Goblin Slayer

Volumen 9

Capítulo 5: La Sombra del Monstruo que Yace en la Cueva

Parte 1

 

 

El grupo de aventureros decidió dirigirse hacia la montaña del norte sin esperar a que llegara la noche.

“Afortunadamente este camino es más fácil y menos trabajoso.” Dijo el Sacerdote Lagarto como si hablara sobre cómo preparar la cena. “Este es el lugar ideal para realizar una persecución y una erradicación.”

Publicidad Y-AR

No hubo ninguna objeción.

El grupo partió inmediatamente después de que la Aprendiz de Clérigo y la Sacerdotisa terminaran de orar por la gente conejo y los Sasquatch.

Afortunadamente, si es que puede decirse así, comparado con las dificultades que sufrieron en su camino hasta la aldea, este trayecto era sorprendentemente más sencillo.

“Esto es porque ellos no se preocupan por lo que está a sus pies.”

Era tal y como decía la Coneja Blanca Cazadora, que estaba a la vanguardia, los Sasquatch caminaban aplastando los árboles.

Publicidad M-M4

Gracias a ello el camino era plano y fácil de transitar, y estaba tan bien despejado que sería imposible perderse incluso con la ventisca soplando.

Aun así, la Sacerdotisa siguió caminando con precaución y cautela mientras exhalaba con alivio.

“¿Está cerca su madriguera?”

“Sí.” La Coneja Blanca Cazadora dio un salto y señaló hacia un lugar delante de ellos con su esponjoso dedo cubierto de pelo. “Mira, es ahí.”

Al mirar más allá de la blanca ventisca había un enorme agujero abierto en la superficie de la montaña, que se esparcía como una mancha negra.

“Una cueva…… que clásico, ¿no?” Dijo la Arquera Elfa Superior mientras asomaba su rostro desde la sombra de las rocas y sacudía sus largas orejas.

“¿Puedes oír algo?”

“Sí…… ¿creo que es música?” Mientas respondía la pregunta de la Sacerdotisa, la Arquera Elfa Superior frunció el ceño con todas sus fuerzas. “Tal vez sea un tambor. Es como una burda celebración, parecida a los festejos que siempre hace el enano.”

“Cálmate. Así como los aburridos elfos se ponen engreídos, nosotros festejamos.” El Chamán Enano acarició su blanca barba de mal humor y bebió un trago de su licor. “Pero hay algo que me preocupa.”

“¿Qué es?”

“Los espíritus. Está bien que los espíritus de hielo y nieve bailen, pero me parece que están demasiado letárgicos.”

“Eso es porque es invierno.” El Chaman Enano vio como la Arquera Elfa Superior, expandía su delgado pecho mientras decía esa tontería, era como si estuviera viendo a un humano. “……eso significa que no podrán prepararse para recibir a los espíritus de primavera.”

El Chaman Enano suspiró y tomó otro trago de su licor.

Entonces le entrego la botella de licor al Sacerdote Lagarto que observaba fijamente la cueva en silencio.

“Te lo agradezco” dijo el Sacerdote Lagarto y probó el licor mientras hacía rugir su garganta. “En otras palabras, ¿quieres decir que no hay señales de que venga la primavera?”

“Solo por esta zona.”

El Sacerdote Lagarto bramó un “Hmm” en un pesado tono. “Eso un problema de vida o muerte.”

“Es por eso que los Sasquatch están tan alborotados.”

La Arquera Elfa Superior volvió a fruncir el ceño y manifestó su consentimiento.

Entre los elfos que aman las flores y disfrutan de la fertilidad de la tierra, ella era especialmente alegre, brillante y de naturaleza desenfrenada.

Naturalmente, ella prefería la primavera y el verano más que el invierno.

Pero eso no la llevaba a torcer las leyes de la naturaleza que reinan en todo el mundo.

Estaba bien oponerse a ellas. No había problema en ser creativo para superar una situación adversa. Incluso estaba bien querer su destrucción, después de todo, los elfos sabían que no hay quien pueda controlar la naturaleza.

Pero ahora, en este lugar, estaba naciendo un brote de caos que los elfos odiaban.

Publicidad Y-M1

“…… Por supuesto que no puedes simplemente entrar a exterminarlos a todos.” Dijo la Sacerdotisa con una expresión difícil.

Ni siquiera el exterminio de goblins era fácil. Y esto era especialmente cierto para los otros tipos de monstruos.

“Pero” dijo el Guerrero Novato. “¿Es posible manipular así de fácil las estaciones?”

“Bueno, no puedo decir que sea posible, pero tampoco que no lo sea……” El Chaman Enano bebió un trago de la botella que le devolvió el Sacerdote Lagarto, pensó un poco y finalmente dijo. “Si eres un usuario de espíritus muy capaz o un mago muy conocido quizás puedas hacerlo.”

“Entonces no hay posibilidad de ganar.” Dijo indiferentemente la Arquera Elfa Superior y se encogió de hombros muy decepcionada. “Es imposible refutar a un Enano.”

Publicidad M-M4

“Ya cállate, yunque.”

“¿Qué? Es verdad, ¿o no?”

Su discusión, como siempre, era todo un escándalo. Para detener la habitual disputa, la Sacerdotisa tosió y se aclaró la garganta.

El Sacerdote Lagarto vio eso y entrecerró los ojos, y la Sacerdotisa se sonrojó.

“D-de todos modos…… es imposible que solo haya hechiceros, ¿no?”

“Hmm.” Respondió cuidadosamente el Chaman Enano. “Creo que se trata de un objeto mágico. Con eso cualquiera podría hacerlo.”

“Ya veo, ¿quizás sea eso?” Murmuró la Aprendiz de Clérigo, provocando inmediatamente que las miradas del grupo se reunieran en ella. Si fuera una chica ordinaria se sonrojaría tímidamente, pero ahora ella estaba hundida en sus pensamientos. “En el oráculo del Dios Supremo……”

“¡Ah! decía que tomáramos algo y lo trajéramos……” aplaudió el Guerrero Novato. “¿¡Sera eso!?”

“Tal vez ese sea nuestro objetivo.” La Sacerdotisa asintió. Sin duda los dioses no dirían ‘Fue un error darles el oráculo’. “Entonces ¿deberíamos enviar a alguien a investigar?”

“Sería descuidado en este estado.”

“Bueno, no hay duda de ello.”

El Sacerdote Lagarto y la Arquera Elfa Superior intercambiaron palabras ágilmente.

Mientras tanto, la Sacerdotisa fue sorprendida por una extraña ── sensación, sintió su cabello levantarse, así que se llevó la mano a la nuca.

El vello de su nuca estaba erizado y tenía la piel de gallina.

──…… ¿Qué podría significar esto?……

Era una sensación misteriosa.

No entendía lo que significaba, era como si se le olvidara algo y estuviera siendo presionada a recordarlo.

Publicidad Y-AB

“…… ¿Sucede algo?” El Chaman Enano golpeo ligeramente el brazo de la Sacerdotisa. Ella se estremeció sorprendida.

“N-no. No es nada…… Hace un poco de frio.”

“¿En serio?” El Chaman Enano se acarició la barba y se rio con algo de malicia. “Bueno, deberíamos apresurarnos e irnos. Quieres que Corta Barbas te felicite ¿no es así?”

“¡N-no, Goblin Slayer no……!”

No tiene nada que ver. Esas palabras se perdieron con el viento y en un instante se desvanecieron.

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios