Goblin Slayer

Volumen 10

Capítulo 3: Como un Ladrón

Parte 1

 

 

Cuando él les preguntó “¿Vienes?”, no sabía por qué ella había respondido “¡Iré!” sin siquiera pensarlo.

La Sacerdotisa se sentía un poco arrepentida mientras caminaba por un sombrío callejón trasero, envuelta por un amargo aroma.

Publicidad M-AR

Frente a ella veía la espalda de una taciturna armadura, que caminaba de una manera muy brusca.

Aunque el ritmo de sus pasos coincidiera con el suyo, la Sacerdotisa tenía que correr un poco para poder alcanzarlo.

Mientras lo perseguía incansablemente, ella sostenía con fuerza, aunque sin ningún motivo, su sonoro bastón frente a su pecho que latía ruidosamente.

Aunque ella ya tenía varios años viviendo en esta ciudad, nunca se había imaginado que un lugar como este existiera.

Los barrios bajos ── ¿debería llamarlo así?

Publicidad M-M4

Aunque la ciudad fronteriza estaba en una zona pionera, mantuvo el sistema que poseía la ciudad que originalmente estaba ubicada ahí.

Es por eso que ella miraba temerosamente el paisaje formado por casas sucias y humildes alineadas en un espacio tan estrecho.

Era la primera vez que venía a esta zona de la ciudad.

Por supuesto, ella era una sacerdotisa de la Misericordiosa Madre Tierra.

No sentía disgusto hacia las personas que se sentaban en el suelo, o vestían viejos trapos y se divertían con platicas vulgares.

No, más bien, sentía que no era capaz de lidiar con ellos, pero si pedían ayuda era otra historia.

Claro que su deseo inocente de querer darle una mano a quien sea ya se había desvanecido, pero ──……

── ¿Realmente está bien que yo venga?

Mientras ella pensaba eso, apresuró su paso para acercarse a la espalda de la cual se había alejado un poco.

Publicidad M-M3

‘¿Voy con ustedes?’ Fue la Arquera Elfa Superior quien le preguntó eso a la Sacerdotisa en el gremio de aventureros.

‘Yo seré el mensajero’ sugirió él ‘Tu protege el templo’.

Publicidad G-M1




Aun no conocían el objetivo ni los planes de su enemigo ── si es que hubiera alguno. Así que necesitaban estar preparados.

Obviamente, si pensaban en la aventura del otro día, era posible que los no muertos o los goblins no estuvieran apuntando solamente al templo de la Misericordiosa Madre Tierra.

Publicidad M-M1

Eso significaba que Goblin Slayer actuaría de acuerdo a la situación.

Pero eso era suficiente para hacer que su pecho latiera incansablemente sin motivo aparente──…… Debido a los pensamientos que cruzaban su mente.

‘¿Vienes?’ Ante esas palabras, que no sonaban ni a pregunta ni a aviso, ella respondió ‘¡Iré!’

Publicidad M-M5

Y en cuanto a la Arquera Elfa Superior, tal vez, ella no lo recordaba bien, pero él debe haberle dicho eso porque también estaba preocupado por el templo, ¿no?

Estaba sorprendida de que él hablara sin parar de algo tan apropiado ── o eso parecía.

── Ugh……

Ahora que lo pensaba, estaba tan avergonzada que parecía que saldría fuego de su rostro.

── Por la Diosa, ya tengo diecisiete años.

La Sacerdotisa solo podía sentirse miserable al enfrentar su propia infantilidad.

Muchos aventureros la apoyaban.

Eso le ayudaba a quitarse el exceso de inseguridad, por el bien del templo de la Misericordiosa Madre Tierra, y por su propia familia.

Ella era tan, como decirlo, adulta…… o eso pensaba ella. Mucho, mucho más que ella misma.

Es por eso que ella habló, reprimiendo ligeramente su voz para que él no percibiera como se sentía.

“E-Este, Goblin Slayer……”

“¿Qué?”

“Con mensajero…… quieres decir que visitaremos a un conocido tuyo en este lugar…… ¿cierto?”

De alguna manera, esta afirmación le parecía algo sorprendente. Y pensándolo bien, también sería algo obvio.

Después de todo, ella pasaba bastante tiempo con él.

Era posible que él, que se la pasaba entre la granja, el gremio, y las cuevas, tuviera algunos contactos en la ciudad.

Ya que a menudo lo veía conversando tranquilamente con extraños.

Además, él ya era un veterano. En cierto sentido, sería obvio que fuera bien conocido.

── Ya han pasado tres años.

A pesar de eso ella no lo conocía tan bien. Eso hacía sentir a la Sacerdotisa algo solitaria, pero al mismo tiempo la hacía feliz.

La hacía sentir como si aún le faltaban leer varias páginas de un interesante libro.

“Es alguien a quien conozco, pero no lo he conocido en persona.” Dijo él brevemente tras gruñir en voz baja un rato. Un signo de interrogación flotó alrededor de la cabeza de la Sacerdotisa.

“Eso, ¿qué significa……?”

“Lo sabrás cuando lleguemos.”

La Sacerdotisa no pudo responder a eso.

Goblin Slayer andaba de aquí para allá por los barrios bajos, girando su casco de hierro como si buscara algo.

La Sacerdotisa lo perseguía desesperadamente como un pajarito, sin saber qué estaban buscando.

Parece que después de un tiempo él sintió su ansiedad. Así que, tan indiferentemente como siempre, dijo: “Un símbolo” mientras suspiraba. “Me lo enseñó mi maestro.”

“Un símbolo……”

“El emblema de este grupo. Lo ponen en la puerta.”

“Hm……”

Finalmente, él se detuvo frente a un edificio. Aislado en las afueras de la ciudad, había una pequeña ────……

“¿Tienda de artículos diversos……?” La Sacerdotisa miró el letrero colgado en la cerradura, e inclinó su cabeza. “¿Este era el símbolo?”

No, dijo Goblin Slayer que en la puerta.

La mirada de la Sacerdotisa vagó mientras se llevaba el dedo índice a los labios para pensar.

Cuando buscó por alguna marca, notó un pequeño rasguño en la esquina de la puerta.

Parecía tallado con tiza, pero a ella no le pareció nada especial.

“Entremos.”

“Ah, s-sí.”

Él se adelantó, abrió la puerta y entro, y ella, que seguía parada aun sin entender nada, lo siguió detrás nerviosamente.

── Es bastante oscuro y estrecho.

Publicidad M-M1

Esa fue su primera impresión.

Había una lampara encendida, a pesar de que era mediodía, atrayendo lentamente a los insectos.

Las sombras en la habitación parecían bailar debido a que la turbia y anaranjada luz se proyectaba como un círculo.

La Sacerdotisa parpadeó debido a que se sintió un poco mareada.

Las estanterías que cubrían toda la habitación, hasta el techo, estaban repletas de artículos varios cubiertos con una ligera capa de polvo.

Publicidad Y-M2

Era un lugar anticuado, solitario, y parecía estar yéndose a la quiebra. Se veía como ese tipo de tienda de artículos diversos.

“E-Este, ¿Goblin Slayer……?”

“…… ¿Qué están buscando?”

La Sacerdotisa, que pregunto susurrándole, se sobresaltó debido a la voz que les habló desde la oscuridad.

Ella ni siquiera supo si había aparecido de repente, o si estuvo ahí todo el tiempo.

En la esquina de la tienda había un pequeño hombre somnoliento sentado, como si estuviera enterrado en mercancía.

¿Era un rhea o un enano? No, tal vez era un humano.

Parecía ser un hombre, pero la Sacerdotisa no pudo identificar bien su edad ni su raza.

Era completamente gris ── como un zorro ── tal vez lo veía así porque traía una capucha puesta y no podía ver su rostro.

“Una linterna de latón.” Le dijo Goblin Slayer con voz grave al tendero, como si recitara algo de memoria. “Y también aceite.”

“Son aventureros, ¿cierto?”

Publicidad M-M2

── ¿Oh?

La Sacerdotisa se sorprendió un poco.

Sintió como si el molesto tono de voz del tendero cambiara un poco.

Pero eso fue solo porque ella ya tenía cierta experiencia, de lo contrario ──……

“¿Qué van a hacer después de esto?” Dijo el tendero, mirándolos a ambos desde el borde de su capucha.

Era una mirada penetrante. Sin darse cuenta, la Sacerdotisa sostuvo con fuerza su sonoro bastón para ocultar su delgado pecho.

Goblin Slayer asintió y dijo:

“Matar a la serpiente gigante.”

“…… Buena suerte.”

Después de decir eso, el tendero se deslizó fuera de su lugar. “Ah” un instante después, la Sacerdotisa dejó escapar una voz de asombro.

── Parece algún tipo de magia.

Publicidad G-AB




Antes de que se dieran cuenta, la pared detrás del tendero desapareció.

Se había abierto una enorme y brillante puerta, que no encajaba con las dimensiones de la estrecha tienda.

“Fufun.” Al ver la reacción de la Sacerdotisa, el tendero resopló orgullosamente por su nariz.

La Sacerdotisa pensó que, después de todo, parecía un rhea. Pero en el momento en que lo pensó, esa impresión se desvaneció──.

“Bienvenidos, jovencita y mi señor asesino de goblins, al Gremio de Ladrones.”

5 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
5 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios