Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 4

S4: El Terror del Gran Laberinto de Elroe

Parte 2

 

 

Entonces un escalofrío recorrio mi espalda.

Me doy la vuelta.




Algo me devuelve la mirada.

Ocho ojos brillantes, mirándonos desde lo alto de una roca.

Un monstruo conocido como un Vestigio de la Pesadilla.

Ahí está, encima de la roca.

Sus ojos rojo sangre están fijos en mí fríamente.




No es particularmente grande.

Pero tiene una presencia mayor que cualquier otro monstruo al que nos hayamos enfrentado hasta ahora.

No me puedo mover.

Tampoco nadie más.

Es como si estuviéramos congelados en el lugar, incapaces incluso de temblar.

El monstruo araña blanco parece tener sus garras alrededor de nuestros corazones.

“¿Héroe?”

De repente, escucho una voz.

Pero no en forma de sonido.




Telepatía.

No estaba dirigido a mí.

Simplemente estoy escuchándolo de camino a otra persona.

“Héroe.”

Entonces, de repente, alguien más está aquí.

No solo aquí. Está en todas partes.

¿Gobernador?”

“Gobernador.” “Gobernador.” “Gobernador.” “Gobernador.” “Gobernador.” “Gobernador.”

“¿No se puede usar Apreciación en él?”

“No se puede usar Apreciación.” “No se puede usar Apreciación.” “No se puede usar Apreciación.” “No se puede usar Apreciación.” “No se puede usar Apreciación.” “No se puede usar Apreciación.”

¿Gobernador?”

“Gobernador.” “Gobernador.” “Gobernador.” “Gobernador.” “Gobernador.” “Gobernador.”

“¿Reencarnación?”

“Reencarnación.” “Reencarnación.” “Reencarnación.” “Reencarnación.” “Reencarnación.” “Reencarnación.”

“¿Pero son débiles?”

“Débiles.” “Débiles.” “Débiles.” “Débiles.” “Débiles.” “Débiles.”

“Débiles. Débiles.” “Débiles. Débiles.” “Débiles. Débiles.” “Débiles. Débiles.” “Débiles. Débiles.” “Débiles. Débiles.”

La voz telepática hace eco por todas partes.

Luego aparecen, en el suelo, en la pared, en el techo, por todas partes.

Ojos rojos, toneladas de ellos.

Luego blanco, llenando mi visión.




El bizarro espectáculo obliga a mis pensamientos a detenerse.

No, tengo que pensar.

Están usando el lenguaje por un propósito específico—deben estarlo.

Y una palabra en particular destaca.

“¡¿Sabes acerca de las reencarnaciones?!”

Me calmo tras la resolución y hablo.




Los ojos de Basgath se abren, pero tenía que preguntar, pasara lo que pasara.




“Lo hacemos.” “Lo hacemos.”

“Por supuesto que lo hacemos.”

La respuesta es inmediata.

Nos estamos comunicando entre nosotros.

Estas cosas no son monstruos que carecen de inteligencia.

“¿Por qué lo sabéis?”

“Maestro.” “Maestro.”

“Madre.” “Madre.”

“¿Es ese “Maestro” una reencarnación?”

“Lo sabrás muy pronto.”

“Lo descubrirás muy pronto.”

“Tú lo descubrirás.”

“Tú lo sabrás.”

“¿Qué quieres decir?”

“Proclamación.”

“Declaración.”

“El principio del fin.”

“El mundo comienza.”

“El mundo se acaba.”

Las sombras blancas desaparecen poco a poco.

“¡Por favor, espera! ¡¿Qué significa eso?!”




“No necesitas saber.”

“Morirás de todos modos.”

“Todos morirán.”

“Simplemente lucha por sobrevivir.”

Implícitamente, sentí que decían, Te dejaremos vivir hasta entonces.

Con eso, los Vestigios de la Pesadilla desaparecen.

***

 

 

“¡Insensato!”

El puño de Basgath golpea mi cara.

Acepto el golpe con resignación.

Basgath intenta golpearme otra vez, pero Hyrince lo agarra y lo retiene.

“Te lo dije, ¿o no? Si ves a un Vestigio de la Pesadilla, ¡no hagas nada!”

Incluso con una llave en el cuello, Basgath sigue gritando de rabia.

A este ritmo, incluso podría zafarse de Hyrince y volver a por mí otra vez.

“Venga, venga.” La Srta. Oka interviene. “Aun así hemos logrado pasar a salvo, ¿no?”

Basgath deja de luchar a regañadientes.




Todavía parece enfadado, pero por lo menos ya no hay señales de que vuelva a ser violento.

“Lo siento. Simplemente tenía que preguntar.”

“¿Incluso si te hubiera matado?”

Basgath me fulmina con la mirada.

No sé cómo responder.

“Si quieres morir, es tu elección, muchacho. Pero no si también involucras a otros. Muere tú solo si es lo que quieres.”

“Basgath, esto está yendo demasiado lejos.”

La Srta. Oka lo regaña, pero creo que él tiene razón.

Hice una elección egoísta al tratar con los peligrosos Vestigios de la Pesadilla simplemente porque tenía demasiada curiosidad.

Basgath empuja a Hyrince.

Quizás juzgando que ya no me va a golpear más, Hyrince lo libera.

Inmediatamente, Basgath se tambalea hacia una roca a cierta distancia, se apoya contra ella, y se desliza hacia el suelo.

Mirándolo más de cerca, me doy cuenta de que su rostro está pálido.

Basgath dice que se encontró con la Pesadilla hace mucho tiempo.

Tal vez ese encuentro lo traumatizó.

Mirando a los demás, veo que Katia y Anna han caído de rodillas, y Hyrince se ve un poco pálido.

Incluso la expresión de Fei está rígida.

Nuestra profesora es la única que parece tranquila.

“¿Estáis bien?”

Me dirijo a Katia y a Anna primero.

“Creo que no puedo levantarme de momento.”

“Estoy tan avergonzada…”

Ambas se ven casi al borde de las lágrimas.

A juzgar por la piel de gallina, están disgustadas a la par que aterrorizadas.

Incluso aunque fueran relativamente pequeñas para los monstruos, seguíamos básicamente rodeados de arañas gigantes.

Tiene sentido que las chicas estuvieran angustiadas. Yo también estoy alterado.

“Si nos hubieran atacado, ¿crees que podrías haberlo manejado, Fei?”

“Yo… no lo creo.”

Fei responde a mi pregunta con incertidumbre.

“Con una de ellas probablemente habría estado bien, pero con un número tan grande de ellas, no estoy segura.”

“Lo suponía.”

Su hubiera solo una, incluso yo podría haberlo manejado.

No usé Apreciación en ellas, por supuesto, así que no sé sus estadísticas exactas, pero realmente parecían al menos tan fuertes como el dragón de tierra, si no más fuertes.

Ya que Fei fue capaz de defenderse contra el dragón de tierra, quizás podría haber luchado contra un Vestigio de la Pesadilla, también.

Pero eso suponiendo que solo hubiera una de ellas.

Contra un grupo tan grande que ni siquiera podía contarlos a todos, ganas probablemente sería imposible.

Es por eso que el hablar descuidadamente con el Vestigio de la Pesadilla en esa situación fue un acto imprudente que puso en peligro la vida de todos.

No tengo derecho a quejarme de que Basgath me haya golpeado.

Como nuestro guía, el está a cargo de mantenernos a salvo a todos. No hay razón para que dejara pasar mi decisión egoísta.

“Realmente parece tranquilo, ¿no?”




El color comienza a volver a su rostro, Katia levanta las cejas hacia la Srta. Oka.

“¿Hmm? Yo no diría eso. Claro, eran lindas por fuera, pero no me gustó su tono ni un poco.”

“¿Lindas…?”

Guau. Entonces ella realmente lo pensaba.

La Srta. Oka siempre ha tenido gustos inusuales, incluso en nuestras anteriores vidas.

En aquel momento, pensaba que era solo una fachada, pero aparentemente a ella realmente le gustan las arañas y esas cosas.

Sorprendente.

“Por cierto, ¿qué pensáis de lo que estaban diciendo?”

Los Vestigios de la Pesadilla no hablaban más que de acertijos repetitivos.

“No lo sé. No tenemos la suficiente información.”

En primer lugar, ¿qué son exactamente esos monstruos a los que llamamos “Vestigios de la Pesadilla”?

Parecían saber una o dos cosas sobre nosotros, lo que significa que deben tener la habilidad Apreciación a un nivel alto.

Más importante aún, eran lo suficientemente inteligentes como para entender el lenguaje humano.

Sin mencionar que es lo suficientemente sigiloso como para reunirse en un número tan grande sin que no diéramos cuenta.

También trabajaron juntas sin problemas, incluso llegando a usar Telepatía.

¿Cómo podían ser simples fragmentos tan poderosos?

No tiene sentido considerarlos monstruos comunes.

¿Qué demonios son ellos?

¿Cuál es su conexión con el monstruo conocido como la “Pesadilla” que andaba rondando la primera vez que aparecieron?

“El principio del fin. Todos morirán…”

Esas siniestras palabras de pesadilla.

Se han quedado en mi mente, repitiéndose una y otra vez.

 

 




 

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 4 S4 Parte 2 Novela Ligera

NOVA: Esto es lo que dice esta ilustración

SCHLAIN ZAGAN ANALEIT: Nacido de una concubina del rey del Reino de Analeit, Schlain es el cuarto príncipe. Es una reencarnación que conserva los recuerdos de su vida como estudiante japonés de secundaria. En su vida anterior, su nombre era Shun Yamada. En ese momento, era un joven ordinario, pero ha mostrado increíbles capacidades en su vida actual, lo que le ha llevado a ser conocido como un niño prodigio. Su hermanastra, Suresia, nació por la misma época de una verdadera reina, por lo que se criaron como gemelos. Él admiraba a su hermano mayor, Julius, el héroe, y ha decidido seguir sus pasos. Personalmente es reacio a la lucha, pero el tiempo en que vive y una serie de otros incidentes le han obligado a entrar en el campo de batalla.

5 11 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
30 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios