Goblin Slayer

Volumen 10

Capítulo 5: Defendiendo la Torre

Parte 1

 

 

“Vaya, Cortabarbas, has progresado mucho.”

La risueña voz del Chaman Enano se mezclaba con el sonido de las ruedas pasando sobre los surcos del camino de adoquines.

Publicidad Y-AR

El casco de hierro de Goblin Slayer se estremeció cuando se sentó en el interior del vagón del carruaje y comenzó a trabajar.

“Hm” murmuró brevemente, y luego de pensar un poco, respondió con su habitual tono desinteresado. “Era necesario.”

Fue una respuesta muy directa. Era un misterio hasta qué punto había comprendido el significado de esas palabras.

El Chaman Enano observó el paisaje pasar fuera del vagón del carruaje y dio un trago del licor que traía en la calabaza en su cintura.

“Pensé que irías a toda velocidad a por ella en cuanto oyeras los rumores que era la hija de un goblin.”

Publicidad M-M4

“Ella solo es descendiente de gente con piel marrón.” Dijo tajantemente Goblin Slayer. El casco de hierro giró con un pensamiento en mente y su mirada, oculta tras la visera, se dirigió al barbudo rostro del Chaman Enano. “Y mi cliente es el hijo de un comerciante de licor. No es un goblin.”

El Chaman Enano rio con una apariencia satisfecha, y la Sacerdotisa, sentada en un rincón, esbozo ligeramente una sonrisa.

Al ver la actitud de ambos, la Arquera Elfa Superior se encogió de hombros en un gesto de exagerada consternación.

“Y al final iremos a exterminar goblins, como siempre. En serio, nunca me aburro con Orcbolg.”

“Ya veo.”

“Eso fue sarcasmo.”

“…… Ya veo.”

Después de detener ligeramente sus manos para murmurar eso, Goblin Slayer reanudó su trabajo.

Parecía un alquimista, machacando algo negro en un mortero.

La Arquera Elfa Superior, que estaba asomándose como siempre, olió un poco y frunció el ceño con asco.

El Chamán Enano le ofreció un poco de licor, pero ella sacudió la mano como diciendo que no estaba interesada, y él se lo bebió.

“Bueno, al final del día un aventurero es como un garrote.”

Publicidad M-M1

“¿Un garrote?”

“Así es” respondió a la pregunta de la Sacerdotisa el Chaman Enano mientras se acariciaba su barba blanca.

Y en vez de la Sacerdotisa que inclinaba su cabeza en confusión, fue el Sacerdote Lagarto quien mordió el anzuelo.

“¿Y eso qué significa?”

Él levantó su cabeza desde su postura enrollada, y el Chamán Enano asintió.

“Al final, siempre es un buen golpe lo que resuelve el problema.” Habiéndolo pensado cuidadosamente, luego de aislar el problema, llego a la conclusión de que ──…… “Finalmente será nuestro momento de actuar.”

“Después de todo, son pocos los problemas que la violencia no ha resuelto desde la creación de todas las cosas.”

La Sacerdotisa sonrió rígidamente, tratando de evitar afirmar lo que acababa de decir el Sacerdote Lagarto.

“Oh…… ¿es así?”

“Por supuesto, no estoy diciendo que se resolvieran todos los problemas de esa forma.” Respondió solemnemente el Sacerdote Lagarto, con un tono propio de un sabio monje. “Pero después de reunir información, iniciar un consejo de guerra y llegar a un acuerdo ──”

Publicidad M-M5

“Al final cualquiera pensaría ‘¡No queda más que responder!’”

El Chaman Enano y el Sacerdote Lagarto se miraron el uno al otro y rieron alegremente.

La Sacerdotisa no supo qué responder ante esas graves risas que estremecían el vagón del carruaje.

Al final, ella salió a disculparse con el cochero por el barullo.

Pero, ¿por qué seria? Que a pesar de la plática que estaban teniendo, su corazón brincaba de alegría.

── Supongo, que he vuelto a ser la misma de antes.

Publicidad Y-M1

Ya se había separado de los demás antes, no era algo tan inusual.

No habían pasado mucho tiempo desde la última aventura que tuvieron todos juntos.

Pero ──…… sí, la expresión ‘Volver a ser la misma’ era la apropiada.

Todos hablaban con entusiasmo, y ella estaba entre ellos con una cara de preocupación.

Se sentía tan acogedor, la Sacerdotisa se incorporó para tratar de disimular su timidez.

“…… Agh, en serio.”

“Es por esto que dicen que a los enanos y los hombres lagartos les falta un tornillo……” No te preocupes. Dijo la Arquera Elfa Superior a la Sacerdotisa, y luego inclinó sus orejas al ver hacia el exterior del vagón. “Hey, puedo verla, ¿esa es la mansión?”

Publicidad G-M1




Goblin Slayer se puso a un lado de ella, quien estaba inclinándose hacia afuera.

El casco de hierro, sobresaliente a la luz del sol, volteó en la dirección hacia la que avanzaban.

────── Ya veo, esa es.

La mansión se encontraba en la cima de una pequeña colina, detrás de un denso jardín de arbustos.

Ya veo, parece que el comercio de licor genera bastantes ganancias. Es novedoso y prominente.

Publicidad Y-M3

Goblin Slayer se quedó pensando un rato mientras observaba la mansión, y luego murmuró.

“¿Cómo lo ves?”

“No es mi especialidad.” Bueno, qué más da. Dijo la Arquera Elfa Superior mirando atentamente hacia afuera del vagón y sacudió sus largas orejas. “Al oeste está el viñedo. Esa es la mansión. Bajando la colina al este de la mansión hay un río……”

“¿Río?”

“Escucho el sonido del agua.”

La Arquera Elfa Superior extendió su delgado pecho, como insinuando querer saber lo que tenía en mente.

Publicidad M-M3

“Hm”, Goblin Slayer buscó en su bolsa de lona y sacó un mapa.

Por supuesto, era el mapa de un área extensa. Quizás tendría que corroborar la topografía del terreno, pero ──……

Ya veo, el río corre hacia el este.

Llevaba hacia la Ciudad del Agua, y parece ser un afluente del río que se encontraba en el sur, cuando viajaron al pueblo de los elfos.

“Bueno, si fueran a venir, lo harían desde el oeste.”

Dijo la Arquera Elfa Superior, volviendo a meterse al carruaje mientras lo veía analizando el mapa.

Después de todo, no se le daba bien este rol.

El resto era solo cuestión de reaccionar ante la situación, cuando esta se presentara, no había mucho que preparar de antemano.

“¿El viñedo no será una molestia?

“¿Molestia?”

Es por eso que no comprendió de inmediato el significado de esas repentinas palabras, por lo que le pidió a ella que lo repitiera.

Publicidad Y-M1

“Sí, molestia” murmuró ella vagamente, lo entendiera o no, y luego asintió. “Así es. Los goblins tienen baja estatura, así que no tendría mucho sentido, ¿no?”

“Ya veo……”

Las vides eran delgadas y estaban plantadas en filas, con un espacio entre ellas para poder ser trabajadas.

Como los dientes de un peine, pensó Goblin Slayer.

Con un camino tan bien mantenido, los goblins definitivamente serían tan estúpidos como para infiltrarse por ahí.

“…… No puedes usar fuego.”

Por supuesto, ¿quién habrá dicho eso en seguida?

Goblin Slayer sacó esa duda de su mente y miró atentamente al paisaje que se movía con el carruaje.

Extrañamente, se apreciaban algunas personas por el área. No parecía que fueran guardias o sirvientes.

Parecían ser espantapájaros hechos con prisa, portando armas y casco.

Publicidad Y-AB

Quizás de noche sería diferente, pero de día no tenían sentido. Y para los goblins, la noche es el día.

¿Los goblins serán negligentes o cautelosos? ── Goblin Slayer reflexionó, y sacudió su cabeza.

En cualquier caso, no tenia mucho sentido. Un grupo vendría temprano en la noche. Así son los goblins.

Y mientras estén a la ofensiva, aquel grupo ni siquiera se imaginará que podrían ser derrotados.

Aunque ── eso también les pasa a muchos aventureros.

4.5 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios