Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 6

R2: El Viejo Busca Formación

Parte 1

 

 

“¡¿Qué diablos?!”

Al llegar a través de Teletransporte al Gran Laberinto de Elroe, soy recibido por una visión sorprendente.

Este es el mismísimo lugar donde aquel grandioso ser destruyó a todo mi escuadrón.

La gran caverna, la cual según dijo el guía conecta con el Estrato Medio, está repleta de una innumerable cantidad de criaturas.

Un enjambre de arañas blancas hasta donde alcanza la vista.

Varían muchísimo en tamaño, hay tanto grandes como pequeñas.

Las más pequeñas probablemente podrían caber en la palma de la mano de un humano, pero incluso las más grandes no son lo suficientemente altas como para alcanzar mi cintura.




Estas grandes son casi del mismo tamaño que sería una joven teratect.




De hecho, los monstruos guardan un fuerte parecido a los teratect pero con una gran diferencia: Sus dos patas delanteras tienen forma de guadañas.

Son la viva imagen de la maestra de la magia.

Pero si bien pueden ser similares en apariencia, el poder de estos monstruos es insignificante en comparación.




Su tamaño parece corresponder directamente a su fuerza; las más pequeñas parecen tan débiles que probablemente podría aplastarlas bajo mi pie sin resistencias.

Las grandes, sin embargo, son decentemente fuertes. El poder que percibo de ellas es suficiente como para que un aventurero novato se las vea difíciles para derrotar solo a una.

Apenas puedo comenzar a contar cuántas de ellas hay apelotonadas aquí.

Debe haber cientos como mínimo.

Y no solo eso, sino que el número sigue aumentando.

Innumerables objetos pequeños y redondos están dispersos por el suelo, y casi parece que la innumerable marea de arañas los esté protegiendo.

Huevos.

Mientras estoy mirando, algunos de los huevos eclosionan, y arañas blancas y pequeñas emergen de cada uno de ellos.

Las arañas recién nacidas devoran rápidamente los huevos de los que acaban de salir, y luego se escabullen para salir de la caverna.

Me he escondido con la habilidad Sigilo y Magia Ilusoria, por lo que las pequeñas arañas corren a mi lado.

Mientras lo hacen, otras arañas regresan a la sala, cargando cadáveres de monstruos.

Me quedo asombrado mientras las mareas de arañas caminan de un lado para otro constantemente en todas direcciones a mi lado.

Se me hiela la sangre, aunque no tanto como cuando aquel gran ser dirigió su magia contra mí.

Que me escondiera de inmediato fue algo afortunado.

Podría con ellas de una en una fácilmente, pero enfrentarme a todas estas arañas a la vez y salir de una pieza es inimaginable.

Me he abstenido de usar Apreciación en cualquiera de ellas para que no se dieran cuenta de mi presencia, pero me imagino que las grandes tendrán estadísticas con un promedio de unos 300.

Aun así, probablemente podría con ellas. No sería una lucha fácil de ninguna manera, pero tendría una gran probabilidad de salir victorioso.




Pero dudo que haya alguna forma de que pueda lidiar con estas criaturas en medio de toda esta locura.

En el centro de la sala hay un grupo de arañas que se ven igual que el resto.

Sin embargo, las similitudes terminan ahí.




En su interior, son bestias completamente diferentes.

Hay nueve de ellas, nada menos.

Y cada una de ellas está concentrada en poner más huevos.

Las nueve del centro se comen los cadáveres de los monstruos que traen las otras arañas, y continúan poniendo huevos.

Más arañas diminutas emergen de estos huevos, salen a cazar y regresan con cadáveres de monstruos.

En el proceso, sin duda algunas de estas arañas se convertirán en presa en lugar de en depredador, pero no importa, ya que más arañas están eclosionando mucho más rápido de lo que sus parientes podrían morir.

Y, por supuesto, las arañas que sobreviven ganan experiencia por los monstruos que han matado, y suben de nivel.




Ese es el espectáculo que se está desarrollando ante mis ojos en estos momentos.

Espantoso.

Absolutamente espantoso.

Y, sin embargo, ¡es emocionante!

¡Míralas! ¡Esas diminutas y pequeñas arañitas que acaban de salir del cascarón!

¡Tan débiles que cualquiera podría aplastarlas fácilmente con su pie!

Y, sin embargo, si esas arañas tan débiles crecen, pueden volverse lo suficientemente fueres como para abrumar a un aventurero novato.

¡Y en un periodo de tiempo considerablemente corto, también!

Cuando probé la miserable derrota en este lugar de manos de ese grandioso ser, no vi que estuviera pasando nada como esto.

Por lo menos eso significa que esta producción en masa sólo puede haber empezado en algún momento después de aquella batalla.

¡En un periodo tan corto de tiempo estas larvas se han vuelto de algún modo lo suficientemente fuertes como para amenazar a los aventureros humanos!

¿Por qué tipo de experiencia endemoniada habrán tenido que pasar para que eso sucediera?

¡No, no, no!

No es simplemente endemoniada.

¡Esto no puede ser otra cosa que el mismísimo infierno!

Es exactamente como teoricé antes; la cantidad de huevos puestos simplemente tiene que exceder a la cantidad de muertes de las jóvenes arañas.

Eso significa que estas arañas están pasando por un infierno literal que va más allá de la metáfora, donde sus vidas bien pueden terminar.

Ya veo. ¡Debe ser eso!

¡Esa es la causa de este crecimiento exponencial!

Es el infierno.

Deben sobrevivir al infierno para poder crecer.

¿Cómo adquirió su fuerza ese grandioso ser?

¿Cómo ascendió al estado mental el cual ninguna cantidad de esfuerzo me ha permitido alcanzar?




No me di cuenta de que la respuesta sería tan simple.

Simplemente no estaba haciendo el suficiente esfuerzo.

Simplemente entrenar mis habilidades y mi mente en un lugar seguro era un intento demasiado poco ambicioso como para elevarme a nuevas alturas.

¡Patético!

Oh, finalmente el ver esto por mi propia cuenta me ha abierto los ojos.

¡El esfuerzo realizado hasta ahora había sido tremendamente insuficiente!

En comparación con las intensas experiencias que estas arañan han acumulado en sus cortas existencias, arriesgando sus vidas y extremidades todo el tiempo, ¡mi vida ha sido absolutamente insignificante!

Superado por comprender este hecho, empiezo a llorar.

Mis sollozos resuenan mientras las lágrimas comienzan a fluir.

Y por supuesto, eso hace que las arañas cercanas me encuentren.

Varias me rodean, preparándose para atacar en cualquier momento.

Están actuando bajo el mando de una de las nueve arañas únicas que hay en el medio de la caverna.

“¡Ooooh! ¡P-por favor esperad! ¡Yo… yo no quiero haceros daño! ¡Por favor tened piedad y escuchadme!”

Me limpio rápidamente las lágrimas y de alguna manera intento ahogar los sollozos.

“¡Seguramente estéis conectadas de algún modo a la maestra, al que llaman la Pesadilla! ¡Por favor encargaos de que me convierta en el aprendiz de la Pesadilla! ¡Os lo ruegoooo!”

En el momento en que termino de hablar, mis sollozos empiezan de nuevo.

Mientras me postro ante ellas, todavía derramando lágrimas, las arañas blancas me miran como si estuvieran absolutamente desconcertadas.

Mientras me postro ante ellos, todavía derramando lágrimas, las arañas blancas me miran como si estuvieran completamente estupefactas.

4.8 29 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
15 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios