Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 5

Capítulo Final: Comienza un Nuevo Viaje

Parte 2

 

 

Finalmente, Mera aparta sus ojos del pueblo en llamas.

“¿Terminaste?”

“Sí.”

Hay un temblor en su voz cuando responde al Señor Demonio.

Pero detrás de eso, creo que siento una voluntad inquebrantable.

“Por favor acepten mi gratitud por su ayuda, aunque sea tarde.”

Mera inclina su cabeza cortésmente hacia el Señor Demonio y hacia mí.

Pero cuando levanta la vista otra vez, hay un poco de sospecha en sus ojos.

“Pido disculpas por hacer una pregunta tan grosera después de que acaben de salvar nuestras vidas, pero ¿podría preguntar quién son ustedes?”

Bueno, sí.

Puede que le hayamos salvado la vida, pero sigo siendo medio humana, medio araña aracne.

Y si nos basamos en su entrada, el Señor Demonio podría ser aún más extraño.

¿Señor Demonio Mágico? Venga ya…

Hablando sobre cosas raritas.

No puedes culpar al tipo por tener sus dudas.

“Soy la verdadera y única Señor Demonio, Ariel, en carne y hueso. Y esto es el monstruo araña que vosotros estabais alabando como a la Bestia Divina hasta hace poco—o su forma evolucionada en todo caso.”

“¡¿La Bestia Divina?!” Mera me mira sorprendido.

Eh, ¿entonces piensas ignorar la parte de que ella es un señor demonio?

“Hmph. Vamos, soy yo el Señor Demonio aquí. ¿Puedo tener algo de respeto?”

El Señor Demonio hincha sus mejillas con irritación.

Extrañamente infantil pero también bastante lindo.

“Quizás debería ser un poco más clara, entonces.”

El aura aterradora del Señor Demonio se intensifica de repente.

Ella debe haber activado alguna habilidad tipo Intimidación.

Realmente no funciona mucho en mí, pero el efecto en general es definitivamente dramático.

Todo el cuerpo de Mera se pone a sudar.

Su expresión está congelada por el miedo.




Como un pequeño extra, puedo sentir a todas las criaturas vivientes que nos rodean huyendo simultáneamente.

“Soy un genuino y fidedigno señor demonio. Señor Demonio Ariel es mi nombre. Encantada de conocerte.”

Caray. Cuando deja de actuar como un bicho raro, ella es realmente un señor demonio terrorífico.

Estoy segura de que Mera también tiene claro este hecho ahora.

Dudo que haya muchos otros por ahí que puedan producir un aura tan intimidante.

“Señor Demonio… Pero… ¿por qué?”

Probablemente él querría huir gritando en este momento, pero en lugar de eso, Mera permanece arraigado en este lugar, sosteniendo al bebé chupasangre protectoramente.

Además de eso, incluso hizo una pregunta, aunque su voz se quebraba mientras lo hacía.

Este tipo tiene agallas.

“Bueno, es una larga historia, pero básicamente…”

Entonces el Señor Demonio explica nuestra historia.

Ella le dice a Mera que ella y yo éramos enemigas hasta hace muy poco, y mientras me estaba persiguiendo, ella vio que su enemigo de hace mucho tiempo Potimas estaba aquí y decidió intervenir.

“Él es el mayor pedazo de mierda de todo el mundo, ya lo viste. Si le encuentro, tengo que aplastarlo. Pero lo de antes era básicamente una marioneta que estaba controlando desde lejos, por lo que probablemente seguirán regresando sin importar cuantas veces los rompa.”

¿Una cosa tan horrible como aquella seguirá regresando?

Terrorífico.

“Entonces, fue sólo una coincidencia que terminara ayudándote. No es que me propusiera salvaros los traseros ni nada por el estilo. Sin embargo, esta de aquí probablemente sí”, agregó, mirándome fijamente.

Al darse cuenta de eso, Mera mira en mi dirección, también.

Uggh.

¿Realmente tengo que hablar ahora?

No creo que vaya a hacer un gran trabajo explicando cosas…

“Bien. Básicamente, supongo que ella te ayudó porque ella viene del mismo lugar que ese bebé que tienes ahí. ¿Cierto?

Mientras permanezco en silencio, el Señor demonio decide hablar por mí.

Supongo que eso es agradable, aunque no estoy segura de que aprecie que hable de mis asuntos de ese modo.

“¿El mismo lugar?”

“Sep, eso es correcto. Muy bien, turno de preguntas. ¿Cómo te llamas, pequeña señorita?”

El Señor Demonio sonríe ampliamente mientras mira la cara del bebé chupasangre.

“Lady Ariel, la joven señorita aún no puede hablar.”

“Ohh, claro, claro. No puedes mover tu boquita correctamente todavía, ¿eh? ¿Qué tal si conectamos con algo de Telepatía, entonces?”

“No creo que eso sea el problema…”

“Claro que lo es. Porque esta niña es una reencarnación de otro mundo, como nuestra amiga araña aquí.”

El demonio revela tranquilamente mi gran secreto y el del bebé chupasangre.

“¿Reencarnación?”

Mera frunce el ceño. Probablemente no esté muy familiarizado con el concepto.

“Mira, cierta idiota de este mundo hizo una estupidez y terminó causando problemas en otro mundo.”

“¿Disculpe?”

“Sólo escucha. Básicamente, un grupo de niños de ese mundo terminó muriendo por los problemas de este mundo. Y el dios se sintió mal por eso, así que recogió las almas de esos niños que murieron y las hizo aparecer en este mundo para renacer como bebés. En otras palabras, reencarnaciones.”

“Eh…”

La expresión de Mera dice claramente que no tiene ni idea de los que está hablando el Señor Demonio.

Bueno, claro. No puedes soltar una historia tan loca a alguien así.

“Estas reencarnaciones nacieron con los recuerdos de sus vidas pasadas. Y también obtuvieron un pequeño y bonito extra de este dios. No estoy segura si es por eso, pero estoy bastante segura de que los tipos que os atacaron tanto van detrás de las reencarnaciones, por cierto.”

¿Hmm?

Espera, ¿en serio?

¿Eso significa que el elfo Potimas tiene como objetivo a las reencarnaciones?

“Perdóneme, pero ¿qué tiene que ver esa historia con…?”

“¿Hmm? Guau, eres duro de mollera. Estoy diciendo que ese bebé de ahí es una de esas reencarnaciones.”

“¡¿Eh?!”

“¿No es así, Sophia? ¿Y bien? ¿Cuál era tu nombre en el otro mundo, eh?”

El bebé chupasangre se ve visiblemente conmocionado por las preguntas del Señor Demonio.

“Shouko Negishi.”

Entonces, tras un momento, ella revela su nombre a través de Telepatía.

“¡Fantástico, tenemos un nombre! ¡Entonces ella realmente es una reencarnación, y una vampira también! Vaaaya, hablando de tener problemas. De todos modos, la Señorita Araña de aquí también es una reencarnación, igual que el bebé. Así que supongo que estaba vigilándola por un sentimiento de parentesco, tratando de protegerla de todos esos problemas. ¿Estoy en lo cierto?” Ella me mira de nuevo.

Um. Hmmm.

Supongo que la estaba cuidando, así que no se equivoca…

Negarlo sería una molestia, así que solo asentí con una afirmación.

“Bueno, ahora estáis atrapados en nuestra entera situación. Es mi turno para hacer preguntas. ¿Qué vais a hacer ahora?”

Tanto Mera como el bebé chupasangre parecen desconcertados ante la pregunta del Señor Demonio.

Probablemente Mera siga en estado de shock tras la revelación de que su pequeña y vampírica pupila es en realidad una reencarnación, y dudo que tenga alguna idea de qué hacer a continuación.




“Si me preguntas, tienes un par de opciones aquí. Primero, podrías ir a otro pueblo de Sariella. Segundo, huir a un país diferente. Tercero, aparecer en Ohts. Vale, esa tercera no es una gran opción, pero honestamente tampoco recomendaría las otras dos.”

El Señor Demonio continuó desinteresadamente.

“Vosotros dos sois vampiros ahora, no humanos. ¿Os imagináis lo difícil que va a ser sobrevivir en la sociedad humana cuando la mayoría de gente piense que sois una espeluznante leyenda que ha cobrado vida?”

En lugar de Mera, es el bebé chupasangre el que palidece ante eso.

“Merazophis, lo siento. Te convertí en vampiro. Es lo único que se me ocurrió hacer en aquel momento.”

El bebé parecía sentirse culpable por convertir a Mera en un vampiro, alterando su vida para siempre.

Pero no creo que ella tuviera muchas opciones.

Convertirlo en vampiro para luchar por los dos era la única forma en que podían salir de ese desastre.

Si yo hubiera estado en su lugar, estoy segura de que hubiera chupado da sangre de Mera para convertirlo en vampiro sin pensármelo dos veces.

“Por favor no se disculpe. En todo caso, soy yo quien debería hacerlo.”

“¿Qué? ¿Por qué?”

“Porque no pude protegerla. Lo lamento terriblemente.”

Mera inclina su cabeza hacia el bebé chupasangre en sus brazos.

“Además, ni usted no hubiera hecho lo que hizo, habría muerto. No puedo estar más que agradecido por eso.”




“Pero ahora eres un vampiro. No podrás vivir como un ser humano nuca más…”

“Eso está bien. De hecho, puede que sea lo mejor para que pueda protegerla.”

“Merazophis… ¿todavía quieres protegerme?”

“Mi señor y mi señora me confiaron su protección, joven señorita. Por lo tanto, la protegeré mientras pueda vivir. Ya sea usted un vampiro, una reencarnación, o cualquier otra cosa, no me importa.”

“¡Merazophis…!”

Ante la audaz declaración de Mera, el bebé chupasangre repite su nombre como abrumado por la emoción.

Mm-hmm. Esto es algo conmovedor.

¿Aunque no estoy segura de si el Señor Demonio necesitaba estar berreando por eso a mi lado?

Quiero decir, ya sé que fue conmovedor y todo eso, pero ¿hasta el punto de llorar?

No lo sé. Quizás solo soy insensible.

“Oh, ¡esto es demasiado! Solo venid conmigo, vosotros dos. ¡Os protegeré bajo mis alas!”

Ohh, madre mía. Parece que le han tocado la fibra de alguna manera.

Bueno, supongo que está bien.

Me hubiera sentido un poco rara de haberlos rescatado y luego abandonarlos para que se valieran por ellos mismos.

“Muy buen trato, ¿verdad? Quiero decir, soy el Señor Demonio. Para que lo sepas, prácticamente no hay nadie en este mundo que pueda vencerme. Seríais muy afortunados de tener mi protección, ¿no? Quiero decir, probablemente os hayáis dado cuenta de esto, pero esos tipos que os atacaron no eran matones comunes. Pero puedo deshacerme de ellos fácilmente. Y en el territorio de los demonios sobre el que gobierno, nadie os va a hacer pasar un mal rato por ser vampiros. Así que estaréis a salvo de los elfos y podréis vivir libremente como vampiros. ¡Son dos pájaros de un tiro! ¿Qué me decís? ¿Queréis venir al territorio de los demonios conmigo?”

Mera y el bebé chupasangre intercambian miradas.

“Seguiré lo que quiera que elija, joven señorita.”

“Está bien. Solo déjame pensarlo un poco, por favor.”

“¡Claro, no hay problema! Tómate tu tiempo; piénsatelo. ¿Pero qué tal si viajáis conmigo por un pequeño período de prueba? No querréis ser atacados de nuevo de inmediato, estoy segura. Vayamos a la capital de Sariella, ¿de acuerdo? Una vez que lleguemos allí, puedes decidirte.”

Con esa declaración, el Señor Demonio determina nuestro próximo curso de acción.

Viajamos hacia la capital de Sariella.

Allí, el bebé chupasangre y Mera decidirán si quieren quedarse con el Señor Demonio.

Y, eh, ¿parece que yo también voy?

Siento como que me he estado dejando llevar por la corriente últimamente, pero supongo que está bien.

Independientemente de lo que decida el bebé vampiro, bien podría verlo hasta el final, teniendo en cuenta de que ya he llegado hasta aquí.

Con la amenaza del Señor Demonio en orden, no es como si tuviera planes inmediatos de todas formas.




Oh, pero me gustaría poner algunos huevos en alguna parte.

Tengo que mantener esas copias de seguridad en caso de que necesite usar la resurrección por huevo.

Ahora que lo pienso, ¿qué debería hacer con la Mentes Paralelas y todos los otros bebés que dejé en el Gran Laberinto de Elroe?

Supongo que solo los dejaré estar.

Estoy segura de que se las arreglarán solos.

***

 

 

Viviría para lamentar haber hecho esta decisión.

Subestimé mucho cuánto se habían alejado de mis pensamientos las Mentes Paralelas.

Y en el futuro, terminaría pagándolo caro.

 

“Muy bien, muchachos, comencemos nuestros preparativos. ¡Tenemos mucho trabajo por hacer si queremos eliminar a toda la raza humana y demonio!”

““““““““¡Sí!””””””””




 

 

 

– FIN DEL VOLUMEN 5 –

5 58 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
63 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios