Goblin Slayer

Volumen 9

Interludio 3: De una Historia que Sucedió Antes de que por Una u Otra Razón el Mundo Fuera Salvado

 

 

Los tres aventureros bajaron corriendo por la nieve que se apiló en la montaña durante miles de años.

Incluso la Coneja Blanca Cazadora, a la cabeza del grupo, estaba sin aliento. Y ni que decir de los otros dos que la seguían por detrás.

Publicidad Y-AR

El tiempo era lo más valioso.

No podían ignorar a los Sasquatch que huyeron hacia las profundidades de las montañas. Como eran unos tontos, no sabían si aprenderían su lección.

Y, sobre todo, estaba el incidente que vieron al pie de la montaña. Le preocupaba la seguridad de sus compañeros que se dirigían hacia allá.

── Hay demasiadas cosas que no podemos ignorar.

Sin embargo, esas ‘cosas’ son algo que ocurre con frecuencia en las aventuras.

Publicidad M-M5

Inclusos los dioses, sentados frente tablero de juego en el cielo, no sabían cuál sería el resultado de los dados.

El Guerrero Novato se estaba impacientado lentamente.

A pesar de que la nieve y el viento habían disminuido, la nieve que cubría sus pies no se derretiría todavía.

Lo más probable era que había existido nieve aquí desde el comienzo del mundo.

── Debí haber elegido unos zapatos más firmes.

Ahora era demasiado tarde para arrepentirse, pero aun así el Guerrero Novato no pudo evitar pensar en ello.

Publicidad M-M2

De todos modos, pudo pasar a través de esa batalla en la cueva y el arrepentimiento vino después.

Debía aprovechar al máximo esa buena suerte, arrepentirse con sensatez, y utilizar lo aprendido para la próxima vez.

Publicidad Y-M3

Recordando la sensación causada por la falta de preparación, el Guerrero Novato miro hacia atrás sobre su hombro mientras avanzaba sin detenerse.

“Oye, ¿estás bien?”

“¡De alguna…… manera……!” La Aprendiz de Clérigo alzó su voz con una respiración entrecortada. Su sagrada espada-balanza ahora era solo un simple bastón.

Bajo este cielo frio, el rostro de la chica que llevaba un grueso abrigo se había enrojecido, y el sudor atravesaba su frente como perlas.

El chico se rio ligeramente, seguramente él se veía igual. Entonces él extendió su mano hacia ella.

“Vamos.”

“…… Gracias.”

Las escasas palabras fueron dichas para esconder su vergüenza y su cansancio.

Publicidad Y-M2

Apartando la mirada, el Guerrero Novato tomó su delicada mano y la sacó de la pila de nieve en la que ella se encontraba de un jalón.

Dando un vistazo hacia el frente, las largas orejas de la Coneja Blanca Cazadora, que avanzaba saltando y saltando, temblaron.

“¡Ooigan, lo siento! ¿Quieren tomar un pequeño descan──?”

…so. Esa palabra fue interrumpida de repente. La Coneja Blanca Cazadora se detuvo.

Con sus largas orejas balanceándose contra el viento, empujo sus blancas y redondas manos hacia ellos.

“¿──?…… ¿Qué pasa?”

“¡Parece que algo se acerca!”

Los aventuraros se prepararon inmediatamente ante el grito de advertencia.

Ellos estaban cansados, tenían poca experiencia, y esta era la primera aventura de la Coneja Blanca Cazadora.

Sin embargo, ellos eran aventureros.

No tenían hechizos, habían agotado sus milagros, sin embargo, sostener sus armas y prepararse para la batalla era natural para ellos.

El Guerrero Novato se adelantó y cubrió a la Aprendiz de Clérigo poniéndola a su espalda. La Coneja Blanca Cazadora retrocedió de un salto y preparó su ballesta.

¿Cuánto tiempo paso desde entonces?

¿Un minuto, dos? A lo mejor, fueron solo segundos. Pero para el Guerrero Novato se sentía como si fuera una hora.

Finalmente, la Coneja Blanca Cazadora parpadeó. El Guerrero Novato también pudo ver las figuras acercándose.

Al principio eran siluetas. Poco a poco se volvieron más detalladas. Eran dos pequeñas sombras.

Una era extremadamente pequeña ── una Rhea. Y un pelirrojo……

“¡Ah, tú ……!”

“¿Ah? ¿Qué? ¿Qué haces aquí?”

El Chico Mago Pelirrojo pregunto asombrado con su actitud arrogante de siempre.

Publicidad M-M5

Los pies descalzos de la chica, la Luchadora Rhea, que corría a su lado, patearon el trasero del Chico Mago Pelirrojo.

“¿¡Eso duele!?”

“¡Hola, ha pasado mucho tiempo! ¿Cómo han estado?”

Me da igual este sujeto. Ignorando su grito, la Luchadora Rhea estiro ligeramente su mano.

La Aprendiz de Clérigo miró fijamente su cara, y sonrió lentamente.

Entonces movió sus dedos entumecidos a causa del frio y sostuvo firmemente su mano como si fuera una espada pequeña.

“¡Sí, sí……! ¡Nos va bien, estamos bien! ¿Y ustedes? ¿Les ha ido bien?”

“¡Hemos ido juntos a unas cien aventuras!” Ella irguió su delgado pecho y aflojó sus mejillas tímidamente. “Estoy muy animada. Esto es solo entrenamiento.”

Entonces, sus ojos mostraron una brillante curiosidad característica de los Rhea y se dirigieron hacia la Coneja Blanca Cazadora.

“¡Vaya! ¡Parece que también han pasado por muchas cosas, incluso se hicieron compañeros de una chica tan linda!”

“Estee……” dijo tímidamente la mencionada chica linda, la Coneja Blanca Cazadora. “¿Son…… conocidos suyos?”

“Somos amigos” dijo el Guerrero Novato sin demora. “¿No?”

“……” el Chico Mago Pelirrojo guardó silencio, y poco después dijo “Sí” implacablemente.

Al escuchar eso, la Luchadora Rhea se rio entre dientes, el Chico Mago Pelirrojo la miró de reojo y cambio de tema.

“Entonces, ¿qué pasa? ¿Qué tipo de misión tienen?”

“Ah, en realidad── ……”

Publicidad M-M3

El Guerrero Novato les resumió su situación actual como si dijera un trabalenguas.

Cuando él omitía algunos detalles que no recordaba debido a su impaciencia, la Aprendiz de Clérigo no pudo evitar asistirlo.

Finalmente, la Coneja Blanca Cazadora añadió una o dos cosas, y la Luchadora Rhea dijo “Ya veo” y asintió. “¿Entonces no fueron llamados por esas personas?”

“¿Llamados?…… ¿Esas personas?”

La Aprendiz de Clérigo inclinó su cabeza y la Luchadora Rhea asintió diciendo “Sí”.

Publicidad M-M5

“Parece que el maestro tiene algo preparado aquí.”

“…… Nos dijo que ayudáramos a esas personas hasta que terminara.”

¡Aunque yo no lo reconozco como mi maestro! Murmuró quejándose malhumorado el Chico Mago Pelirrojo.

“Esas personas……” dijo la Coneja Blanca Cazadora estirando en alto sus largas orejas.

Publicidad M-M1

“…… ¿Personas vienen de esa dirección?” El Guerrero Novato no había notado sus presencias hasta que ella los mencionó.

Tampoco la Aprendiz de Clérigo. Y su habilidad de percepción no era tan diferente de la de una mujer adulta.

No, para empezar ni siquiera la Coneja Blanca Cazadora no pudo sentir su presencia hasta que estuvieron justo delante de ellos.

Tres aventureros surgieron desde el paisaje nevado.

Una guerrera y una maga ── ambas mujeres. Y a la cabeza, una pequeña chica de cabello negro.

Ella tenia una inmensa espada colgada en la cintura, pero aun si se acercó a ellos corriendo como una niña y les mostró una sonrisa radiante como el sol.

“¿Qué pasa? ¿Sucedió algo?”

“No, ellos son…… amigos míos.” El Chico Mago Pelirrojo miró hacia la Luchadora Rhea que se reía. “O algo así……”

El Chico Mago Pelirrojo explicó breve y claramente la situación, y la chica dijo “¡Ya veo!” asintiendo varias veces.

“Oigan, ¿está bien? ¡Tal vez haya algo que yo pueda hacer!”

La chica volteó hacia sus compañeras, la Guerrera asintió diciendo “No se puede evitar”, y la Maga murmuró un “Me lo imaginé”.

“Además ya se que tu siempre actúas para ayudar a las personas.”

“…… De alguna manera sabia que algo así sucedería.”

Al decir eso, la chica disimuló su vergüenza rascándose la nariz y diciendo “Tejeje”.

Publicidad M-AB

Entonces la chica golpeó el hombro del Guerrero Novato e irguió triunfantemente su pequeño pecho.

“¡Hiciste un buen trabajo trayendo a esas dos chicas hasta aquí, como se esperaría de un hombre! ¡Ahora déjame el resto a mí!”

“…… ¿Sí? ¡¡Sí!!”

Comprendiendo el significado de las palabras de la chica, el Guerrero Novato abrió sus ojos estupefacto. La Coneja Blanca Cazadora se echó a reír.

── No es necesario contar los detalles de lo que sucedió después.

4.8 9 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
5 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios