terrible. Pensó que moriría varias veces. Si la Boca del Demonio no se hubiera tragado los restos no identificados, el gigante se habría regenerado infinitamente y eventualmente lo habría matado.




«Behemoth.»

El mensajero asintió como si conociera a la bestia.

«¿Lo has visto?»

«No.»

«¿Cómo…?»

Era un monstruo debajo de la frontera. El mensajero no respondió a la pregunta, sino que habló de otra cosa.

«En el futuro, la lucha será mucho más fuerte que eso.»

«¡……!»

«Por favor, acepte mis oraciones.»

Luego se calló de nuevo.

Solo había un enemigo con el que tenía que luchar en el futuro. El cacique orco, Calmahart.

Era un obstáculo que Crockta tenia que superar. Un monstruo con un cuerpo enorme que parecía ser diferente a los orcos normales. Cada vez que empuñaba un hacha, el enemigo se partía en dos. Cuando rugía, a los enemigos cercanos les estallaban los oídos. Era conocido como un orco mutante que nunca antes había existido en la historia.

Pero aun así, ¿para que él sea más fuerte que el behemoth?

Crockta tocó a Ogre Slayer en su espalda.

***

 

 

«Hemos llegado.»

Fuera de la ventana del carruaje, se podía ver la figura del árbol del mundo. Las hojas traslúcidas que caían ocasionalmente eran sólidas pero dispersaban una luz tenue.

Anor habló en un tono soñador, «Hermoso.»

Los caruks se detuvieron y el grupo descendió del carruaje. Las raíces del árbol del mundo quedaron expuestas. Había una abertura entre las raíces. Parecía una entrada.

El mensajero señaló y dijo: «Allí.»

Conducía al interior del árbol del mundo. El grupo de Crockta lo siguió. El interior era sorprendentemente brillante. Crockta miró a su alrededor. No había una fuente de luz específica, pero el interior era brillante como si hubiera bombillas*.(focos, lamparas)

Crockta apoyó los dedos en la pared. Era una corteza rugosa. Entonces la luz se filtró débilmente de eso.

«Um…»

El árbol del mundo en sí emitía una luz tenue que iluminaba el interior. Realmente era un árbol misterioso. Cuando entraron un poco mas adentro, los guardias los detuvieron. Los guardias identificaron al mensajero y se apartaron del camino.

Sus ojos se movieron sobre el grupo de Crockta. «Entren.»

Los guardias abrieron la puerta sin ningún procedimiento especial. Entonces se reveló el interior del árbol del mundo.

«Es increíble.»

«Wow…»

Era la apariencia de un edificio que nunca imaginaron que estaría presente dentro del árbol. Había un gran vestíbulo cuando entraron. En el centro del vestíbulo había una escalera bellamente decorada que subía y los pasillos conducían a la izquierda y a la derecha. Había puertas por todo el lugar y los elfos oscuros que pasaban se inclinaban ante ellas. Estaba dentro del árbol del mundo, por lo que las paredes estaban cubiertas con las distintivas hojas verdes translúcidas.

«¿Como hicieron esto?» Preguntó Crockta.

Esto era imposible en el mundo moderno donde vivía.

«No hicimos nada.» El mensajero sonrió. Era la primera vez que veía esa expresión en su rostro. «El árbol del mundo hizo esto para nosotros y nos quedaremos en él por un tiempo.»

Según la explicación, no se hizo artificialmente, pero el árbol del mundo lo había hecho voluntariamente por ellos.

Crockta sintió que su corazón latía con fuerza. El mundo de Elder Lord era realmente misterioso.

«Zelkian está en la cima. Vamos.»

Subieron la escalera de caracol de madera. El paisaje cambiaba poco a poco cada vez que subían a un piso. Después de mucho tiempo, las escaleras finalmente terminaron. Ya no había lugar para subir pero no había piso para pisar. Las escaleras literalmente terminaron en el aire. El interior del árbol del mundo estaba vacío y había un gran vacío sobre su cabeza.

«¿Este lugar?»

Tiyo miró hacia la impresionante vista antes de agarrarse con fuerza a las escaleras. Parecía tener miedo a las alturas.

«Espera un minuto.»

Anor estaba confundido por las palabras. Pronto comprendieron lo que quería decir el mensajero.

«Ah…»

Una gran rama descendía hacia el final de las escaleras.




Era lo suficientemente grande y plano como para que muchas personas se subieran a él. Había ramitas y hojas colgando de él, y se estremeció como una criatura viviente al tocar el final de las escaleras. El mensajero saltó encima de él y luego el grupo de Crockta abordó por turnos.

La rama comenzó a subir lentamente.

«Qué maravilloso…» murmuró Tiyo sin comprender.

Esto era posible gracias a las habilidades del árbol del mundo. La rama se elevó un rato antes de detenerse. Las miradas del grupo de Crockta se volvieron hacia un lado. Había un pasaje que conducía al exterior. La rama los condujo hacia ella. El grupo siguió al mensajero y salió del árbol del mundo.

Luego se pusieron nerviosos.

«Wah…»

«Oh Dios mío.»

«Wow…»

La puesta de sol estaba justo frente a ellos. Todo, desde la puesta del sol hasta el resto del mundo, se extendió ante sus ojos. Las llanuras y montañas a lo lejos, los animales en las pequeñas colinas, Spinoa y los elfos. El paisaje del mundo parecía pequeños juguetes. La puesta de sol roja y ardiente proyectaba largas sombras sobre la tierra y todos los seres del mundo parecían estar contemplando la puesta de sol con ellos.

Era un paisaje hermoso que no se podía imaginar. El grupo de Crockta se olvidó de sí mismos por un tiempo mientras admiraban el paisaje.

Entonces se escuchó una voz, «Bienvenidos.»

El grupo de Crockta se volvió hacia la voz. Estaban en una rama del árbol del mundo, por lo que el movimiento era inconveniente. Crockta bajó su centro de gravedad y miró a su alrededor. Tiyo agarró silenciosamente la ropa de Crockta. Estaba claro que sufría de miedo a las alturas.

No se podía ver al dueño de la voz.

En ese momento. «¡por aquí!»

Abajo.

Crockta miró hacia abajo. Luego volvió a ponerse nervioso.

«… ¿Qué dot?»

Un elfo oscuro. Estaba trepando por el árbol del mundo.

¡Kwajik!

El pequeño pico que tenía en la mano atravesó la superficie del árbol del mundo. Confió en él para trepar y palmeó la corteza del árbol del mundo. Cuando su equilibrio se estabilizó, usó el pico y volvió a subir.

¡Kwajik!

La corteza del árbol del mundo era perforada.

«……»

Trepó al árbol del mundo y llegó a la rama donde estaban ubicados. Se sentó y se secó el sudor de la frente.

El mensajero simplemente cerró los ojos como si esto fuera un espectáculo natural.

Una vez que se secó el sudor, se puso de pie y proclamó: «¡Soy Zelkian! ¡Soy el líder que dirige a los elfos oscuros y el que se comunica con el árbol del mundo!»




«……»

«……»

El grupo de Crockta se quedó sin palabras.

El líder de los elfos oscuros, esperaban que se pareciera más a un elfo oscuro que a cualquier otra persona. Se imaginaron un cuerpo delgado con una actitud tranquila y ojos sabios. Pero este hombre era muy grande. El corpulento Radet ni siquiera podía compararse con él.

No se podía comparar con Crockta, pero los músculos eran más humanos que un elfo oscuro. Además, ¡era un elfo oscuro cuyo pasatiempo era trepar al árbol del mundo!

«La escalada es verdaderamente el mejor ejercicio. Es una gran emoción.» Zelkian se encogió de hombros como si no hubiera entendido sus expresiones. «Soy un verdadero escalador que trepará hasta el final árbol del mundo.»

«… ¿Eso no lo daña?» Preguntó Crockta.

«No no. El árbol del mundo no es tan tacaño. Mientras se le dé agua y sol, las heridas se recuperarán… ¡ouch!»




Una de las ramas del árbol del mundo descendió y golpeó su espalda.

«……»




Era un espectáculo realmente extraño. Zelkian estaba avergonzado por haber sido golpeado y gruñó hacia el árbol del mundo. Luego, otra rama se sacudió detrás de él. Se asustó y se agachó.

«¡D-Detente! Eres realmente violento.»

La rama se deslizó hacia atrás ante su grito y se volvió de nuevo. Él no lo dijo, pero pareció escuchar una voz que gritaba ‘¡no hay necesidad de gritar!’

«En cualquier caso, bienvenido. ¡Crockta! ¡Realmente quería verte!»

Zelkian se acercó y abrazó a Crockta. Crockta podía oler el sudor en él, pero se abstuvo de decir algo.

«Vaya, mira estos músculos. Músculos. Loco. Hey Jenadu, ven y toca. Hey, Jenadu.»

Zelkian se dio la vuelta sin dejar de abrazar a Crockta. Gritó el nombre del apóstol que dirigía al grupo de Crockta.

«¿Crockta haces mucho ejercicio? ¿Cuántos kilogramos? ¿Comes pechuga de pollo después de hacer ejercicio? ¿Recibes beneficios por separado?»

«……»

«¿Está en tus genes? Oh, no crecerás más que esto, ¿verdad? Las pantorrillas ya no crecerán incluso si haces ejercicio.»

Jenadu se acercó en silencio y tiró de Zelkian. Se lo llevaron. «Zelkian. Ve a por qué los llamaste.»

«Ah. Si.» La mirada de Zelkian se puso seria.




Ahora parecía la conversación real. El grupo de Crockta enderezó sus posturas. Estaban disfrutando de un momento de tranquilidad en este momento, pero se estaba produciendo una gran guerra en el norte.

«Crockta.»

«Habla.»

Zelkian vaciló y abrió la boca, «¿No crees que es una falta mejorar tu cuerpo con mejoras?»

La rama del árbol del mundo apareció de nuevo para golpearle la espalda.

«Ah, era solo una broma.»

Se rascó la cabeza.

Luego miró de nuevo a Crockta, Tiyo y Anor y dijo: «Crockta. Tiyo. Anor. Escuché mucho sobre ustedes. Personas que vinieron del continente, posiblemente las que abrieron la frontera. Héroes. Por lo que puedo ver, están en contra del Gran Clan.»

Crockta asintió. Zelkian se cruzó de brazos.

«Eres lo suficientemente fuerte. Pero… necesitas volverte más fuerte para poder luchar contra el Gran Clan en el futuro.»

«¿Es tan fuerte?»

«No se puede ganar contra el gran cacique con solo fuerza.»

Las ramas del árbol del mundo se movieron junto a Zelkian. Zelkian lo miró por un momento como si fuera comprensivo. Era una forma de intercambiar palabras sin ningún sonido.

Zelkian asintió. «Crockta. Y a los otros dos también, el árbol del mundo quiere decir esto.»

La expresión de Zelkian era seria. Se detuvo antes de entregar el mensaje a Crockta y le guiñó un ojo al árbol del mundo. Las ramas del árbol del mundo se agitaron. Parecía una señal para continuar.

«Hoo… está bien. No se puede evitar esta vez. Entiendo. Es inevitable.»

Se rascó la cabeza con una expresión agridulce antes de señalar al árbol del mundo.

«Este tipo me dijo que dijera esto.»

Luego señaló hacia Crockta y gritó: «¡Tú, conviértete en mi apóstol!»

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios