Goblin Slayer

Volumen 9

Capítulo 9: De Regreso a la Vida Cotidiana

Parte 1

 

 

“Eso también debió ser difícil……” Dijo la Chica del Gremio con una cálida mezcla de agradecimiento y preocupación, aunque lo hizo pensando que sus quejas no eran asunto suyo.

Sí. Asintió de manera indescriptible la Sacerdotisa que estaba informándole de los detalles.

En sus manos tenía una taza de té negro que la Chica del Gremio acababa de hacer.

Calentándose gradualmente tras beber uno, y luego dos sorbos, volvió a murmurar “Sí”.

“Para nosotros también lo fue…… pero que Goblin Slayer se encontrara con un verdadero ogro……”

“A Orcbolg le fue más o menos bien.” A su lado la Arquera Elfa Superior, también informando, colocó su mano sobre el escritorio aparentemente pasmada. “Esta chica, en serio, cómo decirlo…… fue envenenada”

“Envenenada……”




No fue así, dijo la Sacerdotisa en un tono preocupado, mirando a izquierda y derecha como en busca de ayuda.

“Bueno, es que fue influenciada por los ancestros.” Este comentario vino del Sacerdote Lagarto que estaba de muy buen humor. Estaba meneando la cola y girando sus ojos triunfalmente. “Debes apreciar lo bueno y lo malo del camino que recorres y seguir hacia adelante.”

Él juntó sus manos realizando una extraña oración y dirigió su mirada hacia un enorme artículo, el martillo de guerra del orco, apoyado contra la pared de la sala de espera del gremio.

Este supuesto trofeo de su aventura, era el símbolo del nuevo acto heroico añadido a los logros realizados por este gremio.

El Lancero, la Bruja y todos los demás lo miraban con profundo interés, incluso el grupo del Guerrero Pesado se alineó frente a el.

Se podía ver a la Caballera estirando su mano para intentar levantarlo, y expresando su descontento al ser detenida por el Caballero Pesado.

“Ma adelante incluso podría decorar algún buen escudo.” Dijo alegremente el Chamán Enano bebiendo de su botella de licor y limpiándose las gotas de su blanca barba con satisfacción. “Gigantes, vampiros, y un ogro come hombres. Hemos realizado un gran trabajo desde que se formó este grupo.”

“Es verdad……” Asintió la Chica del Gremio, examinando todos sus registros de aventureros y sus reportes.

Desde el reciente rescate de la princesa del laberinto subterráneo, han tenido una sucesión de grandes aventuras.

Esa misión incluso fue una colaboración con aventureros enviados desde la capital……

“A fin de cuentas, ¿quién era la mente maestra?” Dijo la Arquera Elfa Superior balanceando sus delgadas y largas piernas.

Ciertamente, esa era una buena pregunta. ¿Quién era el enigmático ser que retrasó la primavera y utilizo a la Bruja de Hielo y al Ogro?

“Sí” asintió la Chica del Gremio, concluyendo que no habría problema, y acomodó los documentos con algunos golpes. “Parece que los remanentes del ejercito del Rey Demonio habían estado tramando algo, pero ──……”

── ¿Parece que fueron derrocados por el Héroe?

“Qué problemático.” Dijo el Sacerdote Lagarto en un tono realmente relajado. A diferencia de la Chica del Gremio, pensaba que eso era asunto de alguien más. Para él, no era posible acumular actos piadosos y comprar queso si no recibiera una remuneración. “Hablando de la señorita Héroe, parece que de alguna manera ha estado yendo de aquí para allá.”

“Con el poder, surgen muchas cosas que puedes y debes hacer.”

Ante las palabras de la Chica del Gremio, el Sacerdote Lagarto murmuró para sí mismo “Soy rango plata porque hacer eso es una molestia después de todo.”

Al escucharlo, el Chamán Enano se echó a reír y la Arquera Elfa Superior suspiró pasmada.

“Por cierto…” Apoyando su barbilla en su mano con la actitud arrogante de un elegante Elfo Superior ella preguntó “¿Dónde está Orcbolg?”

“Parece que de vez en cuando se va temprano a casa.”

Aunque él siempre es así, ¿no? Dejó escapar la Chica del Gremio, medio decepcionada, medio de acuerdo.

La Arquera Elfa Superior dijo “¿Ah, sí?” moviendo sus largas orejas profundamente interesada, y luego dijo “Ya veo” haciendo precipitadamente una suposición. “Parece que incluso Orcbolg es alguien confiable.”

“Bueno, si hablamos de quién habrá terminado más cansado esta vez, de seguro es esa chica de la granja.”

“Sí, sí. Quisiera que sus responsabilidades diarias no se vieran afectadas y lo pase tan tranquilamente como sea posible.”

Solo quieres queso, ¿no? Dijo asombrada la Arquera Elfa Superior, y el Sacerdote Lagarto se volteó pícaramente.

Sin saberlo, las sonrisas se esparcieron en los rostros de todos y las apacibles risas hicieron eco en el gremio.

“O-Oigan, digo, ser envenenada, esa manera de decirlo es……”

Entonces, todos se rieron a carcajadas de la ansiosa protesta de la Sacerdotisa.

Muy descontenta, la Sacerdotisa infló sus mejillas haciendo un puchero y mirándolos a todos, pero no era oponente para ninguno de ellos.

Cuando se giró malhumorada, vio al Guerrero Novato, la Aprendiz de Clérigo y la Coneja Blanca Cazadora.

Sermones y burlas parecían volar hacia el Guerrero Novato desde ambos lados mientras hablaba de su reciente aventura con ambas manos extendidas.

Ella no conocía las experiencias que tuvieron esos tres, pero el Guerrero Novato y la Aprendiz de Clérigo ya no podían ser llamados novatos.

── ¿Y qué hay de mí?

La Sacerdotisa quería pensar que estaba progresando. Sus antiguos compañeros…… le dirían eso, ¿cierto?

La Sacerdotisa cerró sus ojos una sola vez, y sacudió su cabeza de izquierda a derecha.

“¿Qué pasa? Ah, ¿en serio te enojaste? Perdón. Te elogiare, por si acaso.” Dijo la Arquera Elfa Superior mientras la miraba a la cara con un rápido movimiento natural.

La Sacerdotisa suspiró al ver que los ojos de la Elfa Superior que se acercaban demasiado.

“No…… No” Pero sí, así era. “Sí me molesté un poco.” Dijo ella sonriendo rotundamente, y esta anciana amiga cercana suya dijo “¿Eeh?” exageradamente sorprendida.

La Sacerdotisa se rió pensando que era algo interesante, divertido y se sintió realmente bendecida.

5 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios