Goblin Slayer

Volumen 9

Capítulo 1: Premonición de Destrucción

Parte 2

 

 

“¡Nieve!”

La ventana del gremio de aventureros se estaba pintando de blanco.

Publicidad M-AR

Para un elfo esto parece como si los espíritus de nieve estuvieran bailando.

La Arquera Elfa Superior sonríe felizmente mientras descansa su mentón sobre sus manos y mueve sus largas orejas. “El invierno tiene que ser así después de todo. Hace frío, todo se congela y se oye el silbido del viento.”

“Aunque yo quizás muera si se me congelan las venas.” Dijo, el Sacerdote Lagarto pegado a la chimenea y no pareciendo querer alejarse de su agradable calor.

No es sorprendente que los otros aventureros lo observen desde la distancia pensando “Es inevitable.”

Después de todo, han pasado casi dos años desde que este serio hombre lagarto visitó la ciudad fronteriza.

Publicidad M-M4

Los únicos que tienen un rostro sorprendido son los novatos que se registraron en el gremio recientemente.

“¡¿Qué?! ¡Este entrenamiento no es suficiente!”

La Caballera entro abriendo ampliamente las puertas con un rostro como el de un perro que ha estado dando vueltas en la nieve.

A su espalda la seguían el Guerrero Pesado, el Chico Explorador y el Guerrero Ligero Medio Elfo con rostros abatidos.

A juzgar por la nieve que los cubre completamente, parece que estuvieron entrenando con la Caballera.

La Chica Druida galantemente trae un cálido vino de uva y la Caballera lo acepta elegantemente. “¡Eres como un dragón de hielo!”

“Es que aún estoy lejos del dominio de los dioses.” El Sacerdote Lagarto que dejó escapar un profundo suspiro acercó su cuerpo a la chimenea como acurrucándose.

“¿Te… ca… lien… to?”

Viéndose incapaz de solo observar ── o más bien sin cambiar su fatigada apariencia usual, la Bruja enciende una llama en la punta de su dedo.

Proyectando ágilmente una bola de fuego, la arroja y el fuego en la chimenea se propaga, incrementando la llama en un solo movimiento.

Publicidad M-M3

“¡Ooh, te estoy en deuda……!”

La Bruja deja salir una silenciosa risa desde el fondo de su garganta hacia el Sacerdote Lagarto que junta sus manos como si estuviera adorando a una diosa.

Publicidad M-M2

Cuando ella hizo una repentina seña con el dedo, el Lancero se sentó dejándose caer en su silla, aunque probablemente no lo hizo solo por obedecerla.

Publicidad M-M5

Él extendió un tarro de aguamiel ordinaria mientras decía “Ten”.

“Mu……” Dijo el Sacerdote Lagarto. “Es diferente al queso, pero no cambia que sea un 『 ¡Dulce néctar! 』.”

“Uuh juh.” El Sacerdote Lagarto lo bebió de un solo trago y exhaló mientras estaba absorto en sus pensamientos. “Tiene un encanto diferente……”

“Parece que tienes un gusto curiosamente refinado. No eres quisquilloso con la comida.”

“Jajajajaja, después de todo soy carnívoro. Aunque es imposible que coma hojas.” Cuando se puso así de hablador, su cuerpo también se calentó más que antes.

Al ver que había recuperado su condición, la Arquera Elfa Superior golpeó ligeramente su espalda diciendo “Vaya” mientras sonreía ligeramente. “Bueno, ¿entonces de que estamos hablando?”

“Sobre comer dientes de león. O tal vez mala comida, quise decir mala comida.” Dijo pensativo el Chaman Enano.

La Arquera Elfa Superior dijo “¡Desgraciado!” al Chamán Enano que de repente asomó su rostro desde la cocina mientras ella erizaba sus largas orejas.

“¡Oye Enano, eso es discriminación racial!”

Publicidad Y-M2

“Come carne. ¡Carne! Por eso a pesar de haber vivido cientos de años sigues pareciendo un yunque.”

“¡No digas tonterías!” Dijo la Arquera Elfa Superior mientras curvaba su delgado pecho. “¡Tengo 2000 años!”

“Debes estar muy orgullosa.” Dijo el Chamán Enano acariciando su blanca barba, trajo un enorme estofado y lo puso en la mesa en el centro de la taberna.

Dentro de su plato, la col, las papas, la salchicha y el tocino se sumergen mezclándose y hierven suavemente.

Al asomarse a la cocina la mesera Padfoot dice “¡Preparé algo de lujo!” mientras alza su brazo sobre su cabeza y levanta su pulgar.

“¡Eres tan buena, que hasta podrías preparar un rhea hervido!”

“…… Soy buena con el paladar de los enanos. Vamos, coman, coman.”

El cálido vapor de la comida emerge de la olla con la tapa abierta que fue dejada a un lado con un sonido metálico.

El Guerrero Novato y la Aprendiz de Clérigo encogidos por el hambre y el frío se acercan con rostros codiciosos.

Es difícil ganarse la vida incluso si finalmente logras escapar con vida de la exterminación de ratas.

“¿Está bien?”

“…… No hay problema.” El Chamán Enano ofreció un plato a los dos que se acercaron temerosamente.

El chico y la chica intercambiaron miradas con la comida humeante frente a ellos, y un instante después saltaron al ataque.

Ooh, coman tanto como puedan.

Entonces ────

“Pu-aa……”

Publicidad M-M5

Una figura frágil y delgada irrumpió en el gremio como un cachorro dando vueltas en el suelo.

Quien sacude su tembloroso cuerpo y limpia la nieve de su capa es la Sacerdotisa.

Ella sopla sus manos entumecidas por el frio y exhala de alivio gracias al cálido ambiente.

Publicidad M-M5

“Estoy de vueltaaー……”

“Bienvenida” la Arquera Elfa Superior sostuvo suavemente sus manos. “¿Cómo te fue en el templo?”

“Bien, pero hace mucho frio este año. Los terribles resfriados parecen estar de moda……” Dijo la Sacerdotisa y frunció las cejas cansada.

El invierno este año era terriblemente frio. Es como si los espíritus de la nieve repentinamente estuvieran reviviendo.

Ella lo acepta como una sirviente de la compasiva Madre Tierra, sin sentir ira ni lamento, solo lidiando con ello……

Aunque lidiar con los que cayeron enfermos es un poco complicado para la Sacerdotisa, que se ve acorralada incluso cuando ya ha dejado de servir en el templo.

Incluso si ella misma piensa sin ninguna duda “Quiero ser así”.

“Sea la peste negra o un resfriado accidental, está bien lo que haces.” Mientras el Chamán Enano decía eso, sirvió un plato de sopa y se lo ofreció a la Sacerdotisa diciendo “Ten”.

Publicidad M-M1

La Sacerdotisa agradecida por la cálida comida dijo “Muchas gracias”, la recibió con ambas manos y dio un bocado.

“…… Está delicioso.”

Esas palabras reflejaban sus verdaderas intenciones. El calor que se impregna en el interior de su cuerpo es una verdadera bendición.

── ¿Es pimienta?

Probablemente, seguro eso es el hormigueo en la punta de su lengua.

La Sacerdotisa olfateo asintiendo mientras sorbía otro bocado, luego miro rápidamente alrededor. Sus ojos se agitaron.

“Este, ¿dónde está Goblin Slayer……?”

“Lo primero que te preocupa es Orcbolg, ¿no?”

Estaba pasmada. La Sacerdotisa bajó su cara roja y avergonzada por lo que le dijo la Arquera Elfa Superior.

“Goblin Slayer no vendrá hoy.” La respuesta que la Sacerdotisa buscaba no provino desde la taberna, sino desde la oficina del gremio.

Cuando la Chica del Gremio terminó su trabajo del día y se preparaba para irse, asomó su rostro mientras se acomodaba las mangas de su fino abrigo.

“¿Está en un trabajo?”

“Sí, por eso hoy yo también termino temprano.” La Chica del Gremio rio ligeramente cuando la Bruja hizo sentar al Lancero que se había levantado. “Hay una aldea que no puede pasar el invierno en este frío. Fue a hacer una entrega de alimentos.”

“Quieres decir…… ¿con la chica de la granja?” La imagen de Goblin Slayer conviviendo con una chica tan brillante pasó por la mente de la Sacerdotisa.

Ella admiraba a mujeres mayores como la Bruja o la Doncella de la Espada, pero también tenía pensamientos hacia la Vaquera. Debido a eso le era muy difícil comportarse de forma natural.

“Sí. Está un poco lejos, así que creo que no vendrá por unos cuantos días.”

“Ya veo……” La Sacerdotisa inclino su cabeza debido a las solitarias palabras de la Chica del Gremio e involuntariamente dirigió su mirada hacia la ventana.

La blanca oscuridad se volvió cada vez más densa.

Ella entonces pensó que él estaría en algún lugar al otro lado de esa cortina de nieve, fuera del alcance de su mirada y ──

── No, ella no puede hacer eso. Debe mantenerse firme.

La Sacerdotisa sacudió su cabeza, alejando los sentimientos de ansiedad y soledad que flotaban por su mente.

Hoy ya no podía volver al templo. También le era imposible practicar el lanzamiento con su honda afuera.

── Por ahora, haría lo que estuviera a su alcance.

Pensando así la Sacerdotisa, llamó a la Chica del Gremio diciéndole “Disculpa” tímida, pero claramente. “Si no te molesta, ¿podrías prestarme el manual de monstruos otra vez?”

“Vaya, qué estudiante tan entusiasta.” Dijo la Chica del Gremio sonriendo. “Sí, espera un momento por favor.”

La Sacerdotisa dejo escapar un suspiro al ver su espalda correr hacia dentro con pasos ligeros. Entonces dirigió su mirada momentáneamente hacia la Arquera Elfa Superior que la observaba con una complaciente sonrisa en su rostro.

“¿Q-qué sucede?”

“Se ve que te preocupas por él.”

Creo que es algo diferente. A pesar de que la Sacerdotisa murmuro eso molesta, a la Arquera Elfa Superior no parecía importarle.

“Yo no puedo ─. Soy muy débil. Aunque lo lea, serán solo los famosos, por supuesto.”

Publicidad Y-AB

Ella se refería a los dragones, gigantes, vampiros, etc.

Ciertamente, se pueden contar con los dedos los monstruos de los que la Sacerdotisa solo ha oído su nombre.

Por eso, la Sacerdotisa esperó pacientemente a que la Chica del Gremio regresara sin decir nada más.

Después de comenzar leyendo el apartado de los goblins, inconscientemente lo primero que leyó de ella fue ──

Demasiado avergonzada por alguna razón, decidió seguir leyendo la página del manual que le entregaron en secreto.

4.7 10 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios