Goblin Slayer

Volumen 9

Capítulo 8: El Asesino de Goblins Avanza hacia el Torbellino

Parte 6

 

 

“¡¡WHoOooO!!”

Los aventureros evitaron rápidamente el martillo de guerra que cayó con un rugido.

Publicidad Y-AR

Al igual que antes, un solo golpe seria letal.

La Arquera Elfa Superior frunció el ceño mientras se preparaba para apuntar con su flecha, y dijo.

“¿¡Qué hacemos, Orcbolg!?”

“Derribarlo.” Dijo brevemente Goblin Slayer.

“¿¡No es lo que acabas de intentar!?”

Publicidad M-M3

Junto con su voz, las flechas disparadas se clavaron una tras otra en el pecho del ogro.

Publicidad M-M4

Sin embargo, el ogro sacudió su martillo de guerra para romper la punta de las flechas, por lo que no sufrió ningún daño.

“¡¡Eres muy indulgente, elfa!!”

La Arquera Elfa Superior gritó “Hya” deslizándose a través del martillo de guerra que fue balanceado repetidas veces.

No había forma de oponerse a ese enorme lingote de hierro. Si fueras aplastado, tendrías suerte si quedara algo de tus extremidades.

Al imaginar que moriría aplastada como un insecto con la palma de su mano, toda la sangre abandonó el sagaz rostro de la elfa.

Sin embargo, midiendo cuidadosamente su distancia, Goblin Slayer dijo naturalmente.

“Una vez más.”

“¡Agh, bien……!”

Entendido. La Arquera Elfa Superior respondió con una sonrisa que no hacía parecer que estuviera sintiéndose en un apuro, ella corrió sin dejar huellas en la nieve.

Mientras le daba un vistazo a la trayectoria del martillo, Goblin Slayer continúo preguntándole al Chamán Enano.

“¿Hechizos?”

Publicidad M-M1

“Me queda uno, o podría arreglármelas para hacer dos.”

“Con uno basta.”

“¡Bien!”

Por último, Goblin Slayer miro a la Sacerdotisa.

Ella estaba preparando su honda. Aunque tenia una expresión fuerte, su rostro se veía pálido a causa de la fatiga.

De seguro ya no le quedaba energía como para pedirle un milagro.

“No te exce……”

“No lo haré.” Interrumpiéndolo a media oración, la Sacerdotisa sonrió de forma orgullosa y respondió admirablemente. “Si puedes ganar haciendo lo imposible o lo absurdo, no hay problema.”

“Bien.”

Goblin Slayer asintió. Entonces volteó hacia la pelea entre el ogro y la Arquera Elfa Superior.

La Arquera Elfa Superior disparaba flechas, corría, daba saltos y continuaba atrayendo los ataques del ogro.

El martillo de guerra golpeó el tronco de un árbol y le rompió las ramas. Sin embargo, ella solo tembló como el sol que pasaba a través de sus hojas y salto a la siguiente rama.

Aunque estuviera en un bosque marchito. La elfa se movía como un pez en el agua. Seguramente podría aguantar un rato más.

“¿Cómo lo ves?”

“¿Conoces aquella epopeya antigua proveniente de un lugar muy lejano?” El Sacerdote Lagarto golpeó el hombro de Goblin Slayer con su cola y lo miró pareciendo muy complacido. “No importa cuán grande sea su cuerpo, no puede escapar del yugo de la gravedad. Sin mencionar que si tiene dos piernas……”

“Está decidido.” Goblin Slayer sacó un gancho para escalar de su bolsa de lona y le dio el gancho al Sacerdote Lagarto. “Engánchalo.”

“En un árbol tan grueso y enraizado como sea posible. ¡De acuerdo!”

Con tan solo unas pocas palabras, ambas sombras comenzaron a correr sobre el campo nevado, como deslizándose.

Publicidad M-M2

La Arquera Elfa Superior entendió su objetivo con solo verlos.

Con un grácil movimiento, que no le permitió sentir su peso, se aferró a la copa del árbol, giró su cuerpo y se posicionó sobre este.

“¡Reúnanse!”

“¡Sí!”

Ante la voz de sus confiables compañeros, la Sacerdotisa también se incorporó, arrojando piedras con su honda.

Ya fuera por la practica o porque el oponente era enorme, el guijarro arrojado acertó en el rostro del ogro y se hizo pedazos.

“¡Impertinentes! ¿¡Piensan que la piedra de una niña me haría algo!?”

“¡Entonces esta vez no será una flecha normal……!”

La Arquera Elfa Superior sacó de su carcaj una flecha que tenía la punta hecha a partir del brote de un árbol, lo mordió con sus pequeños y blancos dientes, y la coloco en su arco.

La tensa cuerda mandó a volar la flecha produciendo un tono musical.

Esta voló en línea recta hacia el ojo del ogro y ──……

“¿¡Wah!?”

Tan pronto como golpeó su globo ocular, se reventó y se dispersó en pedazos. El tremendo ogro volvió su rostro hacia atrás.

Mientras brincaba a otra rama para cambiar de posición, la Arquera Elfa Superior saco orgullosamente su delgado pecho diciendo “Fufun”.

“Antes, aunque clavara sus flechas, este se las sacabas y sanaba de inmediato. ¡La elfa es lista!”

¿Qué tal? Al escuchar el breve murmullo del Chamán Enano, sus largas orejas se estremecieron.

Quería responderle ‘¿tienes alguna queja?’, pero eso sería después de la batalla. Por ahora tenía que mantenerse callada.

“¡Ahora, Orcbolg!”

Goblin Slayer no respondió. El Sacerdote Lagarto enrolló la cuerda en el tronco de un árbol y la engancho.

Publicidad M-M2

“¡Listo, mi señor Goblin Slayer!”

Sin demora, Goblin Slayer corrió dando una y luego dos vueltas alrededor de los pies del ogro.

Incluso los goblins han caído en las trampas que han hecho con esta cuerda. ¿Hay alguna razón para que este enorme cuerpo no lo haga?

“¡¡OOh……!!”

Su mano tensó repentinamente la cuerda, y el ogro cayó estrepitosamente a causa de su propio peso.

Sus pies resbalaron debido a la nieve y a que no tenía como aferrarse al suelo. Así que tenso sus fatigados músculos y apretó sus dientes.

“¡Woah, oh, Ooh, ho…… ! ¡¡Con un, juego tan, infantil……!”

La situación era igual para el ogro.

Este limpió el polvo de sus ojos, mientras recuperaba su cuerpo, que fue forzado a inclinarse.

Publicidad G-M1




Ya no necesitaba ir con calma. Más que lastimarlos, debía matarlos a todos.

“《Carbunculus》…… 《Crescunt》……”

El ogro volvió a sacudir sus dedos, y unas palabras verdaderamente poderosas salieron de su boca.

En la punta de sus dedos brillaba debido a la luz de la magia. El Sacerdote Lagarto lo observaba mientras sostenía las raíces del árbol para que no se cayera.

Si no fuera por él, el más grande del grupo, no podrían haber logrado asegurar el gancho.

“¡¡Se acerca un hechizo 《Bola de Fuego》……!!”

“¡Eso lo sé sin que tengas que decirlo!” dijo frunciendo el ceño la Arquera Elfa Superior. ¿Se estaba comportando como un enano?

“…… ¡Aquí, voy!”

La sombra más pequeña del lugar, la Sacerdotisa, se posiciono como si fuera a obstruir aquel enorme remolino de energía mágica.

Sosteniendo firmemente su sonoro bastón con ambas manos, y con una enorme determinación en su pecho, cerró los ojos y recitó fuertemente una plegaria.

“《¡¡Oh Madre Tierra abundante en misericordia, concede tu sagrada luz a los que estamos perdidos en las tinieblas ──!!》”

En ese momento, sin duda el ogro se rió.

Ya había presenciado el milagro de la luz sagrada.

Como sabía que vendría, solo debía cerrar sus parpados durante un momento.

Las diferentes formas de cegarlo habían sido un truco muy efectivo hasta ese punto.

Por eso, previendo la 《Luz Sagrada》, el ogro apartó su mirada, cerrando los ojos, y ── ……

“¿¡──!?”

Al no ocurrir nada, abrió nuevamente los ojos.

Al ver su expresión, la Sacerdotisa sonrió audaz e intrépidamente mientras se limpiaba el sudor de su joven rostro.

── Así es.

La Sacerdotisa apuntó su sonoro bastón hacia el ogro, y con gran orgullo y firmeza asintió.

── ¡Yo solo dije las palabras de la plegaria!

Goblin Slayer Volumen 9 Capítulo 8 Parte 6 Novela Ligera

 

“¡Ahora!”

“¡¡Sí!!”

El Chamán Enano luego de poner un poco de su fuerte licor en su boca, calmó el cielo al poner en alto el catalizador en su mano.

“¡《Pixies ricuras, pixies puras. No les pido dulzuras, les pido travesuras》!”

Las pixies son muy traviesas. Si alguien les quita los ojos de encima, felizmente correrían hacia él.

Las pequeñas aladas rieron agudamente y atraparon las piernas del ogro con 《Sujetar》.

Esto ya era intolerable.

“¿¡Ga, AAaAAAaaaAahh!?”

La concentración del ogro se interrumpió y el poder de sus palabras se desvaneció en el aire, la magia en la punta de sus dedos desapareció.

Sin poder mantenerse de pie, el ogro cayó nuevamente de espaldas en el lago.

“¡Ooh……!”

Publicidad M-M5

Goblin Slayer saltó dentro de la columna de agua que se alzó. Saltó con un grito.

Buscando caer en pecho del ogro que se hundía entre las olas, con su espada en la mano, Goblin Slayer gritó.

“¡Corten, la cuerda……!”

“¡Está bien!” Rugió el Sacerdote Lagarto y cortó la cuerda atada al gancho para escalar con sus afiladas garras.

Debido a la perdida de tensión de la cuerda, y sin tener a qué aferrarse, el ogro se hundió en el agua.

Pero ahí no acababa todo, Goblin Slayer clavó la cuchilla en la tráquea del ogro que se retorcía al ahogarse y la agujeró.

“¿¡Gaaha!? ¡¡A, aventureroo……!!”

Estaba retorciéndose de agonía, pero sus ojos ardían de furia mientras emitía burbujas de sangre.

Ya veo. Ciertamente estaba recibiendo daño. Sin embargo, no era crítico.

Era imposible que el ogro perdiera la vida debido a una misera cuchilla como la de este aventurero.

Era un recuerdo estúpido. Pero él si volvía a hundirlo en el agua de esta manera, el ogro solo tendría que volver a saltar para lograr salir.

Usar la misma jugada dos veces significaba que ya se estaba estancando ── ……

“¡¡Esa muchacha, esa elfa, las devoraré frente a tus ojos……!!”

Goblin Slayer miró sin emociones los ojos del ogro que acababa de escupir esas palabras.

Los ojos rojos en lo profundo del viejo casco de metal observaban al ogro como un ardiente fuego fatuo.

Entonces, él dijo. Con voz inhumanamente tranquila, fría como el viento que soplaba en el fondo del valle.

“Húndete.”

“¿Qu-……?”

“¡¡Aquí voy!!” Antes de que el ogro entendiera que quería decir, el Chamán Enano grito. Uno tras otro, unió sus dedos formando sellos. “《 ¡Salgan, gnomos, vean lo que trajo! ¡Aquí viene, miren abajo!  ¡Volteen esa cubeta—cambiemos la meta! 》”

El cuerpo del ogro comenzó a hundirse en las heladas aguas como si estuviera atado por pesadas cadenas.

“¡Qu, est, ma, dito……! ¡¡Aven, turero……!!”

La turbia agua fluyó hacia su boca y su nariz. Los sonidos que emitía su gorgoteante voz, ya no eran palabras.

Goblin Slayer pateó el pecho del ogro con un pisotón y saltó hasta la orilla dejando la espada clavada en su garganta.

El ogro intentó seguir esa silueta con sus ojos. Pero las oscuras aguas interponían su mirada y ya no podía verlo.

El agua se adhería a su cuerpo como si fuera lodo, y sin importar cuanto nadara sus manos no se aferraban a nada.

Sus gruesos brazos y piernas, rasgaban y pateaban el agua. Pero no importaba cuanto se moviera, no era capaz de nadar.

Ahora estaba siendo forzado a caer. Muy, lentamente.

¿Se percato que eso se debía a 《Control de Caída》?

Tal vez eso era imposible. Ya que, al perder el aliento, también se pierde el tiempo necesario para pensar.

El ogro deseaba brincar a tierra. Deseaba rebanar a pedazos a los aventureros.

Como mínimo, quería respirar pequeña bocanada de aire, deseaba, suplicaba, hasta que una enorme burbuja salió de su boca.

No quería morir tan torpemente. No quería morir ahogado. No.

Ese grito se convirtió en una burbuja, que estalló antes de llegar a la superficie.

Ese ──── fue su último momento.

“…… ¿Está muero?”

Arrastrándose hasta la orilla, Goblin Slayer dejo caer su cuerpo terriblemente cansado.

Su cuerpo se sentía más pesado que antes. Era como si estuviera lleno de plomo.

Publicidad M-M1

Incluso respirar le era difícil, hasta tuvo el impulso de sacarse el casco de metal. Pero, no.

Aun había goblins cerca. Aún había goblins. No podía quitárselo. Aun ── ……

“Toma, Goblin Slayer.”

En ese momento, la botella que le fue ofrecida heroicamente desde su costado interrumpió sus pensamientos.

La Sacerdotisa, con una expresión obviamente exhausta, estaba mirando su casco con una Poción de Resistencia en la mano.

“Hm” dijo Goblin Slayer con una voz ronca. “…… Gracias, me has salvado.”

“No” dijo la Sacerdotisa con sus mejillas teñidas de rojo, bajando la mirada. “Es porque tu siempre me ayudas.”

Ya veo. Diciendo eso, Goblin Slayer puso la poción en su boca.

Así es. Dijo la Sacerdotisa, sentándose ligeramente a su lado.

Finalmente, Goblin Slayer pudo tomar un descanso.

“Pero acabamos de vencer al ogro en una batalla directa.”

Haciendo una expresión de no poder creerlo, la Arquera Elfa Superior observó las ondas restantes en la superficie del lago.

Entonces sacudió sus orejas con una actitud profundamente orgullosa y volteó hacia el grupo con una sonrisa en todo el rostro.

“¿¡Eso no es el resultado de una batalla de rango oro!?”

“Detente. Como no se trata de política nacional, y al ser por pura obligación no llega a rango oro.”

Cuando el Chamán Enano agitó cansadamente su mano, y la Arquera Elfa Superior murmuró desafortunadamente “Es verdad”.

Aparentemente ella se había olvidado de lo que se quería quejar en medio de la batalla.

Es una chica sencilla. Se rió el Chamán Enano y bebió su fuerte licor mientras acariciaba su blanca barba.

“Sí, sí. La habilidad necesaria para lograrlo es de rango oro, pero como fue problemático es de rango plata. Bueno, la agilidad es lo importante.”

El Sacerdote Lagarto se volteó a verlos complacidamente mientras quitaba el gancho para escalar aferrado al árbol.

La cuerda fue cortada, pero el gancho estaba a salvo. La reutilización de estos pequeños equipos también era importante para los aventureros.

Además, cargó alegremente el martillo de guerra que el ogro soltó cuando estaba ahogándose pensando, ‘Esta es una buena herramienta’.

Los hombres lagartos no usan otras armas más que sus garras y colmillos, pero, aunque fuera algo antiguo, los metales eran valiosos.

Y aunque, no era un cráneo o un corazón, era un magnifico trofeo.

“La cosecha es importante…… Además, aun nos falta realizar una batalla de limpieza, ¿no es así, mi señor Goblin Slayer?”

“Hm.”

Goblin Slayer asintió brevemente y dirigió su mirada hacia las ruinas aun humeantes del pueblo.

Aún hay goblins. Las muchachas capturadas seguían esperando dentro del pozo a que la batalla terminara.

Nunca se termina con el fin de la batalla. Considerando el número de goblins.

Publicidad M-AB

Había un montón de cosas por hacer, pero tal parece que después de todo hoy no era el día en que debía morir.

“Pero…… ¿era un ogro?”

Goblin Slayer forzó a su cuerpo a ponerse de pie gracias a la poción que le devolvió su resistencia.

La Sacerdotisa sostuvo su tambaleante cuerpo con sus delicadas manos. Goblin Slayer dijo.

“Los goblins son más difíciles.”

5 7 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios