Goblin Slayer

Volumen 10

Capítulo 2: Con Cadáveres y Fantasmas

Parte 6

 

 

“No eran goblins.”

“¿Eh, de verdad?”

Publicidad M-AR

“Eran solo cadáveres” dijo, y después añadió. “Se movían.”

“Ya veo, goblins zombi…… ¿Algo más?”

Su casco de hierro se inclinó cuando ella le hizo esa pregunta. Guardó silencio por un instante, como si estuviera meditando.

“Había un demonio.”

“Un demonio.”

Publicidad Y-M1

“Era rojo” dijo, y después añadió como si acabara de recordar algo. “Volaba por el cielo.”

Ya veo. La Chica del Gremio asintió ligeramente mientras su pluma recorría los documentos sobre el mostrador.

Recibir el informe de los aventureros y preparar los documentos correspondientes era el trabajo final del gremio.

Después de todo, este trabajo se reflejaba a la hora del chequeo de los requisitos para la promoción de clase ── los también llamados puntos de experiencia, por lo que era de lo más natural que ella realizara este trabajo.

Por supuesto, si eras una persona de naturaleza problemática, no importaría cuanto te esforzarás…… no permitirían que fueras promovido.

Ni siquiera el personal del gremio podía confiar en todos los aventureros, por era su trabajo evaluar cuanto podían confiar en ellos.

Publicidad Y-M3

── Sin embargo.

La Chica del Gremio suspiró discretamente y miró gentilmente hacia lo más profundo del casco de hierro.

── Pues, no creo que él vaya tras una promoción.

Es por eso que se sentía afortunada por estas pocas oportunidades que tenia de conversar con él, ¿era esto como un bono por su buen desempeño?

Por supuesto, no estaba bien mezclar su vida profesional con sus asuntos personales, y de ninguna manera pensaba hacer mal su trabajo, pero ──……

“¿Qué pasa?”

“Ah, no, no es nada.” La Chica del Gremio sacudió su cabello trenzado al mover su cabeza de lado a lado, debido a la voz que le hablo repentinamente.

Su pluma se había detenido. ¿O quizás él había notado que ella lo estaba mirando?

La Chica del Gremio aclaró su garganta para ocultar su vergüenza y cambió forzadamente de tema.

“Entonces, este…… ¿cómo está?”

“¿Qué cosa?”

“Ella” dijo la Chica del Gremio, bajando la mirada con preocupación. “Se han estado esparciendo unos rumores.”

La Sacerdotisa ── esa niña que aún era joven y había sido aventurera por dos años. Ahora tenía diecisiete años.

Por un lado, maduró como mujer, mientras crecía como aventurera, y había historias sobre su promoción dando vueltas por ahí.

Y en medio de todo eso ── circulaba un rumor muy desagradable relacionado con goblins.

Pensaba en ella como en una hermana menor, y como una importante amiga suya, quería que fuera capaz de volverse una aventurera de rango intermedio.

Esto no era una mezcla entre lo profesional y lo personal, era simplemente algo en lo que ambos aspectos coincidían, y la Chica del Gremio no podía dejarlo pasar.

“…… Es verdad.” Goblin Slayer respondió, gruñendo bajo su casco de hierro. “Parecía algo decaída”

“…… Por favor, cuida de ella, ¿sí?”

“Aunque le hable, no tendría mucho sentido.” Goblin Slayer sacudió su casco de hierro de izquierda a derecha.

“Si le dices ’Mientras estés a salvo no hay de qué preocuparse’, sí tendría algún sentido.”

“Bueno, tal vez así sea……”

La Chica del Gremio recordó la primera aventura de la Sacerdotisa.

Ella y sus primeros compañeros se conocieron en el gremio. Aún no se conocían muy bien, pero aun así siguieron adelante con sus sueños, esperanzas y su sentido de la justicia.

En ese entonces ella era descuidada y torpe. Eso hacía que fuera muy fácil reírse de ella, pero sintió que no debía hacerlo.

Este debía ser un lugar valioso donde todos los aventureros se sintieran bienvenidos.

Si simplemente pisoteaba su sueño antes de dejarlo florecer ──……

Y como resultado ella fue la única aventurera de ese grupo que sobrevivió. Esa chica se había quedado huérfana de nuevo.

Quizás la única razón por la que se paraba y seguía adelante era por él, y por sus compañeros.

‘Pero no es nada de lo que debas preocuparte. No es de ti de quien se rumorea.’

── Ciertamente, puede que eso no sea de ninguna ayuda.

Nada cambiara a menos que uno mismo se levante y actúe por su propia cuenta. Eso era en lo que él creía.

La Chica del Gremio bajó gentilmente su pluma y aflojó sus mejillas adoptando un gesto distinto.

“Si alguien hiciera algo por ti cuando tuvieras un mal momento…… ¿acaso eso no te alegraría?”

Por ejemplo, como aquella vez que alguien apareció para hacerse cargo de su trabajo cuando ella estaba enterrada bajo una montaña de solicitudes.

Publicidad M-M1

O cuando él apareció para ayudarla cuando fue atacada por un matón durante la noche del festival.

“…… Ya veo.” Tras tener dificultades para decir eso, Goblin Slayer guardó silencio repentinamente. Luego, exhaló profundamente y murmuró en voz baja. “Aun así, no logro comprenderlo.”

Después de eso, la Chica del Gremio escuchó un rato más el informe de Goblin Slayer y terminó de escribir el reporte.

Cuando terminaron, él se puso de pie y dijo “Entonces” en voz baja, y comenzó a caminar con sus característicos pesados pasos.

De repente se detuvo, y giró su casco de hierro en dirección a la taberna.

Allí estaba la Sacerdotisa, con su rostro enrojecido por el alcohol, siendo atendida por sus compañeros.

Después de estar de pie viéndolos por un rato, abandonó lentamente el gremio.

La Chica del Gremio exhaló profundamente frente a la puerta que se balanceaba lentamente.

Publicidad M-M3

***

Publicidad Y-M2

 

 

“Oye, espera…… ¡Ven por aquí!”

Tras sumergirse en la oscuridad de la noche al otro lado de la puerta del gremio, Goblin Slayer fue repentinamente tomado por el brazo.

Lo sacudió con fuerza para sacarse de encima a su oponente y poder verlo.

Era una criatura humanoide, cubierta hasta la cabeza con un abrigo que parecía un trapo viejo.

── ¿Un goblin?

No, no era así. Era bastante alto, y su voz era muy aguda. Él bajó su postura y puso su mano en su espada sin dudarlo.

Verificó su entorno moviendo solo sus ojos dentro de su casco de hierro.

Detrás del gremio, había un almacén con suministros apilados para el taller y la cocina.

Publicidad M-M1

Era un lugar que visitaba muy a menudo para ayudar a su amiga con sus entregas. Estaba muy familiarizado con este terreno. Podría moverse por el lugar. No había ningún problema.

“¿Qué?”

“…… ¿Podrías no hablarme con ese tono tan grave?” La persona debajo del abrigo respondió con una risa preocupada. “No soy ningún extraño.”

“Entonces” dijo Goblin Slayer, buscando estabilidad en el suelo con la punta de sus pies. “Quítate el abrigo.”

Su oponente suspiró ligeramente en respuesta, y se retiró su abrigo como si acabara de rendirse.

Inmediatamente, su cabello, negro y ondulado como el mar, se dejó caer, exponiendo su piel color café.

Publicidad M-M5

“En estos momentos debería tener cuidado, pero…… está bien.” Dijo la Monja Vitícola, rascándose sus rígidas mejillas y apartando lentamente la mirada.

Goblin Slayer apartó lentamente su mano de la espada en su cintura y corrigió su postura. Ya no necesitaba estar alerta.

“Solo pensé que eras un goblin.”

“¿Estabas siendo sarcástico?”

“No” dijo Goblin Slayer sacudiendo su cabeza, guardó silencio un momento, y después dijo en voz baja. “Esa no fue mi intención.”

“Ya veo” murmuró la Monja Vitícola cambiando su rostro por una sonrisa. “Se siente bien que seas tan honesto.”

“¿Ah, sí?”

“Sí, claro.”

Luego, la conversación se detuvo por un momento.

La Monja Vitícola jugó incómodamente con su ondulado cabello por un rato, mientras Goblin Slayer esperaba por sus siguientes palabras.

“……Bueno, verás…”

“¿Qué?”

Parecía que a la Monja Vitícola se le hizo un nudo en la garganta el recibir una respuesta inmediata a las palabras que tanto había preparado.

Publicidad Y-M3

Sin embargo, ella despejó rápidamente su garganta tosiendo, y reunió el poco valor que le quedaba.

Una vez que enfrentas algo cara a cara, sin importar qué, es imposible huir.

“…… Me estaba preguntando cómo se sentiría ella.”

“Cómo se sentiría” murmuró Goblin Slayer. “¿De qué?”

“Vamos, si se estaría exigiendo demasiado en sus aventuras, ese tipo de cosas……” Tras decir eso, como una excusa para quejarse de algo, la Monja Vitícola continuó hablando entre suspiros. “Aunque quizás solo me estoy preocupando de más. Como si los rumores sobre mí la molestarán, por ejemplo.”

Goblin Slayer no respondió de inmediato.

Él guardo silencio dentro de su casco de hierro y bramó con su garganta. No sabía cómo debería responder.

“Yo creo” luego se interrumpió a sí mismo, poniendo un enorme esfuerzo en las palabras que intentaba decir. “Que lo hace bien.”

“…… Ya veo.”

Sí. La Monja Vitícola asintió, y se apoyó contra la caja de madera a sus espaldas.

¿Se sentía más relajada? Goblin Slayer también parecía haberse quedado sin fuerzas.

“Ya veo. Sí, es bueno que le vaya bien. En ese caso, está bien.” Probablemente ──…… “Ella se esfuerza por mejorar. Podría hacerla dudar por mi culpa. Eso sería malo.”

Esa sonrisa se parecía mucho a la que hacia su fallecida hermana mayor cuando le decía que todo estaría bien.

“¿Hay alguna razón para dudar?” Sin querer, Goblin Slayer hablo muy bruscamente. Sus fuertes palabras sorprendieron a la Monja Vitícola. “¿Hay, alguna razón para dudar?”

“…… Entonces, está bien.” Tras decir eso, la Monja Vitícola se puso su abrigo, e hizo una sonrisa que parecía que desaparecería en la oscuridad. “Bueno, creo que ya debería irme.”

“……” Goblin Slayer giró su casco de hierro hacia la ventana de la taberna, de donde salía la luz de las antorchas. “¿Estás segura?”

“Claro” dijo la Monja Vitícola, sacudiendo su cabeza. “No quiero molestar.”

Publicidad Y-AB

“Ya veo.”

“Así es.” Ella agitó suavemente su mano, diciendo “Nos vemos”, y corrió hacia la oscuridad de la noche.

Los aventureros que pasaban notaron el atuendo del templo de la Misericordiosa Madre Tierra, y la siguieron con la mirada.

Incluso dentro de su casco de hierro se podían escuchar los murmullos de la gente.

Goblin Slayer bramó en voz baja, miró hacia el cielo donde se alzaban las lunas gemelas, y comenzó a caminar sin decir nada.

5 3 votes
Calificación de este Capítulo
Subscribe
Notify of
guest
1 Comentario
Most Voted
Newest Oldest
Inline Feedbacks
View all comments