Goblin Slayer

Volumen 9

Capítulo 3: Un Marcha Ligera

Parte 1

 

 

Los aventureros partieron de la ciudad al amanecer y tomaron un pequeño descanso cuando llegaron al pie de la montaña antes del mediodía.

“¡Hiiii! ¡Qu-qué frio……!” Gritó el Guerrero Novato. No es que no fuera obvio o que no tuviera fuerza física.

Publicidad Y-AR

Era debido a la tormenta de nieve.

Aunque se había calmado un poco, el frio del viento y la nieve que bajaba de la montaña era muy severo.

¿Será esto a causa del aliento helado de un gigante de nieve o será debido al rumoreado dragón de hielo?

Esa era una manera bastante ingenua de imaginar las cosas, pero eso no cambiaba el hecho de que era peligroso para él.

Sostuvo desesperadamente la parte frontal de su abrigo, agacho su cuerpo y avanzo arrastrándose, a duras penas, por el sendero de la montaña.

La Aprendiz de Clérigo que lo seguía por detrás sin decir una sola palabra, se las arregló para poder hablar usando el enorme cuerpo del Sacerdote Lagarto como escudo.

“¿Ves? Te dije que haría frio.”

A diferencia de esos dos, a la Arquera Elfa Superior se le veía sacando orgullosamente su delgado pecho.

Y sus largas orejas temblorosamente se agit ── no, no se agitaban.

Las orejas de la elfa, largas como hojas de bambú, ahora estaban protegidas por suaves orejeras.

“¡No por nada tenemos este equipo! Fufufu, ¡qué bien que lo compramos……!”

“Hace tanto frio y la única a la que literalmente no se le destrozan las orejas es a la elfa.”

Como de costumbre, la alegre Arquera Elfa Superior respondió con un “¿¡Qué dijiste!?” ante el comentario sarcástico del Chamán Enano.

Publicidad Y-M2

Detrás del conflictivo par que comenzaba ruidosamente su habitual discusión, se encontraba la Sacerdotisa que miraba gentilmente la apariencia del Sacerdote Lagarto.

“¿Estas bien?”

“S-sí. Bueno, estoy soportándolo.” El Sacerdote Lagarto dijo esto mientras se sacudía la nieve pegada sobre sus escamas, extendió la palma de su mano y le mostro un anillo.

Era un anillo de 《Respiración》 ── el mismo objeto mágico que le había pedido prestado a Goblin Slayer hacia un tiempo.

Además, la ropa que tenía puesta parecía ser más gruesa de lo habitual.

“Pero superar esto es más como una adaptación evolutiva.”

Era mucho más fácil superar el frio que cambiar las branquias por pulmones.

La Sacerdotisa no entendió bien la broma que hizo que el Sacerdote Lagarto se riera a carcajadas.

Aun así, que ella pudiera soportar toda esta marcha por la helada montaña era gracias a lo que había vivido durante el invierno de hace un año.

── Crecimiento, eso es lo que es.

No se trataba solo de volverse más fuerte, se trataba de acumular experiencia.

La Sacerdotisa sostuvo firmemente el cuello de su abrigo, asintió y se dirigió hacia la pendiente como si la desafiara.

Ella encajaba su bastón en el suelo, apoyaba su cuerpo y, oponiéndose al viento, daba un paso hacia adelante… hacia adelante y hacia arriba.

Parecía que los rayos del sol, ocultos tras el cielo color gris, no los alcanzarían.

La tenue oscuridad era como una niebla que, al entorpecer un poco sus pasos, hacía que las personas se perdieran.

Aun así, ella siguió caminando, a medio camino de repente se le ocurrió voltear hacia atrás.

── Qué lejos.

Cuanto había caminado.

De seguro la distancia no era tanta para dragones o gigantes, o incluso para los pájaros que volaban con el viento.

Aun así, el color blanco de la nieve y el gris de las rocas, entremezclados en el camino, la hacían parecer una extraordinaria distancia.

Al mirar hacia arriba, podía ver que la cima de la montaña estaba más allá de las nubes, no sintió que pudiera seguir caminando.

Publicidad M-M2

── Quizá la montaña no sea un territorio adecuado para aquellos que poseen lenguaje.

La Sacerdotisa pensó eso mientras exhalaba y miraba su blanco vapor esparcirse en el ambiente.

Juntó ambas manos sin soltar el bastón.

“Misericordiosa Madre Tierra, gracias por haber creado estas tierras……” Ella hizo una oración a la Misericordiosa Madre Tierra. No era para pedir protección, sino que era la más sincera de las alabanzas.

¡Qué grande es el mundo creado por los dioses!

Desafiar una tierra inexplorada era definitivamente una aventura.

“Uuu, Dios Supremo…… ¡cuando recibí el mensaje del oráculo parecía que esto sería más fácil!” Gritó finalmente, la Aprendiz de Clérigo, que no podía soportar la cruel escalada.

Al verla respirando pesadamente mientras se apoyaba en su espada-balanza ella lo entendió, aún era una novata.

La Sacerdotisa se río ligeramente ante el hecho de que, a pesar de eso, no se dejaba caer al suelo. Luego cambio su mirada hacia sus compañeros. No parecía que ninguno de ellos fuese a negarse.

“Entonces, ¿tomamos un pequeño descanso?”

Publicidad M-M4

El grupo escogió una roca que pudiera soportar el viento y en la cual no pudieran quedar atrapados bajo una avalancha, y se acomodaron bajo su sombra.

Se sentaron en circulo y en el centro el Chamán Enano coloco una piedra de fuego que había sacado de su bolsa de catalizadores.

“Baila, baila, salamandra. Danos la llama de tu cola, no queremos necesitar una escafandra.”

Debajo de la nieve había ramas y hojas que aún no estaban húmedas, y la magia 《Yesca》 era útil en momentos como este.

“Bien, prepararé algo de agua.”

“Oh, muchas gracias.” El Chamán Enano le cedió el lugar frente a la fogata y la Sacerdotisa colocó una sartén con algo de nieve de los alrededores.

Mientras la observaba, esta se derritió de inmediato y se convirtió en agua. En ese sentido, estaba agradecida con la nieve.

“Este… ¿no podríamos consumir la nieve así como está?” Dijo con una voz un poco extraña la Aprendiz de Clérigo mientras se sentaba y ordenaba su respiración.

“Si te metes la nieve a la boca, no se convertirá en agua que puedas beber.” Dijo la Sacerdotisa “Ah, además” agrego volteando hacia atrás. “Ambos deberían aflojar un poco su equipamiento. Para que sus cuerpos descansen.”

“S-sí.”

“…… Sabes muchas cosas.”

Ellos comenzaron a aflojar ineficientemente sus mochilas y armaduras, mientras que la Sacerdotisa presionaba gentilmente su pecho.

── Es que estas eran cosas que ella aprendió de Goblin Slayer.

Seguramente sus compañeros también debieron haberlo notado.

Sin embargo, solo terminaron por sonreírle ya que ella estaba actuando como la maestra en esta ocasión.

La Sacerdotisa relajo sus mejillas, de alguna forma se sentía avergonzada, pero feliz.

“Bieeen, ahora sigue el licor.” Quien hizo este comentario era naturalmente el Chamán Enano, quien sirvió abundantemente los vasos con el fuerte licor que tenía en la botella en su cintura.

“G-gracias……” Tan pronto como el Guerrero Novato recibió el vaso de licor y lo puso en su boca, comenzó a toser violentamente.

“¡Jajaja! Recuérdalo, chico. Este sí es un verdadero licor.” El Chamán Enano puso un rostro complacido y a continuación se giró hacia la Aprendiz de Clérigo entregándole también un vaso de licor. “Ten. Si no tomas un trago tu cuerpo se congelará y no serás capaz de moverte.”

“Y-yo, a-a mí, el licor no……”

Al ver a la chica que nerviosamente agitaba sus manos negándose a recibir el licor, la Arquera Elfa Superior se burló.

“¡Es obvio que el único que estaría contento con beber un licor tan fuerte seria el enano!” Ella comento eso mientras buscaba en su bolsa de lino, y sacando un paquete envuelto en hojas dijo: “¡Ta-dah! ¡Es por eso que traje los dulces horneados de los elfos!”

Cuando ella desato la envoltura hecha de hojas, el dulce aroma de los dulces horneados floto suavemente por el aire.

Quien gritó “Waaaa…” inesperadamente fue la Sacerdotisa, que estaba sirviendo agua caliente en su vaso de licor.

Ella no tuvo muchas oportunidades de comerlos pero los dulces horneados de los elfos se habían convertido, definitivamente, en su comida favorita.

“Sí, adelante, adelante. Deja que quienes quieran beber el licor lo beban.”

“M-muchas gracias…………¿¡Mmm!?”

La Arquera Elfa Superior distribuyo los dulces con un aire triunfante, la Aprendiz de Clérigo les dio un probadita, y de repente su rostro resplandeció.

Tal parece que a ella también le gustaron, ya que se llenaba silenciosamente las mejillas como una ardilla o algo así.

La Sacerdotisa también puso una mirada complacida mientras le ofrecía agua caliente a la Arquera Elfa Superior.

“Jejeje, estos dulces son deliciosos, ¿verdad?”

“Gracias. Es son algo de lo cual estar orgullosa, ¿cierto? ¡Son un orgullo!”

“Tche” Chasqueo un poco su lengua el Chamán Enano al ver a la Arquera Elfa Superior hinchando orgullosamente su delgado pecho. “Demonios, es un problema que no estén Corta-Barbas, ni el bebedor empedernido.” (NOVA: Sinceramente no sabemos a quién se refiere con bebedor empedernido.)

“Jajajajaja, bueno, supongo que no hay de otra.” Mientras observaba a las mujeres absortas con los dulces horneados, el Guerrero Novato dirigió su mirada hacia el Sacerdote Lagarto que le había hecho beber agua caliente. “Los sabores dulces o ardientes son cuestión del gusto de cada quien, a mí por ejemplo me gusta más la carne que los vegetales, pero solamente comer vegetales como habito podría ser muy duro.” EL Sacerdote Lagarto tomó de un solo sorbo el fuerte licor y sacó alegremente un pedazo de queso de su bolsa.

Publicidad M-M1

Abrió su gran mandíbula y se comió una rebanada, del mismo tamaño que sus dos manos, en un par de mordiscos.

La Arquera Elfa Superior soltó una risita entre dientes, al verlo eructar, tras llevar su comida a su estómago.

“Realmente te gusta el queso.”

Publicidad M-M2

“Todos los problemas se olvidan cuando tienes tu comida favorita.” El Sacerdote Lagarto uso su garra para rebanar un pedazo de queso y colocarlo en la delgada mano extendida de la Arquera Elfa Superior, que le estaba pidiendo un bocado.

La Aprendiz de Clérigo y el Guerrero Novato vieron extrañados como la Arquera Elfa Superior arrojaba hábilmente el trozo de queso en su boca.

“¿Qué sucede?” Cuando la Sacerdotisa preguntó, ambos se rascaron tímidamente sus mejillas diciendo…

“No es nada.”

“Así es.”

“Lo que pasa es que no solemos tener aventuras con un número tan grande de personas.”

“Casi siempre somos solo nosotros dos……”

Ya veo. La Sacerdotisa lo entendía perfectamente. La primera vez que ella experimento esto también se sintió perpleja.

Fue durante el viaje hacia las antiguas ruinas para confrontar al ogro ── aunque se acostumbró en solo unos días.

La razón era simple y clara.

“Es divertido, ¿verdad?”

Al decir eso, ambos jóvenes cruzaron miradas y asintieron diciendo “Sí” honestamente.

“Algún día quiero añadir más compañeros a nuestro grupo.”

“Oh, ¿no estás satisfecho conmigo?” La Aprendiz de Clérigo hinchó sus mejillas fingidamente. La Sacerdotisa le ofreció en seguida una taza con agua caliente.

Publicidad Y-M1

La Aprendiz de Clérigo dijo “Gracias” y humedeció su garganta mientras soplaba el agua. “…… Pero si es tan animado, no estaría mal, ¿verdad?”

“Aun así no seas tan despreocupada.” El Chamán Enano la interrumpió con una sonrisa en su cara, como si le echara un baldazo de agua fría. Tomo un trago más del fuerte licor, mientras desprendía la escarcha que tenía pegada en su barba. “Cuando los espíritus de nieve bailan tan animadamente, es una señal de que podríamos terminar siendo devorados por la hija del Dios del Hielo.”

“¿De que estas hablando?” dijo la Arquera Elfa Superior inclinándose hacia adelante con curiosidad. “¿Dios? ¿Del hielo?”

“Si eres un elfo de tiempos antiguos deberías haber escuchado las viejas historias.”

“Hay cosas que recuerdo y cosas que no.”

El Chamán Enano exhaló profundamente por la actitud despreocupada que mostraba la elfa a pesar de estar siendo juzgada por su mirada.

“Bueno, los dioses no son quienes hacen las movidas del cielo. Los gigantes originales, son esos tipos.”

“Gigantes……” La Sacerdotisa soplo su taza de agua caliente y bebió, y le dio una mordida al dulce horneado.

── Ciertamente, en el festival del año pasado……

Durante el festival de la cosecha un elfo oscuro estuvo intentando convocar a un gigante de tiempos antiguos.

Aunque preguntó por las circunstancias después, ¿qué hubiera pasado si hubiera sido invocado……?

── Ah.

Al asociar esas ideas, revivió un recuerdo que no se desvanecía de su mente, el de su interpretación de la danza a los dioses vistiendo un atuendo que revelaba toda su piel.

La Sacerdotisa sopló el agua caliente disimuladamente para que los demás no notaran sus enrojecidas mejillas.

“Aunque la guerra de los dioses ocurrió hace mucho, seguramente hay varios de esos gigantes dejados atrás por todo el mundo.”

“¿Es porque son fuertes?”

“También por eso” declaró el Chamán Enano ante la pregunta del Sacerdote Lagarto.

El Guerrero Novato y la Aprendiz de Clérigo se acurrucaron tímidamente. No podían imaginar lo que significaba ‘fuerte’ para alguien de Rango Plata.

“Uno de esos gigantes se autoproclamo el Dios del Hielo y se dice que devora a todos aquellos que osan entrar en su territorio.”

“…… ¿Y su hija no es más amable?”

Sin responderle a la temblorosa Arquera Elfa Superior, el Chamán Enano bebió de un trago el fuerte licor que tenía en su vaso.

“Dicen que es una buena cocinera.”

“………”

La Sacerdotisa se rascó la mejilla como si estuviera en problemas. La Arquera Elfa Superior tenía un rostro miserable, como si estuviera a punto de romper en llanto en cualquier momento.

“No sé si la información sea legitima. Pero hay rumores de que está en esta montaña.”

“¿¡No deberías habernos dicho eso antes……!?”

El Chamán Enano subió sus hombros ante las palabras de la Arquera Elfa Superior, que había perdido sus fuerzas y dejó escapar esas palabras con una voz sorda.

“Me preocupaba el hecho de que, si lo decía antes, estos dos niños se congelarían de miedo.”

“Uuh, Dios Dupremo……” La Aprendiz de Clérigo llamaba a su dios mientras abrazaba su espada-balanza con ojos llorosos.

En cambio, el Guerrero Novato tenía una cara que decía que era una pena que su aventura terminara aquí.

Bueno, comprendo sus sentimientos. También comprendo la declaración del Chaman Enano……

Publicidad Y-M2

“…… No los asustes demasiado, ¿está bien?”

¿Estará bien que tome el papel de hermana mayor defendiéndolos?

Cuando la Sacerdotisa habló con un tono un poco más fuerte, el Chamán Enano dijo “Oh” con un rostro alegre. “Jajaja, lo siento. Bueno, es para que no sean tan despreocupados.”

“…… ¡Así es! ¡Ya no confiaré en nada de lo que diga el enano……!”

¿Qué está diciendo este yunque? Eso decía la mirada sospechosa del Chamán Enano.

La Arquera Elfa Superior, que había recuperado su descarado espíritu, comenzó a darle mantenimiento a su arco enérgicamente.

Estiro la cuerda hecha con hilo de araña y verifico la tensión, asintiendo satisfactoriamente.

Luego les guiñó un ojo torpemente a los dos jóvenes que aún no quitaban el temor de sus rostros.

“¡Todo estará bien, porque incluso si aparece le dispararé!”

“Eso no funcionará.”

Publicidad M-AB

La reacción del grupo, excepto por dos de ellos, ante la voz que inesperadamente se unió a su conversación fue muy rápida.

La Arquera Elfa Superior preparo una flecha y tenso su arco, El Chamán Enano metió su mano en su bolso de catalizadores, el Sacerdote Lagarto preparo sus colmillos y la Sacerdotisa dejo de tomar su agua caliente y tomo su sonoro bastón.

Junto a los desconcertados, Guerrero Novato y Aprendiz de Clérigo, que solo decían “¿Eh? ¿Eh?” unas largas orejas blancas se sacudían repentinamente.

“Gracias a pensar de esa manera nosotros estamos en terribles problemas.” Con un tono despreocupado, un conejo blanco que estaba de pie ── no, era una chica de la gente conejo con un hacha de mano en su cintura y que movía nerviosamente su nariz. “Por cierto, ¿podrían invitarme un dulce horneado a mí también? Estoy algo hambrienta.”

Goblin Slayer Volumen 9 Capítulo 3 Parte 1 Novela Ligera

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
4 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios