Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 6

Capítulo 53: Reino Shirone

 

 

Nos encontrábamos por fin en el reino Shirone.

Este reino es un pequeño país con 200 años de historia; y aunque en este mundo se categorice la historia de 1 000 en 1 000 años y 200 años años no parezcan demasiado, hay que recordar que hace 400 años, todos los países de la raza humana salvo el reino de Asura y el Imperio Sagrado Milis fueron erradicados debido a la guerra.

Publicidad G-AR




100 años después de ese evento, el reino del Rey Dragón tomó control de la zona sur del continente central que se encontraba en constante guerra civil por el control de la zona. Prueba de ello es que aun al día de hoy, si continúas en dirección norte desde este reino, acabarás llegando a una zona de conflicto que se extiende en varios kilómetros a la redonda.

El reino Shirone es un país relativamente cercano a esa zona de conflicto, por lo que saber cómo sobrevivió durante 200 años este reino es una buena pregunta. Personalmente, realmente no es algo que me interese excesivamente, pero a grandes rasgos conozco el motivo; la subsistencia es posible debido a que este reino formó una alianza con el reino del Rey Dragón en sus inicios.

Bueno, lo llaman alianza, pero la diferencia de poderes entre los distintos reinos es evidente. La situación real de este reino es similar a la de las otras ciudades en las que nos paramos por el camino, es un reino vasallo.

Lo único que me interesa de este país es que Roxy, mi Shishou maga loli, estuvo aquí… ups, se me olvidaba que no es una loli. ¿Me pregunto si mi adorable y ligeramente torpe Shishou seguirá en este país trabajando como maga de la corte? Oí rumores de que le quemó las manos a uno de los príncipes, pero seguro que no fue a propósito y que sigue esforzándose como hasta ahora. Tras todo este tiempo, me encantaría volver a verla.

Quiero encontrarme con ella y decirle que estoy a salvo, charlar con ella y contarle sobre mi visita a su ciudad natal; y quiero que me muestre su magia de rango Real.

Publicidad Y-M2

Con esta idea en mente, seguimos el camino en dirección a la capital del reino.

***

 

 

Aunque dije que este reino era casi un vasallo del reino del Rey Dragón, es distinto a los otros 2 países por los que pasamos en nuestro camino; o al menos, no da esa impresión de ser una colonia del reino dominante.

Quizás se deba a la distancia entre ellos, o quizás porque esté muy influenciado por la zona de conflicto; realmente no lo entiendo bien.

Mientras seguíamos la ruta comercial, vimos varios campos de cultivo disparejos y ganado pastando libremente; también encontramos una zona cubierta como de hierba y tréboles, quizás utilizado para el barbecho.

No entiendo demasiado de agricultura, pero parece que los habitantes de este reino no cultivan la tierra siguiendo ningún patrón concreto.

Mientras observábamos el paisaje que cambiaba conforme seguíamos avanzando, nos acercamos finalmente a Latakia, la capital del reino shirone, al que entramos atravesando las murallas que rodeaban la ciudad.

En este mundo, lo normal es que las ciudades más importantes estén completamente amuralladas; al menos, tanto Roa como Milis-Sion poseían esto, aunque en esta última eran las columnas mágicas. Incluso en Kikka y Sanakia, encontramos sus ciudades principales amuralladas completamente.

Viéndolas de tan cerca, dan una sensación de seguridad, además de esa atmósfera de mundo de fantasía.

Hasta en el continente demoníaco encontramos murallas, es más, debido a que los monstruos en ese continente eran poderosos, sus murallas eran más concienzudas. A parte de Rikaris, ninguna ciudad tuvo esas enormes murallas naturales aprovechando el cráter, pero en todas y cada una de las ciudades de ese continente, las murallas y la defensa de la ciudad se construían y mantenían utilizando las habilidades de las razas demoníacas que vivieran por los alrededores. Todo eso, sumado a las batidas diarias para eliminar a todos los monstruos cercanos a la ciudad, que se hacía hasta en las aldeas más pequeñas.

Todavía recuerdo las extrañas plantas carnívoras que cultivaban los Migurd para proteger la muralla… Pero eso, cuando comparo las murallas del continente demoníaco con las del continente central, da la impresión que las de este último se construyen únicamente para hacer más imponentes las ciudades más que para la defensa.

***

 

 

Ahora que llegamos a la capital, Latakia, hicimos los pasos de siempre nada más entrar en todas las ciudades y empezamos por dejar el carruaje en un establo.

Quizás en parte se deba a que hay un gran número de Laberintos cercanos a este pais, pero por las calles se pueden ver a bastantes aventureros con un aura bastante profesional. Esto se debe a que una enorme cantidad de aventureros quieren dedicarse a explorar Laberintos, ya que, por lo general, quieren probar sus habilidades, o eso es lo que Paul me dijo.

Recuerdo que Paul y Ghyslaine lo hicieron en su día, y que hasta Roxy acabó adentrándose en un Laberinto después de darme clases.

Cerca de Shirone existen un gran número de Laberintos, y los rumores sobre que los primeros aventureros que consiguen conquistar Laberintos, se verán bañados de riquezas circulan por todas partes. Estos rumores han llevado a que de un simple vistazo a los aventureros que recorren las calles se puedan encontrar varios de rango S que vienen buscando fama y fortuna.

***

 

 

Volviendo a nuestras pautas en nuevas ciudades, conseguimos encontrar una posada. Como es costumbre para nosotros, decidimos alojarnos en una posada pensada para aventureros de rango D.

No estoy seguro de si es porque hay tantos aventureros en esta ciudad o qué, pero hasta las posadas para los rangos más bajos siguen siendo bastante caras.

Digo esto, pero en realidad, la calidad de la habitación que nos encontramos, siendo de rango D, es muy superior a las que encontramos en el continente demoníaco de rango C. Esto me llevó a dudar de si hospedarnos en una posada de menor grado, pero tenemos suficiente dinero como para no preocuparnos demasiado con el precio de los alojamientos.

Dicho de otro modo, teníamos suficiente dinero para alojarnos en una habitación para aventureros de rango superior; y aunque en ocasiones pensé que esto sería lo más conveniente, luego llegué a la conclusión de que aunque tuviéramos suficiente dinero para gastar, era mejor no excedernos. Podríamos llevarnos una sorpresa si se nos acabara el dinero, y es cierto que nuestros gastos en comida han aumentado bastante en estos últimos meses.

Con mis 2 compañeros sentados conmigo, callados a la espera de mis palabras, hice el anuncio típico ya para nosotros.

«Bueno, ahora que por fin llegamos al reino Shirone, comencemos nuestra reunión estratégica.»

Clap,clap,clap

Aplauden como de costumbre, con poca energía.

Veo que ya se han acostumbrado a esto.

«Pues bien, ¿con qué creéis que deberíamos comenzar…?»

«Deberíamos ir a ver al Shishou de Ludeus, ¿no?»

Al escuchar las palabras, me paré a pensar en las palabras que me dijo Hitogami.

Ludeus, escucha con atención. El nombre de esa joven es Aisha Greyrat y actualmente se encuentra retenida en el reino Shirone. Recuerda la escena que acabo de mostrarte, ya que seguramente aparezcas en ella para salvar a la pequeña. Pero, bajo ningún concepto, debes presentarte con tu nombre, sino que debes decir que eres El Amo y Señor de Dead End antes de escuchar lo que te tenga que decir; tras eso, deberás enviar una carta a un conocido tuyo que se encuentra en el palacio real de Shirone. Si haces todo lo que te he dicho, serás capaz de rescatar sanas y salvas tanto a Aisha como a Lilia.

Creo que fueron esas palabras exactas, aunque no estoy del todo seguro…. pero bueno, si la idea es seguirlas al pie de la letra, lo que debo hacer es pasear por los callejones buscando uno similar al que me enseñó con el ojo místico, aunque, ¿debería llevar a Eris y a Ruijerd conmigo? Mi experiencia hasta la fecha me recuerda que cometo más errores yendo en solitario que en grupo; quizás sea buena idea que en esta ocasión vayamos juntos.

Pero volviendo a esa escena que me mostró en el sueño… vi a 2 hombres con armadura, seguramente soldados, más que nada porque he visto a varias personas vestidas igual por toda la ciudad. Lo sé, porque diría que es la armadura estándar de los soldados de este país.

Sigo enfrascado en mis pensamientos, analizándolos detenidamente.

Por lo que me dijo Hitogami, tanto Alia como Aisha se encuentran en el palacio real de Shirone. Si están detenidas allí, entonces, ¿Aisha consiguió escapar? eso explicaría por qué la capturaron los guardias y por qué debería defenderla de ellos. Pero si hago eso, implicaría una ofensa directa contra el reino, lo que explicaría por qué no debo dar mi nombre bajo ningún concepto y que mejor me presentara con un nombre falso… seguramente también sería buena idea que ocultara mi rostro. Y entonces, mientras los caballeros andarán buscando a una persona a través de un nombre falso, le mandaría una carta a mi conocido en el palacio, Roxy, pidiéndole ayuda.

Si Roxy es la maga de la corte del reino, seguramente posea suficiente poder como para actuar y venir en nuestra ayuda; aunque eso implicaría que necesitaría su ayuda nuevamente… No soy merecedor de dormir protegido por su gracia divina, aunque si ella quisiera dormir a mi lado para protegerme la aceptaría con los brazos abiertos… Bueno, volviendo al tema principal, lo más seguro es que el consejo de esta ocasión se deba a los puntos que he ido razonando. Aunque claro, hablamos de Hitogami, no me cuesta creer que está tramando algo, sobretodo porque tras su consejo añadió si doy demasiados detalles, es menos entretenido, así que seguramente, tenga alguna sorpresa entretenida esperándome.

Publicidad M-M5

Aun con todas mis deducciones, no me cabe duda de que me será imposible evitar todo cuanto tenga preparado, pero es que además, el tipo ese me dijo La próxima vez tendrás que confiar en mí, así que por mucho que haya algún momento tenso, es fácil intuir que no me causará lesiones graves ni que ninguno de mis familiares morirá inesperadamente.

Pero sigo creyendo que si llego a confiar en él, será mi fin.

En esta ocasión, es posible que no me mienta ni se aproveche de mí con la intención de ganarse mi confianza y jugármela a la próxima; pero aunque eso sea cierto, si simplemente me opongo a lo que me diga, es posible que la situación empeore y me acabe buscando graves problemas.

No me gusta pensar que estoy bailando en la palma de su mano, pero, al menos en esta ocasión, no tengo más opción que hacer lo que me dice. En todo caso, buscar a Aisha, ocultar mi identidad y mandar una carta a Roxy; estos 3 puntos son invariables. El problema es cómo convenzo a estos 2 para que no me sigan.

Con la carta no debería tener problemas, pero ir a buscar por callejones mientras ocultamos nuestra identidad son 2 problemas demasiado entrelazados para solucionarlos por separado. Además, desde lo ocurrido en Milis-Sion, aunque diga de tomarnos un día de descanso, ya sea Ruijerd o Eris, pero insistirán en acompañarme.

Supongo que lo que ocurrió con Paul les dejó marcados y que su preocupación por mí ha aumentado enormemente; es algo que me alegra y por lo que solo puedo sentirme agradecido.

Pero por mucho que agradezca su dedicación, en esta ocasión debo andarme con pies de plomo mientras trato con los caballeros, y estos 2 son bastante malos actuando; si los llevo, siento que las cosas se irán a la mierda y que agitaremos innecesariamente un nido de serpientes; y algo me dice que hay muchos de esos en esta ciudad. Así que… ¿qué hago?

«Ludeus, ¿hay algo que te preocupe?»

Ya que me quedé tanto tiempo callado, Eris se echó un poco hacia mí y me hizo esta pregunta.

Jum…. ¿No dice el dicho que mientras el tímido reflexiona, el valiente va, triunfa y vuelve?

«Pues lo cierto es que sí, me gustaría que ocultáramos nuestras identidades en esta ciudad.»

Publicidad M-M3

«¿Quieres que volvamos a hacernos pasar por otra gente? ¿Por qué?»

«…Umm.»

Aunque quiera ocultar información sobre Hitogami, no necesito ocultarles el resto a estos 2.

«De hecho, he obtenido cierta información sobre que parte de mi familia se encuentra cautiva en este país.»

«¿En serio?»

«¿Oh?»

Mis acompañantes no me preguntaron ni dónde ni de quién proviene esta información, y eso que siempre que fui a reunir información iba acompañado de alguno de ellos. Pero si no tienen intención de preguntar al respecto, me viene francamente mejor.

«Ahora lo comprendo, ¡si nos anunciamos como Greyrats darán la alarma, ¿no es así?!»

«Exactamente.»

«¿Y a quién tienen aquí?»

«A Lilia y a Aisha… nuestra antigua criada y mi hermana pequeña.»

Ahora que caigo, ¿cómo debería referirme yo a Lilia? No creo que madrastra sea correcto…

«¿Tu hermana pequeña? ¿No había otra en Milis-Sion? La pequeña egoista.»

«Esta es otra, tengo 2 hermanitas.»

«Jum…»

Eris se puso algo seria como si no le importara demasiado.

Con que Norn es egoista… No la veo así, pero imagino que desde el punto de vista de Eris, su actitud puede ser vista de esa forma. Pero, si Eris discutiera con mi hermana pequeña… ¿de parte de quién me acabaría poniendo?

«¡En ese caso, no veo problema en ocultar nuestros nombres! Como siempre, Ludeus, lo tienes todo bien pensado.»

Eris resopla un poco como sintiéndose orgullosa de mí o como si fuera lo más natural, y lo cierto es que no lo tengo tan pensado, sino que simplemente estoy siguiendo los planes de Hitogami en este aspecto.

Jum… ahora me siento mal porque les estoy engañando.

«En ese caso, tendremos que usar nombres falsos, ¿no?»

«Creo que lo mejor es que escojamos nombres bastante comunes.»

«¿Por qué?»

«Cuanto menos llame la atención el nombre, más difícil será descubrirnos.»

Mientras les miraba algo preocupado, me puse a pensar nombres; entre vistazo y vistazo, pude ver como se les ocurrían una buena variedad de nombres falsos.

«Me pregunto qué tipos de nombres serán populares por esta zona.»

«Mientras viajábamos, escuché bastante a menudo nombres como Shaina y Reidar.»

Shaina era una caballero con el título de Diosa de la Muerte que aparece en la historia del heroico Dios del Norte. Se trataba de una de los 3 espadachines que acompañaban al Dios del Norte, y sin importar lo dura que fuera la batalla, siempre conseguía regresar con vida, como los Inou Seizontais; pero imagino que todo eso simplemente fueran exageraciones de su historia. Pero bueno, las gentes de estas tierras a menudo pensaban cosas como Oh, mi hija sobrevivió a un accidente impredecible, lo que les llevó a darles el nombre de Shaina a sus hijas.

Reidar por su parte es un famoso Dios del Cauce y un genio de los contraataques; su leyenda cuenta que detuvo el mar para poder pelear en él y así derrotar al Rey Dragón de Agua. Muchos de los aprendices del estilo del Cauce Celestial heredan ese nombre para rendir homenaje al fundador, y además, se obliga a aceptar el nombre junto con el título de Dios del Cauce, Reidar para los hombres, y Reida para las mujeres; aunque no solo ellos, sino que varias personas son nombradas así por sus padres.

Pero les agradezco que estén pensando seriamente nombres para ocultar nuestras identidades; aunque recuerdo que Hitogami dijo expresamente que yo me presentara como El Amo y Señor de Dead End

Aunque ahora que lo pienso, ese nombre es el que le tengo que dar a Aisha concretamente… En ese caso, ¿acaso importa? Pensaré también un alias para mí.

«Ludeus, ¿tú qué opinas?»

«Pues supongo que, en este caso, lo mejor es que se note claramente que son nombres falsos.»

«¿Por qué?»

«En este país no conocen ni nuestros nombres ni nuestras caras, por lo que, si nos presentamos con nombres extraños y llamativos, no serán capaces de comprender nuestros objetivos y los confundirá.»

O eso creo… me suena que explicaron algo así en algún anime o algo… Personalmente opino que cualquier nombre falso nos vale, aunque claro…

«Entonces, un nombre genial nos valdría.»

Así que uno genial…

«De acuerdo, en ese caso, yo me llamaré el caballero de la Umbra Lunar.»

«¡¿Caballero de la Umbra Lunar?!»

Los ojos brillantes y la cara de felicidad de Eris al escucharme eran casi inauditos; lo cual me extrañó, sobretodo al recordar que el verdadero caballero de la umbra lunar es un tío que vestía una especie de delantal en su tiempo libre y que hablaba de forma pomposa… Si Eris le viera, no me cabe duda de que le dejaría K.O. nada más verle.

«¡Yo quiero llamarme así también! Ah, pero si nos llamamos igual será un problema, hmm….»

¿Le ha gustado tanto? En ese caso, te concederé el honor de un nombre igual de Poweroso

«Pues entonces, ¿qué tal si tú, Eris, te haces llamar la espadachina de la Umbra Lunar y Ruijerd se presenta como el guerrero de la Umbra Lunar? De esa forma iremos con nombres a juego.»

«¡Oh! ¡A juego! ¡Es genial! ¡Me gusta, me gusta!»

Pensé que a Ruijerd le daría algo de vergüenza un nombre así, pero no parece que le moleste especialmente; imagino que tendrá que ver con que Paul me dijo que el nombre de Aqua Heartia, la Arrogancia del Dragón de Agua sonaba guay…

Parece que en este mundo se llevan los nombres en plan chuunibyou.  (NT: CHUUNIBYOU/Síndrome de 2º de Secundaria: término usado en psicología japonesa e internet en el que alguien tiene una ilusión de grandeza y/o se siente especial).

«Pero, Ludeus no se parece en nada a un caballero.»

Cuando ya nos habíamos decidido por esos nombres, escuché a Eris susurrar eso.

Así que no soy un caballero… en ese caso, quizás mejor me presento como Mago Negro o General Ω… Bueno, tampoco sé si será necesario que lleguemos a dar estos nombres, así que creo que cualquier cosa nos vale. Simplemente nos adaptaremos a la situación, si lo veo conveniente, simplemente me presentaré como El Amo y Señor.

«Bueno, entonces esos van a ser los nombres que daremos en esta ciudad si lo vemos necesario.»

«Vale, ¿pero qué es lo que vamos a hacer aquí?»

«Por el momento, lo que voy a hacer es mandarle una carta a Roxy al palacio real, tras eso, reuniremos información mientras espero respuesta.»

Con estas palabras, parece que terminamos de decidir un plan de acción, aprovecharé el tiempo libre para ir por los callejones en busca de la escena que me mostró Hitogami.

Haré cuanto pueda pueda para que todo salga bien.

***

 

 

Al día siguiente, me acerqué al mercado para comprar material de escritura y una carta para poder escribirle a Roxy, tras lo que regreso a la posada para ponerme a escribirla.

En la carta, comienzo con el saludo correspondiente y continúo explicándole que he sobrevivido al incidente del teletransporte. Tras esto, le explico que me encuentro bien y que no tiene de qué preocuparse, que actualmente me encuentro en la capital de Shirone y que me gustaría poder verla.

Comento por encima que los aldeanos de la aldea Bonna han desaparecido y que actualmente estoy viajando para encontrar información de los que todavía no han aparecido. El siguiente apartado es un comentario casual sobre nuestra criada Lilia, y para hacer hincapié, terminaré comentando lo preocupado que estoy de mi familia.

Coloco de forma planificada el contenido de la carta para que con el primer carácter de cada línea se pueda leer Por favor ayúdame.

Publicidad M-M4

Con todos estos detalles, estoy seguro de que hasta Roxy se dará cuenta de que hay algo raro en la carta y acabará viendo el mensaje oculto.

Para terminar, hago un patrón con la forma del collar de Roxy para poder hacer un sello de cera con él; y aunque dudé un tiempo sobre el nombre con el que debería enviarla, decidí que era mejor seguir con el nombre Ludeus, ya que todas las cartas que le envié desde Roa iban de esa forma. Estuve a punto de usar un nombre falso, pero imagina que al ver la carta, Roxy piense No conozco al remitente y la tira a la basura…

No voy a negar el hecho de que Roxy a veces es un poco patosa, ya que es una de sus pequeñas pegas/encantos.

Por todo esto, terminé la carta con un

«De parte de Ludeus Greyrat, tu discípulo favorito que quiere que veles por su vida.»

Aunque ahora que lo pienso, aunque ponga un nombre falso, Roxy debería notar que es mi letra en cuanto la vea; pero por mucho que diga esto, Roxy es un tanto despistada en los momentos de mayor importancia, así que mejor lo hago así y no arriesgarme a ver cómo actúa cuando reciba la carta, porque sería la Roxy de Schrödinger… Mmmm, por algún motivo me he imaginado a Roxy disfrazada de gatita en una caja abandonada para que yo pueda llevármela a casa; o hasta imaginármela escondiéndose en una cajita de cartón boca abajo… sublime…. Pero dejando eso de lado, haré todo lo posible para asegurarme de que lea la carta y vea el mensaje.

«Bueno, yo iré a entregar la carta.»

«De acuerdo.»

«Vale, que tengas buen viaje.»

Tanto Eris como Ruijerd me despidieron bastante contentos, ya daba por sentado que me seguirían, así que fue un tanto decepcionante que no lo hicieran, después de haberlo analizado tanto.

«¿Oh? ¿Y qué vais a hacer vosotros 2?»

«Buscamos cada uno por nuestro lado para ver si encontramos información de tu hermana pequeña.»

Ah, cierto, les dije que íbamos a buscar información… Vale, la información es poder, así que obtener de más no es ningún problema; es más, me sorprendo a mí mismo por no haber ido personalmente a buscar información debidamente en este reino hasta ahora.

«Comprendo, entonces lo dejo en vuestras manos. En cuanto mande la carta, buscaré información por mi lado también.»

Tras decirles estoy, salí del cuarto.

***

 

 

Unos minutos después de entregar la carta al gremio de aventureros para que la mandaran, noté que me estaban siguiendo.

Al principio pensé que se trataba de Ruijerd, debido a que durante estos últimos meses no me habían querido dejar solo para que no me metiera en problemas; pero lo raro es que Ruijerd en lugar de seguirme, directamente me acompañaba, por no hablar de que la habilidad de seguimiento sin que me dé cuenta de Ruijerd es increíblemente alta, por lo que sería imposible que le hubiera notado.

La persona que actualmente me está siguiendo es demasiado obvia, hasta el punto de que es imposible que sea Ruijerd; y seguramente, tampoco Eris, ya que esta última es malísima siguiendo a escondidas, si me hubiera seguido, debería haberla notado desde que salí de la posada.

Tampoco se me ocurre el motivo para que comiencen a seguirme específicamente al salir del gremio de aventureros… así que, ¿quién será?

No se me ocurre nadie de esta ciudad que pueda guardarme rencor por nada… ayer la pisé por primera vez en mi vida, y aunque no me cabe duda de que algo grande ocurrirá de aquí a unos días, hoy por hoy, todavía no he hecho nada que pudiera haber molestado a nadie.

Otro punto a tener en cuenta es que mi actual acosador pueda tener alguna relación con el continente demoníaco, pero, ¿qué persona en su sano juicio vendría desde el continente demoníaco para buscar venganza? Por lo que descarto esta posibilidad.

Existe la posibilidad de que se trate de algún miembro de los contrabandistas que destruimos en Puerto Santo, quizás nos hayamos encontrado de casualidad y haya aprovechado para cobrarse venganza por lo que hicimos. La probabilidad de esto no es especialmente alta tampoco, ya que como pude notar su presencia, su técnica es un tanto burda.

Mientras giraba una esquina, aproveché para intentar echarle un vistazo a mi perseguidor, y pude ver como una pequeña sombra se escondía rápidamente, por lo que no me cabe duda de que es un niño.

La posibilidad de que un niño del vecindario por cualquier motivo decidiera que por mi forma de comportarme era un villano y que por consiguiente decidió jugar a las escondidas conmigo no me parece tan descabellada. Es más, ni me preocupo por el motivo por el que me vio de esa forma, no me cabe duda de que varios niños de los que se aburren deciden jugar a eso porque sí, sin motivo concreto.

Me pregunto si debería esconderme y que cuando se acerque y se asuste por haberme perdido de vista, aparezca y le de un susto….. Mejor no, no puedo olvidar de que en este mundo hay cuerpos de niño (Hobbits) que pueden hacerse pasar por niños, por lo que no puedo permitirme ser negligente.

Debido a mis pensamientos, decido perderle y giro a la derecha en un cruce para adentrarme en un pequeño callejón.

«…¿Hnn?»

Al entrar, por algún motivo sentí que algo no iba bien, pero sin darle demasiada importancia, a mi espalda creé un muro con magia de unos 3 metros más o menos que surgió del suelo; convirtiendo en un Dead End.

Al otro lado del muro, pude escuchar sonidos de ligero pánico y movimientos apresurados, tras lo que pude escuchar golpes en el muro sin demasiada fuerza. Al notar todo esto, no pareció que fueran a destruir la pared con magia ni ninguna técnica de espada.

Por un segundo había pensado que era Eris quien me estaba siguiendo, pero de ser ella, habría saltado por encima del muro como si nada… ¿habrá sido de verdad un niño que se estaba quedando conmigo?

Al llegar a esa conclusión, continué mi camino.

Me adentré más de la cuenta en los callejones para despistar al pequeño, pero, ¿cómo llego desde aquí a la calle principal?…. Parece que me he perdido, bueno, tampoco es que me vaya a costar tanto averiguar como volver a la calle principal.

Mientras meditaba sobre esto, continué recorriendo los callejones durante un rato, aunque me costó bastante encontrar algún punto de referencia, por lo que di varias vueltas innecesarias. Esta confusión se debió a que las calles de esta ciudad serpentean bastante, nada que ver con la estructura de Milis-Sion en la que toda la ciudad seguía la disposición de un tablero de ajedrez.

Aunque todavía no se me pueda considerar un niño perdido… no me cabe duda de que estoy a nada de convertirme en uno… En el peor de los casos, usaré magia para saltar a los tejados de las casas y orientarme. Ahora que lo pienso, la imagen que me mostró Hitogami me recuerda bastante a la forma de estos callejo-

«¡Ah!»

Con eso, recordé esa sensación extraña que sentí hace unos minutos al entrar en el callejón, como si algo no fuera bien.

Seguramente lo que sintiera fuera un déjà vu[39] o algo similar….  (NT: Déjà vu, Sensación al ver una escena de tu día a día y pensar que es algo que has vivido con anterioridad).

Sin pararme a pensar más, di media vuelta en dirección al callejón en el que creé la muralla con magia. Tuve que dar bastante giros hasta casi perderme, hasta regresar a ese punto.

«¡No, soltadme!»

Pude escuchar el grito de una joven, y en mi campo de visión entró el muro que había creado minutos atrás.

«¡Devolvedme la carta!»

Coloqué mi mano sobre la muralla, en la que concentré mi poder mágico. Con magia de Tierra, alteré el muro para agrietarlo en su totalidad, tras lo que comencé a llenarlo con magia de Aire para expandir esas fisuras.

BANG

Un fuerte sonido resonó conforme la muralla de tierra se desmoronaba en innumerables pedazos por todo el callejón; ante mí, una escena se hizo presente en la que una niña era atrapada de forma violenta por un par de soldados; el soldado que tenía sus manos libres, estaba rompiendo en pedazos una hoja de papel que le habían quitado a la pequeña.

«¡Esa carta era para mi padre, no la rompas!»

Mushoku Tensei Volumen 6 Capítulo 53 Novela Web

Publicidad M-M1

 

Los soldados, al verme aparecer entre los pedazos de la pared, se quedaron estupefactos.

«¿Q-Quién diantres eres…?»

La jovencita mostraba facciones similares a las de Lilia, y llevaba el pelo, de un tono similar al de Paul, recogido en una coleta. Iba vestida como una sirvienta aunque con un vestido bastante holgado; y se la veía aterrada con lágrimas corriendo por sus mejillas y su nariz moqueante, aunque daba la impresión de que por lo general era una chica alegre y despreocupada.

Observándola, mi mirada se dirigió a las caras repugnantes de villanos que… No… no tenían una cara tan maligna como pensaba, es más, si te fijas, casi parece que no están conformes con lo que están haciendo, sino que simplemente hacen lo que les han mandado, sin que quisieran cumplir esas órdenes.

«¡¿Quién eres?! ¡Identifícate!»

«Soy el her…»

Espera un segundo… no se supone que debía dar mi verdadero nombre… Umu…

«¡Soy el caballero de la Umbra Lunar!»

«¡¿A qué viene eso de caballero si está claro que eres un mago?!»

«Ughh…»

Me devolvió un Tsukkomi preciso y demoledor.

Puta sea… La próxima vez me presentaré como el Mago Negro de la Umbra Lunar… Bueno, ahora ya no puedo hacer nada.

«Mira, chico… No hay nada de malo en jugar haciéndote pasar por un héroe, pero aunque no lo creas, somos soldados del palacio real, y esta chica se ha perdido y queremos llevarla de vuelta con su madre.»

Parece que me tomaron por un niño juguetón, ya que uno de los hombres me miró algo tranquilizador mientras aprovechaba para darme una advertencia disimulada.

El caballero que estaba sujetando a Aisha parecía algo molesto con lo que estaba haciendo, por lo que seguramente hubiera alguna medio verdad y medio mentira en las palabras del caballero; por mucho que yo no supiera a ciencia cierta de cuál era el caso.

Algo me hace pensar que no son malas personas, sino que simplemente debe haber ocurrido algo en el palacio real y que aunque tengan detenidas a Aisha y a Lilia, a los caballeros se les debe haber dicho que es porque se lo merecían o algo parecido. Quizás sea mejor no ganarme la enemistad de estos soldados… a lo mejor no debería pelear contra ellos, sino solucionar esto hablando.

«¿De verdad? ¿Entonces por qué has roto la carta que la pequeña llevaba encima?»

«Ahh~… eso fue porque… ya sabes, eso. Cosas de adultos, no sé si me explico.»

Ya entiendo, tienen razón, siempre hay muchas de esas cosas de adultos en estos casos, ¿no crees?

«¡Ah!»

En ese momento, aprovechando un despiste del guardia, Aisha consiguió soltarse de este.

«¡Po’favo’h, ashúdame!»

Vino corriendo en mi dirección y se escondió a mi espalda, agarrándose a mi ropa; la pequeña estaba claramente asustada con el rostro cubierto de lágrimas y con algo de mocos. Tras ver la desesperación en su cara, empecé a no darle tanta importancia a ganarme a 1 o 2 reinos como enemigos si era para defenderla.

«Esos ho’bres, a la fue’sa, mi ca’ta, la rompelon…»

Soy incapaz de comprender lo que intenta decirme, pero su desesperación queda perfectamente retratada.

Me rindo, me rindo… un hombre de cuarentaipocos como yo no puede rechazar ayudar a una jovencita como esta; así que lo haré como de costumbre.

«…¡Hnnn!»

Levanté mi mano de improviso y conjurando en silencio, le lancé a uno de los guardias una Bala Rocosa.

«¡Ah!»

El caballero fue capaz de reaccionar a tiempo a la inesperada Bala Rocosa y desenfundó su espada para desviarla en un parpadeo.

¡Uohhh, qué reacción tan buena! Así que Cauce Celestial… Eso me complica las cosas, aunque bueno, no es que solo sea capaz de lanzar Balas Rocosas… Con esta distancia entre nosotros tengo suficiente margen para actuar. Pero vaya, es el 4º que ha conseguido evitar el ataque de mi cañón petreo.

«¡¿Conjura en silencio?!»

«¡¿Entonces ese niño es el de Roxy-dono?!»

«¡Vino de verdad!»

«¡Pide refuerzos!»

«De acue–¡UOH!»

Creé una zanja en el suelo para que el caballero que estaba a punto de salir corriendo tropezara y se cayese.

¡Protesto!

Al mismo tiempo que creaba la franja, le lancé un par de balas rocosas al otro soldado para mantenerlo a raya mientras hablaba con Aisha.

«Vamos a huir de aquí, ¿estás lista?»

«Hic-Hic… ¡sí…!»

Mientras no dejaba de llorar, Aisha asintió con la cabeza.

Pues venga, en cuanto deje K.O. al que queda en pie saldremos huyendo…

Justo cuando pensaba en esto.

¡Piiiiiiiiiiiii!

Escuché un extraño sonido bastante agudo similar al canto de pájaros; el sonido provenía del agujero que habría creado con magia, era un silbido, posiblemente para dar la alarma.

Tras ese sonido, a cierta distancia en callejones cercanos empezaron a oírse sonidos similares provenientes de otros silbatos.

¡Pii!¡Piiii!¡Piii!¡Piii-piiii-piiiiiii!

Cada uno de los silbidos seguían patrones diferentes y hasta el sonido era diferente.

Lo más probable es que estén informando de su posición entre los distintos soldados a través de estos pitidos.

Tras ver que había dejado de lanzar balas rocosas, el soldado que aun estaba en pie en el callejón se puso a gritarme.

«¡Todos los caminos de esta zona han sido sellados y pronto estarán las calles llenas de soldados! ¡Cesa tu inútil resistencia y entréganos a la chica! ¡Si lo haces no sufrirás daño alguno!»

«…..»

Publicidad M-M2

Mierda… ha pedido refuerzos, y la llamada ha tenido éxito… No me extrañaría que el callejón acabara rodeado de varios soldados y caballeros hasta bloquear las salidas… aunque claro, todavía me quedaría una disponible…

«¡Aisha, agárrate a mí con todas tus fuerzas!»

Publicidad G-M1




«¡¡¿Eh?!!»

«¡Pase lo que pase, no te sueltes!»

Casi en estado de shock, me hizo caso y pasó sus manos por mi cintura agarrándose con fuerza a mí; yo con mi mano izquierda, la agarré de la ropa tan fuerte como pude mientras mi mano derecha concentraba el maná de mi cuerpo mientras la dirigía al suelo.

Cuando acumulé suficiente, lancé una Columna Terrestre con la punta aplanada bajo mis pies con suficiente impulso como para lanzarnos por los aires como si fuéramos una bala humana.

«¡¿P-Pero qué?!»

Publicidad Y-AB

«¡¡Kyaaa!!»

Dejando atrás las voces de confusión de los guardias y el fuerte chillido de Aisha, conseguimos escapar sin dificultades de ese lugar.

¡Muahahaha, hasta más ver, pendejos!

Por cierto, debido a que me dejé llevar por la situación, me excedí con el lanzamiento y al aterrizar acabé destrozándome las piernas.

Parece que esta magia es peligrosa a menos que se practique a diario.

4.9 22 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
6 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios