Goblin Slayer

Volumen 10

Capítulo 2: Con Cadáveres y Fantasmas

Parte 2

 

 

“…… Concéntrate.” Dijo Goblin Slayer, poco después, avanzando sobre las hojas podridas sin hacer ni un ruido.

Con esas palabra, la mente de la Sacerdotisa volvió al presente. Ella sacudió ligeramente su cabeza de lado a lado.

Publicidad Y-AR

Por alguna razón, la Arquera Elfa Superior y el Chamán Enano se veían atónitos. El Sacerdote Lagarto se encogió de hombros y, con una actitud irritada, hizo a un lado las ramas de los arbustos.

Los árboles bloqueaban la luz del sol y el aire saturado de humedad apestaba horriblemente.

“¡L-Lo sé……!” Respondió la Sacerdotisa nerviosamente en cuanto se dio cuenta que el olor era diferente al de un nido de goblins.

Ella, qué había descuidado sus pasos, apretó fuertemente sus labios y bajó la mirada avergonzada.

“Siempre y cuando lo entiendas……”

Publicidad Y-M1

Ella tuvo la misma reacción de una niña siendo regañada por sus padres.

Puso todas sus fuerzas en sus manos que sostenían su sonoro bastón, sintiéndose miserable y frustrada.

── Aquella vez.

¿No hubiera sido mejor que dijera algo?

¿Era acaso porque tenía miedo y pensó que pasaría desapercibida si permanecía en silencio, o qué?

¿Quizás sus emociones solo le habían nublado la mente? Incluso a pesar de que ya habían pasado unas cuantas horas, ella aun no lo sabía.

── Cuando volvamos……

La Sacerdotisa oró una y otra vez en nombre de la Misericordiosa Madre Tierra dentro de su delgado pecho, tratando de cambiar sus sentimientos.

Si no podía concentrarse, moriría. Eso lo sabía muy bien.

A menudo veía a aquellos que solían ser los más bromistas cambiar su mentalidad en preparación para la batalla.

Ella intentaba hacer eso. La Sacerdotisa inhaló y exhaló profundamente, para estar tan calmada como los demás.

Por supuesto, había cosas que la deprimían, pero si se esforzaba por crecer ──……

“Oigan, ¿no huelen algo?” De repente, la Arquera Elfa Superior sacudió su nariz y susurró esas palabras rápidamente.

El grupo dejó de moverse. Un instante después, la Sacerdotisa dejó de caminar y miró a su alrededor.

Los sobresalientes sentidos de la elfa exploradora eran, como siempre, el salvavidas de este grupo.

Al escuchar con atención, notaron que eran envueltos por el sonido del roce de las hojas.

¿Estaban las copas de los árboles siendo cubiertas por nubes

Sea como sea, la Sacerdotisa seguía tratando de analizar ese desagradable olor mientras sentía que imaginaba algo así.

La mezcla de hojas podridas, tierra y humedad le dejaba un horrible sabor de boca.

 ── Es diferente del olor de una cueva……

“Apesta, este túmulo sí que apesta.” Dijo el Chamán Enano, sentándose mientras metía su mano en su bolso de catalizadores.

“¿Me pregunto cuanto tiempo pasará para que pueda olvidar este asqueroso olor?”

Ante la pregunta del Sacerdote Lagarto, el Chamán Enano dijo “Quién sabe” acariciando su blanca barba con su mano y mirando al cielo como si estuviera meditando.

“¿Cientos o miles de años? ¿Quizás el mismo tiempo que duro la era de los dioses? Aunque no creo que la nariz del yunque quede obstruida.”

Ignorando a la Arquera Elfa Superior que decía “¿Qué dices?” mientras sacudía inconforme sus largas orejas, el Chamán Enano susurró en voz baja.

“Este me parece un túmulo muy inusual.”

“¿Hay goblins?”

“No lo sé, pero…” dijo el Chamán Enano, poniendo una pausa a sus palabras y estremeciéndose repentinamente. “Quizás podrían aparecer wights.”

Wight. Murmuró Goblin Slayer, repitiendo como un loro. “…… No conozco ese nombre, pero, ¿es algún tipo de monstruo?” (NOVA: Los Wights son no muertos humanoides inteligentes. Nunca descansan en la obtención de su objetivo, la guerra eterna contra los vivos.)

“Tú no sabes nada más que de goblins, ¿verdad?” Frunciendo el ceño, la Arquera Elfa Superior buscó en su carcaj y sacó una flecha con la punta en forma de capullo. La preparó poniéndola suavemente en la cuerda de su arco mientras sacudía nerviosamente sus largas orejas. “Quizás sea algún rey que murió a causa de una maldición, o un guerrero al que no se le permita el descanso eterno por haber roto su juramento hacia algún rey.”

“Esa no es mi especialidad……” Dijo el Sacerdote Lagarto, girando su largo cuello mientras jugaba con algún tipo de colmillo de dragón.

Publicidad M-M2

De repente, comenzó a elevarse una tenue neblina, aunque esta no era un impedimento para los ojos de un hombre lagarto.

Como este grupo tenía varias razas diferentes, como un elfo, un enano y un hombre lagarto, era muy efectivo incluso en la oscuridad.

Aun así, la Sacerdotisa no tenía idea de cómo todos podían ver tan bien en la oscuridad.

“Al ser un viejo mausoleo, más que goblins, consideraría el encontrarnos con varios tipos de criaturas.”

“¿Los goblins estarán usando su guarida como nido……?”

Goblin Slayer gruñó en voz baja dentro de su casco de hierro. Eso solo sirvió para indicar que la situación no le agradaba.

Él pateó el suelo con la punta de sus botas como si buscara un escalón o una superficie solida en la cual apoyarse. Pero el barro era muy blando y se le pegó en los pies.

“Esto no me gusta.” La Sacerdotisa tragó saliva y apretó fuertemente su sonoro bastón con ambas manos.

Sintió como en su nuca se le ponía la piel de gallina. Tenía un mal presentimiento.

Esto siempre le sucedía cada vez que algo malo iba a pasar.

Por eso, ella prestó mucha atención al paisaje alrededor del túmulo, mirando cuidadosamente a las sombras tendidas en la oscuridad más allá de la ligera niebla.

Las lapidas rudimentarias de piedras apiladas. Los rastros de algún entierro. ¿No había algo arrastrándose entre esos huecos?

No era para nada obvio. Pero fue ella quien logro notar las señales.

Publicidad M-M2

Bzz. Un banco de tierra cubierto de moho tembló sin hacer ningún ruido, pero la Sacerdotisa sí se percató de ello.

“¡Ah……!” gritó ella con voz temblorosa. “¡Ahí, la tierra está……!”

Publicidad M-M5

En ese instante, una flecha salió volando.

La Arquera Elfa Superior tiró de la cuerda de su arco demasiado rápido como para poder seguirla con la mirada, produciendo un sonido similar al de .

A pesar de que la flecha se clavó directamente en el montón de tierra, este continúo elevándose como si algo empujara desde adentro.

Lo que apareció fue un diminuto ser humanoide. Con una horrible apariencia y un olor espantoso.

La Sacerdotisa solo podía pensar que eso claramente era un goblin ── era lo mismo con Goblin Slayer.

“Después de todo son goblins…… ¿Cuántos son?”

“¡No lo sé!” gritó en respuesta la Arquera Elfa Superior, agitando sus orejas mientras preparaba más flechas. “¡Pero vienen de todas direcciones!”

Publicidad Y-M3

Era tal como ella dijo.

Las lapidas rudimentarias sobre los bancos de tierra temblaban y se derrumbaban, emergiendo de ellos enemigos por todos lados.

La Sacerdotisa se quejó emitiendo un “Ugh” mientras sostenía su boca para contener las náuseas provocadas por el nauseabundo olor que se extendía alrededor de ellos.

“Jojo, un ataque sorpresa con una técnica de ocultamiento bajo tierra.” El Sacerdote Lagarto miró a su alrededor, y curvó los bordes de su mandíbula pareciendo complacido. “Es algo bastante hábil para unos goblins.”

“¡No es momento para estar impresionado! ¡Oye, Corta-Barbas, ¿qué hacemos?!” El Chamán Enano metió su mano en su bolsa de catalizadores y gritó bruscamente.

Goblin Slayer preparó su pequeño escudo y su espada, mirando al enemigo que se aproximaba hacia él.

Publicidad M-M1

No, no al enemigo que se aproximaba. Aunque desconocía como era la mirada oculta en su casco de hierro, la Sacerdotisa se avergonzó al sentir que él la estaba mirando.

“Formaremos un círculo alrededor de ti.” dijo él con una voz grave. “Prepárate.”

“¡S-Sí!”

Los movimientos de los aventureros fueron veloces.

En vez de pensar en las ‘buenas jugadas’ que podrían usar más adelante, tomar acciones inmediatamente era la jugada más valiosa que se podía hacer en una aventura.

Todos rodearon a la Sacerdotisa para protegerla desde todas direcciones, cada uno preparó su espada, arco, hacha, garras, colmillos y cola.

Publicidad M-M4

Acomodados en una sólida formación estaban la Arquera Elfa Superior al frente, a los lados Goblin Slayer y el Sacerdote Lagarto, y el Chamán Enano atrás.

En medio de ellos, la Sacerdotisa apretó fuertemente sus labios y miró a su alrededor sosteniendo su sonoro bastón en sus manos para reconfortarla.

Pero, ella no confirmo la posición de los enemigos ocultos en la niebla, sino la situación de sus cuatro compañeros.

Cuando algo sucedía, su deber no era otro más que el de transmitir la información a los demás.

Cargar con ese importante papel, junto con el uso de sus milagros, le brindaba un sentido de responsabilidad y nerviosismo, y algo de inspiración.

“……Sus movimientos, son lentos.”

Publicidad M-M3

“Es verdad.” Mientras respondía a la Sacerdotisa, la Arquera Elfa Superior tenso la cuerda de su arco y miró hacia una sombra danzante detrás de la niebla.

Lentamente.

Las figuras que se acercaban desde todas direcciones, un paso a la vez, provocaban que una helada sensación recorriera la espalda de la Sacerdotisa.

“No cayó aunque le acerté con una de mis flechas…… Pero no escuche ninguna armadura…… Es un poco espeluznante.”

“¿Qué te parece?” Le preguntó Goblin Slayer al Sacerdote Lagarto tras escuchar las palabras de la Arquera Elfa Superior.

Él, que era uno de los soldados más fuertes en la historia militar, se lamió la punta de la nariz con la lengua y exhaló ligeramente.

Publicidad Y-AB

“Personalmente, si se me permite decirlo, no me gustaría que perdiéramos la iniciativa”

“Estoy de acuerdo” afirmó Goblin Slayer. “No rompan la formación. Vamos a atacar.”

“¡Bien!” La Sacerdotisa, que se había olvidado por completo de los pensamientos en los que hasta hace poco estaba sumida, asintió seriamente.

Parecía que ya se había olvidado de la ansiedad que había sentido en el gremio.

Sin embargo ── aunque así pudiera ser, no quería agradecerles a los goblins por eso.

4.8 4 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios